Facebook Twitter Google +1     Admin

Centros Chilenos en el Exterior


http://centroschilenos.blogia.com

Bienvenidos al sitio Centros Chilenos en el exterior. Estamos construyendo un espacio para que ustedes puedan mostrar sus actividades culturales y sociales o anunciar la concreción de las mismas. Por favor, envíen sus notas a esta dirección: arischar@yahoo.com.ar. Los saludas cordialmente Arístides Chamorro Rivas.

SUBE TU CURRICULUM VITAE a este Blog utilizando el comando "Publicar Artículo"

"El hombre no puede ser separado de Dios, ni la política de la moral": Santo Tomás Moro

Cel. de Contacto 54 9 2966 557877 (Argentina)

Temas

Archivos

Enlaces


Se muestran los artículos pertenecientes al tema Victor Jara.

39 Años Después: Justicia Identifica y Encausa a los Asesinos de Vìctor Jara

20130101235357-victor-jara.jpg

www.diarioreddigital.cl

 A 39 años del asesinato del cantante Víctor Jara, la Justicia identificó a los presuntos autores materiales de su muerte. El auto de procesamiento identificó a los ex oficiales del Ejército, Pedro Barrientos Núñez y Hugo Sánchez Marmonti, como autores de homicidio calificado; y a Roberto Souper Onfray, Raúl Jofré González, Edwin Dimter Bianchi, Nelson Hasse Mazzei y Luis Bethke Wulf, como cómplices de homicidio calificado. El ministro en visita de la Corte de Apelaciones de Santiago, Miguel Vázquez, ordenó la captura internacional del procesado Barrientos Núñez, quien se encuentra en Estados Unidos, y el ingreso de los demás imputados al Batallón de Policía Militar Nº1.

Pedro Barrientos Núñez, presunto asesino de

Victor Jara.  Tiene pedido de captura internacional. 

El ministro en visita Miguel Vásquez determinó procesar y detener a siete ex militares como autores y cómplices del homicidio calificado del cantautor Víctor Jara, tras el golpe militar en 1973. Su resolución establece que Víctor Jara fue detenido y llevado al Estadio Chile donde, al ser reconocido por los militares, fue separado del resto de los prisioneros y llevado a otras dependencias en donde fue torturado. Asimismo, identifica al autor material. Se trataría de Pedro Barrientos Nuñez  quien, también conocido como ‘El Príncipe’, quedó procesado como autor de homicidio calificado. Barrientos vive en Estados Unidos por lo que se dictó una orden de captura internacional en su contra. El oficial de Ejército sería quien le disparó al cantante.También aparece en la resolución, como autor de homicidio calificado, el ex uniformado Hugo Sánchez Marmonti. En el dictamen se encausa a las siguientes personas como cómplices de homicidio calificado: Roberto Souper Onfray, Raúl Jofré González, Edwin Dimter Bianchi, Nelson Hasse Mazzei, Luis Bethke WulfJ.

 Según consigna el ministro Vásquez, entre los días 13 y 16 de septiembre de 1973 se desarrollaron interrogatorios al interior del entonces Estadio Chile, sin que ellos obedecieran a procedimientos judiciales o administrativos previos, algunos de los cuales fueron practicados por personal de la segunda fiscalía militar de la época, entre los cuales fue interrogado Víctor Jara. El 16 de septiembre se procedió al traslado de todos los detenidos, con excepción de Jara, quien fue derivado hasta el subterráneo del lugar siendo asesinado con 44 impactos de bala, según precisa el informe de autopsia, y posteriormente arrojado su cadáver en las inmediaciones del Cementerio Metropolitano.

 Abogado querellante: “Estamos satisfechos con lo que se ha logrado”

 Su valoración por el procesamiento e identificación que hizo la justicia de los autores materiales y cómplices del homicidio de Víctor Jara, expresaron el abogado del caso, Nelson Caucoto, y la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos. El jurista indicó que el principal acusado, Pedro Barrientos Núñez, después de la orden de captura internacional, tendría que ser extraditado desde Estados Unidos.Luego de que el ministro en visita Miguel Vásquez anunciara este viernes el procesamiento de ocho ex militares por el homicidio del cantautor Víctor Jara, el abogado querellante de la causa, Nelson Caucoto, manifestó su satisfacción por la resolución de la Justicia, donde además se dio con el autor material del hecho, Pedro Barrientos Núñez.

“Como querellantes en este juicio estamos bastantes satisfechos con lo que se ha logrado”, señaló Caucoto, quien destacó que con esta resolución no solo se dictará la orden internacional de captura contra Barrientos –quien reside en Estados Unidos-, sino que esto “va a devenir posteriormente en la solicitud de extradición”.

El jurista, además, señaló que “es singular el hecho de que aparezcan todos los oficiales que vinieron del ‘tanquetazo’ del regimiento blindado N°2 incorporados a este auto de procesamiento”, en referencia a la identidad de los ocho encausados.

Por otra parte, el ministro Miguel Vásquez también se refirió al procesamiento, explicando que una de las principales dificultades del proceso fue la recopilación de antecedentes y la falta de colaboración, pues “desde un principio ha habido distintas líneas de investigación”.

Sin embargo, el juez indicó que, finalmente, “luego de reunir muchos antecedentes hay un momento en que uno debe poner término a esa investigación o tratar de avanzar dictando esta resolución”.

Asimismo, la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, expresó su satisfacción por la noticia, sosteniendo que la acción judicial “viene a constatar lo que siempre se ha afirmado por parte de los familiares de Víctor Jara y por las organizaciones de derechos humanos: él fue asesinado por militares que lo tenían apresado en el Estadio Chile”.

“Víctor Jara, al igual que todas las víctimas del terrorismo de Estado, murió con la frente en alto y con la dignidad de un ser humano que entregó lo mejor de sí por sus hermanos y hermanas de clase. Ello es tan evidente que hasta hoy, y cada vez con mayor claridad, su memoria ilumina el camino de nuevas generaciones  que se movilizan”, agregó la Agrupación sobre el artista.

En tanto, la familia del artista -su esposa Joan Jara e hijas-, informaron que no se referirán a la decisión de la Justicia si no hasta pasadas las celebraciones de Año Nuevo,  solicitando respeto por la memoria de Víctor Jara.

Dentro de los ocho ex militares que fueron procesados por el homicidio de Víctor Jara, ocurrido el 16 de septiembre de 1976, se encuentran Hugo Sánchez Marmonti y Pedro Barrientos Nuñez encausados por homicidio calificado y de Roberto Souper Onfray, Raúl Jofré González, Edwin Dimter Bianchi, Nelson Hasse Mazzei  Luis Bethke Wulf y Jorge Eduardo Smith Gumucio, acusados de ser cómplices de homicidio calificado. A ellos se sumó después de una corrección a la resolución original.

El magistrado ordenó la captura internacional Barrientos Nuñez – conocido como El Príncipe –  quien se encuentra residiendo en Estados Unidos y el ingreso del resto de los procesados al Batallón de Policía Militar Nº1.

Durante su investigación, el magistrado logró establecer que el 11 de septiembre de 1973 se desarrolló una detención masiva de docentes, alumnos y personal administrativo en la Universidad Técnica del Estado –actual Usach-, donde fue aprehendido Víctor Jara.

Posteriomente, éstos fueron trasladados al entonces Estadio Chile, donde Jara “fue reconocido por el personal militar instalado al interior del Estadio Chile, siendo  separado del resto de los prisioneros, para ser llevado a otras dependencias ubicadas en los camarines, ocupadas como salas de interrogatorios y apremios, donde fuera agredido físicamente en forma permanente, por varios Oficiales”. “El 16 de septiembre de 1973, se procedió al traslado de todos los detenidos del Estadio Chile, con excepción de Víctor Jara y de Littré Quiroga Carvajal, oportunidad en que se dió muerte al artista, hecho que se produjo a consecuencia de, al menos, 44 impactos de bala, según se precisa en el respectivo informe de autopsia. Su cadáver, junto con los de otras tres personas más, fue encontrado por pobladores en los días posteriores, en las inmediaciones del Cementerio Metropolitano, en un terreno baldío cercano a la línea férrea, con signos evidentes de haber recibido golpes en el cuerpo y los impactos de bala detallados en el informe de autopsia”, finaliza el dictamen.

Valoran procesamiento de asesinos de Víctor Jara

El abogado de derechos humanos y diputado por el tercer distrito Hugo Gutiérrez, manifestó su satisfacción por el dictamen del Ministro en visita Miguel Vásquez que determinó el procesamiento de ocho ex militares por el crimen de Víctor Jara, ocurrido el 16 de septiembre de 1973. Gutiérrez criticó a todos quienes desde las distintas esferas de poder “ no hicieron todo por esclarecer este asesinato y avanzar por la verdad y la justicia”.

El diputado miembro de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara y abogado de profesión, valoró la noticia de este procesamiento y destacó que la campaña ciudadana “Justicia para Víctor Jara” haya calado en la sociedad y que hoy permita “que estemos frente a avances relevantes que nos lleven a descubrir toda la verdad sobre este cruel asesinato”.

Hugo Gutiérrez sí lamentó que hayan tenido que pasar casi cuatro décadas para tener al fin nombres de los responsables de este crimen y criticó la actitud de los diferentes gobiernos de turno quienes “no hicieron todo por lograr la verdad y la justicia, pues fue finalmente el empecinamiento de las organizaciones de Derechos Humanos, de la propia viuda de Víctor, Joan, y de un grupo de abogados los que obtienen este tremendo logro y que nos permitirán ver tras las rejas a los asesinos y es ese esfuerzo el que debemos reconocer”.

El parlamentario aseveró que hasta la fecha “es poco lo que se ha contribuido desde los gobiernos de turno y los círculos de poder a terminar con la impunidad, es por eso que debemos seguir luchando para que se procese también a los que desde la jerarquía y sus estructuras de poder dieron las órdenes para que asesinatos como éste se realizaran bajo la dictadura”.

Gutiérrez enfatizó que “nada ni nadie está olvidado, y así como el caso de Víctor Jara, hay muchos otros de compañeros y compañeras de mi partido y de compatriotas que fueron asesinados y de quienes no se conoce su paradero y debemos tomar como un deber moral el seguir presionando para que todos quienes tengan información la entreguen y podamos esclarecer lo que pasó con ellos”.

Por último, el diputado insistió en que los ocho ex militares que serán procesados “no pueden gozar de ningún tipo de beneficio carcelario ni regalías ya que se trata de criminales que han recibido desde ya la condena pública nacional e internacional”.

 

 

 

01/01/2013 19:53. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Victor Jara No hay comentarios. Comentar.

Víctor Jara vuelve a la tierra

20091207204716-funeral.jpg
Por Marcos Moraga L. / La Nación

Pasó desde un nicho medio clandestino a la tierra, donde cantó que quería descansar. Pese a golpes a su memoria, como fue la clausura del Galpón o el amague de cierre de su investigación, hoy Jara está en las banderas de miles. Con la partida, comienza otra canción.

Domingo 6 de diciembre de 2009

Foto: Luego de cuatro horas de procesión a través de Santiago y Recoleta, el acto de despedida empezó a las 15:30 horas, con la presentación de la compañía de danza Espiral.

“Chacales asesinos, fracasaron; chacales asesinos, él está en la historia; chacales asesinos, no lograron matarlo; chacales asesinos, está él en el pueblo; chacales asesinos, los desprecio”, recita el Tío Valentín, sacándose lo de tío y quedando en don Valentín Trujillo. El pianista es uno de los tantos que peregrinó hacia el Galpón Víctor Jara durante los días que el recinto de Plaza Brasil se transformó en la penúltima morada de Víctor Jara. Porque la última, como siempre estuvo en la voluntad de Jara, era la tierra.

Víctor Jara pasó 36 años en un nicho del Cementerio General. En altura, en el único rincón que Joan Turner le pudo destinar cuando sus restos todavía eran canto clandestino. Hasta 2003, recuerda el músico Jorge Coulon, la sonrisa de Jara estaba tácitamente vetada para la televisión. “Hay una generación a la que se le negó la figura de Víctor Jara”, dice el Inti Illimani. Y había señales de que la situación no era mucho más favorable: en mayo, el ministro en visita del caso, Juan Eduardo Fuentes, anunció el cierre del sumario por el homicidio; a finales de julio, la Municipalidad de Santiago desalojó el Galpón Víctor Jara por la fuerza y declaró el Estadio Víctor Jara como “impedido” para realizar eventos masivos.

Pero cuatro meses después, el escenario es el contrario: Víctor Jara tuvo su funeral y con él, el ungimiento tardío para una de las figuras centrales de la creación popular nacional. Miles de personas circularon por un velorio de 46 horas en el Galpón. “Parecen los ochenta”, decía divertido el músico Pedro Foncea, fundador de De Kiruza, uno de los tantos deudos que se acercó y le dijo “gracias, campeón de todos los tiempos”.

El viernes en la mañana llegó la Presidenta Michelle Bachelet, acompañada de la ministra secretaria general de Gobierno, Carolina Tohá. Sobre los adoquines de Huérfanos, la Presidenta lo despidió: “Nos hemos demorado 36 años. Finalmente, puede descansar en paz. Pero hay muchas otras familias. Tenemos que seguir luchando para que Chile pueda descansar. Víctor Jara, presente”. De clausuras y presiones de olvido, en cuatro meses Jara pasó a recibir la visita del Ejecutivo y los gritos de victoria en las calles. Pero se trata de un proceso de años.

Lleno de banderas

“Es cierto: resulta duro, a veces indignante, pensar que hay que estar luchando por la memoria de Víctor. Tenemos que ser capaces de seguir con el legado, y eso nos da mucha fuerza. Somos porfiados”, explica la directora de la Fundación Víctor Jara, Gloria König. “Y deberíamos destacar un asunto generacional. Son los jóvenes de hoy quienes están recuperando esa memoria, que se identifican con su consecuencia”. Ayer sábado, la gente salió a la calle a juntar potencia, unidos en la romería más grande que se haya visto en Santiago dedicada a un músico nacional. Al vuelo, más de 10 mil personas ocuparon el tramo entre la Plaza Brasil y el Cementerio General, desembocando en una multitud que ocupó desde la entrada del camposanto hasta la calle Santos Dumont.

Banderas del Partido y de las Juventudes Comunistas, la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, diabladas, una banda de rock sobre un Kia Frontier, heladeros, políticos, Mauricio Redolés con su parka bajo el brazo, el actor José Soza saludando a las señoras, un niño con su padre encaramado en una bicicleta tipo Da Vinci. Gente pintada de azul, blanco y rojo, tirando carretones de los mismos colores, formando una bandera chilena. Los edificios de Avenida La Paz con banderas, manguereando a la multitud. Y al frente de la romería, la carroza del Hogar de Cristo que llevaba a Víctor Jara a su última morada, secundada por Amanda y Manuela, sus hijas; Joan, su compañera.

Joan Jara habló el viernes. “Este no es un funeral normal”, expresó. “Es un acto de amor y duelo por todos nuestros muertos. Me cuesta mucho hablar, porque es demasiado emocionante. Y es verdad, Víctor vive entre nosotros”. La memoria seguirá viva: el sueño de la fundación que preside Joan es que el Estadio Víctor Jara sea transformado “en un gran centro de la cultura chilena”. Según cuenta Gloria König, “ese es el próximo desafío. Se lo hemos planteado a la Presidenta. Queremos que sea el estadio para la cultura popular chilena”.

Hoy puede ser mañana

La procesión del sábado pasó por un mural que la Brigada Ramona Parra emplazó en Avenida La Paz, hermano de otro que pintaron en el Galpón, todos basados en el retrato sonriente que tomó el fotógrafo Antonio Larrea, quien trabajó con el músico para el arte de sus discos. El sábado capturaba el adiós desde una ventana de gato que asomaba desde la Pérgola de Recoleta. “Estoy cerrando un ciclo personal. Esa foto con que se hace el mural, era para la portada del disco que quedó inconcluso, que luego salió con el nombre de ‘Manifiesto’. Yo estaba produciendo la carátula cuando vino el golpe”.

Joan Manuel Serrat también recuerda lo que quedó pendiente: “Su profunda identificación con el pueblo fue casi mística. (…) Vivió con ellos, se hizo piel y sangre de para, desde el hombre provinciano, alcanzar lo universal y de forma irrevocable, con profundas convicciones, asumir su condición de artista comprometido. Así fue hasta que acallaron brutalmente su voz el 16 de septiembre de 1973 y algo quedó truncado para siempre”, escribió el catalán en el diario El País de España.

Y hablando de cabos sueltos, Jara tenía un deseo postergado. Lo cierto es que el cantante no estaba cómodo en un nicho. Quería estar en el suelo. “Ahí debajo de la tierra / no estás dormido, hermano compañero. / Tu corazón oye brotar la primavera”, escribió en “El alma llena de banderas”. “Joan siempre lo había dicho”, recuerda Gloria König, “pero nunca lo habría cambiado porque sentía que ese era el lugar en que había quedado. Con la exhumación, tuvo que salir de ahí. Está el regreso a la tierra, pero lo otro, que también es súper importante, es que ella quiere estar con él”.

Y fue en el mismo ataúd en que fue depositado en 1973, hoy restaurado por su hija Manuela, conservando algunos arañazos del tiempo, recordatorio de las heridas abiertas. Y bajo el mismo poncho negro de tramas rojo copihue que le regaló Angelita Huenumán, la de la canción del mismo nombre, a quien Víctor agradeció con uno de esos retratos que dedicaba a los desconocidos con calles de tierra, casas de cartón, los que comen tierra con gusanos o que no pitan. “En tus telares, Angelita, / hay tiempo, lágrima y sudor / están las manos ignoradas / de éste, mi pueblo creador”, cantó. Bajo tierra se van las manos ignoradas y acá arriba quedan las manos abiertas. LCD

Cuentas pendientes

El 14 de mayo, el juez Juan Eduardo Fuentes decretó el cierre del sumario en el caso Víctor Jara y sólo identificó como responsable al oficial en retiro del Ejército Mario Manríquez Bravo. El cierre fracasó y arrancó una nueva fase, destinada a vincular otros hechos sucedidos en el ex Estadio Chile para tratar de reconstruir nombre a nombre el cuadro de oficiales y subalternos del recinto de detención.

El 4 de junio, el cuerpo de Víctor Jara es exhumado del nicho del Cementerio General donde había sido depositado en 1973. El director legal del Servicio Médico Legal entregó el informe sobre las pericias cinco meses después al juez Juan Fuentes Belmar: la causa de muerte de Jara fueron “múltiples heridas traumáticas por bala en el cráneo, tórax, abdomen, piernas y brazo. Se constataron fracturas en el cráneo y tronco”. La primera autopsia, la de 1973, había sido superficial. Ahora se logró acreditar que el cuerpo pertenecía, efectivamente, al cantautor de “El cigarrito”.

El o los autores del crimen siguen impunes. El único procesado hasta el momento es el ex conscripto José Paredes Márquez. Y la sombra inasible de “El Príncipe” sigue penando el proceso: quienes compartieron días con Víctor Jara en el Estadio Chile han coincidido en un oficial de rasgos germanos, responsable de maltratos, saña y disparo contra el músico. El Ejército argumenta que no existen registros de los oficiales que tomaron posición en el centro. El magistrado Fuentes Belmar sigue adelante con la investigación para encontrar a los responsables.

 

 

07/12/2009 16:47. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Victor Jara No hay comentarios. Comentar.

Este funeral es un acto de amor y duelo por todos nuestros muertos

20091206192504-guardia.jpg

"Este funeral es un acto de amor y duelo por todos nuestros muertos”

Por Beatriz Michell / La Nación

Cantantes populares, pobladores y trabajadores llegaron a despedir a Víctor Jara en su segundo día de velatorio. La Presidenta Michelle Bachelet acudió al lugar para hacer guardia de honor y rendirle un homenaje a “nuestro gran poeta”. Hoy sus restos serán enterrados en el Cementerio General.

Sábado 5 de diciembre de 2009

Foto: La Presidenta Bachelet hizo guardia al féretro de Víctor Jara junto a su viuda, Joan Turner, y al integrante de Inti-Illimani Jorge Coulón. La Mandataria se emocionó cuando la gente gritó: Víctor Jara, presente. Durante el resto del día y en la noche el pueblo no dejó de acercarse a la Plaza Brasil para decir adiós. Foto: Leandro Chávez

Víctor Jara amaneció rodeado de sus cantores populares. Durante toda la noche los artistas que reparten música en las micros y las calles permanecieron al lado del ataúd. A las 6 de la mañana de ayer se retiraron para ir a trabajar y repetir en cada rincón de Santiago la poesía del autor de “Manifiesto”.

A las 8:30 ya todo estaba preparado para la llegada de la Presidenta Michelle Bachelet, quien se bajó de su auto pasadas las 9 de la mañana, junto a la vocera de gobierno, Carolina Tohá.

“Se ha demorado nuestro país 36 años en devolverle a Chile y a su familia a este Víctor que es nuestro, que es de todos nosotros”, fueron las palabras de la Mandataria, que minutos antes se había emocionado junto al féretro del cantautor, cuando una mujer anónima lanzó el grito: Víctor Jara, presente.

Después de hacer guardia de honor junto a Joan Jara, la Presidenta permaneció durante más de 45 minutos cerca del féretro, conversando con la familia del asesinado cantante.

En el corazón de su pueblo

Al salir acompañando a la Mandataria, Joan pronunció las primeras palabras durante el velatorio. “Este funeral no es un funeral normal, sí es un acto de amor y duelo por todos nuestros muertos, y también la celebración de la vida de Víctor y de todos ellos”, manifestó y confesó que le cuesta hablar ante la emoción de estos días.

“Se ha demostrado que Víctor vive en el corazón de su pueblo. Víctor está por aquí, con nosotros. Sus canciones ahora están cantadas por tantos jóvenes, tantos músicos. Víctor sigue aquí viviendo y luchando con nosotros para un mundo mejor”, dijo la viuda.

La Presidenta Bachelet destacó el homenaje que ha recibido “nuestro gran poeta, cantante, luchador social, actor, un hombre tan integral, tan consecuente y tan coherente con los valores de la justicia social, los valores de la humanidad, los valores del respeto, los valores de la solidaridad, los valores de la justicia”.

La Mandataria también resaltó la importancia de seguir avanzando en verdad y justicia “para que Chile pueda descansar en paz”.

“Mantuvimos viva su memoria”

Durante todo el día el galpón Víctor Jara recibió a pobladores, trabajadores, escolares, jóvenes y artistas. Unas horas después de la visita de Bachelet, se hizo presente su madre, Ángela Jeria, y a mediodía fue el turno de la Democracia Cristiana (DC), encabezada por su presidente, Juan Carlos Latorre. También llegaron las coronas de flores del Partido por la Democracia (PPD) y del Partido Socialista (PS).

La Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), representada por su directiva nacional, acudió a despedir al cantante. “Nuestra organización luchó férreamente en contra de la dictadura, por la libertad y en esta lucha perdimos a nuestro presidente Tucapel Jiménez. Es un deber ético estar en el homenaje que el pueblo de Chile le rinde a Víctor Jara”, dijo la vicepresidenta de la organización, Nury Benítez.

El momento más emotivo, que sacó lágrimas y pañuelos, lo protagonizó el Sindicato de Cantores Urbanos de Chile (Sicuch), que reúne a los cantantes de las micros. Rodeando el ataúd, los músicos guitarrearon y cantaron “Charagua” y “El Aparecido”.

“A Víctor nos une, más que su muerte, el mantenerlo vivo. Durante un período de dictadura muy largo fuimos los cantores de las micros los que mantuvimos viva su memoria”, dijo el presidente del Sicuch, Bernardino Vásquez.

A las 10 de la mañana de hoy, en la Plaza Brasil, comenzará el traslado del cuerpo del cantante hacia el Cementerio General, donde el pueblo chileno podrá ejercer el derecho que le quitaron durante 36 años: despedir al hombre que convirtió los sueños de su pueblo en canción.

Los casos pendientes

La Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD) se mantuvo presente durante el segundo día de velatorio, recordando la deuda que tiene la justicia con las víctimas de la dictadura.

“Son muchos los que continúan desaparecidos y son muchos los casos en que, al igual que en la situación de Víctor, los responsables caminan impunes por las calles. Junto con recordar la figura de Víctor, lo que aquí se plasma es que Chile no puede vivir en la impunidad”, manifestó la presidenta de la AFDD, Lorena Pizarro.

 

 
06/12/2009 15:25. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Victor Jara No hay comentarios. Comentar.

Yo También Rindo Homenaje a Victor Jara

20091204203629-homenaje.jpg

Vea la galería de fotos del Diario La Nación

04/12/2009 16:20. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Victor Jara No hay comentarios. Comentar.

Velorio del Gran Victor Jara

Fotos gentileza de Fundación Víctor Jara

ASI COMENZÓ EL VELATORIO DE VICTOR JARA

Interior del Galpón Victor Jara

Afuera del Galpón Víctor Jara

Afuera del Galpón Víctor Jara

 

Este material fue enviado por Pedro Guichapany Miranda" radiopedro@yahoo.com

 

 

04/12/2009 16:14. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Victor Jara No hay comentarios. Comentar.

Don Víctor Jara

20091204200237-victor.jpg

16 de Septiembre de 1973

Víctor Jara fue arrestado el 12 de septiembre en la Universidad Técnica del Estado, actual USACH, Víctor fue llevado al entonces llamado Estadio Chile, actualmente Estadio Víctor Jara, con cientos de detenidos más; luego fue trasladado al sótano, donde se le vio fugazmente en un pasillo, el mismo en que con tanta frecuencia se había preparado para cantar, ahora cubierto de sangre y tumbado en el suelo, cubierto de orina y excrementos.

Por la noche le devolvieron a la parte principal del estadio y le dejaron con los demás presos. Apenas podía caminar: al parecer le habían roto una costilla y le dolía el vientre, donde le habían pateado, tenía la cara y la cabeza ensangrentadas y amoratadas, le habían pateado la cabeza también. Los amigos le limpiaron la cara y procuraron que estuviera lo más cómodo posible. 

Al dia siguiente, Viernes 14 de septiembre, los presos fueron divididos en grupos de alrededor de doscientos, preparándolos para trasladarlos al Estadio Nacional. Fue en ese momento cuando Víctor, ligeramente recuperado, preguntó a sus amigos si alguien tenía lápiz y papel, y comenzo a escribir su último poema. Víctor garabateaba a toda prisa e intentaba registrar parte del horror al que se estaba dando rienda suelta en Chile, a fin de que el mundo entero lo supiera...

En las últimas horas de su vida, las raíces profundas de su infancia campesina lo llevaron a ver en los militares a matronas cuya llegada era la señal de los gritos de parto, lo que de niño le había parecido un sufrimiento insoportable.

Y al llegar a los últimos versos "Canto qué mal me sales cuando tengo que cantar espanto", para los cuales ya tenía la música en su interior, lo interrumpieron. Un grupo de guardias fue a buscarlo y lo separó de los que estaban a punto de ser trasladados al Estadio. Le pasó de prisa el papelito a un compañero sentado a su lado y éste, a su vez, lo escondió en el calcetín mientras se lo llevaban. Cada uno de los amigos intentó aprenderse de memoria el poema a medida que era escrito, para sacarlo consigo del estadio. No volvieron a ver a Víctor.

Imagen Real de Victor Jara

Luego fue una vez más insultado y golpeado en público; al borde de la histeria y perdido el dominio de sí mismo, el oficial apodado ’el príncipe’, le gritó:

"Canta ahora si puedes, hijo de puta".

La mañana del domingo 16 de septiembre los habitantes de la población lo encontraron sin vida en el sur de Santiago, cerca del cementerio.

Hallaron seis cadáveres que yacían en una ordenada fila. 

Todos presentaban espantosas heridas y habían sido baleados con metralletas. " Este es Víctor Jara", identificó un testigo.

El juez comprobó que todas las "brutales torturas" tuvieron lugar en el interior del Estadio Nacional y sostiene que Jara murió en ese lugar. 

Su cuerpo había sido atravesado por 34 impactos de bala

Murió acribillado el 16 de Septiembre, pocos días antes de cumplir 41 años. 

Su cuerpo, dejado como NN ( sin identificar) en el Servicio Médico Legal de Santiago, fue rescatado por Joan Jara (su viuda), el 18 de septiembre de 1973 y sepultado el mismo día en el Cementerio General, en una ceremonia a la cual asistió una decena de personas.

Los restos mortales de Víctor Jara Martínez descansan en el Módulo México U- 5.

 Fuente: La Gata y el Buho

 

04/12/2009 16:02. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Victor Jara No hay comentarios. Comentar.

Bachelet: Víctor Jara

20091204194441-bacheletvictor-jara.jpg

“vive en el corazón de su pueblo”

La Presidente pronunció emotivo discurso luego de guardia de honor junto al féretro de cantautor. Joan Turner agradeció el homenaje.

La Nación

Viernes 4 de diciembre de 2009

La Presidenta Michelle Bachelet abrió este viernes, con una guardia de honor junto al féretro y un emotivo discurso, la segunda jornada del velorio del cantautor Víctor Jara en el Galpón que lleva su nombre frente a la Plaza Brasil de Santiago Centro.

La mandataria llegó a es de las 9 de la mañana al recinto, estampó un mensaje en el libro de condolencias e ingresó junto a la Ministra secretaria general de Gobierno, Carolina Tohá, para instalarse al lado de los restos del artistas asesinado en 1973.

Casi una hora después salió para expresar en público un saludo luego de las palabras de agradecimiento que le expresó la viuda de Jara, Joan Turner, que encabeza la despedida y a quien dio un abrazo.

Víctor vive en el corazón de su pueblo”, dijo para partir, parafraseando los múltiples mensaje en ese sentido que se leen y escuchan en el marco del velorio masivo que comenzó este jueves y sólo fue interrumpido en la madrugada para asear el recinto.

La Presidenta destacó la asistencia “desde las personas más sencillas, artistas, cultores, cantantes de micros, artistas de grandes conjuntos; hasta me decían que un niño pequeñito había también rendido un gran homenaje”.

Definió a Víctor Jara como “nuestro gran poeta, cantante, luchador social, actor. Un hombre tan integral, tan consecuente y tan coherente con los valores de la justicia social, los valores de la humanidad, los valores del respeto, los valores de la solidaridad, los valores de la justicia”.

Apuntó que “se ha demorado nuestro país 36 años en devolverle a Chile y devolverle a su familia a este Víctor que es nuestro, que es de todos nosotros, y yo creo que este es el mejor homenaje que le podemos rendir”.

“Creo que finalmente, después de 36 años, Víctor puede descansar en paz, pero también hay muchas otras familias que quieren poder descansar en paz y por eso es importante que sigamos avanzando en verdad, en justicia, para que Chile pueda descansar en paz. Víctor Jara, presente”, concluyó la Jefa de Estado antes de retirarse entre aplausos.

Se espera que miles de personas concurran hasta el recinto ubicado en la calle Huérfanos, a pasos de la avenida Brasil, en donde se le rendirá homenaje hasta el sábado cuando se registre su retorno en romería al Cementerio General.

El cuerpo de Víctor Jara fue devuelto a su familia tras una serie de peritajes en el marco de las investigaciones para determinar las circunstancias de su muerte. Se estableció que murió a causa de múltiples heridas de bala en el cráneo y todo el cuerpo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

"Jamás dejaremos de tocar a Víctor Jara"

Canto libre en masivo velorio de Víctor Jara

Jara y su derecho de partir en paz

 

 

04/12/2009 15:44. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Victor Jara No hay comentarios. Comentar.

VICTOR JARA, GRAN HOMBRE Y LUCHADOR SOCIAL, BACHELET

20091204192945-victor.jpg

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, rindió hoy un sentido homenaje al cantante y autor Víctor Jara, cuyos funerales se celebrarán mañana, a quien definió como "nuestro gran poeta, cantante, luchador social, actor, un hombre consecuente y coherente con los valores de la humanidad". La mandataria permaneció una hora con la familia del artista en el galpón "Víctor Jara" donde son velados desde el jueves los restos del cantautor. Bachelet encabezó una guardia de honor en torno al féretro junto a Joan Jara, su viuda; sus dos hijas, Manuela y Amanda; la ministra y vocera del gobierno, Carolina Tohá; el integrante del conjunto Inti Illimani, Jorge Coulon, y el jefe del Servicio Médico Legal, Patricio Bustos.

    A la salida del velatorio -cerca de la Plaza Brasil, uno de los barrios tradicionales de Santiago-, Bachelet reafirmó la autenticidad del lema que convoca a este acto tardío: "Víctor vive en el corazón de su pueblo".

    "Se ha demorado nuestro país 36 años en devolverle a Chile y devolverle a su familia a este Víctor que es nuestro, que es de todos nosotros", dijo la mandataria que antes había escrito en el libro de condolencias "Víctor Jara, gran hombre y gran luchador social finalmente descansará en paz".

 

 

 

04/12/2009 15:29. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Victor Jara No hay comentarios. Comentar.

Canto libre en multitudinario velorio de Víctor Jara

20091204192510-velorio.jpg
Por Leslie Ayala/ La Nación

Profunda emoción se vivió en el galpón que lleva el nombre del cantautor, lugar donde se velarán sus restos mortales hasta mañana a las 10 de la mañana, cuando se inicie el cortejo fúnebre. Jóvenes y no tan jóvenes acompañaron al hombre que musicalizó los sueños de los chilenos.

Viernes 4 de diciembre de 2009

Foto: Los asistentes al velorio exigieron justicia para Víctor Jara, ya que a 36 años aún no está identificado su asesino. Foto: Jorge Fuica.

Ver más fotos

En un ataúd de madera, con manillas de bronce, cubierto con una manta negra con ribetes rojos descansan los restos mortales de Víctor Lidio Jara Martínez, asesinado en septiembre de 1973 tras el golpe militar.

Ayer, por primera vez tras 36 años, el pueblo chileno comenzó a saldar la deuda que tenía con uno de sus artistas más queridos, la cual era darle una masiva despedida.

Este escenario se propició luego que su cuerpo fuera exhumado en junio pasado en el contexto de una diligencia judicial y que tras análisis legistas fuera devuelto el miércoles pasado a su familia.

A esta despedida estaban todos invitados. Pasado el mediodía la Fundación Víctor Jara abrió las puertas del galpón.

Cientos de personas apostadas afuera del recinto ingresaron con claveles rojos en la mano para estar presente en su velorio que durará día y noche hasta mañana a las 10 horas, cuando una caravana acompañe el féretro hasta su funeral en el Cementerio General (ver infografía).

La primera guardia estuvo a cargo de su viuda Joan Jara quien se manifestó muy emocionada. La bailarina estuvo acompañada por sus hijas Amanda y Manuela, además de la mejor amiga de Víctor Jara, la bibliotecaria Eugenia Requena y la actriz Gloria König, directora ejecutiva de la fundación.

Durante cinco minutos permanecieron al lado del féretro mientras sonaba de fondo el tema “Manifiesto” del cantautor.

Acto seguido se dio paso a otras comitivas. Estuvieron presente los trabajadores de la fundación y luego el comité central del Partido Comunista (PC), encabezado por su timonel Guillermo Teillier, quienes entonaron “La Internacional”, el himno de los trabajadores del mundo.

“MORALMENTE NO HA MUERTO”

Antes de participar en la guardia, el presidente del PC señaló que “Víctor Jara le cantó y le sigue cantando a Chile y su pueblo, a sus luchas, esperanzas y sueños. Creo que ha llegado el momento en que Chile le cante a Víctor Jara, que es lo que va a ocurrir con este funeral, que repara algo que se lo estábamos debiendo”.

A esta guardia le siguió la de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD) y la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos (AFEP). A esta comitiva se unió Joan Jara en señal de conexión con el dolor que padecen los parientes de víctimas de la dictadura.

Una emocionada Mireya García, vicepresidenta de la AFDD, aseguró que los chilenos “teníamos una tremenda deuda con Víctor, que era despedirlo como corresponde a un cantor popular de tanta calidad. Hoy día tenemos el dolor y a la vez la tranquilidad de saber cómo murió. Tenemos el dolor porque él fue acribillado. Bastaban muchas menos balas para matarlo físicamente porque moralmente no ha muerto”.

Asimismo, la dirigenta hizo un llamado a la justicia a trabajar para encontrar la verdad en la causa del cantante que aún no cuenta condenas.

EMOCIÓN Y RECUERDOS

También se hicieron presentes en el lugar el presidente del Colegio de Profesores, Jaime Gajardo, quien fue detenido en la Universidad Técnica del Estado (UTE) junto al cantautor.

“Para mi generación todo esto es muy emotivo. Soy parte del grupo que fui detenido con él, entonces este tipo de cosas a uno le llegan al alma. Estando detenidos pudimos conversar con él y todos esos recuerdos se hacen muy fuertes en una situación como ésta. Es un merecido homenaje.”

Dos de los momentos más emotivos que se vivieron durante el velorio fueron cuando un grupo de niños, acompañados por el Sindicato de Cantores, interpretaron frente al féretro el tema “Luchín” y cuando Luis Le-bert (del grupo Santiago del Nuevo Extremo) cantó “Homenaje”, canción dedicada a la muerte de Víctor Jara.

En el exterior del recinto, en la Plaza Brasil, los asistentes coreaban canciones del cantor y diversos artistas circularon en escenario dispuesto al frente del galpón con la libre invitación a rendirle tributo.

Durante la noche se organizaron velatones fuera del galpón y en diversos puntos de la capital y del país, en memoria y espera de los funerales para “El aparecido”, treinta y seis años después.

NO HAY DEUDA QUE NO SE PAGUE

La tarde del 18 de septiembre de 1973 Víctor Jara fue enterrado en el Cementerio General sin flores, sin ceremonia. Sólo su viuda y dos acompañantes lo escoltaron hasta su última morada.

Treinta y seis años después, el símbolo de la Nueva Canción Chilena recibirá un masivo y merecido homenaje. Los chilenos podrán despedirlo con una palabra, un gesto o en silencio durante el velorio de 46 horas ininterrumpidas que organizó la fundación que lleva su nombre.

El galpón que acogió ayer el ataúd de madera, cubierto con una manta negra con ribetes rojos, estaba desbordado de gente, especialmente de jóvenes. La primera guardia estuvo a cargo de su viuda Joan Turner y sus hijas Amanda y Manuela.

Desde hiphoperos a la ministra de Cultura, las ofrendas llovieron. El cineasta Andrés Wood, el músico Jorge Coulon, Juan Ayala de JuanaFé y otros cien colegas recordaron que el hombre era un creador.

Anoche se organizaron velatones fuera del galpón y en diversos puntos de la capital y del país. Mañana los restos del artista serán trasladados a las 10 horas hasta el Cementerio General y esta vez sí habrá flores y una despedida que registrará la historia.

 

ARRATE: “UN TRIUNFO A LA MEMORIA”

Haciendo un alto en su recargada agenda de campaña, el abanderado del Juntos Podemos-Frente Amplio, Jorge Arrate, rindió ayer un sentido homenaje a Víctor Jara, cuyos restos son velados en el galpón que lleva su nombre.

Luego de ser parte de la guardia de honor, el candidato de la izquierda extraparlamentaria destacó al cantautor como una de las más importantes figuras nacionales y a nivel mundial.

“Víctor Jara además de ser un gran músico y un hombre de cultura, es un símbolo del triunfo que ha obtenido y logrado la memoria”, comentó Arrate y añadió que “hoy día en este funeral, con el acompañamiento de la ciudadanía, la memoria ha triunfado, que los chilenos no hemos olvidado, ni autorizado para que nadie nos imponga el olvido, eso es lo que representa Víctor Jara”, recalcó.

 

VAMOS POR ANCHO CAMINO

El homenaje a Víctor Jara continuará hoy en las dependencias del Galpón Víctor Jara. El cantautor permanecerá acompañado hasta mañana, cuando a las 10 horas comience su traslado hasta el Cementerio General.

La Fundación Víctor Jara trabajó junto a la Intendencia de Santiago para un recorrido que contempla calles cerradas por centro de Santiago y hacia el norte por Recoleta (ver infografía).

La llegada al cementerio será cerca de las 13:30 horas, con un acto cultural, donde Joan Turner agradecerá a los asistentes. Además se presentarán agrupaciones como Inti Illimani y el Partido Comunista, entre otras organizaciones, harán su despedida al autor de “El cigarrito”.

Todo será en un escenario que estará situado a unos 80 metros desde la entrada al camposanto por calle Valdivieso. “Esperamos la romería popular más grande que recuerde esta ciudad”, anunciaban en la fundación.

 ARTÍCULOS RELACIONADOS

"Jamás dejaremos de tocar una canción de Víctor Jara"

Herederos de Jara defienden su derecho de partir en paz

 

04/12/2009 15:25. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Victor Jara No hay comentarios. Comentar.

Cicletada en Homenaje a Víctor Jara

20091204183417-bicicleta.jpg

         "UNA PEQUEÑA CICLETADA FAMILIAR Y DE AMOR EN HOMENAJE A VICTOR JARA"
                                                        

LOS CICLISTAS DE MAIPÚ, CHILE ADHIEREN A HOMENAJE AL CANTANTE VICTOR JARA PARA ACOMPAÑAR A LOS FUNERALES DEL ARTISTA MARTIR.

LUGAR: NOS JUNTAREMOS A PARTIR DE LAS 8:30 EN LA PLAZA MAYOR DE MAIPU -EN EL EDIFICIO CONSISTORIAL, FRENTE A LOS CAÑONES DEL MONUMENTO.

HORA DE PARTIDA: SALDREMOS A LAS 9:00 HRAS. EN PUNTO  RUMBO A LA PLAZA BRASIL EN SANTIAGO. (PUES A DIFERENCIA DE ÑUÑOA, NOSOTROS EN MAIPÚ VAMOS DE SUBIDA).

INVITAMOS A TODOS LOS CICLISTAS DE MAIPU:   LOS INDEPENDIENTES,   A LOS CLUBES DE CICLISTAS   Y AGRUPACIONES DE CICLISTAS A SUMARSE A ESTE  HOMENAJE  AL CANTANTE VICTOR JARA Y TAMBIEN RECORDAR A TODOS NUESTROS HERMANOS CICLISTAS DETENIDOS- DESAPARECIDOS" EN DICTADURA.

SE RECOMIENDA:

EL USO DE CASCO (VOLUNTARIO), ROPA DE COLOR VIVO O CHALECO REFLECTANTE, TENEMOS LA CICLOVIA SUSPENDIDA HACE MESES Y LA RUTA ES MUY PELIGROSA. HAN HABIDO GRAVES ACCIDENTES POR LA INDOLENCIA DE LAS AUTORIDADES DEL METRO). LLEVEN -SI PUEDEN- CÁMARA DE REPUESTO O PARCHE Y TAMBIEN AGUA PERO EN GRUPO SIEMPRE VAMOS MAS SEGUROS RESPETEMOS LA LEY DE TRANSITO Y SEAMOS PRUDENTES.

  1. EL REGRESO ES INDEPENDIENTE, O EN GRUPO(S) PARA LOS QUE LO DESEEN.

                      "Una voz, una bicicleta, un recuerdo y una guitarra: Victor Jara"
       
                                                                          
    1.- Pasaremos por Pajaritos con Las Torres a las 9:15 aprox
    2.- por Alameda con la Rejas a las 9:30 aprox.
    3.- por Estación Central (Usach) a las 9:45 aprox.
    4.- Alameda con Avenida Brasil  a las 9:00
    5.- Chequeen sus bicicletas en forma previa
    6.- Sigan las instrucciones de los mas expertos en las avenidas mayores
    7.- Mantenganse unidos durante todo el trayecto y seamos solidarios con los mas lentos.

                      Coordinadora Cicletadas MOVIMIENTO CHILE PROCICLISTA
                                 www.leydelabicicleta.blogspot.com
                                   chile.prociclista@gmail.com

     
    Luchando por una "Ley de la Bicicleta" para Chile, integral de  calidad, y bien financiada y por mejorar los derechos de los ciclistas.

04/12/2009 14:34. Publicado por: Movimiento Chile Prociclista #. Victor Jara No hay comentarios. Comentar.

Familia organiza masivo funeral para Víctor Jara

20091127191740-victor-jara.jpg
Por Leslie Ayala Castro/

Su viuda e hijas decidieron darle el último adiós en una pública ceremonia que durará tres días, desde el próximo 3 de diciembre, en el que participarán artistas y todo aquel que quiera rendirle un homenaje al cantautor asesinado en 1973.

Viernes 27 de noviembre de 2009

Foto: La actriz Gloria Köning, directora ejecutiva de la Fundación Víctor Jara, anunció que en los próximos días se determinará el itinerario de este funeral-homenaje al artista.

Una manta campesina de color rojo con ribetes negros cubrirá el ataúd en el que se velarán, a contar del próximo jueves 3 de diciembre, los restos del cantautor Víctor Jara Martínez asesinado días después del golpe de Estado en 1973.

A 36 años de este macabro crimen los chilenos tendrán por primera vez la oportunidad de despedir a uno de los músicos más importantes de la historia, luego de que su familia decidiera compartir pública y masivamente el funeral, en el cual se devolverá su cuerpo al Cementerio General tras haber sido analizado científicamente.

El cuerpo de Víctor Jara fue exhumado en junio pasado por peritos del Servicio Médico Legal (SML), quienes enviaron muestras de ADN extraídas de los restos óseos y de familiares del cantautor al Instituto Genético de Innsbruck en Austria.

La entidad legista confirmó que los restos son del cantautor y que, además, la causa de muerte correspondió a múltiples heridas traumáticas de bala en la cabeza, tórax, abdomen, piernas y brazos.

Estos resultados fueron entregados por el director del SML, Patricio Bustos, al juez Juan Fuentes, quien investiga el asesinato del intérprete de “Te recuerdo Amanda”.

EL PRIMER FUNERAL

En 1973 fue la primera vez que se sepultó al músico, días después de que se hallara su cuerpo acribillado en las cercanías del Cementerio Metropolitano.

En esa oportunidad, su viuda Joan Turner, junto a otras dos personas, en la más absoluta clandestinidad inhumó su cuerpo en un sencillo nicho del Cementerio General.

Ahora todo será distinto y a la vieja usanza. Tal y como el cantante lo hacía con su madre Amanda Martínez, a quien acompañaba a cantar a los velorios. La idea es que haya canto, música, danza y poemas para marcar el último adiós a los restos mortales de Jara.

Por ello, la fundación que lleva su nombre está organizando tres días de una ceremonia ininterrumpida (día y noche) que tendrá lugar en el galpón Víctor Jara, ubicado al frente de la Plaza Brasil.

“Acondicionaremos el lugar para que todos los artistas y las personas que deseen participar de este funeral lo puedan hacer dejando una flor, acompañándolo o rindiéndole un tributo (…) porque Víctor pertenece al pueblo, a todos aquellos que han seguido y admirado su obra”, explicó Gloria Köning, directora ejecutiva de la Fundación Víctor Jara.

La actriz contó que esta decisión se tomó luego de acoger la petición de organizaciones que sentían que debía hacerse un funeral al músico.

El funeral se realizará el sábado 5 de diciembre a las 10 de la mañana. Desde el lugar del velorio se dará inicio a la romería que recorrerá Santiago con destino al Cementerio General, recinto en el cual reposarán para siempre los restos mortales del cantante.

Su viuda y sus hijas Amanda y Manuela aún no deciden si los restos volverán al nicho en el cual estaba o se acondiciona otro lugar en el mismo recinto.

ÁMBITO JUDICIAL

El abogado Hernán Montealegre anunció que pedirá en los próximos días que se sobresea a su cliente, el ex conscripto José Paredes, único procesado en la causa.

Esto porque, a juicio del jurista, al acreditarse que el cantante murió por diversos impactos de bala se descarta la utilización del arma de grueso calibre que manipulaba su defendido al momento del servicio militar.

El juez Juan Fuentes, quien instruye la indagatoria por el asesinato de Jara, comentó ayer que tras los informes legistas entregados dejan al ex conscripto Paredes en la misma situación.

Tengo que estudiar los antecedentes y luego voy a resolver qué pasa con él”, señaló el magistrado.

 

 

27/11/2009 15:17. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Victor Jara No hay comentarios. Comentar.

TESTIMONIOS DE LOS INVOLUCRADOS EN LOS HECHOS POSTERIORES AL GOLPE DE PINOCHET, EN 1973

20091103002539-victos.jpg

Revelan datos estremecedores de la muerte del músico chileno Víctor Jara

Un subteniente jugó a la ruleta rusa y lo mató de un tiro. Luego ordenó acribillarlo.

Por: santiago. ciper, especial

Foto: DESTINO. AL AUTOR DE "TE RECUERDO AMANDA" LE QUEBRARON LAS MANOS Y LO MATARON A BALAZOS EN EL ESTADIO.

Su historia es uno de los capítulos más dolorosos y emblemáticos del golpe de Estado que lideró en Chile el general Augusto Pinochet el 11 de setiembre de 1973. A lo largo de los años se sucedieron los relatos sobre la detención, las torturas y la muerte del destacado músico chileno Víctor Jara, asesinado en el emblemático estadio de Santiago, pero recién ahora, a casi 36 años de la tragedia, comienza a armarse el rompecabezas de su padecimiento y de lo que fueron sus últimas horas con vida y del escalofriante rescate clandestino de su cadáver.

El mismo 11 de septiembre del golpe y de la muerte del presidente socialista Salvador Allende, cerca de 600 estudiantes y profesores se amotinaron en protesta en la Universidad Técnica del Estado en Santiago. Entre ellos estaba Víctor Jara, que era profesor de esa universidad y estaba a punto de cumplir 41 años.

Los militares irrumpieron en la universidad llevándose a varios detenidos al Estadio Chile, entre ellos a Jara, reconocido folclorista y símbolo de la izquierda chilena, autor de temas como Te recuerdo Amanda y Plegaria del labrador. Según la declaración judicial del ex conscripto José Alfonso Paredes, hoy detenido por el caso (ver recuadro), una vez alojado junto con otros detenidos en el estadio devenido gigantesca prisión, un subteniente "comenzó a jugar a la ruleta rusa con su revólver apoyado en la sien del cantautor. De allí salió el primer tiro mortal que impactó en su cráneo". "El cuerpo de Víctor Jara cayó al suelo de costado. Paredes observó cómo se convulsionaba. Y escuchó al subteniente ordenarle a él y a los otros conscriptos que descargaran ráfagas de fusiles en el cuerpo del artista". Según la autopsia, el cuerpo de Jara tenía alrededor de 44 impactos de bala.

El mismo testigo indica que metieron el cuerpo de Jara en una bolsa y luego lo cargaron en un vehículo militar. Otras 14 personas fueron acribilladas junto a él y sus cadáveres tuvieron en principio igual destino. El testimonio de Paredes coincide con el de otros ex prisioneros al señalar que Jara fue interrogado al menos dos veces en los camarines del estadio y que fue sometido a torturas que incluyeron la fractura de sus manos a golpe de culata, un símbolo del ensañamiento con que actuaron los agentes del naciente régimen militar al reconocer al músico.

En relatos previos sobre la presencia de Jara se menciona el conmovedor intento de otros prisioneros para cambiar su aspecto luego de una sesión de tortura, vistiéndolo con otra ropa y tratando de cortar su cabello negro rizado con un cortauñas. Los últimos que lo vieron con vida dijeron que estaba muy golpeado, con la cara hinchada y las manos fracturadas.

Su cadáver fue trasladado como NN al Instituto Médico Legal (IML). Luego de guardar silencio por 35 años, Héctor Herrera Olguín, ex funcionario del Registro Civil y radicado en Francia, relató a la Justicia de qué manera ayudó a la viuda de Jara, Joan Turner, a llegar hasta los restos de su esposo y así poder darles sepultura. Herrera Olguín dijo que fue enviado el 16 de septiembre en comisión al IML, donde se le ordenó medir y tomar las huellas de los cuerpos apostados en el estacionamiento del recinto. El ex funcionario calcula que había unos 300 muertos, entre los cuales había niños y mujeres. Un empleado le advirtió que entre los cuerpos apilados parecía estar el de Víctor Jara y se lo mostró con sigilo. Estaba muy sucio, con tierra en las heridas, el cabello apelmazado por la tierra y la sangre. A simple vista se notaban las heridas profundas en ambas manos y en la cara. Y tenía sus ojos abiertos, "pero con una mirada tranquila", dijo Herrera, quien anotó a escondidas su número de ficha y sus huellas dactilares. Para esto tuvo que abrir sus manos: las tenía empuñadas, muy rígidas.

Al día siguiente fue a la sección dactiloscópica del Registro Civil y con la complicidad de una funcionaria, buscaron la ficha de Jara y comprobaron que habían asesinado al cantante. Anotó los datos de su esposa y su dirección. En la madrugada del 18 de septiembre, Herrera llegó hasta la casa de los Jara en Las Condes y le relató a su esposa lo que había vivido. Poco después partieron juntos hasta el IML e iniciaron la búsqueda que concluyó en el segundo piso del edificio. El cuerpo de Jara tenía el n° 20. Joan abrazó el cadáver y lloró en silencio.

Herrera invocó su calidad de funcionario para poder sacar el cuerpo en un día feriado y ayudó a completar el certificado de defunción donde consta que Jara murió por herida de bala el 14 de septiembre a las 5.00 horas. Luego debieron hacerse de dinero para comprar el ataúd para retirar el cuerpo.

Herrera y un amigo que lo ayudó con el dinero para comprar el cajón ingresaron a buscar el cadáver y lo trasladaron en una camilla metálica con su ropa doblada a los pies. Luego cubrieron el cuerpo con un poncho y una mortaja y lo depositaron en el ataúd. Joan estuvo una hora a solas con el cadáver de su marido. Pudieron enterrarlo en el Cementerio General, ubicado enfrente del IML, sólo porque la empleada a cargo vio el nombre del muerto y se los permitió. Fue enterrado en un modesto nicho y sin flores, en el mismo lugar en donde aún están sus restos.

Clarin.com

 

02/11/2009 20:25. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Victor Jara No hay comentarios. Comentar.

VICTOR JARA a 36 años de tu asesinato!

20090915193111-victor.jpg

VICTOR JARA  a  36 años    de   tu   asesinato!                    

EL COLECTIVO ACZIÓN KULTURAL  presenta este miércoles 16 de septiembre en el programa  "El último tren a casa" en Radio Presidente Ibáñez a partir de las 19 horas,  un especial de homenaje a VICTOR JARA, quien fuera asesinado hace exactamente 36 años. El programa conducido por Pedro Guichapany ofrecerá una reseña biográfica del cantautor, más su música a través de diversos conciertos históricos, la voz de quienes hoy siguen cantando sus canciones y en forma especial, se dará a conocer la grabación que el comunicador DANIEL RUIZ  hiciera del "Manifiesto" de Víctor Jara.

El Golpe de Estado de Augusto Pinochet contra el presidente Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973  sorprende a Víctor Jara en la Universidad Técnica del Estado, y es detenido junto a profesores y alumnos. Lo llevan al Estadio Chile, (hoy Estadio Víctor Jara) donde permanece detenido varios días. Según numerosos testimonios, lo torturan durante horas, le golpean las manos hasta rompérselas con la culata de un revólver y finalmente lo acribillan el día 16 de septiembre con más de 150 balazos.   El cuerpo es encontrado el día 19 del mismo mes.

 

Fue un destacado militante del Partido Comunista de Chile, siendo miembro del comité central de las Juventudes Comunistas de Chile hasta el momento de su asesinato. Estando preso escribió su último poema y testimonio: Somos cinco mil

"...Somos cinco mil

en esta pequeña parte de la ciudad.

Somos cinco mil

¿Cuántos seremos en total

en las ciudades y en todo el país?

Solo aquí

diez mil manos siembran

y hacen andar las fábricas.

¡Cuánta humanidad

con hambre, frío, pánico, dolor,

presión moral, terror y locura!..

15/09/2009 15:31. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Victor Jara No hay comentarios. Comentar.

Víctor Jara fue asesinado por la espalda

20090727194407-victor.jpg

Lunes 27 de julio de 2009   

Por Luis Narváez / La Nación 

Informe revela que sólo dos balas fueron encontradas entre sus restos

En los próximos días será entregado el documento que establece su causa de muerte. Trascendió que primeras conclusiones ratificarían versión de ex conscripto Paredes.

 Foto: Trascendió que los especialistas realizaron un estudio de trayectoria de impactos que revelan la brutalidad a la que Víctor Jara fue sometido y que éstos, no sólo el de la cabeza, vienen desde la espalda.

Sobre una mesa de trabajo, especialmente dispuesta en el Programa de Derechos Humanos del Servicio Médico Legal, para estos casos, se encuentra reconstituido lo que queda del cantante Víctor Jara.

Los más de 200 huesos yacen formando un esqueleto con evidencias claras de golpes, fracturas y disparos de bala. De todos éstos, la lesión que presenta el cráneo del cantante parece ya no dejar dudas sobre la forma en que fue asesinado.

Muy por sobre el parietal derecho, a Víctor se le desprende un trozo, clara señal de que recibió un disparo que vino por la espalda.

Así al menos piensan algunas fuentes consultadas por La Nación, ante la inminente entrega esta semana del informe de autopsia realizada al autor de "Plegaria de un labrador", luego de que sus restos fueran exhumados, el 4 de junio, desde el Cementerio General.

Trascendió que los especialistas efectuaron un estudio de trayectoria de impactos que revelan la brutalidad a la que Víctor Jara fue sometido y que éstos, no sólo el de la cabeza, vienen desde la espalda.

La evidencia confirma de algún modo la versión del ex conscripto José Paredes Márquez, quien declaró que un subteniente, apodado "Loco" le disparó luego de jugar a la ruleta rusa con su revólver, la noche del 16 de septiembre de 1973, en uno de los camarines del Estadio Chile.

El 23 de junio, el SML entregó al ministro que investiga el caso, Juan Fuentes Belmar, un primer informe que consta de análisis arqueológicos, antropológicos y odontológicos.

Este documento revela detalles de los proyectiles encontrados entre los restos. Según las fuentes, sólo dos balas fueron encontradas. Ambas piezas se enviaron al Laboratorio de Criminalística de la PDI.

Lo que no concuerda con el protocolo de autopsia realizado en 1973 es que de las 32 heridas sin salida de proyectil que se mencionaba en ese informe, no hay rastros de los proyectiles.

El informe confirmaría el número de lesiones. Sin embargo, de las balas encontradas, una estaba alojada en el interior del cráneo de Víctor Jara y la otra fue hallada en la base del ataúd, pero en la zona de la cabeza.

Las mismas fuentes indican que se trataría de balas de plomo, munición característica de un revólver.

ARMAMENTO DE GUERRA

Asimismo, la ausencia de otros proyectiles también confirmaría el uso de armamento de guerra, de mayor potencia, utilizado para acribillar al cantante. Lo anterior se deduce, entre otros, de la trayectoria de uno de los disparos atraviesa varias piezas óseas antes de salir.

El director del SML, Patricio Bustos se excusó de comentar información al respecto aduciendo que es materia de una investigación que está bajo el secreto del sumario.

Sin embargo, confirmó que a la fecha sólo falta entregar el informe de causa de muerte y de "materiales culturales asociados" (vestimentas).

Consultado por lo que resta para saber si Víctor Jara murió asesinado por los disparos en la cabeza o producto de un fusilamiento, el facultativo aclaró que "es necesario realizar una interpretación integrada de los hallazgos y no es posible lograr este objetivo sin que los expertos hayan llegado a una etapa final de análisis".

La pericia para determinar la identidad de Víctor Jara será enviada al extranjero, barajándose dos posibilidades: la Universidad de Escocia o el Instituto de Texas (EEUU).

 

(investigacion@lanacion.cl)

 

APOYO DE PERITO ESPAÑOL

El forense español Francisco Etxeberría encabeza el trabajo para identificar a las más de 130 mil víctimas de la dictadura de Francisco Franco. Entre otros, quiere identificar el cadáver de Federico García Lorca, en España. Por ello entiende la expectación para determinar la causa de muerte de Víctor Jara.

El doctor Patricio Bustos informó que “la pericia para determinar la causa de muerte está siendo realizada por nuestros profesionales y el apoyo de Francisco Etxeberría, también perito ad hoc del caso patio 29 y miembro del comité internacional de expertos que asesora al SML en identificación humana”.

 

27/07/2009 15:44. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Victor Jara No hay comentarios. Comentar.

Yo encontré a Víctor Jara

20090614194857-mujer.jpg

Domingo 14 de junio de 2009   

Por Luis Narváez* / La Nación Domingo 

La historia de Mónica Salinas, la persona que halló su cadáver

 "Yo encontré a Víctor Jara"

La mujer contó en exclusiva a LND cómo el 18 de septiembre de 1973, junto a una amiga hoy fallecida, dieron con el lugar donde la noche anterior una patrulla militar había arrojado cuatro cadáveres. Luego de reconocer a tres de ellos, alertaron a través de un contacto a Joan Turner para que rescatara el cuerpo del cantautor. En esta crónica, al fin se rompe el secreto guardado durante 36 años.

 

Foto: De vuelta.- Por primera vez en 36 años, Mónica Salinas regresó al sitio donde encontró el cadáver de Víctor Jara. Fotos: Margarita Urzua

Era fría la mañana y no había pan para el desayuno. Ambas mujeres, cada una en su casa, miraban nerviosas un rato hacia la ventana, otro hacia el reloj.

A las 08 horas, por fin terminó una noche más de toque de queda. La Mónica y la Maiga se juntaron, como siempre, en lo que hoy es la Avenida Central, en plena Población José María Caro.

La Mónica se sorprendió cuando su amiga la tomó del brazo y, a tirones, la condujo en dirección al peladero que estaba al final de la Población Lo Sierra.

-¿A dónde me llevai, Maiga?, le preguntó.

-Vamos a ver si es cierto que están botando muertos atrás del cementerio, le contestó.

Mónica Salinas (hoy de 69 años) no sabía en ese momento que pocos minutos después de cruzar corriendo, y a veces gateando, los montículos de tierra que separaban la población de la línea del tren, encontraría cuatro cadáveres tirados entre piedras y maleza. Tampoco olvidaría que uno de ellos era el de Víctor Jara.

La mujer es hoy la única testigo presencial del hallazgo de los restos del renombrado artista. LND la encontró. O, para ser justos, ella nos buscó.

Hasta ahora, tanto para la policía como para la justicia, era un misterio cómo se supo que el cantante había terminado tirado atrás del Cementerio Metropolitano, en la comuna de Lo Espejo.

Sólo se sabía que un trabajador del Servicio Médico Legal, había dado el aviso para que la familia concurriera a la morgue a reconocerlo entre las decenas de cadáveres acribillados, que eran recogidos de la calle.

Cuando el abogado de la viuda de Víctor Jara, Joan Turner, supo que esta testigo había aparecido, reaccionó con sorpresa. "¿Pero dónde está?", preguntó Nelson Caucoto.

"Una de las primeras diligencias que solicitamos cuando se abrió la investigación por el crimen de Víctor fue que se ubicara a las personas que habían visto los cuerpos atrás del cementerio, pero nunca encontraron a nadie", comentó el profesional.

La señora Mónica recuerda como si fuera hoy esa mañana de septiembre. "Era una cosa que yo me guardé dentro de tantos dolores que se me vinieron en esos tiempos. Al principio todo nos daba miedo, después pasaron tantas cosas que me lo guardé. Mis hijos siempre me decían que por qué no contaba lo que había visto, pero no podía".

Un sorpresivo encuentro la hizo cambiar de opinión: "Un martes, creo, me llevaron el diario La Nación y me impactó mucho el titular que traía sobre los asesinos de Víctor Jara. Leí entero el reportaje y ahí me decidí, busqué un teléfono y llamé".

LA MAÑANA FRÍA

La mujer, bajita y canosa, representa más edad de la que tiene. Pero pese a su aspecto de anciana temprana, camina y habla con agilidad. Mónica cuenta que su vida "se dividió entre las labores que por obligación a las mujeres nos tocaba como madres, dueñas de casa, esposa de obrero, y el trabajo como dirigente vecinal". Toda la vida fue del MAPU.

El 11 de septiembre de 1973, a las nueve de la mañana, lejos de esconderse, Mónica Salinas partió a pie hacia el centro de Santiago donde se encontraba la sede del MAPU.

"Los militares se habían levantado y nosotros no sabíamos qué hacer. Por eso yo decidí ir al partido a pedir instrucciones".

Después de hacer dedo y caminar durante dos horas, al llegar al recinto ubicado en calle Dieciocho, todo era caótico.

"Me preguntaron qué hacía ahí y me dijeron que me fuera pa’ mi casa y quemara toda la documentación que comprometiera al partido. Así que vuelta de nuevo". Esta mujer caminó e hizo dedo hasta llegar otra vez a su hogar, dos horas después. Ya era pasado el mediodía.

Cuando volvió, su marido lloraba sentado en el piso. Nadie podía creer lo que sucedía.

"A mí me acusaron algunos vecinos de comunista, de que en mi casa se hacían reuniones con importantes dirigentes del MIR y del Partido Comunista (PC). Pero cuando los militares me llevaron al lado de un camión y me interrogaron, yo les negué. Era tan ridículo que me acusaban de regalar remedios. Entonces, yo le preguntaba al suboficial cuál era el delito o lo malo de entregar remedios, si yo era conocida como una dirigente vecinal. Al rato me dejaron libre y no me molestaron más", cuenta.

La casa de Mónica Salinas, en realidad, fue lugar de encuentro de los dirigentes de varios partidos.

"En mi casa estuvo el Miguel Enríquez y el Pascal Allende comiendo porotos, al igual que muchos otros. Y a mí me encantaba ese tiempo, que teníamos tanto que hacer y se estaban logrando muchos beneficios para nosotros, que éramos los más pobres de Santiago".

Fue así como llegó la mañana del 18 de septiembre. A una semana del golpe de Estado asestado por el general Augusto Pinochet, noche tras noche se escuchaban las ráfagas y se hacían más intensos los allanamientos y las detenciones arbitrarias.

"La Maiga me pasó a buscar como todos los días para ir a comprar el pan, pero fuimos hacia otro lado, porque a ella le habían dado el dato de que esa noche los milicos habían ido a botar unos muertos atrás del cementerio", relata.

La casa de la señora Mónica se ubica a unas 12 cuadras de la línea del tren. Pese a sus años y nuestro ofrecimiento de hacer el recorrido en auto, prefiere rehacer a pie el doloroso camino que hizo el día del hallazgo.

"Yo me pegaba estas caminatas muchas veces para ir a comprar o cuando iba a reuniones. Esta ruta que vamos a hacer es la que seguía la gente que acortaba camino para ir al cementerio", aclara.

En la actualidad, el lugar está más poblado: "en ese tiempo no estaban estas calles y Lo Sierra llegaba hasta aquí y luego empezaba el peladero".

El recorrido comienza en Avenida Central con calle Pegaso. Después de varias cuadras y de pasar una pequeña plazoleta, enfilamos por Venus, una estrecha callecita.

"Aquí terminaba la población y empezaba un terreno donde no había nada más que montículos de tierra, pasto y piedras. Esa mañana encontramos a un hombre que estaba sentado en el suelo, con la cabeza apoyada en las rodillas, que tenía un bolso al lado. Pensamos que estaba durmiendo. La Maiga le pegó un empujoncito en el brazo para ver si despertaba, pero se cayó para el lado. Estaba muerto y en la espalda tenía varios hoyos".

A ratos, pareciera que Mónica Salinas se transporta en el tiempo, acelerando el paso y mirando hacia todos lados, como si en cualquier momento fuese a aparecer una patrulla militar.

Ahora todo el sector está densamente poblado. La calle Venus, en dirección este-oeste, tiene largas cuadras de pasajes y al frente una hilera de edificios de departamento de cuatro pisos, que están vacíos y custodiados por carabineros para evitar tomas.

Al final, topamos con la avenida Ferrocarril, que corre paralela a la línea del tren. Hay que atravesar los rieles por un pequeño paso, dejado por la entrada del puente que atraviesa la Circunvalación Américo Vespucio.

"Ya está, por aquí es la cosa. ¿A ver? Déjeme mirar un poquito", pide la anciana. Estamos a la entrada de una franja de unos 30 metros de ancho, que separa la pared poniente del Cementerio Metropolitano y la línea férrea. Hoy es un lugar seco, pedregoso e irregular, transformado en un basural clandestino.

"En ese tiempo aquí no había basura, sólo había un pasto largo y verde y tierra", aclara.

Se toma cerca de tres minutos para recordar y sola comienza a subir y bajar el terreno con asombrosa agilidad. Nunca trastrabilla, pese a las piedras filudas que hay en el suelo, dejadas por el paso de cada convoy.

De pronto se detiene y se queda petrificada mirando uno de los muros del campo santo: "Aquí estaban".

SANGRE Y PASTO

Mónica Salinas, la mujer que temerosa salió esa mañana a comprar el pan, sintió un frío penetrante. "Los cuerpos estaban en el suelo, boca abajo y alineados uno junto a otro, separados así tanto (con las manos dibuja en el aire una huincha de medir imaginaria, que simula un metro)".

Ella reconoce que la más audaz era su amiga. "Era del PC y estaba casada con un dirigente del comité central", recuerda. Su nombre era Margarita Riquelme y no sabe cuándo falleció.

"Mi amiga me dice que los demos vuelta, y que cortáramos pasto húmedo para limpiarles la cara".

La señora Mónica conocía perfectamente al cantautor. Sólo dos meses antes lo había visto, guitarra en mano, interpretar su música frente a un grupo de pobladores.

"Yo ubicaba a Víctor Jara y le dije a la Maiga que lo conocía. Le limpiamos bien la cara, porque la tenía llena de sangre seca, roja oscura. Tenía puesto, no recuerdo bien si era un chaleco o algo parecido, de color verde, y se notaban agujeritos en la ropa, de donde le había salido sangre".

Entonces, "le revisamos las manos para ver si le encontrábamos una argolla o algo y no podíamos creer cómo se las habían dejado: las tenía todas hechas tira y yo le movía los dedos, pero era como si no tuviera hueso. La cabeza la tenía hecha tira también".

Comenta luego que "no estaban tiesos, porque los dimos vuelta con facilidad. No vimos balas en el suelo, porque había mucho pasto".

Las mujeres siguieron con el segundo cuerpo, el que resultó ser de Litré Quiroga, ex director de Prisiones.Al tercero no lo pudieron identificar. Al ver el siguiente cadáver, relata Mónica, "mi amiga me dice que era el del Coco (Paredes), que tenía un hoyo en el estómago, de donde se le salían las tripas".

Hasta ahora, se sabía que después de ser detenido en La Moneda, el otrora director de la Policía de Investigaciones fue conducido al Regimiento Tacna, y asesinado junto a los miembros del GAP en Peldehue.

Pero el abogado Nelson Caucoto dice que "no es la primera vez que escucho acerca de esto, habría que verlo".

El panorama era dramático. Las mujeres habían confirmado el rumor que les llegó durante la madrugada y el peligro de que apareciera alguna patrulla a retirar los cuerpos era inminente.

"Decidimos dejar los cuerpos boca arriba, para que si alguien los veía los pasara a buscar. Luego buscamos un negocio o una casa con teléfono, y lo encontramos a media cuadra de la panadería. La Maiga le habló a un contacto que tenía con un nombre en clave para que le avisaran a la Joan (Jara) que Víctor estaba en ese lugar", relata.

Mónica Salinas acaba así con el secreto que guardo durante 36 años. Después de relatar, sin pausas, qué sucedió esa mañana y de indicar la manera en que estaban los cuerpos, se aleja con calma, y su ausencia transforma otra vez el terreno en un basural, fétido y pedregoso. Allí no hay cruces ni animitas que recuerden a Víctor Jara. 

investigacion@lanacion.cl

 

14/06/2009 15:48. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Victor Jara No hay comentarios. Comentar.

Bachelet entregó nacionalidad chilena a viuda de Víctor Jara

20090604183536-chilenas.jpg

Jueves 4 de junio de 2009   

 Por Fernando Duarte M. / La Nación 

Presidenta afirmó que "circunstancias de la vida la hermanaron con nosotros"

 En una emocionante ceremonia en La Moneda, donde estuvieron presentes sus hijas Manuela y Amanda, la coreógrafa inglesa aseguró que Chile le ha dado lo más hermoso y lo más horrendo de su vida.

 Foto: Como “el comienzo de la época más feliz de mi vida”, definió Turner el inicio de su vida con Víctor Jara, quien fue asesinado con 44 balazos en el ex Estadio Chile.

Aunque la ceremonia en que se otorgó la nacionalidad chilena por gracia a Joan Turner, viuda del cantautor Víctor Jara, partió con retraso, la espera valió la pena.

Y es que las emociones que se vivieron ayer en el Patio de las Camelias de La Moneda -lugar escogido por el Ejecutivo para oficializar una decisión ya adoptada por el Congreso- fueron tan intensas, que varios invitados tuvieron que secar sus lágrimas.

Tras un aplaudido ingreso, la Presidenta Michelle Bachelet saludó afectuosamente a Joan Turner, sus hijas Manuela y Amanda y al resto de los invitados, entre ellos el senador PS Juan Pablo Letelier, el diputado Tucapel Jiménez y los presidentes del PPD y el PC, Pepe Auth y Guillermo Teillier.

El saludo protocolar dio paso a la presentación de un grupo de bailarines del Centro de Danza Espiral, quienes -en unos 12 minutos- recorrieron la vida y muerte del cantautor que falleció el 15 de septiembre de 1973 tras recibir 44 disparos en el ex Estadio Chile.

La ovación fue total y se fue acallando cuando la Presidenta firmó el documento que oficializó la nueva condición ciudadana de la viuda de Jara.

"Las circunstancias de la vida la hermanaron con nosotros, sus compatriotas, desde donde nacen los vínculos fuertes y más duraderos, desde el amor y desde el dolor", dijo la Presidenta.

Bachelet agradeció al Congreso por permitir que "Joan ahora sea oficialmente chilena" y añadió que "lo que estamos haciendo es reconocer esa realidad y darle carácter legal y hacer posible que el conjunto de nuestros compatriotas también reconozcan este hecho".

TE RECUERDO, VÍCTOR

En sentidas palabras, Joan Turner exteriorizó parte de lo vivido en 55 años que lleva en nuestro país. De hecho, se refirió a losFOTO_03 W:200 H:150 9 kb asistentes como compatriotas, lo que le valió una ovación.

"Envuélvete en mi cariño, deja la vida volar, así me cantaba Víctor cuando nuestras vidas se cruzaron. Era el comienzo de la época más feliz de mi vida", comentó Turner.

Con voz entrecortada relató que "Chile me ha dado lo más hermoso y lo más horrendo de mi vida, me ha dado el amor y el odio ajeno, la felicidad de una familia, de ser parte de un gran movimiento social y cultural, y la experiencia de una tragedia colectiva".

FOTO_02 W:200 H:150 6 kbAñadió que sería muy poco decir "que estoy agradecida por este honor que me han otorgado, me siento realmente sobrepasada. Chile ha sido mi lugar por 55 años, aun cuando tuve que ausentarme por diez después del golpe militar, mi corazón y mis pensamientos quedaron acá".

La viuda de Víctor Jara también saludó a los familiares de las víctimas de violaciones de los derechos humanos y aseguró que no puede haber casos emblemáticos, porque si de ejecuciones y desapariciones se habla, todos son importantes.

La ceremonia terminó con una imagen que habló por sí sola: Víctor Jara cantando "Te recuerdo Amanda", y las hijas de Joan Turner, Manuela y Amanda, abrazadas llorando.


La inglesa que se quedó por amor

Joan Alison Turner Roberts es británica y bailarina de profesión. Recorrió gran parte de Europa con los Ballets Jooss, lo que le permitió actuar en Irlanda, Suiza, Holanda y Bélgica.

En 1954 viajó a Chile y a través de un concurso ingresó al Ballet Nacional Chileno, donde interpretó diversos roles en importantes montajes como “Carmina Burana”.

Durante años ejerció como profesora de Movimiento en la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile donde conoció a Víctor Jara, cantautor y director teatral, asesinado en los primeros días del golpe militar de 1973.


En DDHH “no hay lecturas acomodaticias”

A una semana de que el presidente de RN, Carlos Larraín, la cuestionara por recordar su detención en Villa Grimaldi tras visitar la Casa Museo de Ana Frank en Holanda, la Presidenta Michelle Bachelet cuestionó a los que “sugieren” que las víctimas de las violaciones de los derechos humanos en Chile “no eran completamente inocentes”.

En su alocución, durante la ceremonia donde se otorgó la nacionalidad por gracia a la viuda de Víctor Jara, Joan Turner, la Mandataria recalcó que “no puede haber ambigüedades. Nos hace mal como país las lecturas acomodaticias de nuestra historia, que directa o indirectamente sugieren que las víctimas no eran completamente inocentes y que, por lo tanto, los victimarios no eran completamente culpables”.

La gobernante añadió que “lo ocurrido en Chile no puede ni debe desconocerse ni relativizarse ni comparar, Joan Jara, Joan Turner ha sido un ejemplo para muchos en su manera de asumir la búsqueda de la verdad y la justicia sabiamente”.

 

 

 

04/06/2009 14:35. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Victor Jara No hay comentarios. Comentar.

Confirman procesamiento de ex conscripto por crimen de Víctor Jara

20090529185747-victor.jpg

Viernes 29 de mayo de 2009  | 10:45   

Por Luis Narváez / Lanacion.cl 

Paredes Márquez, uno de los fusileros que acribilló al cantautor, continuará en prisión preventiva en la CAS.

Foto: Querellantes insisten en la necesidad de esclarecer la responsabilidad de los superiores detrás del crimen del cantante.

 Por unanimidad, la Novela Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago confirmó el procesamiento del ex conscripto José Paredes Márquez, uno de los autores del homicidio del cantautor Víctor Jara.

Esta mañana, la sala del tribunal de alzada capitalino, compuesta por los jueces Emilio Elgueta y Mario Carroza, más el abogado integrante Jorge Lagos, escucharon los alegatos del representante de la familia del asesinado artista, Nelson Caucoto, y de la abogada del Programa de Derechos Humanos del ministerio del Interior, Karina Fernández.  

Ambos juristas coincidieron en la necesidad de esclarecer la responsabilidad de los oficiales que dieron la orden de acribillar a Víctor Jara, punto que falta por dilucidar tras el encausamiento de Paredes por parte del ministro Juan Eduardo Fuentes Belmar.  

Paredes es un ex conscripto que al momento del crimen, el 15 de septiembre de 1973, formaba parte de un contingente del regimiento Tejas Verdes y tomó parte del pelotón de fusileros que acribilló al emblemático cantante.  

En la misma resolución de la Novena Sala se determinó mantener en prisión preventiva a Paredes en la Cárcel de Alta Seguridad (CAS), mismo recinto donde permanece desde el viernes pasado.  

A los alegatos de hoy se ausentó el abogado defensor del procesado, quien por el sistema de turno fue designado para representar los derechos constitucionales de Paredes

 

29/05/2009 14:57. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Victor Jara No hay comentarios. Comentar.

Ex conscriptos revelan identidad del Príncipe

20090527174536-reo.jpg

Miércoles 27 de mayo de 2009   

 Por L. Narváez / A. Carmona / La Nación 

Se trataría del ex teniente Nelson Haase Mazzei

 Ex conscriptos revelan identidad del "Príncipe"

José Adolfo Paredes Márquez fue sometido a proceso como uno de los autores materiales del crimen del Víctor Jara. Su declaración dejó al descubierto la participación de quienes estaban al mando del pelotón. Haase, posteriormente, fue miembro de la DINA y a pesar de las imputaciones niega haber pisado el Estadio Chile.

Foto: José Adolfo Paredes Márquez (arriba), disparó hacia sus superiores en su paso por tribunales. El otro ex conscripto, Francisco Quiroz Quiroz, (a la ezquierda), fue dejado en libertad. Fotos: Leandro Chávez  

 La jornada más importante que se recuerde en el proceso judicial que busca determinar a los asesinos del cantautor Víctor Jara, se vivió ayer en tribunales.

Por primera vez, se sometió a proceso como autor material de homicidio a una persona que confesó haber sido uno de los fusileros que lo acribilló el 15 de septiembre de 1973.

Pero también, quedó claro que tras este paso, viene otro tan o más decisivo que este: identificar al oficial que dio la orden de muerte.

Las últimas diligencias realizadas por la Brigada Investigadora de Delitos contra los Derechos Humanos de la PDI permitieron ir sustentando la nueva tesis de que el cantante y actor fue ultimado en el interior del Estadio Chile.

También, se estaría comprobando que en el hecho participó un contingente del Regimiento de Ingenieros Tejas Verdes, con asiento en San Antonio, Región de Valparaíso, que estaba al mando de Nelson Edgardo Haase Mazzei, como teniente y Pedro Barrientos, como subteniente.

El nombre de Haase es absolutamente nuevo en la retina de todos los actores que hasta hoy participan como querellantes en este caso.

Se trata de un oficial que, trascendió, tenía una férrea doctrina de mando durante esos días, la que se vio reflejada en su ascendente carrera que lo llevó a integrar, al año siguiente, la primera camada de la Dirección de Inteligencia Nacional, DINA.

La semana pasada, tras haber interrogado a varios de los ex conscriptos que estuvieron en el Regimiento de Tejas Verdes, cumpliendo el servicio militar, la policía dio con el testimonio de José Adolfo Paredes Márquez (54).

Ante los detectives reconoció haber formado parte del pelotón que fusiló a Víctor Jara. Cuando los policías lo llevaron para que declarara lo mismo ante el juez Juan Fuentes Belmar, el hombre titubeó, pero mantuvo su decisión, junto con dar varios nombres de compañeros de arma de ese momento.

Tras quedar detenido e incomunicado ese día -tal como lo adelantó La Nación en su edición de ayer-, el ex soldado se reasentó ayer, nuevamente, ante el juez con la intención de retractarse.

La incomunicación es una medida del viejo sistema procesal penal que quedó anulada con la nueva justicia, por considerar que vulnera garantías de los imputados.

Durante cinco días, el ex conscripto no tuvo ningún contacto con el exterior ni con su familia; no tuvo derecho a asearse en una ducha ni tuvo entretención de ningún tipo.

Solo en la celda de aislamiento de la Cárcel de Alta Seguridad, el hombre volvió a enfrentar al juez con la intención de retractarse.

Entre llantos, Paredes expuso esto ante Fuentes, sin embargo, la decisión del magistrado no varió: lo sometió a proceso, pero levantó la incomunicación.

LA ORDEN

Junto con Paredes, también estuvo detenido otro conscripto. Pero finalmente, Francisco Quiroz Quiroz (55), corrió con otra suerte porque el juez lo dejó en libertad por falta de antecedentes.

Otros dos ex conscriptos concurrieron al tribunal para entregar su testimonio. Uno de ellos, Carlos Espinoza, negó haber formado parte de ese destacamento, pero confirmó que fueron dos secciones de la Segunda Compañía de Tejas Verdes las que estuvieron destinadas a labores de custodia de prisioneros en el Estadio Chile.

"Yo no participé en eso. Todos conocíamos a Víctor Jara y escuchamos que estaba allí. Pero nosotros no fuimos".

A su paso desde el despacho privado del juez (en el cuarto piso del Palacio de Tribunales) hasta el calabozo del tribunal (en el subterráneo), Paredes confirmó que formó parte de ese tribunal.

"Yo era un simple pelao, los altos mandos son los responsables". El ex conscripto confirmó que había entregado el nombre de sus superiores jerárquicos.

Uno de esos nombres, el de Haase Mazzei, es el que capta en estas horas la atención, tanto del tribunal como de la policía.

Al terminar su jornada, el magistrado confirmó que "se decretaron varias diligencias para recabar más antecedentes, pero no puedo pronunciarme sobre el contenido".

Sin embargo, fuentes consultadas por La Nación confirmaron que una de las órdenes de investigar corresponde a determinar la participación del ex teniente en los hechos que se están configurando.

El abogado querellante, Nelson Caucoto, dijo que "donde hubo acción de un conscripto hay la orden de un oficial y deben ser tratados con el máximo rigor de la ley, porque los soldados solo fueron la carne de cañón".

El profesional valoró la colaboración de los conscriptos y aseguró que "ellos son la clave para identificar a los autores intelectuales e insisto en un llamado para que colaboren. Nosotros no los hemos perseguido, no nos interesa, prueba de ello son los caso de Paine donde se procesó a los altos mandos y no a los de más bajo rango".

En las próximas horas se determinará si Haase fue quien dio la orden y si finalmente cumple o no con la descripción del llamado "Príncipe".

La nueva hebra

El ministro de fuero Juan Eduardo Fuentes Belmar sometió a proceso como autor de homicidio calificado del cantante Víctor Jara al ex conscripto José Adolfo Paredes Márquez (54).

Éste formaba parte del contingente de 60 hombres que envió Manuel Contreras desde el Regimiento de Ingenieros de Tejas Verdes al Estadio Chile. Tras su confesión, quedó al descubierto la identidad del jefe de la sección de la segunda compañía de dicha unidad militar: Nelson Haase Mazzei.

El teniente estuvo al mando del grupo que el 15 de septiembre de 1973 acribilló con 44 balazos al cantor popular al interior del Estadio Chile. La Brigada de Derechos Humanos de la PDI tiene en su poder una orden judicial para investigar la responsabilidad de Haase Mazzei en el crimen.

En conversación con La Nación, el ex teniente negó toda participación en el asesinato y aseguró que el día de los hechos estaba en el sur del país.

Haase pasó a ocupar un puesto en la lista de sospechosos de ser el personaje que los prisioneros del Estadio Chile sindican como el “Príncipe”.

Durante las diligencias realizadas ayer, el juez dejó en libertad por falta de antecedentes a otro ex conscripto, Francisco Quiroz Quiroz.

Nelson Caucoto, abogado querellante, dijo que lo que importa ahora es la detención de los oficiales y que no perseguirán a los jóvenes que, en esa época, apenas sobrepasaban los 18 años y cumplían órdenes de superiores.

 

 

 

27/05/2009 13:45. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Victor Jara No hay comentarios. Comentar.

Los estremecedores testimonios de cómo y quiénes asesinaron a Víctor Jara

20090527171652-principal-victorjara.jpg

Enviado por ALERTA CIPER

26 Mayo, 2009.

A casi cuatro meses de conmemorarse 36 años de la muerte del destacado folclorista chileno, el tesón de su viuda Joan Turner y de sus hijas, logró que la investigación judicial llegara al punto que se creía imposible: individualizar al grupo de oficiales y conscriptos que perpetraron el asesinato. Las confesiones de los involucrados, entre ellos un conscripto que participó en forma directa en el crimen, permiten conocer las estremecedoras últimas horas de vida de Víctor Jara: un subteniente jugó a la ruleta rusa con él hasta que le descerrajó un tiro en su cabeza. Después ordenaron acribillarlo en un camarín de un subterráneo del Estadio Chile. También revelamos la historia nunca antes contada de cómo se rescató su cuerpo desde la Morgue. Junto al artista, fueron acribilladas otras 15 personas, entre los que se encontraba el ex Director de Prisiones, Litre Quiroga. Los detalles del homicidio fueron recabados en la presente investigación de Ciper.

Por Jacmel Cuevas P, especial para CIPER

El caos, la incertidumbre y el miedo que reinaron en el país durante los primeros días tras el golpe militar de 1973 parecían, hasta ahora, haberse conjugado de manera perfecta para que el asesinato del destacado folclorista Víctor Jara siguiera siendo un enigma judicial, llevando incluso al juez que instruye el proceso, Juan Eduardo Fuentes, a cerrar el caso a mediados del año pasado, con un solo procesado como responsable del crimen: el comandante (r) César Manríquez Bravo, jefe del improvisado campo de prisioneros que se instaló en el Estadio Chile a partir del 12 de septiembre de ese año.

La decisión del magistrado fue cuestionada por los querellantes del caso, quienes incluso obtuvieron el respaldo del entonces subsecretario del Interior Felipe Harboe, para pedir la reapertura de la investigación, llamado al que se sumaron varios parlamentarios de la Concertación. La urgencia por revocar la decisión de Fuentes fue tal que incluso la autoridad gubernamental se sumó al emplazamiento público que hizo la viuda del artista, Joan Turner, para que cualquiera de las cerca de 6.000 personas que pasaron por el recinto deportivo en esa fecha (entre detenidos y uniformados), que pudiera tener antecedentes del asesinato se acercara a entregarlos, incluso, bajo la más estricta reserva.

Nelson Caucoto, abogado de la familia Jara Turner, relata que se recibieron muchas colaboraciones que podían aportar a esclarecer el homicidio, lo cual le permitió presentar un escrito solicitando más de 90 nuevas diligencias al juez. Y Juan Eduardo Fuentes reabrió el caso.

Sin embargo, ninguno de estos datos entregó pistas concretas para llegar a los responsables del crimen, cuyas identidades quedaron bajo el secreto de un grupo reducido de oficiales y conscriptos que estuvieron a cargo de interrogar a los detenidos en los camarines ubicados en los subterráneos del Estadio Chile. Fue la exhaustiva búsqueda de los conscriptos de distintos regimientos que estuvieron después del golpe en el Estadio Chile, la que terminó por dar las pistas de quienes fueron los uniformados que ultimaron con ráfagas de fusil a los cerca de 15 detenidos -entre ellos Víctor Jara- que fueron apartados de los restantes prisioneros al producirse su traslado al Estadio Nacional, entre el 16 y 17 de septiembre de 1973.

Las primeras horas del final

En la madrugada del 11 de septiembre de 1973, personal de varios Regimientos militares ubicados en regiones se trasladaron a Santiago, bajo la excusa de realizar los preparativos de la Parada Militar, para conmemorar el día de las Glorias del Ejército. Así arribaron a Santiago las unidades de La Serena y el Maipo, las que se constituyeron en el Regimiento Tacna. Otros efectivos provenientes de Calama y de la Escuela de Ingenieros de Tejas Verdes - comandada por el coronel Manuel Contreras Sepúlveda, quien a los pocos días iniciaría la organización de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA)- lo hicieron en las dependencias de Arsenales de Guerra.

Cerca de las cinco de la mañana de ese día, las tropas apostadas en esta última repartición fueron informadas del golpe de Estado, bajo la arenga del teniente Pedro Barrientos, quien los emplazó a participar en la toma del territorio capitalino bajo la premisa que en esa misión no habían rangos, que todos eran importantes en ese crucial y patriótico acontecimiento. El episodio ha sido relatado en las declaraciones judiciales de varios conscriptos de los regimientos Maipo y Tejas Verdes que llegaron desde la Quinta Región.

Tras el bombardeo a La Moneda y la muerte de Salvador Allende, cerca de 600 estudiantes y profesores se amotinaron en la Universidad Técnica Metropolitana (actual USACH) para resistir la ocupación militar. Sin llegar a producirse enfrentamientos, ya que casi no tenían armas, fue muy poco el tiempo durante el cual pudieron oponerse a la entrada de los uniformados.

Pasadas las dos de la tarde del 12 de septiembre comenzó el desalojo de los académicos y alumnos. Entre escenas de gran violencia y dramatismo fueron detenidos y trasladados al Estadio Chile. En ese grupo se encontraba Víctor Jara Martínez, profesor de esa casa de estudios. El procedimiento fue dirigido por el entonces capitán Marcelo Moren Brito, quien luego se transformaría en uno de los más temidos agentes operativos de la DINA. Al momento de ingresar al Estadio Chile, convertido en campo de prisioneros, a los detenidos se les quitaban sus especies de valor, se les anotaba su nombre y filiación política.

Antes de ello, durante la tarde del 11 de septiembre, después de encargarse del funeral de Salvador Allende, el comandante César Manríquez fue encomendado por el general Arturo Viveros (jefe del CAAE) para crear el primer recinto de detención que se debía instalar en el Estadio Chile. A la mañana siguiente, Manríquez se constituyó en el recinto. Poco después comenzaron a llegar los miles de detenidos que arribaban en buses de la locomoción colectiva y camiones del Ejército.

Según las propias declaraciones de Manríquez que, hasta ahora, era el único procesado en el caso, lo ocurrido al interior del recinto deportivo -construido sólo cuatro años antes de los hechos- era un escenario "dantesco" debido a la gran cantidad de prisioneros (5.600, según sus cálculos). El ex uniformado asegura que sólo contó con personal de apoyo del CAAE para custodiar el recinto, pero que en los subterráneos del edificio se constituyeron oficiales de Inteligencia de las distintas Fuerzas Armadas, cuyas identidades desconocía, ya que no habrían estado bajo su mando.

Esa es la razón con la que justificó haber montado una escena de terror para amedrentar a los detenidos. Colocó dos ametralladoras punto 50 -usadas en la Segunda Guerra Mundial- en los balcones del edificio, las que eran publicitadas por los parlantes como las "sierras de Hitler, capaz de partir a una persona en dos". En el segundo piso también se instalaron potentes focos de luz, que permanecían encendidos día y noche, provocando que todos los que permanecieron al interior del Estadio perdieran la noción del tiempo.

Los primeros días de encierro fueron caóticos, ya que incluso se reventaron algunos alcantarillados, generando problemas de insalubridad. Tampoco tenían alimentos ni para los soldados ni menos para los prisioneros. La escasez de comida incluso provocó que los mismos militares saquearan negocios aledaños al recinto. Sólo al cuarto día, el 16 de septiembre, se recibieron algunas raciones para los soldados, según declaró el capitán David González Toro, encargado de abastecimiento del recinto.

Se desconoce la hora a la que ese miércoles 12 de septiembre arribaron los miembros de los servicios de Inteligencia de las Fuerzas Armadas. Lo que sí se sabe es que, tras su llegada, comenzaron a interrogar a los detenidos. Todo se anotaba en una ficha previamente confeccionada, donde se consignaba el nombre, la cédula de identidad, domicilio, filiación política, antecedentes de la detención y observaciones. En la parte inferior del documento, se añadía un pronunciamiento del interrogador en el que debía calificarlo como prisionero bajo las siguientes premisas: ley de control de armas, marxista o comunista y sobre la necesidad o no de someterlo a Consejo de Guerra.

Según diversos testigos que han declarado en el caso, previo al traslado al Estadio Nacional hubo muchos hechos de violencia en contra de los prisioneros. Se ha determinado que al menos tres personas habrían perdido la vida en las graderías del recinto. Una persona de contextura pequeña y delgada que muchos confundieron con un niño y que en un acto de desesperación se abalanzó sobre un conscripto, quien reaccionó descargando una ráfaga en su abdomen. Según testimonios, el comandante Manríquez felicitó al soldado por su "heroica labor". Otro prisionero se lanzó del segundo piso gritando ¡Viva Allende!, mientras que un hombre joven fue muerto a golpes de culata en su cabeza por haberse negado a cumplir órdenes de los militares.

A esta cifra se suman otras 15 personas que habrían sido acribilladas junto a Víctor Jara en los subterráneos del Estadio, según la confesión del primer hombre en ser individualizado por la justicia como uno de los autores del asesinato del destacado folclorista.

Los hombres de Tejas Verdes

En sus declaraciones, todos los conscriptos que viajaron desde la Escuela de Ingenieros de Tejas Verdes (dirigida entonces por el coronel Manuel Contreras) a Arsenales de Guerra, en Santiago, coinciden en que las tropas venían bajo el mando del capitán Germán Montero Valenzuela, sumando un contingente de aproximadamente un centenar de soldados y una veintena de oficiales.

El 12 de septiembre, al llegar al Estadio Chile, el contingente quedó a cargo del comandante Mario Manríquez. Entre los oficiales que participaron en esta misión, los conscriptos mencionan a los tenientes Nelson Haase y Rodrigo Rodríguez Fuschloger, y a un subteniente que tendrá un papel decisivo en el asesinato de Víctor Jara.

La primera confesión que obtuvo el juez Fuentes sobre el crimen fue la del ex conscripto José Alfonso Paredes Márquez (55 años). El entonces joven de 18 años llegó a Santiago durante en la madrugada del 11 de septiembre de 1973, proveniente de la Escuela de Ingenieros de Tejas Verdes, donde desde abril de ese año realizaba su servicio militar.

Durante el día en que la vida de los chilenos se partió en dos, su sección fue enviada, al mando del teniente Pedro Barrientos, a custodiar el camino Padre Hurtado. Paredes dice haber sido una suerte de guardaespaldas del teniente Barrientos.

Al mediodía del 12 de septiembre, el contingente se trasladó, primero a Arsenales de Guerra y luego a la Universidad Técnica (actual USACH). Allí, pasadas las dos de la tarde, procedieron a trasladar a los detenidos al Estadio Chile. El mencionado oficial, junto a Paredes, acompañaron a bordo de un jeep la caravana de buses de la locomoción colectiva que trasladaron a los prisioneros. Una vez la misión cumplida, regresaron a Arsenales de Guerra.

El 16 de septiembre, cerca de las 18.00 horas, el escuadrón de militares llegó hasta el Estadio Chile, donde se presentaron ante un oficial de rango superior cuya identidad desconoce, quien les ordenó vigilar las casetas de transmisión del recinto. Y en el interior del Estadio, los otros conscriptos comentaban que ahí estaban detenidos el Director de Prisiones, Litre Quiroga; el cantautor Víctor Jara y el Director de Investigaciones, Eduardo "Coco" Paredes.

Siempre según la confesión de Paredes, al día siguiente, fue enviado al sector del subterráneo. Y permaneció como centinela en la puerta de uno de los camarines destinados a los detenidos. En ese camarín había 5 ó 6 oficiales de otros regimientos, con tenida de combate, cuya identidad desconoce desconoce. Los vio escribir en unos papeles los datos que le respondía un detenido al que observó sentado frente a un escritorio. En otro ángulo del camarín, Paredes vio a otros prisioneros mirando hacia la pared.

Unas horas después, llegaron a la habitación el teniente Barrientos y el subteniente que bajo las órdenes de Haase y Rodríguez estaba a cargo de los conscriptos. Traían a un detenido. Fue entonces que dice haber sido llamado, junto al conscripto Francisco Quiroz Quiroz (55 años), y que se les comunicó que el detenido era Víctor Jara. El grupo lo comenzó a insultar por su condición de comunista. Paredes lo miró y lo reconoció. Víctor Jara quedó allí, en ese camarín, custodiado por Quiroz.

Más tarde, recordará el principal testigo, el teniente Barrientos lo mandó nuevamente al subterráneo, al mismo camarín. Pero esta vez Paredes no encontró a nadie: ni interrogadores ni detenidos y tampoco a Víctor Jara. Pasaron las horas hasta que Paredes vio nuevamente llegar a los oficiales interrogadores. La orden fue precisa: traer a los detenidos que figuraban en una lista que uno de los oficiales le entregó a un cabo. Y nuevamente el mismo procedimiento: interrogatorio y las anotaciones en cada una de las fichas.

Y llegó la noche. Paredes se encontraba de centinela en el mismo camarín del subterráneo cuando observó el ingresó de unos quince detenidos. Y entre ellos reconoció a Víctor Jara y también a Litre Quiroga. Ambos fueron lanzados contra la pared. Detrás de los prisioneros, Paredes vio llegar al teniente Nelson Haase y al subteniente que también estaba a cargo de los conscriptos. Y fue testigo del minuto preciso en que el mismo subteniente comenzó a jugar a la ruleta rusa con su revólver apoyado en la sien del cantautor. De allí salió el primer tiro mortal que impactó en su cráneo.

El cuerpo de Víctor Jara cayó al suelo de costado. Paredes observó cómo se convulsionaba. Y escuchó al subteniente ordenarle a él y a los otros conscriptos que descargaran ráfagas de fusiles en el cuerpo del artista. La orden se cumplió. Todo lo que ocurrió fue presenciado por Nelson Hasse, quien se encontraba sentado detrás del escritorio de interrogación. Según el protocolo de autopsia, el cuerpo del cantautor tenía aproximadamente 44 impactos de bala en su cuerpo.

Pocos minutos después, el mismo subteniente que le disparó en la cabeza solicitó el retiro del cuerpo. Llegaron unos enfermeros con camilla, lo levantaron y metieron al interior de una bolsa y luego lo cargaron hasta la parte trasera de una vehículo militar estacionado en el patio trasero del recinto, al costado nororiente.

No fue fácil para José Alfonso Paredes Márquez confesar ante el juez lo que vio y protagonizó. Primero fue renuente a reconocer su real participación en los hechos. Y finalmente se quebró, empezó su relato y ya no paró. Este obrero de la construcción que fabrica casas en la zona del litoral central, reveló haber guardado el secreto durante casi 36 años, sin siquiera habérselo contado a su mujer. También hizo una aclaración ante el juez: durante los días posteriores al golpe, y como trabajaban casi 24 horas al día, la oficialidad les entregaba estimulantes para evitar el sueño y el hambre, por lo cual su relato podía no ser exacto en las fechas.

Lo que sí Paredes y otros conscriptos recordaron es lo que pasó luego que el cuerpo de Víctor Jara desapareció del camarín. Los otros 14 detenidos que venían con el cantautor y director teatral fueron acribillados con fusiles percutados por los propios conscriptos y oficiales presentes. Entre las víctimas cayó asesinado Litre Quiroga. Sus cuerpos también fueron cargados en el mismo vehículo. Poco después y al amparo de la noche, todos ellos fueron abandonados en la vía pública.

El último vía crucis de Víctor Jara

Durante la reconstitución de los hechos, los testigos pudieron recrear el miedo y el caos reinante en el Estadio Chile, clima al que tampoco escapaban. Escenas que enlazadas permiten reconstruir en forma difusa las últimas horas de vida de Víctor Jara y en las que aparecen nuevamente personajes ya conocidos.

Durante sus cuatro días de cautiverio, Jara fue reconocido por un oficial de Ejército que se hacía llamar "El Principe". Otros testigos señalan que ese reconocimiento lo hizo un militar que no coincide con las características del mítico personaje del Estado Chile (ver recuadro), quien fue descrito como de una estura superior a 1.80 centímetros, rubio, de tex blanca, cara redondeada y de contextura atlética.

En lo que sí coinciden los testimonios de los prisioneros es en que Víctor Jara fue interrogado al menos dos veces en los camarines del recinto, ubicados en la zona nororiente del subterráneo. Allí fue sometido a diversas torturas, entre ellas la fractura de sus manos a golpes de culata.

Tras la segunda de esas sesiones, Víctor Jara logró acercarse a personas que habían sido detenidas en la UTEM, quienes lo limpiaron y trataron de cambiar su aspecto cubriéndolo con una chaqueta azul y cortándole su pelo negro rizado con un cortaúñas. Los últimos detenidos que lo vieron con vida han dicho que estaba muy golpeado, con la cara hinchada y sus manos fracturadas. Muchos coinciden en que durante el traslado al Estadio Nacional, que duró muchas horas, su cuerpo sin vida fue visto en el hall del recinto, junto a otros cadáveres.

Se estima que el cuerpo de Víctor Jara fue encontrado el 17 de septiembre en las afueras del Cementerio Metropolitano, por funcionarios de la Primera Comisaría de Carabineros de Renca, quienes lo trasladaron como N.N. al Instituto Médico Legal.

Un funeral sin flores y en silencio

En los últimos meses de la investigación se han rescatado reveladores testimonios inéditos que ayudan a entender por qué, a diferencia de los otros prisioneros asesinados en el Estadio Chile, el cuerpo de Víctor Jara fue encontrado por su familia y pudo ser enterrado de manera clandestina en el Cementerio General.

Después de guardar silencio durante 35 años, Héctor Herrera Olguín, ex funcionario del Registro Civil y quien actualmente reside en Francia, relató ante el ministro Juan Eduardo Fuentes lo que vivió en esos días. Herrera explicó que el 15 de septiembre de 1973, el oficial designado como director interino del Registro Civil lo envió en comisión de servicio al Instituto Médico Legal (IML), lugar en donde se le ordenó medir, tomar las características físicas y las huellas de los cuerpos apostados en el estacionamiento del recinto.

Herrera calcula que había unos 300 muertos apostados en ese lugar, entre los cuales vio niños y mujeres. Unos veinticinco estaban rapados. Todos eran jóvenes. Le dijeron que correspondían a extranjeros. Durante todo el día Herrera vio llegar camiones del Ejército con más cuerpos. Y cada vez los mismos movimientos: los conscriptos los tiraban al suelo al interior del estacionamiento y luego, con algo más de delicadeza, funcionarios del IML los recogían y los apilaban en distintas partes de ese sector.

La investigación deberá determinar la fecha exacta en que fue asesinado Víctor Jara. Pero lo cierto es que el ex funcionario del Registro Civil recordó ante el juez que el 16 de septiembre, alrededor de las 9.00 horas, una persona a la que identifica como "Kiko", oriundo de Chiloé, le señaló que entre los cuerpos apilados parecía estar el de Víctor Jara. Y con sigilo lo llevó frente al cuerpo. Al principio Héctor Herrera dudó que se tratara del mismo famoso cantautor. Estaba muy sucio, con tierra en las heridas, el cabello apelmazado entre tierra y sangre. A simple vista se le notaban heridas profundas en ambas manos y en la cara. Y tenía sus ojos abiertos, pero con una mirada tranquila. En una de sus muñecas vio un alambre con un pedazo de cartón donde estaba anotado "Octava Comisaría".

Para salir de la duda, Héctor Herrera a escondidas anotó su número de ficha, sus características físicas y sus huellas dactilares. Para ello tuvo que abrir sus manos. No fue fácil: las tenía empuñadas, muy rígidas. Lo hizo con la ayuda de "Kiko", comprometiéndose ambos a no decirle a nadie lo ocurrido. Terminada la misión, dejaron el cuerpo en el mismo lugar.

A primera hora del día siguiente, Herrera se fue directo a la sección dactiloscópica del Registro Civil, en calle General Mackenna. Allí y en la más completa reserva, le pidió a la funcionaria Gelda Leyton, que le buscase la ficha de Víctor Jara. A eso del mediodía, ambos comprobaron que efectivamente habían asesinado a Víctor Jara. Volvió a revisar los registros del cantautor. Y se percató que era casado. Anotó los datos de su esposa, Joan Turner Robert, y su dirección.

Ya había amanecido cuando el 18 de septiembre, en la casa de Víctor Jara, en calle Plazencia, en Las Condes, Joan Turner escuchó que alguien llamaba a su puerta. Salió a mirar desde una ventana del segundo piso. Un hombre al que no conocía le dijo que necesitaba hablar con Joan Turner. Ella bajó y se acercó a la reja de la casa. Herrera recuerda haberla visto muy nerviosa. Se identificó como funcionario del Registro Civil y le relató lo que había vivido.

Poco después ambos partieron de la casa en la renoleta de Joan Turner en dirección al IML. Entraron juntos. Pero no encontraron el cuerpo de Víctor Jara en el lugar donde Herrera recordaba muy bien haberlo dejado la tarde anterior. Se inició la búsqueda. Y llegaron al segundo piso del edificio, sitio a donde habían llevado los cadáveres que estaban para las llamadas "autopsias económicas". En el lugar nº 20 estaba el folclorista. El cuerpo fue abrazado por su esposa, quien lloró en silencio tratando de no despertar sospechas. Estaba muy consciente de que no tenía autorización alguna para estar ahí.

El trámite del certificado de defunción lo realizaron en el primer piso. Para poder sacar el cuerpo en día feriado, Herrera invocó su calidad de funcionario del Registro Civil. Al ser consultado en la ventanilla por la causa de muerte y fecha de la misma, requisito indispensable para llenar el documento de defunción, Herrera sólo atino a decir que falleció por herida de bala el 14 de septiembre a las 5.00 horas. Fue el apresurado cálculo que logró hacer en esos pocos minutos al recordar que el cuerpo de Víctor Jara habría llegado al IML antes que él lo descubriera. La hora la sacó de un poema que le vino a la memoria sobre fusilados.

Como el cuerpo debía ser sacado en una urna y la esposa de Víctor no tenía dinero para comprarla, Héctor Herrera se contactó con su amigo Héctor Ibaceta Espinoza, a quien le pidió ayuda. Juntos fueron hasta calle Agustinas, en el centro de Santiago, a buscar el dinero. Pero Ibaceta decidió acompañarlos.

Alrededor del mediodía de ese 18 de septiembre, llegaron con el ataúd al IML. Sólo los dos hombres ingresaron a buscar el cuerpo de Víctor Jara. Su cadáver desnudo fue trasladado en una camilla metálica con su ropa doblada a los pies. Recogieron el cuerpo y lo pusieron dentro de la urna. La ropa fue depositada a sus pies. Lo cubrieron con un poncho nortino que traían y encima la mortaja. Cerraron la urna. El ataúd lo ubicaron en una sala que se utilizaba como velatorio.

-Nos prendieron unas cuatro ampolletas e hicimos entrar a Joan para que se quedara a solas con él, para que se despidiera de su marido. Estuvo alrededor de una hora -recordó el ex funcionario del Registro Civil.

Herrera agregó: "Posteriormente, concurrí al Cementerio General, ubicado al frente, para solicitar un carrito para trasladar el cuerpo, ya que era muy caro hacerlo en una carroza. Una señorita me indicó que no se podía hacer eso, pero al ver el nombre del occiso me dijo que para él si se podía. Volví al IML en compañía de un funcionario del Cementerio. Entre los cuatro colocamos el ataúd en el carro y lo trasladamos al campo santo, enterrando a Víctor Jara en un modesto nicho al final del recinto donde se encuentra hasta hoy. Fue enterrado sin flores y con la sola presencia de nosotros tres".

Héctor Herrera siguió trabajando en el Registro Civil hasta 1975. Desde 1969 y hasta el día en que se fue se desempeñó en el departamento de Carné de Identidad. Debió abandonar al país como miles de otros chilenos llevando consigo un secreto que Joan Turner también guardó para protegerlo y que hoy le pertenece a todos los chilenos que podrán cantar con nuevas esperanzas "Levántate y mírate las manos. Para crecer, estréchala a tu hermano".

El oficial al que llamaban "Príncipe"

Casi como mito urbano, la figura de un despiadado oficial de Ejército, de contextura atlética, estatura superior a 1.80 centímetros, ojos claros y pelo rubio, quien habría vociferado entre los detenidos que no necesitaba micrófono para hablar porque tenía "voz de príncipe", ha sido adjudicada a por lo menos dos ex militares que habrían estado entre los uniformados que custodiaron el Estadio Chile.

Varios de los detenidos han declarado que este fue el uniformado que más se ensañó con Víctor Jara, siendo uno de los primeros que apartó desde el grupo de detenidos de la UTEM. Algunos de los testimonios apuntaron al ex agente de la DINA Miguel Krassnof Martchenko como el que actuó en contra del cantautor. Sin embargo, otros lo niegan rotundamente, ya que señalan que es más bajo de estatura (1.70 centímetros aproximadamente) y que su color de pelo es más oscuro que el militar que se ha tratado de identificar.

Con el correr de los años, surgió otra identidad que podía corresponder a "El Principe", la del ex teniente Edwin Dimter Bianchi, quien fue uno de los militares detenidos por la sublevación del Regimiento Tacna en junio de 1973, movimiento golpista que fue desarticulado, dando origen al llamado "Tanquetazo". En ese episodio Dimter ingresó con un tanque hasta el Ministerio de Defensa.

Efectivamente, Dimter coincide con las características del Príncipe, pero varios de los testigos que estuvieron detenidos en el Estadio Chile también han descartado que se trate de la misma persona.

Lo importante es que fue el propio Dimter, con su primera declaración judicial de 2006, quien dio luces sobre otros oficiales que también podrían corresponder a la identidad de "El Príncipe". El ex uniformado, quien fue expulsado del Ejército en 1976 por diversos actos de indisciplina, reconoce haber custodiado a los prisioneros de ese recinto, pero asegura no haber tenido relación con las golpizas y el asesinato de Víctor Jara.

Acto seguido, señala que él no era el único oficial con esas características, y que al menos habían otros dos que podían coincidir con las señas de "El Príncipe": los entonces tenientes Rodrigo Rodríguez Fuschloger y Nelson Edgardo Haase Mazzei, ambos de la Escuela de Ingenieros de Tejas Verdes. Este último oficial (R) fue mencionado en la declaración del primer conscripto confeso de participar en el crimen.

Aunque Haase, al ser interrogado en el caso, negó rotundamente haber estado en el Estadio Chile, declaraciones de otros oficiales presentes en el recinto respaldan la versión de Dimter.

Haase fue uno de los hombres de confianza del ex jefe de la DINA, Manuel Contreras, y fue jefe del recinto de detención clandestino ubicado en calle Bilbao, conocido como "Cuartel Bilbao". Diversos testimonios y documentos, entre ellos el entregado por la agente de la DINA Luz Arce, indican que el inmueble -habilitado desde 1976- tenía como fachada un aviso luminoso que decía "Implacate".

El historial del teniente también lo registra como miembro de la Sociedad Pedro Diet Lobos, pantalla comercial de la DINA para encubrir actividades tanto en Chile como en el exterior del país. A lo largo de los años, quienes sobrevivieron lo han descrito como arrogante, prepotente y despiadado; de hecho se llegó a decir que se enorgullecía de llevar permanentemente en su automóvil una picota para usarla en los allanamientos.

Las pocas veces que Haase salió de su anonimato en los últimos años fue cuando -junto a otros ex uniformados- manifestó públicamente su total respaldo a la sublevación del general (R) Raúl Iturriaga Newman, quien intentó evadir la primera condena de cárcel efectiva en su contra, por el crimen del militante del MIR Dagoberto San Martín Vergara, según consta en la página del "Movimiento 10 de septiembre".

Tras retirarse del Ejército, el ex uniformado formó en 1994 una empresa de cajas de madera para vinos de exportación, llamada Envases Haase o Envases Exportables. Desde entonces es proveedor de varias de las empresas del rubro, lo que le ha permitido codearse con ese ambiente. De hecho, el 2007 participó en el Quinto Campeonato de Golf "Copa Viñas de Chile", en el Club de Golf Los Leones, a beneficio de la Fundación Escúchame. En el website de esta última aparece una foto del equipo de "Envases Exportables", en la que Nelson Haase figura junto al ex vicecomandante en jefe del Ejército, general (r) Guillermo Garin, el brigadier general (r) Juan Lucar y el ex jefe del Estado Mayor del Ejército, general (r) Richard Quaas.

La esposa de Haase, María Isabel Blaña Lüttecke, recibió del Ministerio de Agricultura $ 5.595.466 en febrero y abril de este año, en virtud de un "Programa Sistema de Incentivos para la Recuperación de Suelos Degradados", según consta en la información de transparencia activa de esa cartera.

 

26/05/2009 22:18. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Victor Jara No hay comentarios. Comentar.

Galpón Víctor Jara agradece intervención de Erazo

20080727203050-galpon.jpg

Lanacion.cl 

Domingo 27 de julio de 2008  

Directora de Fundación a cargo destacó que el Intendente llamó directamente al alcalde Alcaíno. Músico Mauricio Redolés creer que en lugar de clausurar se debe "honrar" al recinto.

Agradecidos con el Intendente Álvaro Erazo por interceder ante la Municipalidad de Santiago para permitir el funcionamiento del ya emblemático Galpón Víctor Jara se declararon en la fundación a cargo de la figura del asesinado artista, luego del decretado cierre del recinto de Plaza Brasil.

La clausura, que causó impacto en el ambiente artístico y entre los habituales asistentes a conciertos en el recinto, se decidió luego de un confuso incidente la noche del jueves en el exterior del local de calle Huérfanos.

De acuerdo a informes extraoficiales, en la ocasión, efectivos de Carabineros fiscalizaron a jóvenes que se encontraban bebiendo desatándose disturbios en que un uniformado resultó herido y 13 jóvenes detenidos, los que aceleraron la orden municipal.

"Queremos decirlo públicamente, que agradecemos al Intendente Álvaro Erazo, que vino aquí a la fundación, revisó los papeles que nosotros teníamos solicitando plazos y el llamó al alcalde Alcaíno y él tuvo la buena disposición de hacer la reapertura del Galpón 'Víctor Jara", dijo esta mañana, directora ejecutiva de la fundación, Gloria Konig.

Estos 30 días de plazo para realizar los arreglos pendientes en la infraestructura del recinto, permitieron que anoche se efectuara la presentación programada del grupo Congreso.

Citado por radio Cooperativa, el músico Mauricio Redolés estimó que la clausura atentaba contra el patrimonio cultural. "Es un hito cultural a esta altura de lo que es Santiago, un lugar que ya debiera ser honrado por la municipalidad y no clausurado", dijo el también poeta que por estos días presenta su álbum "¿Cachai Reolé?".

 

 

27/07/2008 16:30. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Victor Jara No hay comentarios. Comentar.

Detienen al único procesado en crimen de Víctor Jara

20080711204107-victor.jpg

Lanacion.cl 

Viernes 11 de julio de 2008  | 13:42   

 Por Jorge Escalante

En el Batallón de Policía Militar quedó retenido el coronel (r) César Manríquez Bravo, ex jefe del centro de detención del Estadio Chile.

 El ministro Juan Eduardo Fuentes ordenó esta mañana el arresto del ex jefe del centro de detención Estadio Chile, coronel (r) César Manríquez Bravo, el único procesado hasta ahora en la investigación por el crimen del cantautor Víctor Jara.

Manríquez fue arrestado por funcionarios de la Brigada de Derechos Humanos de la Policía de Investigaciones y quedó internado en el Batallón de Policía Militar en la comuna de Peñalolén.

El juez ordenó el arresto gracias a los nuevos antecedentes que ha recibido en la causa aportados por el abogado querellante Nelson Caucoto y la Fundación Víctor Jara.

Hasta ahora Manríquez, procesado desde 2004, no ha colaborado plenamente con la investigación e incluso ha afirmado que no recuerda las identidades de los oficiales que estuvieron bajo su  mando en ese recinto donde Víctor Jara fue torturado y asesinado.

Se espera que el magistrado dicte nuevas resoluciones en los próximos días.

El arresto de Manríquez fue confirmado a lanación.cl por fuentes de tribunales.

 

 

11/07/2008 16:41. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Victor Jara No hay comentarios. Comentar.

El encuentro de Víctor Jara con El Príncipe

20080622201649-victor-jara.jpg

La Nación 

Domingo 22 de junio de 2008   

 Por Jorge Escalante

En el hall del Estadio Chile le hizo con la mano el gesto del degüello

 Un oficial de rasgos alemanes ordenó que el cantautor diera un paso al frente y se identificara, pero Víctor Jara guardó silencio. El ex prisionero Wolfgang Tirado relata lo que ocurrió después."Ahora me muero", dijo luego el artista a unos obreros.

Foto: El 13 de septiembre Víctor Jara dijo a unos obreros de Textil Progreso: "Sé que este es mi último día, ahora me muero".  

 El mediodía del 13 de septiembre de 1973 la puerta que comunicaba la cancha y graderías del Estado Chile con el hall de ingreso se abrió. Víctor Jara apareció, buscaba algo. Wolfgang Tirado lo conocía bastante y no distinguió en él rasgos visibles de maltrato. De hecho, caminaba sin dificultades. Sorpresivamente irrumpió en el lugar un oficial arrogante y de rasgos alemanes, de ojos claros.

 

Wolfgang no sabe si el encuentro fue fortuito o si el oficial buscaba al cantautor. Víctor Jara era Víctor Jara, pero allí adentro en las graderías y la cancha había cientos de prisioneros y no era imposible pasar inadvertido, al menos por algunas horas.

Ese encuentro entre el cantautor y el oficial cambiaría el destino del artista para siempre. Y Wolfgang Tirado fue testigo privilegiado de lo que nunca olvidó.

El militar, de pelo rubio, "aunque no tan encendido", primero se quedó mirando al artista y lo indicó con el dedo. Luego hizo el gesto de tocar la guitarra, sonriéndole burlón. "En segundos su sonrisa desapareció y alzando su mano derecha se la llevó al cuello en acto de degollar", relató el testigo.

Tirado escuchó cuando el oficial gritó entonces: "¡Qué hace este huevón aquí!", y ordenando a dos subalternos volvió a rugir: "¡A éste no me lo muevan de aquí, cuídenmelo!". El testigo alcanzó a ver cuando el oficial dio la orden de que lo pusieran contra la pared con las piernas abiertas y los brazos extendidos, y empezaron a golpearlo. En el hall había unos 30 o más prisioneros formados en una fila. Wolfgang no sabe más porque se fue en libertad en ese mismo instante. "Todo transcurrió muy rápido", dijo a LND al teléfono desde México.

Por el correo electrónico observa la fotografía de la época en blanco y negro del teniente (R) Edwin Dimter Bianchi que LND publicó el pasado 8 de junio.

En 1979, Tirado había dicho en una declaración redactada en Londres, donde se exilió, que el hombre era "un rubio lampiño, de ojos claros, por decir, de aspecto chileno-alemán. Era un individuo con mando alto en el lugar, arrogante, irónico, satisfecho de sí mismo, y de ademanes principescos. A este oficial lo podría identificar en cualquier momento, a pesar de los años".

Ahora al teléfono mira y mira la fotografía enviada. Pide tiempo todavía. "Claro que no han pasado seis años, como en 1979, sino casi 35", dice y vuelve a tomarse unos minutos para volver a observar la foto. "¿No tienes una de Krassnoff de la época que me mandes para comparar?", consulta. Le decimos que, por lo que se sabe, aquel personaje nunca habría estado en el Estadio Chile.

"Entonces, en un 70-80%, yo diría que se trata del oficial que aparece en esta foto", afirma Tirado, cineasta detenido en la Universidad Técnica del Estado.

 

PRESOS VIP

La descripción que de ese oficial hace Tirado detenido en las primeras horas del 12 de septiembre de 1973 junto a Víctor Jara y decenas de personas, llevados luego al Estadio Chile, es la más detallada y fina que se conoce públicamente hasta ahora. Sabe que no se trataba del comandante del estadio, Mario Manríquez Bravo, "porque yo había hablado con él ese día 13 por la mañana. Tenía familiares que eran altos oficiales de Carabineros, entonces por mis contactos logré salir del estadio", comentó.

Consultado por qué Víctor Jara podría haber andado circulando por el estadio ese día 13 sin estar aún identificado y maltratado, Tirado explica que "él apareció ahí porque me parece que buscaba la oficina donde había un teléfono al cual algunos presos podían tener acceso. Todos los prisioneros que eran mantenidos en el hall tenían un trato especial, por decirlo de alguna manera, eran medio VIP, y aunque Víctor no lo era, bien pudo haber conseguido con algún guardia que lo dejaran pasar a buscar el teléfono para llamar a Joan".

Después que Wolfgang Tirado salió del estadio ese mediodía del miércoles 13 de septiembre, un grupo de obreros de la industria Textil Progreso que permanecía detenido fue testigo del regreso de Víctor Jara al interior del recinto. Un relato de aquellos con el sello "Reservado" que sirvió de sustento a la Comisión  Rettig, da cuenta de ese instante.

"Ese día 13 vimos cuando llevaban a Víctor Jara. Al volver [al interior del estadio] parecía como que venía sin uñas en las manos, le habían volado unos dientes y lo llevaban con la camisa abierta. Se veía lleno de marcas como si fueran quemaduras de cigarrillo y apenas podía moverse", declaró un obrero de apellido Sepúlveda, cuyo nombre completo LND desconoce.

El mismo obrero relató que, antes de presenciar aquello (no dice si esta otra situación ocurrió el día 12 o la mañana del 13) en las graderías del estadio, "un militar alto, rubio, con gran vozarrón, dijo: ‘Yo sé que aquí está Víctor Jara y quiero que se presente sin que tenga que llamarlo’. Entonces se produjo un gran silencio muy largo, pero Víctor Jara no se presentó".

Lo descrito por este testigo indicaría que, de alguna manera, durante las primeras horas el cantautor trató de sumergirse entre la gran cantidad de prisioneros, advirtiendo lo que podría sucederle.

Sepúlveda añade: "Ese día 13, Víctor Jara habló después con nosotros. Dijo que lo habían golpeado brutalmente y le habían aplicado electricidad. Y en un momento nos dijo: ‘Sé que este es mi último día, ahora me muero’".

Mientras tanto, los militares tocaban cuecas por los parlantes del recinto. Era la chingana que apagaba los gritos de dolor y sufrimiento de quienes yacían tirados ensangrentados. LND

22/06/2008 16:16. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Victor Jara Hay 1 comentario.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
www.webstats4u.com