Facebook Twitter Google +1     Admin

Centros Chilenos en el Exterior


http://centroschilenos.blogia.com

Bienvenidos al sitio Centros Chilenos en el exterior. Estamos construyendo un espacio para que ustedes puedan mostrar sus actividades culturales y sociales o anunciar la concreción de las mismas. Por favor, envíen sus notas a esta dirección: arischar@yahoo.com.ar. Los saludas cordialmente Arístides Chamorro Rivas.

SUBE TU CURRICULUM VITAE a este Blog utilizando el comando "Publicar Artículo"

"El hombre no puede ser separado de Dios, ni la política de la moral": Santo Tomás Moro

Cel. de Contacto 54 9 2966 557877 (Argentina)

Temas

Archivos

Enlaces


La millonaria fortuna sin dueño

20100823185903-bolsa.jpg

La Nación Domingo

Por Darío Zambra B.

Un desconocido ciudadano decidió denunciar el abandono de 40 millones de dólares en la Bolsa de Santiago. Si le va bien en tribunales se quedará con la mitad. Pero no es la única plata perdida en el sistema. Son US5 millones sin cobrar en las AFP, US millones en los bancos y otros tantos en el fondo de seguro de cesantía. ¡Ojo! Tal vez usted podría llevarse una tajada de esta sabrosa torta.

Domingo 22 de agosto de 2010

En la Bolsa de Comercio hay una suculenta fortuna olvidada. Y alguien la tiene que rescatar. Ese fue el raciocinio que un anónimo personaje hizo hace algún tiempo. Y este año decidió poner en práctica su plan: quedarse con la mitad de los casi mil millones (poco menos de 40 millones de dólares) en acciones y dividendos que están en la bolsa y que no tienen dueño. Pese a la controversia que se ha desatado y el dolor de cabeza que ha provocado a los mandamases de la principal plaza bursátil chilena, se desconoce el nombre del denunciante. Todavía no ha decidido a revelar su identidad y los pasos legales para hacerse con ese millonario botín los está haciendo a través del estudio Elton y Cía.

Fue ese bufete de abogados el que hace un par de semanas presentó una demanda civil en contra de la Bolsa de Comercio de Santiago, con el fin de establecer que esas acciones sin dueño sean consideradas por la justicia como especies perdidas.

Esa pelea por la fortuna olvidada en las bóvedas de la bolsa es sólo el más controvertido de los casos. En los bancos, en las AFP y en el Fondo de Seguro de Cesantía, también existen millonarios montos en tierra de nadie y que nadie ha cobrado. Son por lo menos US0 millones de dólares, una cantidad casi similar a la que el año pasado movió en Chile la industria de los call centers. Todas tienen diversos orígenes y en muchos casos se está buscando a sus dueños, pero otras llevan años produciendo generosas ganancias que esperan ser reclamadas.

Acciones históricas

La fortuna abandonada en la Bolsa tiene un origen centenario. El abogado Gonzalo Alvarado, de Elton y Cía, cuenta que en las primeras décadas del siglo XX el mercado bursátil funcionaba de esta forma: un cliente le encargaba a la corredora la compra de una determinada acción y ésta lo hacía a nombre de la Bolsa. Así, el cliente recibía un traspaso de acciones firmado por la entidad bursátil como vendedor y con los datos del comprador en blanco. “Esto se habría producido porque antes había un impuesto al traspaso de acciones. El traspaso en blanco era una forma de evitar ese pago. Así una parte muy importante de las acciones estaba a nombre de la Bolsa”, explica.

Según el libro “Historia de la Bolsa de Comercio de Santiago”, hacia 1948 el número de acciones inscritas a nombre de esta institución alcanzaba el 4,43% del total emitido por las sociedades que entonces se cotizaban.

Cuenta Alvarado que con la Ley de Mercado de Valores de 1981 se dejó de operar de esa forma. Con esa modificación, la Bolsa dejó de tener inscritas a su nombre gran parte de los papeles transados. “Por entonces, y por distintas circunstancias, muchas de las acciones habían perdido valor y, por muerte del titular o porque quedaron olvidadas en la noche de los tiempos, simplemente se perdieron. Pero con las privatizaciones de los ’80, muchas de ellas se revalorizaron”, asegura el abogado.

Ese fue el origen del botín que reclama el anónimo denunciante y que hoy acumula 12 millones de acciones, valorizadas en cerca de 15 mil millones de pesos. Los montos más cuantiosos corresponden a papeles de empresas que hoy son algunas de las regalonas de los inversionistas chilenos: Copec, CMPC, Vapores, Quñenco, CGE, el Banco Santander y Andina.

Alvarado explica que el artículo 629 del Código Civil establece que las especies perdidas deben ponerse a disposición de la municipalidad respectiva. Y eso es lo que intentó hacer el municipio de Santiago, que a comienzos de este año emitió un decreto en el que calificó esas acciones como especies perdidas. La Bolsa recurrió a la Corte de Apelaciones, la que resolvió que esa calificación la debía hacer un tribunal.

La defensa de la Bolsa

Hace un par de semanas, Elton y Cía. y la municipalidad presentaron sus respectivas demandas y ambas fueron asignadas al 27º Juzgado Civil de Santiago. Si la justicia falla en contra de la Bolsa, el mecanismo que establece la ley es que el municipio busque a los dueños de las acciones, principalmente a través de publicaciones en el Diario Oficial. Si después de un plazo no aparecen todas las personas que tienen derechos sobre esos bienes, el saldo debe ser rematado y eso se reparte entre la municipalidad y el aún desconocido denunciante.

A juicio del abogado de Elton y Cía., “lo Bolsa no ha hecho eso en 80 años. Uno tendería a exigirle una actitud más proactiva que la de un particular corriente. Nosotros no hemos sido capaces de encontrar ni un solo registro del que se pueda desprender que la Bolsa haya realizado alguna acción para tratar de ubicar a sus dueños”.

¿Cuál es el argumento de la Bolsa? Sus directivos les han asegurado a los abogados de Elton que no habría ninguna alternativa de llegar a algún acuerdo. “Lo que dice es que como las acciones están inscritas a su nombre, son propias”, afirma Alvarado.

Sin embargo, en una carta dirigida a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), el gerente general de la Bolsa, José Martínez, reconoció que “dichos valores son casi exclusivamente acciones inscritas a nombre de la Bolsa de Comercio de Santiago en los registros del respectivo emisor y pertenecen a terceras personas que las dejaron en custodia con anterioridad a 1981”. En la misma misiva asegura que la bolsa “no tiene conocimiento de la identidad de los dueños de los referidos, excepto del señor Cristián Solís de Ovando Lavín, que mantiene la custodia de esta entidad una letra de crédito hipotecario por un monto de .490.115”.

“En esa carta reconoce el dominio ajeno de estas acciones”, acota Alvarado. Consultados por LND, en la Bolsa de Comercio sólo se limitaron a decir que “no comentamos los temas legales”.

Varios dolores de cabeza les ha causado la controversia a los directivos de la principal plaza bursátil del país. Más aún después de que Elton y Cía. consultara a la SVS, hace dos semanas, acerca del tratamiento de los dividendos que han generado esas acciones. “No sabemos si su valor es nominal o está reajustado, no sabemos si está guardado en un cajón o en un depósito a plazo. Y si tiene algún tipo de reajustabilidad, ¿dónde se encuentra registrada?”, pregunta el abogado.

En Elton y Cía. aseguran que en la Bolsa hay contabilizados entre y mil millones en dividendos. Si se suman al valor total de las acciones, arroja un monto que bordea los mil millones: una fortuna abandonada nada despreciable.

AFP: US5 millones

Las platas sin dueño en las AFP son mil veces menos controvertidas que las de la bolsa, pero su monto es mucho más cuantioso: US5 millones acumulados a diciembre de 2009. Por cierto, sus dueños no son tan desconocidos, pero no las han cobrado. Se trata de los rezagos, que se generan cuando un empleador se equivoca al pagar las cotizaciones, haciéndolo en una AFP distinta de la que el afiliado se encuentra incorporado o cuando los datos de una cotización están incompletos o con información errónea.

El gerente de Estudios de la Asociación de AFP, Roberto Fuentes, explica que estas platas “no se pierden y se encuentran en el patrimonio del fondo de pensiones de la administradora que los recaudó equivocadamente, y están obteniendo la rentabilidad del fondo C de dicha administradora. Esas rentabilidades quedan cien por ciento para el afiliado”.

La superintendente de Pensiones, Solange Bernstein, agrega que los recursos que están en el fondo de rezagos “pertenecen a un trabajador y las AFP deben, mediante procesos internos y de consulta, identificar al dueño de la cotización. A su vez, la superintendencia tiene normado a las AFP para que mensualmente realicen cruces de información con el propósito de obtener los datos faltantes de la cotización y así acreditarla en la respectiva cuenta personal o traspasarla hacia la AFP que registra al trabajador”.

Las AFP realizan todos los meses procesos de regularización de estos rezagos y, además, se reúnen entre ellas con el fin de intercambiar las platas, explica Roberto Fuentes. De esa forma, de los US4 millones en rezagos que se registraron en 2009, según la asociación de AFP, la gran mayoría fueron regularizadas. Sin embargo, Fuentes aclara que existen otras que históricamente ha costado más identificarlas. Son esas las que se han ido acumulando durante casi 30 años y que hoy alcanzan los US5 millones.

El presidente de la CUT, Arturo Martínez, es uno de quienes ha insistido en que esa millonada olvidada en las AFP pueda ser utilizada en beneficio de los trabajadores, que son quienes cotizan en el sistema de pensiones. Así lo ha hecho ver en instancias como la Comisión Asesora para la Reforma Previsional.

“La AFP tiene la misión de encontrar a los dueños, pero hay fondos que pese a los esfuerzos no se han podido ubicar. Entonces es una cantidad importante. Y si en cierto número de años no se ubica al dueño, podrían pasar para capacitación laboral o algún programa social que favorezca a los trabajadores y no que sigan usados y administrados por las AFP. Qué sabe uno qué tan acabada es la búsqueda y qué están haciendo con los fondos”, plantea el presidente de la CUT.

Según Roberto Fuentes, en los últimos años “los rezagos se han minimizado bastante, ya que con la recaudación electrónica a través de Previred y otras entidades se eliminan los errores. Ahí la información de la cotización tiene procesos de validación de datos previos al pago. Hoy el 85% de las cotizaciones mensuales es realizada en forma electrónica y los rezagos que se generan son producto, en su gran mayoría, del pago de cotizaciones manual con el uso de planillas en papel”. Pese a los avances, ahí están esos US$ 225 millones, sin dueño conocido y esperando ser reclamados.

Depósitos olvidados

“En los bancos hay 12 mil millones de pesos olvidados”. La mención de esa sola frase en la prensa el pasado 19 de abril bastó para que el sitio web de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) colapsara. ¿La razón? Los miles de chilenos averiguando si eran dueños de una parte de la plata de las acreencias bancarias afectas a caducidad.

Su origen está en aquellas acreencias que no registren movimiento durante dos años, como los depósitos a plazo fijo o a la vista. Ahí están excluidas las cuentas de ahorro, los depósitos renovables, las boletas de garantías y las sumas recibidas por cheques viajeros. “Transcurrido ese período, cada banco tiene que formar una lista con esos depósitos. Todos los 31 de enero los bancos realizan este proceso”, explica Carolina Álvarez, abogada de la SBIF.

Esa publicación -que incluye sólo las acreencias superiores a 5 UF- se hace en el Diario Oficial y se realiza individualizando a la persona dueña, la fecha de origen de la acreencia, la última dirección conocida por el banco, origen del crédito y el monto exacto. Las que no superan el monto señalado se encuentran en un listado que debe estar en la casa central de cada banco. Si en tres años transcurridos la publicación de esos depósitos nadie los reclama, pasan a ser parte del Fisco y son transferidos a éste a través de las tesorerías regionales y provinciales.

Para aumentar la publicidad de este proceso, y como forma de que más personas puedan ver si son dueñas de una parte de esta “fortuna sin reclamar”, desde 2005 la SBIF creó un buscador en su web -www.sbif.cl- para que las personas puedan encontrarse en estas listas con sólo poner el nombre y, si amerita, poder requerir el pago de su tajada al banco.

Tanto fue el entusiasmo este año que, cuando la prensa informó acerca de los mil millones olvidados, los chilenos se volcaron a la web de la superintendencia para saber si les correspondía parte de esta fortuna. El día antes que se diera a conocer el monto total, el 18 de abril de este año, la web recibió apenas 2.539 visitas. Sin embargo, el 19 subió a 42.601, el siguiente a 162.453 y el subsiguiente la locura se incrementó a 206.147 visitantes diarios, provocando que se “cayera” el sitio de la entidad fiscalizadora. Esa locura demuestra el interés y la proactividad del chileno cada vez que se entera de que en alguna parte hay una suculenta fortuna olvidada y que, más encima, está a la espera de que alguien la reclame. //LND

Los mil millones olvidados de los cesantes

Los fondos del seguro de cesantía también tienen sus rezagos. Por cierto, el monto es bastante menor que los que se producen en las AFP. A junio de 2010, este ítem alcanzaba los .835 millones, que equivalen al 1,6% del patrimonio del fondo del seguro de cesantía.

El origen de estas platas tiene diversas fuentes. Algunos corresponden a pagos mal hechos por los empleadores, sobre todo cotizaciones sobre el porcentaje legal, y otras que se realizan a pensionados, los que no están cubiertos por el seguro de cesantía, lo que muchas veces desconocen los empleadores.

En ese caso, la Administradora de Fondos de Cesantía (AFC Chile) les comunica mensualmente a las empresas y a los pensionados que se cometieron errores y que pueden retirar esas platas. “Pero los empleadores son súper remolones, ya pagaron y les da lo mismo cobrar. Además, son montos súper pequeños individualmente. En el caso de una empresa grande, reconocer por parte del empleado de RR.HH. que se equivocó es súper complicado y le es mejor hacerse el leso. Por eso solicitan muy poco la devolución”, sostiene el gerente general de AFC Chile, Patricio Calvo.

En el fondo de rezagos también se incluyen aquellas platas de cotizaciones que tienen otros errores, como nombres o RUT mal escritos, imposibles de reconocer. En la AFC Chile, el 50% del personal que trabaja en los procesos de recaudación realiza labores de aclaración y devolución de rezagos, para mantenerlos en niveles bajos.

Sin embargo, las cotizaciones pendientes de devolución, han experimentado un crecimiento significativo, fundamentalmente porque los empleadores no solicitan su devolución. La administradora realiza cerca de 35.000 comunicaciones a empleadores al año, de las cuales no más de mil, responden para aclarar la cotización o solicitar su devolución.

Calvo admite que en muchos errores es imposible identificar al cotizante. “Así se va generando un remanente que queda ahí eternamente y no hay ninguna manera de saber quiénes son sus dueños”. Y, por cierto, también está a la espera de ser cobrado.


El ‘botín’ de la Bolsa de Valparaíso

Se desconoce el monto. De hecho, los detalles de la operación son bastante confusos. Es poca la claridad, pero buscando fortunas abandonadas que nadie ha cobrado, varios sacan a colación el particular traspaso que se realizó en la Bolsa de Valparaíso en 2001.

En la prensa de esa época se consigna que la bolsa porteña “tuvo que inscribir a su nombre acciones que no forman parte de su patrimonio, para efectos financieros”. En un artículo de El Mercurio del 14 de abril de ese año se relaciona ese traspaso con supuestas complicaciones de esa plaza bursátil. “Para que una Bolsa de valores pueda funcionar como tal, debe contar con 30 mil UF como patrimonio, y sin estas acciones inscritas a su nombre habrían estado -en la Bolsa de Valparaíso- bajo el patrimonio”.

Investigando la situación de las acciones sin dueño de la Bolsa de Comercio de Santiago, los abogados de Elton y Cía. también dieron con este caso. Gonzalo Alvarado sostiene que “es un antecedente para el caso que estamos trabajando. Es el mismo origen, acciones que ellos denominaban acciones históricas. Y en una sesión de directorio del año 2001, a través de un informe que les hace una auditoría externa, deciden comenzar a contabilizar esas acciones históricas como propias”.

El presidente de la Bolsa de Valparaíso, Carlos Marín, en esos años ya pertenecía al directorio de la entidad. Asegura no recordar los detalles ni el monto de la operación. En lo que más insiste es en defender la legalidad del traspaso: “Era un monto muy menor. Por cierto, mucho menos que el de la Bolsa de Comercio. No lo recuerdo y no quiero decir una cifra que no corresponde. Siempre la Bolsa había sido la dueña de esas acciones, en algún momento no se incorporaron al inventario, pero se hizo en 2001. Por lo demás, hubo un dictamen de la Corte de Valparaíso que resolvió el tema. Y quiero aclarar que ese año la Bolsa no tenía ningún problema patrimonial, no tiene nada que ver una cosa con la otra”.

En Elton y Cía. no descartan que en el caso de los mil millones olvidados en la Bolsa santiaguina pueda suceder algo similar. “Sin poner en duda la respetabilidad ni la solvencia ni de la gente de la Bolsa de Comercio, puede pasar que de repente estas acciones pasen a ser parte del patrimonio particular de la bolsa sin mayores explicaciones y creemos que a través de este procedimiento -la demanda civil- se puede evitar”, plantea Gonzalo Alvarado.

//
 
23/08/2010 14:59. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Economía

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
www.webstats4u.com