Facebook Twitter Google +1     Admin

Centros Chilenos en el Exterior


http://centroschilenos.blogia.com

Bienvenidos al sitio Centros Chilenos en el exterior. Estamos construyendo un espacio para que ustedes puedan mostrar sus actividades culturales y sociales o anunciar la concreción de las mismas. Por favor, envíen sus notas a esta dirección: arischar@yahoo.com.ar. Los saludas cordialmente Arístides Chamorro Rivas.

SUBE TU CURRICULUM VITAE a este Blog utilizando el comando "Publicar Artículo"

"El hombre no puede ser separado de Dios, ni la política de la moral": Santo Tomás Moro

Cel. de Contacto 54 9 2966 473910 (Argentina)

Temas

Archivos

Enlaces


CHILE:

Londres 38 abre debate sobre la memoria histórica

Por Jorge Escalante
La Nación, Sábado 18 de Febrero de 2006

El caso del ex centro de torturas de la DINA obliga a la reflexión 
sobre la memoria histórica en Chile, resultando útil seguir mirar el 
ejemplo de Alemania, un país donde se ha aprendido a convivir con el 
pasado.

Todo indica que la mejor solución para rescatar la casa ubicada en 
Londres 38 de las manos de sus actuales dueños es que el gobierno 
decida comprar la propiedad declarada monumento histórico, pues si el 
Instituto O´Higginiano insiste en venderla, como lo intenta con un 
fracasado remate, el Estado tiene la primera prioridad en adquirirla.

El paso siguiente es que el ministerio de Bienes Nacionales la 
entregue en comodato a las organizaciones de familiares de las 
víctimas de la dictadura y sobrevivientes, para que hagan del ex 
centro de tortura de la DINA un lugar de la memoria histórica.

Esta es la vía más directa para rescatar la residencia situada en el 
centro de Santiago, sugerida incluso por autoridades de gobierno. El 
vocero del Ejecutivo, Osvaldo Puccio, fue el primero en hablar del 
asunto y dijo que "es un tema que vamos a ver con seriedad y se 
está estudiando. Hay plazos legales, hay condiciones que establece la 
ley que tendrán que cumplirse". Los argumentos son que se trata 
de "una propiedad resguardada porque tiene un valor muy importante 
para Chile, para su memoria, para testimonio de las nuevas 
generaciones sobre cosas atroces que pasaron en este país y que no 
queremos nunca más se repitan".

Sobre los 250 millones de pesos que pide por la casa el ex 
vicecomandante en jefe del Ejército de Pinochet, general (R) 
Washington Carrasco, presidente del instituto de clara raigambre 
militar, los organismos de DD.HH. estiman que es una cifra que "se 
podría discutir".

Lo anterior, porque la residencia no le costó a este instituto ni un 
peso, pues en 1978 la recibió gratis por decreto de Pinochet y su 
ministro del Interior Sergio Fernández, luego de confiscársela al 
Partido Socialista.

Alemania, cuestión de fondo

Pero algunos consideran que, detrás de este conflicto, hay una 
cuestión más de fondo. Y se preguntan ¿qué es la memoria 
histórica de un pueblo? ¿Es posible construirla sin quedar atrapado 
en el tiempo del dolor y la tragedia? ¿Es necesario seguir recordando 
tanto crimen, o más vale olvidar para siempre y perdonar a los 
criminales, aunque sea mediante una amnistía? ¿Cómo se une la 
memoria histórica con el desarrollo de una nación, su presente y 
futuro?

Estudiosos de la compleja materia recomiendan mirar hacia Alemania. 
Ese es el país considerado modelo en este ámbito, a pesar de que 
también vivió períodos de negación y ocultamiento, sobre todo en 
la primera época después del fin del nazismo en 1945.

Sin embargo, especialmente después de la reunificación tras la 
caída del muro de Berlín en 1989, Alemania fue encontrando el camino 
para resguardar la memoria de la historia, para que nadie nunca 
olvide la tragedia y se aprenda a vivir con ella.

Y que se sepa, Alemania no es un país que se hundió en la miseria, 
ni humana ni material, ni valórica, por fundar el concepto del 
Verarbeitung der vergangenheit: la elaboración del pasado en 
relación al presente y futuro.

Holocausto, 1980

Las dos Alemania se remecieron cuando, treinta y cinco años después 
del fin de la guerra, se exhibió en 1980 el film estadounidense 
"Holocausto". Los hijos preguntaron a sus padres por qué les 
habían ocultado la verdad de las masacres. Se debatió intensamente, 
y al final los alemanes sintieron que eran más culpables, pero a la 
vez más conocedores de la verdad. También pudieron mirar a los ojos 
a la generación engañada, y a sus vecinos, Francia, Bélgica, 
Holanda, los países del este, e incluso a soviéticos, ingleses e 
italianos.

Treinta y cinco años después del film "Holocausto", las Alemania 
seguían, o tal vez recién entraban en el espacio desde donde se 
podía construir la memoria histórica de una manera sólida, más 
lejos de la inmediatez del sufrimiento. En el caso de la desaparecida 
República Democrática Alemana (RDA), su interesada exacerbación del 
recuerdo "antifacista", le sirvió para ocultar también a su 
pueblo el sometimiento mediante un sistema opresor y policial.

Alemania reunificada tuvo éxito en la búsqueda de la elaboración de 
su pasado trágico, para superarlo definitivamente sin olvidarlo más. 
No hubo olvido, la primera condición para perdonar. Respecto a la 
justicia, si bien la Alemania post guerra fue débil en alcanzarla y 
por muchas décadas asesinos y sus cómplices se pasearon por las 
calles, varios ocultos en una nueva identidad, al menos existió el 
juicio de Nüremberg.

Sesenta años después del nazismo, Alemania está llena de 
monumentos, lugares, museos, archivos (incluyendo los de la Stasi, la 
ex policía secreta de la RDA), centros de estudio, recordatorios, 
fechas y cada vez más obras de teatro y películas en honor a la 
memoria histórica de ese pueblo. Aunque ese mismo pueblo y su 
iglesia, especialmente la católica, brindaron todo su respaldo al 
Führer, y con ello facilitaron la instauración del terror y el 
exterminio de millones de personas.

De regreso

Volviendo a Chile, se aprecia que, de Alemania, hay mucho que 
aprender. La diferencia, tal vez, es que recién la dictadura de 
Pinochet terminó hace quince años, y el dictador y sus servidores 
aún viven, algunos de ellos blindados de fuero y activos en la 
política nacional, y se mantiene la herencia de leyes como aquel 
curioso sistema electoral donde muchas veces ganan quienes tienen 
menos votos.

Por otro lado, a pesar de los juicios que se instruyen contra los 
culpables de las violaciones a los derechos humanos, todavía dentro 
de algunas instituciones se oculta información, se protege a los 
asesinos, y se presiona a jueces y policías para que favorezcan a los 
imputados.

Por ello, quienes comienzan a hablar de construir memoria histórica 
en Chile, aparecen como pájaros raros, provocadores, resentidos y 
activistas ideológicos malditos, que atentan en contra de una 
reconciliación, que, como se ve, está muy lejos de alcanzarse. La 
sangre aún está tibia, lo que no puede impedir que la memoria 
histórica chilena se construya, paso a paso, hasta reconciliar al 
país.

Fuentes de gobierno indican que es posible buscar una solución para 
que Londres 38 se convierta en uno de aquellos pasos, como lo fue 
Villa Grimaldi y su Parque de la Memoria.

19/02/2006 14:11. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Derechos Humanos

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
www.webstats4u.com