Facebook Twitter Google +1     Admin

Centros Chilenos en el Exterior


http://centroschilenos.blogia.com

Bienvenidos al sitio Centros Chilenos en el exterior. Estamos construyendo un espacio para que ustedes puedan mostrar sus actividades culturales y sociales o anunciar la concreción de las mismas. Por favor, envíen sus notas a esta dirección: arischar@yahoo.com.ar. Los saludas cordialmente Arístides Chamorro Rivas.

SUBE TU CURRICULUM VITAE a este Blog utilizando el comando "Publicar Artículo"

"El hombre no puede ser separado de Dios, ni la política de la moral": Santo Tomás Moro

Cel. de Contacto 54 9 2966 557877 (Argentina)

Temas

Archivos

Enlaces


Se muestran los artículos pertenecientes al tema Ricardo Lagos.

Estoy orgulloso de lo que hemos hecho en estos veinte años

20071223183555-lagos.jpg

 La Nación Domingo 

 Domingo 23 de diciembre de 2007   

 Por Boris Bezama y Mirko Macari

El ex Presidente Ricardo Lagos defiende la obra de la Concertación

Negándose a entrar a los dimes y diretes políticos, el ex gobernante califica de "secundario" el reproche sobre la falta de institucionalidad que hizo la Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados sobre el Transantiago. Prefiere "pasar" a la hora de referirse al diputado Patricio Hales, y habla duro contra quienes, dentro del oficialismo, no reconocen los logros de la coalición. "Lo que ha ocurrido con el Transantiago es una sombra en medio de la luminosidad", advierte.

Foto: De Gastón Flores.

Algunos dicen que a Lagos se le pasó la micro. Otros que se quedó abajo del tren. Pero la verdad es que el ex Presidente va como avión. Y literalmente, arriba del avión. Eso al menos en lo que se refiere a su rol como delegado especial de Naciones Unidas para el Calentamiento Global, así como el de presidente del Club de Madrid y una serie de otras actividades que lo tendrán viajando a full durante 2008. Son esos temas, los grandes temas, los que, dice, le importan. "Ningún periodista me preguntó por la Cumbre de Bali, de donde vengo llegando, y en la que pasaron cosas muy importantes". Es cierto. Por algo Chile queda donde se acaba el mundo, y para nosotros la noticia ha sido que él rompió el silencio respecto de la trifulca política en torno al Transantiago. De esta y otras minucias locales la pequeña historia, la denomina él se hace esta entrevista, en la voz más esperada durante los últimos dos años.

-¿Qué no sabe la gente de lo que ha pasado dentro de Ricardo Lagos en esta semana, en que se aprobó el informe de la Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados sobre Transantiago?
-Esta semana no ha pasado nada en particular. Ver que una cosa tan importante, como es el sistema de transporte público de la capital, sigue sin funcionar bien, y que eso afecta a la dignidad de la gente en su vida cotidiana, y por lo tanto da dolor, pena.

-Pero sí hay una fuerte tensión política por este asunto.
-Porque la derecha quiso que fuera el centro, pero el centro no es Ricardo Lagos. Cuando se dice "estas personas son responsables", no se trata de Ricardo Lagos, lo que aparece allí es algo muy distinto.

-Perdón, pero fueron los propios parlamentarios de la Concertación los que (se adelanta a responder)
-Ellos dijeron algo: se reprocha el tema de la institucionalidad. Eso es lo que dicen, ¿no? Usted me excusará, pero desde mi punto de vista es algo absolutamente secundario. Otra cosa es decir: mire, en un país no es el Gobierno central, no son el Presidente de la República y sus ministros los que están encargados de esto, es el gobierno de la ciudad el que está encargado del transporte. Los grandes centros urbanos no tienen una autoridad urbana, ese es el problema de Chile y a eso está apuntando el informe. Pero sí coincido en que los nuestros cayeron en terminar discutiendo al final a favor o en contra de Lagos. Parece que la figura de Lagos es un poco fuerte.

-¿Y qué sintió? ¿Rabia, pena, frustración, ingratitud ?
-Ninguna de esas cosas. La política es como es, nada más.

-Se ha comentado mucho sobre la relación de cercanía que tiene usted con Patricio Hales, el presidente de la comisión.
-Paso.

-La primera vez que usted rompió el silencio dijo que cuando se diseña no se puede prever todo. Pero el informe de los ingenieros de la Universidad de Chile, publicado por "El Mercurio" el domingo pasado, asegura que el plan de transporte era "premeditadamente" erróneo.
-No voy a entrar en esos detalles y en esos informes. Ni siquiera lo leí.

-¿Ni siquiera lo leyó?
-No. No vale la pena.

-Está el argumento de que todo se planificó privilegiando el interés de los privados, y que esto es causa de la tecnocracia neoliberal de la Concertación, como la denominó Carlos Ominami.
-Yo hice una declaración y ahí está lo que tengo que decir sobre el Transantiago, la hice a la comisión. ¿O soy comentarista de otros comentaristas?

-¿Pero en qué cree que se equivocaron los diputados de la Concertación que redactaron el informe aprobado?
-¡No quiero entrar en eso! Hice una declaración a la comisión y todo lo demás es parte del cotilleo cotidiano. Tengo otros temas.

-Pero por algo decidió romper su silencio y hablar en este minuto.
-Pero de las cosas que a mí me interesa hablar.

-Su hijo dijo que hubo un "laguicidio" en la Comisión del Transantiago. ¿Quiénes realizaron ese "laguicidio"?
-No sé si usar esas mismas expresiones. Hace muchos años, desde que desenmascaré a la derecha, que apunté con el dedo a Pinochet, están tratando de hacer lo mismo. Pero la impronta de lo que he hecho creo que es algo que ya existe.

-¿Usted cree efectivamente que se ha asesinado su imagen?
-No quiero usar esa palabra tan fuerte. El defecto de la política chilena es que hay demasiada crispación. Se pierde el respeto en las palabras y yo no voy a caer en eso.

-¿Qué le parece que los presidentes de los partidos de la Concertación llamaran a votar favorablemente el informe?
-Cada uno toma las posiciones que le parece. Cuando tengo interés en comentarlas las comento, si no me las guardo.

-Pero usted, en la carta que mandó al PPD, dijo que no se está defendiendo la obra de la Concertación.
-La carta que mandé no tiene nada que ver con este tema.

-¿Cómo debe interpretarse, entonces?

-Ha pasado en el último tiempo que buena parte de la gente de la Concertación no cree en lo que hemos hecho estos veinte años. No están convencidos. Y en estos veinte años le hemos cambiado el rostro a Chile. Tenemos otro Chile. Hemos hecho, en materia de derechos humanos, lo que ningún país del mundo ha hecho. En estos veinte años cambiamos buena parte de los enclaves autoritarios, nos queda la reforma del binominal. En estos veinte años fuimos capaces de plantear una política exterior digna y decir no a la guerra con Irak. En estos veinte años la línea de pobreza bajó de 38 a 13 puntos. En estos veinte años hicimos un Plan AUGE y le cambiamos el rostro a la infraestructura física de Chile. En estos veinte hemos puesto al ser humano en el centro de las preocupaciones. Me creo lo que hemos hecho y estoy orgulloso de eso. Y como dije en la carta al PPD, lo que ha ocurrido con el Transantiago es una sombra en medio de la luminosidad de lo que se ha hecho en estos veinte años. Si la clase política no se lo cree, con qué fuerza va a pedir entonces un nuevo mandato. Se es Gobierno a partir de lo que ya se hizo, y porque cambiamos a Chile tenemos que tener un discurso distinto en lo que sigue para adelante, después de cuatro gobiernos de la Concertación exitosos. Vea usted lo que pasó en medio de la crisis internacional financiera, en que los bancos están teniendo tremendas pérdidas. ¿Qué le ocurre a Chile? Le subieron el ranking, ¿no es verdad? Y eso, que da para un titular grande, enorme, pasa. En este país, es triste decirlo, pero son pequeñas piedrecitas de oro que aparecen, y nadie las compra. Nadie las constata, no existen.

-¿Ese es un síntoma de provincianismo de la clase política chilena?
-Es un signo de no querer creer lo que estamos haciendo. En el mundo nos miran, nos imitan. ¿Usted cree que cuando escribí la carta, al correr de la pluma, estaba pensando en el Transantiago? No, hice una reflexión sobre el Transantiago, que lo que allí ocurría no obnubilaba. Y eso es lo básico, eso es lo que siento, y eso lo expreso con fuerza, como lo estoy haciendo en este momento. Pero eso es lo que me preocupa. Un cierto sopor, y al frente ¿qué es lo que hay? Una derecha que piensa en el desalojo. Yo sé que alguien dijo que en España sacaron a Felipe González del poder con un diario, "con unos escándalos menores pero que los pudimos magnificar". Se dijo: "Acá tenemos dos diarios".

-¿Cuál cree usted que es la causa de ese sopor?
-Pregúnteles a ellos, yo lo estoy constatando. Algunos creen que pueden llegar un poco más allá, mi amigo. Y no se dan cuenta que para llegar un poco más allá, primero hay que haber llegado donde estamos ahora.

El bajo nivel de la política

-Usted quiere hablar de futuro. ¿Cuáles son entonces los desafíos del oficialismo para reencantar al electorado?
-Usted va a tener una sociedad más solidaria o menos solidaria, va a tener una sociedad más europea o más americana, con seguros privados en todo. Ningún país desarrollado tiene una tasa tributaria del 18%. Esos son los debates que Chile va a tener que enfrentar. Si vamos o no a tener política demográfica, pues con la actual tasa de fertilidad Chile va a disminuir su población. Tenemos que abordar cómo somos capaces de aprovechar los acuerdos comerciales que nos dan acceso a un mercado prácticamente infinito, pero eso implica hacer una fuerte inversión en ciencia, tecnología, aumentar productividad, que es lo que hacen los países modernos hoy. Y tenemos un talón de Aquiles importante ahí.

-Francisco Vidal dijo hace un tiempo que el desorden en la Concertación no daba para más, y que de seguir así la derrota electoral era lo esperable. ¿Ese es también su diagnóstico?
-Es la chimuchina cotidiana a la cual usted se está refiriendo. Que el desorden, que esto, que lo otro. No hay un sentido de propósito común. Y eso, claro, afecta mucho.

-Usted habla de los mismos temas que viene hablando el senador Flores hace rato.
-Del futuro tiene que hablar cualquier señor que esté en la vida pública.

-¿Sigue siendo amigo de Flores?
-Desde que se fue no he tenido contacto con él, no lo he visto, pero no por eso se deja de ser amigo de las personas.

-Él dice, cuando crea ChilePrimero, que la Concertación está agotada para estos desafíos de futuro.
-Lo que acabo de decir respecto de la Concertación indica que yo no creo en ese diagnóstico.

-¿Plantea una reinvención de la Concertación?
-No se trata de reinvención, se trata simplemente de ponerse al día. Tenemos que pensar, a partir de las políticas hechas en los últimos veinte años, el desafío para los próximos veinte.

-¿Hay muchos proyectos personales en la Concertación?
-Hay mucho de eso.

-¿Y cómo se lidia con esa nueva realidad?
-Los jefes de partido son los que tendrán que ordenar eso.

-Pero usted ha sido líder de la coalición, pensará en algo.
-Claramente.

-Por algo manda su carta al PPD
-No, no, no, mando la carta al PPD porque me la pidió Sergio Bitar. Yo había sido el fundador de ese partido y estaban celebrando veinte años de su fundación. Es una razón bien concreta. No es que ande mandando cartas por la vida.

-¿Y cuál es el origen de esta paradoja de que la Concertación por primera vez tenga mayoría nominal en el Congreso y no la haga efectiva?
-Yo creo que perdió la mayoría. En el Senado no tiene mayoría por las razones que usted ha dado.

-¿Este desorden en el oficialismo es causa, por ejemplo, de que Codelco y la Dirección del Trabajo zanjen diferencias en los tribunales pese a que ambos, al final, tienen el mismo jefe?
-Los ex presidentes somos cuidadosos para hablar del Gobierno que sigue a nosotros. No pretenda que me transforme en comentarista del Gobierno actual.

-Usted dijo en la televisión que está preocupado del nivel de la política. ¿A qué se refiere?
-Estoy preocupado de que en este país se le está perdiendo el respeto a las palabras. Y en democracia el respeto a las palabras es esencial, porque es una forma de entenderse.

-¿En qué piensa cuando dice eso?
-Los epítetos. A usted lo nombran ministro y en vez de desearle que le vaya bien, el primer día salen con un montón de epítetos de grueso calibre. Eso no lo había visto en el sistema político chileno.

-¿Su preocupación por el nivel de la política sólo tiene ese caso a la vista?
-¿Le parece poco? Creo que es una cosa mayor. La derecha piensa en lo que se llama la política negativa: usted destruye a su adversario. Es el caso del candidato Kerry, en Estados Unidos, el héroe más condecorado de Vietnam, y usted empieza durante un mes a decir que a tres señores los dejó botados en la guerra, y destruye al héroe más condecorado de Vietnam. Y todos sabemos que es así, ¿verdad? Todos sabemos que es una construcción publicitaria. Eso es lo que me preocupa.

-Eso se hizo también para el tiempo del Sí y el No con usted.
-Sí, por supuesto. Uno piensa que esas cosas han quedado en el pasado. Toda la derecha que se dice que tuvo que ver en el famoso episodio en el cual introdujeron a mi primera señora, que en paz descanse, en la franja del Sí, ha desfilado después diciendo "yo no fui, señor".

-Pero eso es en la política en general. No sólo la derecha usa esos métodos.
-Quisiera una elevación en el sentido del debate político. Que se debatan ideas. ¿Usted ha visto debate de ideas últimamente? A veces se dice cuál es el rol que debe tener Codelco; pero muy poco

-Y a veces algunos hablan de la necesidad de corregir el modelo, como Adolfo Zaldívar.
-Ojalá haya un debate sobre el modelo. Sería muy bueno un debate en serio.

-¿Y por qué la clase política chilena no está a la altura para debatir ideas entonces?
-Creo que es una mezcla. Mucha farándula. Alguien decía una vez que es el problema de la cuña televisiva. Usted tiene que hablar en 30 segundos. Cuesta desarrollar ideas en 30 segundos.

-Esa es la lógica en todo el mundo.
-Pero un debate entre Sarkozy y Ségolène Royal es un debate de ideas. Ahí hubo ideas en la mesa. No es que no pueda haber un debate de ideas también acá en Chile

-¿No será la falta de ideas una consecuencia del agotamiento de una coalición que va a cumplir veinte años en el poder?
-¿Por qué va a estar agotado? ¿De dónde saca usted los agotamientos? En lo que tiene razón es que en el tiempo se ha renovado poco la elite dirigente de la Concertación. Eso es cierto. Y eso tiene mucho que ver con el sistema político nuestro. Usted fíjese en la renovación de cuadros políticos europeos, la rapidez con que surgen nuevos liderazgos. Un David Cameron en Inglaterra, un Tony Blair en su momento respecto de lo que había antes, ¿verdad?

-Los analistas atribuyen ese anquilosamiento de la elite dirigente, entre otras cosas, al excesivo presidencialismo, del que su Gobierno fue emblemático.
-Fíjese que cambié dos veces los intendentes por intendentes jóvenes, para introducir nuevos rostros. Y en eso no tiene nada que ver el sistema presidencial. El presidencialismo tiene que ver con otros problemas, pero no con eso.

-¿Y con qué tiene que ver, entonces?
-Si es más adecuado un sistema presidencial o un sistema parlamentario. Si me pregunta, siempre he pensado que el más adecuado es uno semipresidencial o semiparlamentario, con la figura de un Presidente o Jefe de Estado, y un Primer Ministro como Jefe de Gobierno. Pero no hay condiciones políticas para hacer eso en Chile.

Las obsesiones de este país

-Usted dijo que las responsabilidades las evalúa la ciudadanía en las urnas. ¿Espera que la suya en el Transantiago sea medida de la misma manera?
-No es la mía. Uno representa una corriente, y por lo tanto eso es lo que mide la ciudadanía. Claro, por supuesto, si fuera candidato a concejal por Santiago, sí, en eso consiste la democracia y la responsabilidad.

-Por lo tanto, usted cree que en las municipales el electorado va a cobrar esa responsabilidad.
-Siempre se hace, no es que yo crea. Cuando usted va a votar a la urna, ¿qué es lo que hace? A ver, esta gente cómo lo ha hecho, si sigue o no, que venga otro mejor

-Por primera vez su esposa dijo que usted es quien debe resolver si quiere volver a La Moneda. Al parecer, ya le están dando permiso en la casa.
-Normalmente, todos los temas en mi familia los hemos conversado. Cuando tuve que tomar la decisión, hace más de 25 años, de dejar mis actividades profesionales y encabezar al Partido Socialista en la coalición, la primera contra Pinochet, la Alianza Democrática, en ese entonces lo conversé con mi familia, porque era un paso muy importante. Y me dijeron que lo diera. De manera que la familia juega un rol.

-La pregunta es si va a ser nuevamente candidato presidencial.
-No está en mis planes ser candidato.

-Es necesario clarificarlo, porque hay muchos ciudadanos chilenos que quieren saber.
-Deje a los ciudadanos que sigan preocupados. No voy a hablar del tema. No me interesa hablar del tema, hay determinadas obsesiones en este país

-Una de esas obsesiones es Ricardo Lagos. Usted mismo lo decía.
-No creo que sea una obsesión Ricardo Lagos, pero he llenado un espacio en la política.

-¿Sigue creyendo que hablar de candidaturas perjudica a la Presidenta Bachelet?
-Por supuesto.

-¿Marzo de 2009 es su plazo para que se definan los que corren?
-Me parece normal ese plazo. Fíjese que en los regímenes parlamentarios, las campañas no duran más de un mes, más que suficiente para decidir las propuestas de unos y otros.

-¿Y por qué aquí siempre se especula por tanto tiempo?
-Porque nos gusta la "petit histoire".

-A propósito de candidatos, cuando estaba en el MOP hubo una fuerte presión para que abandonara el ministerio. ¿Cree que eso es lo que está pasando con José Miguel Insulza, luego que un asesor republicano dijera que la OEA había perdido peso con él?
-Eso forma parte de la campaña de imagen que le estoy diciendo.

-¿Por qué la política está tan atenta de la imagen y tan poco de los contenidos?
-Se piensa que eso llega más, que es más fácil. Para el contenido hay que tener ideas.

-¿Son pocos los políticos con ideas en Chile?
-Si las tienen, por lo menos no las expresan públicamente.

GOBERNAR EL CALENTAMIENTO GLOBAL

–Se dice que esta semana usted volvió a la política nacional, que ahora tendrá más protagonismo interno. ¿Su agenda internacional seguirá full?

–Mucho. Te muestro el calendario de los días que tengo que estar fuera de Chile, son muchos. En enero tengo que salir el día 9 a Barcelona y después a Tokio a una reunión de la Comisión Mundial de la Salud. Después tengo que ir a México, al Tecnológico de Monterrey, y tengo que seguir a Mónaco, donde hay una reunión sobre un tema medioambiental donde voy como presidente del Club de Madrid. Y a comienzos de marzo tengo una cosa en Estados Unidos, y así se va haciendo la agenda pa’ delante.

–Y viene llegando de Bali, donde fue la Cumbre sobre Cambio Climático.

–Creo que lo que pasó en Bali es tremendamente importante, porque por primera vez el ser humano, en 2007, reconoció el peligro, lo aceptó, lo que ha pasado es culpa nuestra. Pero nunca en la historia de la humanidad el ser humano se ha preguntado por un tema que no reconoce fronteras, como es el calentamiento global, y nunca el hombre se ha planteado un tema que obliga a gobernar colectivamente. Pensaba en mi nieta para el 2050, porque el 2050 se supone que tenemos que reducir a la mitad las emisiones respecto de las que teníamos el año 90. Tremendo desafío. Yo no voy a estar. ¿No te parece trascendente ese desafío?

–¿De verdad cree que se puede frenar el calentamiento global?

–Pero claro, si no lo creyera no estaría donde estoy metido. El ser humano es capaz de llegar a la Luna, y también es capaz de hacer esto.

 

 

23/12/2007 14:35. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Ricardo Lagos No hay comentarios. Comentar.

Ricardo Lagos: "Ya pasó la etapa de una misma receta para todos"

20070311022118-lagos.jpg

Foto: Ricardo Lagos, socialista, hizo gala de pragmatismo mientras gobernó Chile.

El ex presidente chileno Ricardo Lagos, actual presidente del Club de Madrid, analiza en entrevista con DW-WORLD la gira de George Bush por América Latina y las diferencias que impiden ver a la región como un todo.

El presidente estadounidense, George W. Bush, inicia una gira por varios países de América Latina, donde seguramente habrá protestas en su contra. De acuerdo con la revista Times, en Latinoamérica Bush tiene la peor fama de todos los gobernantes del mundo. ¿En qué medida es él mismo responsable de su negativa imagen?

Esto tiene que ver probablemente con elementos propios de la región pero, en este caso, creo que en ello incide más la percepción que hay de la política exterior que ha seguido el presidente Bush, particularmente en relación con el tema del Medio Oriente y en el conflicto de Irak y Afganistán, específicamente. El presidente Bush tuvo un alto apoyo internacional inmediatamente después del atentado terrorista del 11 de septiembre a las torres gemelas en Nueva York y el ataque al Pentágono en Washington. Sin embargo, esta comprensión para con el pueblo estadounidense por la situación difícil que estaba pasando, se dilapidó después por la forma en que se enfrentó la amenaza terrorista, por haber actuado al margen del sistema de Naciones Unidas en el caso de Irak. Como alguien me dijera: "tal vez van a ganar la guerra, pero van a perder la paz". Y creo que, a cuatro años de aquello, esa operación en Irak le está pasando la cuenta. Creo, por lo demás, que eso no es exclusivo de América Latina. Ocurre también en otras partes del Mundo.


La Administración Bush también descuidó un tanto a la región. Esta es apenas la segunda visita de Bush a Latinoamérica...

Como presidente, me tocó entrevistarme con el presidente Bush antes de los atentados y mi impresión es que él tenía en mente dedicarse bastante a esta región. Pero la verdad es que después del 11 de septiembre del 2001 toda la agenda internacional fue capturada por aquello y, a partir de ese momento, yo diría que América Latina dejó de estar en los radares de la Casa Blanca. También es cierto que el presidente buscó, como una forma de acercamiento, un acuerdo de libre comercio de las Américas. Sin embargo, creo que el error estuvo en no comprender que un acuerdo que no dé cuenta de las diferencias entre los países es casi imposible. Un acuerdo de libre comercio con un país como Brasil, con un mercado tan grande, es absolutamente distinto de un acuerdo con alguno de los pequeños países del Caribe, que suman en total 15 millones de personas... Por lo tanto creo que este viaje, que algunos dicen que tiene lugar muy tarde, es el resultado de una agenda internacional copada por el tema del terrorismo y en donde no hubo una comprensión adecuada, particularmente de los fenómenos comerciales con América Latina.

Poco antes de su viaje, Bush anunció un millonario programa de ayuda social para América Latina. ¿Es expresión de mala conciencia o intenta Bush competir con los programas sociales de Hugo Chávez?


No... Pongámoslo en términos positivos: yo creo que siempre es bueno que haya programas de ayuda. Pero también pongámoslo en términos cuantitativos. Es algo, para lo que es hoy América Latina, bastante modesto. Pero aquí también yo haría una distinción. Hay países que hoy no califican para ningún tipo de ayuda porque son países de ingreso medio. Para países como Argentina, como Chile, como Brasil, es mucho más importante qué es lo que va a pasar con las negociaciones comerciales. ¿Va a tener éxito la ronda de Doha? Lo que estamos pidiendo son cosas muy elementales. Queremos competir en condiciones de igualdad...

Hugo Chávez, uno de los mayores detractores de Bush, llama una vez más la atención con sus declaraciones. ¿Debe preocuparse el presidente estadounidense por el discurso anti-estadounidense de Chávez?

Pongamos las cosas en perspectiva: el presidente Chávez tiene una situación distinta de la mayoría de los presidentes de América Latina. En el resto de los países de América Latina, Ud. primero tiene que invertir, tiene que crear riquezas. Después Ud. define las políticas, para que lleguen a los más necesitados. El presidente Chávez tiene la suerte de que la riqueza ya está creada, por así decirlo, y el tema es más bien distribuir. No quiero simplificar el asunto. Pero hay que entenderlo así. Es cierto que parte de su política exterior tiene que ver con las facilidades petroleras que da a un conjunto de países. En el Caribe y en Centroamérica, el presidente Chávez es muy importante es ese sentido. Y en ese contexto, claro está, en la comparación de lo que hace Venezuela y lo que hace Estados Unidos, éste último no sale muy bien parado. Pero también hay que entender que hay otros actores que están presentes en la región. China está jugando un papel cada vez más importante, también en América latina.

Algunos observadores dicen que, con este viaje, Bush quiere aislar a Chávez...

Eso no tiene sentido. En el mundo de hoy, en un mundo global, es tan difícil aislar... El presidente Chávez obtiene el 80% de sus recursos vendiendo petróleo a Estados Unidos. Entonces, de qué hablamos. Esas cosas tan elementales se olvidan a veces. Entonces, hay políticas distintas porque hay realidades distintas en la región.

¿Representa Chávez un peligro para la región, por su tono radicalizado?

Ese radicalismo a lo mejor Chávez lo puede aplicar en Venezuela, pero afuera no tiene sentido. ¿Tiene sentido ese discurso radical acá en Chile? Pienso que no. Nosotros hemos hecho las cosas de otra manera. Y cada país tiene sus propias realidades. Es decir, creo que ya pasó la etapa de una misma receta para resolver los problemas de todos. Eso no es así. Chile tiene una economía abierta, entonces miramos los acuerdos comerciales de una manera distinta que los países que tienen economías todavía muy cerradas... Creo que el tema de Chávez se sobredimensiona. ...

¿La visión de una América Latina integrada es entonces utópica?

Creo que hay un cierto avance en materia de integración. No vamos a decir que esto es como la Europa integrada, ni mucho menos. Pero creo que la forma de avanzar más rápidamente es comprender los roles de cada uno. Ustedes, en Europa, tuvieron una Alemania que actuó como motor central durante mucho tiempo, conjuntamente con Francia, y fueron capaces de avanzar en un período mucho más acelerado que otros países, como Inglaterra. Pero tampoco ustedes sostienen dicen que una misma talla, que una misma política, le hace a todos. También tienen países de menos desarrollo y hacen transferencias de recursos, etc. Eso sí creo que falta en la región: falta entender que hay políticas distintas, porque hay realidades distintas. Mirar a la región como un todo es un profundo error.

La primera etapa de la gira de Bush es Brasil, donde abordará el tema de una alianza en el sector energético. ¿Es una señal dirigida a Venezuela, en el sentido de querer liberarse un poco de la dependencia del petróleo, o es algo más?

Se trata de aprovechar la experiencia de Brasil. En el ámbito de los biocombustibles, Brasil es un país que va a la cabeza desde muchos años. Los está usando desde hace 20 o 30 años. Ahora bien, eso requiere grandes extensiones de tierra, entonces no es adecuado para todos los países. Pero es un elemento muy importante, hablamos de combustibles limpios, que se regeneran, o sea, de una forma de independizarse de los fósiles. Pero creo que tiene que ver más con una agenda de futuro que con la intención de mandarle mensajes al presidente Chávez. Eso sería hilar muy delgado. Otra cosa es que sí hay un tema pendiente, que tiene que ver con cómo avanzamos para lograr una integración energética real en la región. Y eso me parece algo mucho más operativo, más concreto.

Steffen Leidel
http://www.dw-world.de/dw/article/0,,2377842,00.html?maca=spa-Titulares-640-html


10/03/2007 22:21. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Ricardo Lagos No hay comentarios. Comentar.

Lagos reconoce que estaba al tanto de que la CNI tenía orden de matarlo

20051021224150-Richar.jpg

 www.latercera.cl

Fecha edición: 21-10-2005

El Presidente Ricardo Lagos se refirió hoy a las declaraciones de dos ex agentes de la Central Nacional de Informaciones (CNI) que confesaron que tras el atentado contra Augusto Pinochet existía una orden para matarlo.
"Eso es una cosa tan antigua, efectivamente teníamos alguna información de aquello. Yo sólo lamento que a mí me llegó a detener Investigaciones y que Investigaciones llegó a detener a José Carrasco tarde, es todo lo que lamento porque si no José Carrasco estaría vivo", dijo brevemente al respecto.
Los ex agentes Iván Quiroz Ruiz y Jorge Vargas Bories confesaron ante el ministro en visita Hugo Dolmetsch que existía una orden de matar al entonces dirigente opositor y actual Presidente de República, en el marco de la investigación que lleva el magistrado en torno al crimen del periodista José Carrasco Tapia, una de las cuatro personas asesinadas tras el fallido atentado contra Pinochet el 7 de septiembre de 1986.
Según la versión citada por el Diario Siete, la detención de Lagos lo salvó de ser "ajusticiado", dado que su nombre estaba en el rótulo de una de las carpetas de los dirigentes que había que eliminar según instrucción del fallecido general Humberto Gordon, en ese entonces director de la CNI.
En la reunión en que se coordinó el operativo a seguir tras el fallido atentado contra Pinochet también habrían participado los miembros del organismo Alvaro Corbalán y Manuel Provist.
El juez, en tanto, indicó que los antecedentes que el manejaba sólo eran genéricos. "Bueno, ahí no hay un antecedente concreto respecto de eso, no sé de dónde habrá salido aquello, pero hay unos antecedentes ahí de que las órdenes eran bastante genéricas, los políticos en general pudieran haber tenido algún tipo de riesgo, pero no expresamente respecto del Presidente actual", señaló.
Sobre el caso del periodista, el magistrado Dolmetsch dijo que las declaraciones de los ex agentes aclararon el crimen por lo que espera dictar procesamientos a partir del próximo lunes.
 

MINISTROS SE REFIEREN A EX CNI

También se refirieron a este tema los ministros del Interior, Francisco Vidal, y de la secretaría general de gobierno, Osvaldo Puccio.
Vidal señaló que "muchas veces el Presidente nos conversó a nosotros hace muchos años que a él le sorprendió que cuando llegaran a su casa personal de la policía de Investigaciones entraron al dormitorio, cuatro, cinco, con metralletas encañonándolo a él y a Luisa Durán (...) le dijeron por suerte llegamos nosotros primero, así que no me cabe la menor duda que los asesinos de la época perfectamente podían tenerlo en un listado y ¿por qué Lagos en esa época? porque era uno de los dirigentes opositores de la dictadura".
Por su parte, el ministro Puccio señaló que "los delincuentes que cometieron el asesinato de José Carrasco, amigo de nosotros, persona querida y respetada, un colega que enaltece la profesión de periodistas cuando medios de prensa en este país lo callaban o cuando medio de prensa en este país publicaban que esto había sido una suerte de cuentas entre izquierdistas".

LA MUERTE DE CARRASCO

En su declaración ante el ministro Dolmetsch, los ex CNI también entregaron detalles del asesinato de José Carrasco. En su confesión señalaron que en la madrugada del 8 de septiembre de 1986 sacaron de su casa al periodista, conduciéndolo hasta un muro en avenida Américo Vespucio donde fue obligado a arrodillarse. En ese lugar fue asesinado con una ráfaga de metralleta disparada por Quiroz, y rematado con un tiro de pistola por Bories. Cuando fue encontrado, su cuerpo presentaba 14 impactos.
Esa misma noche fueron asesinados el técnico electrónico Felipe Rivera Gajardo, el profesor Gastón Vidaurrázaga y el gerente de ventas de editorial Cono Sur, Abraham Muskatblit.
En su investigación, Dolmetsch recalificó los procesos contra los dos ex agentes de la CNI responsabilizándolos sólo por el homicidio del periodista, dejando fuera los crímenes de los otros tres profesionales.
 

La detención del Presidente

Hace dos semanas, en el marco de la conmemoración del plebiscito del 5 de octubre, Lagos recordó su arresto de 19 días tras el atentado de Pinochet  y contó que el gobierno español  de ese entonces, liderado por Felipe González, ordenó a su embajador en  Santiago regresar urgente a Chile para interceder por su vida.
"Me recuerdo cuando estaba preso en épocas pasadas. Estuve preso y el Presidente del gobierno español el año '86 le dio instrucciones al embajador español que estaba en ese tiempo en Madrid. Le dijo: 'Usted se va de inmediato a Chile y hace todo para que Ricardo Lagos quede libre'. Llegó el embajador acá a Chile y lo primero que hizo fue llamar a Luisa y le dijo: 'Tengo instrucciones de hacer todo lo posible porque su marido quede libre. Por lo tanto, no haré ninguna declaración en favor de su marido y tampoco lo iré a ver a la cárcel, porque si hago esas dos cosas, entonces automáticamente dejo de ser interlocutor'".

21/10/2005 18:41. #. Ricardo Lagos No hay comentarios. Comentar.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
www.webstats4u.com