Facebook Twitter Google +1     Admin

Centros Chilenos en el Exterior


http://centroschilenos.blogia.com

Bienvenidos al sitio Centros Chilenos en el exterior. Estamos construyendo un espacio para que ustedes puedan mostrar sus actividades culturales y sociales o anunciar la concreción de las mismas. Por favor, envíen sus notas a esta dirección: arischar@yahoo.com.ar. Los saludas cordialmente Arístides Chamorro Rivas.

SUBE TU CURRICULUM VITAE a este Blog utilizando el comando "Publicar Artículo"

"El hombre no puede ser separado de Dios, ni la política de la moral": Santo Tomás Moro

Cel. de Contacto 54 9 2966 557877 (Argentina)

Temas

Archivos

Enlaces


Se muestran los artículos pertenecientes al tema Manuel Guerrero.

EN LA SEGUNDA VUELTA PODEMOS IR POR MÁS

Por Manuel Guerrero Antequera

mguerrero@uchile.cl

Para la izquierda, el progresismo y las personas de buena voluntad el resultado obtenido por Piñera en primera vuelta no debe llevar a pensar en la derrota, sino en abrir compuertas y presionar para alcanzar más y mejor democracia, porque fuerza para ello hay: Jorge Arrate y Marco Enríquez-Ominami suman 26% de la votación, frente al 29% de Frei que pasó a segunda vuelta. Es decir, tienen una fuerza proporcionalmente muy similar para incidir en el cuadro nacional. Si a ello se suman quienes anularon en primera vuelta pero no están disponibles para que resulte electo el representante de la derecha empresarial, estamos hablando de mucha gente.

Esta nueva mayoría emergente evidencia que para ganarle a Piñera no es una Concertación 2.0 lo que hace falta, pues esa oferta solo concitó lo que Frei pudo alcanzar. Se requiere un gran Acuerdo Democrático que considere un programa de gobierno de avanzada, postneoliberal -que no es lo mismo que socialista-, a partir de la integración de elementos que están contenidos en los programas de Arrate, MEO y Frei: reforma tributaria profunda, desmunicipalización de la educación, cambio constitucional (binominal, código del trabajo), desmilitarización de la Araucanía y solución al "problema" mapuche, medidas concretas para un desarrollo sustentable y avanzar hacia la nacionalización de bienes naturales como el agua y el cobre, asegurar la salud como un derecho, promoción mayor de los derechos humanos, en cuanto a justicia y reparación, y el regreso de Carabineros de Chile al Ministerio del Interior. Estos son mínimos que deben ser exigibles para estar disponibles a concurrir a las urnas en la segunda vuelta y marcar por una opción distinta a la del megaempresario Piñera.

Hoy es posible hacer valer la enorme votación obtenida por Marco Enríquez Ominami, la votación de Arrate que dobla lo históricamente alcanzado por la

izquierda hasta hace poco extraparlamentaria, así como la de los/as electores/as de Frei que están por profundizar y radicalizar la democracia y la promoción de la justicia social, y los votos nulos que no quieren que el país sea gobernado por la derecha o una Concertación que en los hechos ya ha dejado de existir como una coalición que por  sí misma sea capaz de acceder al Ejecutivo por quinta vez. En el crecimiento del sector de la izquierda y el progresismo, hay una

señal de la ciudadanía que debe ser acogida y encausada hacia más democracia, participación, renovación y voluntad de cambio.

Ya se abrió la puerta, ahora es el momento de empujarla y pasar por ella con fuerza, para que Piñera caiga al mismo tiempo que el nuevo tiempo que se abra no sea la repetición de los últimos 20 años, sino el del verdadero fin de la transición de dictadura a democracia, del paso del neoliberalismo a una sociedad más democrática, justa e inclusiva, la era de la constitución de una nueva mayoría que le de una posibilidad de gobernabilidad a los cambios profundos y

estructurales que nuestro país requiere para dejar de ser la sociedad segmentada y excluyente que nos ubica en lugares indignos de la distribución del ingreso a nivel mundial.

Así como alguna vez la Democracia Cristiana exigió un Estatuto de Garantías Constitucionales a Salvador Allende para dar su apoyo, hoy es el momento para que la izquierda y el progresismo exija de manera responsable al mismo partido y su coalición herida, pero aún viva para confluir con otros, la suscripción de un acuerdo democrático o protocolo de compromisos que signifiquen no apoyar al mal menor, si no evitar que lo peor gobierne Chile con Sebastián Piñera, y que un efectivo tiempo mejor advenga para Chile que no sea la réplica de lo mismo, sino el paso a lo nuevo.

Si estos compromisos se ratifican, estoy seguro que somos muchos y muchas quienes estaremos dispuestos y dispuestas a participar y votar positivamente contra la derecha, aunque el rostro de este nuevo momento sea Eduardo Frei en la papeleta.

Con la energía, alegría y voluntad de incidir, hoy podemos ir por más en segunda vuelta.

Manuel Guerrero Antequera

Sociólogo

Concejal por Ñuñoa

http://www.manuelconcejal.cl

http://manuelguerrero.blogpsot.com

NOTA: Si no deseas recibir estos mensajes, discúlpame, y no dudes en avisarme para quitarte de la lista de envíos. Si deseas difundir o publicar esta columna de opinión, siéntete libre de hacerlo. Gracias!

 

 

 

17/12/2009 21:10. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

Carta de Apoyo a los Profesores de Chile

Sra. Alejandra Placencia

Colegio de Profesores

Comunal Nunoa

Presente

De mi consideración:

Junto con saludarle, le escribo para solidarizar y brindar mi apoyo, en mi calidad de ciudadano y Concejal de la comuna de Ñuñoa, al Magisterio chileno, que se ha movilizado con justeza, para que el Gobierno de cumplimiento al pago de la Deuda Histórica que sostiene nuestro Estado con los profesores y profesoras del país.

En este saludo, me hago parte de vuestro movimiento, y llamo a los y las colegas Concejales de todo Chile a solidarizar con vuestros esfuerzos. A su vez, hago un llamado a los representantes de todas las corrientes políticas del país, a los parlamentarios de todas las bancadas, para que se generen, con carácter de urgente, los canales de diálogo que permitan que el proyecto de ley tenga discusión inmediata. De no ser así, si no se consideran lo que el magisterio junto a los parlamentarios en sus respectivas Comisiones han trabajado durante tanto tiempo, no cabe simplemente aprobar el presupuesto en Educación, pues carecería de un principio de realidad mínima que se reconocer y dar solución al problema de la Deuda Histórica.

Cuando en situación de paro nacional del magisterio se intenta, por parte de personeros de Gobierno, señalar que quienes más sufren los costos de esta justa movilización son los niños y niñas del país, que quede claro que no han sido los profesores quienes provocaron este estado de cosas, y que es el conjunto de la sociedad chilena la que es responsable de los niños y niñas, de modo que no generar los canales de solución para este problema, nos hace responsables a todos y todas, y especialmente a quienes sí tienen la posibilidad de tomar decisiones que afectan el destino de miles de personas, de lo que a estudiantes, profesores, familias y país nos ocurre. Hace falta hacerse parte de la solución del problema y no esquivar lo que de suyo es evidente y justo: la Deuda Histórica existe y debe ser pagada.

La calidad de la educación no solo se ve garantizada para un correcto trabajo en aula, sino con una sociedad que se hace cargo de la educación como un fenómeno social integral, como un derecho y no solo como un servicio, lo que implica hacer justicia con las demandas históricas del magisterio, que será una forma de hacer justicia también a los y las profesores que dieron su vida por el retorno a la democracia en nuestro país.

Saludos fraternos,

Manuel Guerrero Antequera

Concejal de Nunoa

Santiago, 23 de Octubre, 2009

"Por una comuna que nos integre a todos,

por una cultura que irradie sus tesoros"

Manuel Guerrero Antequera

Concejal por Ñuñoa

http://www.manuelconcejal.cl

Celular: 8-2092837

NOTA: Si no deseas recibir estos mensajes, no dudes en avisarme. Si te resulta de interés, siéntete autorizado/a para publicarlo o reenviarlo. Gracias!

 

 

23/10/2009 15:52. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

Lo que el muro se llevó

20091021015013-muro.jpg

Por Manuel Guerrero Antequera

En estos días se conmemoran 20 años de la caída del Muro de Berlín. Hay un modo dominante de recordar ese acontecimiento como gesta civilizatoria semejante a la conquista de la luna por el Hombre. Tal versión puede ser cierta, pero no es toda la verdad.

Por los avatares del binomio dictadura/resistencia chilena, para el 89 me encontraba con 18 años de edad en Berlín oriental finalizando mi cuarto medio en la secundaria Emmanuel Kant de la comuna de Lichtenberg. Un día a inicios de noviembre estando con amigos en un club de literatura cerca de las diez de la noche, se oyó por radio el comunicado de Günter Schabovski, en que el gobierno permitía -tras cuarenta años- cruzar libremente a Berlín Occidental por una noche. Con mis amigos alemanes nos miramos atónitos por la noticia. Nadie sabía muy bien qué hacer, era una resolución insólita, fuera del cotidiano. Como Alicia a través del espejo, masas de "Osis" comenzaron a cruzar al "West" para conocer de primera fuente lo que por durante tanto tiempo había sido demonizado en casa o endulzado por los canales de televisión occidentales ZDF y Sat 1.

Ya en julio cientos de alemanes de la RDA habían decidido emigrar a la RFA vía Austria, a través de la frontera abierta por Hungría. En octubre eran unos 50 mil los que habían ocupado ese paso. Marchas multitudinarias de la sociedad civil por la democratización de la RDA se sucedían por el centro de Berlín cruzando la Alexander Platz, bordeando el Palacio de la República, ante la observación atenta de la puerta de entrada de los Jardines Colgantes de Babilonia, construida por Nabucodonosor, que desde alguna conquista prusiana ahora pendían del Museo Pergamon a orillas del Spree.

Yo militaba desde los 14 años en las Juventudes Comunistas de Chile. A fines de 1988, cuando comenzó el movimiento social alemán, solicité que nuestro Partido, en tanto organización revolucionaria internacionalista, se hiciera parte del reclamo contra el estalinismo enquistado en el aparato del Estado que era cada vez más abierto de parte de las mayorías antes silenciosas de la RDA. El socialismo es democrático o no es, nos había enseñado a través de sus discursos Salvador Allende, y ahora nos tocaba a los revolucionarios chilenos acompañar y formar parte de esa ciudadanía que pujaba por más democracia en su país, ayudados por el contexto de la Glasnost y la Perestroika de Gorbachov en la URSS. Ante mi apasionado argumento un dirigente del Partido me respondió lacónicamente "no se meta en huevás compañero". Lo que hice fue salirme del Partido e ingresé a los Antifa Gruppen, a pelear en las calles contra los cabeza rapadas y organizar la defensa del socialismo pero reconquistándolo para la gente.

En una línea menos radical, pero más propositiva y transversal, la escritora Christa Wolff compartía la necesidad de darle un contenido auténticamente democrático al socialismo, por lo que organizó el Nuevo Foro que logró, con mucha efectividad en razón de la ética probada de sus integrantes, convocar a amplios sectores ciudadanos a movilizarse pacíficamente, a constituirse en sociedad civil activa. El 19 de septiembre de 1989 solicitó al Gobierno el certificado de reconocimiento de su asociación, el que fue rechazado bajo la acusación de "enemiga del Estado".

Cuando llegué a mi colegio no había un centro de alumnos elegido democráticamente. La calidad de la enseñanza era espectacular, también del deporte y de las artes, todos de acceso universal y gratuito para cualquier hijo de vecino. Pero la única organización que estaba permitida era la Juventud Libre Alemana, en la que militaban casi el 100% de mis compañeros. Si no estabas ahí era muy difícil generar luego una trayectoria laboral exitosa, me explicaban. La solidaridad con Chile contra Pinochet era generosa y comprometida, ¿pero porqué no actuaban por democratizar, por mejorar su propio país? "No te metas en huevadas", me respondían antes del 89 mis amigos alemanes, "solo conseguirás que te corten la beca en el colegio y te quedarás sin Bachillerato". Ellos no temían tanto a la ahora mítica Stasi, la seguridad interior del Estado, sino que no creían en la política como capacidad colectiva de transformación social. Habían perdido la fe en su propia capacidad de incidir en su destino.

El 25 de septiembre del 89, en la ciudad de Leipzig, miles de personas se decidieron a realizar una marcha todos los lunes. En Berlín las protestas pacíficas eran cada vez más frecuentes y las plazas bullían de debates. El 7 de octubre fuimos convocados por la directiva de nuestros colegios a asistir a la celebración del 40 aniversario de la RDA. Pasarían lista. Bordeando las calles nos dispusieron con banderitas de cartón a saludar a los jerarcas de los países socialistas del Este que venían a dar una señal de unidad del Pacto de Varsovia. Recuerdo haber visto pasar saludando a Gorbi con su mancha  en la calvicie -el mapa de Afganistán comentaban mis amigos-, y a Ceaucescu, quien moriría fusilado a los pocos meses por una revuelta en su contra en Rumania.

A la noche, frente al Palacio de la República, el histórico líder de la resistencia antifascista alemana y Jefe de Estado, Erick Honecker, arengó en un discurso con la voz quebrada por la avanzada edad a la Juventud Libre Alemana que había llegado con sus camisas azules y antorchas encendidas. Solo días después, el 18 de octubre, Honecker dimitiría de su cargo presionado por las movilizaciones sociales.

El 4 de noviembre, medio millón de personas nos reunimos en el centro de Berlín convocados por la Asociación de Artistas. Christa Wolff dio un discurso de defensa del socialismo, con fuertes críticas a quienes abandonaban el barco yéndose a la RFA, la tarea era recuperar el país para las mayorías, no hacerlo desaparecer. El 8 de noviembre el gobierno comunicó que habría elecciones libres y que se le otorgaba estatuto legal al Nuevo Foro. La esperanza en el cambio social se podía tocar con las manos. Obras de teatro antes prohibidas se exhibían, el Decálogo de Kiszlovszki se daba en el cine con traducción simultánea en vivo, regresaban artistas de izquierda disidentes como Wolf Biermann y revolucionarios como Walter Janka, antiguo comunista y combatiente de la guerra civil española, entregaban sus testimonios sobre el estalinismo y la necesidad de un socialismo democrático. El 9 de noviembre, estando en el club de literatura que frecuentábamos con mis amigos oímos el comunicado oficial de Schaboski: había permiso para pasar a Berlín Occidental.

Salimos del club pasadas las diez de la noche. Éramos miles de personas. Yo tenía visa múltiple por mi calidad de extranjero, lo que me permitía ir y volver entre los dos Berlines en forma continua. Pero ese extraño privilegio no lo tenían mis amigos. Yo pasaba "al otro lado" y les traía exquisitos sándwich turcos, los Kebab de Kreuzberg, libros de Nietzsche, Schopenauer y Sartre, y vinilos de los Stones y Neil Young. Esta vez sí se podía, y junto a Jirka, André, Thomas y Frank cruzamos la frontera. Mi intención era mostrarles la pobreza disimulada en occidente, sus prostíbulos en que las mujeres eran tratadas como objetos, la decadencia de los consumidores de drogas con sus jeringas en las calles, los cesantes vagando pidiendo limosna. Deseaba mostrarles las maldades del capitalismo para que no se arrepintieran de tener un país socialista, pero que faltaba democratizar.

No obstante, mis amigos caminaban entre las masas de Osis que se tomaron pacíficamente las calles principales de West Berlin, y miraban las construcciones, los negocios que a las once de la noche abrieron extraordinariamente sus puertas arrojando productos gratis a la gente. Con ojos grandes miraban a los alemanes del otro lado que también los miraban a ellos con ojos desorbitados. No oían mis plegarias militantes, mis observaciones radicales y sesudas sobre la estratificación social capitalista en clases distinta a la estratificación burocrática del Este. Caminamos cuadras y cuadras durante la noche. Los vi felices y tristes a la vez. Era Alemania también, pero no la de ellos, aunque tampoco sentían la RDA como propia.

Fuimos al cine, comimos en un restaurant chileno -donde había palta y muchos productos que escaseaban en la RDA-, brindamos por la amistad y a la madrugada regresamos para llegar a la hora al colegio. A las 8:30 estábamos puntuales todos en clases. Profesores y estudiantes con ojeras, todos habían cruzado por la noche. Nadie comentaba mucho, había la voluntad que la vida siguiera su curso normal, retomar las movilizaciones, generar propuestas. Sin embargo ya nunca más fue lo mismo. El mundo había cambiado. Las certezas por años aprendidas como axiomas, que otorgaban algún tipo de tranquilidad, se habían hecho añicos sin encontrar reemplazo. Lo que vieron al otro lado no era tan malo pero tampoco tan espectacular como para perder lo propio, pero esto ya era irreversible.

Una sorda desesperanza noté en ellos, no un entusiasmo revolucionario como soñaba Kant la experiencia moderna e ilustrada de la libertad y la autonomía. "Sé libre, usa tu razón" vociferaba el filósofo de Königsberg entusiasta del componente anímico de la revolución francesa. Pero aquí ocurría lo contrario. Algo había en el aire que los alemanes del Este notaban, algo que escapaba a su control. Un silencioso desencanto con todo, con lo propio y lo ajeno. Aún no desaparecía la RDA como país, pero ya se vivía el cambio, se observaba la canalización del proceso democratizador en otra cosa extraña que se jugaba no en la calle, en la plaza, en lo público, sino tras bambalinas de otra magnitud geopolítica. El proceso de anexión había comenzado.

A los años de ocurrido el 9 de noviembre mi amigo Thomas se suicidó. Su hermana también lo hizo. Y mi director del colegio también. Y varios más. No es que no celebraran la democracia, no es que quisieran regresar a lo que había. El mundo les cambió radicalmente, de haber logrado constituirse en pocos meses en actores sociales protagonistas de una posible nueva historia colectiva, pasaron a ser ciudadanos de segunda categoría de una sociedad y sistema económico preexistente, al cual fueron entregados en bandeja bajo el nombre de reunificación alemana por medio de las hábiles manos del canciller Kohl y el camarada Gorbachov. En la ex RDA advino el momento de desaprender colectiva e individualmente todo para aprender a seguir viviendo de una manera no escogida libremente.

Hay una memoria victoriosa del 9 de noviembre de 1989. A quienes escriben la historia les gusta poner hitos temporales y esa fecha simboliza la caída de la cortina de hierro, y el fin del muro de Berlín sirve de alegoría de lo que vendría con la desaparición de todo el bloque soviético. La conclusión del siglo XX corto, como le llama Hobsbawm, o directamente el fin de la historia, como clamó apurado Fukuyama por el triunfo del libremercado a escala planetaria. Sin embargo, eso no es todo.

Dicen que es muy probable que Neil Amstrong jamás pisara la luna y que toda aquella travesía no fue más que un montaje televisivo del genial Kubrick. En este otro caso el muro sí cayó, no cabe duda, pero no fue lo único que allí se derrumbó. Y tal vez lo principal: la destrucción quita lo que había, pero por sí misma no genera lo nuevo. Esa apertura a lo inédito, la conquista colectiva de una sociedad democrática y solidaria que no es el "capitalismo con rostro humano", es lo que el muro también se llevó. Pero la memoria de haber hecho la experiencia libertaria no se borrará y a no dudar habrán nuevos intentos, por muchos muros que se levanten en el camino. Persistir en el intento, abiertos con memoria a lo nuevo, quizá en eso consiste ser humanos.

http://manuelguerrero.blogspot.com

Saludos fraternos,

Manuel.

PD: Si no deseas recibir estos mensajes, no dudes en avisarme. Si el escrito por el contrario te mueve a reenviarlo o publicarlo, siéntete libre y autorizadado/a de hacerlo. Gracias!

 

20/10/2009 21:50. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

LAS TARJETAS DE NAVIDAD DE MADARIAGA

20091012174122-monica-madariaga.jpg

Enviado el 09 de Octubre de 2009

El Mostrador

 Durante un par de años me envió tarjetas de Navidad. "Felices fiestas Manuelito, que lo pases bien y en paz junto a tu familia". Nunca se las respondí. Daban ganas de espetarle, "Mi familia está incompleta, porque la dictadura de la que fuiste parte asesinó al abuelo de mi hija, a mi padre". Sin embargo, cada vez que estuve frente a ella no lo hice.

Por Manuel Guerrero Antequera*

Hace años, mi primer trabajo profesional fue en la Secretaría Técnica del Consejo Superior de Educación, hoy Consejo Nacional de Educación. Como sociólogo estaba a cargo del seguimiento de varios procesos de autonomía de universidades e institutos profesionales nuevos. Entre ellos había uno de Concepción, que tenía de rectora a Mónica Madariaga. Durante medio año tuvimos intercambios epistolares, en los que yo redactaba oficios y cartas que firmaba el Secretario Ejecutivo del Consejo, los que ella respondía muy pomposamente. A mí me tocaba revisar y contestar sus comunicaciones, pero con la firma institucional. Hasta que en una oportunidad ella solicitó una entrevista personal.

 Arribó en una camioneta cuatro por cuatro gigante. Se sentó en la sala de espera y luego de un momento fue atendida por el Secretario Ejecutivo. Yo estaba en mi oficina en el segundo piso y decidí bajar a saludarla, porque consideré que me correspondía hacerlo, pues llevaba los asuntos de su institución. Tuve algunos minutos de vacilación. Me pregunté qué me pasaría al estar frente a ella. Sin embargo, primó mi sentido del deber profesional. Ella estaba ahí como rectora, no por su calidad de cómplice de la dictadura, y en tanto autoridad educacional se merecía el trato deferente que le dábamos a cualquier persona. Bajé y entré a la sala.

 El Secretario Ejecutivo se puso un poco nervioso al verme, pero sentí que era más bien en una actitud de protegerme y de solidaridad con esta extraña situación entre personas que, por sus historias de vida, estaban en bandos antagónicos. Ella se puso de pie, era muy alta, y en un perfecto chileno -estaba llena de modismos, todo lo hablaba con diminutivos- preguntó, "¿y cómo se llama usted mijito?". Me acerqué y le extendí la mano, "Manuel Guerrero", le dije sin levantar la voz pero en forma muy clara, "el profesional a cargo del proceso de licenciamiento de su institución". Al oírme se echó un instante para atrás, y en un tono más delicado dijo, "Usted tiene un nombre histórico". "Y usted tiene una firma histórica", le respondí, y en sus ojos me pareció ver cómo recorría mentalmente la Ley de Amnistía.

 Hubo un silencio de un par de segundos y luego nos sentamos a analizar la situación del instituto. Al poco tiempo solicitamos al Ministerio de Educación su cierre. Pero no porque lo dirigiera Mónica Madariaga, no por los actos pasados de su rectora, sino porque en el presente esa institución no cumplía condiciones mínimas de calidad y habían antecedentes objetivos que lo evidenciaban.

 Durante un par de años me envió tarjetas de Navidad. "Felices fiestas Manuelito, que lo pases bien y en paz junto a tu familia". Nunca se las respondí. Daban ganas de espetarle, "Mi familia está incompleta, porque la dictadura de la que fuiste parte asesinó al abuelo de mi hija, a mi padre". Sin embargo, cada vez que estuve frente a ella no lo hice. No le grité, ni la escupí. No lo hice y no me arrepiento. Considero que no era necesario, pues mi relación con ella era estrictamente laboral, de funcionario público con una rectora. Ahora nosotros somos el Estado, pensaba en mi interior cada vez que ella llegaba a una reunión, y somos, debemos ser diferentes a lo que ellos fueron. No olvidamos a nuestros muertos, pero sabemos que el Estado es para todos sin excepción. Ahora es ella la que debe dar cuentas, como cualquier ciudadano que dirige una institución educativa, trátala como corresponde a esa condición. No seas victimario, no la conviertas en víctima, me repetía.


 "Revanchismo jamás, justicia, nada más, pero tampoco nada menos". Suena bien, pero es difícil asumirlo y más aún aplicarlo. Ella debió haber rendido cuentas respecto de su participación en la infame Ley de Amnistía y tantas otras barbaridades de las que participó. De alguna manera lo hizo, en una forma peculiar, a través de las entrevistas que concedió, entre ellas cuando reconoció haber intervenido directamente para impedir que Sebastián Piñera, ahora candidato a la presidencia, fuera detenido a raíz de la investigación que realizaba la justicia en 1982 en el caso del fraude al Banco de Talca.

 Hay muchos civiles que generaron las condiciones de posibilidad y de mantención de la dictadura que aún pasan desapercibidos. Me parece que no fue el caso de ella. Quizá el cáncer del cual acaba de morir, fue la forma en que su cuerpo y conciencia hizo justicia respecto de sí misma, de sus actos, de la impunidad que consume al cuerpo de Chile y vemos que también al cuerpo de su gente. Creo que debieran haber otras vías de absolución. Esos caminos son los que nuestra sociedad y sistema político bloquean al no abrir más espacios para que se aplique mayor justicia en los casos de la dictadura. Que se investigue todo, que hayan sanciones, que no solo los asesinos materiales cumplan las penas, sino también sus autores intelectuales, las autoridades civiles de la época. Sin ello no solo no se está reparando a las víctimas, sino que los propios victimarios se ven imposibilitados de alcanzar la paz. Paz que en algunos pocos casos, como en el de Madariaga, les desean a otros a través de inverosímiles tarjetas de Navidad, porque saben, tienen la certeza, que ya nunca más la obtendrán.

(*) Manuel Guerrero Antequera es sociólogo, académico y concejal de Ñuñoa

manuelguerrero.blogspot.com

 

 

Etiquetas: , , , , , ,

12/10/2009 13:41. Publicado por: LUISA EUGENIA TORO #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

Invitación Fiesta por cierre de Campaña

20081021001152-aviso-fiesta-cierre.jpg

Así es, queridos/as amigos/as, llegó el momento...

Ya no queda casi nada de campaña, y estos tres meses han sido intensos. Nos la jugamos con todo y para festejar este proceso, los/as in vi tamos/as a compartir en una Gran Fiesta (bailable y con Karaoke Cebolla!!) que realizaremos este Martes 21, a partir de las ocho/nueve de la noche, hasta pasada la medianoche, en el Klub Mangosta (Av. Vicuña Mackena 1603, a metros del Metro Ñuble).

La idea es juntarnos, para soltarnos y pasarla bien, al ritmo de la salsa, merengue, rock clásico y de los ochenta, funky, disco, ska, cumbias, alguna cuequita, en fin... Tendremos músicos en vi vo, para hacer un Karaoke Unplugged, del cancionero más cebolla que se puedan imaginar. Ahí estarán los micrófonos abiertos, para escoger una canción de Camilo Sesto, Cocciante, Emmanuel, Mocedades, Rocío Durcal, Perales, Roberto Carlos , en fin, de quien deseen, y podrán cantarla junto o para el candidato y reír y reír y reír, ad infinitum. También habrá cancionero de música de monitos animados (creían que haríamos una peña con poncho para cerrar esta campaña, jajajajaja -con respeto a nuestros mayores- JAJAJAJA). Es broma. Pero cerraremos en nuestro estilo más pachanguero.

Yap. Vénganse el martes a bailar, a solo 3000 pesos, con cover incluido!! ( y de pasada nos ayudan de este modo a cubrir deudas que, indefectiblemente, hemos ido adquiriendo).

Nos vemos. Un fuerte abrazo, gracias per tutti, especialmente a los/as amigos/as del exterior de Chile que han seguido la campaña y apoyado de diversas maneras. Ahora es el momento de festejar con quienes han trabajado tan duro, con los/as antiguos y nuevos/as amigos/as, y el Domingo a defender nuestros votos! A Reciclarrrr la Democracia!! Y que esto no pare nunca más, sigamos articulándonos, generando mayorías. Solo de nosotros depende. Asamblea Constituyente, en Chile también lo lograremos!!!

En Ñuñoa, Manuel "Opción D-22" Guerrero.

Gran Fiesta Gran, por Cierre de Campaña Manuel Guerrero D-22

Hora: Martes, octubre 21, 2008 a las 8:30pm

Ubicación:        Av. Vicuña Mackena 1603 (a metros del Metro Ñuble)

Ciudad: Santiago, Chile

PD: Gracias por la paciencia de recibir estos mensajes. Y si quieres conocer un aspecto más “serio” de nuestra campaña, te in vi to a vi sitar los siguientes sitios que registran lo que hemos hecho. Saludos!

 Discurso central Manuel Guerrero http://www.youtube.com/watch?v=Q7rgxNEWR5E

Manuel Guerrero en The Clinic TV http://www.youtube.com/watch?v=s6rQoOne0Iw&feature=related

Video Campaña http://www.youtube.com/watch?v=RThSvXODHZs

Jingle Campaña http://pmorrisk.googlepages.com/jingle_radial_v3.mp3

Sitio Campaña http://www.manuelconcejal.cl

Grupo Facebook http://www.facebook.com/group.php?gid=39216357784

 

20/10/2008 20:11. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

En apoyo a Manuel Guerrero: La cultura se tomó la Plaza Ñuñoa

20081014021011-guerrero.jpg

 Connotados músicos y poetas se unieron en el epicentro ñuñoíno para dar vi da a una acti vi dad político-cultural ideada para in vi tar a los vecinos a “RECICLAR LA DEMOCRACIA ”.

 Las voces de los cantautores Manuel García, Rudy Wiedmayer, José Seves, Elizabeth Morris y el grupo musical Guachupé, se unieron ayer en un singular acto cultural en apoyo a la candidatura a Concejal de Manuel Guerrero.

 En la acti vi dad participó un gran número de niñas y niños que disfrutaron de un  show que reunió acrobacia, clases de danza, serigrafía y pintura, entre otras acti vi dades.

 El acto central, conducido por Jaime Davagnino y la Directora de Fundación Victor Jara, Gloria König, tuvo una excelente acogida entre los cientos de asistentes quienes corearon las canciones de Manuel García , Rudy Wiedmayer, José Seves y Elizabeth Morris y escucharon atentos el memorable discurso de Manuel Guerrero , quien hizo un llamado a reciclar la democracia y a votar por los rostros de la Nueva Izquierda.   “Más allá como nos vaya en estas elecciones no debemos parar más, tenemos que sacar a los indignos del municipio, del Estado y no porque queramos revancha, jamás la hemos querido, sino porque queremos que los frutos del trabajo de este país de las nuevas generaciones, realmente lleguen a las mayorías”. El candidato al Concejo Municipal in vi tó a los asistentes a votar “por quienes realmente nos representen y no estén por intereses particulares, voten en conciencia”.

 A los músicos ya mencionados se sumó la presentación de los connotados poetas José Ángel Cuevas, Carlos Henrickson , Galo Ghigliotto y Leandro Hernández. El cierre de la velada estuvo a cargo de la banda Guachupé que animó esta fiesta multicolor con su particular ritmo. 

 Este evento contó con la asistencia de importantes figuras de la Concertación , como el ex Ministro de Educación y ex presidente del PS, Jorge Arrate quien dijo estar muy contento de asistir a este evento ya que tiene una especial relación con la Nueva Izquierda y con Manuel Guerrero en particular. “Me resulta una persona muy interesante políticamente y me es grato ver como la izquierda resurge y se manifiesta en el siglo XXI con figuras nuevas como Manuel a quien sigo en su blog y Facebook”. A lo que añadió que “el estar acá es hacer un gesto que tiene un sentido valórico y moral”.

 En el encuentro participaron también figuras del Juntos Podemos Más, la candidata por la Concertación por Ñuñoa, Danae Mlynarz, dirigentes y candidatos a las Municipales del mo vi miento Nueva Izquierda en que participa Manuel Guerrero , además de destacados líderes de organizaciones y mo vi mientos sociales y culturales, vecinos, comunidades de base de grupos cristianos y masones.

 Esta fiesta multicolor, convocada por el Comando Amplio por Manuel Guerrero Concejal por Ñuñoa opción D-22, forma parte de una campaña que se ha caracterizado por la participación voluntaria de vecinos, vecinas, artistas, intelectuales y trabajadores de la cultura, quienes con ideas novedosas y creativas, que trascienden a las ya tradicionales campañas, han sabido encantar a los ñuñoínos presentándoles una propuesta diferente. Para ello han usado la bicicleta como eje central, compartiendo ideas en ferias, puerta a puerta, jingels radiales, murales, además de un vi deo y una canción de la campaña.

 El Premio Nacional de Artes, José Balmes, el poeta Camilo Brodsky, Sebastián Moreno , “Mono” Gonzalez, entre otros forman parte de esta red de apoyo a la candidatura de Manuel Guerrero.

 De Manuel a Manuel

 Manuel Guerrero Antequera, es sociólogo , investigador, académico y ensayista, participante activo del mo vi miento de Derechos Humanos y Memoria en Chile y América Latina.

 Nieto del escritor de realismo social chileno Manuel Guerrero Rodríguez e hijo del dirigente gremial de los educadores Manuel Guerrero Ceballos, quien fuera degollado junto al sociólogo José Manuel Parada y al artista plástico Santiago Nattino en marzo de 1985 por funcionarios de la Dirección de Comunicaciones de Carabineros de Chile (DICOMCAR), durante la dictadura de Pinochet.        

 La opción D-22 de Manuel Guerrero apuesta por una comuna acogedora, inclusiva y participativa, que cuide integralmente del bienestar de las personas y el medioambiente, tomando la cultura como un polo de desarrollo comunal, para fomentar el cultivo de valores democráticos, fraternos y cooperativos.”

 Saludos, y gracias por la paciencia y acogida.

http://www.manuelconcejal.cl

13/10/2008 22:10. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

Campaña de Candidato a Concejal por la Comuna de Ñuñoa

Amigos/as,

Hubiese querido escribirles para ponerlos/as al día sobre mi campaña de candidato a Concejal por la comuna de Ñuñoa. O para anunciarles que pronto, luego de muchos años, al fin realizaremos el lanzamiento, por LOM Ediciones, del libro testimonial de mi padre "Desde el túnel. Diario de vi da de un detenido desaparecido". Pero todo esto pierde importancia en contraste con lo que está ocurriendo hoy, en nuestro país, de manera aberrante, en materia de Derechos Humanos.

Parece increíble que cuando muchas sensibilidades en nuestro país se conmueven, por el caso de la expulsión de José Miguel Vivanco, de Human Rights Watch, en Venezuela, y con razón o sin ella se mo vi licen a su favor, incluyendo a nuestra propia Cancillería, lo que pasa delante de nuestras propias narices y territorio no genera la misma conmoción, desconcierto y acción. Es fácil mirar la paja en el ojo ajeno, pero no observar la vi ga en el propio, dijo un personaje bastante sabio y justo hace un tiempo atrás. Es lo que nos está ocurriendo en Chile , ¡a casi veinte años de reconquistada la Democracia!

El punto es que hoy, en Chile , los delitos de lesa humanidad ya no están siendo castigados, pues se les aplica sistemáticamente una atenuante que se llama Media Prescripción, que es un fraude para engañar a la Comunidad Internacional: se deja a los condenados en libertad y se indemniza a las familias. Así no se e vi ta que el Terrorismo de Estado no vuelva a ocurrir en Chile , pues sus responsables, una vez demostrada jurídicamente su culpabilidad, gozan de libertad inmediata, y estamos hablando de casos de ejecución, detención forzada y desaparición de personas, de tortura. Los familiares de las víctimas, de este modo, son nuevamente ultrajados en lugar de obtener justicia, ¡que es para lo cual las mayorías derrotamos a la dictadura de Pinochet!

El jueves 25 recién pasado, ocurrió lo mismo en el caso de Liquiñe: el empresario hotelero Luis García y otros no irán a la cárcel por su autoría en la masacre de 15 campesinos de octubre de 1973, a pesar que la sentencia de primera instancia dictada por el ministro Alejandro Solís , refrendada luego por la Octava Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, los sentenció a 18 años y cinco años y un día. La Sala Penal de la Corte Suprema les rebajó las penas a cinco y tres años y les concedió el beneficio de libertad vi gilada.

Salvador Allende salió elegido, por la votación de millones de personas, como el personaje más importante de la Historia de Chile. Revuélvete en tu tumba amigo Presidente, que los chilenos y chilenas de hoy aún no somos capaces de revertir la impunidad, que se instala día a día como una realidad cotidiana, a cargo de las propias instituciones que debieran resguardar la Justicia y el Estado de Derecho.

No permitamos que esto siga ocurriendo. Aunque ya estemos afónicos de tanto decirlo, mo vi licémonos, hagámonos parte del derecho a la justicia que les asiste a miles de personas. Que los Derechos Humanos no solo existen y deben ser respetados en Venezuela, sino aquí, en nuestro espacio cotidiano de vi da.

Un abrazo fraterno,

Manuel Guerrero Antequera

PD: Y como dice Amnistía Internacional : Infórmate, Indígnate, Actúa!

 

26/09/2008 21:46. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

Invitación: Un nuevo 29 de marzo con Memoria y Alegría

Querido amigo/a,

Hace 23 años, el 29 de marzo de 1985, mi padre, el profesor Manuel Guerrero Ceballos, junto al sociólogo José Manuel Parada y el artista plástico Santiago Nattino, fueron secuestrados de las puertas de mi colegio,  hechos desaparecer por un día, para luego aparecer degollados en un camino  rural de la comuna de Quilicura a las afueras de Santiago. Sus captores y asesinos eran funcionarios públicos. El pecado que habían cometido era  investigar, en plena dictadura, el actuar del Comando Conjunto, con el objetivo no de cobrar venganza sobre sus funcionarios, sino de dar con el paradero de miles de detenidos desaparecidos. Era la época del terrorismo de Estado, en la que las fuerzas públicas en vez de defender a sus ciudadanos los maltrataban atrapados en una máquina de exterminio que duró 17 años.

Cada 29 de marzo los recordamos, junto a las vidas de los jóvenes hermanos Vergara, asesinados aquel mismo día en Villa Francia, y tantos y tantas que entregaron todo por una sociedad más justa, equitativa y amable. Todos ellos son mártires de la sociedad chilena, no solo de una fracción de ella, sino de todos los chilenos y chilenas, que gracias al arrojo amoroso e incondicional de seres humanos sencillos, pudo terminar con una tiranía que parecía eterna. Sin duda aún quedan muchos de sus lastres incrustados en nuestra sociedad, fundamentalmente a nivel de la vergonzosa distribución del ingreso en la población, pero no cabe duda tampoco que el sacrificio de los Manueles y don Santiago ha permitido que germine nueva vida, para continuar proyectándonos en forma colectiva e individual hasta alcanzar niveles más dignos de existencia.

En este marco, comparto con ustedes una invitación amplia, sin exclusión, para junto a nuestros hijos y mayores, en familia, compartamos una jornada de memoria colectiva el próximo 29 de marzo. Para vernos las caras, disfrutar de la música de destacados artistas, poetas y animadores nacionales; apoyar la labor que realiza Amnistía Internacional y muchos otros movimientos sociales que estarán con sus stands. Las jornada será transmitida por Radio Tierra para quienes vivan en el exterior.

La invitación es a ser parte de una jornada artística el día sábado 29 de marzo desde las 11 a las 21 horas, en tres lugares de Santiago:

  • MEMORIAL "LAS 3 SILLAS". En primer lugar nos sumaremos al acto que todos los años organiza el Colegio de Profesores. Esta actividad comienza a las 11 horas en el Km. 18 de la Av. Américo Vespucio Norte, frente al Aeropuerto Internacional de Santiago, lugar donde fueron encontrados los cuerpos maltratados de Guerrero, Parada y Nattino hace 23 años.

Inicio de caravana por la vida hacia Plaza Brasil. (Habrá MicroMemorias para el traslado)

  • PLAZA BRASIL

La memoria en el corazón de la ciudad: Llevaremos el recuerdo al centro de Santiago, para llenar la memoria de nuevas miradas. Acto artístico- cultural, reunirá música, literatura y actividades para niños. Se llevará a cabo en Plaza Brasil en la Comuna de Santiago Centro a partir de las 13 y

hasta las 17 horas. Participarán, entre otros, las bandas y artistas nacionales Akinetón Retard, Mauricio Redolés, Pedro Lemebel, Compañía  de Danza Espiral, Saiko, Chico Trujillo o Juana Fe.

Luego nos trasladamos en MicroMemorias al ex frontis del Colegio Latinoamericano de Integración.

  • EX FRONTIS COLEGIO LATINOAMERICANO (Los Leones con El Vergel) En el corazón de la memoria: Acto artístico cultural en El Vergel con Av. Los Leones desde las 18:00 horas. En este lugar, donde fueron secuestrados los Manueles presentaremos el proyecto de memorial en su homenaje, y la propuesta de declaratoria de sitio histórico de la esquina donde se les vio vivos por última vez.

El día terminará con una velatón por la memoria, aproximadamente a las 20 horas.

¡Pura vida!, como dicen nuestros hermanos Costa Ricenses. Vale la pena recordar estas vidas para que no perdamos jamás la brújula de nuestra sangre y nuestro rumbo, dicen los uruguayos. Cultivemos la memoria hacia el futuro, como hacen nuestros hermanos mapuches con el canto del ñankucheu y las aguas añil del lago Budi. Y porque como cantan nuestros hermanos cubanos, si deshecha en menudos pedazos, llega a ser mi bandera algún día...,¡Nuestros muertos alzando los brazos, la sabrán defender todavía!

Compartamos con las nuevas generaciones el recuerdo de quienes nos abrieron al presente, ¡sigamos con memoria y alegría, siempre adelante por la vida!

Abrazos, y los espero

Manuel Guerrero Antequera.

http://manuelguerrero.blogspot.com

(Más información sobre los detalles de la jornada en http://ciudadelefante.blogspot.com. Quienes deseen hacer llegar un Bono de Cooperación para cubrir los gastos de escenario y luces -todos los artistas y animadores trabajarán gratis- lo pueden hacer a la cuenta a nombre de Mauricio Andrés Vásquez Morales, Rut: 14.425.207-1, Banco Edwards, Cuenta 018-61-433793. Ayúdanos a difundir la actividad entre tus contactos, blogs y medios de difusión. Gracias!)

 

13/03/2008 13:52. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

Despedida y hasta siempre

20080203175441-manuel-guerrero.jpg

Queridos/as amigos/as,

Este es el último correo masivo que les escribo porque no deseo importunarlos más en sus actividades cotidianas y confío con que el compromiso social de cada quien sabrá encontrar los medios de información y contacto para bregar por un mundo más justo y humano.

Agradezco la atención y paciencia con que han recibido los diversos mensajes que he enviado en estos dos años de actividad por internet.

Me despido de ustedes haciendo un homenaje a la memoria de mi tío Máximo Guerrero Ceballos que acaba de fallecer en Suecia, luego de luchar durante meses contra el cáncer. Máximo murió rodeado de sus hijos, Mikis, Natacha y José Manuel, y de Gabi, la maravillosa mujer porteña que lo acompañó durante toda su vida. Es la familia que me recibió luego que mi padre fuera asesinado en 1985, y con quienes viví hermosos años formativos en la RDA, la República Democrática Alemana. Ahí pude conocer de cerca la grandeza humilde de Máximo; su crecimiento como profesor normalista en Chillán; su participación temprana en la formación de las Juventudes Comunistas de Chile; sus trabajos voluntarios en el equipo de Ernesto Che Guevara en los primeros años de la Revolución Cubana; su solidaridad en terreno con los guerrilleros patriotas en Vietnam a fines de los sesenta, donde comió comidas extrañísimas y absorvió toda la sabiduría de ese hermoso pueblo; su labor de dirigente internacionalista en la Federación Mundial de la Juventud; sus tareas de embajador de Chile por el gobierno del Presidente Salvador Allende en Hungría a principios de los setenta; su incansable labor de solidaridad con Chile desde Moscú y Berlin, como profesor de Historia y Lengua Materna para niños latinos exiliados.

Ahora queda solo Francisco vivo de los hermanos Guerrero Ceballos hombres, pero hay una nueva generación de los Guerrero que fuimos formados por mi padre el pelaíto Manuel, por Máximo, por Pablo Julius, por los recuerdos de Libertad y el Checho Weibel que partieron antes que el tío.

Ahora, junto a nuestras tías Juana, Esperanza y Victoria, y la prima Libertad que formaron a la familia proletaria de origen Guerrero Ceballos, persistiremos en estos nuevos tiempos en el camino sencillo, honesto y comprometido que abrió con sus enseñanzas el bisabuelo artesano zapatero Manuel Jesús, nuestro abuelo escritor autodidacta Manuel Guerrero Rodríguez y la abuelita costurera Herminda Ceballos. Se trata todas de vidas dedicadas a la emancipación social de los trabajadores y de los más pobres de la tierra. Entre nosotros tenemos varios detenidos desaparecidos, ejecutados políticos y exiliados. El compromiso con la vida justa ha tenido sus costos, pero ninguno ha intentado evitarlo. No podríamos por la formación ética que recibimos desde el tronco histórico de la familia Guerrero. Todos nuestros familiares han sido revolucionarios con el favor de mi Dios, como cantaba Violeta Parra.

Con el recuerdo y homenaje a Máximo que ha partido, y que debe encontrarse abrazando a sus hermanos Libertad, Manuel y Pablo, y a su cuñado José Weibel, me despido de ustedes con un hasta la victoria siempre.

Abrazos miles,

Manuel Guerrero Antequera.

http://manuelguerrero.blogspot.com

 

03/02/2008 13:54. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

SERES PARA LA MUERTE

Por Manuel Guerrero Antequera

Cada cierto tiempo la muerte ronda en el país, o tal vez jamás se ha retirado del todo, y vuelve a mostrarnos su rostro con la fuerza característica de la violencia: la irreversibilidad. Hace no mucho un obrero forestal murió acribillado por balas de Carabineros, quienes dicen dispararon en defensa propia. Tras el once de septiembre recién pasado murió un cabo de Carabineros luego de recibir una bala en la cabeza. El trabajador forestal tenía apenas 26 años de edad y el cabo solo 34. Rodrigo Cisternas y Cristián Vera. Ambos dejan viudas atrás a cargo de menores de edad que crecerán sin las figuras de sus padres presentes.

Nuevamente una subametralladora y un revolver, otra vez la lógica del amigo y el enemigo, y la espiral parece que se enciende, y no falta quien, por lado y lado, casi celebra que hayan nuevos mártires. Algunos traerán a colación eso de que “él se lo buscó, en algo andaba” o “eso le pasa por ser paco”. Dos trabajadores caen abatidos por la fuerza de la tecnología puesta al servicio de la neutralización del otro, mientras la mayoría está preocupada de que al fin Chile le gana a Austria jugando al fútbol.

Ser para la muerte de una sociedad que teniendo todos los recursos a mano para desarrollarse y lanzarse a conquistar su felicidad con mayor libertad e igualdad, se extravía en la maravilla de la acumulación y el consumo, mientras la cuota de muertos parece ir al alza. La Moneda es cercada y las mujeres viudas, hermanas e hijas de detenidos desaparecidos son arrestadas en su frontis, no vaya a ser cosa que si acceden más allá de lo que las vallas permiten alteren el orden público y pongan en riesgo la paz social. Hubo políticos dignos que renunciaron por menos que eso, como don Fernando Castillo Velasco a principios de los noventa que dejó su cargo de Intendente por no estar dispuesto a firmar un decreto que prohibiría una marcha junto al Palacio de Gobierno de las agrupaciones de derechos humanos y el Partido Comunista con motivo del 11 de septiembre.

Ser para la vida es lo que debiera guiar la convivencia, el siendo juntos. La confianza y no el temor. Y no cabe duda que el carabinero que disparó, tal como el obrero que protestaba, así como quien baleó al cabo que murió, forman parte de la mayoría pobre y sacrificada del país. Pueblo contra el pueblo, unos de overol y otros de uniforme, vidas que día a día se apagan y cuyas estadísticas no afectan los índices macroeconómicos. Pareciera que sobraran, que están demás, que son desechables.

Esta violencia no es individual, no nos viene transmitida en forma genética. Es social, personas que son suicidadas por su sociedad. Un hijo de ejecutado político lanza su hija pequeña por el balcón en medio de una discusión con su pareja también víctima de la violencia política. Una recién convertida en madre, profesora de danza, muere por septisemia entre sus amigos que la atienden sin conocimientos en una comunidad alternativa que no desea tener contacto con la institucionalidad de la salud oficial porque consideran que es ésta la que los lleva a la muerte. Un obrero dirigente sindical pierde el ojo en una marcha del primero de mayo donde autoproclamados defensores de los trabajadores lo atacan porque consideran que los sindicatos ya no defienden a los trabajadores.

La muerte no se ha ido y nuevos hijos e hijas pierden a los suyos en forma irreversible. "Su muerte no ha sido en vano" dirá alguien en algún discurso. "Es culpa del Gobierno, es culpa de la izquierda, es culpa de la derecha, son los milicos, Bush, es la raza, es el calentamiento global", dirán otros.

Y esos niños crecerán y muy pocos estarán en condiciones de atravesar el desierto del terror y llegar ilesos a alguna orilla firme, amable y humana. Nuevos hijos se armarán de una subametralladora y un revolver, y usarán algún uniforme, verde, rojo o negro, y empuñarán un arma o levantarán el puño cerrado. Vivirán el don de la vida a puño limpio. Muy pocos serán capaces de mirar el horror al espejo y ver en sus propios rostros a la humanidad dañada, y darse cuenta que son las condiciones sociales imperantes las que nos arrojan a matarnos siendo que todos somos lo mismo, seres que decimos llamarnos humanos. Que difícil asumir que la solución no pasa por la eliminación del otro, sino por la transformación activa y creativa de aquellas condiciones sociales que nos fijan y objetivan como opresores y oprimidos, víctimas y victimarios. Y habrá, como siempre, resistencia para hacer los cambios.

Lo más fácil, aparentemente, es dotarnos de más armas, de imponer respeto a través de la represión, incrementando la vigilancia, el control, el castigo, la exclusión. Pero no. La violencia, ya sea en su forma institucionalizada o desde el margen, solo genera más violencia. Es un eslabón que se encadena a otro, que se potencia, y termina reventando en las manos de su propio autor. Solo el trabajo social cotidiano, integrador, justo, equitativo y amable permiten revertir lo que causa la violencia. No la represión, tampoco la agudización de las contradicciones. Más humanidad, ¿tan imposible es?

La muerte vuelve a tomar la iniciativa en contra de la palabra, el debate, el argumento, la razón y el corazón digno, que no se rebaja a repetir en su accionar aquello que critica. Y la realidad se torna tan dura que estas palabras que escribo ya creo que comienzan a ser vistas como blandas, amarillas, entregadas, traidoras, enemigas. Pero algunos de quienes conocemos la muerte de cerca no nos cansaremos de insistir aunque sea inconducente: vivamos la vida para vivir y dar vida, nunca quitarla. Con la muerte, inexorablemente y siempre, perdemos todos.

http://manuelguerrero.blogspot.com

Saludos, Manuel.

14/09/2007 13:24. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

POR EL DERECHO A LA VIDA

Manuel Guerrero Antequera

La Central Unitaria de Trabajadores de Chile ha convocado para este 29 de agosto a una jornada de movilización nacional y acción sindical, bajo la consigna "no al neoliberalismo, a conquistar un estado social, democrático y solidario" y "asegurar los cambios a nivel del sistema de negociación colectiva, las reformas al sistema provisional, al seguro de cesantía, a la educación y al sistema electoral", pues se diagnostica que existe una "ofensiva empresarial, de la derecha política y de los sectores neoliberales
enquistados en el Gobierno" dirigida a "deslegitimar y desprestigiar las manifestaciones de trabajadores organizados que luchan por vivir mejor".

Como actividades centrales se invita a preparar atrasos colectivos al trabajo; realizar cuchareos y viandazos; organizar actos para dar a conocer las demandas sindicales y entonar el Himno Nacional antes de entrar a los hospitales, colegios, reparticiones públicas, fábricas, centros industriales y mineros; organizar en las primeras horas de la mañana actos en los centros comerciales y principales Mall de las ciudades; instalar lienzos y pancartas en las calles, en las carreteras y caminos rurales del país. También a que los pobladores realicen marchas, durante las primeras horas de la mañana, marchas hacia los lugares que "son expresión del capital, como bancos y centros comerciales".

Ante tal llamado algunas voces críticas del oficialismo se han alzado calificando la convocatoria de "anacrónica", pues recuerda a las consignas anticapitalistas de antaño, mientras otros sectores también ligados al Gobierno, y por cierto de la izquierda extraparlamentaria, han decidido apoyar la movilización.

Pero, ¿es realmente "anacrónica" en su forma y contenido la invitación de la CUT? O para preguntarlo más directamente, ¿está "fuera de moda" y "superada" la crítica al capitalismo? ¿Vale la pena el esfuerzo de llamar a "luchar por vivir mejor" luego de caído el muro de Berlín, el desplome de la Unión Soviética y de los socialismos reales de Europa del Este, la hegemonía del dogmatismo económico neoliberal a escala planetaria, la globalización capitalista transnacional, la para algunos muerte definitiva del marxismo, la instalación aséptica al antagonismo de la Ética del Discurso y la Teoría de Sistemas, la filosofía política liberal, el neopragmatismo, la meta-ética analítica del lenguaje y el "fin de la historia" como horizontes teóricos casi absolutos de nuestra época?

Me atrevería a decir, junto a Enrique Dussel y su filosofía de la
liberación, que si nos paramos en el mundo desde el quintil más rico de Europa, Estados Unidos y Japón sin duda estas son cuestiones del pasado, que huelen más a los tiempos míticos de 1917, 1959 o 1968, que al presente de los MacBook, las Palm y las tarjetas de crédito. También si nuestra experiencia de la existencia forma parte del cinco porciento de mayores ingresos de África, Asia, América Latina y Europa del Este. Por cierto si
observo el transcurrir de la vida, aunque posea un nivel de ingresos algo menor, desde la administración del ejercicio del poder político de turno, para el cual toda movilización social comporta la amenaza para la subida de los índices riesgos del país, variable estudiada con obsesión por los inversionistas extranjeros, así como para los conceptos cristalizados de "gobernabilidad", "seguridad ciudadana", "paz y orden social".

Pero si vives en "situación de calle", eres cesante o asalariado de sueldo mínimo en Chie, cuya gestión de la vida cotidiana ha sido convertida en una pesadilla permanente, por condiciones sociales frente a las cuales se te hace patente que te resulta extremadamente difícil incidir, y que compruebas a diario la exclusión, marginación, segregación, pobreza por tu color de piel, apellido, comuna y colegio de origen; si eres allegado sin solución
habitacional o un con "casa propia" nueva que se cae a pedazos cada invierno; si eres un joven egresado de un centro de formación técnica, instituto profesional o universidad y descubres que te has sumado a la lista de los "cesantes ilustrados"; si eres mujer, pobladora, mapuche, madre soltera con hijos, lo que te fija a una "posición negativa en el mercado" y no tienes una red de protección social que te de en forma eficiente y oportuna una mano, tal como compruebas que otros sí la tienen el sistema privado; si te esfuerzas por mantener un patrón de consumo y vida de clase
media para tus hijos, pero a costa de un endeudamiento permanente, para el cual te ves autosometido a una tasa de explotación en número de horas de trabajo diarias, y en diferentes empleos precarios, solo comparable a los peores recuerdos de Oliver Twist; si eres trabajador y consideras que durante las últimas dos décadas los únicos partidos políticos que pueden
acceder democráticamente a disputar el ejecutivo se concentran en dos bloques que tienen otras prioridades en su agenda que tu situación concreta, pero no puedes presentarte a candidato porque eres dirigente sindical, o no puedes colaborar para que tus partidos accedan al parlamento por un sistema electoral arbitrario.

Tiene todo el sentido del mundo movilizarse. Aunque sea una utopía, un gesto mínimo de dignidad, de mostrar coraje y responsabilidad social como los estudiantes secundarios por la calidad de la educación pública, los subcontratistas por sus bonos de productividad, los mapuche por sus tierras, las feministas contra el machismo que mata, los ecologistas contra la destrucción y explotación extranjera de nuestros glaciares y recursos naturales no renovables, las agrupaciones de derechos humanos por la justicia, los trabajadores y trabajadoras de los supermercados y las multitiendas en paro por el respeto a sus derechos mínimos.

Nadie puede restarse a movilizarse por el derecho a la vida, a la salud, al trabajo decente y el salario justo, a la felicidad, a la satisfacción digna de las necesidades de todos y todas, en un plano de igualdad creciente y no congelado en un "statu quo" inconmovible, impasible. Movilizarse para poder vivir mejor es rechazar la muerte, disminuir la angustia, apartarse con voluntad del peso insoportable de la creación de riqueza y productividad que
no considera al ser humano en su centro, que desconoce al medio ambiente, que explota, enajena, oprime, mata. Todos los que estén por mayor justicia social y democracia participativa ganan con trabajadores despiertos, que tal como se ponen para la producción de la riqueza del país, exigen y reclaman sus derechos.

Por razones éticas y políticas, por mis antepasados y mis hijas, por el otro que sufre y por todos los Rodrigo Cisternas de mi país, apoyo la convocatoria de la CUT. Por una sociedad más justa, solidaria y democrática, y amable. Solo con justicia habrá paz.

http://manuelguerrero.blogspot.com
---
Abrazo,
Manuel.

 

28/08/2007 14:28. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

LA CORRUPCIÓN COMO DESDEMOCRACIA

Por Manuel Guerrero Antequera

Frente al cúmulo de informaciones que dan cuenta acerca de las prácticas de corrupción que operan y han operado en el aparato del Estado en democracia, hemos quedado reducidos al tipo de sentimiento de enajenación que seguramente experimentó el Sr. Samsa cuando amaneció convertido en cucaracha sin poder hacer más que sentir pena por su situación. Porque ¿qué otra cosa se puede hacer ante la magnitud de lo que se está conociendo sino unirse al trágico coro de perros abandonados que aúllan a la luna con la sensación de no poder cambiar su rumbo? Es el efecto paralizante de lo que toma apariencia como totalidad cerrada, de pesadilla sin fin que todo lo contiene.

Y es penoso constatarlo y duro decirlo, pero peor no reconocerlo: la corrupción sistemática evidencia que tenemos una democracia débil, timorata. No hemos sido capaces de construir una sociedad que ponga límites no solo a las violaciones a los derechos humanos de la dictadura militar y civil de derecha, sino a la lógica del saqueo que también la caracterizó. Podremos apelar a que la corrupción forma parte de la lógica de la economía neoliberal, que el capitalismo es intrínsecamente perverso, que los mandos medios son tales por cuales, pero dichos enunciados, de ser ciertos, solo vienen a afirmar lo que precisamente no hemos sido capaces de cambiar.  Pues admitir que Chile es un país de temblores no es suficiente para que las casas no se caigan, por lo que poco aporta indicar solamente lo dado, lo que interesa es cómo hacerle frente para transformarlo. Y ahí nos ha faltado coraje e imaginación.

Por lo que no basta con caer en el nihilismo fácil de la denuncia “todos lo hacen, ya todo da lo mismo, son todos narcos”, pues tal sentencia tiene la paradójica virtud de no solo constatar la impotencia de quien la enuncia sino que suele ser utilizado como fundamento para la emergencia de populismos autoritarios deseosos de “salvar a la Nación” para  “limpiarla”. Y ya sabemos que quienes suelen ser regularmente limpiados por parte de tales movimientos no son los corruptos, sino las personas y organizaciones que lentamente han logrado levantar cabeza para defender o exigir derechos, detener atropellos o simplemente soñar con tiempos mejores. Claramente no es un Comité de Salvación Pública lo que requerimos.

Como ciudadanos debemos traspasar las parálisis asociadas a las defensas corporativas o las condenas retóricas principistas y desde la posición en que cada quien participa en la sociedad debemos exigirnos más. Y no solo por la permanente deuda que hemos adquirido con quienes se jugaron el pellejo para alcanzar la democracia y a quienes la corrupción vuelve descaradamente la espalda ridiculizando, en los hechos, su generosa entrega. El combate a la corrupción debe ser una forma de quebrar la posibilidad que ésta se instale como modo normal de vivir la vida en sociedad. Debemos dar la batalla por el bien de la democracia misma. Se ha de denunciar e investigar la corrupción, sí, pero solo como momento de una verdadera profundización de la democracia, para la cual le es consustantiva la transparencia, el rendimiento de cuentas, y sobre todo, el control social ciudadano, la fiscalización permanente por parte de los propios usuarios y beneficiarios de cualquier sistema. Lo que necesitamos son mecanismos efectivos para el ejercicio del poder soberano del pueblo.

El verdadero poder está en el poder transformador de la ciudadanía, y éste solo emerge desde la participación y la organización. Y así como
existen auditorías privadas y públicas para los estados financieros de las empresas, requerimos de veedurías comunitarias en todas las actividades de la administración; promoción de la participación de la ciudadanía y de las organizaciones comunales en la elaboración de presupuestos y en la formulación, seguimiento y evaluación de las decisiones de política pública que afectan a todas las entidades territoriales; creación de sistemas de información para que los ciudadanos y las ciudadanas tengan acceso en tiempo real a la información sobre la administración pública; desarrollar modelos ciudadanos de evaluación y calificación de la gestión pública. Y nuevamente queda claro que el Congreso requiere urgente que se incorporen a él ideas, representación y sensibilidades que existen en la ciudadanía pero que
por egoísmo del sistema de partidos vigente no pueden participar del debate, la legislación y la fiscalización de lo que ocurre en el país.

Porque los escándalos que estamos conociendo deben remecernos no para lanzarnos a la letanía del lamento, la búsqueda de mesías, o el llamado a la tabula rasa para comenzar todo desde cero, sino para romper la pesadilla de quedar convertidos en cucarachas. Pues no olvidemos jamás que el Cóndor, bajo mil rostros y garras, siempre querrá ir por más carne. Cortémosle el vuelo con más democracia y mayor justicia social.

Saludos, Manuel.
http://manuelguerrero.blogspot.com

 

14/11/2006 12:00. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

TIRO POR LA CULATA

Por Manuel Guerrero Antequera

A propósito de las movilizaciones que han desarrollado los estudiantes secundarios chilenos, con el objeto de hacerle ver a la sociedad adulta que el problema de la calidad de la educación requiere de medidas urgentes y concretas pues se encuentra hipotecado el futuro de las grandes mayorías del país, un conjunto de Municipalidades, a través de sus corporaciones educacionales, han notificado a decenas de escolares que se les cierra el año escolar y cancela su matrícula por su actitud “contumaz” de paralizar las actividades académicas y ocupar pacíficamente sus liceos.

Al respecto, llama la atención que sea precisamente el sector más cuestionado de la educación en Chile, el municipalizado, el que ahora es
capaz de adoptar “medidas correctivas” ante una contigencia con tan alto grado de celeridad, unidad de propósitos y eficacia. Lo irónico es que al parecer son más eficientes  en practicar la coerción más que la educación, ámbito en que sus resultados han sido nefastos, que es lo que ha motivado la protesta de los estudiantes. Así, tenemos una situación donde es la educación municipalizada le que les ha fallado a los jóvenes, sin embargo cuando éstos visibilizan socialmente el problema rápidamente son convertidos en los responsables a sancionar.

Pero no hay que llevarse a engaño. Aunque las medidas punitivas han sido revestidas discursivamente como “situación de aprendizaje” – los jóvenes deben aprender desde temprano a asumir las consecuencias de sus actos, afirmó un alcalde de pasado militar vinculado a la dictadura-, es claro que se trata de la puesta en acto de un mecanismo de defensa de la autoridad cuestionada que, a falta de autocrítica, culpa de los fracasos y las frustraciones a los demás o a la situación. Este no es más ni menos que el rostro archiconocido de la impunidad nacional que acostumbra cobrar revancha sobre el más débil.

Algo semejante ocurre cuando vemos a las fuerzas de orden y seguridad detener a jóvenes okupas como responsables de los desmanes callejeros que la autoridad no estuvo en condición de controlar. Okupas cuyo único pecado hasta ahora ha sido intentar vivir en forma alternativa al modo dominante a partir de la autogestión cultural. Como el orden social aparentemente se ha visto alterado –cosa que curiosamente no ha afectado ni al precio del cobre, a las ganancias de los bancos, las firmas de tratados de libre comercio, o las proclamaciones tempranas de candidatos a la presidencia, etc.- se han hecho circular discursos que criminalizan al anarquismo con el que se identifican muchos jóvenes como responsable de los peores males de la sociedad, invisibilizando que desde tal corriente de pensamiento crítico y acción social se desarrolló no solo la prensa obrera nacional, que cumplió una función importantísima de autoeducación de los sectores marginados, sino que nos ha dado a exponentes brillantes de la cultura popular como Manuel Rojas. A ello se suma la prohibición de efectuar marchas autorizadas por el acceso lateral de la casa de Gobierno, como si una bomba incendiaria aislada lanzada en contra de una ventana de La Moneda fuese equivalente al bombardeo de los Hawker Hunter de la FACH, por lo que se pone bajo sospecha a cualquier joven que haya transitado por ahí a propósito del 11 de septiembre.

Esta reacción de la “sociedad adulta”, acompañada de un sintomático silencio de la clase política que suele estimular en su retórica la importancia de que la juventud se interese por la política, hace evidente que existe una incomprensión y distancia hasta ahora infranqueable entre lo que motiva y demanda la subjetividad juvenil contemporánea, que forma parte de una nueva era de mutaciones culturales, y el diagnóstico que de ella realizan quienes ejercen el poder en sus distintos niveles. Es así como se ha optado preferentemente por la represión de las expresiones juveniles en vez de hacerla partícipe de la construcción del país como actores y sujetos políticos portadores de identidad, iniciativas y proyectos de transformación e innovación. La postdictadura, en este sentido, ha sido egoísta con la juventud, pues a diferencia de lo que ha ocurrido con los empresarios, las fuerzas armadas y la Iglesia, no se les ha reconocido su condición de protagonistas e interlocutores fundamentales para la progresiva democratización de la sociedad. Que en Chile, hasta la fecha, no exista la inscripción automática y el voto voluntario es una prueba más de esta realidad.

Los jóvenes “están ahí” y lo seguirán estando a pesar de que se les eche de sus liceos. Bastaría que autoridades y políticos hicieran el clásico “tour” al que invita el grupo Sol y Lluvia y descubrirán una infinita cantidad de colectivos desde donde los jóvenes practican la solidaridad y la humanización de sus territorios y ámbitos de vida: anarcopunks, vegetarianos protectores de los animales, rastafaris, hip-hoperos, okupas, pacifistas agrupados en Ni cascos ni uniformes, promotores de los derechos humanos desde la Funa, preuniversitarios populares y de las barras bravas, agrupaciones cristianas de base, radios comunitarias, movimientos feministas y por un desarrollo sustentable, sindicatos de trabajo infantil, en fin, una pleiade de organizaciones que nos muestran que más allá de lo que transmite la telebasura que acostumbra a etiquetar a lo juvenil como conducta desviada, hay un movimiento social lleno de dinamismo, memoria y proyección.

Aplicar medidas criminalizantes a la protesta juvenil organizada solo aumentará la brecha de incomprensión e incomunicación entre sectores de la sociedad que de otra forma se potenciarían mutuamente. Ejercer la violencia, aunque sea aplicada desde el aséptico lugar de los reglamentos, genera más violencia, descontento y frustración. No hay que ser futurólogo para saber eso. Es una verdad tan sencilla de asimilar que hasta un alcalde con pasado militar lo debiera poder entender.

http://manuelguerrero.blogspot.com

 

26/10/2006 23:49. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

EL CASO CONSEJO DE SEGURIDAD

EL "CASO CONSEJO DE SEGURIDAD"
Por Manuel Guerrero Antequera

A raíz de las discusiones que se han generado en Chile por parte de la clasepolítica, pues la ciudadanía poco o nada es consultada para estas materias, en torno a si el Gobierno debiera votar por Venezuela para ocupar un escaño en el Consejo de Seguridad de la ONU, se han desatado las pulsiones más íntimas de muchos actores, abriéndose a la luz una serie de argumentos variopintos condimentados con sabrosas descalificaciones que nos llevan a preguntarnos si estamos efectivamente ante un foro político o en medio de una comedia de equivocaciones de Moliére. Esto constituye un verdadero caso clínico, el “caso Consejo de Seguridad”.

Si bien muchos de nuestros políticos nos tienen acostumbrados a una serie de inconsistencias, lo curioso del cuadro actual es que uno como simple ciudadano atento, que espera señales claras de parte de la oferta política existente para adoptar una posición de simpatía o rechazo ante las distintas alternativas, no sabe si debe romper en carcajadas o echarse a llorar, pues el grado de confusión es tal que el debate no se da ya entre las alianzas que se identifican con la oposición y el oficialismo, sino que es al interior de un mismo partido, que toca además que es el de Gobierno, donde se exhiben públicamente todas las opciones posibles de asumir ante esta coyuntura, esto es, de apoyo, abstención y rechazo a Venezuela. En este escenario no toca más que compadecer a la Presidenta que parece tener que gobernar con el irreversible designio de quedar siempre mal con algún sector de su propio partido cualquiera sean las decisiones que adopte.

Esta comedia, sin embargo, no es de estilo puro, pues posee varios componentes que la acercan más al melodrama propio de las telenovelas de tipo, vaya coincidencia, venezolanas, con la clásica guagua que por hacer evidente una verdad sabida por todos es reprimida por incómoda. Más allá de los márgenes de lo que debe o no decir un diplomático, algo de este folclor de los teledramas pudimos observar en la tajante y un tanto histérica solicitud de retiro del embajador bolivariano por parte de algunos políticos criollos que, sin enfrentar el contenido de verdad de por lo él dicho, pues el apoyo inicial de la Democracia Cristiana al Golpe militar –salvo heroicas excepciones como Don Bernardo Leighton- es un amargo factum histórico, lograron finalmente que el representante venezolano fuese removido de su cargo, perdiéndose con su verdad, como suele ocurrir con las guaguas de las teleseries para que la frágil unión de los personajes pueda seguir operando sin sobresaltos.

Otro rasgo tragicómico del “caso Consejo de Seguridad” son los intempestivos boomerangs que han arrojado algunos parlamentarios progresistas al verter ácidas críticas y descalificaciones acerca de la política interna venezolana, reproduciendo con este gesto exactamente la aparente misma causal por la que se solicitó el retiro del embajador. En efecto, de pronto nos enteramos que el antes cercano Chávez, con cuyo apoyo se hizo efectiva la elección, a contrapelo de Estados Unidos, del socialista chileno José Miguel Insulza para presidir la OEA, no es en realidad alguien en quien confiar, pues en palabras del también socialista Fulvio Rossi, se trata de un líder que no puede ser calificado como socialista y democrático por saludar a gobiernos autoritarios, como el de Bielorrusia, y es responsable de crear con sus discursos “incendiarios” un clima hostil que merma los esfuerzos de los líderes mundiales que buscan la mejor convivencia entre los pueblos. Frente a tal clarividencia cabe preguntarse porqué se aceptó y celebró en su oportunidad el apoyo de Chávez a la causa chilena para asegurar los votos decisivos de la Comunidad del Caribe. Cabe interrogarse además de si establecer relaciones comerciales con otros países que tienen un diseño de gobierno distinto al nuestro constituye un impedimento para ser calificado de “socialista y democrático”, ¿en qué se convierte el gobierno chileno cuando está concretando los últimos detalles de un TLC con China y comercia sin mayor cargo de conciencia con Estados Unidos que está a punto de legalizar la tortura, desconoce el Tribunal Penal Internacional y tiene una política exterior probadamente agresiva?

Esta trama, sin embargo, que uno desearía tuviera un imprevisto final feliz, no piensa terminar aún. Como en esas series eternas que por razones de buen rating se le van agregando nuevos personajes que intervienen a último minuto, han emergido los “críticos de los críticos” a la opción venezolana, con algunos ingredientes que dotan a esta comedia de un toque lamentablemente más dantesco que divino. Como es sabido, Isabel Allende es una de los tres diputados socialistas que ha manifestado públicamente su desapego por la opción chavista por el Consejo de Seguridad. Gatillado por lo anterior desde el seno de su mismo partido se han hecho oír un conjunto de comprensibles llamados a hacer respetar la decisión del Consejo General del PS que resolvió apoyar la candidatura venezolana, lo que resulta normal en una organización que por, imaginamos, precisamente su carácter “socialista y democrática”, debe ser un ejemplo a la hora de acatar la voluntad de las mayorías y no incurrir en el autoritarismo que critica Rossi. Hasta ahí todo bien, pero la izquierda chilena, por moderna que trate de aparecer, por desgracia comparte aún ciertos vicios de la cultura inquisitorial que la caracterizó durante un buen tiempo en el siglo XX.

Así hemos podido ver por los medios cómo destacados militantes socialistas claman porque se sancione a los diputados disidentes, al extremo de aseverar que las declaraciones de la diputada Allende “ensucian el apellido de su padre”.

De este modo, cuando todos pensábamos que el tiempo de las verdades reveladas había terminado, ocurre que existen algunos políticos que son capaces de entrar en contacto con la voluntad de personas muertas, y extraer de esa experiencia religiosa firmes pautas de evaluación de acuerdo a las cuales se puede diagnosticar si un hijo o hija se ajusta o no a la esencia de su apellido, si marcha por el camino que su padre muerto hubiese elegido ante tal o cual contingencia que no le tocó vivir, o bien lo ha traicionado por sus decisiones soberanas, manchando con sus pérfidos actos lo que antes era inmaculado. Más allá de que la posición de la diputada Allende sea compartida o no, creía suponer que el socialismo moderno es capaz de distinguir entre padres e hijos, entre sus estructuras de personalidad y condiciones socioculturales que permean a cada uno y le hacen ser el ser singular que es, para medir sus acciones de acuerdo a sus respectivas realidades, promesas dadas, etcétera, sin necesidad de acudir a las líneas de parentesco, linaje o adn. Me imagino también que la diputada no fue electa como tal y sacó la segunda mayoría en las elecciones del PS por llevar el apellido que lleva, sino por razones positivas que tendrán que ver con su capacidad de liderazgo, trabajo en equipo, conocimiento, en fin. Supongo.

Y como en toda comedia suele haber un ciego, un loco o un borrachito que dice fuera de contexto sus verdades sin que se lo pidan y sin argumentarlas, aprovecho de señalar las mías por si las moscas: Votemos por Venezuela para el Consejo de Seguridad de la ONU y mar para Bolivia. ¿Alguien más?

Saludos, Manuel.

http://manuelguerrero.blogspot.com

 

06/10/2006 00:12. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

LA IZQUIERDA DEL ONCE

Por Manuel Guerrero Antequera

El 11 de septiembre esta grabado en nuestra retina colectiva como el dia de la catastrofe de la palabra, del discurso, de la posibilidad de conceptualizar, de abrir el debate, de sopesar argumentos, de convencer y sumar. Lo acontecido ese dia hace 33 anhos fue precisamente perpetrado para que el pueblo chileno en general, y la izquierda en particular, quedara sujeto a el como el dia del dolor, definitivo, amargo y gris.

Asi, una vez mas hemos asistido a un once de septiembre donde el Presidente es asesinado antes de poder convocar a un plebiscito para que sea el verdadero soberano el que dirima acerca de su destino. Cada once la voz del Presidente es ahogada para recordarle al futuro el precio de provocar el odio de quienes se consideran, desde posiciones de privilegio, propietarios naturales del mundo de la vida.

Como ocurrio con los dos intentos de rebelion, en 1851 y 1859, contra el gobierno conservador de Montt, donde los igualitarios levantados con el apoyo de artesanos exigieron el reparto de tierras, educacion popular y democratizacion de las elecciones, para que todos los sectores de la sociedad tuvieran posibilidad de representacion. Prision, exilio, muerte fue la respuesta. Como volvio a suceder en 1891, cuando ante el intento del Presidente Balmaceda por aumentar y dar una orientacion social al gasto fiscal, la mayoria de los partidos politicos del Congreso vinculados a la elite respondio militarmente con la Marina, llevando a la muerte a más de diez mil personas, incluyendo al Presidente de la Republica que se suicido tras nueve meses de resistencia. Asi como con los obreros del salitre que tuvieron la osadia de declararse en huelga, en diciembre de 1907, en la ciudad de Iquique, cuando el salitre proporcionaba mas del ochenta por ciento del valor de las exportaciones chilenas y su propiedad era controlada fundamentalmente por empresarios ingleses y espanholes y por algunos chilenos: el Ejercito sofoco la huelga con una matanza de dos mil compatriotas.

El once de septiembre no es otra cosa que la repeticion compulsiva de la elite chilena de intentar fijar en la memoria social lo que ha pretendido que sea una constante en la historia: que la propiedad y explotacion de la tierra, la plata, el oro, el trigo, el salitre, el cobre, los bosques y las aguas, no es prerrogativa del conjunto de la sociedad, sino ambito privado e intocable de pequenhos grupos, nacionales y extranjeros, de acuerdo a los cuales hay que gobernar por los tiempos de los tiempos. Que los inquilinos, peones, artesanos y proletarios, asi como tarde o temprano la izquierda, el feminismo, las politicas gay y lesbica, la ecologia y las minorias etnicas pueden que lleguen a tener, si presionan, un lugar de representacion en el sistema politico. Pero cuestionar el modo en que la economia funciona es un terreno prohibido, pues ahi se juega todo.

Y es este recordatorio lo que cada once de septiembre vuelve a fallar. Pues las elites vuelven a enterarse en la calle o por la prensa que el
intento de clausurar, cerrar los espacios siempre fracasa. Que la memoria social en forma compulsiva tambien vuelve con otros contenidos, desde otros lugares y expone su voluntad de querer jugar el juego de verdad, aunque sea desde el recuerdo de quienes se atrevieron a jugarlo. Y esto a pesar de las miles de muertes. A pesar del metal tranquilo de la voz del Presidente apagandose en la transmision de Radio Magallanes. A pesar de la Escuela Santa Maria de Iquique, del disparo de Balmaceda, el exilio de Bilbao y la "pacificacion" del sur de Chile.

Se trata de algo que la izquierda debiera ser capaz de hacer suyo. Que el once es el dia en que queda claro que lo relevante no es el nombre, la bandera, el color, la consigna, sino lo que la propia elite siempre ha tratado como tabu: la propiedad de las aguas, los bosques, el cobre, el salitre, el trigo, el oro, la plata y la tierra. En definitiva, que lo esencial es la repolitizacion de la economia, de modo que haya mayor control social de ella, del uso de nuestros recursos, por que quienes padecen el rigor de la vida saben donde estan las prioridades para fijarlas: salud, educacion, trabajo y vivienda digna, el aire y las aguas limpias.

La izquierda vuelve a vivir cuando retoma la iniciativa y se lanza a la reflexion rigurosa. Traspasa el umbral del dolor cuando genera mayor organizacion y articulacion de particularidades que permiten hacer cambios estructurales para profundizar la democracia con justicia social. Los onces de septiembre han de ser dias de emancipacion de la derrota, de critica y puesta en acto de todo lo que no se hizo y queda por hacer para que no haya otros onces. No por miedo a la muerte, sino por voluntad y deseo de construir la sociedad por venir.

http://manuelguerrero.blogspot.com

 

14/09/2006 21:23. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

CARCELES PARA LA PLEBE

Por Manuel Guerrero Antequera

“El regimen carcelario es de lo peor que puede haber en este pais. Yo creo no exagerar si afirmo que cada prision es la escuela practica y profesional mas perfecta para el aprendizaje y progreso del estudio del crimen y del vicio. ¡Oh, monstruosidad humana! Todos los crimenes y todos los vicios se perfeccionan en las prisiones, sin que haya quien pretenda evitar este desarrollo”.

La autoria de esta declaracion desesperada, podria perfectamente ser atribuida a cualquier politico o ciudadano comun actual que haya estado siguiendo con atencion el estado en que se encuentra el sistema carcelario chileno, con sus cifras de sobrepoblacion y condiciones de existencia de precariedad extrema, inhumana y degradante. Sin embargo, no fue pronunciada por ningun prohombre de nuestro presente, sino por el tipografo, educador, sindicalista y fundador de mancomunales, federaciones, periodicos y partidos politicos obreros, Luis Emilio Recabarren. Tal diagnostico acerca del regimen carcelario fue pronunciado en una conferencia que dicto con ocasion del primer centenario de la Independencia de Chile. Han pasado 130 anhos desde el natalicio de don Reca y casi cien anhos de su conferencia. Y sinembargo, su reclamo tiene una vigencia tal que pone un manto de dudas acerca de si hemos progresado realmente en esta materia a casi doscientos siglos de nuestra historia republicana.

En efecto, el sistema carcelario chileno, hasta antes de 1822, estaba compuesto por carceles y locales en Santiago, que expresaban la herencia directa de la administración borbonica. La legislacion del Antiguo Regimen concebia a la carcel como un lugar transitorio para la espera de condenas mayores, como la ejecucion publica, la expropiacion de bienes o el exilio. Debido a ello no se le prestaba mayor atencion a la mantencion fisica del lugar, ni tampoco se creia, como con la Penitenciaria, que estos espacios de reclusion fuesen el lugar de castigo y redencion para aquel, que tras haber atentado contra la sociedad, encontraria en la soledad del encierro la reflexion y el perdon para sus culpas, reintegrandose luego como individuo rehabilitado a la comunidad.

La esencia de los males, versaba la concepcion mayoritaria, se localizaba en los reos de mas alta peligrosidad, por lo cual a estos no se les permitia encontrarse en los mismos recintos carcelarios que los individuos detenidos por delitos simples. En consecuencia, se habilito el antiguo presidio espanol de la isla de “Mas Afuera” en Juan Fernandez, la que en el pasado habia servido como recinto carcelario que albergo a muchos de los patriotas en los tiempos de la Reconquista Espanola, entre 1814 y 1817. Como es conocido, aun en la actualidad del siglo XXI hay quienes, como Joaquin Lavin, piensan que crear una “isla carcel” es una solucion seria para el problema de la delincuencia.

En aquellos anhos se pensaba que la lejania de esta carcel respecto de la sociedad y la convivencia obligada entre presos y carceleros impactarian sobre la conducta de los convictos, desincentivandolos para la comision de futuros delitos. El mecanismo punitivo era simple: el castigo ejemplificador por medio de la soledad obligada, maltratos fisicos, precariedad de viveres y ausencia de comunicacion con las actividades continentales. No obstante estos objetivos, la reclusion de presos y guardias en la isla provoco una creciente hostilidad y rebeliones que a partir de 1830 cobraron forma en multiples motines, sublevaciones y fugas en buques.

A raiz de estas dificultades, Andres Bello, junto a otros intelectuales de la epoca, hizo publicamente hincapie en la necesidad de la reforma del sistema carcelario por inhumano e inefectivo. Para ello propuso la creacion de colonias penales nuevas, adoptando un regimen penitenciario a partir del principio de la expiacion de las culpas como forma privilegiada de correccion del convicto. De esta manera se recomendo la reclusion de los presos en celdas individuales, para el trabajo y la oracion permanente hasta la enmienda del criminal.

Sin embargo, el Ministro del Interior del Presidente Joaquin Prieto, Diego Portales, era de una opinion radicalmente diferente. Para el, el escarmiento ejemplificador de los delincuentes mas peligrosos era la mejor forma de desincentivo. Por ello implemento una experiencia punitiva completamente nueva para Chile: el Presidio Ambulante, conocido como “los carros de Portales”. Este tipo de presidio consistia en jaulas de fierro montadas sobre ruedas, que funcionaban como lugares de encierro para los criminales de mayor grado, los que eran conducidos a distintos lugares para trabajar en obras publicas. Cada uno de los carros era habitado por hasta catorce presos, los que estaban encadenados unos a otros. La mayor parte del tiempo los condenados realizaban trabajos forzados, mientras el tiempo restante lo pasaban en las jaulas a vista de los transeuntes durante todas las estaciones del anho. Los carros se implementaron a lo largo y ancho de Chile, en Coquimbo, Aconcagua, Santiago, Colchagua, Valparaiso, Talca, Maule y Concepcion.

¿Quienes eran los presos? No otros que la plebe. Durante la conquista se trato de los indios de encomienda y los esclavos. Luego, durante el siglo XVIII, eran los que emigraron del campo a la capital, a quienes, a traves de bandos presidenciales, se les prohibio cantar, disfrazarse, bailar y hasta jugar chueca. Tales restricciones sirvieron, entre otras cosas, para tomar presos a quienes las transgredian y asi contar con trabajadores forzados para la construccion de obras publicas, como la remodelacion, bajo las ordenes del Intendente de Santiago, Benjamin Vicuña Mackena, del Cerro Santa Lucia.

Mucho mas adelante en el tiempo, entre 1973 y 1990, las carceles volvian a ser llenadas ahora por los “upelientos”: plebe organizada que habia tenido la mala idea de querer ejercer el poder politico, por lo cual debian ser brutalmente castigados. Muchos ciudadanos del Chile de hoy deben haber vivido la experiencia de cuando llegaban patrullas militares a sus poblaciones, y eran sacados en masa de sus casas durante la noche, para concentrarlos, ante el llanto de sus hijos y familiares, en las canchas de futbol. Otra forma menos sutil de los carros de portales, pero esta vez con presos politicos, la mayoria de origen proletario.

Lo que caracterizo en un comienzo a este período del terror fue la utilización masiva de campos de concentracion. Estos eran habilitados fuera de los principales centros urbanos, como en Chacabuco, Pisagua, Puchuncavi, Ritoque, Quiriquina, Isla Dawson. Su disenho emulaba a los campamentos militares, en tanto recintos cercados por muros y alambradas, bajo la permanente custodia de militares. Cada campo estaba bajo la tutela de una unidad militar. En el centro de la construccion se encontraban las barracas, los recintos para los presos politicos, y en la periferia los recintos para los militares. Las barracas eran espacios amplios, sin divisiones, con literas y catres. No contaban con banhos.
Cada barraca era vigilada directamente por un militar quien aplicaba el regimen disciplinario. Las visitas eran permitidas una vez por mes, y la correspondencia era revisada. Los presos politicos no se encontraban bajo procesamientos judiciales, no tenian condena, ni derecho a defensa legal.

Mas tarde, los presos politicos pasaron a las carceles comunes, que eran dependientes del Ministerio de Justicia, y estaban a cargo de Gendarmeria. En su mayoria se trataba de construcciones del siglo XIX que consistian en un edificio a traves del cual se ingresaba y se encontraban la administracion, las dependencias del personal y la guardia; un pasillo que comunicaba a este espacio con el interior, interrumpido por puertas metalicas y guardias. El pasillo desembocaba en un ovalo formado por galerias o calles, que se ordenaban a su alrededor. En el ovalo se encontraba la Guardia Interna. Cada galeria poseia dos pisos de celdas. Las del nivel del suelo estaban ubicadas a cada lado de un pasillo de cuatro metros de ancho. Las del segundo piso daban a una pasarela metalica. Los banhos estaban habilitados en el fondo de la galeria, constando de banhos turcos sin descarga de agua, lavamanos y ducha fria. Cada celda poseia una abertura de 50 centimetros por 50 centimetros, cubierta de barrotes. El tamanho de la celda era de 2 por 3 metros, y 4 metros de altura.  Los presos politicos eran dispersados entre la poblacion comun, viviendo hacinados en promedio de 10 por celda. La estructura de las galerias se encontraba rodeada por un muro alto que las circundaba, separada por la linea de fuego. Sobre el muro una pasarela y casetas con guardias armados. La mayoria de estas carceles aun estan operativas y en su interior "habitan" pobres, miles de pobres.

Sin embargo, en la actualidad ya se cuenta con la posibilidad de la participacion del sector privado en la administracion de las cárceles para el cumplimiento de la rehabilitacion de los presos. Junto a la creacion de las Carceles de Alta Seguridad, probablemente se trata de lo mas novedoso en la historia nacional que lleva casi doscientos anhos encerrando a la plebe sin atacar las causas reales de la delincuencia, pues “el principal factor de la delincuencia existe en la miseria moral y en la miseria material. Hacer desaparecer estas dos miserias es la mision social de la Humanidad que piensa y que ama a sus semejantes”, dijo Recabarren hace cien anhos atras. ¡Vaya que somos duros para aprender!

http://manuelguerrero.blogspot.com

07/07/2006 21:16. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

AUTORIDAD SI, VIOLENCIA NO

Por Manuel Guerrero Antequera

El gobernar en condiciones democraticas pone a sus autoridades en el permanente desafio de valerse del ejercicio del poder de modo tal que este no se agote en una accion individual, de expertos aislados por ejemplo, sino en generar condiciones que abran paso a la movilizacion de las capacidades de una pluralidad de personas, por ideas y valores comunes, que es lo que permite, en definitiva, “poder” cambiar la sociedad para mejor. Ser Gobierno democratico implica mucho mas que elegir a un Mandatario en un rito que se repite cada cierta cantidad de anhos. Significa, sobre todo, poner en acto una concepcion del poder como una capacidad que no pertenece a ningun individuo en particular, sino a grupos humanos que salen de su esfera particular para, mancomunadamente, emprender nuevos rumbos, ejercicio que debe venir facilitado por la autoridad legitima -el reconocimiento- que han de ganarse dia a dia quienes gobiernan para conducir, competente y responsablemente, estos procesos de cambio.

En efecto, de modo diferente a lo que a veces se piensa, el poder jamas surge de la violencia, sino que emana del hecho de que personas se junten y procedan concertadamente para lograr un proposito comun. Es la concertacion de hombres y mujeres -”la union hace la fuerza”, dice el refran- lo que le resulta consustancial al poder, no la violencia. Es mas, la violencia no es equiparable al poder, porque el dominio por la violencia entra en juego precisamente cuando se esta perdiendo poder. Y una vez utilizada la violencia en pos del dominio, su uso cobra su precio tanto en los vencidos como en los vencedores, toda vez que ella implica una crisis de poder, es decir, la falta de capacidad para actuar juntos.

El ejemplo mas palpable, triste y siniestro de ello fue el Gobierno militar y de la derecha chilena que ejercio sistematicamente la violencia durante casi dos decadas en nuestro pais. Dicho Gobierno fue dictatorial en tanto elimino el nivel intermedio de la legalidad, volviendo el mandato de Augusto Pinochet en ley, suspendiendo el Estado de derecho e instalando un permanente estado de excepcion. Fue, ademas, autoritario, porque las relaciones de poder que se establecieron prescindieron de los procesos de legitimacion previos, destacando el uso de la fuerza, del terrorismo de Estado como el modus operandi principal. Tal regimen fue, a su vez, totalitario, porque mantuvo el monopolio de todas las formas y espacios de ejercicio del poder, imponiendo una ideologia oficial incuestionable; una policia secreta terrorista, que combatia a grupos declarados “enemigos de la sociedad”; un monopolio de los medios noticiosos y de informacion, asi como universidades, en manos directamente de los militares o de cuadros de ultraderecha designados, nunca elegidos, entre otros aspectos. Sin embargo, aunque resulte extranho decirlo, el regimen pinochetista fue extremadamente debil desde el punto de vista del poder y es por ello que tuvo que recurrir constantemente al uso de la violencia para asegurar su dominio, hasta que fue derrotado precisamente por el poder de las mayorias.

De modo distinto, un Gobierno democratico debe concebir al poder y la violencia como opuestos: donde uno domina falta absolutamente el otro. Como lo senhalo alguna vez Hannah Arendt, la violencia aparece donde el poder esta en peligro, pero confiada en su propio impulso acaba por hacer desaparecer al poder. Mientras la violencia esta vinculada con la amplificacion de la potencia humana mediante instrumentos de coaccion, el poder debe remitir a la autoridad, que jamas la otorga la violencia, sino la rectitud, el trato justo, la escucha tolerante y la capacidad de actuar juntos compartiendo responsabilidades. Donde se perpetua la relacion amigo-enemigo, precisamente impera la violencia, lo que coarta los espacios de reconocimiento del otro y, por lo tanto, hace desaparecer el poder como capacidad de emprender juntos.

En nuestro Chile actual no cabe duda de que estamos cada vez mas lejanos al modo de gobernar del pinochetismo. Prueba de ello nos la dan, por ejemplo, dos eventos recientes que solo son posibles en democracia y bajo una concepcion distinta de poder que el de la dictadura. El primero es el repudio publico de la Presidenta de la Republica a la represion policial contra periodistas y secundarios que se registro durante las pasadas movilizaciones de estudiantes. Lo novedoso del suceso, lamentablemente, no es que se haya reprimido con violencia inusitada a manifestantes y reporteros graficos, sino la condena abierta y decidida por parte de la principal autoridad del pais a tales hechos, que califico en la ocasion de “exceso, un abuso, una violencia repudiable e injustificable”, con el consecuente relevo de su cargo del prefecto de Fuerzas Especiales de Carabineros, el coronel Osvaldo Jara, debido a la violencia aplicada por efectivos de esa division contra los adolescentes y la prensa. La senhal de condena a esta violencia, transmitida por cadena nacional, no es menor y debe ser valorada en toda su magnitud, porque pone una vara distinta para medir publicamente que se considera tolerable y que no en democracia en cuanto al uso de la fuerza para las propias instituciones a cargo de velar por el orden publico. Ello sólo ha sido posible porque se tiene la conviccion de que medidas de este tipo ya cuentan con el respaldo ciudadano que las avalan. Es necesario, por tanto, que se actue en consecuencia trasladando la condena al uso de la violencia policial a toda parte o conflicto donde ella se manifieste, tomando las medidas del caso.

Una muestra de poder democratico es la eleccion de Senado Universitario de la nueva Universidad de Chile. Se trata de una instancia triestamental, con participacion de academicos, estudiantes y funcionarios, hasta ahora unica en el pais, que tiene atribuciones para definir las normas internas de la universidad, sus grandes proyectos y sus propuestas al medio nacional. Y este logro se debe, fundamentalmente, a la capacidad de actuar juntos que tuvieron los estudiantes de la Universidad de Chile que en 1997, luego de refundar su federacion, presionaron para que se formara la primera comision de caracter transversal encargada de repensar y generar un nuevo sistema de Gobierno participativo en la casa de Bello. En 1998 y 1999, se comenzo a escribir y se refrendo la propuesta de nuevos estatutos de la universidad, y en octubre de 2002 se eligio un primer grupo de representantes de la comunidad que hicieron la “marcha blanca” del Senado. Finalmente, hace pocos meses, se defendio la propuesta de la comunidad en su decisivo paso por el Congreso y la Contraloria General de la Republica, hasta que se consiguio su publicacion en el Diario Oficial como Ley de la Republica, despues de mas de nueve anños de intenso trabajo colectivo basado en el intercambio de argumentos y la movilizacion social que, sin necesidad de recurrir a la violencia, evidencian el poder, la capacidad de convocatoria y conduccion que tuvieron los estudiantes junto a academicos, funcionarios y autoridades.

Muestras como estas hay muchas mas como tambien existe una gran cantidad de proyectos colectivos que no han podido resultar exitosos porque, sin duda, a nuestra sociedad aun le falta mucho camino por recorrer para que la accion humana concertada no violenta sea la columna vertebral de nuestro modo de convivencia en democracia. Sin embargo, para avanzar en mejorar las condiciones materiales de existencia de toda nuestra poblacion y asegurar una vida digna para todos, no hay duda de que debemos continuar por el camino que nos muestran las experiencias de avance democratico, aunque tome mayor tiempo y trabajo conquistar mayorias conscientes, organizadas y participativas que producir efectos rapidos y espectaculares a traves del uso de la violencia, que esta condenada a ser efimera, pues solo porta la ilusion de que ejerce el poder, y como ilusion mas temprano que tarde se desvanece irremediablemente en el aire.

http://manuelguerrero.blogspot.com

22/06/2006 21:06. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

La marcha de los pinguinos

El ciclo de protesta masiva organizada por parte del movimiento estudiantil secundario en estos dias es una excelente noticia para la democracia. Ello, en tanto dichas movilizaciones son la mas clara expresion de que estamos ante una sociedad civil en formacion, viva y vigorosa, que esta vez por medio del rostro descubierto de nuevos actores juveniles, les recuerda en forma directa a quienes ejercen el poder que el pais ha de gobernarse tomando seriamente en cuenta las demandas de la ciudadania y sus necesidades cotidianas. Y este recordatorio no es trivial, pues los partidos politicos y las elites
gobernantes suelen olvidar que ellos estan en el ejercicio de sus funciones en tanto representantes que se deben en todo a sus representados.

Sin embargo, no todos tienen mala memoria. En la retina colectiva de nuestra historia reciente permanecen las protestas de los secundarios que en los anos ochenta fueron capaces de romper el terror dictatorial y en forma inteligente y masiva lograron organizarse en centros de alumnos y federaciones, cuando estos eran prohibidos. Tales movilizaciones llevaron incluso a la caida del Ministro de Educación Sergio Gaete que implemento, desde el poder autoritario, la hoy ya demostrada fracasada municipalizacion de la educacion. Tales protestas estudiantiles formaron parte del amplio accionar de los movimientos sociales en Chile y Latinoamerica, que junto a la reivindicacion general de terminar con la dictadura, abogaron por el mejoramiento de la educacion y de los
servicios urbanos, asi como por la proteccion de los derechos de las mujeres, de los trabajadores, pueblos originarios, y de los derechos
humanos en general.

Tal situacion, de movimientos ciudadanos organizados mas alla de los canales clasicos de la politica, auguraba el advenimiento de una democracia participativa y dinamica. Sin embargo, lo que acontecio fue algo bastante distinto. Los partidos politicos que antes estaban en la oposicion rapidamente tomaron un rol como los unicos interlocutores validos entre la sociedad civil y el Estado, y redujeron, a nombre del realismo politico, la gobernabilidad y la seguridad ciudadana, la capacidad de influencia de la mayoria de los movimientos sociales en la politica, cuyas demandas de profundizacion democratica no se ajustaban al modelo de la transicion pactada.

Y esto no necesariamente tuvo que ser asi. En paises como Brasil, por ejemplo, donde los partidos politicos han sido mas democraticos y abiertos a grupos diferentes a ellos mismos, los movimientos sociales han tenido una mayor oportunidad de acceso al proceso politico logrando mayor exito en la influencia de las posiciones y practicas de los propios partidos politicos. En Chile, por el contrario, el carácter que se le otorgo a la institucionalizacion de la democracia tuvo efectos claramente excluyentes, lo que se refleja, por ejemplo, en la existencia de un Estado duro, alejado de los ciudadanos organizados por fuera de
los partidos politicos. Estos ultimos, a su vez, se han vuelto predominantemente elitistas, hegemonizados por expertos. La democracia de este modo tendio a confundirse con tecnocracia, con criptoplutocracia.

El movimiento de los estudiantes secundarios de hoy nos senala que es posible que estemos en un momento distinto a lo que como ciudadania queremos que sea la consolidacion democratica. Los estudiantes de ensenanza media auto organizados nos conminan a asumir una intervencion individual y colectiva activa y responsable en el espacio publico. Ya no basta contar con una ciudadania disciplinada, que se conforma con ser consumidora, observadora y usuaria del asistencialismo y las buenas intenciones de terceros. Tal vez el campo de resonancia de los discursos de la realpolitik que por anos han buscado hacer creer que la democracia es mejor servida mediante la subordinacion de la participacion popular a la necesidad de mantencion de la estabilidad de la administracion de “lo posible” y “lo dado” se haya reducido significativamente. No seria sorpresa, porque tal vision de la convivencia democratica ha ido perpetuando un sistema politico que ha institucionalizado la exclusion.

Asi como la lucha contra la dictadura fue llevada adelante por una multiplicidad de fuerzas, por una variedad de cuerpos en resistencia, por un enjambre de identidades en formacion, acciones y subjetividades que se disputaban, en forma directa y abierta, el espacio de la politica, los estudiantes secundarios de hoy han desbordado las formas de contenido y expresion dictados por quienes creen tener la unica voz autorizada para senalar como ha de vivirse en democracia.

Por ello lo que han realizado hasta ahora estas decenas de miles de estudiantes es una muy buena noticia para la democracia. Pues vuelve a actualizar la urgencia de comprender que la democracia conquistada debe ser hija no tan solo de los contenidos por los que se lucho durante la dictadura –pan, trabajo, justicia y libertad-, sino tambien debe ser heredera de la forma participativa transversal en que estos contenidos se forjaron e hicieron circular logrando sumar mayorias para la transformacion social. La calle, la asamblea, el mitin, la marcha, la protesta, como instancias de roce social, de conexion de diversas
relaciones creadoras de los estudiantes secundarios de hoy nos permiten volver a tener la esperanza de que hay potencialidad para construir una democracia que sea expresion real de la ciudadania, sin leyes de amarre, sin autoritarismos velados.

Ojala que nuestras autoridades que tienen actualmente en sus manos la posibilidad y los recursos de hacer las transformaciones justas que los estudiantes reclaman los escuchen a tiempo. Y ello tiene que ocurrir antes que el ciclo de este movimiento derive en un radicalismo en la forma de actuar que hasta ahora los propios estudiantes han sido  capaces de controlar. Si no se les escucha, atiende y se les da solucion a sus demandas, nos habremos perdido una excelente oportunidad como sociedad de hincarle colectivamente el diente al peor pecado que continuamos cometiendo como pais: impartir una educacion de mala calidad, en todos sus niveles y estratos socioeconomicos, que lleva al sacrificio a millones de vidas concretas asi como al destino del pais en su conjunto.
En cuanto a los partidos politicos, al menos nos cabe la esperanza que existe una razonable posibilidad que acuerden una vez por todas derogar la Ley Organica Constitucional de Ensenanza redactada por el dictador  el ultimo dia de su mandato autoritario, aunque sea como una medida instrumental para seducir a quienes conformaran para las proximas elecciones una parte muy significativa del padron electoral. Si se logra todo ello, gracias a los secundarios habremos avanzado un buen trecho en la democratizacion de la democracia. Estamos con ustedes.

Manuel Guerrero Antequera.

http://manuelguerrero.blogspot.com

25/05/2006 22:34. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero Hay 1 comentario.

La verdad de Cristina

Estando incomunicado en una celda de Cuatro Álamos en 1976, a mi padre le afloró el recuerdo de Cristina Carreño. Había pasado mucho tiempo desde que se conocían. Por años se encontraron y desencontraron siempre aunados por la actividad política. Con su rostro agraciado de mujer chilena, Cristina se distinguía por su risa que siempre la llevaba prendida a flor de labios.

De estatura pequeña, temperamento reservado, parca en palabras, se encendía cuando su risa aparecía dejando al descubierto dos hileras de albos dientes. ¿Qué sería de Cristina, se preguntó mi padre estando en manos del Comando Conjunto, de la “Chica Cristina” como la llamaba familiarmente? Había sido una alegría cuando después del golpe, en una de esas habituales citas clandestinas, se encontraron ambos y rieron por todo el trabajo que cada cual había hecho para memorizar los rasgos de la otra persona con la que se reuniría pronto. Con el mismo silencio y resolución de siempre Cristina desempeñaba su labor política bajo la tiranía de Pinochet.

Iba de un lugar a otro trabajando, organizando, animando la acción, incentivando la creatividad de los jóvenes.  Poseía una gran percepción de los problemas de la gente, sabía descubrir sus virtudes y desnudar sus defectos. Ante cada asunto respondía preguntando de tal forma que la propia persona descubriera la conclusión que ella deseaba subrayar.

Era conocida en los diversos barrios e industrias del sector oriente de Santiago, lugar donde vivía desde largo tiempo, y aunque usaba nombres distintos, cada vez que se hablaba de ella salía a relucir el de Cristina. Además de su vitalidad ella poseía un gran temple, una peculiar capacidad de sobreponerse a los tropiezos y vencer los temores que a todos por períodos asaltaban a los jóvenes bajo dictadura. Producto de los tiempos, todos tuvieron una desgraciada oportunidad de comprobarlo.

Su padre, Alfonso Carreño, fue asesinado después de ser sometido a brutales torturas en la Academia de Guerra Aérea, la siniestra AGA. La familia recibió un ataúd sellado con lo que se quería impedir que  vieran y denunciaran la masacre a que había sido sometido su ser querido.  Cristina al enterarse se estremeció y tomó las precauciones necesarias que permitieran protegerla, a la vez que cumplir su papel de hija.

Con su madre y hermana denunciaron este crimen atroz cometido con un comunista cabal, al que dieron sepultura no a escondidas, como deseaba la dictadura, sino a plena luz, reafirmando el cariño y admiración por quien murió peleando a la vez que el desprecio hacia los asesinos. Tocada por el crimen de su padre, Cristina se abocó a las tareas de impulso de la solidaridad con los presos políticos y demás perseguidos por la dictadura. Trabajó con tesón, arduamente.

Quería impedir que su mismo drama lo vivieran otros jóvenes y familias de Chile. Sabía de los lugares de detención, de los sistemas de visitas, de las necesidades de las familias, de las campañas de solidaridad que se efectuaban. En alguna ocasión, estando en clandestinidad, mi padre le habló a Cristina sobre esta actividad febril recomendándole tomar tiempo para su  descanso y recreación. Escuchaba, accedía, tomaba un respiro para de nuevo volver con más bríos a su acción cotidiana. Igualmente la acosaba con preguntas  acerca de su novio, por cuándo se casaría, diciéndole que debía dejar más tiempo para esta dimensión de su vida personal. Nunca arguyó en contrario pero siguió trabajando con la misma entrega y dedicación.  

Mi padre jamás pensó en esos momentos de recuerdo en Cuatro Álamos, que años más tarde, encontrándose en el exilio, recibiría una noticia como un trueno: Cristina estaba desaparecida. Su madre había denunciado que, al parecer, en Argentina o Uruguay la secuestraron después de haber viajado a Buenos Aires.

Siendo niño, con mi madre vimos como papá leyó una y otra vez la información. No había dudas, se trataba de la misma  persona, la recordada y admirada Cristina, la de la risa alegre, silenciosa, hacedora de presentes y construcciones futuras. ¿En qué lugar se encontraría, qué habían hecho con ella los matones de Pinochet que se dedicaban al contrabando de la muerte, intercambiando presos e informaciones con otros regímenes represivos de América del Sur? Junto a la entrada de las transnacionales financieras a la vida económica de nuestros países, actuaba la transnacional del terror que hoy conocemos como Operación Cóndor.

Todo en el mismo paquete modernizador: circulación libre de mercancías entre las dictaduras militares, ya fuesen bienes y servicios, como detenidos desaparecidos. En efecto, a instancias de la dictadura chilena, los servicios de inteligencia del Cono Sur codificaron la cooperación informal que ya existía en la represión a la “subversión”. Para ello se realizó un encuentro, en el cuartel general de la DINA, en Santiago, en octubre de 1975.

Los ilustres asistentes fueron los jefes de la inteligencia militar de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. Un mes más tarde, Contreras recibió a Guanes Serrano y al jefe de la policía paraguaya, Francisco Brites. En esa reunión, se implementó el Operativo Cóndor, configurando un banco de datos, un centro de información y sesiones de planificación de los grupos multilaterales de agentes encargados de vigilar, arrestar, encarcelar, torturar y "repatriar" a opositores de los diferentes regímenes. 

Cristina tenía 33 años cuando en julio de 1978 se hospedó en un hotel del barrio Once en Buenos Aires. Venía de un trabajo de coordinación entre los militantes del Partido Comunista chileno del interior con quienes estaban exiliados en Europa y ésta era su última escala antes de volver a Santiago.

Cristina al darse cuenta que era objeto de seguimiento se acercó al consultado chileno para solicitar ayuda. Ahí  le señalaron que se fuera tranquila y amablemente la subieron a un taxi. Éste se dirigió a El Olimpo, la Villa Grimaldi argentina, donde fue torturada por el temido Guillermo Suárez Mason. Quienes compartieron  con ella testimonian que la agredieron hasta la muerte porque nunca delató a nadie. Luego, simplemente la desaparecieron. 

Pero la verdad, porfiada, siempre aflora: Esta semana Cristina fue encontrada en Argentina e identificados sus restos. Sus hermanos, entre los cuales está la incansable Dorita de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, se enteraron de la noticia el lunes 8 de mayo por la mañana y se encuentran viajando a Buenos Aires para encontrarse con Cristina a quién tanto buscaron. “No se puede transformar en pan de cada día el parte de la muerte”  –dejó escrito mi padre tiempo antes que lo asesinaran. “Me niego a aceptar que mis camaradas y hermanos se encuentren sepultados en quizás que socavón, aletargándose en sus dolores, extraviados en los silencios, asfixiados en sus ansias de vida.

Si muchas son las disgresiones que se hacen Sobre lo que es el fascismo, válgame presentar como prueba sólo ésta: la de los seres humanos que los traga la noche, los succiona la muerte, los aniquila el dolor. Y entre ellos está Cristina, desaparecida entre los desaparecidos, perdida entre la geografía mentirosa de quienes carecen de Patria, sentimientos y amor. Cristina Carreño es años antes que también  lo asesi una joven que como todas las del mundo soñaba y tejía en su imaginación planes para el mañana. Su vida se extiende más allá de lo que piensan los adoradores de la muerte, es una flor que buscará oxígeno, alimentará nuevos sueños y entre ellos el más elemental, el Del derecho a la vida, a la existencia”. Que así sea, querido papá y hermosa Cristina.

Quisieron borrarlos de la faz de la tierra, para que olvidáramos vuestra capacidad de  organización como pueblo pobre que se decide a luchar para alcanzar una sociedad más igualitaria y libre. Pero el exterminio fracasa una y otra vez, porque el dolor y el deseo de emancipación no son individuales sino sociales. La verdad de Cristina no es de un grupo de familiares, sino de todo uncontinente que sólo unido en la amistad y la solidaridad será capaz de terminar con la cultura de la muerte que pretendió dejar instalada como modelo de sociedad la Operación Cóndor. 

Manuel Guerrero Antequera - Sociólogo  

http://manuelguerrero.blogspot.com

10/05/2006 17:33. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

El DESTINO DE UN HOMBRE- INVITACIÓN

El cine ruso es muy bello y profundo. Muchos de quienes hoy somos “adultos jóvenes”, con hijos y desafíos profesionales y de vida a cuestas, nos formamos por distintas circunstancias de la historia viendo estas películas en blanco y negro que nuestros padres y madres de los setenta habían hecho propias. Así como la poesía de Maikowski, Pasternak, Tolstoi y Pushkin; los ballets de Nijinsky y Diagilev y las danzas folklóricas de los cosacos; los poemas pedagógicos de Makarenko y las novelas de Michail Sholojov, la tundra y la nostalgia rusa forman parte de nuestro adn cultural, del bagaje moral y estético que en los momentos más duros de nuestras biografías nos han servido de colchón afectivo y punto de referencia para continuar con la esperanza intacta. Jamás podré olvidar la emoción de mi padre, por ejemplo, cuando me hablaba de pequeño de las hazañas de Yuri Gagarin y su declaración de que la tierra es azul. Aún hoy miro la risa maravillosa de Gagarin y me dan ganas de convertirme en Cosmonauta. 

A continuación les hago extensiva una invitación para ver cine ruso por si pudiera interesarles. No tengo dudas que quien se aventure a dejarse rozar por la Infancia de Iván, de Tarkovsky, por ejemplo, no solo podrá encontrar la obra de uno de los más grandes realizadores –escultor del tiempo, como le gustaba decir a él- que produjo la humanidad, sino que renovará su compromiso con la vida y la dignidad humana que tanta falta nos hace en estos tiempos extraños.Un abrazo a cada uno y cada una de ustedes, y tal vez nos topemos entre el público. Junto a nosotros estarán los amigos y familiares que hace exactamente 30 años fueron hechos desaparecer, mas nunca olvidados. 

Manuel.    

09/05/2006 16:53. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

Desaparecer al desaparecido

Algo extraño e inquietante recorre Chile. El fantasma de lo siniestro. Tras los errores de identificación de restos de compatriotas detenidos desaparecidos hallados en el Patio 29 del Cementerio General, lo que debía permanecer secreto se ha manifestado de manera brutal: la desaparición forzada de personas no ha terminado; los efectos multiplicadores de aquella tecnología de exterminio utilizada por la derecha chilena a través de la dictadura militar no han cesado y aun atraviesan al cuerpo social, castigando de modo ejemplar, una vez más, a los mismos sujetos, a las mismas familias.

Causa pavor observar como después de todo un proceso desgastador de volver cercanos, íntimos y amables restos que no recuerdan directamente a los padres, hermanos, hijos que se llevaron vivos para desaparecerlos, hoy nuevamente se debe hacer el ejercicio de convertir lo ya querido en su contrario, ajeno, impenetrable, “nn”.

Y la angustia ante lo que acontece –volver a desaparecer a los desaparecidos, volver a desenterrar a los muertos poniendo en duda sus nombres, sus rostros, su derecho a descansar en paz junto al cuidado de los suyos-, se agranda exponencialmente porque se trata de una realidad que se consuma en democracia, por (ir)responsabilidad esta vez otros funcionarios del Estado, diferentes a aquellos que acostumbramos indicar como autores de nuestros dolores e injusticias.

La posibilidad de ocultamiento de información en torno a los hallazgos científicos, vinculados a la puesta en duda de la certeza en la identificación de los restos, lleva aún más lejos la inquietud y la extrañeza ante este error que hoy cobra vida como horror. Pues se volvió a esconder lo peligroso, la verdad. Pero ésta porfiada se ha negado a desaparecer, y aparecido en forma brutal, mostrándonos otra cara de lo familiar, de esta democracia que no ha saldado cuentas con su pasado que no termina de pasar.

Así, el juego perverso de ocultación permanente, de cuerpos, restos, nombres, indicios, informes, traza un parentesco insólito entre la acción sistemática de la dictadura y aquello que los gobiernos democráticamente electos no han sido capaces de resolver. En parte hoy estamos sabiendo porqué. Por ello es siniestro lo ocurre: lo que nos era familiar y conocido –“las instituciones funcionan”-, ha emergido bajo un aspecto amenazante, horripilante, excesivo. Y se instala la duda: ¿Se trata de una excepción o de la normalidad? ¿Si la dictadura hizo desaparecer forzadamente personas para poder funcionar, la democracia hace aparecer forzadamente para poder operar?

Y ya estamos ante los mismos equívocos, ambigüedades, escamoteos, imposturas individuales y corporativas. “No tenemos responsabilidad en esto; hicimos lo mejor que pudimos; no sabíamos; es culpa de la técnica”. La criptoplutocracia enredando la madeja, dejando todo sin rostro para no tener a quien preguntarle o ir a reclamar para que responda, asuma.

De la desaparición forzada de personas que hoy nuevamente no tienen nombre surgen otros “nn”, per  o infinitaente distintos. Los primeros quieren dar la cara para volver a sus parientes, a su suelo, a su país. Los segundos esconden el rostro para hacer desaparecer su cuota de participación, su firma, su autoría.

Pero tenemos buena memoria. Haremos que todos aparezcan sin falta, detenidos desaparecidos y los resplosalbes de todas sus desapariciones. Es un deber impostergable que pone a prueba la capacidad que como ciudadanos tenemos para desterrar este fantasma siniestro que no termina de recorrer Chile: la impunidad.

Manuel Guerrero Antequera.

http://manuelguerrero.blogspot.com

26/04/2006 20:53. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

Ley de Amnistía y paz social

Cada vez que en el Chile postdictatorial se hace alusión, por parte de algún personero de la derecha chilena con representación política, a la “paz social”, uno quisiera alegrarse y convenir en que por fin quienes apoyaron alguna vez a la dictadura que tuvo como rostro público a Augusto Pinochet se han puesto en el lugar de las mayorías nacionales que no han cejado nunca en su esfuerzo por construir una comunidad nacional donde realmente impere el derecho de vivir en paz. Sin embargo, tal compromiso intempestivo con la “paz social”, por parte de esta minoría política de ultra derecha, lamentablemente sólo suele emerger cada vez que los intereses particulares de quienes se sienten fieles representantes -los militares y civiles que participaron activamente en la violación sistemática, con recursos de todos los chilenos y chilenas, de los derechos humanos-, se perciben como amenazados. Así, en una especie de déja vu permanente, volvemos cada cierto tiempo a oír advertencias acerca de la necesidad de no investigar y sancionar a los culpables de delitos de lesa humanidad a nombre del valor supremo de la “paz social”. De este modo, quienes precisamente reclaman justicia para los casos de prisión política, tortura, ejecución, desaparición forzada de personas, exilio y una triste lista de derechos humanos violados durante el periodo del terrorismo de Estado, se convierten en los agentes opositores a la “paz social”, y, por defecto, en “violentistas” y “antipatriotas”.

Gracias a esta inversión de roles, a partir de la cual el ser humano que se encontraba indefenso, degradado e impotente ante las circunstancias que lo fijaron durante la dictadura en calidad de víctima inerme frente a un Estado, que a través de sus agentes, civiles y militares, lo torturaron o ejecutaron por ser “agente de poderosas fuerzas extrañas” o herramienta de “conspiraciones internacionales”, hoy nuevamente es objeto de un atentado a su dignidad humana: “no solo te violamos tu cuerpo y tus derechos, sino que ahora tienes que colaborar en mantener la impunidad para que sigamos viviendo en tranquilidad”.

La violencia criminal de la dictadura, de esta forma, se ubica en un nivel “defensivo” y no “ofensivo”. Antes era el torturador el que defendía a la patria torturando, y quienes valiente y generosamente arriesgaron su vida para poner fin a tal estado de cosas eran los “enemigos internos”, los “subversivos”, blancos favoritos para las operaciones de exterminio. Para legitimar tales actos se hizo creer a parte de la población, que quien era castigado con la tortura, lo era porque “algo habría hecho”, “en algo andaba”. Como milagro, entonces, a través de este mecanismo de inversión de causas y consecuencias, el propio torturado resultaba responsable de la existencia de la tortura que se le aplicaba.

Con la conquista de la democracia, tal estado de inversión de roles no puede constituir la normalidad. Una dictadura sangrienta fue derrocada con enorme sacrificio precisamente para recobrar el sentido de pertenencia de todos y todas a un país que repone, como fundamento de su vivir en sociedad, la defensa y promoción del derecho individual y colectivo a una vida digna, uno de cuyos componentes esenciales es la oportunidad de acceder a la justicia y sanción de los crímenes de lesa humanidad.

Por ello los distintos poderes del Estado, que tienen su legitimidad en la voluntad soberana del pueblo que ha escogido vivir en democracia, no pueden reproducir, por acción u omisión, las arbitrariedades que dejó instaladas la dictadura. Todo lo contrario: los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial tienen la obligación de derogar la Ley de Amnistía, que es incompatible con las obligaciones internacionales del Estado chileno que debe investigar la suerte corrida por todas las personas torturadas, ejecutadas y desaparecidas durante el periodo de gobierno militar (1973 – 1990), y enjuiciar y castigar a quienes resulten responsables de estos crímenes, que como crímenes de lesa humanidad, no están sujetos a ningún tipo de prescripción.

En la medida que se observen señales concretas en tal sentido podremos realmente señalar con tranquilidad que vivimos en democracia, que el sacrificio no fue en vano, y alegrarnos sinceramente de la voluntad política y humana de quienes de tiempo en tiempo nos recuerdan con su pasional llamado lo importante que es que todos nos hagamos parte de la cruzada por la paz.

Manuel Guerrero Antequera. Sociólogo - http://manuelguerrero.blogspot.com

 

20/04/2006 13:07. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

POR UN CHILE QUE INCLUYA A TODOS LOS CHILENOS Y CHILENAS

Un amplio espectro de representantes de organizaciones sindicales, sociales, religiosas, culturales, étnicas, fuerzas políticas y personalidades de los más diversos ámbitos de la vida nacional, incluyendo entre ellas un número importante de parlamentarios y la propia Presidenta de la Republica, hemos manifestado públicamente nuestra voluntad de reemplazar el actual sistema electoral binominal  por uno democrático, representativo y proporcional, acorde con los tiempos que vivimos y con las tradiciones republicanas de nuestro país.
 

El reemplazo del sistema electoral binominal es una tarea país. Chile necesita un sistema que termine con la exclusión política que afecta hoy a millones de compatriotas, en el que el voto de cada ciudadano tenga el mismo valor. Que resguarde y represente los intereses de cada región y comuna. Que distribuya la representación parlamentaria en proporción a la fuerza real de cada conglomerado político. En definitiva, estamos por un sistema electoral democrático que garantice una correcta representación de la soberanía popular y en que todos los chilenos tengamos los mismos derechos.
 

Los abajo firmantes, convocamos a todos los chilenos a adherir a este objetivo con su firma y su concurrencia a las distintas actividades, entre ellas la conmemoración del Primero de Mayo, a las que, encabezados por la CUT, invitará el Comité por la Democracia y la Justicia Social.
 

1) Arturo Martínez, Presidente de la Central Unitaria de Trabajadores
2) Iván Paredes, Jefe de la Bancada de Diputados del Partido Socialista
3) Rene Alinco, diputado del Distrito 59
4) Jaime Gajardo, Secretario General de la Central Unitaria de Trabajadores
5) Ana Bell, dirigente nacional de la CUT
6) Maria Rozas, dirigente nacional de la CUT
7) Raul de la Puente, Presidente de la Asociacion Nacional de Empleados Fiscales
8) Jorge Pavez, Presidente del Colegio Nacional de Profesores
9) Luis Riveros, ex Rector y candidato a Rector de la Universidad de Chile
10) Jorge Arrate, Presidente del Directorio de la Universidad Arcis
11) Ivan Vuskovic, Presidente de Conupia
12) Guillermo Teillier, Presidente del Partido Comunista de Chile
13) Lautaro Carmona, Secretario General del Partido Comunista de Chile
14) Manuel Guerrero Antequera, sociologo
15) Nicolas Grau, Presidente de la Federacion de Estudiantes de Chile
16) Carlos Donoso, Coordinador de la Izquierda Cristiana
17) Manuel Jacques, dirigente de la Izquierda Cristiana
18) Manuel Riesco, economista
19) Pedro Lemebel, escritor
20) P. Jose Aldunate
21) Obispo Isaias Gutierrez
22) Fabiola Letelier del Solar, abogada de DDHH
23) Carmen Hertz, abogada de DDHH
24) Rodrigo Ruiz, Coordinador Nacional de la Surda
25) Jaime Escobar, Editor de la Revista Reflexion y Liberacion
26) Oscar Hernandez, actor de teatro y ex candidato a diputado
27) Daniel Alcaino, actor
28) Faride Zeran, periodista
29) Miguel Gonzalez, Presidente del Sindicato Nacional de Montaje Industrial
30) Andres Pascal Allende, Vicerrector de la Universidad Arcis
31) Rodrigo Pizarro, Terram
32) Jorge Insunza Gregorio de las Heras, diputado distrito 28
33) Marco Enriquez-Ominami, diputado distrito 10
34) Carolina Goic, diputada Distrito 29
35) Sergio Aguilo, diputado distrito 37
36) Juan Morano Cornejo, alcalde de Punta Arenas
37) Amaro Labra, artista
38) Isabel Parra, cantante popular
39) Angel Parra, cantante popular
40) Lorena Pizarro, Presidenta de Agrupacion de Familiares de Detenidos Desaparecidos
41) Tomas Moulian, sociologo
42) Victor Paillaqueo, dirigente mapuche
43) Andres Aylwin, ex diputado
44) Fany Pollarollo, ex diputada
45) Hernan Montealegre, abogado
46) Roberto Marquez, Director conjunto Illapu
47) Cote Correa, locutor radial
48) Ximena Curican, dirigente mapuche
49) Jose Balmes, Premio Nacional de Artes
50) Rodrigo Goncalvez, cineasta
51) Isaias Zavala, alcalde de Diego de Almagro
52) Salvador Delgadillo, alcalde de Tiltil
53) Raul Sanchez, alcalde de La Ligua
54) Nathan Trigo, alcalde de Canela
55) Hugo Gutierrez, concejal de Estacion Central
56) Mauro Tamayo, concejal de Cerro Navia
57) Marcela Concha, concejal de El Bosque
58) Victor Andaur, concejal de Vina del Mar
59) Victor Tiznado, concejal de Lota
60) Gloria Valderas, concejal de Lebu
61) Jose Aravena, Urracas de Emaus
62) Juan Malla Garate, Pdte. PDC I Region y consejero regional de Tarapaca
63) Reynaldo Lacamara, Presidente de la Sociedad Escritores de Chile
64) Kemy Oyarzun, academica Universidad de Chile
65) Raul Bustos, Presidente Asociacion Funcionarios Municipales de Huechuraba
66) Juan Flores, Comite del Cobre
67) Marcos Pina, Identidad Rodriguista
68) Gonzalo Rovira, ex candidato senador
69) Fernando Garcia, Premio Nacional de Artes
70) Francisco Herreros, Director de El Siglo
71) Claudio Denegri, Director de Radio Nuevo Mundo
72) Armando Uribe, escritor
73) Carmen Lazo, dirigente del PS
74) Jose Miguel Varas, escritor
75) Mireya Garcia, Vicepresidenta AFDD
76) Manuel Gavilan, Urracas de Emaus
77) Mireya Baltra, Ex Ministro Unidad Popular
78) Julia Urquieta, Concejal Pudahuel
79) Volodia Teitelboim, Premio Nacional de Literatura
80) Maria Eugenia Puelma, Pdta. Funcionarios M. De Santiago
81) Jorge Soto Veragua, Disenador Grafico
82) Cornelio Baez, Concejal TilTil
83) Ernesto Araneda, Concejal Pedro Aguirre Cerda
84) Graciela Alvarez, Pdta. Asociacion Americana de Juristas
85) Eduardo Contreras, Abogado DDHH
86) Hector Ahumada, Dirigente Colegio de Profesores
87) Teresa Rivera, Dirigenta Social Pudahuel
88) Alberto Munoz Veliz, Dirigente Social Pudahuel
89) Vicente Garcia Pincheira, Dirigente PS
90) Hernan Marin, Concejal Andacollo
91) Victor Orellana, Concejal Diego de Almagro
92) Raul Montecino, Concejal Diego de Almagro
93) Danilo Jorquera, Concejal Rancagua
94) Javier Pizarro, Concejal Putaendo
95) Gloria Blanco, Dirigente Sindical AJUNJI
96) Maria Navarro, Dirigente Social
97) Rodrigo Espinoza, Dirigente Social
98) Rodrigo Contreras, musico
99) Alberto Neumann, Concejal Valparaiso
100) Luis Cortes Rivera, Concejal Illapel
101) Ignacio Peredo Concejal Molina
102) Alejandro Ortiz, Estudiante
103) Mario Navarro, Concejal Navidad
104) Miguel Salinas, Asamblea Cristianos de Izquierda
105) Julio Gonzalez, Dirigente Sindical
106) Gaston Quezada, Actor ex candidato a Diputado
107) Ivan Gutierrez, Director Cronica Digital
108) Patricio Arenas, Coordinador Festival de las Ideas.
109) Padre Oscar Jimenez
110) Monica Echeverria, novelista, actriz, directora de teatro
111) Fernando Castillo Velasco, arquitecto
112) Alvaro Ramis, teologo
113) Fanor Vargas, Movimiento Solidaridad
114) Marcos Pina, arquitecto
115) Hernan Alcayaga, Frente Amplio de Profesionales de Izquierda
116) Rodolfo Matus, Cambio Democratico
117) Michely Bravo, Partido Humanista
118) Mario Gomez Lopez, Partido Humanista

Favor difundir, gracias!
http://manuelguerrero.blogspot.com

13/04/2006 17:23. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

El amor es más fuerte

Fecha: Thu, 30 Mar 2006 13:25:57 -0400
   
En este día 30 de marzo de 2006, comparto con ustedes la trascripción de mi intervención improvisada ayer durante la inauguración del memorial "Un lugar para la memoria: Nattino, Parada, Guerrero", realizado en Quilicura, lugar donde encontraron, en un día como hoy, a nuestros seres queridos con sus cuerpos torturados y degollados.

Con amor, razón y fuerza los saludo a cada uno de ustedes que han estado siguiendo conmigo esta conmemoración.
Hasta pronto y muchas gracias por vuestra compañía y apoyo.

Que no perdamos jamás la capacidad de asombro e incrementemos nuestro compromiso con la verdad y la justicia.
 

Un abrazo,
Manuel Guerrero Antequera.
 

Querida Presidenta de Chile; Queridos familiares de José Manuel, Santiago, y mi papá; Querido compañero Guillermo Tellier, Presidente  del Partido Comunista de Chile, partido en el cual militaron nuestros tres familiares; Queridos amigos y amigas:
 

En estos precisos minutos que estamos compartiendo acá hace 21 años trasladaban a José Manuel y a mi padre, dentro de un vehículo camino, hoy sabemos, al local llamado ‘la firma’ o la Dicomcar en la calle Dieciocho.
 

Pocas horas antes, a las ocho y media de la mañana, ese 29 de marzo, que cayó día viernes el año 85, yo había llegado al colegio, tenía 14 años y vi en la puerta a mi padre, que recibía a los niños conversando con José Manuel, apoderados del colegio, camaradas de juventud, de batalla por los DDHH de los años ’70, del año 76 en adelante.
 

Lo saludé y le di un beso, él me llevó a un lado y me dijo “Manuelito, secuestraron a un grupo de profesores de la AGECH y los aprehensores les preguntaron por mí. Poco tiempo antes, secuestraron a un militante comunistas, Arriagada, y también le preguntaron por mí”.
 

Lo miré atónito, tenía 14 años, pero era suficiente para tener la lógica de decirle escóndete, ándate del país, qué haces aquí en las puertas del colegio, te van a tomar. Me miró y me dijo “no, yo ya salí una vez del país. Ya viví el exilio. Este es mi país, este es mi trabajo, aquí está mi familia. Yo de aquí no me muevo”.
 

No pude entender, no pude entender. Él estaba con una paciencia, una tranquilidad máxima. Le di un beso y me fui a la sala de clases y a los minutos, escuchamos un helicóptero aterrizar casi en el techo de nuestro colegio, escuchamos un frenazo de un auto, griterío, forcejeo, balazos, silencio. Tomé del brazo a Ignacio, mi compañero de curso, y le dije “es mi papá”.
 

Entró la presidenta del Centro de Alumnos a la sala, pidió hablar conmigo y me paré y le dije ‘se llevaron a mi papá’. Ella me dijo ‘Sí’  y se largó a llorar.
 

Lo secuestraron de un colegio; los que se lo llevaron eran Carabineros de Chile, civiles, había un ex militante. El tránsito estaba detenido para que el rapto pudiese ser más fácil, los recursos eran del Estado, el Estado somos nosotros.
 

Para convivir en sociedad se requiere un mínimo, un mínimo de seguridad que permita que estemos sentados acá, con tranquilidad, sin temor a que este techo se nos venga encima de la cabeza. Se requiere de una seguridad mínima de que si uno deja a sus niños en el colegio, los va a recibir sanos y salvos. Se requiere una seguridad mínima, una certeza ontológica mínima de que podemos ser en esta vida.
 

Lo buscamos por todas partes. Estábamos en Estado de Sitio, se movió la Iglesia Católica con toda la fuerza que demostró en el compromiso por los DDHH, se movieron los sindicatos, todos los partidos de oposición. Hubo gente de las FFAA que nos llamó para solidarizar, que esto no puede ser, que esto simplemente no puede ser.
 

Al día siguiente, un campesino los encontró acá. A los tres con los cuerpos torturados, degollados. Yo iba con mi abuelo el sábado en la mañana y vimos los titulares del diario y decía “los encontraron degollados”. Me acerqué y le dije “abuelo, qué es degollado”. Me explicó y me fui a la casa. América, mi hermanita de ocho años, estaba viendo monitos animados, le dije “lo encontraron. Está muerto el papá” y me dijo “Cómo”. Y le tuve que enseñar a una niña de ocho años lo que es degollar.
 

No, nadie se merece eso, nadie. Terrorismo de Estado. El Estado con la misión de cuidar a sus ciudadanos, de protegerlos, de acogerlos, de ser el útero que los cría, los educa, los mantiene, que los hace producir vuelto contra sus propios ciudadanos.
 

Sin embargo, el pueblo chileno, las madres, las hijas, las compañeras, las viudas fueron más fuertes. El amor fue más fuerte y salimos todos los viernes al bandejón central frente a La Moneda, en plena dictadura, con el mismo clavel en la mano a exigir justicia.
 

Fuimos al cementerio, nos jugamos por los DDHH en plena dictadura, creímos en la justicia, los atrapamos, tuvimos misericordia y con Estela, Elena y Owana dijimos que no queríamos pena de muerte, porque creemos en los seres humanos y nadie nace torturador, nadie nace asesino. Eso se educa, se forma, se enseña y eso es lo siniestro. Que un país hermoso y bello como Chile haya educado a ciudadanos a matar a otros conciudadanos.
 

Todo esto existe y hay que mirarlo a la cara. El terror está ahí, al lado de uno, a las puertas del colegio. Y hay que aprender a vivir con eso, a convivir con eso.
 

Santiago Nattino, artista, diseñador gráfico dedicó su vida al arte comprometido. Él diseñó el logo del Fasic, que es un logo cristiano, un pez. José Manuel parada, sociólogo, dedicó las ciencias sociales a crear una gran base de datos con testimonios de DDHH. Mi padre, Manuel Guerrero, educador, dedicó su vida a una educación distinta. Ese es el recuerdo.
 

El 29 y el 30 de marzo es un shock, una señal para todos de ayer y de hoy, no es un problema del pasado, es un problema de mañana, pero el recuerdo es un recuerdo de lucha, de compromiso, el recuerdo de las ciencias sociales trabajando por la humanidad, del arte comprometido, de la educación generando gente nueva, unida, sin divisiones ni exclusiones.
 

Yo me saco el sombrero frente a Estela, la señora Elena, Owana, mi mamá, frente a América, Javiera y los tres hijos de Santiago. Aquí estamos sin odio, nada, ni una pizca de ánimo de venganza, tranquilos como el agua, simplemente compartiendo con nuestros familiares y la Presidenta porque creemos en el ser humano, incluso en aquellos que estuvieron acá asesinando. Por eso, estamos por la justicia, por eso no vamos a parar, vamos a continuar hasta que aparezcan todos nuestros hermanos, familiares y tíos detenidos desaparecidos, hasta que se haga justicia plena en Estado de Derecho, con debido proceso, porque no se trata de nosotros, se trata de todos.
 

Estas tres sillas van a permanecer acá, porque los niños que vayan al aeropuerto, sean hijos de la familia que sea, de los colores políticos que sean, civiles o militares, van a preguntar "papá, mamá, ¿por qué hay esas tres sillas?" y ahí va a aparecer Manuel, José Manuel, Santiago y algo de lo que nosotros hicimos.
 

Algún día nos vamos a poder abrazar. Por mientras, estas sillas nos recuerdan que esto fue posible, pero que también es posible amar.

06/04/2006 18:54. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

ASOCIACION AMERICANA DE JURISTAS CONDENA RECHAZO EN EL SENADO A NOMBRAMIENTO DE MINISTRO CERDA EN LA CORTE SUPREMA.

ASOCIACION AMERICANA DE JURISTAS CONDENA RECHAZO EN EL SENADO A NOMBRAMIENTO DE MINISTRO CERDA EN LA CORTE SUPREMA.

La Asociación Americana de Juristas- Rama Chilena- expresa su indignación por el rechazo en el Senado a nombramiento del ministro Carlos Cerda como miembro de la Corte Suprema, por las siguientes razones:

1.- El Ministro Carlos Cerda Fernández ha tenido una trayectoria impecable como juez en la República y bajo la dictadura de Pinochet, como uno de los más brillantes Defensores de los Derechos Humanos en Chile. En virtud de ello fue propuesto por la Excma. Corte Suprema por unanimidad para llevar adelante el importantísimo juicio de relevancia nacional e internacional contra el ex dictador Pinochet por sus maniobras ilícitas relacionadas con decenas de millones de dólares ocultados y evadidos, en el denominado caso Riggs, denunciado por el propio Senado de los Estados Unidos.
 

2.-  La misma Corte Suprema lo propuso además para integrar la quina para ascender como Ministro al más alto Tribunal de la República como reconocimiento a su impecable trayectoria judicial, siendo seleccionado por el Presidente de la República elegido por la mayoría de los chilenos para ocupar tan alto cargo.

3.-  Es del caso que en la votación ratificatoria del Senado el Ministro Cerda obtuvo una mayoría de votos favorable a su designación de 21 votos contra 16 y una abstención, logrando por tanto  la mayoría absoluta de los senadores presentes  y también la mayoría absoluta de los senadores en ejercicio de un Senado compuesto de 38 miembros.
 

4.- En ningún país democrático del mundo, un juez apoyado por los 3 poderes del Estado para ser nombrado como miembro de la Corte Suprema, se estima rechazado.  En el caso de Estados Unidos, propuesto como paradigma para justificar la intervención del Senado en el nombramiento de un Ministro de la Corte Suprema, el quórum para nombrarlo es el simple o de mayoría absoluta del Senado, e incluso el de los miembros presentes y no el de los miembros en ejercicio.  El sistema que rige en Chile  permite que una minoría de senadores (16 de 38), o sea el  42%, pueda vetar la voluntad democrática de una amplia mayoría nacional- incluso en el Senado - (21 de 38= 55,2%).
 

5.-  Lo que hace más insoportable aún esta situación es que se han invocado contra el Juez Cerda argumentos absolutamente perversos como el de la baja calificación que le aplicó una Corte Suprema obsecuente al dictador Pinochet debido a la valentía del Juez Cerda para procesar al criminal Comando Conjunto que hizo desaparecer chilenos y negarse a aplicarles el inicuo Decreto Ley de autoamnistía, rechazado repetidas veces por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
 

6.-  Creemos que la voluntad mayoritaria de los chilenos no soporta más la injusticia de este sistema de nombramiento de los Ministros de la Corte Suprema.  Debemos caminar hacia una democratización del Poder Judicial.   Así p.ej. en los Estados Unidos, no sólo existen los juicios orales penales.   Allí se eligen democráticamente los jueces de base, existe la revocación del mandato por iniciativa popular de jueces que dicten opiniones o fallos aberrantes, y audiencias públicas para el nombramiento de los Ministros de la Corte Suprema, trasmitidas por TV, votadas por el Senado en sesiones públicas y con quórum democráticos de mayoría simple absoluta de los miembros presentes.
 

7.- De persistir la oposición de los sectores antidemocráticos a modificar el perverso sistema actual, la Presidente de la República Michelle Bachelet debiera llamar al pueblo a un plebiscito o a una Asamblea Constituyente para que se pronuncie sobre el sistema de elección de los Ministros de la Corte Suprema.
 

Santiago, 5 de abril de 2006.
 

                            ASOCIACION AMERICANA DE JURISTAS- RAMA CHILENA-
 

Graciela Alvarez Rojas            
Presidenta
 

Juan Subercaseaux Amenábar
Secretario
 

Ramón Vargas Heyer
Tesorero

06/04/2006 18:43. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

Carta abierta a las y los demócratas de Chile

La democratización plena de Chile, que mayoritariamente deseamos como país y por la cual hemos pagado muy grandes costos como ciudadanos responsables y generosos con nuestro destino común, requiere que vayamos desatando las trabas autoritarias que artificialmente y de forma constante colocan sectores políticos minoritarios que representan al dictador ya derrocado, que de forma descarada utilizan tecnicismos legales para coartar la voluntad soberana del pueblo.

Este es el caso del reciente rechazo perpetuado en el Senado de la República al nombramiento del Ministro Carlos Cerda para que forme parte de la Corte Suprema, operación montada por una minoría de senadores pinochetistas.
 

Como chilenos y chilenas como conocimos en carne propia los efectos del terrorismo de Estado, nos violenta y llena de impotencia que los jueces que en forma valiente y responsable cumplieron en forma cabal, a través de sus investigaciones y sentencias,  la misión que les corresponde a los Tribunales de Justicia en cuanto a proteger y promover los Derechos Humanos en Dictadura y en Democracia, sean precisamente aquellos que tienen vedada su entrada al máximo tribunal por efecto de la acción antidemocrática de una minoría política que formó parte del gobierno terrorista de Pinochet.
 

Lamento profundamente que este tipo de situaciones sigan ocurriendo a casi dos décadas de alcanzada la democracia, y llamo la atención a que, al menos con nuestra denuncia, rechacemos con la dignidad y fuerza con nos da nuestra entrega y compromiso con la democracia y

la vida, este montaje indigno que esta vez tuvo como víctima a un valioso juez como  es el Ministro Carlos Cerda.
Por ello suscribo plenamente la declaración que a continuación reproduzco y te invito a hacerla circular,
 

Manuel Guerrero Antequera.
http://manuelguerrero.blogspot.com

06/04/2006 18:28. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

Lo que ahora escribo lo hago con mucho dolor.

En este preciso momento, que en Santiago son las 8:35 de la mañana, hace 21 años llegaba al colegio, como todos los días, y vi a mi a papá recibiendo a los niños, pues era el inspector del colegio. Conversaba con José Manuel Parada, sociólogo de la Vicaría de Solidaridad, antiguo camarada de la época de la Jota, y apoderado del colegio. Llegué y nos saludamos de beso. Me llevó un momento a un lado y me contó que habían secuestrado a un grupo de profesores de su asociación gremial, la AGECH, de la cual era dirigente, y que los aprehensores habían preguntado por él.

Me quedé atónito mirándolo. Tenía catorce años pero eso ya era edad suficiente como para tener la lógica mínima de que si te buscan, estábamos en pleno estado de sitio, escóndete, ándate del país, qué haces aquí a las puertas de este colegio, a plena luz del día, te van tomar!!!! Se lo plantié, y él, muy pausado y mirando con una ternura infinita a los ojos, me tomó las manos y me dijo que no, que éste era su trabajo, éste era su país, que él ya se había ido una vez y no lo volvería a hacer, que su lugar era junto al pueblo y su lucha para terminar con la dictadura. Buscando argumentos nuevos, que pudieran hacerlo cambiar de opinión, le pregunté si el Partido le había autorizado para irse del país, que en ese caso hiciera caso. Paciente, se sonrió, y me dijo que pasara lo que pasara jamás culpara al Partido. Que tranquilo, ya veremos cómo salimos de ésta.
 

Lo último que me preguntó es acerca de la Gigi, que es mi abuela materna, una mujer muy sencilla que perdió cuando muy pequeñita a sus padres en el terremoto de Chillán en la primera mitad del siglo XX, y que llegó como empleada a Santiago. Ella siempre lo había acogido a mi padre, a pesar que no tenía formación política alguna, y estuvo con nosotros en todas las búsquedas el 76 por los campos de concentración, incluso detenida en el Fuerte Silva Palma, en la segunda desaparición de papá. Aquel viernes 29 de marzo, mi papá me contó que la Gigi, días después del golpe, cuando papá andaba absolutamente clandestino, sucio y hambriento, escondido tratando de reorgizar a la Jota, lo recibió en su casa, corriendo un riesgo altísimo. Le había preparado un baño y comida. Pocas veces se sintió tan acogido por casi una desconocida, por alguien que se entregaba a él por puro amor, por ser el padre de su nieto y esposo de su hija. Mi padre me contó que la tenía siempre presente, y que lamentaba no haber tenido la oportunidad de agradecérselo.
 

Le di un beso y me fui a clases.
 

Mi sala daba las espaldas a la calle. A las 8:50, que es cuando ahora escribo, oímos un helicóptero descender casi al techo del colegio.

Nos miramos todos extrañados. Luego un freno de un auto, griterío de voces masculinas que denotaban forcejeo, un balazo y silencio.
Tomé el brazo del compañero de banco y le dije: "mi papá". Él me miró sorprendido, pero preocupado a la vez. Fui muy categórico.

Inmediatamente entra Carmen Leiva a la sala, que era miembro del Centro de Alumnos, con los ojos en lágrima y tirándose los dedos de las manos. Le pedí permiso al profesor para hablar con Manuel Guerrero. Yo me paré de inmediato y le dije: " se llevaron a mi papá". Asintió con la cabeza y se puso llorar.
 

Salí de la sala y me fui directo al baño. Me miré rápido al espejo y me tomé unos remedios que tenía para la taquicardia de la que padecía hacía un año. Me hablé a mi mismo preguntándome qué haría papá en una situación como ésta. Salí corriendo a inspectoría, pedí el teléfono y llamé a Sergio Campos, amigo de mi padre, que era locutor de Radio Cooperativa, muy escuchado en Chile. Me puso al aire y denuncié que sujetos desconocidos, probablemente de la CNI, habían secuestrado a mi padre junto a José Manuel Parada, y que temía por sus vidas. Llamé a que la ciudadanía se movilizara de inmediato para exigir a las autoridades su búsqueda y liberación.
 

Salí de inspectoría y fui a la calle a ver qué es lo que había sucedido exactamente. Había una confusión enorme en el colegio. Cuando se los llevaron había un curso completo que en ese momento estaba en clases de educación física y se econtraba trotando alrededor de la manzana. Muchos de ellos vieron el plagio. Ahí me enteré que el tránsito había sido interrumpido, minutos antes del rapto, por Carabineros de tránsito, motorizados y a pie, y que se reanudó apenas se habían llevado a mi padre con José Manuel. Que el helicóptero también era de Carabineros de Chile. Que al tío Leo lo habían baleado y se un profe se lo había llevado a la clínica. Que Marcela, una compañera de segundo medio del colegio, intentó quitárles a los raptores a mi padre, que alcanzó a tomarle la mano, pero los otros era más fuertes. Que el Pelluco, uno de los dueños del colegio fue encañonado y amenazado, por lo que él pálido, probablemente para proteger a los niños, cerró la reja del colegio, dejando a mi padre y Jose Manuel peleando solos con sus raptores en la calle, y que ahí llegó corriendo el Leo, que casi recupera a mi padre que no paraba de gritar, son de la CNI!, ayuda!, nos quieren secuestrar!
 

Me paré en la calle y me bajó la sensación que todo esto ya lo había vivido. Me preocupé absurdamente por mi seguridad, así es que compañeros me cambiaron parte de la ropa, me puse lentes oscuros, un jockey de gorra, y le pedí a Cristóbal, un compañero y amigo de la Jota del colegio, que me sacara de ahí, que yo tenía un papel que cumplir, que no podía pasar nada.
 

Cuando nos fuimos a casa de Cristóbal había llegado la policía de investigaciones de Chile junto a Carabineros para preguntar qué había pasado... Me irritó el cinismo de nuestras instituciones de Orden y Seguridad y traté de pensar a qué lugar se llevaban a papá en ese momento...
 

En casa de Cristóbal conversamos qué podíamos hacer. Era todo confuso, me faltaban elementos, papá sabía lo que estaba ocurriendo, en qué debía fijarme y acordarme para entender con qué y quiénes estábamos tratando... Yo mismo no tenía clara cuál era la función de papá en el Partido, conocía su labor de dirigente público, pero debía haber algo más, pues sino porqué tanto recurso del Estado comprometido para tomarlo...
 

Desde que había llegado papá el 82 de regreso a Chile, el 22 de noviembre, ya en el aeropuerto lo detuvieron. Al entregar sus documentos en el mesón de Policía Internacional, el funcionario al leer la tarjeta de embarque, dijo en voz alta "es él", y acto seguido se lo llevaron a una sala esperando una llamada del "jefe". Mi padre muy preocupado consultó qué es lo que sucedía y en virtud de qué lo tenían retenido. No hubo respuesta. Después que le revisaron toda la documentación y lo que traía, lo dejaron ir. Un automóvil lo siguió hasta la casa familiar de Maipú...
 
En diciembre de 1982 llegamos nosotros, mamá, mi hermana América y yo a Santiago, desde Barcelona. Nos encontramos con papá quien ya estaba participando en la organización de la primera marcha del hambre que se realizó, convocada por el movimiento sindical. El año 83 fue mágico, pues las protestas nacionales eran masivas, se respiraba mucha esperanza, con actos multitudinarios. Papá se abocó a organizar a los profesores cesantes y a la creación del Movimiento Democrático Popular, MDP, que agrupaba a las fuerzas políticas de izquierda en la recuperación de la democracia. Lo acompañé a muchas manifestaciones y concentraciones. Su energía de trabajo era infinita, y siempre tenía la "película muy clara". Su apuesta política eran las políticas de alianzas, la unidad de la oposición, el derrotar a la dictadura, pero en el marco de una transformación simultánea de la economía, de modo que ésta favorieciera a las grandes mayorías, fundamentalmente al mundo trabajador y poblacional que en aquellos años sufrían una situación de cesantía y hambruna real.
 
Llegó el año 1984, y papá trabajaba junto al Pato Madera, muralista destacado de la época de las Brigadas de Ramona Parra, en un taller que tenían en la calle San Pablo. Todo muy sencillo, pero lleno de jóvenes y viejos que hacían lienzos, pintaban cuadros, experimentaban formatos distintos de cassettes y revistas, todo con mensajes llamando a la organización y lucha contra la dictadura.
 
Asumió Sergio Onofre Jarpa de Ministro del Interior y la Central Nacional de Informaciones fue a casa a buscar a papá para detenerlo. Como él no vivía con nosotros no lo pudieron ubicar, pero dejaron una copia de la orden detención y expulsión del país de papá, junto a Mario Insunza Becker, firmada por el Ministro del Interior, con la leyendo "por orden del Presidente de la República", es decir, Agusto Pinochet.
 
Papá tuvo que volver a la clandestinidad. Allanaron la casa de la familia Guerrero en Maipú; secuestraron al hermano menor de papá, mi tío Francisco; detuvieron a una hermana de papá, mi tía Esperanza; detuvieron y torturaron al profesor Tolosa de la AGECH preguntando por papá, en fin, la represión era muy fuerte e intensa. Mi padre comenzó un exasperante peregrinar de casa en casa.
 
En aquellos días yo había cumplido los catorce años. Vivía el inicio de mi adolescencia. Rebelde sin causa me pelié con mamá y la amenacé con irme a vivir con papá. Ubiqué a mi padre y la comuniqué mi decisión. Él estaba radiante de felicidad, siempre había soñado volver a compartir conmigo los momentos en que me dormía y despertaba. Quedamos de acuerdo, yo tomé mis textos escolares, un poco de ropa, mi guitarra, y me fui a Maipú a encontrarme con él a tomar once e iniciar nuestra vida juntos. Llegué puntual, pero dieron las siete, las ocho, las once de la noche y papá no llegaba. Ya cuando me estaba durmiendo apareció, con los ojos llorosos. Me dió un gran abrazo y me dijo, con el dolor de su alma, que lamentablemente no podía irme con él, que habían sacado una nueva orden de detención de parte del Ministerio del Interior y ahora tendría que salir de Santiago. No lo podía creer. Me había costado mucho tomar la decisión. Ahora tendría que volver con mi orgullo en el suelo a casa, a mi pieza de niño, cuando estaba a punto de cumplir uno de mis sueños. Pero sus ojos no mentían, estaba verdaderamente preocupado.
 
De ahí no lo volví a ver durante meses. Llegó el año nuevo con el que comenzaría 1985. Con mi hermana América fuimos a la casa de mis abuelos en Maipú y celebramos contentos, pero con la ausencia de mi padre que en algún lugar, en alguna casa estaría comiendo con una familia ajena. De pronto, noté que mi abuelo se puso muy nervioso y me hablaba como enojado. Había algo raro en el ambiente. Súbitamente entró al patio de la casa el auto de mi tío Francisco, pero en reversa. Estacionó frente a la puerta de la casa, lo que no era usual. Se bajó mi tío y abrió expectante la maletera. Corriendo fuimos con mi hermana y primos a ver qué sucedía. En su interior estaba mi padre en posición fetal, y de entre unas frazadas que lo cubrían, se asomaba su risa gigante con la cual nos miraba victorioso. Había burlado el seguimiento y podía compartir unos momentos junto a nosotros.
 
Pasé toda la tarde pegado a él, como un pequeño animalito incondicional. Comimos, lavamos los platos juntos, cantamos un rato -ambos somos muy desafinados pero gozamos cantando-, y luego llegó el momento de la despedida. Yo me abracé de mi hermana mientras observábamos como se volvía a introducir a la maletera y se perdía bajo la frazada.
 
A principios del año 85 el Ministerio del Interior informó a la familia que le habían levantado la orden de detención y expulsión del país a papá. El aprovechó de inmediato la ocasión para volver a encontrarse con los profesores y juntos pasamos el terremoto de marzo de aquel año. Papá criticaba el que los propios profesores tuvieran que juntar limosnas para repartirsela a los colegas que habían quedado sin hogar producto del sismo. "Le estamos quitando a los que no tienen, y le estamos dando miseria a los que se merecen mucho más. Tenemos que exigirle a las autoridades estatales que asuman ayudar a todos los damnificados. Esto no es una cuestión de caridad, es un problema político desde el cual debemos organizarnos para protestar y buscar unidad de propósitos con amplios sectores", decía.
 
En eso estaba cuando el secuestro del 29 de marzo de 1985. Sin embargo esto no podía constituir motivo suficiente para que una institución del Estado secuestrara a tanta gente consultando por papá. Ese era mi intución en aquel minuto. No supe desenrredar la madeja. Me faltó edad, experiencia, y claro, papá realizaba una actividad con mucho sigilo que solo con el tiempo pude ir reconfigurando. Ahí estaba la verdadera clave de su secuestro y posterior degollamiento. Su caso fue utilizado para atormentar a toda la sociedad, de ello no cabe ninguna duda. Pero no era solo eso, había un odio particular hacia él, desde el año 76 mismo...
 
A fines de 1984, la peridiodista Mónica González de la revista Cauce, de oposición al régimen, había sido contactada por Andrés Valenzuela, alias "El Papudo", ex agente del Comando Conjunto, quien se encontraba sometido a profundos remordimientos por sus acciones pasadas y valientemente dio el paso a contar su verdad, a riesgo de que se supiera y fuera ultimado por sus propios ex colegas. Mónica González se juntó con él y no podía dar crédito a todo lo que este hombre le relataba: detalles de las detenciones, torturas, ejecuciones y lugares donde habrían dejado los restos de muchos detenidos desaparecidos durante el año 1976, el mismo año en que el Comando Conjunto había tenido detenido desaparecido a mi padre. La periodista dándose cuenta de que se trataba de información extremadamente delicada, antes de su publicación decidió validar la misma, para lo cual contactó a José Manuel Parada, que a la sazón era el encargado de Documentación y Archivos de la Vicaría de la Solidaridad. En Chile habían muy pocas personas que como él manejaban casi toda la información acerca de los aparatos represivos, pues le llegaban a diario los testimonios de los luchadores sociales y sus familiares que habían sido apresados.
 
José Manuel, al conocer el carácter de la información y antes de entrar en su detalle, le sugirió a la periodista que había una persona, la única persona en realidad, que contaba con toda su confianza y que podía triangular su propia experiencia de detención en manos del Comando Conjunto y lo que indicaba Valenzuela: mi padre. Con la venia de Mónica González, los tres se pusieron a analizar las largas horas de grabación del testimonio y mi padre con José Manuel no podían creer a lo que estaban accediendo: la estructura completa del Comando Conjunto, sus acciones, las fechas de detención de los militantes comunistas detenidos desaparecidos, los sitios en que fueron ultimados, los nombres y alias de los agentes de las distintas ramas de las fuerzas armadas y de civiles que participaban en el Comando. Mi padre, absolutamente impresionado, iba confirmando una a una las informaciones. Estaban frente a una maravilla de información para aclarar muchos casos de violaciones a los derechos humanos, pero al mismo tiempo se dieron cuenta que sus vidas, como la del ex agente, corrían peligro. Por ello decidieron que la información se publicaría cuando Andrés Valenzuela estuviera a salvo fuera del país y cuando ellos mismos hubieran alcanzado a tomar las medidas de seguridad que evitaran su inminente captura. La decisión era presentar toda la información a los Tribunales de Justicia para que investigaran los hechos.
 
Así se pudo enterar mi padre de los detalles de su propia detención en 1976, pues Andrés Valenzuela había participado en tal episodio. Ahora comparto con ustedes la información que probablemente llevó mi padre a la muerte:
 
"El operativo fue en el sector de Departamental. Re­cuerdo que la ’Pochi", la agente de la FACH Viviana Ugarte Sandoval, estaba en el lugar con un equipo de radio para avisar su salida. Cuando salió, fue tomado por el "Chico" y "Alex", agentes de la Marina, y a consecuencia de un pe­queño forcejeo, a "Chico" se le disparó el arma, hiriendo a Guerrero en un costado. Fue conducido de inmediato a "La Firma" estando herido. Allá, el "Lolo", el "Fifo" Palma, "Jano" y "Wally", lo interrogaron y torturaron poniéndole electricidad directamente en la herida.
 
A consecuencias de los golpes y electricidad, Gue­rrero perdió el conocimiento por unos instantes por lo que se llamó al doctor Alejandro Forero "hijo", hoy cardiólo­go en el Hospital de la FACH. El doctor señaló que la heri­da era grave y que el detenido debía ser trasladado al hos­pital.
 
Alrededor de una hora después que se fue el doctor Forero de "La Firma", se recibió el llamado telefónico de un general, no estoy seguro que fuera de la FACH, y ordenó el traslado de Guerrero al Hospital de Carabineros. Nos cau­só sorpresa que el general ya estuviera enterado que teníamos a Guerrero. En el hospital estuvo siempre esposado, lo que recuerdo bien ya que varias noches me tocó hacerle guardia."
 
Ahora quedaba claro porqué el Comando Conjunto había resuelto "entregar" a mi padre a la DINA: Cuando mi madre concurrió a las oficinas del presidente de la Corte Supre­ma no supo que la llamada que éste efectuó al despacho del coronel Manuel Contreras, le salvó la vida. Cuando Contreras se enteró que uno de los principales dirigentes de las Juventudes Comunistas, a quien sus hombres buscaban intensamente, se encontraba en poder del Comando Conjunto, o el "Grupo de los 20" como se hacía llamar, enfureció. Movió todos sus contactos y exigió que el director de la Dirección de Inteligencia de la Fuerza Aérea, general Enrique Ruiz Bunguer, y el director de la Dirección de Inteligencia de Carabineros, general Rubén Romero Gormaz, le entregaran a mi padre.
La presión del coronel Manuel Contreras se hizo inso­portable y la DICAR debió asumir su detención. El 18 de ju­nio, estando mi padre en el Hospital de Carabineros, el ge­neral Romero debió entregarlo a la DINA a pesar de que la bala seguía enterrada en la axila. Un oficio firmado por el general Rubén Romero Gormaz, y dirigido al director de la DINA, acompañó a mi padre en su ingreso a Cua­tro Alamos: "Remito antecedente del dirigente de las Juventudes Comunistas Manuel Guerrero Ceballos, quien fue detenido por personal de Inteligencia y que se encuentra a disposi­ción de la DINA, en el Hospital de Carabineros."
 
Siete días permaneció incomunicado mi padre en Cuatro Alamos. La bala la tenía aún clavada en el costado. En esos siete días se decidió su destino, pues el viernes 25 de junio, el día de su cumpleaños y a la misma hora en que la Corte de Apelaciones de Santiago rechazó el recurso de amparo en favor de él, mi padre fue obligado a levantar­se de su camastro en la celda de Cuatro Alamos. No sabía adonde lo llevarían. Esa misma mañana fue trasladado al campamento del lado, el del tránsito a la libertad, Tres Ala­mos. Habían decidido que viviera, pero no contaban con que mi padre denunciaría por todo el mundo lo que le habían hecho y que había reconocido a uno de los agentes, el traidor Miguel Estay Reino, el "Fanta".
 

La información que entregó Valenzuela era una bomba, en rigor, sigue siendo una bomba. En ella se establece, entre otros aspectos, que Viviana Ugarte Sandoval, alias "La Pochi", había participado como agente del Comando Conjunto en la detención ilegal de mi padre. Presumiblemente ella es la mujer que relata papá en "La sesión macabra continua" que lo acariciba mientras le aplicaban electricidad.
 
Sí. Viviana Lucinda Ugarte Sandoval es la esposa del general de la FACH Patricio Campos, quien es la persona nombrada por las Fuerzas Armadas que participó en la Mesa de Diálogo que tenía por objeto recabar información acerca del paradero de los detenidos desaparecidos en Chile... Curiosamente, precisamente la información que correspondía a las víctimas del Comando Conjunto fua alterada, de acuerdo a las declaraciones de Otto Trujillo, "Colmillo Blanco", otro agente del Comando Conjunto que contó su versión de la verdad al diario La Nación...
 
Por desgracia, y por razones que aún no logro comprender, la entrevista a Andrés Valenzuela fue publicada sin autorización de mi padre y José Manuel en el extranjero, antes que ellos pudieran ponerse a salvo. Los agentes del Comando Conjunto, ahora agrupados en un departamento de la Dirección de Comunicaciones de Carabineros, con domicilio en calle Dieciocho, en el mismo local de la "Firma", se pusieron en alerta y decidieron cortar literalmente el problema por la raíz: eliminar a José Manuel y mi padre.
 
Y a eso a lo que se abocaron el 29 de marzo de 1985, del cual hoy conmemoramos 21 años del último beso que le di a papá...

29/03/2006 21:40. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Manuel Guerrero No hay comentarios. Comentar.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
www.webstats4u.com