Facebook Twitter Google +1     Admin

Centros Chilenos en el Exterior


http://centroschilenos.blogia.com

Bienvenidos al sitio Centros Chilenos en el exterior. Estamos construyendo un espacio para que ustedes puedan mostrar sus actividades culturales y sociales o anunciar la concreción de las mismas. Por favor, envíen sus notas a esta dirección: arischar@yahoo.com.ar. Los saludas cordialmente Arístides Chamorro Rivas.

SUBE TU CURRICULUM VITAE a este Blog utilizando el comando "Publicar Artículo"

"El hombre no puede ser separado de Dios, ni la política de la moral": Santo Tomás Moro

Cel. de Contacto 54 9 2966 473910 (Argentina)

Temas

Archivos

Enlaces


SUSANA VALLE ¡PRESENTE!

20060905023350-t008dh02.jpgLA HIJA DEL GENERAL FUSILADO POR ORDEN DE ARAMBURU
Murió Susana Valle, símbolo de la última resistencia peronista
Tenía 70 años. Mantuvo viva la causa de su padre. Sufrió persecuciones.
MEMORIA. Valle, en su última entrevista con Clarín, hace dos meses.(Eduardo Carrera)
María Seoane
Ninguna frase definiría mejor a Susana Cristina Valle como la que sentenció el gran lingüista e historiador búlgaro Tzvetan Todorov: "Somos memoria". Palabras que señalan el destino humano y, al mismo tiempo, la condición de esta argentina que acaba de morir a los 70 años y luego de una operación que derivó en una infección generalizada.
Susana Valle no fue cualquier memoria: su vida, su nombre y su muerte están asociadas a la turbulenta historia de la Argentina del siglo XX. Hija única del general peronista Juan José Valle y de Dora Cristina Prieto, nació en Avellaneda en 1936. No nació en cualquier cuna, en cualquier tiempo, en cualquier lugar. La familia Prieto era rica y conservadora, emparentada con el poder económico y político de la Capital. Susana Valle creció entre las sedas y el fraude en la década infame, llamando "tío" a un caudillo conservador como Barceló —hombre que hacía los trabajos sucios al régimen del presidente Agustín P. Justo— y estaba emparentado con sus abuelos maternos.
Pero también fue la hija tardía de Valle, que en los años 40 vira hacia el nacionalismo católico de los militares que sostendrán a Juan Perón en su meteórica carrera hacia el poder. En la década del 50, Susana Valle siguió el derrotero de su padre. Estudió en Avellaneda pero también en Suiza. Entonces, aprendió a vivir como una joven rica y a pensar como una militante peronista. A ser amiga de los hijos del poder —entre ellos, los Aramburu— y a ser mimada por Perón y Evita.
El derrocamiento de Perón en 1955 fue una tragedia colectiva pero también personal para los Valle. Porque el general comenzó a preparar la rebelión contra la dictadura de su antiguo amigo, el general Pedro Eugenio Aramburu. En junio de 1956, el mundo conocido por Susana Valle estalló definitivamente. El levantamiento peronista comandado por su padre fracasó, y fue fusilado en la Penitenciaría de la calle Las Heras por orden de Aramburu. Ella fue la última que lo vio antes de que fuera llevado al pelotón de fusilamiento.
Muchas noches debió haber leído la carta que le dejó su padre en la que la comprometía a ser, a partir de entonces, una militante "de la causa del pueblo". Desde entonces, a los 19 años, Susana Valle formó parte de la resistencia peronista.
"Estuve presa antes de tener la llave de mi casa", solía contestarle a su abuela materna. Susana Valle integró esos comandos y fue correo de Perón tanto desde Caracas como desde Madrid, cuando el líder exiliado enviaba instrucciones a la resistencia peronista. En los años 60, Susana Valle se fue transformando en un símbolo del peronismo. A fines de esa década, Susana Valle colabora con la formación de la guerrilla peronista, tanto de las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP) como de Montoneros. Su rol nunca sería militar sino político.
En 1974, integró la conducción del Partido Auténtico, una organización de superficie del Movimiento Peronista Montonero. En 1976, logró esconderse de la dictadura. En esos años, Susana Valle se casó. El ostracismo voluntario se interrumpió en Córdoba en 1978. El general Menéndez la mandó a prisión y la vigiló personalmente. Fue esposada a una cama de mármol en la morgue de un hospital, embarazada, y sometida a picana eléctrica, se le provocó el parto prematuro de mellizos: uno de ellos nació muerto y fue colocado sobre su pecho y el otro, que nació vivo, fue colocado lejos de su alcance pero a su vista, hasta que Susana lo vio fallecer. Hoy los mellizos descansan en la bóveda del cementerio de Olivos, junto a su abuelo general. Un año después tuvo a su hija, Soledad.


MEMORIA. Valle, en su última entrevista con Clarín, hace dos meses.(Eduardo Carrera)

*****************************************************************************
04.09.06

BUENOS AIRES.- Susana Valle, la hija del general Juan José Valle, fusilado por orden de la dictadura de Pedro Aramburu, murió ayer luego de permanecer internada dos días en el hospital de San Isidro, y sus restos son velados en la Legislatura porteña.

Valle falleció a los 68 años, luego de que se agudizara una infección renal y hepática, y sus restos son velados desde las 18 en la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires, Perú 130.

Susana Valle experimentó la crueldad, intolerancia y violencia de la que supo hacer gala la Revolución Libertadora que, tras haber derrocado al presidente constitucional Juan Domingo Perón, se instaló en el país entre 1955-1958.

Es que durante ese nefasto período, Susana no sólo perdió a su padre en un pelotón de fusilamiento orquestado por su otrora compañero de armas y de vacaciones familiares, sino que, posteriormente, la dictadura asesinó también a su segunda pareja mientras ella era torturaba y daba a luz en cautiverio a un bebé que nunca pudo tener entre sus brazos porque fue abandonado sobre un mármol y falleció de hipotermia.

"Era alrededor de 1958, ella tenía unos 18 años y estaba embarazada de mellizos. Uno de los bebés nace muerto, pero al otro lo dejan sobre el mármol hasta que se muere y a ella no le dejan verlo hasta que fallece", cuenta su amiga la diputada Lita Artola.

Desde la muerte de su padre y durante la Revolución Libertadora liderada por Pedro Eugenio Aramburu e Isaac Rojas, la mujer cayó presa varias veces. "Un poco por su militancia pero también por ser quien era. De vez en cuando, cuando se les ocurría la detenían", contó la legisladora.

Peronista desde siempre, Susana Valle militó en distintas organizaciones del peronismo revolucionario. Sin embargo, nunca se postuló a ningún cargo político.

"En el 2001, el padre Farinello le pidió que la acompañara en su lista como candidata a senadora nacional. Pero ella no aceptó porque le pareció que no podía aportar nada y no le interesaba ser senadora durante el gobierno de Fernando De la Rúa", contó Artola.

Artola definió a su amiga como una persona siempre entusiasta y muy compañera. "Ella siempre decía que había perdido a su padre pero había ganado muchos compañeros que no la iban a dejar nunca", relató.

El padre Luis Antonio Maidana es otro amigo cercano que la conoció como nadie."Ella era una líder que mantuvo la misma visión que su padre. Para mí es fue una enseña para las mujeres peronistas de lo que deben ser", contó.

Como buen amigo, Maidana siempre estaba en contacto con ella y hace pocos días la vio por última vez. "Ella se reía y me decía que tengo que estar siempre cerca de su hija y nietos para que siempre se acuerden de ella, de lo que fue", señaló.

Susana Valle además, fue una de las últimas personas que vio con vida a su padre antes de que lo fusilaran. Es que, ese fatídico día del 12 de junio de 1956, a ella y a su madre se les permitió visitarlo en el ex penal de avenida Las Heras.

El padre Hernán Benítez describió detalladamente ese último encuentro: "Eran las 21.15 cuando la joven Susana atravesó los portales temibles de Las Heras. Breves instantes después vio llegar a su padre dentro de un arco de marinos que caminaban apuntándole con ametralladoras".

El general había sido apresado tras liderar un intento de levantamiento contra el golpe militar que había obligado al presidente Perón al exilio. La jerarquía decidió aplicarle entonces la ley marcial, como a muchos otros.

"Susanita, si derramas una sola lágrima no eres digna de llamarte Valle",
fueron las palabras con que, según Benítez, el general saludó a su hija.

"Valle, más sereno, se sacó el anillo y lo colocó en la mano de su hija. Le entregó cartas y le dio un beso intenso. entonces se irguió y avanzó hasta la puerta (...) Se internó por largos corredores del penal (...) sin volver una sola vez la cabeza atrás", relató Benítez en el libro "Compañeros".

Esta valiente mujer falleció esta madrugada, víctima de una descompensación por el agravamiento de una infección renal y hepática. Tenía 68 años.

Sus restos serán sepultados hoy a las 10 en el cementerio de Olivos.
04/09/2006 22:33. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Argentina

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAutor: Natalia Jaureguizahar

Compañeros, los invito a sumarse:


Hace menos de un mes, a raíz de una nota del compañero Daniel Brión, muchos nos enteramos de la injusticia, que una vez más, le tocaba en suerte a la entrañable compañera Susana Valle. A continuación, cito parte de la nota, que pueden leer completa en: www.resistenciaperonista.blogspot.com
“…Susana Valle murió sin que el Estado Nacional le haya dado lo que por Ley le pertenecía, murió absolutamente carenciada, sin obra social, sin vivienda propia, SIN NADA.

Murió llena del afecto militante de todos los que la acompañamos en todo momento, y vivirá por siempre en nuestro corazón y en la historia de nuestro país.
Murió y dejo una hija, Soledad, y 8 nietos, que a partir de hoy sufrirán la ausencia de esa madre y esa abuela, pero que también continuarán en un estado de pobreza que no merecen vivir.

Comencemos hoy esta campaña, como hubiera hecho Susana por nuestras familias, como hizo cuando pudo. Cada uno toque un timbre, golpee una puerta, patee un escritorio…”

La respuesta fue inmediata, por suerte, parece que aún estamos vivos. Y decidimos hacer algo… algo en lo que todos pudiéramos ser parte, algo que nos una, que nos de fuerza, algo que nos hiciera sentir que tenemos coraje para luchar por una causa justa, sin exclusiones.

Una actividad que pudieran llevar adelante todas aquellas personas que sintieran la necesidad de ayudar, de revertir, aunque sea sólo en parte, esta injusticia. Y lanzamos una campaña de recolección de adhesiones en todo el país, pidiendo que el resarcimiento económico, que por ley le correspondía a Susana, se le otorgue a Soledad, su hija y única heredera, madre de nueve hijos.

Las respuestas no se hicieron esperar. A tres semanas de lanzada la convocatoria, se están firmando planillas en Rosario, Rafaela, Buenos Aires, Trelew, San Juan, Venado Tuerto… ¡Y tantos lugares de este bendito país! Se fueron sumando voluntades, reenviando las planillas, juntando firmas, haciéndonos llegar el aliento.

Somos muchos, pero nunca demasiado, por eso, te invitamos a sumar tu esfuerzo.
Informate escribiendo a: vasquita23@hotmail.com. Ayudanos, juntá firmas, publica esta nota en tu página o blog, reenviala a tus contactos… Susana hubiera tomado esta causa en sus manos por cualquiera de nosotros.

Natalia Jaureguizahar
Agrupación Arturo Jauretche
Venado Tuerto
Santa Fe

Fecha: 30/04/2008 21:58.


Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
www.webstats4u.com