Facebook Twitter Google +1     Admin
  
Radio Universidad de Chile
Rebelion.org

La Decana de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, Cecilia Sepúlveda, encabezó la celebración de los cien años del natalicio del ex Presidente el Doctor Salvador Allenede, formado en está Casa de Estudios.

Una ceremonia marcada por la emoción y el recuerdo de la figura del Doctor y ex mandatario. La Decana Sepúlveda destacó la importancia de traer al presente los aportes de "este ilustre egresado" en el área de la salud, "dimensionando su influencia en el avance de la medicina".

La Decana valoró "el estilo de Allende al momento de identificar problemas y aplicar planes de acción, con una preocupación permanente por la expansión del Estado benefactor". A su vez, anunció que próximamente la Escuela de Salud Pública de la Casa de Bello llevará por nombre Doctor Salvador Allende en homenaje al destacado rol que él cumplió en la Corporación.

La Diputada Isabel Allende agradeció "el homenaje a los valores de justicia social que su padre encarnó". "El legado del Presidente Allende está vigente", expresó, agregando que "el compromiso con lo público marcó su vida" y que "constituye parte de nuestra identidad cultural, por la fuerza con que defendió sus principios de lealtad y consecuencia".

Agradecida por el homenaje de parte de los "colegas" de su padre, la parlamentaria dijo que la imagen simbólica de Allende "se unió con la necesidad de buscar verdad y Democracia, entendida ésta última como un bien superior". Finalmente, destacó su herencia "como médico, como luchador social por la salud de la población".

La Ministra de Salud, María Soledad Barría, destacó el valor de este personaje de la historia de Chile. "La reconquista de la figura de Salvador Allende como médico, salubrista y formador, dejó un legado en lo político y en lo sanitario de este país". También, compartió su emoción por el nuevo nombre que llevará "una Escuela de Salud Pública que ha formado a tantos profesionales en Chile y Latinoamérica".

Simposio

Ennio Vivaldi, Vicedecano de Medicina y moderador del Simposio Doctor Salvador Allende y la Medicina Social -realizado en el marco de esta conmemoración- precisó que todos "ganamos mucho retomando el pasado de Chile, discutiendo y asumiendo la historia", pues "es esencia de la Universidad de Chile que más allá de las fuerzas disociadoras encontremos un sentido del bien común".

Sergio Grez , historiador, académico de la Facultad de Filosofía y Humanidades y Director del Museo Nacional Vicuña Mackenna, resaltó la "continuidad histórica y la línea central del movimiento popular encarnado por Allende".

El Doctor Giorgio Solimano, Director de la Escuela de Salud Pública de la Facultad de Medicina, relevó la sostenida "denuncia de las desigualdades por parte del ex mandatario; su participación en el proceso de unificación de los diferentes servicios de salud, y la búsqueda de soluciones concretas para el mejoramiento de las condiciones de vida de las mayorías en el país".

Finalmente, el Doctor David González, estudiante del Programa de Magíster en Salud Pública, destacó "la actitud visionaria que Allende tuvo en el análisis de la relación entre pobreza y salud", recordando su llamado a "ponerse siempre en el lugar del otro".

Salvador Allende ingresó a los 18 años a la Escuela de Medicina de la Casa de Bello. Proveniente de una familia ligada al servicio público, uno de sus bisabuelos, Vicente Padín, fue Decano de la Facultad.

En el segundo año de estudios fue elegido Presidente del Centro de Alumnos y, en cuarto año, Vicepresidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH).

Cursando el quinto año, se convirtió en el representante de los estudiantes de la Escuela de Medicina ante el Consejo Universitario.

Egresó en mayo de 1933, presentando una controvertida memoria para optar al título de médico-cirujano, titulada Higiene mental y delincuencia, en la que analizó las causas de la criminalidad, a la luz de los progresos científicos de la época. Fue ayudante de Anatomía en la Casa de Orates y trabajó en la Asistencia Pública de Valparaíso y en Anatomía Patológica en el Hospital Van Buren. Años después de su paso por el citado centro asistencial, señaló: "Con estas manos he hecho mil quinientas autopsias. Sé qué quiere decir amar la vida y sé cuáles son las causas de la muerte".

Además de Senador de la República -escaño desde el cual impulsó variadas iniciativas de salud y contribuyó a la expansión del Estado benefactor en la salud pública- también fue Ministro de Salubridad, Previsión y Asistencia Social Pública en el gobierno de Pedro Aguirre Cerda, época de la que data su reconocida publicación La Realidad Médico-Social Chilena. Durante su gestión en la citada cartera, Allende logró realizar parcialmente uno de sus principales proyectos: la unificación de las estructuras asistenciales, que llegaría a ser realidad en 1952 con la Ley del Servicio Nacional de Salud.

 

03/09/2008 16:14. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

¿QUÉ HACER EL PRÓXIMO 11 DE SEPTIEMBRE?

1. En un sondeo latinoamericano realizado entre el 7 de diciembre de 2007 y el 9 de enero de 2008 por el Instituto de Ciencia Política de la Universidad Católica de Chile (una de las instituciones más conservadoras del país), en una escala de 1 a 7; 6,05 fue la nota que recibió la afirmación de que el “El Estado chileno debe implementar políticas para reducir la desigualdad de ingresos entre ricos y pobres, aun cuando esto castigue el esfuerzo individual”. Con puntuación 5,8, los encuestados suscribieron que “El Estado chileno, más que la empresa privada, es el principal responsable de crear empleos”. 5,76 que “El Estado chileno, más que los individuos, es el principal responsable de asegurar el bienestar de la gente”. Y 5,03 obtuvo el enunciado de que “El Estado chileno debería ser el dueño de las empresas e industrias más importantes del país en lugar del sector privado”. Según el estudio de la Universidad Católica entonces, alrededor de un 80 % de los chilenos encuestados demanda mayor presencia del Estado en el complejo económico actual, dominado por la empresa privada y las corporaciones transnacionales. Pese a los 35 años desde la refundación capitalista, la inmensa mayoría de los chilenos confía mucho más en la regulación y propiedad estatal, que en el espejismo de la mano invisible del mercado. Sin duda, los números ponen en vitrina un salto de calidad en la mirada y sentido común de los chilenos ante la crisis de la liberalización y privatización extrema de la economía nacional, y sus consecuencias. Por otra parte, los problemas más graves que está enfrentando el país son para los encuestados, la delincuencia (hija de la miseria y la ignorancia), con un 39,4 %; el desempleo, con un 20,9 %; y el Transantiago, con un 12,3 %. Asimismo, sólo un 20,6 % de los chilenos afirma que siente simpatía por alguna colectividad política, contra un 75,4 % que dice rotundamente que no; mientras el gobierno de Bachelet es calificado como “Bueno” únicamente por un 31, 6 %. De alguna manera, el supuesto consenso social respecto del modelo económico imperante, se revela en crisis ante la investigación, por un lado, al igual que el agotamiento y descrédito del sistema de partidos políticos hegemónico, por otro. Los datos, una vez más, acreditan la viabilidad de potenciar con mayor celeridad proyectos políticos de impronta anticapitalista. Si bien, las encuestas son un medio sociológico empleado por el poder para la elaboración de sus relatos políticos, también expresan, en esta y otras ocasiones, el enorme descontento de la mayoría del país con la conducción político burguesa pactada por arriba. Claramente, los resultados no son por sí solo, fuerza social para las transformaciones profundas que demanda la crisis del capital en Chile, pero van construyendo las condiciones del malestar social y las eventuales posibilidades de nuevas alternativas políticas, en tanto ellas sean capaces de hacer rimar el clima social con reivindicaciones de alta sintonía popular, organización y lucha.

2. Bajo el capitalismo, toda victoria de los trabajadores y el pueblo es parcial. Y bajo el modo de producción capitalista –hoy desplegado en su versión más brutal- la pelea dura por provocar modificaciones sustantivas en el régimen tutelado por una minoría en el poder, requiere amplios continentes de fuerza popular organizados y con convicción de lucha. La recomposición paulatina de las clases subalternas es un movimiento dinámico que se construye de modo flexible, inclusivo, mestizo y ampliamente poroso. El gran debate sobre la educación chilena abierto el 2006 por la denominada “rebelión pinguina” provocó el cuestionamiento radical de una de las columnas medulares de la refundación capitalista (o contrarrevolución patronal) titiriteada desde el Pentágono y ejecutada por la dictadura pinochetista. Hoy, la hegemonía compleja y sin báscula relevante todavía de la burguesía busca, a través de la aprobación de la Ley General de Educación (que puede ocurrir antes del próximo 11 de septiembre), generar algunas reparaciones cosméticas a la tragedia del sistema de enseñanza en Chile, prácticamente privatizado en un 50 %. En rigor, los pobres asisten a lo que queda de educación pública, los menos pobres a la particular subvencionada y de co-pago familiar, y los sectores medios y medios altos, a la enseñanza particular-privada. Los verdaderos ricos, al igual que en el período colonial, envían a sus hijos a estudiar fuera del país. Si bien el contenido del Estado es burgués y expresión de los intereses de las clases dominantes, corresponde a unos de los campos de lucha significativos para los trabajadores y el pueblo. Naturalmente, su naturaleza no cambiará hasta que, en medio de un proceso contradictorio y extenso de acumulación de fuerzas, no se edifique la hegemonía potente y multidimensional de los de abajo. La reificación de la estatización, tanto de las relaciones de producción existentes y los servicios básicos, no resuelve el problema ni social ni ontológico de la libertad y la construcción de una sociedad de iguales, superación material y simbólica del actual orden de cosas. Sin embargo, en los hechos, el maximalismo de ciertos empeños anticapitalistas que propugnan la destrucción inmediata del Estado (es decir, del Ejército, las leyes y su soporte burocrático), a vista de las actuales condiciones de fuerza, no alcanzan sino para iniciativas marginales, espejismos de islotes sociales o locales que, observados de cerca, se sustentan sobre una ética notable, pero incapaces de constituirse en fuerza auténtica que enfrenta al capital. Es decir, los principios, por sí solos, resultan materia impotente a la hora de edificar una táctica con posibilidades de construir altas convocatorias, mayor frecuencia, y crecimiento y organización superior de los trabajadores y el pueblo. Ningún socialista auténtico podría dibujar la construcción de un país, una región y un planeta profundamente justo, de iguales, centrado en la mujer y el hombre, libre de explotación y miseria, en una sociedad gobernada por un super Estado, panóptico económico, militar y social de todo el quehacer humano. Ello se acerca más a una pesadilla, que a la combinación necesaria de la igualdad y la libertad como paradigma dominante del futuro. No obstante, el período actual está signado por el fetiche de la mercancía, la alienación a escala bíblica, la supremacía del capital financiero especulativo, los imperialismos nacionales y corporativos y las relaciones de poder estructuralmente asimétricas entre una minoría mundial y una mayoría expoliada. ¿Cómo se construye una táctica, un paso significativo que permita, en el actual contexto, reunir fuerzas, constelar descontentos, volver corriente y pan diario la lucha? Tanto para las láminas progresistas chilenas que persiguen impulsar reformas redistributivas y una democracia participativa capaz de cohabitar con un capital bajo cierto control de los intereses ciudadanos, como para los empeños anticapitalistas, que aventuran la pelea larga por revolucionar el modo de producción dominante, existen nudos de confluencia que no están asociados necesariamente a la colaboración de clases y que cruzan sus demandas, al menos, transitoriamente. En este sentido, aspectos como el término de la subcontratación y el trabajo precario; la renacionalización del cobre y el transporte colectivo; y volver a convertir la educación pública en propiedad social administrada por el Estado, deberían constituir una plataforma de lucha común. Los puntos arriba anotados no están sacados del laboratorio intelectualoide de alguna izquierda enfrascada; por el contrario, contienen demandas populares altamente concluyentes; son resultado de mil encuentros del pueblo disperso; son reivindicaciones históricas de los de abajo. Pero, ¿Por qué apostar a una educación pública de propiedad social administrada por el Estado? La ofensiva de la burguesía fuertemente escoltada por las milicias durante la dictadura (y prestas a concitar su asistencia cuando se vuelvan a requerir), desmanteló la propiedad fiscal y privatizó los derechos sociales con el fin de recuperar y aumentar sus tasas de ganancia respecto del período anterior, aplicando con brutalidad el recetario neocapitalista promovido por el imperialismo anglosajón hacia finales de los 70 del siglo pasado. En la estrategia ejecutada, la educación tenía y tiene un papel medular. Mientras en el mundo, la educación de propiedad pública se acerca al 90 %, en Chile, la privada subvencionada y la particular-privada corresponde a la mitad del modelo. ¿Es que el resto del mundo es socialista, menos Chile? La apuesta de las clases dominantes mundiales, y en especial de los países desarrollados, en general, está ligada a la reproducción de cuadros profesionales y trabajadores funcionales a los intereses de las clases dominantes. Sin embargo, la relación capital / trabajo (conflicto esencial) mantiene todavía la enseñanza como un derecho social a cargo del Estado, garantizando, de algún modo, ciertos grados de igualdad de oportunidades entre sus ciudadanos. Está claro, que la escuela, el liceo y la educación superior mantienen sus contenidos burgueses, pero su oferta es gratuita, con cobertura plena, y más amplia en su espectro ideológico que la chilena. Ello no es extraño, toda vez que los dispositivos ligados a la alienación individual y social han alcanzado un refinamiento que puede permitir a los que mandan, el lujo de la democracia aparente en el aula, sin arriesgar conflictos relevantes. Los estudiantes están altamente “integrados” a la estrategia del capital, y la cuota de rebeldes está contemplada en las estadísticas. En Chile, la ultra liberal implementó la municipalización del sistema escolar y la explosión de la educación superior privada, como maneras radicales hacia la liberalización completa del sistema. Es decir, en Chile, tanto en su forma como en su contenido, está consagrada la educación de clases. Esto es, tanto en su propiedad como en su currículo. Al respecto, si bien el punto de llegada necesario para establecer una enseñanza integral y liberadora, al servicio del bien común, subordinada a los intereses de los trabajadores y el pueblo, y no al capital; sólo es posible en un gobierno de mayorías; para llegar allí es preciso arrancar de demandas concretas, de alta sintonía popular, y que atenten contra los intereses y la reproducción del capital por abajo. Cuando se habla de educación de propiedad social y administración estatal, se quiere decir, un sistema de enseñanza que pertenezca al conjunto social a través de su propiedad fiscal y cuyo horizonte curricular y de sentido último contravenga el actual panorama educativo, poderosamente dirigido por la división del trabajo organizada por la burguesía para su beneficio. La lucha por retornar el sistema educativo al Estado va de la mano con la propulsión de nuevos currículos asociados a la emancipación humana, la reflexión crítica, la readecuación de los saberes. Por cierto, la enseñanza es otro campo de batalla de la lucha de clases. En este sentido, los combates por la destrucción de la educación particular subvencionada y la hegemonía de la educación pública con participación colectiva en la elaboración de sus currículos son rostros interdependientes de una lucha única. ¿Cuáles son las condiciones de la demanda? Que parte sustantiva del superávit fiscal devenido de las utilidades del cobre multipliquen el pobre financiamiento para el área; que la formación inicial docente incorpore modos de organizar el conocimiento desde una mirada que cautele los intereses de las mayorías; que la comunidad formada por los más se la juegue en la arena de convenir criterios para el establecimiento de currículos al servicio del desarrollo íntegro de los niños y jóvenes; y que los actores directamente asociados al ámbito (estudiantes, profesores, apoderados) conviertan la demanda en un tema de país, de mayorías. ¿Se ganará completamente? Ello depende de la hegemonía de clases realmente existente en Chile, y la dinámica que adquiera en el período. Toda victoria popular bajo el capitalismo es parcial. Sin embargo, en la lucha tras una demanda justa, ancha, inteligente y masiva también se aceran las convicciones, se crece, se descubre al enemigo principal, se afina la puntería y se fabrican los contenidos de los intereses colectivos de la sociedad necesaria.

3. Una de las principales conclusiones del Congreso de la Asamblea de Derechos Humanos realizado a fines de 2007, tiene que ver con la actualización del territorio temático que busca y requiere enfrentar el conjunto de organizaciones agrupadas en la Asamblea. Es decir, poner en el centro del quehacer de los Derechos Humanos en Chile, la colaboración con las actuales luchas de los trabajadores y el pueblo. Más allá de la tarea necesaria y noble de pugnar por el juicio y castigo a los culpables de las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura militar, el objetivo concluido es hacerse parte de las presentes demandas populares. Al respecto, y considerando la preeminencia que ha cobrado la reivindicación por la educación pública en el país en los dos últimos años, es dable sugerir que la Asamblea de Derechos Humanos el próximo 11 de septiembre –fecha de un simbolismo de enorme potencia popular- conviniera promover una iniciativa ligada a las demandas de los trabajadores y el pueblo, y en especial a la lucha de los estudiantes ante la crisis de la enseñanza en el país. Daniel Viglietti, el extraordinario cantor uruguayo, dice sobre las víctimas de las dictaduras latinoamericanas que “Cantan conmigo, conmigo cantan”. El recuerdo de los luchadores y sus motivos vigentes cobran continuidad genuina en la recomposición pausada de los intereses de las grandes mayorías. ¿Qué mejor homenaje para los hijos del pueblo asesinados y desaparecidos bajo el pinochetismo que la recontextualización de los resortes profundos que inspiraron su compromiso social y político? ¿Qué mejor manera de honrar su memoria viva sino es colocando a disposición de las luchas actuales, de las generaciones nuevas del pueblo despierto y en organización, la conmemoración del golpe de Estado? La afrenta ominosa de las clases dominantes contra el pueblo en 1973 jamás perderá su lugar en la historia de los siempre castigados, de los dueños de nada, de los nadie. Pero esa fecha ruin sólo se convertirá en aprendizaje y esperanza para los jóvenes que vienen y que ya están cuando no sólo recordemos a los inolvidables, sino también cuando el 11 de septiembre sea hora presente, lucha actual, continuidad de la larga batalla de los trabajadores y el pueblo por alcanzar su emancipación. La estrategia del poder es osificar el 11 de septiembre, monumentalizarlo, hacerlo catarsis de un día. La estrategia de los de abajo es volver el 11 de septiembre materia sensible, llena de sentido, tradición ininterrumpida para manifestar las demandas urgentes. Y allí están los estudiantes. Con la energía y las razones. Con el corazón lleno de porvenir. Y esperando, también, la solidaridad de sus mayores.

Andrés Figueroa Cornejo Agosto 25 de 2008

 

 

25/08/2008 19:03. Publicado por: Andrés Figueroa Cornejo #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

La trayectoria y el gesto de Salvador Allende

20080714023726-allende.jpg
Hoy día no es un fantasma agobiado, más bien es la bandera de un combate que sigue vivo


Tomás Moulian

La Nación

Allende no ingresa a la historia por su muerte, ingresa en ella por su vida, aunque su final lo convierte en un mito. Por su instinto político y su realismo histórico el Presidente mártir fue la expresión simbólica de una “nueva forma” de acceder al socialismo, en un momento en que los síntomas de crisis de los socialismos reales ya empezaban a apreciarse.

El análisis de la trayectoria global de Salvador Allende y en especial de sus posiciones en el agitado periodo de la Unidad Popular se hace necesario para interpretar de manera adecuada el término de su vida.

En una izquierda que desde temprano se coloca al amparo del marxismo y en un partido que en los ’60 deriva hacia el maximalismo, Allende representó un tipo particular de político revolucionario, aquel que cifraba esperanzas en el poder electoral como una de las expresiones del poder de masas y que creyó que era posible en Chile acumular fuerzas para el socialismo desde dentro del propio sistema político.

Allende no fue un tribuno revolucionario amante de la retórica, sino un político forjado en las luchas cotidianas por conseguir espacios para una política popular dentro de un sistema democrático representativo, en el cual las alianzas eran factibles para una parte de la izquierda de los cincuenta pero no para las de los sesenta del siglo XX. Pero, pese a eso, nunca abandonó la crítica al capitalismo y el deseo del socialismo. En este punto reside la gran diferencia de las posiciones de Allende con las del partido actual. Que fuera un gran político realista no significa que negara el futuro como posible realización de una alternativa y que se conformara con una política pragmática.

Su visión de la política empezó a fraguarse desde 1933, cuando siendo todavía un joven universitario militó en el grupo Avance y participó en Valparaíso en la fundación del Partido Socialista, pero en especial se elaboró en el período de las coaliciones de centro izquierda (1938-1947), en particular en el Gobierno de Pedro Aguirre Cerda, del cual fue ministro de Salud en 1939.

En esa actividad gubernamental plagada de contradicciones y más tarde en 1943 como secretario general del PS, dio los primeros pasos hacia la búsqueda de unidad entre los dos grandes partidos populares, el PS y el PC, una práctica que desde 1952 en adelante sería el centro de su estrategia.

Para realizar la política de unidad socialista-comunista Allende se vio obligado en 1952 a un gesto paradójico, abandonar su partido. La pequeña organización socialista a la que se incorporó había quebrado el partido madre cuando éste se opuso a la ilegalización de los comunistas. Como se observa, la ruptura original tuvo motivaciones de derecha, pero cuando Allende se retiró del partido socialista mayoritario al volcarse éste al ibañismo, impulsó a la organización a trabajar con los comunistas aún en la ilegalidad. Con ellos creó el Frente de la Patria, del cual surgió, en 1952, su primera candidatura presidencial.

La política llevada a cabo desde esa fecha convirtió al futuro Presidente en el líder de la unidad de acción entre las dos grandes formaciones populares. Esa estrategia fue favorecida por la influencia en el PCCh del 20º Congreso del PCUS, realizado en 1956, que elaboró la política de la coexistencia pacífica y, por ende, creó las bases de una estrategia de tránsito pacífico al socialismo, en un momento en que no existía aún en el continente latinoamericano una experiencia confrontacional exitosa, como la cubana.

Los resultados electorales de 1958, donde Allende casi obtuvo el triunfo, lo convirtieron en el líder de los ’60.

Siguió siéndolo aunque su realismo lo alejó de las posiciones de su partido y lo colocó más cerca del PC. No se dejó arrastrar por el viraje a la izquierda que los socialistas emprendieron después de la derrota en la campaña presidencial de 1964. Entonces muchos se apresuraron a decretar el cierre de las posibilidades electorales y anunciaron la necesidad de cambiar de estrategia sin darse el trabajo de estudiar las especificidades del caso chileno. Se mantuvo al margen. Sin dejar nunca de valorar y apoyar a Cuba, siguió pensando, casi en solitario, que era posible triunfar en las presidenciales y desde allí impulsar un tránsito institucional al socialismo. Esa actitud lo hizo blanco de muchas críticas, en especial de la acusación de tradicionalismo.

La mentalidad triunfalista de la década del ’60, un período optimista respecto a la actualidad de la revolución y a su necesidad para superar las incapacidades del capitalismo, impidió que los partidos y los intelectuales marxistas se plantearan las preguntas que requería la construcción del socialismo en Chile por la vía institucional. ¿Era posible en condiciones de aislamiento de los sectores progresistas del PDC, potenciados por el liderazgo de Tomic? Dicho de otro modo, ¿cómo conseguir mayoría estatal y de masas, requisito esencial, sin construir un bloque por los cambios, un amplio arco progresista?

Durante el intenso período de la UP, Allende fue más allá que nadie en la definición del horizonte estratégico. En su discurso del 21 de mayo de 1971, hablando de la meta y no sólo de la fase, definió el socialismo chileno como libertario, democrático y pluripartidista. Esa concepción lo transformó en vanguardia, en adelantado de las tesis del eurocomunismo. Avanzó más allá que los comunistas chilenos, porque éstos no abandonaron la concepción ortodoxa y fueron por ello atrapados por la lógica del momento decisivo, aquella coyuntura en el cual por fin se obtendría el "poder total". Los comunistas, eso sí, prolongaban esa fase en el tiempo, lo que era un mérito político, pero no prescindieron de ella. La famosa metáfora de Luis Corvalán sobre el destino final del tren, lo decía con precisión: llegaría hasta Puerto Montt, aunque algunos aliados transitorios decidieran desembarcarse antes.

Pero Allende, aun teniendo claro que no había tránsito institucional exitoso sin la creación de una alianza estratégica con los sectores progresistas que generara una sólida mayoría, no fue capaz de imponer esas políticas. Su lucidez fue vana. Nunca quiso abandonar su ética humanista para usar los recursos autoritarios del poder, como lo hicieron casi todos los Presidentes entre el ’32 y el ’70. Actuó correctamente, aunque con eso privara a su "revolución" del recurso de atemorizar. De otro modo, el avanzado grado de desarrollo de la crisis de principios de 1973 lo hubiese obligado no sólo a reprimir legalmente a ciertos opositores sino a los grupos de izquierda.

Fue siempre un político democrático, aun en aquellos tiempos de constantes amenazas a la gobernabilidad.

Creo que sin llegar al autoritarismo debió haber jugado más a fondo el papel tradicional del Presidente fuerte, que adquiere autonomía de las orgánicas e impone sus decisiones. Fueron las vacilaciones de los partidos y la lentitud del Jefe de Estado lo que precipitó el final e hizo el golpe más fácil para los enemigos. Lo que sucedía es que la UP estaba desgarrada por el empate catastrófico entre quienes aceptaban la necesidad de negociar y quienes postulaban el "avanzar sin transar".

Allende no ingresa a la historia por su muerte, ingresa en ella por su vida, aunque su final lo convierte en un mito. Por su instinto político y su realismo histórico el Presidente mártir fue la expresión simbólica de una "nueva forma" de acceder al socialismo, en un momento en que los síntomas de crisis de los socialismos reales ya empezaban a apreciarse.

Como hoy se sabe de manera indudable, Allende se suicidó. No se entiende ahora por qué se ocultó durante tantos años. Optó por una muerte intencional, no una procurada por el azar. Fue un acto de combate. En esa terrible mañana del 11 el Presidente pasó del dolor a la lucidez. Primero lo abrumó la traición. Múltiples testigos hablan de su preocupación por "Augusto". En uno de los discursos de esa mañana conminó a los militares leales a salir en defensa del Gobierno. ¿En quién otro podía haber pensado que en Pinochet?

Allende había dicho en un discurso en el Estadio Nacional en presencia de Fidel Castro que no saldría vivo de La Moneda. En el escenario de los bombardeos, buscó conseguir el mayor efecto político. Descartó el avión que le ofrecían los golpistas y preparó la respuesta más adecuada, que debía ser la mejor expresión de sus ideales y que debía producirle el mayor daño al general desleal que ejecutó la tragedia. Ese es el gesto del suicidio. Aquel acto salpicó a Pinochet para siempre con la sangre de Allende. Esa fue su primera marca, huella indeleble.

En el mismo momento de triunfar, Pinochet comenzó a caminar hacia donde terminó, como soldado sin honor, que huyó de su responsabilidad. Otra hubiese sido la suerte de este hombre si no se hubiera embarcado en la máxima crueldad, si hubiese aplacado las fuerzas oscuras que lo condujeron a bombardear La Moneda y forzar el suicidio de Allende. Con la muerte de Allende, Pinochet quedó para siempre manchado. Aparente triunfador, no podrá tener jamás el sitial del héroe, porque, como lo dice la tragedia griega, héroe puede ser Agamenón pero no Egisto, el traidor.

Allende perdió la primera batalla por un nuevo socialismo. Pero hoy día no es un fantasma agobiado, más bien es la bandera de un combate que sigue vivo, pues el socialismo del siglo XXI tiene que ver con su ideario, con sus luchas por una democratización profunda y también gradual y no violenta de las sociedades capitalistas.

 

 

13/07/2008 22:37. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Fue un tremendo error de la izquierda vender el mito de que a Allende lo habían matado

20080701181520-boris.jpg

Max Marambio adelanta el nuevo capítulo de "las armas de ayer"

La Nación

Por Boris Bezama

Nunca se imaginó al Presidente subiendo a un avión en pijama, ni menos envejeciendo en México junto al PRI. El ex jefe de seguridad del Presidente socialista habla de las primeras impresiones que tuvo Fidel cuando se enteró de la muerte que enlutó a medio mundo.

Vivió un año y medio, día y noche, junto a Salvador Allende cuando el Presidente era un súper star y conoció de cerca todos sus secretos políticos y personales. Protagonista principal de una época extremadamente convulsionada que hasta hoy divide a los chilenos, Max Marambio fue el jefe de seguridad del Presidente Salvador Allende y también estuvo con él en la madrugada del fatídico 11 de septiembre, aunque ya no ejercía esa función.

En un adelanto del nuevo capítulo "Las armas de ayer", que narra los últimos momentos del Presidente, el hoy exitoso empresario con estrechos vínculos en Cuba, rememora detalles inéditos de esos mil días que marcaron la vida de Chile. Y cuestiona a la izquierda que por décadas alimentó la tesis de que Allende no percutó el tiro que lo convirtió en mito.

-¿Usted sabe cómo reaccionó Fidel Castro ante la noticia de la muerte de Salvador Allende?

-Fidel estaba en la India y en la madrugada debía continuar viaje a Viet Nam. Cenaba con Indira Gandhi cuando comenzaron a llegar noticias bastante confusas respecto a lo que sucedía en Chile. Indira le dijo que se había recibido un cable de prensa que señalaba que Allende había salido hacia el exilio en unión de su familia y Fidel respondió de inmediato: "No creo eso. Si de algo estoy seguro es que Allende resistirá hasta el final en La Moneda".

-¿Y al igual que muchos, Fidel creyó también que a Allende lo habían matado?

-Desconozco las informaciones que recibió en los primeros momentos, pero en un discurso que se realizó en La Habana, el 28 de septiembre de 1973, Fidel recalcó que si se hubiera disparado a sí mismo, ello no le quitaba ningún mérito a la heroicidad de su gesto, legitimando el valor político de su decisión.

-Pero en los primeros años del golpe y hasta hace poco se manejó la versión épica del crimen.

-Es verdad, por décadas la izquierda construyó el mito de que a Allende lo habían matado en el combate. Pero, ignorar la dimensión de su gesto fue un insulto gigante y una muestra de falta de sensibilidad política, fue atropellar una decisión personal sublime, algo que elevó la dimensión ética de los chilenos a un nivel que concitó la admiración y la solidaridad de todo el mundo.

-En todo caso, esa imagen del Presidente mártir sirvió para congregar a la resistencia.

-Él no tenía vocación de mártir, pero demostró ser un hombre consecuente hasta el último momento. Había dicho que a él lo tenían que sacar con los pies por delante de La Moneda, porque su posición encarnaba la soberanía del pueblo chileno. ¿Te lo imaginas montando en avión vestido en pijama para ser enviado a cualquier parte como un fardo bochornoso? ¿Qué habría sido de nosotros? ¿De nuestro país con Allende como exiliado político envejeciendo en cualquier parte del mundo?

-Habría sido una historia totalmente distinta con un protagonista más y no con un héroe como la izquierda mundial lo concibe.

-Gracias al gesto de Allende el mundo miró a este país a través de su sacrificio.

-¿Cómo califica entonces que la izquierda haya "vendido" esa versión?

-Fue un error tremendo. A mi modo de ver, la trascendencia política y ética de Allende fue elegir la muerte para honrar la vida. Aunque lo que escogió para él trató de evitárselo al pueblo chileno: nunca estuvo de acuerdo en un proyecto que no fuera la legalidad y finalmente fue uno de los pocos que la defendió con las armas en la mano. Cuando en medio del combate la gente llamaba a La Moneda les decía: "Usted dedíquese a lo suyo". Sólo cuando lo llamó Miguel Enríquez, le dijo: "Ahora es su oportunidad, ahora llegó su momento". Ese fue el tributo a lo que creía, fue un acto gigante.

-¿Fue su suicidio una forma de pagar el "error" de haber estimado que la vía pacífica era la alternativa para llegar al socialismo?

-No. La muerte de Allende fue la consecuencia final de su propio legado político. Transgredir la legalidad y terminar encabezando la lucha en un barrio, como San Miguel, tal cual le ofrecimos, no era lo suyo. Ya en junio de 1973 la seguridad le planteó esa alternativa al ver que el golpe era inevitable y que se debía ir a otra parte, donde hubiera posibilidades de que el proceso continuara. La respuesta fue siempre "yo me muero en La Moneda. El que quiera me acompaña; el que no, está en libertad de irse".

-¿Esos pasajes son relatados en el nuevo capítulo de su libro? ¿Está entre ellos la ayuda ofrecida por los cubanos para combatir en Chile?

-Sí, los cubanos de la embajada le ofrecieron combatir a su lado si él lo solicitaba. Pero siempre repitió lo mismo: "Dedíquense a lo suyo, ustedes tienen que proteger su embajada, yo me voy a quedar aquí". Ni siquiera aceptó que la gente fuera para La Moneda, porque él lo veía como parte de su legado político.

MACUQUERÍA ALLENDISTA

-¿Por qué cree que Allende lo nombró jefe de seguridad?

-Por su macuquería típica, por su famosa muñeca negociadora. Durante las elecciones, las acciones directas del MIR se convirtieron en un problema para su campaña. Entonces, negoció con nosotros. Y el MIR acordó, con una lógica inspirada en cierta condescendencia, darle una oportunidad para que perdiera tranquilo y no nos echara la culpa, ya que teníamos la convicción absoluta de que no iba a ganar. Él nos dijo: "Muy bien, hagamos una cosa, si yo gano, ustedes se hacen cargo de mi seguridad". Tenía el feeling de que iba a ganar, y así nos lo hizo saber el día de la elección: "Acuérdense que tenemos un compromiso". Era una manera de "

-Darles una oficina en el subterráneo.

-Más bien en el segundo piso, para mantenernos cerca. Pero no nos tenía mala voluntad, sino simpatía gruñona, como papá con los hijos díscolos.

-¿Cómo fue ese día para ustedes?

-Fue como un traspié a nuestras tesis revolucionarias y nos decíamos "qué curioso que ganó en los votos, pero ahora le darán un golpe de Estado". Y la verdad así fue. De tan anunciado nadie se preparó realmente para el golpe, ni siquiera el MIR, que terminó teniendo muchas contradicciones con Allende

-En el tiempo que fue encargado de la seguridad de Allende, ¿cómo fue cambiando su estado de ánimo desde la toma del poder con todo el fervor del triunfo de la UP a la caótica situación que vivía el país en 1973?

-Allende era un tipo extraordinariamente fuerte, era un resistente, un combatiente. La broma usual que él hacía antes de ganar las elecciones era preguntar qué iba a decir su lápida: "Aquí yace Salvador Allende, futuro Presidente de Chile". Llevaba cuatro campañas presidenciales.

-Pero debe haber estado bastante preocupado con los últimos acontecimientos.

-Nunca lo vi desalentado, deprimido, asustado, ni acorralado. Jamás. Ni siquiera cuando nos encontramos la noche previa al golpe, en que lo noté serio y preocupado, incluso sombrío, ante las perspectivas nefastas que se le mostraban a un político tan agudo como él, pero aún así no era un hombre disminuido.

-¿Y cómo era en sus relaciones sentimentales?

-La confianza que Allende depositó en mí, no me da la libertad de poder hablar con entera franqueza de estos aspectos de su vida. Uno adquiere obligaciones éticas y yo tengo mis propios límites al respecto. Sólo digo que Allende era un tipo muy vital y la vitalidad también tiene lo vigorizante del poder. Es obvio que cuando las cosas no salen bien esa vitalidad también baja. El último tiempo no tenía demasiadas ganas, ni demasiadas posibilidades de tener diversiones personales. Estaba muy cerca de la Payita y en sus escasos momentos de descanso buscaba tranquilidad y sosiego.

 

01/07/2008 14:15. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Allende Porteño

20080701180444-munoz.jpg

Memorias del ex alcalde Sergio Vuskovic rescatan la figura de Allende en Valparaíso

 Por Nelson Muñoz Mera

Salvador Allende nació en Santiago y vivió en Valparaíso. También amó profundamente a este puerto, a su gente y sus costumbres. Dos porteños que fueron muy cercanos suyos recuerdan ahora esa relación con una ciudad que lo conserva en su historia.

La figura de Ramón Allende Padín, abuelo del Pesidente, ya tenía una clara y definida participación social. Pertenecía a la masonería y llegó a ocupar el cargo de Serenísimo Gran Maestro, con un gran legado en el terreno educacional. En medio de un sector popular del puerto y en las cercanías de la Iglesia La Matriz, adquirió un terreno y construyó la Escuela Blas Cuevas. Su padre, Salvador Allende Castro, abogado y Notario porteño, también integraba la masonería y se casó con Laura Gossens Uribe.

Allende Gossens, figura como fundador del Partido Socialista en Valparaíso, ciudad en donde creció y se formó para la vida política.

Pese a que Allende desarrolla una intensa actividad en la zona como candidato y mandatario, era considerado un porteño más. La memoria tangible no está presente, solo quedan los recuerdos de ex colaboradores y amigos que rescatan parte de su memoria.

Ex Alcalde y amigo personal

 Sergio Vuskovic Rojo fue nombrado alcalde de Valparaíso desde 1970 hasta 1973 y pertenece a la larga lista de autoridades del gobierno de la Unidad Popular que pasaron a ser "presos políticos" durante la dictadura.

Vuskovic conoció la Esmeralda en su calidad de alcalde y como detenido y torturado. Posteriormente, permaneció ocho meses en la isla Dawson y los campos de concentración de Puchuncaví y Ritoque, antes de partir a Italia donde permaneció en el exilio hasta el año 1989.

Su labor como catedrático le ha permitido dar a conocer la figura de Allende, su obra y pensamientos -corresponde a cumplir con una  responsabilidad histórica que tenemos quienes le conocimos y participamos durante su gobierno, afirma- al momento de terminar de escribir un libro sobre Allende "El Porteño Universal", proyecto en el cual el autor ha trabajado por espacio de cinco años.

Vuskovic participó en la campaña presidencial del 52. Allí conoció a Allende, integrando el comando juvenil. Como candidato debía tener un local propio y lo consiguió en un viejo edificio ubicado en la parte posterior de la Catedral, donde se arrendaban unas oficinas pertenecientes al arzobispado. Allende personalmente arrendó y pago de su bolsillo -el comando no tenía dineros-, además se preocupó de comprar unas 20 sillas y una mesa que resultó estar apolillada; y hasta un par de ampolletas tuvo que comprar para iniciar la primera reunión en dicho local.

Durante las campañas del 58 y 64, las relaciones políticas y la amistad de Allende y Vuskovic se van consolidando. Hoy, a sus 80 años, éste le recuerda como un amigo leal, irónico, rápido en las respuestas y con gran sentido del humor.

Valparaíso durante la Unidad Popular

"En su gobierno hubo un preocupación especial por el puerto, el Presidente se encargaba personalmente que así fuese, desarrolló obras en la educación, lo mas significativo fue la nueva construcción del Liceo Eduardo de la Barra; las obras de instalación de agua, alcantarillado y luz eléctrica en los diversos cerros del puerto; la edificación del hospital Van Buren y un sinnúmero de obras y acciones en materias de orden político, administrativo y social", recuerda Vuskovic.

"Él estaba orgulloso de las obras del puerto; se emocionó al momento de inaugurar "El parque del Pueblo Lenin", con una casa comunitaria, tres piscinas y áreas verdes, que estaban abiertas a la gente de los cerros. Luego de ese acto me comentó con firmeza: ‘Sergio, te aseguro que el 76 me presentaré como candidato a senador por Valparaíso'. Se le salía el alma porteña, tal como él lo reconocía", rememora.

Vuskovic mantuvo una larga amistad con Allende, esta se cultivó en el plano político y personal. En muchas ocasiones el Presidente estuvo en la casa de Sergio Vuskovic; incluso compartieron fiestas de fin de año con Hortensia Bussi, además de prolongadas comidas en medio de las campañas políticas. Durante su mandato, Vuskovic era invitado con su esposa al palacio del Cerro Castillo donde las opiniones políticas diversas se cruzaban en los salones.

En ocasiones, el alcalde y el Presidente iban a un restaurant en Viña llamado "El Turco Talip", donde él siempre pedía carne a la olla, ensaladas y una botella de vino."Solíamos hablar durante horas de variados temas, él quería siempre saber lo que ocurría en los diversos ámbitos del quehacer regional, estaba siempre preocupado por la ciudad por la cual sentía mucha admiración, particularmente porque siempre obtuvo una alta votación. Por ejemplo, el año 70, la votación favoreció a Allende dejando atrás a Radomiro Tomic por 36 mil votos de diferencia, él se sentía porteño y estaba permanentemente reconociendo el apoyo brindado por sus seguidores", cuenta.

Debilidades de Allende

"Es verdad que tenía sus preferencias al momento de estar aquí en el puerto. Los erizos y los locos mayos eran su debilidad, siempre pedía esa entrada y luego el caldillo de congrio o pescado frito. Pese a que siempre le invitaban a comer a casa de dirigentes, el prefería ‘las picadas'. Las encontraba más auténticas y se rodeaba de gente que lo saludaba en las mesas; los garzones y los dueños se sacaban fotos con él", recuerda Vuskovic.

En muchas ocasiones, Allende señalaba: "cada vez que vengo no me puedo perder las calugas de pescado del loco Raúl", un pescador que tenía un restaurante frente a la Caleta El Membrillo. A la llegada, Raúl Quezada saludaba a su clientela de un modo muy agradable. En ocasiones, Pablo Neruda también le acompañaba en estas incursiones culinarias que duraban largas horas de conversaciones.

"Saliéndose de todo protocolo, lo que preocupaba a la seguridad, Allende acudía a los lugares que ya había conocido. Por ejemplo iba al local ‘Los guatones Ochoa', ubicado en el barrio chino del puerto; sus dueños, un matrimonio y su hijo, eran notoriamente gorditos y preparaban el pescado y los mariscos de una manera muy sabrosa. Allí llegábamos, junto al Presidente, Armando Barrientos, alcalde de Viña; Armando Giudice, abogado y masón, uno de sus amigos más antiguos en la zona; dos amigos médicos (uno de ellos Humberto Casalli), Luis Guastavino, que fue regidor y diputado; y Gloria Fernández, de la Cámara de Comercio, entre otros".

"Luego de los almuerzos en medio de las campañas, él pedía un sillón o una cama para dormir la siesta, que no perdonaba nunca. Debo enfatizar que nunca pasaba más de tres copas de vino tinto, y luego por la noche se tomaba un wisky, hubo toda una historia torcida acuñada por la dictadura sobre el tema".

"En muchas ocasiones, íbamos a celebrar los actos en el "Club Valparaíso" de plaza Aníbal Pinto. Su amplitud permitía realizar los actos en medio de los comedores. Lo mismo ocurría con los encuentros en el Hotel Prat, profesionales, comerciantes e industriales de la zona se reunían en actos políticos, con discursos y comida".

Vamos a ver a Neruda

Vuskovic recuerda que una mañana del 72, luego de inaugurar unas viviendas en uno de los cerros de Valparaíso, el Presidente lo llamó para un lado y le pidió que lo acompañara a ver a Neruda. "Casi inmediatamente de confirmar por radio que éste se encontraba en casa, nos dirigimos al helicóptero y llegamos casi a mediodía a su casa. En la casa del poeta nos recibió Matilde. Pablo estaba sentado en el sillón frente a un ventanal, con corbata y terno; se sentía un poco enfermo, lo que no impidió compartir un vino tinto especial que mandó a buscar. Unas empanaditas de mariscos y otros picadillos permitieron un grato encuentro entre grandes conversadores por excelencia, fue la ultima vez que les vi juntos, ambos se respetaban y apreciaban notoriamente, se tenían gran confianza", relata.

En su casa oficina con vista al mar, Vuskovic evoca a Allende en medio de libros y recuerdos "una persona muy conversadora y agradable; hablaba de cualquier tema, sin prepotencia. Sabía escuchar a la gente, que le rodeaba; su educación y conocimiento le hacían merecedor de un gran respeto. Siempre supo ganarse la admiración de ateos, católicos, independientes, pastores evangélicos, masones, independientes y, en general, de todos los partidos. Llamaba la atención el cariño que la gente sentía por él, siempre profundo y reflexivo"

El interés por Valparaíso y la amistad con Vuskovic permitían una línea directa entre ambos. Los llamados desde La Moneda eran motivados por saber opiniones políticas o qué pasaba en el puerto, saber de qué manera se avanzaba en los proyectos desarrollados en beneficio de los habitantes de los cerros. En otros momentos, la amistad tendía alguna invitación para que el alcalde y su esposa, Elena Villanueva, le apoyaran en las actividades generadas por la invitación de niños de diversos colegios a pasar sus vacaciones en el cerro Castillo y así probar la comida preparada por el mayordomo de la Armada que frecuentemente le traía a Allende una fuente de mariscos.

El regalo que nunca recibió Allende

"Todos sabían de su afición por las corbatas, -esa es una corbata presidencial-, sentenciaba Allende a Vuskovic. Este hizo el comentario a un amigo común y dueño de una textil, Elías Maluk, cónsul de Siria, quien se comprometió a regalarle al Presidente una docena de corbatas con diseños exclusivos. El 8 de agosto de 1973 se inauguraba "La Feria del Mar". Allende no pudo asistir y en su representación lo hizo la Tencha. Al querer entregarle a ella las corbatas, me indicó, eres tú quien personalmente debe hacerlo".

Por mas de 30 años, este ex alcalde porteño ha guardado con celo y silencio las corbatas que representan un nostálgico recuerdo. Sólo dos de ellas ha regalado: durante su exilio en Italia, a un profesor de la universidad de Bologna; y otra al porteño Federico Raby.

 

01/07/2008 14:04. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Nos hace falta Allende

20080701052327-mireya.jpg

Nuestro deber es concluir la tarea inconclusa

Por Mireya Baltra

Especial La Nación

Al día siguiente de su derrota, llegó como a las diez de la mañana a la población Exequiel González Cortés, en avenida Grecia. Allí los pobladores habíamos construido una plaza, habíamos hecho un escenario y él, sin avisar, llegó al bloque 12 donde yo vivía. Verlo allí en la plaza construida por el trabajo voluntario de los pobladores fue impresionante, sin decirlo nos decía sigamos adelante. Era su tercera derrota.

Mucha gente me pregunta ¿cuándo conociste a Salvador Allende? No es fácil una rápida contestación. Por primera vez lo vi de cerca cuando como senador se dirigió al local de la Central Única de Trabajadores (CUT), en calle Compañía, para entregarnos las condolencias por el asesinato de siete hombres y una mujer en la población José María Caro. Lo vi apesadumbrado, pero a la vez sus ojos expresaban indignación. Se sentó en la mesa grande de las reuniones diarias de la CUT para decirnos que había ido a entregar una firme protesta a la Guarnición del Ejército de Santiago y que desde el hemiciclo realizaría una intervención contra la represión brutal descargada el 19 de noviembre de 1962.

Al parecer antes lo había visto desde lejos en las concentraciones y mitines, en la campaña presidencial de 1958, donde junto a mi compañero Reinaldo montando una motoneta Lambretta, yo sosteniendo en el asiento de atrás una gran bandera chilena, íbamos a escucharlo así como los cristianos van a escuchar el sermón de la iglesia. Éste era un sermón revolucionario, que encendía la sangre y te enseñaba a leer en las palabras de un discurso lo que los libros a veces te negaban.

Salvador Allende nos inspiraba cariño, afecto, yo lo sentía igual en los enigmáticos parentescos políticos.

La segunda vez que recuerdo haber estado tan cerca de él en un momento que podríamos llamar crucial para la vida de un hombre fue en 1964, cuando fue derrotado por la Revolución en Libertad que encabezó Eduardo Frei Montalva.

Al día siguiente de su derrota, llegó como a las diez de la mañana a la población Exequiel González Cortés, en avenida Grecia. Allí los pobladores habíamos construido una plaza, habíamos hecho un escenario y él, sin avisar, llegó al bloque 12 donde yo vivía. Verlo allí en la plaza construida por el trabajo voluntario de los pobladores fue impresionante, sin decirlo nos decía sigamos adelante. Era su tercera derrota.

Otra de las respuestas que te solicitan es que definas el perfil del Presidente Allende, pensando quizás que tú tienes la capacidad en tres frases de definir el perfil político y humano de uno de los estadistas más destacados del siglo XX, que alumbra hoy el pensamiento de la izquierda pensante, no nostálgica ni abjuradora de lo que ayer fue.

Como la historia nos fue negada y arrebatada de los libros, para que los niños jamás aprendieran a deletrear el nombre de Allende, así la noche oscura de la dictadura quiso sepultar a Allende bajo cien lápidas. Allende se le escapó y ha vuelto a situarse en el más alto escaño de la nobleza revolucionaria que sin títulos nobiliarios tiene el cetro de la memoria viva, del nítido ejemplo de la transformación social, del ímpetu y la perseverancia por conducir al pueblo a su emancipación, separando las aguas y dejando sumergidos en el olvido, en la mediocridad y la ignorancia a los reaccionarios de ayer y hoy.

Cuando Allende me designó su ministra del Trabajo y Previsión Social me convocó a conversar privadamente varias veces. Su gran preocupación era darle continuidad a la formación de las comisiones tripartitas por ramas de producción y servicio, cuestión que había empezado al asumir este cargo el compañero José Oyarce, creando la comisión tripartita de los gráficos, marina mercante y textiles. Éstas consistían en una suerte de negociación colectiva moderna, donde participaban gobierno, empresarios y trabajadores.

Para el Presidente, el cumplimiento del programa era la piedra angular de su gobierno y debía ser respetado y jamás transgredido: "Mireya, debes devolver todas las pequeñas empresas que no pertenecen ni al área social, ni al área mixta de la economía. Son empresas insignificantes con maquinarias viejas y en la mayoría de ellas se adeudan años de imposiciones previsionales. Deben ser devueltas a sus propietarios".

Cumplí sus instrucciones y le daba cuenta periódicamente del cumplimiento de esta tarea ministerial. Devolví como cien empresas que fueron tomadas.

Los que se creían más revolucionarios que los revolucionarios daban bote, se tomaban pequeñas confiterías, desde una fábrica de cola de hueso en Chillán hasta el Cementerio Metropolitano. Para ellos eso era avanzar sin transar y crear de esta manera el poder popular paralelo y equidistante al gobierno del Presidente Allende. Los imperialistas estaban de fiesta y la derecha chilena aplaudía en la cofradía reaccionaria de los planes elaborados en Washington y que ellos cumplían como fieles funcionarios del país "más democrático del mundo". Directa e indirectamente la ultraizquierda chilena les echaba una manito.

En carta dirigida y hecha publica el 31 de julio de 1972 a los jefes de los partidos de la coalición de gobierno, Allende expone con claridad y firmeza su pensamiento: "El poder popular no surgirá de la maniobra divisionista de los que quieren levantar un espejismo lírico surgido del romanticismo político al que llaman al margen de toda realidad ‘Asamblea Popular ’".

En esa carta, que constituye hoy un documento histórico, hace una pregunta dirigida a la médula del hueso de los empecinados en subirse al carro de la victoria transgrediendo el programa e increpa: "¿Qué dialéctica aplican los que han propuesto la formación de tal asamblea? ¿Qué elementos teóricos respaldan su existencia?". Y responde a los jefes de los partidos y principalmente a los trabajadores y al pueblo:

"Una asamblea popular auténtica, revolucionaria, concentra en ella la plenitud de la representación del pueblo. Por consiguiente, asume todos los poderes. No sólo el deliberante, sino también el de gobernar. En otras experiencias ha surgido como ‘un doble poder’, contra el gobierno institucional reaccionario sin base social y sumido en la impotencia. Pensar en algo semejante en nuestro país es absurdo, si no crasa ignorancia o irresponsabilidad. Porque aquí hay un solo gobierno, el que presido, y que no es sólo el legítimamente constituido, sino que, por su definición y contenido de clase, es un gobierno al servicio de los intereses generales de los trabajadores. Y, con la más profunda conciencia revolucionaria, no toleraré que nadie ni nada atente contra la plenitud del legítimo gobierno del país".

Entonces, cuando me preguntan que defina a Allende, digo: Allende se define a sí mismo, cada discurso es una línea orientadora, una acumulación de más conciencia, una dinámica social nunca vista antes en Chile, plena de valores morales y éticos. La verdad fue un principio de Estado, nada nunca se le ocultó al pueblo. Lamentablemente, muchos gobernantes discuten y acuerdan a puertas cerradas lo concerniente a la vida, al trabajo, a la salud, a la educación de las mayorías hoy desplazadas por un sistema que profundiza las relaciones de producción capitalista.

A lo mejor muchos no estarán de acuerdo con estas páginas, pero qué diablos, las cosas sucedieron así. Y así las relato. Los que aún no estamos idiotizados por los mensajes y las imágenes televisivas de los crímenes, las violaciones, los asaltos que inmovilizan a los ciudadanos con el miedo, que ocultan con premeditación y alevosía lo bueno, lo positivo, lo cultural, los valores aún no perdidos de la ciudadanía víctima de la aldea global, nos rebelamos, porque los canales de televisión dan espacio superlativamente a estos impactos diarios como dosis de veneno que impiden al estado llano pensar, analizar, cuestionar, transformarnos en masa crítica, activa, cuestionadora del sistema que nos condena a cargar la cruz del mercado todos los días.

No nos detengamos. Aquí hablemos de quien debemos hablar, del Presidente Allende, un hombre concreto, un revolucionario cabal, un luchador incansable por la justicia de nuestro pueblo, un ministro de Salubridad en el gobierno del Presidente Pedro Aguirre Cerda, quien señalaba que gobernar es educar. Allende dio continuidad a esa antigua y sabia consigna. Nos enseñó a luchar uniendo la teoría y la práctica.

Si quieren saber lo que pienso, podría apretarlo en cuatro palabras: nos hace falta Allende. Busco en la juventud chilena el rostro, la voz sonora, el pensamiento claro, el método acertado, los valores que no debemos dejar escapar en este tumultuoso mundo de la dispersión, la exclusión y la confusión política. Nuestro deber es concluir la tarea inconclusa. No hay otra alternativa.

Mireya Baltra, dirigenta del Partido Comunista, fue ministra del Trabajo del Presidente Salvador Allende.

 

01/07/2008 01:23. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Bachelet encabezó el principal acto por natalicio de Allende

20080627174818-allende.jpg

Viernes 27 de junio de 2008   

 Por F.O. / R.M. / La Nación 

Al mediodía hubo tensión en concentración frente a La Moneda

 La Presidenta de la República fue la principal oradora anoche en la apertura de una exposición organizada por la Fundación Salvador Allende en el Centro Cultural Palacio de La Moneda. La Jefa de Estado subrayó que el legado del primer Mandatario socialista -a quien llamó "compañero y colega Presidente"- está plenamente vigente.

 Al momento de la muerte del Presidente Salvador Allende en La Moneda, el 11 de septiembre de 1973, Michelle Bachelet estudiaba Medicina en la Universidad de Chile. Nada podía presagiar que casi 35 años después esta militante socialista ocuparía el mismo cargo que Allende y sería la responsable de encabezar la ceremonia institucional por los cien años del natalicio del Mandatario anoche en el Centro Cultural Palacio de La Moneda.

En la ocasión, la Mandataria -a quien pudo llamar con propiedad "compañero y colega Presidente"- recordó que siguiendo el ejemplo allendista ella estudió Medicina y se dedicó también a la política desde el PS. Bachelet reveló que el 4 de septiembre de 1973 asistió a la concentración final de la Unidad Popular y que lo hizo desde la comuna de Providencia.

"Ésta es una gran lección para nosotros, para quienes dirigimos nuestros pueblos: cumplir el compromiso con el pueblo, cumplir con el programa de gobierno y ser fiel a la palabra empeñada".

Agregó que Allende era "un hombre de izquierda, un socialista, un progresista, un demócrata, pero fue más; fue un hombre de su tiempo, pero no pertenece sólo a su tiempo, porque mientras existan hombres y mujeres que luchen por una vida más digna para su pueblo, entonces el ejemplo de Salvador Allende tendrá vigencia; el ejemplo de Salvador Allende es hoy de todos. Mientras tenga valor la defensa de la libertad, entonces muchos verán un símbolo de consecuencia en este Presidente".

"Entregamos un hombre cabal al mundo, un hombre que se ha hecho universal", añadió la Mandataria.

El principal acto partidario en memoria de Allende se registró al mediodía en la Plaza de la Constitución. A la esquina donde se ubica el monumento al Mandatario convergieron alrededor de 1.500 personas.

La actividad, en todo caso, estuvo marcada por las diferencias que hoy separan al PS -inserto en la Concertación y en una alianza de base amplia con la DC- con el PC, alineado en la izquierda extraparlamentaria opositora a la Concertación.

FOTO_04 W:200 H:150 10 kbLa tensión entre las dos almas de la izquierda hizo que hubiese pifias contra el presidente del PS, Camilo Escalona, y el representante de la falange, su vicepresidente Claudio Huepe, aunque éste es uno de los firmantes de la carta de los 13 democristianos que se opuso al golpe de Estado de 1973.

Debido a la composición dura del auditorio, sólo el presidente del PC, Guillermo Teillier, fue ovacionado sin fisuras. Éste, en una referencia que evocó la Unidad Popular, afirmó que "los comunistas fuimos y seguiremos siendo el partido leal al Presidente Salvador Allende" y luego reclamó justicia en los casos de violaciones de los derechos humanos.

Agregó que si Allende viviera, "estaría luchando por una democracia como la que él planteó siempre, sin desigualdades extremas". Teillier, de hecho, opinó que a Allende "no le gustaría nada el Chile de hoy".

En su opinión, los chilenos ven en Allende "un símbolo de sus anhelos, de sus sueños y luchas por alcanzar mejores condiciones de vida y de relaciones humanas".

FOTO_05 W:200 H:150 7 kbLuego del discurso de Huepe -que pidió "reconciliarse con la historia" y recordó su oposición a la intervención militar- habló el presidente del PS, Camilo Escalona, que respondió de modo indirecto a Teillier: "Si hoy viviera, Allende sería un militante socialista y su principal figura".

El senador también enfrentó a quienes protestaban y apartándose de su texto dijo que los asistentes debían sentirse unidos por la admiración a Allende.

"Estamos aquí los que queremos que nunca más un Presidente democrático sea avasallado", indicó, subrayando que "los socialistas chilenos recordamos hoy con gratitud al primero y más grande de los socialistas".

Al término de la ceremonia, el ministro de la Presidencia, José Antonio Viera-Gallo, destacó que "si Allende viviese apreciaría el cambio que ha tenido el país desde situaciones de una extrema pobreza a mayor holgura y de dictadura a situación de libertad, esto sin duda que lo apreciaría".

FOTO_06 W:200 H:150 9 kbEn La Moneda, el ministro del Interior, el DC Edmundo Pérez Yoma, comentó que el acto "es una muestra de cómo la democracia es capaz de que las fuerzas políticas salten distancias que ayer parecían imposibles de saltar".

Uno de los momentos más emotivos ayer se produjo cuando la viuda del pintor Roberto Matta, Germana Ferrari, entregó a las hijas de Allende, Isabel y Carmen Paz, una chaqueta que el ex Presidente le había regalado al artista. Además, Ferrari regaló un cuadro a la Fundación Salvador Allende.

Asimismo, el intelectual cubano Eusebio Leal entregó a la entidad una serie de documentos relacionados con el Mandatario que se encontraban en su país.

 

Centros Chilenos en el Exterior


http://centroschilenos.blogia.com

Bienvenidos al sitio Centros Chilenos en el exterior. Estamos construyendo un espacio para que ustedes puedan mostrar sus actividades culturales y sociales o anunciar la concreción de las mismas. Por favor, envíen sus notas a esta dirección: arischar@yahoo.com.ar. Los saludas cordialmente Arístides Chamorro Rivas.

SUBE TU CURRICULUM VITAE a este Blog utilizando el comando "Publicar Artículo"

"El hombre no puede ser separado de Dios, ni la política de la moral": Santo Tomás Moro

Cel. de Contacto 54 9 2966 557877 (Argentina)

Temas

Archivos

Enlaces


Se muestran los artículos pertenecientes al tema Salvador Allende.

Evidencia forense: Allende fue acribillado y rematado

20140816021814-allende-moneda.jpg

A 40 años de su muerte y en momentos en que la Corte Suprema está por decidir el cierre definitivo del proceso que indaga en las causas de su deceso, una investigación histórica y forense contenida en el libro "Allende. Yo no me rendiré” (Ceibo, septiembre 2013) demuestra que el Presidente no se suicidó.

El presidente Salvador Allende fue rematado con un disparo en la frente. Es lo que concluye el Informe Pericial Químico N° 261 (de 27 de mayo de 2011), elaborado por el perito químico Leonel Liberona Tobar.Un testimonio obtenido a contramano da cuenta que el general Javier Palacios le habría propinado el disparo en la frente al Mandatario, evidenciado en peritaje químico de 2011 que había sido mantenido oculto… hasta ahora.

En el ítem Conclusiones afirma textualmente: “En la muestra N° 3 (situada en la frente), se constató la presencia de plomo, bario y antimonio, cuyas concentraciones son compatibles con un orificio de entrada de proyectil balístico generado de corta distancia”.

Este disparo de entrada de proyectil en la frente se alinea perfectamente con el “orificio redondeado de salida de proyectil tallado a bisel externo” con el que quedó el cráneo de Allende tras el asalto a La Moneda, según consta en el informe de la autopsia Nº 2449/73. Esta fue realizada la noche del 11 de septiembre de 1973 en el Hospital Militar por el médico legista Tomás Tobar y el ginecólogo José Luis Vásquez.

Esta diligencia –como pudimos constatar en nuestra investigación- fue vigilada por militares armados encabezados por el teniente Manuel Vásquez Nanjarí, quien así lo reconoció en el “Caso Allende” (a fojas 1.101 y siguientes).

El informe de la autopsia de 1973 sólo pudo conocerse el año 2000. Venía anexado al libro “La Conjura. Los mil y un días del Golpe”, de la periodista Mónica González. Sobre la base de dicho informe el médico legista Luis Ravanal preparó un metanálisis forense que fue publicado el 8 de septiembre de 2008 en El Periodista.

El doctor Ravanal planteó que el disparo con fusil necesariamente tuvo que haberse realizado después del disparo con arma corta “puesto que, de lo contrario, este no habría dejado orificio de salida”.

En enero de 2011 se abrió el proceso Rol 77-2011, “Caso Allende”. Esto ocurría tras una querella presentada por la fiscal de la Corte de Apelaciones Beatriz Pedrals.

Para discernir si en este caso correspondía que se hiciera una nueva autopsia, el ministro instructor de la causa Mario Carroza pidió una opinión al Servicio Médico Legal (SML). Estos designaron al tanatólogo Germán Tapia Coppa para que analizase tan importante materia.

Menos transparente aún fue lo realizado por el SML luego que el perito Tobar diera cuenta de la existencia de residuos de pólvora que se explicarían por un disparo hecho a corta distancia con arma de bajo calibre.

 

 

 

Tras este informe del SML, Carroza ordenó realizar una nueva exhumación la que se verificó el 23 de mayo de 2011. En esta necropsia no se encontró el segmento de la parte posterior del cráneo en el que estaba contenido el citado orificio de bala. De hecho casi la mitad de los huesos del cráneo no estaban (Ver recuadro).El 4 de abril de 2011, este legista emanó un informe forense en el que recomendó la exhumación de los restos de Allende. Dio argumentos similares a los planteados por el perito Ravanal en 2008: “si en un cadáver se reconoce estallido de cráneo al mismo tiempo que en uno de los fragmentos de la bóveda se evidencia un orificio de salida de proyectil (…) se debe mencionar que dicho orificio de salida se produce en un momento anterior al estallido de la cavidad. Esto es debido a que se requiere la integridad de la cavidad craneana para que un proyectil pueda generar una lesión característica de orificio de salida”.

Como consecuencia de esto, los peritos convocados por el juez Carroza y el SML no pudieron saber la trayectoria de las balas y ni siquiera establecer la cantidad de éstas que impactaron el cráneo de Allende.

El perito balístico David Pryor lo reconoce de esta manera en su informe oficial: “Si hubo o no un segundo proyectil, ocurrió durante el mismo disparo, siguió con una diferencia de milisegundos una trayectoria similar pero no es posible confirmar o descartar esta posibilidad mediante el examen morfológico del material óseo conservado u otras técnicas de exploración actualmente disponibles”. Pryor tampoco pudo establecer el punto de entrada ni de salida de la bala, ni la trayectoria de la misma.

El forense Ravanal afirma a este respecto: “Si uno aplica el sentido común, y considera que los peritos del SML no encontraron orificio de salida; no contaron con gran parte de los huesos del cráneo, especialmente la base del cráneo por donde penetró la bala, uno no puede dejarse de preguntar: ¿Cómo pueden haber determinado si hubo más de un proyectil y cómo pudieron haber excluido la existencia de lesiones asociadas a proyectiles de bajo calibre como ese fragmento redondeado que no hallaron?”.

A pesar de la carencia de pruebas, el 13 de septiembre de 2013 el ministro Carroza determinó el cierre de la causa: “los hechos que significaron la muerte del presidente Salvador Allende Gossens provienen de un acto deliberado en el que, voluntariamente éste se quita la vida y no hay intervención de terceros, ya sea para su cometido como para su auxilio”.

El presidente Salvador Allende fue rematado con un disparo en la frente. Es lo que concluye el Informe Pericial Químico N° 261 (de 27 de mayo de 2011), elaborado por el perito químico Leonel Liberona Tobar.

 

 

 

De esta manera se ratificaba la veracidad de la historia oficial construida por los militares golpistas desde el mismo once de septiembre en La Moneda.

El 24 de junio de 2013 la segunda sala de la Corte de Apelaciones de Santiago ratificó lo obrado por Carroza. Ahora resta como último recurso para evitar el cierre definitivo de esta causa, que la Corte Suprema se pronuncie respecto de un recurso de casación presentado en julio por los abogados de la parte querellante, Matías Coll y Roberto Celedón, que representan a la Asociación Nacional de Ex Prisioneros Políticos.

OCULTAMIENTO DE PRUEBA

En la autopsia de 2011, los miembros de una comisión internacional de expertos convocados por el SML para determinar las causas de la muerte de Allende, no se pronunciaron respecto de la evidencia que daba cuenta de la existencia un disparo hecho con arma corta.

El doctor Ravanal señala a este respecto en el libro “Yo no me rendiré”, que la comisión especial de expertos designada para este caso “se limitó exclusivamente a realizar análisis segmentarios de los aspectos que en sus respectivas áreas les competía: Acta de Exhumación, Informe Odontológico, Informe Antropológico, Informe de Evidencia Asociada (prendas de vestir), Informe Balístico, Informe Entomológico e Informe Genético”, pero que “absolutamente en ninguno de ellos se menciona o aborda el análisis causal relativo al ‘segmento de orificio redondeado tallado a bisel externo de aproximadamente 2 a 3 cm’ (descrito en la autopsia de 1973)”. La muestra N° 3 solo se menciona como una nota a pie de página como si se tratase de un aspecto sin importancia en la investigación.

Menos transparente aún fue lo realizado por el SML luego que el perito Liberona Tobar diera cuenta de la existencia de residuos de pólvora que se explicarían por un disparo hecho a corta distancia con arma de bajo calibre.

Después de conocer dicho informe químico, el SML –que es dirigido por el médico sin especialidad forense Patricio Bustos- citó a una reunión al perito Liberona Tobar que se concretó el 15 de julio de 2011 y que contó con la participación del juez Carroza.

Este encuentro fue reseñado por Liberona en el Informe Pericial Químico N° 380/2011, de 26 de julio. En el Punto 1 se sostiene: “Considerando los antecedentes obtenidos en la reunión el día 15.jul.011 en dependencias del SML, de Santiago, donde se aclaró que la muestra N° 3, fue levantada de la cara interna, zona inferior del sector izquierdo del hueso frontal orbital del occiso. Los resultados de las concentraciones de antimonio, bario y plomo señalados en el Informe Pericial Químico N° 261 de fecha 27.may.O11, son atribuibles a trayectoria o impacto de proyectil balístico”.

En relación con esto, el forense Luis Ravanal expresó que “se puede apreciar claramente que tras la reunión de aclaración llevada a cabo en el SML, el perito químico modificó su conclusión original, sustituyéndola por otra del todo inespecífica y ambigua. Claramente en este segundo informe, ya no se trataba de un ‘orificio de entrada de proyectil balístico generado de corta distancia’, modificación que evidentemente satisfizo a más de alguien”.

El doctor Ravanal cuestiona que se le haya tenido que aclarar a Liberona el lugar específico de donde provenía la muestra N° 3 en circunstancias que fue él mismo quien la recolectó como detalló en su primer informe (N° 261-2011).

De todos modos, esta modificación no logra ocultar que en la frente de Allende se encontraron residuos en cantidades que sugieren –o establecen- la existencia de un disparo hecho a corta distancia.

 

“PALACIOS LO REMATÓ”

La descripción del disparo de bala presente en la frente es concordante con el testimonio brindado a este corresponsal -el 16 de agosto de 2013 vía videoconferencia- por el chileno residente en Milán, Julio Araya Toro y que aparece contenido en la investigación histórica y forense que forman parte del libro “Allende: Yo no me rendiré”.

Supimos de él revisando el expediente de la causa. A fojas 644, aparece una misiva enviada por él -en febrero de 2011- al ministro Carroza. Allí propuso transmitirle una confesión que el general Palacios le habría hecho a su padre y que dice relación con la forma en que realmente murió Allende. Carroza no le contestó. Nosotros sí nos contactamos.

Araya Toro (46 años) cuenta que su progenitor fue amigo desde la niñez con el general Javier Palacios. Ambos vivían en el mismo sector residencial del antiguo centro de Santiago donde residían las familias aristocráticas de principios del siglo XX. Ambos estudiaron en los Padres Franceses, asistían a la misma iglesia y jugaban en el mismo lugar: el Parque Cousiño. “Ya mayores tomaron diferentes caminos. Mi padre siguió la vida civil y el general Palacios ingresó a la Escuela Militar en 1941, pero continuaron frecuentándose a través de toda la vida”.

Luego de esta contextualización, Araya Toro entró en el quid del asunto: “Esta historia me la contó mi padre muchos años después del golpe, cuando nos encontramos con el general Palacios -en febrero de 1992- en el centro de Viña del Mar. En ese momento mi padre, al verlo caminando hacia él, le grita ‘¡Javier!’. A su vez, Palacios le contragrita ‘¡Jorge!’. Pero, antes de abrazarse, mi padre se dirige a mí y me dice: ‘te presento al general que asesinó al presidente Salvador Allende’. Palacios se desfiguró y le respondió: ‘no digas esas cosas porque la gente puede creer cualquier cosa’. Se saludaron, se abrazaron, conversaron diez minutos y después se despidieron. Entonces, mi padre me dijo: ‘te voy a contar la historia de lo que pasó el 11 de septiembre y cómo Palacios asesinó al presidente Allende y se tomó La Moneda’”.

"Al general Palacios (…) le llamó la atención este civil. Se fijó que portaba un reloj fino. Al sacarle la máscara antigases y el casco reconoce al Presidente Allende. En ese momento saca su pistola de ordenanza y dispara a quemarropa en su cabeza."

 

 

 

 

Palacios se lo confesó durante una visita que hizo a la casa de Araya Gómez en la santiaguina comuna de Maipú, en marzo de 1974. “Llegó acompañado de una patrulla militar y vestido en tenida de guerra. Yo tenía siete años pero lo recuerdo perfectamente. Hablaron de sus familias y cosas triviales. Posteriormente, mi padre le hace notar su consternación por lo ocurrido durante los meses anteriores, a lo que Palacios respondió: ‘te tienes que sentir orgulloso de que un amigo tuyo pasara a la historia’.

“Mi padre le pregunta el por qué de esta aseveración. El General comenzó a hablar: su misión era rodear con tanques y tomarse La Moneda por tierra, ya que comandaba el regimiento Blindado Nº2 (el mismo del tanquetazo de junio de 1973). Ingresó por la puerta deMorandé 80 con soldados de infantería en el mismo instante en que bajaban las escalas las personas que estaban con Allende y a las cuales éste les había pedido que salieran. Los militares comenzaron a tirar a la gente hacia abajo por las escalas mientras ellos subían. El ambiente era un infierno ya que La Moneda ardía por el bombardeo y no se podía respirar por los gases lacrimógenos. En el segundo piso, Palacios fue recibido con ráfagas de metralletas de Allende y algunos de sus hombres que estaban en el salón Rojo. En ese momento, Palacios grita a los miembros del GAP (escolta de Allende) que se rindieran y fue Allende que respondió gritando: ‘¡soy el presidente de Chile y si te crees muy valiente ven a buscarme conchetumaire!’. Inmediatamente, los GAP y Allende comienzan a disparar y una bala de Allende hiere en la mano derecha a Palacios.

“Los hombres de Palacios, al ver a su general herido, avanzan disparando contra los miembros del GAP y éstos van cayendo por las balas de los militares, mientras Palacios es asistido por Armando Fernández Larios, que le pasó su pañuelo para detener la sangre de la mano herida. Entretanto, seguía la balacera más adentro, ya que los GAP iban replegándose. Dos militares que iban disparando hirieron en el estómago o el pecho a un civil que portaba una metralleta, un casco y una máscara antigases; el civil se plegó y cayó al suelo. A Palacios (…) le llamó la atención este civil. Se fijó que portaba un reloj fino. Al sacarle la máscara antigases y el casco reconoce al presidente Allende. En ese momento saca su pistola de ordenanza y dispara a quemarropa en su cabeza.

“Eran las 14:00 horas Palacios con sus hombres trasladan el cuerpo del presidente Allende al salónIndependencia. Comienzan entonces a preparar el montaje para decir que el presidente Allende se había suicidado”.

TESTIMONIO CONCORDANTE

Aunque no es posible garantizar la veracidad de este testimonio, es preciso subrayar que es coherente con la evidencia histórica y forense existente. Según el perito Ravanal “en este relato podemos encontrar numerosos elementos que son concordantes con los resultados autópsicos: mayores concentraciones de residuos de pólvora en la zona frontal y órbita izquierda; un orificio redondeado de salida de proyectil tallado a bisel externo en la parte posterior de la bóveda craneana, que se alinea perfectamente con una lesión en la zona frontal”.

Este relato de Jorge Araya guarda una notable similitud con lo expresado por el periodista y escritor Gabriel García Márquez, en su nota “La verdadera muerte de un Presidente” (1974) en la que relata el asalto a La Moneda y el enfrentamiento entre Allende y Palacios.

Aún no aparece el set de 29 fotos (ordenadas desde la A hasta la Z) que los peritos de la Policía Técnica de Investigaciones tomaron en el sitio del suceso. El General Palacios se quedó con el fusil AK-47 con el que –supuestamente- Allende se suicidó.

 

 

 

 

Pero es el propio General Palacios quien da sentido al testimonio de Araya. Una semana después del golpe de 1973 declaró: “Allende estuvo disparando todo el tiempo porque tenía las manos llenas de pólvora. El cargador de la metralleta estaba vacío. Había numerosas vainillas en la ventana. A su lado también estaba un revolver. Y cuando pasé a identificarlo, tenía un casco y una máscara de gases”. Esta trascendental declaración es reproducida en la nota “Recuerdos del General Palacios”, Ercilla N° 1991, del 26 de septiembre de 1973.

Este testimonio es similar al brindado en el documental “Más fuerte que el fuego. Las últimas horas en La Moneda” (1978), en que sostiene que “hasta el último momento él (Allende) disparaba contra nosotros”.

La evidencia de que Allende combatió hasta el final –y no se rindió- fue refrendada por el corresponsal de Prensa Latina Jorge Timossi en su nota “Las últimas horas de La Moneda” (13 de septiembre de 1973). Allí señala: “A las 13:52 minutos recibí una llamada desde Palacio. Era Jaime Barrios, asesor económico del Presidente, quien (…) me informó: ‘Vamos hasta el final. Allende está disparando con una ametralladora. Esto es infernal y nos ahoga el humo’”.

Cabe señalar que de acuerdo a la versión emanada por la Junta, Allende se habría suicidado entre las 13:30 y las 14 horas, como sostuvo la noche del “once” el prefecto de Investigaciones de Santiago, René Carrasco, a corresponsales extranjeros.

El fiscal norteamericano Eugene Propper, que investigó el doble asesinato del excanciller Orlando Letelier y de su secretaria Ronnie Moffit, acaecido en Washington en 21 de septiembre de 1976, describió en su libro Laberinto (1982), coescrito con el periodista Taylor Branch, cómo habría muerto Allende:

“Poco después de las 2 p.m., unidades de infantería logran invadir La Moneda. Pequeños grupos corren escaleras arriba en medio del humo, cubriéndose con fuego de metralletas. Un teniente chileno de pelo rubio, René Riveros, de pronto se encuentra frente a un civil armado vestido con un suéter con cuello tortuga. Riveros vacía la mitad de sus municiones en el Presidente de Chile, matándolo instantáneamente con una hilera de heridas que van desde la ingle a la garganta”.

Este relato se basó en el testimonio brindado por el oficial de la Escuela de Infantería condenado en el Caso Letelier, Armando Fernández Larios; y en información proporcionada por el jefe del FBI en Argentina, Robert Scherrer. El excorresponsal de Washington Post, en Santiago, John Dinges, nos expresó en 2011 que Scherrer, a quien consideraba “una fuente de oro”, le informó en 1979 lo mismo que a Propper: Riveros mató a Allende.

Cabe señalar que, después de “constatar” la muerte de Allende, Palacios lo comunica -a las 14:35- al general Sergio Nuño –ubicado en el Ministerio de Defensa-: “Misión cumplida: Moneda tomada, Presidente muerto”. En ningún momento dio a entender que hubo suicidio.

Palacios, que era director de Inteligencia del Ejército, reconoció –según consta en el documental “Más fuerte que el fuego”- que oficiales del Servicio de Inteligencia Militar (SIM) entraron al salón donde murió Allende: “Le tomaron una fotos”, dijo. Sin embargo, es más verosímil que su participación haya tenido por objeto construir el suicidio. La Brigada de Homicidios sólo pudo entrar a las 16:20 horas, cuando el SIM ya había podido alterar todo el sitio del suceso.

Pocos después que Palacios informara de la muerte de Allende, un grupo de civiles golpistas difundió la noticia por onda corta desde el mismísimo Ministerio de Defensa: “Atención Chile. Atención a todo el mundo. Aquí Santiago Treinta y Tres. Este es Chile Libre. Allende ya es un cadáver. El capitán Roberto Garrido nos ha liberado de las garras del marxismo (…) Allende ha sido ajusticiado por nuestros soldados gloriosos”.

La Junta Militar intentó por todos los medios ocultar o destruir las evidencias que dieran cuenta de lo realmente sucedido con Allende en sus últimos instantes. La Primera Fiscalía Militar nunca entregó el expediente asociado al proceso abierto por la muerte de Allende donde estaba el Informe de Autopsia 2447 de 1973.

Aún no aparece el set de 29 fotos (ordenadas desde la A hasta la Z) que los peritos de la Policía Técnica de Investigaciones tomaron en el sitio del suceso. El General Palacios se quedó con el fusil AK-47 con el que –supuestamente- Allende se suicidó. Este no pudo ser periciado por los expertos policiales los que, sin embargo, aseguraron, tras una veloz inspección, que Allende se suicidó.

Tras nuestra mencionada investigación histórico forense sobre la muerte del Presidente Allende, que nos permitió constatar cientos de irregularidades, errores y omisiones, pudimos concluir que la teoría del suicidio, es una fabricación comunicacional, política, policial, forense e histórica realizada por los conspiradores constituidos en Junta Militar de Gobierno, y consolidada hasta nuestros días por poderes fácticos que gobiernan nuestra sociedad.

Recuadro 1

FOTOGRAFÍA CLAVE


A pesar de todo el esfuerzo hecho por la Junta Militar con el fin de ocultar las evidencias que mostraban lo realmente sucedido aquel once de septiembre en La Moneda, la verdad ha podido filtrarse hasta nuestros días.

En diciembre de 1973 alguien sustrajo la foto Nº 1416/73-A desde los archivos de Investigaciones, la que demuestra la falsedad de la versión oficial. El doctor Ravanal lo explica así en el mencionado libro coescrito con este corresponsal:

“Allí se puede ver un cadáver perfectamente alineado y en posición recta, como un tronco caído, lo que no es concordante con un individuo que en vida se pega un tiro de fusil bajo la mandíbula estando sentado, menos aun cuando ha ocurrido una destrucción masiva del encéfalo, lo que conlleva a una desconexión neurológica absoluta e instantánea, por lo que no cabría esperar que ocurriesen movimientos agónicos y/o reflejos en estas condiciones, que llevasen a las cuatro extremidades a alinearse con el eje principal del cuerpo, y extender totalmente las rodillas en la forma y magnitud que se aprecia en las imágenes y esquemas. Esta evidencia que el cadáver fue manipulado, dejándolo en una posición de arrastre sobre el sofá, por cuanto cuando un cadáver se arrastra por el tronco en posición ventral, las piernas se arrastran detrás de este extendiéndose las rodillas y apoyándose el peso en los talones”.

Ravanal destaca en relación con esta imagen otro aspecto que desmiente la construcción oficial sobre la muerte de Allende: “Nótese el aspecto limpio de las prendas de vestir en la zona anterior del cuello y tórax, donde se aprecia el diseño geométrico del chaleco de cuello alto, limpio, sin impregnación de sangre, solo se advierte un patrón de escurrimiento, que correspondería a líquidos sanguinolentos que fluyen pasivamente por efecto gravitacional postmortem, desde la zona frontal y anterior de la cara y cabeza, hacia abajo y derecha, en relación al ángulo de inclinación de la cabeza.

“La ausencia total de sangre en la zona anterior del tórax y cuello, es un claro indicador respecto a que al momento de producirse el disparo submentoniano, Allende no estaba vivo o se encontraba en otra posición, por cuanto de haberse encontrado con vida en posición sentada al momento de producirse el impacto submentoniano, la sangre habría escurrido en grandes volúmenes, masivamente hacia abajo, tal como lo demuestran dos videos de suicidios registrados en vivo y que le fueron acompañados al ministro Carroza durante la investigación, evidenciando la falta de sustento de los informes oficiales, que en el caso desafían a la fuerza de gravedad”.

Recuadro 2

LA MASCARADA

 

Para entender bien cómo se consolidó la versión oficial construida por la Junta Militar, hay que remontarse a 1990. La medianoche del 17 de agosto de aquel año se realizó en el Cementerio Santa Inés de Viña del Mar la primera exhumación (en la foto) del cuerpo de Salvador Allende. Se hizo con el fin de verificar si efectivamente sus restos estaban ahí y con el objetivo de reemplazar la vieja urna de latón por una nueva. Todo esto con miras al funeral oficial que se realizaría el 4 de septiembre de ese año.

La operación fue hecha en total secreto, a hurtadillas. Fue dirigida por el ministro vocero de Gobierno, Enrique Correa. La familia Allende envió en su representación al doctor Arturo Jirón.

La operación fue realizada sin especialistas, con total desprolijidad. Pablo Salas, que filmó esta exhumación, contó detalles de lo sucedido a este corresponsal en 2011: “Cuando llegamos al Cementerio Santa Inés estaba todo oscuro (…) Y nadie sabía si Allende estaba o no en su tumba”. Comenta que cerca de las 10 de la noche comenzaron a abrir la cripta de la familia Grove-Allende: una bóveda bajo el suelo a la que se desciende por una escalera. Recuerda que había ocho nichos, ubicados cuatro a cada lado y uno sobre otro. “Al fondo, del lado izquierdo, se encontraba el nicho donde se supone estaba Allende”, relató.

El camarógrafo afirma que sólo cuando llegó el ministro Correa, los panteoneros empezaron a romper la cubierta de cemento que resguardaba al nicho, “la cual tendría unos tres o cuatro centímetros de grosor”.

Sostiene que después de ello, “se pudo ver un ataúd de metal que tenía una chapa muy delgada y completamente oxidada”. Los empleados intentaron sacar el ataúd y éste se comenzó a desarmar. “Cuando lo jalaron un poco más fuerte, el ataúd se rompió. De esa forma lo lograron abrir”.

Cuenta que en ese momento él bajó al fondo de la cripta junto con Jesús Inostroza, fotógrafo de la Presidencia de la República de Chile, y el doctor Jirón, quien fue enviado por la familia Allende Bussi con la finalidad de reconocer los restos del ex Mandatario. Jirón fue uno de los médicos que estuvo con Allende en el Palacio de La Moneda el día de su muerte.

Salas dice que para ver los restos de Allende, el doctor Jirón se tuvo que agachar y meter parte de su cabeza al nicho. “Miró y empezó a murmurar: ‘el zapato, los pantalones, el chaleco’. Como yo estaba filmando, mi necesidad era que el tipo dijera lo que veía. Entonces, de repente le pregunté: ¿Es la ropa que llevaba? Y él me dijo: Si, así es”.

Salas relata que “los sepultureros comenzaron a romper el ataúd con el propósito de tomar los restos de Allende e irlos poniendo en una caja de metal chica, de menos de un metro de alto por 40 ó 50 centímetros de ancho y largo. Entonces empezaron a tomar todos los restos de Allende y los empezaron a poner en esta cajita metálica”.

–”¿En qué estado se encontraba el cráneo?”, le preguntamos a Salas.

Él recuerda que el cráneo estaba “muy incompleto”. Sostiene que sólo había una parte de él. “Si un cráneo normal tiene el tamaño de un melón, lo que había ahí tenía el tamaño de una manzana”, comenta.

El camarógrafo cuenta que los empleados del cementerio tendieron un paño blanco y colocaron sobre él ropa, restos óseos, pedazos de piel y pelo que no habían metido a la caja metálica. Después sacaron de la cripta tanto la caja como el paño. A este último lo volvieron a revisar, tomaron de él algunos “huesitos” y los arrojaron a la caja metálica. “Todo lo demás quedó fuera. Esto es, los zapatos, los pantalones, el chaleco, lo que era reconocible”.

Salas cree que la ropa y algunos restos óseos que los empleados no metieron a la caja metálica, “se fueron a la basura porque cuando nos fuimos se quedó ahí, nadie se los llevó”. Esta afirmación sería corroborada por tres panteoneros que declararon -en 2011- en el marco de la investigación encabezada por el ministro Carroza.

El testigo señala que los zapatos de Allende estaban casi intactos; el pantalón era oscuro, casi negro; y el chaleco era de lana blanca con puntos negros.

 

Dice que cuando terminaron “de poner los restos de Allende en la cajita de metal, ésta se colocó dentro de un ataúd nuevo, de madera, bien bonito. Este ataúd fue sellado con soplete y luego fue puesto en el mismo nicho donde estaba el ataúd antiguo”.

No hubo nueva autopsia ni ningún procedimiento forense. Sin embargo, esa mirada de un minuto bastó para que la familia del Presidente Allende, el gobierno de Patricio Aylwin y la prensa confirmaran que los restos correspondían a Allende y que éste se había suicidado… aunque usted no lo crea.

La revista Análisis (N° 348, septiembre de 1990) publicó -destacado en portada- el reportaje “El suicidio de Allende” que fue clave en la masificación en el seno de la izquierda de la versión oficial:

“Hasta el 17 de agosto de este año (…) existían serias dudas de que Allende se hubiera suicidado (…) Sin embargo, el resultado de la exhumación y reducción de los restos del presidente Allende (…) demostró que el cadáver (…) tenía un orificio en el cráneo que puede corresponder a un disparo de tipo suicida. Los que vieron los restos de Allende y sumaron a ello los antecedentes que tenían, están en condiciones de afirmar que Allende se quitó la vida”.

El 4 de septiembre fue el funeral oficial. En dicha ocasión -según testimonió a este corresponsal del cineasta Miguel Littín- la comitiva oficial que trasladaba los restos de Allende se detuvo en una parte del trayecto entre el Cementerio Santa Inés de Viña del Mar y el Cementerio General de Santiago. Por un lapso de una media hora desapareció el vehículo que llevaba los restos de Allende sin que nadie diera explicaciones de lo sucedido. En la comitiva participaba el ministro de Interior Enrique Krauss.

Littín levantó un acta notarial de este suceso por si moría antes de poder contarlo. Este cineasta chileno, actualmente está en la última etapa del rodaje de su film, en que muestra cómo fueron las últimas horas de Salvador Allende. Se espera que ahí cuente la verdad sobre su muerte.

Por Francisco Marín

El Ciudadano Nº147, octubre 2013

 

 

 

 

 

15/08/2014 22:18. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Chile, el golpe y los gringos

20140422014900-salvadorallende.jpg

 

Escrito por Gabriel García Márquez .

A fines de 1969, tres generales del Pentágono cenaron con cuatro militares chilenos en una casa de los suburbios de Washington. El anfitrión era el entonces coronel Gerardo López<Angulo, agregado aéreo de la misión militar de Chile en los Estados Unidos, y los invitados chilenos eran sus colegas de las otras armas. La cena era en honor del Director de la escuela de Aviación de Chile, general Toro Mazote, quien había llegado el día anterior para una visita de estudio. Los siete militares comieron ensalada de frutas y asado de ternera con guisantes, bebieron los vinos de corazón tibio de la remota patria del sur donde había pájaros luminosos en las playas mientras Washington naufragaba en la nieve, y hablaron en inglés de l0 único que parecía interesar a los chilenos en aquellos tiempo: las elecciones presidenciales del próximo septiembre. A los postres, uno de los generales del Pentágono preguntó qué haría el ejército de Chile si el candidato de la izquierda Salvador Allende ganaba las elecciones. El general Toro Mazote contestó: “Nos tomaremos el palacio de la Moneda en media hora, aunque tengamos que incendiarlo”

 Uno de los invitados era el general Ernesto Baeza, actual director de la Seguridad Nacional de Chile, que fue quien dirigió el asalto al palacio presidencial en el golpe reciente, y quien dio la orden de incendiarlo. Dos de sus subalternos de aquellos días se hicieron célebres en la misma jornada: el general Augusto Pinochet, presidente de la Junta Militar, y el general Javier Palacios, que participó en la refriega final contra Salvador Allende. También se encontraba en la mesa el general de brigada aérea Sergio Figueroa Gutiérrez, actual ministro de obras públicas, y amigo íntimo de otro miembro de la Junta Militar el general del aire Gustavo Leigh, que dio la orden de bombardear con cohetes el palacio presidencial. El último invitado era el actual almirante Arturo Troncoso, ahora gobernador naval de Valparaíso, que hizo la purga sangrienta de la oficialidad progresista de la marina de guerra, e inició el alzamiento militar en la madrugada del once de septiembre.

Aquella cena histórica fue el primer contacto del Pentágono con oficiales de las cuatro armas chilenas. En otras reuniones sucesivas, tanto en Washington como en Santiago, se llegó al acuerdo final de que los militares chilenos más adictos al alma y a los intereses de los Estados Unidos se tomarían el poder en caso de que la Unidad Popular ganara las elecciones. Lo planearon en frío, como una simple operación de guerra, y sin tomar en cuenta las condiciones reales de Chile.

El plan estaba elaborado desde antes, y no sólo como consecuencia de las presiones de la International Telegraph & Telephone (I.T.T), sino por razones mucho más profundas de política mundial. Su nombre era “Contingency Plan”. El organismo que la puso en marcha fue la Defense Intelligence Agency del Pentágono, pero la encargada de su ejecución fue la Naval Intelligency Agency, que centralizó y procesó los datos de las otras agencias, inclusive la CIA, bajo la dirección política superior del Consejo Nacional de Seguridad. Era normal que el proyecto se encomendara a la marina, y no al ejército, porque el golpe de Chile debía coincidir con la Operación Unitas, que son las maniobras conjuntas de unidades norteamericanas y chilenas en el Pacífico. Estas maniobras se llevaban a cabo en septiembre, el mismo mes de las elecciones y resultaba natural que hubiera en la tierra y en el cielo chilenos toda clase de aparatos de guerra y de hombres adiestrados en las artes y las ciencias de la muerte.

Por esa época, Henry Kissinger dijo en privado a un grupo de chilenos: “No me interesa ni sé nada del Sur del Mundo, desde los Pirineos hacia abajo. El Contingency Plan estaba entonces terminado hasta su último detalle, y es imposible pensar que Kissinger no estuviera al corriente de eso, y que no lo estuviera el propio presidente Nixon.

Chile es un país angosto, con 4.270 kilómetros de largo y 190 de ancho, y con 10 millones de habitantes efusivos, dos de los cuales viven en Santiago, la capital. La grandeza del país no se funda en la cantidad de sus virtudes, sino el tamaño de sus excepciones. Lo único que produce con absoluta seriedad es mineral de cobre, pero es el mejor del mundo, y su volumen de producción es apenas inferior al de Estados Unidos y la Unión Soviética. También produce vinos tan buenos como los europeos, pero exportan poco porque casi todos se los beben los chilenos. Su ingreso per cápita, 600 dólares, es de los más elevados de América Latina, pero casi la mitad del producto nacional bruto se lo reparten solamente 300.000 personas. En 1932, Chile fue la primera república socialista del continente, y se intentó la nacionalización del cobre y el carbón con el apoyo entusiasta de los trabajadores, pero la experiencia sólo duró 13 días. Tiene un promedio de un temblor de tierra cada dos días y un terremoto devastador cada tres años. Los geólogos menos apocalípticos consideran que Chile no es un país de tierra firme sino una cornisa de los Andes en una océano de brumas, y que todo el territorio nacional, con sus praderas de salitre y sus mujeres tiernas, está condenado a desaparecer en un cataclismo.

Los chilenos, en cierto modo, se parecen mucho al país. Son la gente más simpática del continente, les gusta estar vivos y saben estarlo lo mejor posible, y hasta un poco más, pero tienen una peligrosa tendencia al escepticismo y a la especulación intelectual. “Ningún chileno cree que mañana es martes”, me dijo alguna vez otro chileno, y tampoco él lo creía. Sin embargo, aún con esa incredulidad de fondo, o tal vez gracias a ella, los chilenos han conseguido un grado de civilización natural, una madurez política y un nivel de cultura que son sus mejores excepciones. De tres premios Nobel de literatura que ha obtenido América Latina, dos fueron chilenos. Uno de ellos, Pablo Neruda, era el poeta más grande de este siglo.

Todo esto debía saberlo Kissinger cuando contestó que no sabía nada del sur del mundo, porque el gobierno de los Estados Unidos conocía entonces hasta los pensamientos más recónditos de los chilenos. Los había averiguado en 1965, sin permiso de Chile, en una inconcebible operación de espionaje social y político: el Plan Camelot. Fue una investigación subrepticia mediante cuestionarios muy precisos, sometidos a todos los niveles sociales, a todas las profesiones y oficios, hasta en los últimos rincones del país, para establecer de un modo científico el grado de desarrollo político y las tendencias sociales de los chilenos. En el cuestionario que se destinó a los cuarteles, figuraba la pregunta que cinco años después volvieron a oír los militares chilenos en la cena de Washington: “¿Cuál será la actitud en caso de que el comunismo llegue al poder? – La pregunta era capciosa. Después de la operación Camelot, los Estados Unidos sabían a cierta que Salvador Allende sería elegido presidente de la república.

Chile no fue escogido por casualidad para este escrutinio. La antigüedad y la fuerza de su movimiento popular, la tenacidad y la inteligencia de sus dirigentes, y las propias condiciones económicas y sociales del país permitían vislumbrar su destino. El análisis de la operación Camelot lo confirmó: Chile iba a ser la segunda república socialista del continente después de Cuba. De modo que el propósito de los Estados Unidos no era simplemente impedir el gobierno de Salvador Allende para preservar las inversiones norteamericanas. El propósito grande era repetir la experiencia más atroz y fructífera que ha hecho jamás el imperialismo en América Latina: Brasil.

El 4 de septiembre de 1970, como estaba previsto, el médico socialista y masón Salvador Allende fue elegido presidente de la república. Sin embargo, el Contingency Plan no se puso en práctica. La explicación más corrientes es también la más divertida: alguien se equivocó en el Pentágono, y solicitó 200 visas para un supuesto orfeón naval que en realidad estaba compuesto por especialistas en derrocar gobiernos, y entre ellos varios almirantes que ni siquiera sabían cantar. El gobierno chileno descubrió la maniobra y negó las visas. Este percance, se supone, determinó el aplazamiento de la aventura. Pero la verdad es que el proyecto había sido evaluado a fondo: otras agencias norteamericanas, en especial la CIA y el propio embajador de los Estados Unidos en Chile, Edward Korry, consideraron que el Contingency Plan era sólo una operación militar que no tomaba en cuenta las condiciones actuales de Chile.

En efecto, el triunfo de la Unidad Popular no ocasionó el pánico social que esperaba el Pentágono. Al contrario, la independencia del nuevo gobierno en política internacional, y su decisión en materia económica, crearon de inmediato un ambiente de fiesta social. En el curso del primer año se habían nacionalizado 47 empresas industriales, y más de la mitad del sistema de créditos. La reforma agraria expropió e incorporó a la propiedad social 2.400.000 hectáreas de tierras activas. El proceso inflacionario se moderó: se consiguió el pleno empleo y los salarios tuvieron un aumento efectivo de un 40 por ciento.

El gobierno anterior, presidido por el demócrata cristiano Eduardo Frei, había iniciado un proceso de chilenización del cobre. Lo único que hizo fue comprar el 51 por ciento de las minas, y sólo por la mina de El Teniente pagó una suma superior al precio total de la empresa. La Unidad Popular recuperó para la nación con un solo acto legal todos los yacimientos de cobre explotados por las filiales de compañías norteamericanas, la Anaconda y la Kennecott. Sin indemnización: el gobierno calculaba que las dos compañías habían hecho en 15 años una ganancia excesiva de 80.000 millones de dólares.

La pequeña burguesía y los estratos sociales intermedios, dos grandes fuerzas que hubieran podido respaldar un golpe militar en aquél momento, empezaban a disfrutar de ventajas imprevistas, y no a expensas del proletariado, como había ocurrido siempre, sino a expensas de la oligarquía financiera y el capital extranjero. Las fuerzas armadas, como grupo social, tienen la misma edad, el mismo origen y las mismas ambiciones de la clase media y no tenían motivo, ni siquiera una coartada, para respaldar a un grupo exiguo de oficiales golpistas. Consciente de esa realidad, la Democracia Cristiana no solo no patrocinó entonces la conspiración de cuartel, sino que se opuso resueltamente porque la sabía impopular dentro de su propia clientela.

Su objetivo era otro: perjudicar por cualquier medio la buena salud del gobierno para ganarse las dos terceras partes del Congreso en las elecciones de marzo de 1973. Con esa proporción podía decidir la destitución constitucional del presidente de la república.

La Democracia Cristiana era una grande formación inter-clasista, con una base popular auténtica en el proletariado de la industria moderna, en la pequeña y media industria moderna, en la pequeña y media propiedad campesina, y en la burguesía y la clase media de las ciudades. La Unidad Popular expresaba al proletariado obrero menos favorecido, al proletariado agrícola, a la baja clase media de las ciudades.

La Democracia Cristiana, aliada con el Partido Nacional de extrema derecha, controlaba el Congreso. La Unidad Popular controlaba el poder ejecutivo. La polarización de esas dos fuerzas iba a ser, de hecho, la polarización del país. Curiosamente, el católico Eduardo Frei, que no cree en el marxismo, fue quien aprovechó mejor la lucha de clases, quien la estimuló y exacerbó; con el propósito de sacar de quicio al gobierno y precipitar al país por la pendiente de la desmoralización y el desastre económico.

El bloqueo económico de los Estados Unidos por la expropiaciones sin indemnización y el sabotaje interno de la burguesía hicieron el resto. En Chile se produce todo, desde automóviles hasta pasta dentífrica, pero la industria tiene una identidad falsa: en las 160 empresas más importantes, el 60 por ciento era capital extranjero, y el 80 por ciento de sus elementos básicos importados. Además, el país necesitaba 300 millones de dólares anuales para importar artículos de consumo, y otros 450 millones para pagar los servicios de la deuda externa. Los créditos de los países socialistas no remediaban la carencia fundamental de repuestos, pues toda industria chilena, la agricultura y el transporte, estaban sustentados por equipo norteamericano. La Unión Soviética tuvo que comprar trigo de Australia para mandarlo a Chile, porque ella misma no tenía y a través del Banco de la Europa del Norte, de París, le hizo varios empréstitos sustanciosos en dólares efectivos. Cuba, en un gesto que fue más ejemplar que decisivo, mandó un barco cargado de azúcar regalada. Pero las urgencias de Chile eran descomunales. Las alegres señoras de la burguesía, con el pretexto del racionamiento y de las pretensiones excesivas de los pobres, salieron a la plaza pública haciendo sonar sus cacerolas vacías. No era casual, sino al contrario, muy significativo, que aquel espectáculo callejero de zorros plateados y sombreros de flores ocurriera la misma tarde que Fidel Castro terminaba una visita de treinta días que había sido un terremoto de agitación social.

LA ÚLTIMA CUECA FELIZ DE SALVADOR ALLENDE

El Presidente Salvador Allende comprendió entonces, y lo dijo, que el pueblo tenía el gobierno pero no tenía el poder. La frase más alarmante, porque Allende llevaba dentro una almendra legalista que era el germen de su propia destrucción: un hombre que peleó hasta la muerte en defensa de la legalidad, hubiera sido capaz de salir por la puerta mayor de la Moneda, con la frente en alto, si lo hubiera destituido el congreso dentro del marco de la constitución.

La periodista y política Rossana Rossanda, que visitó a Allende por aquella época, lo encontró envejecido, tenso y lleno de premoniciones lúgubres, en el diván de cretona amarilla donde había de reposar el cadáver acribillado y con la cara destrozada por un culatazo de fusil. Hasta los sectores más comprensivos de la Democracia Cristiana estaban entonces contra él. “¿Inclusive Tomic?” – le preguntó Rossana. -”Todos”, contestó, Allende.

En vísperas de las elecciones de marzo de 1973, en las cuales se jugaba su destino, se hubiera conformado con que la Unidad Popular obtuviera el 36 por ciento. Sin embargo, a pesar de la inflación desbocada, del racionamiento feroz, del concierto de olla de las cacerolinas alborotadas, obtuvo el 44 por ciento. Era una victoria tan espectacular y decisiva, que cuando Allende se quedó en el despacho, sin más testigos que su amigo y confidente, Augusto Olivares, hizo cerrar la puerta y bailó solo una cueca.

Para la Democracia Cristiana, aquella era la prueba de que el proceso democrático promovido por la Unidad Popular no podía ser contrariado con recursos legales, pero careció de visión para medir las consecuencias de su aventura: es un caso imperdonable de irresponsabilidad histórica. Para los Estados Unidos era una advertencia mucho más importante que los intereses de las empresas expropiadas; era un precedente inadmisible en el progreso pacífico de los pueblos del mundo, pero en especial para los de Francia e Italia, cuyas condiciones actuales hacen posible la tentativa de experiencias semejantes a las de Chile: Todas las fuerzas de la reacción interna y externa se concentraron en un bloque compacto.

En cambio los Partidos de la Unidad Popular cuyas grietas internas era mucho más profundas de lo que se admite, no lograron ponerse de acuerdo con el análisis de la votación de marzo. El gobierno se encontró sin recursos, reclamado desde un extremo por los partidarios de aprovechar la evidente radicalización de las masas para dar un salto decisivo en el cambio social, y los más moderados que temían al espectro de la guerra civil y confiaban en llegar a un acuerdo regresivo con la Democracia Cristiana. Ahora se ve con mucha claridad que esos contactos, por parte de la oposición no eran más que un recurso de distracción para ganar tiempo.

LA CIA Y EL PARO PATRONAL

La huelga de camioneros fue el detonante final. Por su geografía fragorosa, la economía chilena está a merced de su transporte rodado. Paralizarlo es paralizar el país. Para la oposición era muy fácil hacerlo, porque el gremio del transporte era de los más afectados por la escasez de repuestos, y se encontraba además amenazado por la disposición del gobierno de nacionalizar el transporte con equipos soviéticos. El paro se sostuvo hasta el final, sin un solo instante de desaliento, porque estaba financiado desde el exterior con dinero efectivo. La CIA inundó de dólares el país para apoyar el Paro Patronal, y esa divisa bajó en la bolsa negra, escribió Pablo Neruda a un amigo en Europa. Una semana antes del golpe se había acabado el aceite, la leche y el pan.

En los últimos días de la Unidad Popular, con la economía desquiciada y el país al borde de la guerra civil, las maniobras del gobierno y de la oposición se centraron en la esperanza de modificar, cada quien a su favor, el equilibrio de fuerzas dentro del ejército. La jugada final fue perfecta: cuarenta y ocho horas antes del golpe, la oposición había logrado descalificar a los mandos superiores que respaldaban a Salvador Allende, y habían ascendido en su lugar, uno por uno, en una serie de enroques y gambitos magistrales a todos los oficiales que habían asistido a la cena de Washington.

Sin embargo, en aquel momento el ajedrez político había escapado a la voluntad de sus protagonistas. Arrastrados por una dialéctica irreversible, ellos mismos terminaron convertidos en ficha de un ajedrez mayor, mucho más complejo y políticamente mucho más importante que una confabulación consciente entre el imperialismo y la reacción contra el gobierno del pueblo. Era una terrible confrontación de clases que la habían provocado, una encarnizada rebatiña de intereses contrapuestos cuya culminación final tenía que ser un cataclismo social sin precedentes en la historia de América.

EL EJÉRCITO MÁS SANGUINARIO DEL MUNDO

Un golpe militar, dentro de las condiciones chilenas, no podía ser incruento. Allende lo sabía. No se juega con fuego, le había dicho a la periodista italiana Rossana Rossanda. Si alguien cree que en Chile un golpe militar será como en otros países de América, como un simple cambio de guardia en la Moneda, se equivoca de plano. Aquí, si el ejército se sale de la legalidad. habrá un baño de sangre. Será Indonesia. Esa certidumbre tenía un fundamento histórico.

Las fuerzas armadas de Chile, el contrario de lo que se nos ha hecho creer, han intervenido en la política cada vez que se han visto amenazados sus intereses de clase y lo han hecho con un tremenda ferocidad represiva. Las dos constituciones que ha tenido el país en un siglo fueron impuestas por las armas y el reciente golpe militar era la sexta tentativa de los últimos cincuenta años.

El ímpetu sangriento del ejército chileno le viene de su nacimiento, en la terrible escuela de la guerra cuerpo a cuerpo contra los araucanos, que duró 300 años. Uno de los precursores se vanagloriaba, en 1620, de haber matado con su propia mano, en una sola acción, a más de 2.000 personas. Joaquín Edwards Bello cuenta en sus crónicas que durante una epidemia de tifo exantemático, el ejército sacaba a los enfermos de sus casas y los mataba con un baño de veneno para acabar con la peste. Durante una guerra civil de siete meses en 1891, hubo 10.000 muertos en una sola batalla. Los peruanos aseguran que durante la ocupación de Lima, en la guerra del Pacífico, los militares chilenos saquearon la biblioteca de don Ricardo Palma, pero que no usaban los libros para leerlos, sino para limpiarse el trasero.

Con mayor brutalidad han sido reprimidos los movimientos populares. Después del terremoto de Valparaíso, en 1906, las fuerzas navales liquidaron la organización de los trabajadores portuarios con una masacre de 8.000 obreros. En Iquique, a principios del siglo, una manifestación de huelguistas se refugió en la teatro municipal, huyendo de la tropa y fue ametrallada: hubo 2.000 muertos. El 2 de abril de 1957 el ejército reprimió una asonada civil en el centro de Santiago causando un número de víctimas que nunca se pudo establecer, porque el gobierno escamoteó los cuerpos en entierros clandestinos. Durante una huelga en la mina de El Salvador, bajo el gobierno de Eduardo Frei, una patrulla militar dispersó a bala una manifestación y mató a seis personas, entre ellas varios niños y una mujer encinta. El comandante de la plaza era un oscuro general de 52 años, padre de cinco niños, profesor de geografía y autor de varios libros sobre asuntos militares: Augusto Pinochet.

El mito del legalismo y la mansedumbre de aquel ejército carnicero había sido inventado en interés propio de la burguesía chilena. La Unidad Popular lo mantuvo con la esperanza de cambiar a su favor la composición de clase de los cuadros superiores. Pero Salvador Allende se sentía más seguro entre los carabineros, un cuerpo armado de origen popular y campesino que estaba bajo el mando directo del presidente de la república. En efecto, sólo los oficiales más antiguos de los Carabineros secundaron el golpe. Los oficiales jóvenes se atrincheraron en la escuela de Sub-oficiales de Santiago y resistieron durante cuatro día, hasta que fueron aniquilados desde el aire con bombas de guerra.

Esa fue la batalla más conocida de la contienda secreta que se libró en el interior de los cuarteles la víspera del golpe. Los golpistas asesinaron a los oficiales que se negaron a secundarlos y a los que no cumplieron las órdenes de represión. Hubo sublevaciones de regimientos enteros, tanto en Santiago como en la provincia que fueron reprimidas sin clemencia y sus promotores fueron fusilados para escarmiento de la tropa. El comandante de los coraceros de Viña del Mar, coronel Cantuarias, fue ametrallado por sus subalternos. El gobierno actual ha hecho creer que muchos de esos soldados leales fueron víctimas de la resistencia popular. Pasará tiempo antes de que se conozcan las proporciones reales de esa carnicería interna, porque los cadáveres eran sacados de los cuarteles en camiones de basura y sepultados en secreto. En definitiva, sólo medio centenar de oficiales de confianza, al frente de tropas depuradas de antemano, se hicieron cargo de la represión.

Numerosos agentes extranjeros tomaron parte en el drama. El bombardeo del palacio de la Moneda, cuya precisión técnica asombró a los expertos, fue hecho por un grupo de acróbatas aéreos norteamericanos que habían entrado con la pantalla de la operación Unitas, para ofrecer un espectáculos de circo volador el próximo 18 de septiembre, día de la independencia nacional. Numerosos policías secretos de los gobiernos vecinos, infiltrados por la frontera de Bolivia, permanecieron escondidos hasta el día del golpe y desataron una persecución encarnizada contra unos 7.000 refugiados políticos de otros países de América Latina.

Brasil, patria de los gorilas mayores, se había encargado de ese servicio. Había promovido , dos años antes, el golpe reaccionario en Bolivia que quitó a Chile un respaldo sustancial y facilitó la infiltración de toda clase de recursos para la subversión. Algunos de los empréstitos que han hecho los Estados Unidos al Brasil han sido transferidos en secreto a Bolivia para financiar la subversión en Chile. En 1972, el general William Westmoreland hizo un viaje secreto a La Paz, cuya finalidad no se ha revelado. No parece casual, sin embargo, que poco después de aquella visita sigilosa, se iniciaran movimientos de tropa y material de guerra en la frontera con Chile y esto dio a los militares chilenos una oportunidad más de afianzar su posición interna y de hacer desplazamientos de personal y promociones jerárquicas favorables al golpe inminente.

Por fin, el 11 de septiembre, mientras se adelantaba la operación Unitas, se llevó a cabo el plan original de la cena de Washington, con tres años de retraso, pero tal como se había concebido: no como un golpe de cuartel convencional, sino como una devastadora operación de guerra.

Tenía que ser así, porque no se trataba de tumbar a un gobierno, sino de implantar la tenebrosa simiente del Brasil, con sus terribles máquinas de terror, de tortura y de muerte, hasta que no quedara en Chile ningún rastro de las condiciones políticas y sociales que hicieron posible la Unidad Popular. Cuatro meses después del golpe, el balance era atroz: casi 20.000 personas asesinadas; 30.000 prisioneros políticos sometidos a torturas salvajes, 25.000 estudiantes expulsados y más 200.000 obreros licenciados. La etapa más dura, sin embargo; aún no había terminado.

LA VERDADERA MUERTE DE UN PRESIDENTE

A la hora de la batalla fina, con el país a merced de las fuerzas desencadenadas de la subversión, Salvador Allende continuó aferrado a la legalidad. La contradicción más dramática de su vida fue ser al mismo tiempo, enemigo congénito de la violencia y revolucionario apasionado y él creía haberla resuelto con la hipótesis de que las condiciones de Chile permitían una evolución pacífica hacia el socialismo dentro de la legalidad burguesa. La experiencia le enseñó demasiado tarde que no se puede cambiar un sistema desde el gobierno sino desde el poder.

Esa comprobación tardía debió ser la fuerza que lo impulsó a resistir hasta la muerte en los escombros en llamas de una casa que ni siquiera era la suya, una mansión sombría que un arquitecto italiano construyó para fábrica de dinero y terminó convertida en le refugio de un presidente sin poder. Resistió durante seis horas, con una metralleta que le había regalado Fidel Castro y que fue la primera arma de fuego que Salvador Allende disparó jamás. El periodista Augusto Olivares, que resistió a su lado hasta el final, fue herido varias veces y murió desangrándose en la Asistencia Pública.

Hacia las cuatro de la tarde, el general de división Javier Palacios logró llegar al segundo piso, con su ayudante, el capitán Gallardo y un grupo de oficiales. Allí, entre las falsas poltronas Luis XV y los floreros de dragones chinos y los cuadros de Rugendas del salón rojo, Salvador Allende los estaba esperando, estaba en mangas de camisa, sin corbata, y con la ropa sucia de sangre. Tenía la metralleta en la mano.

Allende conocía bien al general Palacios. Pocos días antes, le había dicho a Augusto Olivares que aquel era un hombre peligroso que mantenía contactos estrechos con la Embajada de los Estados Unidos. Tan pronto como lo vio aparecer en la escalera, Allende le gritó: “Traidor” y lo hirió en una mano.

Allende murió en un intercambio de disparos con esta patrulla. Luego, todos los oficiales, en un rito de casta, dispararon sobre el cuerpo. Por último, un suboficial le destrozó la cara con la culata del fusil. La foto existe: la hizo el fotógrafo Juan Enrique Lira, del periódico El Mercurio, el único a quien se permitió retratar el cadáver. Estaba tan desfigurado, que a la señora Hortensia Allende, su esposa, le mostraron el cuerpo en el ataúd, pero no permitieron que le descubriera la cara.

Había cumplido 64 años en el julio anterior y era un Leo perfecto: tenaz, decidido e imprevisible. Lo que piensa Allende sólo lo sabe Allende, me había dicho uno de sus ministros. Amaba la vida, amaba las flores y los perros y era de una galantería un poco a la antigua, con esquelas perfumadas y encuentros furtivos. Su virtud mayor fue la consecuencia, pero el destino le deparó la rara y trágica grandeza de morir defendiendo a bala el mamarracho anacrónico del derecho burgués, defendiendo una Corte Suprema de Justicia que lo había repudiado y había de legitimar a sus asesinos, defendiendo un Congreso miserable que los había declarado ilegítimo pero que había de sucumbir complacido ante la voluntad de los usurpadores, defendiendo la libertad de los partidos de oposición que habían vendido su alma al fascismo, defendiendo toda la parafernalia apolillada de un sistema de mierda que él se había propuesto aniquilar sin disparar un tiro. El drama ocurrió en Chile, para mal de los chilenos, pero ha de pasar a la historia como algo que nos sucedió sin remedio a todos los hombres de este tiempo y que se quedó en nuestras vidas para siempre.

Gabriel García Márquez, 2003

140418 - elclarin.cl

 

 

 

 

 

 

21/04/2014 21:49. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Allende y la vía chilena al socialismo

20120918203129-allende.jpg

Miércoles, 12 de septiembre de 2012

Por Homar Garcés

Treinta y nueve años luego de acaecido el sangriento golpe de Estado perpetrado en Chile por las fuerzas armadas capitaneadas por el General Augusto Pinochet, aún se discute si el gobierno del Presidente Salvador Allende habría derivado o no hacia un gobierno eminentemente popular y radical que facilitara la construcción del socialismo revolucionario en dicho país.

En tal sentido, mucho se ha afirmado -a veces sin una base argumental sólida- que todo ello fue causado por las pugnas y los fraccionalismos de los diversos factores políticos de izquierda que conformaran la Unidad Popular mediante la cual ganara Allende la presidencia de la república, aparte de las intrigas y el intervencionismo del imperialismo yanqui, como se comprobara después. Sin embrago, frente a esta opinión generalizada, se levanta otra que establece que una gran cuota de responsabilidad recae en el martirizado Allende y su gobierno al intentar una vía al socialismo utilizando las herramientas de la democracia representativa, buscando apoyarse en una alianza con sectores de la burguesía chilena, obviando lo que la historia siempre ha puesto al descubierto: la imposibilidad de contar con la burguesía para hacer una revolución socialista que termine afectando sus privilegios e intereses capitalistas, en una hibridación ilusoria que nada más ha favorecido a los sectores burgueses desde que éstos empezaran a dominar la escena política al producirse la Revolución Francesa en 1789 y, mucho antes, cuando Oliver Cromwell hiciera lo propio en Inglaterra.

Desde entonces -y a la luz de lo que tiene lugar actualmente en naciones como Ecuador, Bolivia o Venezuela- se ha planteado y creído que la vía chilena al socialismo sería algo posible y permanente si se conquistan los mismos mecanismos legalizados utilizados por los sectores dominantes, esperando que algún día se concreten las condiciones subjetivas y objetivas que hagan del proletariado -en términos clásicos- el sujeto histórico de la revolución socialista. Esto ha supuesto diferentes modos de entender la realidad nacional en cada país, con el error común de quererlos aplicar como ley universal, sin atender a las peculiaridades de cada uno. Así, se recurre a formulaciones automáticas de aportes teóricos que pudieron servir coyunturalmente de guía de acción revolucionaria en algún tiempo y latitud, pero que hoy requieren redefinirse sin que se interprete como una negación -también automática- de su posible vigencia.

Por ello, la experiencia impulsada por Salvador Allende no puede simplificarse así nomás y terminar en el terreno común de señalar que la misma sólo hubiera sido consolidada mediante las armas, negando con esto las perspectivas que crearía un mejor nivel de organización, de movilización y de formación revolucionaria de los sectores populares, liderados por una vanguardia revolucionaria debidamente formada y consciente de la necesidad histórica de demoler radicalmente las estructuras políticas, sociales, culturales y económicas que han legitimado la explotación, las injusticias y la hegemonía capitalistas. Basta ver cómo la correlación de fuerzas favorece en la actualidad a los sectores populares de nuestra América, conformando un abanico de opciones que, aun siendo diferentes en su concepción e intereses, coinciden en la necesidad urgente de trascender al capitalismo y de remover desde sus cimientos las relaciones perniciosas que éste ha generado para reproducirse en contra de los valores esenciales de la humanidad; todo lo cual podría concretarse de tomarse en cuenta los pormenores de la experiencia transformadora de Allende en Chile, de manera que esto sirva para cuidarse de los errores entonces cometidos.

ARGENPRESS.info

 

 

Etiquetas: , , , , , ,

18/09/2012 16:31. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Lecciones del 4 de septiembre de 1970

20120905023433-allende.jpg

Enviado por el Editor del Boletín Rojo

Se cumplen 42 años del día en que el pueblo chileno alcanzó un histórico  triunfo en las elecciones presidenciales del 4 de septiembre de 1970...

El Círculo Virtual de Estudios Histórico-Politicos recuerda esa gloriosa fecha y entrega un trabajo sobre ese inolvidable episodio.

Carlota Espina

Editora

LECCIONES QUE DEJÓ EL 4  DE SEPTIEMBRE  DE  1970                                                                        

Iván Ljubetic Vargas

Los comunistas  evocamos  el 4 de septiembre de 1970, no  sólo  para  honrar a quienes hicieron posible esa gloriosa jornada. También,  para reivindicar  la verdadera historia de cómo se alcanzó tal hazaña.

VOCACIÓN UNITARIA

Ello tiene muchísimo que ver con la vocación unitaria de los comunistas; con la tradición que viene desde comienzos del siglo XX, con la actividad de ese chileno fuera de serie llamado Luis Emilio Recabarren Serrano.

Por sobre los intereses partidarios, los comunistas han privilegiados los intereses de las fuerzas populares y de Chile.. De las 16 elecciones presidenciales en que ha participado, el PC ha trabajado y votados 11 veces por candidatos que no son de sus filas. Y, en las otras cinco, se vio obligado a llevar candidato propio ante la imposibilidad de  constituir una coalición de las  fuerzas de la izquierda.

Recordemos los hechos  más  cercanos. En 1936, el PC  fue el principal actor de la constitución del Frente Popular y del triunfo del candidato de éste en las elecciones del 25 de octubre de 1938.

FORJANDO  EL TRIUNFO DE 1970

El camino hacia la victoria del 4 de septiembre de 1970, se inició en 1951, cuando el PC- que se encontraba perseguido, fuera de la ley, por el traidor-  y el pequeño Partido Socialista de Chile, encabezado por Salvador Allende, dieron vida al Frente del Pueblo, de poco peso entonces, pero que se convirtió posteriormente en el núcleo que aglutinó a todas las fuerzas de izquierda.

El Frente del Pueblo presentó la primera candidatura presidencial de Allende, que fue derrotada el 4 de septiembre de 1952, obteniendo el 5,43% de los votos válidamente emitidos.

Leer más ....

Publicadas por amarantoPC a la/s 0:53

SE ACABARÁN LAS PIEDRAS

Cuando yo era niño, en mi casa vivía El Billiken, El siglo, China Popular, Para Ti, Miguel Aceves Mejia, El Peneca, Condorito, Emilio Salgari, Alejandro Dumas, Manuel Rojas y en la pieza de mi hermano mayor El Pingüino.

Mi formación intelectual hace entrelazar mis vivencias sin ningún sorteo para el “reciclaje”. Sin aviso previo, se vienen a la cabeza cosas antiguas, que aparentemente no tienen ningún significado, pero lo tienen. Me andan rondando interrogantes, júbilos, alegrías inmensas, fantasmas… y mi alejandrito chico que tengo en el alma, me traen vivencias antiguas, que encajan con mis preguntas de lluvia.

Pepo, a través de Condorito, decia: “Se acabaran la piedras, pero el que te dije, never”

Los trabajadores sindicalizados de Chile, tienen por primera vez en su historia, a una mujer en su presidencia, Barbara Figueroa, Comunista, sindicalizada en el Magisterio.

Este acontecimiento no es poco, es un “Tsunami colorado” que azota las costas del “riquerio”.

No le pongo si digo que el pueblo trabajador, la juventud, los estudiantes…ese Chile obrero, minero, pescador, profesor, ingeniero y albañil, ese Chile cantor y poeta… se anda riendo, con la esperanza incrustada en sus ojos de Cobre.

De cobre, porque cada día que pasa, a pesar de la corrupción en Codelco, del arrogante Imperio, del desfachatado gobierno de derecha, los mineros que cosechan los metales, se organizan, recapacitan, refleccionan, se activan…única manera, junto con otras uniones, de devolverle la dignidad avasallada a su país, el sustento de Chile.

Leer más ...

Publicadas por amarantoPC a la/s 0:50

Domingo, 2 de septiembre de 2012

 

LA SUBLEVACIÓN DE LA MARINERÍA

Hace 81 años, el 1º de Septiembre de 1931 se produjo uno de los acontecimientos más sobresalientes de la Historia de Chile: la Sublevación de la Marinería.

El  Círculo Virtual de Estudios Histórico-Políticos entrega una reseña de los hechos.

Carlota Espina

Editora

LA SUBLEVACIÓN DE LA MARINERÍA

Iván Ljubetic Vargas

Coquimbo,  fines de agosto de 1931. Los oficiales de las naves de la Armada, surtas en ese puerto, elevaron una petición solicitando anular la orden impartida por el ministro de Hacienda Blanquier, de rebajar los sueldos en un 30%. El comodoro de la Escuadra y comandante del "Almirante Latorre", Alberto Hozven, retuvo la solicitud. Los oficiales, no se atrevieron a insistir. En vez de eso, instigaron a las tripulaciones para que presenten un pliego de peticiones.

Había inquietud entre los marinos por este problema económico. Al enterarse de ello, el comodoro Hozven reunió en el Latorre a 20 representantes de cada unidad anclada en la bahía de Coquimbo. Les dijo, entre otras cosas:

"Es una cobardía pedir que no se efectué la rebaja de sueldos de un 30% sabiendo que el país está en bancarrota. Castigaré con la expulsión cualquiera que sea el número de cobardes, a quién intente presentarme esas peticiones..."

COMIENZA LA INSURRECIÓN

Leer más ....

Publicadas por amarantoPC a la/s 13:02

La oferta de “presidenciables” y la necesidad de un programa

Editorial de El Siglo, edición 1626 del 31 de agosto de 2012

 

La oferta de “presidenciables” y la necesidad de un programa

Las leyes del mercado y el marketing han hecho presa de la política de la derecha que oferta, como cualquier otro producto, candidatos presidenciales con “atributos” como su apariencia física, simpatía, exposición  mediática y otros, como si el electorado y la ciudadanía enfrentaran en el próximo período una liquidación comercial de retazos, más que la elección de un primer mandatario de la Nación.

El pesado lastre que dejará la administración de Sebastián Piñera en materia de políticas sociales, los graves problemas en educación que han sido asumidos y denunciados por amplias mayorías nacionales, así como los de la salud, la vivienda, la reconstrucción, la delincuencia, los derechos laborales, la indispensable reforma política, una nueva Constitución y otros temas de fondo no están en la agenda de los candidatos de la derecha.

Se desconocen propuestas para solucionarlos y nadie puede esperar que en el año y medio que resta, el oficialismo emprenda alguna iniciativa respecto de estos temas, sobre todo considerando su visión sobre política tributaria que, así como están las cosas, significará –mediante el ajuste que se discute en el Parlamente- más bien la profundización de las tremendas desigualdades sociales que afectan a millones de chilenos.

Leer más ...

Vocación de lucha y unidad

Articulo del cro. Jorge Insunza B. escrito para la publicación teórica Marxistische Blätter -Cuadernos Marxistas- ligada al DKP (PC de Alemania), titulado VOCACION DE LUCHA Y UNIDAD

Vocación de lucha y unidad

Nuestro partido emergió con el nombre de Partido Obrero Socialista (POS), bajo la dirección de Luis Emilio Recabarren en 1912, esto es 5 años antes de la Revolución de Octubre. Fue desde el inicio clara y definidamente un partido de los trabajadores.

Recabarren inició su vida política como miembro del Partido Democrático (PD), el partido más de izquierda de esos años en Chile. El PD, vinculado a los sectores populares, no asumía, sin embargo, la lucha por superar el capitalismo y avanzar a una sociedad socialista. Omitiendo el carácter de clase de la sociedad no se apropiaba del rol decisivo de los trabajadores en la transformación de la sociedad. La estrecha relación de Recabarren con centros decisivos del proletariado en formación, especialmente salitrero, (el gran recurso natural de la época explotado por capitales ingleses) lo llevó a la convicción de la necesidad de un partido de la clase obrera como condición insoslayable de éxito en la batalla por alcanzar trasformaciones sociales de fondo. Así emerge el POS con un definido sentido de clase.

La convicción que el internacionalismo es un componente fundamental de la política de un partido de la clase obrera estuvo presente desde el comienzo. Recabarren y los suyos constataban que un elemento decisivo del dominio capitalista en la sociedad chilena era y es la presencia del imperialismo como un factor no externo sino activamente interno, que interviene decisivamente en nuestra vida social y política en connivencia con la oligarquía agraria y otros sectores del capitalismo interno. La convivencia en las salitreras con obreros peruanos y bolivianos y de otras nacionalidades, explotados a la par con los chilenos, fortalecía esa convicción.

La victoria de la Revolución de Octubre en el imperio ruso y su irradiación mundial hizo profundo eco en el POS. Recabarren viajó a conocer esa nueva realidad. Sus vivencias, transmitidas a sus compañeros a lo largo del país, condujeron de modo natural a la adhesión del POS a la Internacional Comunista y al cambio de la denominación del Partido: el POS se convirtió sin deserciones en Partido Comunista de Chile en 1922. 

Leer más ...

UN SABIO LLAMADO ALEJANDRO LIPSCHUTZ

El Circulo Virtual de Estudios Histórico-Políticos rinde homenaje al sabio y militante comunista Alejandro Lipschutz con moltivo de conmemorarse el martes 28 de agosto, el 129º aniversario de su nacimiento.

Carlota Espina

 

UN SABIO LLAMADO  ALEJANDRO LIPSCHUTZ                                                                         

Iván Ljubetic Vargas

 “Cuando me vio llegar a esa inolvidable casa de Teatinos y Compañía, con mi pequeño hijo Vladimir, me saludó con fineza y sencillez. Extendiendo su mano, saludó con ternura a mi pequeño. Cada vez que nos volvíamos a encontrar me preguntaba: ¿Y cómo está Vladimir?  Es que don Alejandro Lipschutz era de una altísima calidad humana”    

(Ramón Meneses: “El Doctor Alejandro Lipschutz”. El Siglo, 29 agosto - 4 septiembre de1992)        

Alejandro Lipschutz Friedman, nació en Riga, capital de Letonia, el 28 de agosto de 1883. Científico, médico, académico y filósofo chileno de origen letón. Militante desde 1904 del Partido Obrero Social demócrata Ruso, el Partido de Lenin, participó activamente en la Revolución de 1905. La ofensiva reaccionaria que se desató a continuación lo obligó a abandonar Rusia y a vivir como exiliado en Alemania, Austria y otros países europeos.  En 1907 se tituló en Doctor en Medicina en la Universidad de Göttingen, Alemania.  En 1908 fue contratado por  la  Universidades de Berlín, donde inició investigaciones sobre el sistema nervioso . Más tarde ejerció la docencia en la Universidad de Berna, Suiza, Sus trabajos en el campo de la fisiología le dieron pronto un prestigio internacional. Sobre esta especialidad  escribió más de veinte libros. Su obra “¿Por qué morimos?” alcanzó más de dieciséis ediciones en alemán y otros idiomas, antes que abandonara Europa.

LLEGA A CHILE

Leer Más

 

 

 

 

04/09/2012 22:34. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Chile: Homenaje...

20120611020010-allende.jpg

Viernes, 8 de junio de 2012

Fernando Morales Escobar

Creo que cada cual interpreta como quiere los hechos, antes y después del Golpe, pero lo no que no se puede negar es la verdad, el rol que jugó los Estados Unidos y la de algunos chilenos traidores a nuestra Patria en la preparación del Golpe. Huelgas, atentados terroristas a Oleoductos, Torres de Alta tensión, Acaparamiento, lo que provocó el desabastecimiento, etc..

Chile cayó en una horrenda y sangrienta Tiranía, 17 años de horror y de desprecio al pueblo, por las Fuerzas Armadas chilenas convertidas en un ejército de ocupación, para negar la historia y nuestra cultura y así organizar nuestro destino en la explotación y la humillación.

Miles de chilenos hombres y mujeres que fueron asesinados, violados, torturados, desaparecidos, amarrados con rieles y llevados en helicópteros, aviones, lanchas, barcos y tirados en alta mar o en volcanes, algunos cuerpos fueron cremados en los regimientos mismos o al exterior. Chilenos hombres, mujeres y niños torturados, compatriotas maltratados en condiciones insoportables, chilenos explosionados, compatriotas heridos, quebrados que fueron desposeídos de su dignidad humana y obligados a vivir hasta el final de sus vidas en la mayor degradación humana posible durante el periodo de la dictadura cívico militar (1973-1990).

¿Esto es lo que hay que Homenajear?, ¿Este Honor Militar, la Cobardía, la Ignominia?. Son solo seres viles, innobles, abyectos y que además se dicen cristianos, ¿Cómo pueden estar de acuerdo y apoyar esa realidad, que insulta la memoria de los Asesinados, de los Desaparecidos, y del pueblo chileno, de la Vida misma?.

Pero este no es, ni será el último homenaje a tan abyecto sujeto, que esto no nos desvíe de la verdad. No olvidemos el Homenaje subliminal que le hizo la Concertación: primero lo salvo de la Justicia en Londres, más tarde el 13 de agosto de 2005, indultó a uno de sus esbirros, al suboficial ® Manuel Contreras Donaire, asesino de Tucapel Jimenez.

Y para que el Homenaje y la Traición sean completos, le otorgaron título de nobleza a la Constitución fascista de Pinochet, a través de ese acto, reconocieron y apoyaron implícitamente a la dictadura. Lo subliminarón reconociendo el Golpe de Estado y avalando por la misma las torturas y los crímenes, firmando la Constitución de Pinochet el 17 de Septiembre de 2005.

La Concertación ha sido la más ferviente defensora del sistema político y económico legado por Pinochet, el Neoliberalismo, el cual nos demuestra cada día su sinsentido y lógica incongruente, sin ninguna coherencia de desarrollo real y durable. Es un contra sentido en todos los ámbitos. Este sistema es el grado máximo de corrupción y de enajenación de un pueblo, binominal, salud, educación, sistema laboral, etc.,. Y esto se mantiene porque permite usufructuar del sistema para enriquecimiento personal y familiar, como sistema de movilidad y promoción social. Y fueron aún más lejos, entregaron las riquezas naturales del pueblo chileno a empresas transnacionales, y para que la ignominia sea completa regalaron la vida, me refiero al Agua.

Y no olvidemos a la gente que participo durante los años de la dictadura cívico militar: Cardemil , Coloma, Chadwick, Fernando Torres Silva, Larroulet, Labbé, Longueira, Matthei, Moreira, Lavín, Piñera, etc…

Un pueblo ignorante, es el instrumento de su propia destrucción... Simón Bolívar.

“La lección es que cada pueblo tiene su propia realidad y frente a esa realidad hay que actuar. No hay recetas. El caso nuestro, por ejemplo, abre perspectivas, abre caminos. Hemos llegado por los cauces electorales. Aparentemente se nos puede decir que somos reformistas, pero hemos tomado medidas que implican que queremos hacer la revolución, vale decir, transformar nuestra sociedad, vale decir construir socialismo”…Salvador Allende.

ARGENPRESS

 

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , ,

10/06/2012 21:47. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende Hay 1 comentario.

Aylwin, juzga a Allende livianamente y a Pinochet con benevolencia que irrita

20120602012414-quintanilla.jpg

Senador Quintana dice que Aylwin "juzga a Allende livianamente y a Pinochet con benevolencia que irrita"

El parlamentario espera que la historia se escriba con un punto diferente al que el ex mandatario expresa en una entrevista al diario español El País.

27/05/2012 - 22:08

FotoEl senador PPD, Jaime Quintana.

El senador y presidente electo del Partido Por la Democracia (PPD), Jaime Quintana, afirmó que el ex presidente Patricio Aylwin, que "juzga a Allende livianamente y a Pinochet con benevolencia que irrita", refiriéndose a una entrevista publicada en el diario El País de España.

"Hay una benevolencia con la que se juzga a Pinochet que es evidente. Lo que uno recoge de la entrevista es que el ex presidente Aylwin ve a Pinochet como un inimputable y eso la verdad hiere. Me parece preocupante y delicado", afirmó el parlamentario.

Sobre el ex mandatario Salvador Allende, Quintana considera que se "juzga livianamente. Eso de que Estado Unidos no tuvo responsabilidad, eso de que la responsabilidad era fundamentalmente del gobierno de Allende, de su liderazgo, yo espero que la historia juzgue esos años desde otra óptica".

"Cuando se juzga a Allende de esa manera, bueno, uno se pregunta por qué en tantas partes del mundo hay reconocimientos a la figura de Allende, hay grandes avenidas. Cuesta mucho comprender esas palabras del ex presidente Aylwin", recalcó.

El parlamentario espera que la historia se escriba en una línea distinta a la entrevista proporciona por el ex presidente Aylwin.

Con respecto a las declaraciones de Aylwin de que "las críticas a la transición son bonitas frases, pero prueban la ignorancia de lo que realmente ocurrió y del proceso que vivió Chile", Quintana asegura que se pudo hacer mucho más en el tema.

"Esta entrevista es coherente con una forma de gobierno. Muchos de nuestro sector creyeron en esa forma de gobierno 'en la medida de lo posible'. Eso finalmente se confunde con esfuerzos insuficientes. O sea, podríamos haber hecho mucho más en muchos aspectos, también en materia de transición", puntualizó.

 

 

 

 

 

 

 

01/06/2012 21:24. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Allende. ¿Mal gobierno?

20120530203852-cl.jpg

Miércoles, 30 de mayo de 2012

ARGENPRESS

Por Miguel Lawner

La Tercera (periódico chileno) reprodujo ayer domingo 27 de mayo, una entrevista concedida por Patricio Aylwin al diario El País de España, en donde sostiene lo siguiente: “Allende hizo un mal gobierno que cayó por las debilidades de él y su gente”.

Efectivamente el Presidente Allende hizo un mal gobierno para los intereses con los cuales se identifica Aylwin.

Fue un mal gobierno para la Kennecot Company y para la Anaconda Cooper Mining, empresas yanquis dueñas de la gran minería del cobre, que fueron nacionalizadas en una histórica decisión que ha representado el mayor ingreso para el estado chileno en los últimos 40 años.

Fue un mal gobierno para las compañías extranjeras propietarias de los pródigos yacimientos del salitre y el hierro escasamente explotados y que pasaron a manos de todos los chilenos.

Fue un mal gobierno para los latifundistas criollos, a quienes la Reforma Agraria los privó de una estructura agraria colonial, que mantenía baldías millones de hectáreas cultivables. El presente auge de la agricultura chilena habría sido una quimera a no mediar el fin de una oligarquía, heredera del reparto de la tierra entre un puñado de encomenderos coloniales.

Fue un mal gobierno para la banca internacional y criolla de espaldas al desarrollo de nuestra economía, operando a tasas de intereses usurarias.

Fue un mal gobierno para los bienes monopólicos de la ITT, dueña de la Compañía de Teléfonos de Chile.

Fue un mal gobierno para “las 144 empresas que controlaban más del 50% de los activos en todos y cada uno de los sectores de la industria manufacturera chilena” ( ).

Pero, cresta!

El gobierno de Allende fue un buen gobierno para los millones de trabajadores que por primera vez pudieron disfrutar de sueldos y salarios dignos, por vía de una verdadera redistribución del ingreso, también mediante el irrestricto respeto a la organización sindical y a los derechos conquistados tras largos años de lucha.

Fue un buen gobierno para los miles y miles de familias sin casa que nunca antes habían podido optar a una vivienda digna.

Fue un muy buen gobierno para todos los niños chilenos que recibieron gratis, por primera vez en Chile, medio litro de leche. Fue un excelente gobierno para los estudiantes de enseñanza básica que recibieron libros, cuadernos y útiles escolares gratis; para los estudiantes secundarios y universitarios cuya educación era totalmente gratuita; para trabajadores que pudieron acceder a estudios gratuitos en la enseñanza profesional y universitaria, gracias al convenio suscrito entre la CUT y la Universidad Técnica del Estado.

Fue un muy buen gobierno para el pueblo mapuche que comenzó a ver restituidas las tierras reclamadas históricamente. Lo fue para sus hijos, que comenzaron a estudiar y recibir textos escritos en lengua mapudungun. Es la razón por la cual, durante todo el mandato de Allende no hubo un solo día de conflicto con los mapuches, como no lo hubo con ninguna otra etnia.

Fue un magnífico gobierno para los artistas nacionales, cuya creatividad en todos los campos del arte y la cultura alcanzó cumbres reconocidas internacionalmente.

Figuras como Pablo Neruda, Violeta Parra, y Víctor Jara se extendieron a todo el planeta.

Aylwin afirma que “Allende cayó debido a los errores cometidos por él y su gente.

Que el golpe se habría producido sin la ayuda de los Estados Unidos. Estados Unidos lo empujó, pero la mayoría del país rechazaba la política de la Unidad Popular. Eso era evidente.” ( )

Efectivamente Allende cometió errores durante su gobierno. Ningún gobierno está exento de ellos. Pero negar la desembozada intervención del Departamento de Estado y de la CIA para derribar a Allende es a estas alturas inconcebible.

Recordemos que la expresión desestabilización en sentido político surgió justamente a raíz de las acciones del gobierno norteamericano.

Las audiencias de la Comisión Church en el Senado norteamericano y la desclasificación de los documento secretos de la CIA, han puesto suficiente evidencia en este sentido. Señalan con toda precisión las fechas de cada una de las acciones sediciosas fraguadas y las cuantiosas ayudas financieras prestadas a los golpistas criollos, al paro de los camioneros, a las emisoras de radio opositoras, al partido demócrata cristiano y a otros partidos adversos, al diario El Mercurio. Detallan el dinero y las armas proporcionados a los autores del crimen del general René Schneider, cometido con la finalidad de evitar el ascenso de Allende al poder.

(Adjunto un Anexo con el resumen de las principales acciones desestabilizadoras propiciadas por el gobierno de los Estados Unidos).

Sostiene Aylwin que la mayoría del país rechazaba la política de la UP. Es una declaración sin fundamento. Le recuerdo que Allende triunfó en las elecciones de Septiembre de 1970 con el 35% de apoyo popular y que en Marzo de 1973, este respaldo había subido al 44%, como lo demuestra la votación acumulada por los partidos de la Unidad Popular, en las últimas elecciones parlamentarias ocurridas 5 meses antes del golpe militar.

La edición de hoy del diario La Tercera, publica las reacciones de varios dirigentes de los ex partidos políticos de la UP, ante las declaraciones de Patricio Aylwin. Me parecen extremadamente débiles. No van al fondo del asunto, es decir, juzgar la naturaleza del gobierno de Allende, preocupados, supongo, de no importunar su alianza con la DC.

Es una nueva expresión del desprestigio que afecta hoy a los partidos políticos en Chile. No importa. Las multitudinarias manifestaciones juveniles del año pasado, siempre acompañadas con la presencia de Allende en lienzos y pancartas, dejan en claro que la obra de su gobierno dejó huellas imperecederas aquí y en el resto del mundo, donde siguen proliferando calles, plazas, escuelas, bibliotecas y hasta embarcaciones que lucen con orgullo el nombre de Salvador Allende.

Anexo:

En el informe del Comité Church, hay constancia de las siguientes acciones promovidas para influir en la política chilena y “desestabilizar” al gobierno de la Unidad Popular. ( )

1970

14 de Octubre: El Comité de los 40 aprueba 60.000 dólares para financiar una pericón del embajador Korry y comprar una estación de radio.

19 de Noviembre: El Comité de los 40 aprueba 750.000 dólares para un programa de acción clandestina en Chile.

1971

28 de Enero: El Comité de los 40 aprueba 1.240.000 dólares para la compra de estaciones de radio y periódicos, así como para apoyar candidatos municipales y para otras actividades políticas de los partidos antiallendistas.

10 de Mayo: El Comité de los 40 aprueba 77.000 dólares para la compra de un periódico del Partido Demócrata Cristiano. La imprenta no se compra y los fondos son utilizados para subvencionar un periódico.

5 de Julio: El Comité de los 40 aprueba 150.000 dólares para el apoyo de candidatos de oposición en una elección complementaria.

9 de Septiembre: El Comité de los 40 aprueba 700.000 dólares para el apoyo del periódico mas importante de Santiago: El Mercurio.

5 de Noviembre: El Comité de los 40 aprueba 815.000 dólares de apoyo a los partidos de oposición y para inducir una división en la Unidad Popular.

15 de Diciembre: El Comité de los 40 aprueba 160.000 dólares para apoyar dos candidatos de oposición en unas elecciones complementarias en Enero de 1972.

1972:

11 de Abril: El Comité de los 40 aprueba 965.000 dólares de apoyo adicional para El Mercurio.

24 de Abril: El Comité de los 40 aprueba 50.000 dólares en un esfuerzo por dividir la Unidad Popular.

16 de Junio: El Comité de los 40 aprueba 46.500 dólares para apoyar a un candidato en una elección complementaria en Coquimbo.

21 de Septiembre: El Comité de los 40 aprueba 24.000 dólares para apoyar a la Sociedad de Fomento Fabril.

26 de Octubre: El Comité de los 40 aprueba 427.666 dólares para apoyra partidos políticos de oposición y organizaciones del sector privado en anticipación de las elecciones parlamentarias de Marzo de 1973.

1973

12 de Febrero: El Comité de los 40 aprueba 200.000 dólares para apoyar partidos de oposición en las elecciones parlamentarias.

20 de Agosto: El Comité de los 40 aprueba 1.000.000 de dólares para apoyar partidos políticos de oposición y organizaciones del sector privado. Este dinero no se gasta.

15 de Octubre: (Después del golpe militar): El Comité de los 40 aprueba 34.000 dólares para una estación de radio antiallendista y para gastos de viaje de personeros pro Junta Militar.

 

 

 

 

30/05/2012 16:38. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

CARTA A SALVADOR ALLENDE

11 Septiembre 1973                                                             11 Septiembre 2011

CÓDIGO POSTAL: LA MEMORIA

PRESENTE

Por Ignacio Vidaurrázaga Manríquez

Santiago 2 de Junio 2011

Rebelión

Estimado compañero presidente: reciba un fraternal saludo, esperando este muy al tanto que su recuerdo de hombre justo esta incólume. Es Centro Cívico en Canelones, Uruguay; avenida en San Joaquín y Puerto Montt; nombra plazas en múltiples lugares y los Salvadores han vuelto en nombres compuestos o solos.

Por estos días alguien dijo: Allende ha vuelto desde sus huesos…

Algunos daban por hecho que usted estaba detenido para siempre en la Wikipedia. O en un plano más farandulero, lo del chileno más famoso en la tele, era ya una cima y que poco de novedad cabía esperar. Lo cierto, es que una fiscal del mismo poder judicial que ayer tuvo actuaciones vergonzosas, salvo excepciones, el año pasado decidió dar un paso en la recuperación de la dignidad de la magistratura. Y a partir de ello se explica este tiempo en que Allende vuelve luego de 38 años de su muerte.

Le podrá resultar extraño este momento. Todo está centrado en si por decisión propia usted se quitó la vida o en realidad ese disparo de AKA fue la forma de encubrir otros. Y las tesis en uno u otro sentido dividen a muchos que, en medio de esa polémica a veces no se dan cuenta que extravían su memoria. Si morir en esa manzana sitiada era lo más probable que podía suceder tras la decisión suya de trasladarse con un puñado de “sus incondicionales amigos de la vida y de la muerte”, la forma como sucediese pasó a ser absolutamente secundaria, una vez que quedara sellado eso que el presidente de Chile no se rendiría, porque así, les quitaría toda legitimidad a los golpistas desde ese primer día. El ideal de su derrota, de reducirlo a prisionero con los brazos en alto nunca sucedería.

Sus restos tienen un lugar más que digno para reposar. Pero, no corrieron igual suerte muchos de sus hombres-escoltas y todavía está pendiente saber cómo fueron sus muertes y que sucedió con sus restos. Porque ahora, el Regimiento Tacna donde los llevaron no existe. Allí está pronta a inaugurarse la nueva Comandancia en Jefe del Ejército, sutil manera de borrar los galpones que los pocos sobrevivientes relatan y donde se pierde el rastro de los rehenes de La Moneda.

Dicen que sus huesitos estarán tres meses en estudio por el equipo de peritos, pero ya tenemos un gran avance: son suyos, de eso no hay duda, y eso es importante en este Chile mentiroso de verdades a medias e historias a la medida.

Pero paradoja de la historia. Todo lo anterior ocurre paralelo a vigorosas manifestaciones por las Alamedas, pocas veces antes vistas en esta ya larga transición, sobre todo de la manera como se gestan y construyen. Varios miles de manifestantes, mientras el Presidente parece que descansa en Italia, (ninguna comparación con sus salidas a la casa de Algarrobo). Tenga la certeza que en esas marchas, entre medio de esa juventud y de esas familias, en las que ocurren en las provincias, su nombre está presente y eso del pueblo unido jamás será vencido también.

Aún lo recuerdo el año 68 o 69 llegando al local de San Martín, en un Mercedes de color plomo que era del Senado, siempre muy terneado y nosotros los de la juventud mirándolo de reojo quizás como estudiándolo. Creo, nos costaba trabajo entender su afán por las elecciones en esos tiempos, a la par que protegía a los compañeros del Che a salir con vida rumbo a Cuba. También lo recuerdo en la sala Arauco, esa de asientos rojos, mientras pedía un vaso de agua a “Chicharrita”. Pero es la imagen del 4 de septiembre última frente a La Moneda, la imborrable. Usted saludaba como padre comprensivo desde lo alto de la tarima, mientras desde los coligues y las rojinegras le gritábamos crear, crear, poder popular. Con el transcurrir del tiempo nos acercaríamos a terminar de entenderlo, particularmente desde esa decisión última. Luego, vendría un largo y martirologio esfuerzo que antecedería el fin de la dictadura. Desde los tristes días del Baucha y Miguel y todas esas resistencias aisladas y huérfanas, hasta que prendiera la protesta y su nombre y memoria se instalara entre todas las banderas.

Estamos muy lejos de un proceso con el programa que usted encabezó. Muy lejos. El medio litro de leche, fue anticipo temprano de la protección social, pero aún no asegura que todos los niños y niñas de Chile dejen de vivir injusticias desde la cuna. El cobre, poco a poco es menos nuestro e Hidroaysen esta lejos de ser la Endesa. Las decisiones que nos afectan como país se toman muy lejos y la gran mayoría responde al invisible capital desprovisto de bandera y moral.

Es cierto son otros tiempos, la pobreza es distinta, pero las desigualdades están acentuadas. Esta democracia tiene de tutelaje porque los chilenos de fuera no pueden votar y las regiones no eligen intendentes, aunque nuestra hermana Bolivia nos de ejemplo y ya los elija por votación directa de sus ciudadanos. Hay descontento y hasta rabia. Pareciera que los millones de no inscritos, quisieran ser ciudadanos. Pareciera que el voto como rito único y delegación está desbordado ante políticos que se mandan solos y entonces aparece la contra democracia, el control y el veto de la calle. El medio ambiente, la matriz energética, los comuneros mapuches, las antenas celulares, el costo del pasaje, la educación pública son alguno de los temas. Este traje cruje por sus costuras, pero también pueden ser sólo estertores, estados de ánimos que luego la política más tradicional y cancina atrape. Todo está por verse.

Usted que conoció teléfonos he hizo giras por toda la geografía nacional a caballo, tren, camioneta o lanchón se sorprendería con el twitter o el Facebook, y es muy posible que los emplearía, al igual que los celulares. El pueblo ese, el sempiterno utiliza nuevos medios y se convoca y arma redes descolocando y sorprendiendo.

Y Arauco tiene una pena, aunque a “Informe Especial” le resulte más cómoda la casa asaltada de Osama, antes que conocer la vida y la lucha de Llaitul y sus compañeros en huelga de hambre cercana a los 80 días.

Bueno Presidente. Que siga descansando en la Memoria de los sencillos. Cualquiera sea el resultado de los peritajes y suceda lo que suceda con todas las versiones y con todas las nuevas y viejas pruebas. Lo efectivamente importante, no son las balas recibidas sino que Allende retorne en proyecto para el Siglo XXI. Volver en una nueva Unidad Popular, mas ancha y mayoritaria para hacer todo lo por hacer. Un Allendismo 2.0, más allá de sus errores y más allá de los nuestros. Que piense el proyecto país desde los intereses y necesidades de sus habitantes sin lobby y coimas de nadie. Para eso falta, pero cuando ocurra, acuérdese Presidente: usted estará presente.

Chile de ayer, hoy en:

www.memoriaviva.com

www.archivochile.com

XENTILEZA DO:   COSAL   A CORUÑA

 

 

 

12/09/2011 15:58. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

A B C DEL PODER POPULAR Y LOS CORDONES INDUSTRIALES.

20110818020032-allende.jpg

PROYECTOS SOCIALES EN CHILE DURANTE LA UP 1970 – 1973.

Rafael Kries

Chile, Julio 2011

INDICE

I.- EL MARCO HISTORICO GENERAL.

1.- El fin del período de expansión global de postguerra.

2.- El ascenso de la Unidad Popular al Gobierno de Chile.

II.- LUCHAS POLÍTICAS Y SOCIALES ENTRE EL 70 Y 73.

1.- Sobre el carácter y programa de la UP

2.- La Central Unica de Trabajadores (CUT) durante la UP

3.- Las relaciones entre la derecha social y económica con la derecha política.

4.- La evolución del proceso y su efecto en las masas e instituciones

5.- La coyuntura de 1972 y la evolución de las correlaciones de fuerzas político sociales.

6.- El surgimiento y desarrollo del Poder Popular.

7.- El Paro Patronal insurreccional de Octubre de 1972

8.- La salida de la crisis de Octubre y las contradicciones en el campo popular.

III.- PODER POPULAR ¿UN PROYECTO POLÍTICO?

1.- ¿Qué tipo de fenómeno social era y llegó a ser el Poder Popular?

2.- ¿Cuando y por qué el triunfo reaccionario se hizo inevitable?

3.- El carácter del golpe y la definición por venir.

IV.- CONCLUSIONES

I.- EL MARCO HISTORICO GENERAL.

1.- El fin del período de expansión global de postguerra.

En la segunda mitad de los años 60 se generaliza una ralentización de la economía mundial. La recuperación de las economías centrales parece haber llegado a un grado de maduración determinada sólo por el aumento de sus intercambios internos, en el círculo de países desarrollados.

La tasa de ganancia cae sostenidamente en EEUU y Europa y el comportamiento de los grupos industriales corporativos tiende a indicar que no encuentran mercado suficiente al interior de los límites de los Estados Nacionales.

Algunos de ellos como Japón o Alemania, las potencias perdedoras en la 2ª Guerra, han aprovechado la casi extinción de su gasto militar en ese período para mantener un estado de bienestar social y de apoyo a la renovación y recuperación de su parque industrial, que las lleva a una temprana expansión en el mercado mundial dominado en ese momento por EEUU.

En la periferia, dentro de la cual se encuentra Chile, el período de expansión del mercado e industrialización durante la 2ª Guerra y la fase de desarrollo denominada de Sustitución de Importaciones parece agotada, a pesar de los esfuerzos de los Estados por crear ámbitos económicos más amplios con los países cercanos. Tal fue el Pacto Andino.

Paralelamente hay un cambio en la sensibilidad de las grandes masas. Hay aires de cambio y el París del 68 es sólo una de sus múltiples manifestaciones.

La influencia que cobra la Revolución Cubana se nutre de la inquietud de amplias capas sociales medias y populares que en la periferia del sistema reivindican la necesidad de modernizar las relaciones semifeudales en las que vive un amplio segmento de la población de nuestros países.

La ruta de industrialización y ampliación de la participación democrática, negada por las potencias occidentales al mundo árabe y musulmán en los 50, se replantea en esta otra periferia que constituye América Latina.

En el centro del sistema diversos fenómenos indican el agotamiento de una fase del ciclo de la acumulación del capital a escala global.

La guerra de Vietnam parece mostrar la incapacidad de los países centrales para controlar las luchas derivadas de una articulación de fuerzas campesinas y obreras, de campo y ciudad, con contenidos nacionales e ideología marxista o de lenguaje nacionalista. La crisis colonialista y en la periferia parece concluir en una crisis en el centro y viceversa.

Una revolución en las costumbres de las nuevas generaciones, facilitada por la píldora anticonceptiva, la rebelión frente a un modelo de hiperconsumo, nuevas formas del proceso de trabajo en la fábrica, nuevas sensibilidades en el arte, parecen consolidar nuevas perspectivas.

Esa ofensiva general, como sabemos, será respondida por la coalición de fuerzas hegemónicas del imperio y sus aliados en los años 70 usando tres mecanismos básicos.

El primero es una feroz represión en las sociedades del centro del sistema, para disciplinar y controlar la disidencia, particularmente juvenil y obrera.

En segundo lugar pero no algo menor, la ruptura del patrón oro para facilitar una expansión financiera de los consorcios industriales y de banca y seguros, de los países del centro.

En tercer lugar con la formulación e imposición por el terror en los países de la periferia del modelo neo-liberal de acumulación del capital, que expresa su nueva fase de globalización y rearticulación imperial.

2.- El ascenso de la Unidad Popular al Gobierno de Chile.

En Chile secularmente se había venido produciendo una lenta acumulación de fuerza política de izquierda en las ciudades a lo largo del siglo, aunque ella también poseía una gran influencia en el Norte Minero y el extremo Sur, zonas de grandes luchas sociales pretéritas.

La industrialización impulsada y realizada desde los Gobiernos del Frente Popular, en la 2ª Guerra Mundial y el período inmediatamente posterior, habían canalizado el excedente de la nueva actividad de la minería del cobre y del área agrícola de los fundos tradicionales, al nuevo sector industrial. Sin embargo en los años 60, al igual que en casi todo el planeta, se había hecho evidente la estrechez del mercado interno para el potencial de generación de excedente, así como una escasa disposición de los sectores propietarios del capital y la tierra a mejorar los niveles de vida e ingresos de la población para ampliar el mercado nacional.

El acuerdo implícito de urbanización e industrialización, en Chile, estaba roto. En tanto el empresariado chileno buscaba aliados externos para extender sus circuitos de acumulación de capital, productos, tecnología y mercados, se producía paralelamente un proceso objetivo de acercamiento entre las masas campesinas, arrastradas a la periferia de pequeños pueblos y ciudades, con un proletariado urbano que era heredero de grandes luchas sociales en la ciudad y las minas.

La Iglesia Católica, en su alta jerarquía, captó este cambio de sensibilidad y propició un aggiornamento del Estado con Frei y su proclamada “Revolución en Libertad”, así como entregó tierras para propiciar una disminución del nivel de conflicto que constataba en el campo.

La oligarquía chilena y sus epígonos aún le reclaman a la Iglesia Católica algo que deberían agradecerle: el haber iniciado el proceso de Reforma Agraria y disminuido la presión social. La percepción de la urgencia de morigerar el conflicto de clases en el agro era desde luego también del Gobierno de EEUU, que incluso promovió la Alianza Para el Progreso, para una ampliación y modernización de mercados en América Latina.

En ese entorno social y económico los Partidos Socialista y Comunista reinician, bajo la presión social y la orientación y criterios de diversos dirigentes políticos, entre ellos Salvador Allende, la búsqueda de alianzas que hagan posible una renovación de la dinámica económica interna y una ampliación de derechos sociales de la población.

Tras ellos, el PS y PC logran reencontrarse con el sector mayoritario del Partido Radical, de raíz laica y libertaria, que reunía una tradición de búsqueda de equilibrios e industrialización, y aglutinar—provenientes del entorno demócrata cristiano y populista--, con el MAPU e Izquierda Cristiana a segmentos que se habían radicalizado durante el Gobierno de Eduardo Frei Montalba.

Las vicisitudes del propio proceso electoral del 70, en el cual la Unidad Popular buscó colocarse en una posición ideológica de “izquierda moderada” y la radicalización del discurso del candidato de la DC Radomiro Tomic, indicaban que había un fuerte sentimiento mayoritario en la población a favor de un proceso de cambios.

Esos elementos, entre otros, fueron determinantes en llevar a Salvador Allende a Presidente Constitucional de Chile a pesar de los intentos golpistas, trapisondas y bloqueos que buscaron e intentaron hacer las fuerzas conservadoras, que controlaban la DC y el Partido Nacional.

La intensidad de esos esfuerzos y su carencia de escrúpulos los expresan el vil asesinato del General en Jefe del Ejercito René Schneider, por grupos neofascistas vinculados a familias de la oligarquía, así como los esfuerzos golpistas del Jefe militar de Santiago y de sectores del propio Gobierno en manos de la DC. En todo momento esos empeños tuvieron apoyo de la CIA en información, dinero y armas, articulando lumpen y envolviendo a oficiales del Ejercito en contradictoria señal que ese auto denominado “nacionalismo” estaba apoyado en y al servicio de una potencia extranjera.

Esos intentos sediciosos y su carácter no pueden atribuirse en lo medular a la acción de Servicios de Inteligencia extranjeros, siempre presentes, sino a las formas de conciencia política

de una oligarquía social y económica que veía con temor el acceso de un Gobierno que con toda evidencia tendría un nuevo carácter y contenido social.

II.- PROYECTOS POLÍTICOS Y SOCIALES ENTRE EL 70 Y 73.

La apreciación en la derecha social y política, que con la UP advenía al Gobierno una alianza que iría más allá del modelo de explotación hasta allí desarrollado y del propio sistema de relaciones capitalistas, aparecía como correcta. El PS y el PC poseían no solo una ideología marxista, sino articulaban y representaban una mayoría del sector sindicalizado de la clase obrera industrial, de los trabajadores mineros, artesanos e intelectuales, poseyendo así mismo fuertes enclaves en sectores medios y democráticos y entre artistas e intelectuales. Su perfil antiimperialista se acomodaba con un programa de rescate nacional y desarrollo autónomo, crecimiento industrial con redistribución del ingreso y el consumo.

1.- Sobre el carácter y programa de la UP

Más allá de sus contradicciones y dirigentes, el PS y el PC representaban en buena medida la historia, conciencia y aspiraciones de la clase trabajadora y sectores populares, conformados en el período anterior. También de algunos sectores artesanales, de la manufactura e industria pequeña y del comercio, que los seguía. Así como de los intelectuales y juventud que reconocían allí una cantera de valores y sentido de futuro.

El PC poseía fuertes nexos con el mundo liderado por la URSS y una férrea estructura de cuadros desarrollados bajo el período stalinista, pero a su vez era un partido heredero de la gran tradición sindical y de luchas sociales de su fundador Luis Emilio Recabarren.

El PS había sido el punto de aglutinación de diversos segmentos obreros, intelectuales y populares radicalizados con la crisis del 29. Habían logrado mantener una unidad básica, no obstante el amplio arco de tendencias internas y su división en el período de decadencia de los Frentes Populares del período inmediato a la 2ª guerra. Captaban a un segmento moderno de la clase obrera y poblacional, el cual había permitido a Allende imponer su candidatura sobre intelectuales como Pablo Neruda del PC y Luis Alberto Baltra del PR.

A su vez, el ascenso de masas del movimiento popular había traído a sus playas a un contingente de la Juventud Democratacristiana con Rodrigo Ambrosio, así como conseguido arrastrar tras su éxito electoral a sectores intelectuales y marxistas radicalizados como el MIR, grupos cristianos de base, troskistas, pekinistas y otros. Aún cuando estos últimos se manifestaran críticos a la candidatura de Allende y escépticos de su ascenso al Gobierno.

La Plataforma inmediata de 40 Medidas de dicha candidatura de Allende prometía, además de medidas de bienestar social y derechos populares, profundizar la Reforma Agraria y liberar al país de las políticas del FMI. Su programa se comprometía a la nacionalización del Cobre, fuente fundamental del excedente económico en Chile y a la creación de una Nueva Economía basada en tres áreas de propiedad: mixta, estatal y privada.

El aspecto clave en el carácter de esa propuesta, era la amplitud y participación que en ella tendría la población. Era, en lo fundamental, un compromiso de ampliar los derechos sociales y la participación democrática, lo cual por sí mismo abría una situación transicional.

El núcleo central de la confrontación entre las clases oligárquica y burguesa, por un lado, y proletaria y popular, por otro, era el de la profundización de la participación y de la democracia, y ello terminaría escindiendo al país, convocando a definiciones que la estructura institucional del Ejercito y del Estado no resistieron.

Una situación transicional, que requería reordenar la gran propiedad y recanalizar el excedente económico, afectaba las formas de control de la anterior hegemonía social, cuestionando su propia supervivencia futura. Entre la defensa de la democracia y la soberanía del pueblo, o la defensa de la propiedad y el control de la clase dominante y sus alianzas, las situaciones que se vivieron en esos años obligaron a definiciones.

Ello dividió a los partidos del centro político, pero no escindió al Ejercito. Paralizó progresivamente a la institucionalidad formal, donde anteriormente se negociaba o decidían las normativas de una supremacía incuestionada, pero no diluyó o fracturó al núcleo duro del aparato de Estado, las FF AA, derivando en un golpe cuyas características de represión y brutalidad asombraron al mundo.

2.- La CUT y su relación con los Cordones y el Poder Popular

En la CUT, Central Unica de Trabajadores, la fuerza hegemónica era el Partido Comunista, agrupación que había ejercido ese rol en el medio obrero por varias generaciones. En ella también estaban representados los sindicatos de la Administración Pública, donde influían poderosamente la DC y el PR, existiendo, sin embargo, un mayor peso del PC y PS como ejes del núcleo obrero, respecto a otros sectores asalariados.

La fuerza relativa de los partidos PC, PS y DC al interior de la CUT era similar, aunque cualitativamente distinta. El primero de ellos tenía no sólo un mayor peso en los sindicatos tradicionales, sino en el núcleo central de la clase obrera, y poseía una más amplia estructura de cuadros. Los socialistas centraban su fuerza en las industrias de nueva tecnología y el proletariado más joven, en tanto la DC influía en los empleados públicos y técnicos medios.

La eventual sustitución de un miembro de la Dirección de la CUT estaba bajo control de los Partidos políticos y no de la base. Ello expresaba una concepción que se haría evidente con el ingreso de miembros de la Dirección de la CUT como Ministros de Gobierno a fines del 72. Los Sindicatos eran considerados una correa de transmisión de las directrices e intereses políticos por parte de los Partidos, cuestión que era cuestionada, parcialmente, sólo en el PS.

Grupos como el MIR, el MAPU, la IC o grupos trotkistas nunca tuvieron, en su conjunto, una representación superior al 10 % en la estructura formal sindical.

La DC aprovechó la concentración de sus fuerzas en los empleados del Cobre y gremios como los portuarios, para movilizarlos en un sentido desestabilizador del Gobierno de Salvador Allende. Ello le permitía una gran capacidad de maniobra en la calle, al vincularlos con los gremios y movilizaciones de pequeños comerciantes y transportistas. En tanto segmentos de los pequeños industriales y artesanos miraron con simpatía los apoyos al mercado interno del Gobierno de Allende. Todos ellos eran por excelencia grupos vacilantes, que oscilaban dependiendo de la voluntad de poder de sus estructuras y dirigentes, la correlación de fuerzas y a quienes vieran como vencedores de la confrontación estructural.

La expansión de los Cordones hizo posible el acceso a las altas reuniones del PS de líderes sindicales que no habían hecho su desarrollo al interior del partido, sino en las luchas de la clase obrera, como es el caso de Manuel Dinamarca. Un segmento de la dirección canalizó recursos a Trinchera Sindical, periódico del Departamento Nacional Sindical (DENAS) y ésta se vinculó con CONAS, la Comisión Agraria de ese partido, que había sido la primera estructura política chilena con nexos con el guevarismo.

El Departamento Nacional Sindical del PS (DENAS) se convirtió en sinónimo de apertura al Poder Popular después de su Congreso Nacional Sindical, muchas veces postergado en esa organización, realizado a inicios de 1972, donde además del tema político-sindical, por primera vez, se escucharon ponencias y debates respecto a la dualidad de poderes en situaciones de transición. Discusión traída al debate por la ofensiva de los gremios de pequeños comerciantes y camioneros, que como ariete social de las fuerzas de la derecha y el fascismo intentaban bloquear la calle.

Sin embargo, desde la CUT e inicialmente desde el PC, se impulsó una permanente campaña de descrédito de los Cordones Industriales, definidos por ellos como organismos sindicales paralelos, obra o creación de grupos extremistas u otros epífenómenos, calificaciones todas que no fueron aceptadas por la base social.

Será precisamente desde la base poblacional influida por el PC donde surgen las primeras estructuras de Poder Popular con las respuestas dadas en el plano de la distribución con las

JAPs (Juntas de Abastecimientos y precios. Muy tardíamente, ante la ralentización de las respuestas institucionales, la presión de la base social y la evidencia de golpe, la política de descrédito de los Cordones realizada por el PC fue modificada y los Sindicatos controlados o influidos por ellos, crearon ese tipo de organización o entraron, aunque con renuencia, a éstos. La pérdida de influencia del PC en los tradicionales sindicatos de Lota en el Sur y del Salitre en el Norte, respecto al PS y MIR en las postrimerías del proceso expresaban la confluencia de clase que los Cordones impulsaban más que la capacidad dirigente de dichos partidos.

Progresivamente divorciada del accionar y procesos de conciencia de su base obrera, convertida en virtual instrumento de política contingente, la CUT no tenía posibilidad de organizar a la clase trabajadora en su conjunto ni enfrentar el golpismo. En los días previos al pronunciamiento militar la CUT se volcó a los Cordones, sin posibilidad ya de fortalecer su accionar ni ampliar su convocatoria.

3.- Las relaciones entre la derecha social y económica, con la derecha política.

Las actitudes y proposiciones de la derecha social y económica no siempre coinciden con las de la derecha política y viceversa. La oligarquía de origen agrario y comercial se había fundido en una sóla clase con la burguesía de origen industrial y de la proveniente de los desarrollos agrarios del centro y sur del país, integrando una capa con aquella de origen en la tecnocracia y de empresarios mineros.

Esa integración le había permitido desarrollar una conciencia clara de su hegemonía social—desde que se pusiera a la sombra del imperialismo inglés en su lucha contra Balmaceda—mantenida en los más fuertes vaivenes del siglo XX, tales como el período de crisis desde 1925 a los Gobiernos del Frente Popular de mediados de los años 40.

La expresión política de la derecha oligárquica y burguesa en el período previo al ascenso de Allende era el Partido Nacional, pero a ese cauce se movían fuerzas de la Democracia Cristiana y el rebote de derecha proveniente del radicalismo, con el impulso de la Iglesia Católica y la Masonería.

Derecha socio-económica y derecha política tienen un trasfondo que las hace coincidir en el período de definiciones de una crisis. Es lo que se denomina conciencia de clase, sentido de pertenencia, comunidad de valores. Aquello que vincula a Frei Montalba o Patricio Aylwin con Onofre Jarpa o Jaime Guzmán Sin embargo a lo largo de su desarrollo previo al golpe y posterior a la dictadura, encontramos matices y diferencias importantes para el juego táctico de la política.

La derecha política más tradicional, y depurada en su sentido de pertenencia y objetivo estratégico, se expresaba en el Partido Nacional, resultado de la fusión de los remanentes de los partidos Liberal y Conservador, en tanto la Democracia Cristiana conservaba pequeños segmentos que aspiraban a una salida negociada pero centralmente favorable al sistema.

Esa actitud provenía de la composición interna de la DC y su alianza con diversos grupos que cruzaban diagonalmente la sociedad en los que predominaban las capas medias. La DC era un partido de masas con estrechos vínculos con la jerarquía de la Iglesia Católica, claramente implantada en las capas y empresarios medios, e incluso con sectores campesinos, empleados y obreros (particularmente de la gran minería del cobre). Su dirigencia provenía de la Juventud Conservadora que había seguido las orientaciones de renovación del alto clero de la Iglesia Católica de la primera mitad del siglo XX, transformada en Falange Nacional, admiradora inicialmente del fascismo europeo, centralizando posteriores desprendimientos conservadores y del populismo ibañista.

Había estado en el período preelectoral con una posición y programa centrista y populista; que pareció buscar restar votos a la izquierda con una propuesta de “socialismo comunitario”, pero que terminó inclinando a su electorado y dirigentes a buscar, inicialmente, la continuidad de la democracia representativa existente. Liderada en la campaña electoral por su segmento anticonservador y populista, la elección de Salvador Allende había impulsado a los grupos de

raigambre más conservadora a recuperar su influencia en el seno de ese partido y propiciar un golpe blando, imaginando heredar una eventual debacle política.

A la derecha de ese espectro se ubicaban los grupos neofascistas Patria y Libertad y el Gremialismo. El primero constituido por sectores radicalizados de la juventud de la derecha política y del lumpen proletariado, con el apoyo de oficiales fascistas de las Fuerzas Armadas, al que se integraban comandos de choque integrados por propietarios de fundos radicalizados con la Reforma Agraria. En el segundo se aglutinaban grupos provenientes del franquismo e integrismo católico, partidarios de un control social estamentario, como el Covadonga, el Fiducia –Patria, Familia y Propiedad-- ,y el Opus Dei. Entre ambos pululaban los restos de grupos menores de raigambre nazi como aquellos provenientes del grupo Estanquero de Jorge Prat y del MRNS, agrario-laboristas, o del derrumbe de los segmentos oligárquicos u oportunistas del viejo PR.

Su movilización y organización eran realizadas publicamente, su lenguaje soez, racista y agresivo y su violencia eran proverbiales. Poseían sedes públicas que nunca fueron controladas por la polícía, o atacadas por la población—retenida por las consignas legalistas de la izquierda UP--, ni por los grupos de seguridad de la izquierda lo cual evidenciaba la postura defensista de estos últimos.

Desde el período electoral del 70 la actividad de terrorismo iniciada ya en el Gobierno de Frei por el grupo paramilitar Rolando Matus, organizado por la derecha tradicional, se intensificó al ganar la Presidencia el candidato de la la UP.

El grupo facista Patria y Libertad pasa a constituirse en una suerte de grupo ordenador de las manifestaciones de la derecha, articulador del sabotaje con diversos organismos de inteligencia, y expresión pública y violenta de su búsqueda de un Golpe militar. Esa organización frecuentemente invadía las calles centrales amenazando a transeuntes y pequeños puestos de diarios, saboteaba la red eléctrica y amenazaba al personal femenino de las empresas industriales.

La impunidad con la que actuaban sus integrantes les era garantizada por el apoyo de la derecha social, capitaneada por el grupo comunicacional de El Mercurio coordinado con la CIA—que cumple el papel de conductor ideológico y articulador de cada momento político—y el respaldo de los sectores golpistas de las Fuerzas Armadas, así como por la complicidad del PN, PDC y el aparato judicial, y por la baja capacidad de respuesta de los grupos de defensa y seguridad de la Izquierda.

El PN siempre se inclinó por una salida golpista, incluso cuando la DC buscó imponer a la UP un “estatuto de garantías” que inmovilizara la voluntad política del nuevo gobierno. Representó la caja de resonacia y área de repliegue del golpismo y del fascismo. El aventurerismo y agresividad de Patria y Libertad tuvo puntos álgidos como su asesinato de un miembro de la red de TV del Gobierno y el auto secuestro y desaparición temporal de uno de los líderes de Patria y Libertad—posteriormente casado con una de las hijas de Augusto Pinochet--.

La derecha social estaba constituida orgánicamente en lo central por las Asociaciones de los Grandes y medianos empresarios y se orientaba no sólo por sus clubes sociales tradicionales sino por los medios de comunicación de El Mercurio, La Tercera y La Tribuna, y las cadenas de radio y TV de la Universidad Católica, bajo su control y que la expresaban. Su rol central en la orientación de la derecha y el conservantismo, y su filosofía retrógrada, había sido denunciada sólo algunos años antes con la famosa inscripción emblemática de los estudiantes en el frontis de la Universidad Católica “EL MERCURIO MIENTE”.

El PN era la fuerza principal y dirigente en la Confederación de la Industria y el Comercio, al igual que en la Sociedad de Fomento Fabril. Ejercía una hegemonía política, compartida con la DC y la derecha proveniente del radicalismo, en la Sociedad Nacional de Agricultura, y una dirección delegada con esas fuerzas en los Colegios profesionales y “gremios” de pequeños y medianos empresarios como los de camioneros, taxis y Comercio detallista.

Eran éstos últimos los que tomaban la iniciativa política en la calle, convencidos que una simple presión institucional, tal como las judiciales o parlamentarias, no modificarían el compromiso fundamental de la UP y Allende con su pueblo y su programa básico.

Los paros de camioneros y el bloqueo del transporte así como el paro patronal, insurreccional, de Octubre de 1972 tuvieron en ellos su origen, al igual que los múltiples intentos de paralización de la distribución con los que intentaron inmovilizar al Gobierno y entorpecer al país. La dirigencia política de la DC e incluso del PN era permanentemente desbordada y sobrepasada por la energía, orientación y voluntad fascista que dominaba esos sectores.

En el amplio espectro de la derecha política había espacio para los ayer defensores de la modernización en el agro y de la protección de la industria nacional, así como para los opuestos a esa política. Espacio para aquellos que buscaban maniatar al Gobierno Popular, como para aquellos que golpeaban sostenidamente la puerta de los cuarteles e impulsaban a sus mujeres a enviar sobres con trigo y plumas a la oficialidad, acusándola de “gallina”/cobarde por no realizar el golpe que anhelaban.

Su leit motiv era la defensa de la “propiedad”, pensada como individual y sin responsabilidades sobre el bien común, y de unas relaciones sociales que les habían permitido la hegemonía social y verse a sí mismos como “propietarios del país” en su conjunto. Su desprecio por la población no controlada por sus círculos de influencia, o por la población indígena se refleja en la frase que el ex Presidente Frei Montalba pronunció en EEUU después del golpe, justificando la caída del Gobierno legal y legítimo de Allende, en la que señalaba que nuevamente “los indios” habían querido cruzar el Bío Bío… y el Ejercito había reaccionado.

4.- La evolución del proceso y su efecto en las masas e instituciones

Aunque algunos creen que el curso, evolución y conclusión del proceso desatado por la UP estaban predeterminados, --ya sea por la ubicación geográfica y la geopolítica de la URSS y de EEUU, o por las contradicciones en el seno de la UP, por el predominio de ideas de reforma o la autonomía de acción de los grupos partidarios de un cambio radical--, el período entre fines de 1970 y mediados de 1973 muestra diversas coyunturas que pudieron desencadenar situaciones diversas de resolución. Es en relación a ellas que cabe reflexionar sobre aquello que se hizo erróneamente, qué no se desarrolló, o qué se debió haber realizado.

El ascenso al Gobierno de Salvador Allende y la aplicación de su Programa, debilitando estructuras de control y reproducción de las relaciones previas de mercado, desguarnecieron y socavaron inicialmente a la reacción chilena y a los negocios del imperio americano y de países europeos.

La política económica contuvo la elevada inflación preexistente, generada en la estrechez del mercado interno y bajos ingresos, y congeló el mecanismo primario de acción económica del capital: los precios.

El país se abrió a las relaciones con Cuba, China, Vietnam, y la RDA, quebrando el control de su política exterior por parte de EEUU. Se aplicó la Ley de Reforma Agraria aprobada en el período de Frei Montalba, liberando fuerzas sociales a favor del proceso de cambios, y se nacionalizó el hierro, el salitre, el carbón y el Cobre, fortaleciéndose un espíritu de independencia en el país.

Con ello parecía delinearse una política económica en capacidad de captar el excedente económico interno y el flujo de divisas, sin evidencia de respuestas iniciales por parte de los afectados: la oligarquía interna y el Gobierno de EEUU. La investigación histórica diría lo contrario, posteriormente.

Se amnistió a militantes de izquierda, presos en el período anterior, y se abrió un diálogo entre fuerzas de izquierda que hasta ese período no se comunicaban y excluían. El MIR se acercó a la coalición UP, pero su acceso fue restringido al de la defensa de Allende y el diálogo con el entorno presidencial. El PC siguió calificándolo de aliado encubierto de la derecha, incluso hasta muy avanzado 1972.

En Abril de 1971 se evidencia un fuerte avance electoral del PS y PC, así como se inicia la intervención legal y expropiación de varios monopolios industriales y la banca. Nuevas formas de organización y mayor control democráticos son puestos en marcha, la productividad se incrementa.

Para fines de 1971 la presión de demanda, que significó el aumento en los salarios reales, impulsado por el Gobierno UP, --que había permitido una rápida recuperación de la contracción promovida desde el período postelectoral—se estaba convirtiendo en un sobrecalentamiento económico que la estructura industrial no estaba en condiciones de resolver sin modificaciones profundas, a pesar de un crecimiento del 14 %.

El cierre de las líneas de crédito del exterior, al igual que la caída de precios del cobre promovidas por EEUU, impedía suplir parte de esa demanda con productos de origen externo y agotaba las reservas. La capacidad ociosa en la industria había desaparecido y era urgente articular un proceso de inversión y ampliación.

En tanto EEUU obstruía la obtención de repuestos y materias primas en el exterior, la distribución interna se hacía progresivamente caótica y el consumo se disparaba, agotándose la línea blanca, los autos y los televisores antes de llegar al mercado.

La población, sin embargo, respondía en su inmensa mayoría a los cauces del proceso, sin atender a los llamados a la desobediencia civil y parálisis impulsada desde los medios de comunicación de la derecha, que a su vez eran contestados, por la izquierda y sus medios, llamando a centrar esfuerzos e iniciativas en y bajo las directrices del Gobierno Popular.

La respuesta al crecimiento de la demanda era hacer inversiones por el Estado, o esperarlas por parte del sector privado. Se optó por una línea intermedia, pasar a control social un número de empresas a definir y usar el mecanismo de intervenciones para reducir la presión social, dejando la tarea de invertir al sector privado.

La definición de las 91 empresas a ser expropiadas para su control social, pareció sellar un principio de acuerdo al interior de la UP, pero no estableció una direccionalidad al proceso. Reforma Agraria, Nacionalización del Cobre y de la Banca afectaban la canalización del excedente, y en ese sentido tendían a congelar o reducir la capacidad de acción de la burguesía, pero la creación de un área de propiedad social y con capacidad potencial de reorientar el proceso de industrialización, era una amenaza de otro orden al sistema.

Por otra parte las empresas de esos segmentos económicos se constituían por si mismas en núcleo de las respuestas sociales y centros de movilización de las fuerzas a favor del proceso, y de hecho constituyeron centros de apoyo al Poder Popular o aglutinaron Cordones Industriales.

La reacción en su conjunto lo entendería de inmediato, desatando un proceso de radicalización, promovido también desde el exterior, con intentos de debilitamiento del Poder Ejecutivo, trasladando el eje institucional al Parlamento y a sus apoyos cómplices en la Contraloría y Poder Judicial, así como con iniciativas sociales de paralización de la producción y de promoción del caos en la distribución. Sin embargo sus órganos de expresión no llamaban aún abiertamente al golpe, concentrándose en la tarea de aglutinar fuerzas. Ello, a pesar que, tal como hoy se sabe por los propios documentos desclasificados de EEUU, golpistas de la primera hora como Agustín Edwards—director del diario El Mercurio—ya habían ido a postrarse ante el Departamento de Estado de EEUU.

 La larga discusión entre el PC y PS durante 1971, en la que al autor de estas líneas le tocó participar, sobre la definición de las empresas a integrar el Area de Propiedad Social --proposición inicial del PC de 14 empresas, o por el contrario, 110 empresas por parte del PS--, ocultaba una discrepancia de fondo sobre el manejo del excedente, así como respecto a la perspectiva del proceso y del dominio de clase.

Para mediados de ese año, las ocupaciones de industrias, predios rurales y terrenos urbanos en construcción, se habían más que duplicado respecto al año anterior. En particular en los

Campamentos y tomas de terrenos urbanos emergía con fuerza la actividad del MIR, la cual se combinaba con la del PS en el campo.

La muerte de Perez Zujovic, ex Ministro del Interior de Frei, por la VOP, un pequeño grupo maximalista, marca una contraofensiva política de la derecha que es aplacada por el Gobierno a través de la represión policial a ese grupo militarista. El capital es lanzado a la especulación por sus poseedores, en tanto se amplían los círculos del sabotaje económico y se establece un abierto bloqueo económico por parte de EEUU.

Millones de dólares son entregados por la CIA a sus contactos, entre ellos El Mercurio, a personeros golpistas de la DC, a grupos fascistas e incluso religiosos, para destruir al Gobierno y la democracia representativa. Esa masa monetaria ingresa directamente al mercado negro, multiplicándose, y a las tareas de sabotaje económico, favoreciendo un violento crecimiento de la inflación.

La primera organización en reaccionar a esa situación no fue el PS o el MIR sino el PC, que organiza y expande vigorosamente las Juntas de Abastecimientos y Precios(JAPs). Guste o no a quienes prefieren una visión lineal de la Historia, fueron esos organismos las primeras expresiones de lo que se dará en llamar en Chile el Poder Popular.

La destrucción de las bases de la economía, jalada e impelida entre las fuerzas de Gobierno y las de la reacción, que obligaba a acumular experiencias en el área de la Unidad Popular y la izquierda, en la Derecha posibilitaba ampliar su apoyo social. Ese antagonismo traía a la definición de la salida del proceso, particularmente, a las capas medias que pasan progresivamente a ser un elemento clave en las correlaciones de fuerza. Para decirlo en otras palabras: para fines del 71 y primeros meses de 1972 la reacción había apurado el paso y la izquierda no lograba mantener el ritmo inicial de su ofensiva.

5.- La coyuntura de 1972 y la evolución de las correlaciones de fuerzas político-sociales.

A inicios de 1972 los cambios en la estructura económica, con la intervención de empresas y banca, así como la modificación de las relaciones al interior de las empresas y en el mercado, habían generado una situación que exigía un reordenamiento. El capital había dejado de canalizarse hacia la esfera productiva y el sistema en su conjunto había perdido su centro de gravedad.

El capitalismo no es un sistema ni estructura orientados a proveer mayores ingresos a una población, o a asegurar una expansión productiva, sino a obtener ganancias y a utilizar para ello la propiedad de los medios que sus agentes disponen. Si su lógica estructural estaba siendo afectada por la lucha de clases era inevitable que la sociedad buscara una nueva lógica central o que retrocediera.

El sistema económico a lo largo del 72 sufre un tironeo entre diversas fuerzas sociales de las cuales las más importantes, aunque no siempre visibles, eran las del mundo del trabajo por un lado y las del mundo empresarial por otro.

Si por un lado el sabotaje, los esfuerzos de lock-out y paralización de la distribución aumentaban, por el otro lado paralelamente también se incrementaban las respuestas. En el primer semestre de 1972 las ocupaciones de fábrica, por diversos conflictos laborales, aumentan pasando de 190 en igual período del año anterior a 300 según cifras de Carabineros.

Los campesinos y obreros rurales, los trabajadores de la pequeña minería, los pescadores, los estudiantes e intelectuales, los trabajadores de la salud incrementan sus niveles de organización y movilización, que se hace casi permanente, como anunciando nuevos tiempos.

Las ocupaciones de terrenos urbanos a nivel nacional disminuyen de 280 a 150, concentrándose en Santiago, en la que se movilizan al menos 5 mil familias, en tanto se multiplican las JAPs y organismos de distribución directa para decenas de miles de familias. Las reivindicaciones y movilizaciones de los sectores denominados “pobladores”, aglutinados en Comandos, han experimentado un desplazamiento desde la ocupación de terrenos hacia la del abastecimiento de productos alimenticios de primera necesidad.

La creación de una Distribuidora Nacional amplió el ámbito de las JAPs y los organismos de distribución directa, pero los subordinó a los organismos paraestatales y los separó del cauce general de articulación que intentaron los Cordones.

Para mediados de ese año dos sucesos son destacables. Se realiza la largamente postergada Conferencia Nacional Sindical del PS y se convoca a una Asamblea Popular en Concepción.

Aunque fuertemente limitada y controlada desde la dirección de ese partido, la reunión sindical convocada por el DENAS estimula el debate libre sobre el carácter del proceso y del Gobierno. Se oyen y discuten tesis sobre la dualidad de poderes en los períodos de transición, y se fortalece la dirección y acción sindical de esa organización en una tarea que abrirá la puerta a la masiva creación de Cordones industriales en la Crisis de Octubre de ese año.

La Asamblea del Pueblo en Concepción, en Julio de 1972, es un fenómeno de otro orden. Surge bajo la convocatoria de las direcciones locales del MIR y PS, sin presencia de la base sindical y obrera de la zona en su convocatoria. Su carácter, convocatoria y audiencia no era social, sino político, “A denunciar el carácter contrarrevolucionario del Parlamento” era su consigna central. Su convocatoria aparecía realizada por el Comando Provincial de Pobladores, el Consejo Provincial Campesino, la Federación Provincial de Estudiantes Secundarios y la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción, pero era en forma inmediata un llamamiento del MIR y las Direcciones Regionales del PS, PR, IC, Mapu.

Su discusión, ampliada por la presencia de organizaciones de masas que incluían estudiantes, docentes, profesionales y sectores medios radicalizados, y disminuida por la abierta oposición del PC y los organismos que éste controlaba en esa región, se centró en la voluntad de la mayoría de sus participantes de convertirla en “El Parlamento del Pueblo” para sustituir al Congreso en Santiago en sus funciones legislativas.

Diversos sectores, más allá del PC, opinaron que ese intento estaba fuera de la dinámica concreta de las luchas de las masas y condenada al fracaso. Más allá de los esfuerzos de sus actores directos para darle continuidad y desarrollo, a iniciativa se frustró después de su reunión inicial sin volver a repetirse.

En esa misma época se formaban en Santiago los gérmenes de los dos Cordones Industriales más importantes del Proceso a nivel nacional, el Cordón Cerrillos y el Cordón Vicuña Mackenna, así como un Consejo Comunal Maipú-Cerrillos que mostraba la capacidad de esos sectores de articular al movimiento campesino y de pobladores en una organización y dinámica de nuevo tipo.

Para la derecha concluía un período de carácter político-conspirativo y se abría uno de enfrentamiento social en el que estaba dispuesta a ir incluso a la guerra civil, fenómeno de conciencia no comprendido por los niveles de representación política. Para ella la situación era clara: había surgido frente a su hegemonía de clase, un organismo social capaz no sólo de plantearse tareas y cuestionar estrategias, sino de designar objetivos comunes a la clase obrera y a otros grupos sociales tales como campesinos, mineros, pobladores y segmentos de capas medias. La observación de que la UP tenía en sus manos el Gobierno pero no el Poder, tenía ahora un contenido concreto.

6.- El surgimiento y desarrollo del Poder Popular.

Los Cordones no surgieron del pensamiento reflexivo o especulativo de intelectuales, sino como producto de la práctica colectiva de trabajadores en un período de enfrentamiento social en Chile que había alineado a las clases sociales fundamentales y obligado a éstas a reconocer articulaciones políticas, más o menos representativas de su historia, luchas e intereses.

Surgieron también en el terreno concreto, cuando ante un problema de fábrica, que enfrentaba a los trabajadores de una empresa con los empresarios de la misma, la solidaridad de clase se expresó por lado y lado, buscando una resolución favorable a sus intereses. La clase trabajadora de varias fábricas del entorno hicieron causa común entre ellas, apelando a una convocatoria asamblearia. El Cordón Cerrillos, en esa coyuntura inicial, se encerró en sí mismo estableciendo

límites y mecanismos de autodefensa ante una inminente ofensiva policial y de grupos paramilitares de derecha. Situación similar constituyó al Cordón Vicuña Mackenna cuando en Geka, una de las fábricas del sector, trabajadores mayoritariamente del sexo femenino pidieron ayuda a las grandes fabricas del sector para enfrentar las golpizas y amenazas de grupos facistas que sus patrones movilizaban en su contra.

Los Cordones industriales tampoco fueron creados por un acuerdo político sino por un acercamiento y situación, tesitura y orientación, objetiva de clase. Dicha realidad había sido creada por la propia dinámica general que vivía Chile bajo la ejecución de un programa que era obstaculizado por la derecha política y acciones sistemáticas de sabotaje de la clase social aristocratizante y hasta ayer hegemónica en el país; actividades que eran respondida desde la base social por la clase trabajadora como eje y núcleo de un pueblo.

Al igual que los Comandos, organizados para enfrentar el desabastecimiento y el sabotaje a la distribución, los Cordones eran ante todo un fenómeno social. Generados por una articulación de asambleas de fábrica, cada una en su lugar de trabajo, en las que no se hacía distingos en la militancia política o el credo religioso. En los Cordones era indiferente haber votado por la UP o la DC o pertenecer a los restos del Partido Liberal, tal como lo pudimos constatar en la Asamblea de trabajadores de Luchetti en el Cordón Vicuña Mackenna.

Era una respuesta de clase, ubicada más allá del reclamo salarial y de condiciones específicas internas, aunque esos elementos estuvieran también presentes. Era una nueva forma de articulación política y social, y por ende un proyecto de estado.

El Mercurio y la derecha social lo entendieron de inmediato, cuando empezaron a llamar abiertamente tras su surgimiento a la “resistencia civil”, contra el Gobierno, la democracia y el proceso. A sus ojos ese nuevo fenómeno social y de masas, debía no sólo ser reprimido sino exterminado, y su histeria tras su primera aparición en Cerrillos evidenciaba un miedo de clase. Ya no se trataba de una confrontación sobre el modelo de industrialización y de crecimiento económico, ni de quienes lo detentaban o poseerían, se trataba de un cuestionamiento a sus formas de control y de explotación y no estaban dispuestos a permitirlo.

No es de extrañar que, a diferencia del tradicional comportamiento sindical o de los partidos de izquierda, las primeras movilizaciones del Cordón Cerrillos más allá de sus fronteras, de su comuna, se dirigieran en contra del diario El Mercurio y de la Corte Suprema de Justicia.; así como que los comunicados de los Cordones ignoraran en general a la CUT para dirigirse directamente a sus pares, a los Partidos y/o al Gobierno.

La articulación de los Cordones fue facilitada por la proximidad geográfica entre las diferentes fábricas que los componían, y el acercamiento de diversos grupos de militantes en una perspectiva de respetar la voluntad de la democracia obrera. Las pugnas ideológicas se canalizaron en las tareas de organización y formación de estructuras generales, y de los cuadros de cada organización. Los Cordones por su propia dinámica eran un lugar de encuentro y cooperación entre las fuerzas de izquierda, antes que un área de competencia. Aquellos pequeños grupos que pugnaron por definir a los cordones como instancias ideológicas o que propugnaron la constitución de Cordones Rojos, fueron rápidamente aislados por la propia clase trabajadora. No encontraban audiencia para tales propósitos.

Las fábricas en conflicto eran, por su propia naturaleza, focos de irradiación y centros operativos de iniciativas que pronto desbordaron la solidaridad intersindical e interempresas, la información y la capacitación, para ampliarse a los temas de control interno de la producción, distribución de alimentos, coordinación con el entorno local.

Las revistas estudiantiles fueron reemplazadas por periódicos y gacetillas en los que se articulaban, en oportunidades, diversas organizaciones e intelectuales. Entre ellas se hacía presente una juventud latinoamericana exiliada de sus países de origen, entre los cuales cabe destacar a militantes del VAR.Palmares de Brasil, del PS de Ecuador, del partido troskista de Hugo Blanco de Perú, de militantes revolucionarios de Guatemala, así como de países de Europa.

La nominación de dirigentes por Asambleas, su permanente control por ellas u otros delegados a los nominados y ejecutores de políticas, la posibilidad siempre presente de su sustitución, así como el establecimiento de acuerdos sobre tareas concretas, era articulada y fortalecida por un acuerdo implícito de los diversos grupos políticos cuyo enfrentamiento anterior se había diluido ante estas nuevas exigencias.

Su desarrollo arrastró de inmediato a otros sectores de la industria en Santiago, y cambió la percepción de cuadros dirigentes en el Gobierno y en los Partidos PS, MAPU, IC respecto a la dinámica del proceso y el contenido de las discrepancias con el PC, y la alianza en torno de éste de sectores reformistas y gradualistas.

7.- El Paro Patronal insurreccional de Octubre de 1972

La situación a fines del paro y lock-out general de Octubre aparecía como de un inevitable y progresivo deterioro de las Huelgas de Camioneros y Profesionales, y de los esfuerzos de desestabilización institucional liderados por la DC. En esa coyuntura tras la consigna de la Resistencia Civil y con el apoyo de la CIA para sostener con dinero el paro del transporte, los gremios desatan la gran ofensiva insurreccional y de masas de la derecha social y económica, la cual es inicialmente seguida a regañadientes por la derecha política en control del Parlamento y de la DC y PN.

Junto al llamado de cortar y bloquear caminos a lo largo de la Panamericana, se convoca a paralizar el transporte colectivo y al bloqueo de calles a los taxistas. Se mantiene cerrado un 70% del Comercio, y los Colegios de Médicos, Abogados, Ingenieros, Dentistas y otros intentan paralizar sus áreas de actividad. Especialmente sensibles para la población, resultan los intentos de paralizaciones de hospitales y otros servicios de urgencia, que en jornadas de trabajo maratónicas mantienen funcionando médicos y personal de salud identificados con el gobierno popular. Los empresarios industriales intentan inmovilizar la industria y la economía, e incluso el propio Gobierno ve amplias áreas bajo su autoridad y dirección, paralizadas en su funcionamiento. Junto a esa presión los Comandos fascistas ejecutan actos de sabotaje y terrorismo, para asegurar y hacer efectiva la paralización. Algunos tendidos eléctricos, puentes y líneas férreas son destruidos, bombas son arrojadas a comercios que no adhieren al paro insurreccional, así como se siembran los conocidos “Miguelitos” por las vías principales o estratégicas, multiplicando amenazas de explosivos y otras acciones, ampliadas en su prensa y medios de comunicación a objeto de atemorizar a las fuerzas sociales que mantienen heroicamente su lealtad al gobierno de Allende, como de convencer a sus propias fuerzas que su triunfo estaba asegurado. Su petición pública era simplemente la rendición incondicional del Gobierno, pero la idea subyacente era provocar la intervención del Gobierno y el control del país, por parte de las Fuerzas Armadas.

La propia CUT que había sostenido un pulso con los Cordones Industriales y el Poder Popular respecto al rechazo de éstos a subordinar su accionar a las necesidades contingentes de la política de Gobierno, se repliega, al igual que Ministerios enteros, hacia el entorno de los Cordones Industriales que apresuradamente construyen respuestas al reto de la burguesía y sus adláteres.

Desde sus Centros de trabajo, bajo control de los delegados y con estructuras determinadas por sus asambleas, la clase trabajadora industrial dio una sorprendente muestra de su capacidad de movilización, articulación y compresión de los mecanismos en juego.

Los Cordones desarrollaron de inmediato formas de control de Bencineras y áreas peligrosas, ponen sus camiones o los intervienen para asegurar el funcionamiento de la ciudad, la industria y comercio y movilizar sus trabajadores. Se articulan formas de distribución y venta en mercados populares, en apoyo o con participación de las estructuras pre-existentes. Se organiza y coordinan transportes con materias primas y productos, y se sostiene activa la producción.

Se establecen estructuras de comunicación interna a los Cordones y se constituyen Comandos de Defensa en cuya dirección participan dirigentes sindicales, poblacionales y políticos. Grupos mineros y campesinos vinculan su acción y su potencial de respuestas a coordinaciones que se

establecen en torno a los Cordones. Es de observar que en el transcurso de esos días los Cordones y el Poder Popular restituyen y apoyan la coordinación de los aparatos del Estado, sin fortalecer ni centralizar la comunicación ni la coordinación entre los propios Cordones y otros organismos del denominado Poder Popular en tanto estructuras o redes.

Así como hay años en que casi no pasa nada nuevo, hay días en que se concentra la historia. Esos fueron los días del Paro de Octubre. La sociedad chilena vio con claridad un enfrentamiento entre clases y no una división entre partidos, vio a un Gobierno paralizado y progresivamente reconstituido en funciones por su propio pueblo, e igualmente percibió a un Ejercito y capas medias expectantes de las acciones y fuerzas de cada sector.

La clase obrera advirtió masivamente que los patronos no eran necesarios para la producción de fábrica e incluso en algunas Asambleas de industrias modernas del Cordón Vicuña Mackenna se discutió entre obreros e ingenieros respecto al sentido y costo social de crear nuevos productos para el mercado y se introdujeron “machinas” y otros artilugios para mejorar o sostener la productividad.

Miles de estudiantes volcaron su solidaridad en brigadas de descarga en los puertos y estaciones de ferrocarril, y una gran cantidad de ellos, así como de pequeños comerciantes, asistió a asambleas de fábrica. Desde luego, no sin que se desataran algunos conflictos derivados de sus distintas formas de aproximación a los problemas.

Este vigoroso accionar apoyó la movilización de los pobladores y en especial de las JAP y otros organismos que empezaron a entregar protección a los Comerciantes amenazados, y en muchos casos presionaron la reapertura de Comercios y el rescate y distribución ordenada de mercancías acaparadas. La coordinación que allí se producía fortaleció la presencia gubernamental particularmente ante los pequeños comerciantes, que se habían sentido desamparados por el Estado ante la destrucción de sus escaparates por los pequeños grupos de acción fascista.

Fue un período en que dos contrincantes sociales lucharon, respondiéndose mutuamente. Si el Colegio médico o de dentistas paralizaba, los médicos o dentistas del amplio espectro de la izquierda y a favor de la democracia intensificaban sus jornadas y rendimiento para asegurar, con el personal empleado en Salud, el funcionamiento de Dispensarios y Hospitales.

Si las empresas de camiones estaban paralizadas, los propietarios individuales de camiones eran rescatados, organizados y articulados por organismos de gobierno y por las grandes empresas bajo control obrero, para crear convoys de transporte de personas o mercancías.

Hora a hora, día a día y casi durante un mes, las grandes fuerzas sociales midieron fuerzas, hasta el progresivo desplome de la movilización burguesa y el agotamiento parcial del lock-out patronal.

8.- La salida de la crisis de Octubre y las contradicciones en el campo popular.

Si a inicios del proceso en 1971 el tiempo parecía estar jugando a favor del avance del proceso, producto de que la iniciativa estaba en el campo popular, ya sea a través de gobierno como de los partidos de la izquierda, y el apoyo masivo de una población no militante, eso empezó a disminuir progresivamente a medida que los parámetros económicos y sociales así como las limitaciones institucionales se hacían evidentes. La inercia inicial, con su empuje de cambios, no eran suficientes para mantener una acción a la altura de lo que se iba requiriendo en el cauce de un proceso que se polarizaba más cada día. Definir la agenda política permitía un amplio juego táctico al Gobierno y perderla, como sucedió con la forma de salida de la crisis de Octubre de 1972, entregó a su enemigo y al mercado, la dinámica central del proceso.

La incapacidad para comprender lo anterior, y el oportunismo político, hizo al liderazgo de la UP más adelante aprobar la ley de control de armas y facilitó la autonomización de la oficialidad respecto del Ejecutivo, lo cual pudo dar vía libre a la ideología fascista y al proselitismo de derecha entre sus filas como se demostró en Septiembre del 73.

En ello caben responsabilidades personales, pero lo relevante son las posiciones y acciones mantenidas, congeladas o desarrolladas por agrupamientos, colectivos y partidos.

La discusión sobre la necesidad de consolidar o avanzar ocultaba una diferencia no solo de enfoque táctico u operativo sino de estrategia en el seno de los partidos y entre los grupos de izquierda.

El PS parecía liderar una amalgama de sectores que procuraban dar continuidad al proceso de cambios estructurales, en tanto el PC articulaba aquellos que buscaban consolidar lo que se pensaba ya había sido alcanzado. Sin embargo ello no era así, dado que Allende jugaba un rol de pivote de esas divergencias y que esos partidos y sus dirigentes no siempre articulaban orgánicamente a sus propias fuerzas y menos a las de sus aliados. Todo ello en un terreno de modificación de fuerzas sociales y confrontación de clases que no iba a esperar su convergencia para buscar una resolución.

La orientación del Gobierno fue institucional y conciliadora, pero incluso el propio Salvador Allende esperó, en algunas coyunturas, mayor energía, fuerza e iniciativa, en las respuestas de los segmentos más a la izquierda del proceso. El sector de la UP que estuvo en busca permanente de consolidar primó en su conducción, e incluso cuando perdió el control de uno de los partidos (MAPU) pudo dividirlo con la anuencia de La Moneda. El sector que creía necesario avanzar, no se ligó en profundidad al fenómeno concreto del Poder Popular y pensó resolver los temas de la hegemonía social, considerándolos en primer lugar como problemas político-militares antes que de articulación de esas nuevas fuerzas. Paralelamente la relación del movimiento social y el movimiento político de izquierdas con las fuerzas armadas se hacía meramente institucional en tanto la DC y los grupos de la derecha golpista se reunían y conspiraban cada vez más abiertamente con oficiales.

La situación concreta derivada de un paro patronal insurreccional e indefinido, como el de Octubre de 1972, impulsó durante su desarrollo la coordinación al interior de los Cordones a nuevos niveles. Se establecieron Comandos Regionales en zonas aledañas y se crearon coordinaciones coyunturales de los Cordones más grandes con Consejos Campesinos y Organizaciones de Pequeños mineros. Se establecieron vínculos permanentes con Pobladores y Campesinos en varios de ellos, aunque no lograron alcanzar una forma orgánica de base, y se desarrollaron algunas Ferias Populares como la del Cordón Vicuña Mackenna y otros.

Sin embargo, y a pesar de esos esfuerzos, a este ensayo general de insurrección de la clase pudiente y sus adláteres, no se respondió con la creación de una instancia general de coordinación, y los Cordones, gastaron tiempo y diluyeron su potencial de organización en la búsqueda de Consensos programáticos.

El proceso de cambios en Chile—para fines de 1972-- estaba en manos de un Poder Popular que carecía de Programa más allá del desarrollado por la UP, y de una alianza política – la UP — que ya carecía de Estrategia.

Puede afirmarse que en su momento de mayor expansión, los Cordones fueron cerca de 110 organismos a lo largo del país, con una clase obrera aglutinada y organizada en sindicatos, grupos y en algunos de ellos en escuadras. En Santiago estas fuerzas estaban dispuestas en 5 cordones fundamentales, capaz de responder con una movilización orgánica del orden de 100.000 trabajadores.

Sin embargo era un fenómeno social que carecía de armas y cuya indefensión al respecto era evidente y casi permanente. Lo cual hace más absurdo aún las justificaciones que realizara la izquierda parlamentarista y el centro político para aprobar la ley de control de armas que abrió la puerta a la represión militar en las fábricas y empujó a la desarticulación a una parte de esas estructuras sociales en los meses antes del golpe.

Las orgánicas políticas que se plantearon la inevitabilidad de una confrontación armada, y grupos de seguridad y defensa de la izquierda que durante años habían estado preparándose a tal efecto, carecían de vínculos con los Cordones y el Poder Popular y habían mantenido fuertes discrepancias con ellos en el período previo.

Esos grupos tendían a ver la confrontación social como un solo escenario y período cualitativo de enfrentamiento, y éste como dado sólo en el plano técnico-militar, en el que un ejército unificado es siempre superior. Ello explica que durante los años anteriores tendieron a considerar toda movilización en las calles como excesiva o un acto de provocación.

Ante el acuerdo para fines del 72 del Gobierno con las Fuerzas Armadas de normalizar la situación mediante la entrega de la mayor parte de las empresas e industrias controladas a sus viejos patrones, los Cordones aceptaron esa salida a regañadientes y en muchas asambleas la calificaron como una derrota sufrida por Secretaría, de aquello que habían ganado en la calle.

Por su parte, el Gobierno de la UP creía imponer una salida electoral de orden táctico y favorecer la subordinación de los mandos militares fascistizados por la evolución del propio proceso, a sus mandos superiores donde se expresaba la búsqueda de una salida de compromiso.

A su vez las Fuerzas Armadas, como institución golpeada así mismo por la fractura social, avanzaban gustosas sobre el cuerpo de la nación en un período de crisis durante el cual no habían participado en enfrentamientos, los cuales habrían afectado su línea de mando. Se reservaban así para grandes definiciones.

Evitaban también una toma de posición ante una clase obrera y un pueblo que habían logrado hacer replegar al empresariado insurrecto, y aparecer como conductores y articuladores de sectores medios, y refortalecer las instituciones de Gobierno.

III.- PODER POPULAR ¿UN PROYECTO POLÍTICO?

1.- ¿Qué tipo de fenómeno social era y llegó a ser el Poder Popular?

La deliberación en los Cordones, respecto a su entorno inmediato de fábricas, se fue trasladando a las diversas áreas de las fábricas involucradas, de modo de resolver temas de las relaciones entre técnicos, profesionales y obreros.

Los comandos de coordinación de fábricas tenían una actividad permanente vinculada a reuniones políticas, iniciativas de auto-defensa, coordinación financiera y otras. Se estructuraban y reestructuraban niveles de organización, y representación en forma flexible y respecto al logro de tareas y permanencia de actividades. No había conflictos ni contradicciones respecto a las nuevas formas de participación que se proponían desde el Gobierno en relación a los Consejos de Administración en las empresas intervenidas, aunque se producían diferencias de enfoque estamentario, particularmente entre obreros jóvenes e ingenieros con “años de circo”. Era un aprendizaje mutuo.

En todas las Asambleas pesaba la voluntad de la mayoría. Después de un largo debate con información y discusión se llegaba a resoluciones. Aunque raras veces se llegaba a votación, éstas eran, generalmente, por brazo alzado. La transparencia en las discrepancias y el respeto a los compromisos así como la rendición de cuentas eran valores reconocibles, aunque en más de un lugar la decisión fue tomada por acuerdos entre cuadros políticos y presión partidista, no obstante que ello afectaba la fuerza, energía y capacidad de movilización de esa fábrica.

La mayoría de los grupos y organizaciones se planteaba utilizar el poder político conseguido por la UP en la estructura del Gobierno, --coalición por la cual, por otra parte, la mayoría había votado--, sin plegarse a un juego superestructural y parlamentario en el que desconfiaban y que a sus ojos estaba controlado por la derecha política.

La fuerza social para hacer cosas se buscaba construir desde abajo, valorando el logro colectivo y desbordando un marco institucional cuya lógica seguía subordinada a los grupos que habían mandado la vida del país casi ininterrumpidamente. No obstante cada instructivo general del Cordón Vicuña Mackenna, para ser obedecido, era transcrito en lenguaje formal cual si fuera un Decreto Ley. Lo cual indicaba un problema de estructura ideológica en las multitudes que también vivieron los golpistas en 1973 al disfrazar sus edictos como artículos de ley, y no como lo que eran: expresión de su voluntad arbitraria y de su tiranía.

En general cuando se discutía en una Asamblea de Fábrica o de delegados de fábrica al Cordón no se denostaba dogmáticamente de las instituciones sino de personajes que las encarnaban y de las reglas que pretendían coaccionar la decisión y acción colectiva y democrática.

El propio Gobierno UP y sus Ministros eran permanentemente criticados, pero sólo en contadas ocasiones un Cordón desobedeció la designación institucional de un Interventor, y en éstas, cuando su incapacidad o complicidad con los patrones anteriores fueron demasiado evidentes, como en el caso de la empresa Vinex.

Existía una voluntad de control, por parte de las Asambleas, respecto a toda representación; y por parte de los liderazgos, surgidos en ellas, aproximar los asuntos comunes a la libre decisión del colectivo. Ello daba a los militantes de diversas organizaciones una sorprendente unidad supra partidaria.

En ciertos Cordones se crearon espacios de discusión específicos para los estratos obreros, o de los trabajadores industriales, con respecto a los pequeños comerciantes o ferieros, cuando la asamblea o el Comando del Cordón consideró que los primeros eran avasallados por la facilidad de expresión de éstos últimos.

El control del colectivo, la participación directa o delegada con control por parte de los representados, era una lógica diferente a la del paternalismo y de la representación delegada o parlamentaria.

La lógica de los Cordones se reproducía también en el movimiento campesino y de obreros rurales y madereros, en tanto en otros segmentos populares de la población tendían a reproducirse formas de organización y control tradicionales del mundo gremial o sindical.

La dinámica de los Cordones era para fines de 1972 todavía lo suficientemente fuerte como para tender a aglutinar en torno suyo a los Comandos de Pobladores existentes en su sector territorial y a algunos de los organismos de distribución popular de alimentos. También ello era producto del cambio de orientación que había adoptado la dirección del PC y del propio Gobierno respecto a los Cordones.

Una evaluación cuantitativa puede traer una sobrevaloración de la fuerza existente en los organismos de Poder Popular. Teniendo eso presente, puede ser indicativo señalar que para las semanas previas a la elección de Marzo del 73 existían 80 Almacenes del Pueblo en Santiago, habiendo sido creados de salidas de la crisis de Octubre del 72. Adicionalmente existían al menos un par de centenares de grupos organizados a tal efecto en las poblaciones y que aún no lograban canales de apoyo.

En tanto los Cordones se agostaban en su desarrollo o permanecían a la expectativa y atentos a la posibilidad de una mejor relación con las estructuras partidarias, éstas canalizaron sus esfuerzos a la arena electoral. Los Partidos de la UP y los organismos de Abastecimiento con apoyo estatal se fortalecieron, pero sólo estos últimos buscaron estrechar lazos con los Cordones.

La izquierda ganó una importante lucha electoral en Marzo del 73 al impedir que la Alianza DC - PN (CODE) consiguiera los votos que requería para remover legalmente a Allende; pero no fortaleció, estableció y mejoró sus áreas de encuentro con los Cordones, el fenómeno social que había permitido la supervivencia del Gobierno en la crisis.

A fines del 72 se creó un Comando Provincial de Abastecimiento Directo de Santiago—que aglutinaba 12 Comandos Comunales—y una Dirección Nacional de Abastecimiento las cuales, con un trabajo conjunto, lograron que una de cada seis familias en Santiago fuera beneficiada por el sistema de Abastecimiento Directo.

Las distribuidoras estatales llegaron a controlar un 30 % de la distribución de productos y las JAPs, Almacenes del Pueblo y la Distribución Directa siguieron expandiéndose hasta mediados del año 73. Sin embargo, excepto en el Cordón Vicuña Mackenna en que se mantuvo bajo intervención el Supermercado Loncoleche, los comercios y redes de distribución controlados

por la población y las orgánicas que se habían dado los sectores populares y de clase media durante el Paro de Octubre, habían sido devueltos.

El movimiento de Pobladores que se inició en torno al tema de la vivienda y la toma de terrenos, había venido trasladando progresivamente su accionar a los problemas de Abastecimiento. Movilizaban a un entorno de 200 mil personas pero, con la excepción del segmento de pobladores influidos por el MIR, el MAPU y la IC, ese movimiento social no tenía articulación excepto – en algunas poblaciones—aquella dada por un Comando sin estructura.

La población mantuvo su impulso llevada por la Campaña electoral pero su fuerza fundamental, Los Cordones, habían sido afectada por la resolución de la crisis.

La coordinación, a partir de esa época, entre las diversas formas de Poder Popular fue laxa y/o escasa, predominando los nexos partidarios. La creación de un Comando Regional de Cordones en Santiago es posterior al levantamiento de los tanques del Regimiento Tacna en Julio de 1973 e indica su atraso en programa y organización respecto a la crisis política.

2.- ¿Cuándo y por qué el triunfo fascista se hizo inevitable?

Amplios segmentos de la izquierda chilena tienden a reproducir un enfoque que es característico del pensamiento Hegeliano. La Historia no es para ella una sucesión de eventos respecto a los cuales es necesario percibir su singularidad, fuera de toda finalidad monótona o ineluctable, sino que pasa a ser un destino irrevocable, el despliegue metahistórico de una inevitable conclusión pergueñada en el origen del proceso. Así, se acentúa la cualificación de reformista del Programa de la UP o del Presidente Allende, sin considerar el horizonte de eventos no siempre con resultado predecible con anterioridad. El Golpe llega a ser así, simplemente, un resultado predecible desde el inicio del proceso.

Otra versión de ese enfoque es que el Golpe no sería resultado de la confrontación de las fuerzas sociales desplegadas y lanzadas a un juego precipitante y de definiciones, sino producto del último discurso de Altamirano, de la toma de fundos realizadas por el MIR y el segmento de “ultra-izquierda” del MAPU o del PS, etc.

En esos enfoques se oculta una idolatría del hecho mismo del Golpe militar, que abandona su carácter histórico y las contradicciones sociales, incluyendo las internas al propio Ejercito, para constituirse en un elemento supra histórico que oculta—por quienes emiten esos juicios—una aprobación del poder social como algo externo y que flota por sobre la lucha de clases y que la cancela.

El desarrollo de confrontaciones de fuerzas sociales que condujo al golpe fue construido pieza por pieza, etapa por etapa, sin desmerecer el peso de los actos de reformismo y oportunismo, de los sectores que buscaron consolidar prematuramente una situación de crisis que debía resolverse en el plano político y del poder, así como los actos de voluntarismo y aventurerismo que también se hacen presentes en toda crisis de la estructura de acumulación y de las relaciones sociales.

A la idea que el golpe era inevitable e inmanente desde el origen de un proceso hay que oponerle la idea de que las luchas de clase, cuando llegan a un nivel de maduración y enfrentamiento, conducen a una discontinuidad en el dominio y en la forma de dominación de clase. Es, en la valoración de respuestas y sus intensidades, en las debilidades sociales, de grupo y de los líderes; es en la apreciación de la comprensión y conciencia de los hechos por distintos grupos, y en las diversas fases de una confrontación social, en la semiconciencia de clase y en la ira, el resentimiento y el miedo que surgen en los agrupamientos, donde puede estimarse la inevitabilidad del golpe y el desarrollo que se produjo o pudo realizarse. Después de todo no es solo el pasado lo que nos interesa sino qué lecciones sacamos para el futuro.

De un personaje caricaturizado como un demócrata burgués, como un martir de la ley y la Constitución y no de su pueblo, un lider deformado casi hasta la exageración como una suerte de estampita santificada del pacifismo, como es Salvador Allende, su amigo y Ministro Pedro

Vuskovic nos relató a un grupo de jovenes y militantes del PS en el exilio en Venezuela la siguiente anécdota:

Ella se refiere a los momentos previos al Discurso de Allende cuando, a la derrota del llamado Tanquetazo en Julio de 1973, la multitud se reune furiosa y expectante, fragorosa y beligerante, por centenares de miles en torno al Palacio de la Moneda, exigiendo una respuesta inmediata, drástica y contundente en contra del golpismo y el fascismo. Es un pueblo que está pidiendo a su líder definiciones en una coyuntura de vida o muerte.

Pedro Vuskovic nos relata que, en tanto la multitud enardecida reclama su presencia y aumenta minuto a minuto su número, Allende se pasea nervioso en esa sala, sin atender a los diversos grupos allí, como a la espera de algo que no llega.

Se acerca varias veces al grupo en que varios Ministros están reunidos y les pregunta ¿Hay novedades?. Respuesta: Nada compañero Presidente.

Vuelve a caminar acercándose al grupo de militares que también están allí esperando, pero sin detenerse con ellos. Al rato vuelve ¿Hay novedades?. Respuesta: No compañero Presidente. Después de un larguísimo rato, en que la multitud ruge su malestar y exigencia, Allende en un último acercamiento al grupo donde está Pedro Vusckovic, les dice airado ¿es que ninguno de esos grupos de la izquierda con armas fue capaz siquiera de darle una bofetada a El Mercurio?. La respuesta es: No, compañero Presidente, no se sabe de ninguno.

Allende toma finalmente una decisión y saliendo al balcón de la Moneda que mira hacia la Alameda, en donde le espera la multitud y las antenas de radio y TV empieza su discurso con una frase como la siguiente: Compañeros y compañeras, nuestro proceso e institucionalidad democrática han sido protegidos y salvados, hoy en las calles de Santiago, gracias al noble comportamiento de la Fuerzas Armadas y de estos dos Generales, que llamo a que vengan a acompañarme: el General Carlos Prats y el General Augusto Pinochet.

3.- El carácter de la definición por venir.

En el equilibrio de fuerzas a Noviembre de 1972, los procesos de constitución de un Gobierno con las Fuerzas Armadas y la CUT, así como la presión para la devolución de fábricas fueron decisiones con serias derivaciones pues iniciaron un repliegue de la clase trabajadora. Pese a ello la fuerza política acumulada por décadas de luchas sociales y políticas de la izquierda y el pueblo chileno le permitió aún aprovechar la coyuntura electoral de Marzo de 1973, --la UP obtiene un 44,8 % de apoyo electoral logrando aumentar más de un 10 % su votación en relación a las elecciones parlamentarias anteriores--, manteniendo un delicado status de equilibrio de fuerzas que se rompe definitivamente en los meses de Mayo y Junio por dos eventos con graves consecuencias políticas.

El primero es la promulgación y aplicación, de la Ley de Control de Armas, aprobada en el Congreso durante el Paro de Octubre con votos de la UP, que convenció a los trabajadores y al pueblo que una concepción derrotista se había impuesto definitivamente en el liderazgo de la izquierda. La segunda fue la persecusión y tortura a los marineros Constitucionalistas, que continuó en los Juicios a altos líderes de la izquierda radical, que indicó al interior de las Fuerzas Armadas que el sector democrático en su interior y en el Gobierno no los iba a proteger en sus esfuerzos por detener la ofensiva fascista.

El intento de golpe del Coronel Souper el 29 de Junio del 73 –el denominado tanquetazo—pasó a ser así, simplemente, un llamado de atención a los cuadros superiores de las Fuerzas Armadas de que la situación estaba madura y que el Golpe o lo iniciaban ellos o sería realizado por otros niveles de la estructura militar. El cobarde asesinato del periodista, que con su cámara tomó nota para la posteridad de ese acto fascista, hizo patente la violencia que estaba por desatarse sobre la población civil desarmada.

 Ya a esa altura, los esfuerzos tácticos que hiciera Allende o las palabras que emitiera Carlos Altamirano, las llamadas y compromisos con la DC o la llamada a plebiscito eran inútiles. El

marco social de fuerzas y las líneas alternativas de eventos, factores de azar e iniciativas de la voluntad resistente estaban condenados al fracaso. En ese período ya el golpe era ineluctable.

Los intentos políticos por acercarse al trabajo de base por parte de la izquierda radical o reformista, por llamar a un Congreso extraordinario en el PS, coordinar los Comandos Regionales de Cordones y Consejos Campesinos, la eventual traída de explosivos de zonas mineras, las maniobras de represión interna o en la calle, ya estaban fuera de plazo.

A esa altura de la confrontación social uno de los dirigentes obreros de las industrias del Cordón Vicuña Mackenna, durante una reunión del Comando del Cordón, abrió la reunión diciendo: “No pasarán muchos días antes de que la mayoría de nosotros esté muerta, por la actual correlación de fuerzas y la inevitable represión militar que se avecina. Debemos concentrarnos en designar quienes pueden coordinar a los restos de organización que quedará después del golpe, y de recomendar también quienes serán sus sucesores, pues ellos tampoco sobrevivirán muchos meses”. Ese dirigente se llamaba Oscar Mendoza y pertenecía a la Federación del Cuero y Calzado, había llegado a militar en el PS después de aprender de eventos de la lucha social en el gremio de Panificadores en Valparaiso y haber pertenecido a los anarquistas y a la IWW. Su palabras fueron infortunadamente proféticas, pero permitieron a algunos sobrevivir para transmitir esa experiencia.

Una derrota social y política antecedió a la derrota militar y el derrumbe institucional del 11 de Septiembre de 1973. Su marco otorga el carácter y apariencia de ineluctable al Golpe de las Fuerzas Armadas, fascistizadas en sus mandos altos y medios, por un proceso que anuló y aisló en su interior al sector democrático. La expresión de ese fenómeno era ya evidente en Julio en la agresión al propio Comandante en Jefe del Ejercito, Carlos Prats por mujeres de sus subordinados, agolpadas a la puerta de su casa habitación.

El golpe no podía ser detenido, a esa altura de los acontecimientos, por maniobras políticas y su virulencia no se iba a detener en las oficinas de Salvador Allende ni en el centro de Santiago pues el sector social que había visto amenazada su hegemonía exigía cobrar con sangre el susto de perder sus prebendas, vivido en esos 1000 días.

La ola unitaria de la clase dominante y su voluntad y capacidad de imponer su dictadura arrastró finalmente al alto mando, que había vacilado durante el proceso como producto de las correlaciones de fuerza, con la noble excepción de dos o tres generales leales a Prat.

El mismo dia del golpe grupos de la Escuela de Suboficiales de Carabineros, último segmento leal a la Constitución y a la democracia, en lucha para cobrar cara su vida ante los golpistas, pasó por los costados del Cordón Vicuña Mackenna sin intentar relacionarse con los obreros ubicados allí en espera de armas y dirección de combate.

IV.- CONCLUSIONES

La luz otorgada a los Cordones Industriales en este drama histórico no significa que otros actores sociales tales como los campesinos y trabajadores rurales, los estudiantes e intelectuales, los pobladores y tantos humildes hijos de este pueblo no fuesen importantes como protagonistas. Los Cordones Industriales fueron en Chile epicentro de un fenómeno mayor, ubicado más allá incluso del Poder Popular y del proyecto UP, y el privilegio de haber vivido ese período precisamente en aquellas fábricas permite una perpectiva y análisis de relaciones que consideramos un deber rescatar.

El proceso chileno muestra que en períodos históricos en que las clases sociales fundamentales de la sociedad capitalista se enfrentan de forma irreconciliable, ellas buscan establecer un arco de alianzas que les permita realizar las tareas de reordenamiento que tal situación requiere.

En el caso del proceso de la Unidad Popular el alineamiento de clases fue estimulado, canalizado y favorecido por la presencia de dos partidos con fuerte enraizamiento en el mundo laboral y en la clase obrera que desataron una situación de inestabilidad al dominio y hegemonía social imperante.

Esos Partidos no fueron capaces, por diversas razones no analizadas en este documento, de formular una estrategia conjunta más allá de la victoria electoral y de su presencia, y de la coalición tras ellos, en el aparato de Gobierno. Su incomprensión de la crisis global de los años 70 y de la inserción particular de Chile en su interior estuvo entre los factores determinantes.

El accionar de esas organizaciones políticas, y las respuestas del núcleo central del propio movimiento obrero y poblacional, impulsaron la creación de respuestas a la crisis que cristalizaron en el Poder Popular y los Cordones Industriales, entre otros organismos de participación directa.

Ambos fenómenos no surgieron en forma espontánea, pero tampoco se desarrollaron como expresiones políticas de la UP. Fueron fenómenos sociales inherentes a la búsqueda de respuestas estructurales por parte de la población y de la clase obrera en crisis sociales profundas que afectan la reproducción social de sus vidas.

Esa confrontación entre clases no llegó a la maduración de una situación en que estuviera en cuestión el monopolio del poder y la violencia por parte de las Fuerzas Armadas, aunque hubo oportunidades en que esa pudo ser su evolución. En este sentido es erróneo hablar de que hubiera una dualidad de poderes, en algún momento del proceso UP. Ese poder siempre estuvo bajo la custodia institucional de las FFAA que asumió finalmente la tarea de reestablecer la hegemonía social en donde ella había sido puesta en cuestión, y sentar los fundamentos, en base a la represión y la concentración del poder, para una nueva fase del ciclo global y secular de acumulación de capital, del cual Chile fue uno de sus primeros escenarios. La fase de globalización financiera.

Las formas singulares de desarrollo de la crisis llevaron a las diversas instituciones al límite y ellas debieron mostrar su carácter y por ende a obligar a los diversos individuos y líderes a hacer evidentes sus valores morales e institucionales y sus compromisos sociales y políticos.

La incapacidad de las clases dominantes al inicio de la crisis social y política para ejercer una represión plena, dado el acceso a la Presidencia de un líder y de una coalición como la de Allende y la UP, las obligaron a una estrategia de desgaste y de dispersión de la fuerza proletaria y de las esperanzas que pudiesen abrigar otros segmentos y capas intermedias en su liderazgo político y proyecto social.

La ausencia de una dirección revolucionaria y de una estrategia “consejista” previas al proceso, como causa de su fracaso es tautológica. Los problemas de organización y hegemonía se resuelven en relación a los problemas tal como ellos se presentan en la lucha de clases y no como diga un manual.

El golpe militar y los eventos, en sus diversos momentos del proceso UP, no fueron inevitables en su origen, ni son una resultante. Las luchas de clases que en ese período se dieron, y otros acontecimientos históricos convergieron en ellos, materializándolos.

Hubo un desarrollo específico de relaciones de fuerzas, llevadas al paroxismo en su deseo de abrir paso a sus intereses de clase y de grupo. Un potencial en marcha, una posibilidad con causa y estructura, confrontando a una fuerza atrincherada en su dominio.

Las causas y razones de la crisis eran tanto de orden objetivo como derivadas de las motivaciones de quienes vivían esas luchas. Los imperativos ideológicos de los partidos o de los militantes pueden explicar la historia para sí mismos, pero no para sus actores directos, los trabajadores y el pueblo chileno.

El surgimiento del Poder Popular y los Cordones industriales, en un momento de crisis como la expresada y desatada por el proceso UP, en los años 70 período de trance y recomposición del capitalismo planetario, conmovió las estructuras y superestructuras de la sociedad chilena y removió el fango acumulado sobre el sistema de valores que ésta decía tener, la democracia, la libre información, la seguridad, la justicia, el respeto a la vida misma.

Esos mitos e ilusiones de su historia, con su carácter ambiguo, complejo y polisemántico, se mostraron envejecidos e inconsistentes para la tarea que la clase hegemónica asumió para conservar su dominio y propiedades. Ellos han buscado olvidar y hacer olvidar ese pasado, en una tarea de ocultamiento histórico en que han sido cómplices otros actores de ese drama. Sin embargo la búsqueda de otra forma de vivir, y del derecho a disfrutar de la existencia y la cotidianeidad, siguen presentes en nuestro pueblo.

 

 

 

17/08/2011 21:45. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Yo viví en la casa de Allende

 Tito Tricot

 Yo viví en la casa de Allende, aunque nadie me crea. Allí en Aldunate, a los pies del cerro y a pasos de la Plaza Victoria que, sin querer, albergaba trofeos de una guerra lejana entre pueblos hermanos. Y dormí en la pieza de Allende, aunque nadie me crea. Allí, al fondo a la derecha, en el corazón de Valparaíso, arropado cada noche por el sempiterno viento porteño y el cántico de gaviotas de plata. Yo estudie en el liceo de Allende, aunque nadie me crea. Allí, en la calle Colón, que se moría de angustia apenas se asomaba el alba en medio de la melancolía de las animitas milagrosas. Eran tiempos antiguos, de aroma a brea y adobe,  que nadie parece recordar y muchos quieren olvidar. Claro, porque se estudiaba gratis en el colegio y en la universidad, en la mañana, en las tardes e incluso en las noches. Tiempos antiguos, entre el cerro y el mar de un puerto que oteaba orgulloso el horizonte sin imaginarse que una invernal madrugada de septiembre se estremecerían inapelablemente la casa, la pieza y el liceo de Allende. Y la sonrisa de aquel hombre a quien le acribillaron sin asco el sueño de un país sin pobres, porque los ricos matan cuando tienen que matar, como lo han hecho desde siempre en la historia de Chile. Porque los ricos generan la pobreza, pero no soportan el olor a pobre, que es el hedor del hambre, la miseria, el frío. Por eso mismo es que el doctor Ramón Allende, abuelo de Salvador, atendía gratis y regalaba remedios, alimentos y ropa a los marginados de siempre. Pero, además, fundó en Valparaíso la Escuela Blas Cuevas, la primera de carácter laico en el país, en los faldeos del cerro Cordillera. Eran tiempos antiguos, donde la ocredad del crepúsculo porteño iluminaba los paseos en la costanera de niños y niñas que estudiaban gratis y con los mejores profesores, cuando nadie pensaba en el lucro, sino que en el derecho de todos a una educación pública de calidad. Aunque nadie me crea. Por lo mismo es que el gobierno de la Unidad Popular consideraba a la educación como fundamental para el desarrollo del país y en su programa explícitamente proclamaba “el derecho de todo el pueblo a la educación y la cultura, con pleno respeto de todas las ideas”. Difícil de creer que haya sido hace apenas treinta años, meros cinco minutos históricos, que un presidente socialista abogara por el derecho a la educación, mientras hoy, otra presidente socialista se alíe con la derecha para realizar modificaciones a la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza para que, al final, todo siga igual. Claro, porque la nueva Ley General de Educación, si bien es cierto incorpora algunos criterios e instrumentos fiscalizadores de la participación de privados en el sistema educacional de los chilenos, no cambia la esencia del sistema que se orienta por la consecución del lucro. Y, no seamos ilusos, ello no es compatible con una educación gratis y de calidad para los sectores sociales marginados del Chile neoliberal. Esto lo tenía muy claro Salvador Allende y, en consecuencia, en el programa de gobierno sostenía claramente que “a  los dueños del capital les interesa ganar siempre más dinero y no satisfacer las necesidades del pueblo chileno…el grupo de empresarios que controla la economía, la prensa y otros medios de comunicación; el sistema público, y que amenaza al Estado cuando éste insinúa intervenir o se niega a favorecerlos, les cuesta muy caro a todos los chilenos”.

Democracia a la fuerza

Y le costó un golpe de Estado y una democracia a la fuerza que actúa sin vergüenza para proteger los intereses empresariales recurriendo  a la violencia policial para reprimir a estudiantes, mapuche, profesores y a toda manifestación social. Abisal diferencia con Salvador Allende quien puntualizaba en su programa que “la policía debe ser reorganizada a fin de que no pueda volver a emplearse como organismo de represión contra el pueblo y cumpla, en cambio, con el objeto de defender a la población de las acciones antisociales. Se humanizará el procedimiento policial de manera de garantizar efectivamente el pleno respeto a la dignidad y a la integridad física del ser humano”. Los centenares de estudiantes secundarios y universitarios golpeados, detenidos y humillados por carabineros son fidedigno testimonio de que la única reorganización de la policía ha sido con el fin de perfeccionar sus técnicas represivas: más motos todo terreno, mejores chalecos antibalas, mejores cascos, más gases, más terror, más programas en la televisión enalteciendo su labor y estigmatizando a poblaciones y sectores sociales cuyo único crimen es ser pobres y marginados del mismo sistema que protege la policía. Como premio por su violenta obsecuencia, el gobierno unge al fallecido general Bernales como santo de la corte de los ricos. Pero, jamás tendrá animitas en las poblaciones, ni en las escuelas públicas ni en las universidades, ni menos aún en las comunidades mapuche que conocen de la falsa santidad del general que instaló el terror en el sur. Es la democracia a la fuerza que no admite críticas ni expresiones de dignidad, menos de un pueblo antiguo que brega por seguir siendo antiguo y, por lo mismo, envían centenares de carabineros a ocupar territorio mapuche.

¡Qué diferencia con Allende que instaló sus ministerios en la provincia de Cautin para acelerar la  implementación de la reforma agraria y entregar tierra a campesinos y mapuche. Los mapuche recuperaron 154 mil hectáreas usurpadas. Pero todo ello nos costó un golpe de Estado y una democracia a la fuerza que parecen ser demasiado similares en algunos aspectos como para hablar sólo de simples coincidencias. Lo que sí es mera coincidencia es que yo viví en la casa de Allende, aunque nadie me crea. Y dormí en la pieza de Allende, aunque nadie me crea. Y estudié en el liceo de Allende, aunque nadie me crea. Sin embargo, aquella alegría de porteño de corazón se me nubla de una feroz ira cuando pienso en su frente orlada de un río de buganvillas el día de su muerte cuando, la verdad, merecía un pueblo en las calles defendiendo el derecho a ser libres. Como lo hizo el pueblo chileno durante la dictadura y como muchos lo hacen hoy: en las calles, en la palabra, en la denuncia, en la memoria, en el movimiento sísmico que, algún día, extenderá su teluridad hasta esbozar la sonrisa de Allende encaramado en un cerro de Valparaíso. Aunque nadie me crea.

 

 Tito Tricot

Sociólogo

Director

Centro de Estudios Interculturales ILWEN

Chile

Junio 2008

 

 

 

26/07/2011 18:28. Publicado por: Tito Tricot #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

La investigación que obligó a exhumar el cuerpo del ex Presidente

20110525024222-ataud-de-allende.jpg

 Los fantasmas que rondan la muerte de Salvador Allende

Por: Cristóbal Peña

Publicado: ciperchile

Además de corroborar su identidad, la exhumación de los restos del ex Presidente pretende establecer una verdad histórica. Ya no sólo se sopesa la versión del doctor Patricio Guijón, sino también la de otros médicos y policías que refrendan el hecho. A esto se suma el reciente hallazgo de una copia del expediente original de la Fiscalía Militar, que incluye una declaración del ex ministro José Tohá recogida desde el Hospital Militar y un inventario de los bienes encontrados en el Salón Independencia. Desde la espada de O’Higgins al fusil AK-47 con el que Allende se habría quitado la vida.

A comienzos de este año, cuando el ministro Mario Carroza se hizo cargo de la investigación por la muerte de Salvador Allende, una de sus primeras diligencias fue pedir el expediente con que la justicia castrense determinó en 1974 que el ex Presidente se había suicidado. La Fiscalía Militar negó tener el original. Carroza siguió entonces la pista de un antiguo aviso publicado en internet que ofrecía el expediente por dos millones de pesos. El oferente resultó ser el propietario de una empresa de demoliciones que aseguró haberlo encontrado mientras echaba abajo la casa de un ex relator de la justicia militar.

Una semana después de que esa copia le fuera embargada al empresario de demoliciones, el fiscal militar que investigó el hecho, Joaquín Earlbaum, apareció en el despacho del ministro Carroza con otra copia. El expediente original, sin embargo, aún está extraviado.

Además del informe de autopsia y de la pericia balística que ya se conocían, el expediente incluye elementos que pueden dar luces sobre la verdad histórica más controversial del siglo XX. Entre ellos, un tercer informe de 1973 titulado “Relación de especies encontradas por personal militar en lugar del suicidio”. El documento que firma el coronel Julio Polloni Pérez, director interino de Inteligencia del Ejército, da cuenta de piezas históricas.

En ese inventario se enumarn bienes como la espada de O’Higgins, el fusil AK-47 regalado por Fidel Castro con el que Allende se habría matado, sus anteojos Mustang, su reloj Jaegger LeCoultre y las dos vainillas de las balas que perforaron su cabeza (ver lista completa). La mayoría de esos objetos se encuentran extraviados y el juez Carroza ofició al Ejército, que debía custodiarlos, preguntando por ellos.

El expediente contiene también las primeras declaraciones recogidas entre 1973 y 1974. Una de ellas es la del ex ministro de Defensa José Tohá, a quien se tomó testimonio mientras permanecía detenido en el Hospital Militar, lugar donde moriría poco después. Contiene también la primera declaración judicial del doctor Patricio Guijón, que reafirmará la tesis del suicidio que permanece hasta hoy.

Testigo accidental

Patricio Guijón era el menos político de los médicos personales de Salvador Allende. También el más distraído e ingenuo. Integró el equipo de médicos de la Presidencia por recomendación de su colega y amigo Arturo Jirón, ex ministro de Salud de la Unidad Popular. Fue el único de ese equipo que no salió al exilio tras el golpe de Estado. Siguió viviendo en su casa en Vitacura como cualquier hijo de vecino. En adelante, quien quisiera dar con su paradero no debía más que consultar la guía telefónica.

Esa jornada de martes 11 de septiembre de 1973, cuando se reunió junto al resto de sus colegas en La Moneda, hizo y dijo cosas dignas de ser destacadas. Lo primero fue permanecer en funciones, aun cuando el Presidente dejó en libertad de acción a sus colaboradores ante la proximidad del ataque aéreo. Lo segundo fue comentar, en medio del bombardeo de los Hawker Hunters, que muy de seguro “esas bombas deben ser chilenas, porque aún estamos vivos”. Así al menos lo recordó treinta años después en una entrevista con El Mercurio. Lo tercero ya es histórico.

Tras el bombardeo aéreo y con La Moneda en llamas, una vez que Allende ordenó a sus colaboradores que se entregaran a las fuerzas golpistas, el doctor Guijón recordará que cuando comenzaba a salir hizo algo “realmente absurdo”: volvió sobre sus pasos en búsqueda de una máscara de gas como recuerdo a su hijo mayor. Según su relato, estaba en eso cuando abrió las puertas del salón Independencia, donde se había encerrado Allende, y lo vio en los instantes precisos: sentado en un sillón, de espaldas a la pared, el Presidente sostenía un fusil cuyo caño presionaba su barbilla, un disparo seco, parte del cráneo y los sesos volaron por los aires.

Con menos detalles, su testimonio transmitido por la televisión pública en septiembre de 1973 acalló dudas y a la vez despertó sospechas de quienes no creyeron en la versión del suicidio, incluida la propia familia del ex Presidente. El hecho es que desde entonces el cirujano Patricio Guijón quedó convertido en el testigo de la muerte de Salvador Allende. Testigo accidental, que parece haber estado en un lugar y un tiempo equivocados.

Empeñado en establecer una verdad judicial de los hechos, que a la larga será histórica, el ministro Carroza ha tomado declaración a una veintena de protagonistas que sobrevivieron al golpe y viven para contarlo. Protagonistas que sin poner en cuestión el fondo del relato del doctor Guijón, lo han situado en un lugar secundario, denotado imprecisiones, si es que no hechos contradictorios.

Guijón no fue ni por lejos el único que vio a Allende muerto inmediatamente después de que uno o dos disparos secos se escucharon tras la puerta del salón Independencia. Tampoco el único que dice haber presenciado el momento exacto en que aparentemente se disparó. De cualquier modo la verdad judicial no está confiada únicamente a testimonios de sobrevivientes del asalto a La Moneda. La reciente exhumación de los restos de Salvador Allende persigue, además de corroborar la identidad de esos restos, probar la trayectoria que habría seguido el o los impactos de bala que provocaron su muerte. Esto último ante un reciente informe del Servicio Médico Legal (SML) que detectó discordancias entre los impactos encontrados en el lugar de los hechos y la trayectoria del disparo descrito en la autopsia realizada en septiembre de 1973 por encargo del fiscal Earlbaum.

Disparos secos

Aunque en La Moneda había casi cincuenta personas, unas pocas asistieron el momento en que el Presidente Allende se despidió de sus colaboradores más cercanos y se encerró en el salón Independencia. Menos aún son las que sobreviven para contarlo. Una de ellas es el ex detective de la Policía de Investigaciones Gustavo Basaure Barrera.

Miembro de la escolta permanente que Investigaciones dispuso para la custodia del mandatario, Basaure fue uno de los 17 policías que ese 11 de septiembre permanecieron leales junto a Allende en La Moneda. Resistieron el asalto en condiciones muy desventajosas, en un gesto más testimonial que efectivo, y cerca de las dos de la tarde su superior directo les informó que el Presidente había dispuesto que salieran en fila india por la puerta de Morandé 80. No había muchas posibilidades. La Moneda ardía en llamas, el ambiente era irrespirable y la mayor parte del grupo se había reunido en ese sector. Entonces Basaure, que permanecía sentado en un corredor del segundo piso del palacio junto a su compañero Pedro Valverde, presenció cuando Allende terminaba de despedirse y cerraba por dentro la puerta del salón Independencia diciendo que tomaría un par de minutos para meditar.

El policía estaba a unos pocos metros de esa puerta, tres o cuatro, y desde ese lugar escuchó “dos disparos secos, sin estampida”, provenientes del salón. Mientras se incorporaba junto a su compañero, tres o cuatro hombres llegaban corriendo desde el ala sur del pasillo y abrían la puerta del salón. Uno de ellos salió gritando que el Presidente se había matado.

-Yo no entré al salón, pero como la puerta quedó entreabierta me asomé a mirar: aunque estaba casi a oscuras, sin luz, vi que el Presidente estaba tendido en un sillón y tenía una herida en el cuello, aunque no parecía tener sangre. Encima tenía un fusil –dice Gustavo Basaure desde su casa en La Florida.

Pedro Valverde Quiñones, el compañero de Basaure, presenció la escena con mayor detención pero no vive para relatarla. Una posición tanto o más privilegiada tuvo el también fallecido policía David Garrido Gajardo. En 1987, en una crónica de la revista Análisis sobre la muerte de Allende firmada por Mónica González, María Olivia Monckeberg y Patricia Verdugo, el ya ex policía Garrido recordó la escena en los siguientes términos:

“Estábamos al fondo del pasillo, casi frente al living privado del Presidente, cuando lo vi acercarse con Enrique Huerta, el doctor Patricio Guijón y otras personas, las que quedaron en la puerta cuando él entró. Entonces escuché la voz del Presidente que dijo fuerte: ‘Allende no se rinde’, y de inmediato, dos o tres balazos. El médico dijo: ‘El doctor se mató’, entró en el despacho y, desde mi posición, vi al Presidente sentado, con la cabeza hacia atrás y el casco botado. Había sangre en el muro”.

En esos minutos Basaure no recuerda haber visto al doctor Guijón rondando en el pasillo del segundo piso, paralelo a calle Morandé. Es más: como muchos ex policías presentes ese día en La Moneda, pone en duda que el médico haya regresado motivado por el rescate de una máscara antigás.

–No resiste ninguna lógica –dice el policía, recordando el temor que cundía a esas horas ante el acecho de los militares y la incertidumbre de no saber lo que les esperaría afuera. – En esas circunstancias, ¿a quién se le iba a ocurrir volver a buscar un souvenir?

El primero de la fila

Cuando se escucharon los disparos en el salón Independencia, los primeros leales que resistieron junto a Allende habían alcanzado la calle. Contrario a las órdenes del Presidente, la fila no era encabezada por su secretaria Miria Contreras, la Payita, sino por el policía Eduardo Ellis Belmar. De bigotes espesos y contextura gruesa, apenas abrió la puerta y puso un pie en la calle un soldado lo abrazó por la espalda y lo usó de escudo para protegerse de disparos provenientes del Ministerio de Obras Públicas. Inmediatamente después salió la Payita.

Ya cuando estaba tendido en la acera de Morandé junto a otros detenidos, escuchó la noticia de uno de sus compañeros que se encontraba en su misma posición: el Presidente se había quitado la vida.

Desde La Reina, donde vive, el ex detective Ellis sostiene que ningún militar alcanzó a ingresar a La Moneda desde la puerta de Morandé antes de que Allende se quitara la vida.

-Cuando yo recibí la noticia, los militares aún no habían entrado a La Moneda. Esperaron a que bajaran todos por la escalera que conectaba el pasillo del segundo piso con la puerta de Morandé –dice.

La misma certeza tiene el jefe de la guardia presidencial de Investigaciones, Juan Seoane Miranda, quien dejó La Moneda una vez que se enteró de la muerte de Allende. Recuerda que el dramatismo fue agudizado por el intento del subsecretario general de Gobierno, Arsenio Poupin, de quitarse la vida con una pistola. Alguien logró arrebatársela. Enrique Huerta, el intendente de Palacio, gritó un viva a favor del fallecido Presidente. Recién nada más se había despedido de él. Poupin y Huerta fueron de los últimos en verlo con vida y los primeros testigos de su muerte. Los dos se entregarían y más tarde serían torturados y hechos desaparecer.

Seoane no pone en duda que Allende se quitó la vida:

-Doy fe de que los soldados no habían entrado todavía. Estábamos únicamente nosotros.

Las versiones de los ex policías son coincidentes. La mayoría de ellos son amigos y suelen reunirse habitualmente. La última vez lo hicieron antes de ser citados a declarar ante el juez Carroza. La única versión discordante es la de Carlos San Martín. Según uno de sus antiguos compañeros, en su reciente declaración judicial dio indicios de la presencia de militares al momento de ocurrida la muerte de Allende. Pese a haber permanecido voluntariamente en La Moneda, San Martín no siente afinidad por la izquierda. Más bien lo opuesto.

Instante fatal

En septiembre de 1984, cuando su versión aún era resistida por la izquierda chilena, Patricio Guijón dio una entrevista a revista Cauce en la que evocó la escena que lo anclará permanentemente al pasado.

Dirá que entró al salón y le tomó al pulso al Presidente, constatando su muerte. Otro absurdo: el cráneo del Presidente estaba abierto y destrozado. La masa encefálica a la vista. Luego, en un acto instintivo, tomó el fusil AK-47 que estaba sobre el cuerpo del Presidente y lo dejó a un lado.

En esos diez a quince minutos que permaneció en el salón hasta la llegada de los militares, Guijón no recuerda haber visto ni escuchado a nadie más. Sin embargo, son varios los testigos que dicen haber visto el cadáver de Allende.

Uno de sus colegas, José Quiroga Fuentealba, testificó hace unas semanas ante el juez Carroza haber presenciado desde el dintel de la puerta del salón Independencia el instante preciso en el que Allende se quitó la vida: “Se escuchan disparos, Huerta abre la puerta y veo la figura del Presidente sentado que empieza a desfallecer”.

Estas contradicciones, unidas a la interpretación de otros hechos y testimonios, no sólo han llevado a cuestionar la tesis del suicidio. Este año, el periodista chileno Camilo Taufic planteó que Allende intentó suicidarse con una pistola pero quedó malherido. La tarea habría sido completada por Enrique Huerta.

La sombra de Allende

Pasada las cinco de la tarde, cuando el cadáver del Presidente Allende fue sacado de La Moneda envuelto en un chamanto boliviano, un suboficial de Ejército entró en acción. Por instrucciones del general Javier Palacios, que dirigió la toma de La Moneda, el subteniente Manuel Vásquez Nanjarí tenía la orden de permanecer en todo momento al lado del cuerpo del Presidente. Ser su sombra, pasara lo que pasara. Por eso subió a la ambulancia que transportó el cuerpo hasta el Hospital Militar, y una vez allá, en el quirófano del Departamento de Otorrinolaringología, le hizo guardia hasta pasada la medianoche.

Horas antes, el almirante Patricio Carvajal había sido instruido por Augusto Pinochet para que un equipo de médicos legistas “certifiquen la causa de muerte del señor Allende con el objeto de evitar que más adelante se nos pueda imputar a las Fuerzas Armadas el haber sido las que provocaron su fallecimiento”.

Vásquez Nanjarí fue testigo del momento en que el cadáver de Allende, ya depositado en el quirófano del Hospital Militar, fue desnudado por completo para un peritaje fotográfico que luego quedó adjunto a la causa que siguió el fiscal militar Joaquín Earlbaum. Y a contar de las ocho de la noche, y por las siguientes cuatro a cinco horas, presenció el procedimiento de autopsia que los peritos médico legistas José Luis Vásquez y Tomás Tobar, apoyados por el perito auxiliar Mario Cornejo, realizaron al cadáver del Presidente. Testigos fueron también los cuatro jefes de sanidad de las Fuerzas Armadas y de Carabineros.

En el informe de autopsia N° 2449/73, que firmaron los peritos Vásquez y Tobar, se concluye que “la causa de la muerte es la herida a bala cérvico-bucocráneo-encefálica reciente, con salida de proyectil” y que “el disparo corresponde a los llamados ‘de corta distancia’ en medicina legal. El disparo ha podido ser hecho por la propia persona”.

Aunque la autopsia entrega detalles del examen interno al cadáver, en su reciente declaración a la policía el ex suboficial Vásquez Nanjarí desconoció que el cadáver haya sido sometido a cirugía. De cualquier modo, lo relevante de su testimonio es que resulta inédito y permitirá recrear con mayor precisión lo que ocurrió con el cadáver de Allende desde que fue encontrado por los militares hasta que fue depositado en una ataúd y conducido en avión hasta el cementerio Santa Inés de Viña del Mar, donde fue enterrado al día siguiente en presencia de Tencha Allende, el edecán naval Roberto Sánchez, unos pocos familiares y cinco sepultureros como únicos testigos.

En 2003, esos mismo cinco sepultureros que participarán de la exhumación de 1990 recordarán en un reportaje de la revista Siete+7 que a las pocas horas de ser enterrado en Viña del Mar el ataúd con los supuestos restos de Salvador Allende fue robado por un grupo de pobladores que abandonaron el féretro en plena carrera al ser sorprendidos por militares. “El féretro llegó de vuelta a la tumba en muy mal estado”, recordará uno de los sepultureros.

El mismo año de la primera exhumación, en un reportaje de revista Análisis, una pobladora llamada Ana Vergara que participó del robó del ataúd dirá que el hecho estuvo motivado por la necesidad de certificar que quien se encontraba dentro era efectivamente Salvador Allende. Aunque la cabeza estaba destrozada, Ana Vergara y otros pobladores no tuvieron dudas de que así era.

Informes contradictorios

La exhumación del lunes último persigue el mismo objetivo con métodos científicos. Certificado esto, el equipo liderado por el médico forense español Francisco Etxeberría se abocará a la tarea de contrastar las pericias originales con lo que evidencien los restos óseos.

Dos informes realizados en 1973 se conocen desde que el año 2000 fueron publicados en el libro La Conjura, de Mónica González: la autopsia y un peritaje balístico. Si bien ambos estudios debieran ser concordantes, el análisis realizado este año por el Servicio Médico Legal por encargo del ministro Carroza arrojó sorpresas.

La pericia balística fue realizada por funcionarios de Investigaciones que se constituyeron en La Moneda la tarde del 11 de septiembre. En sus conclusiones quedó consignado que “la muerte del señor Allende Gossens se produjo como consecuencia de una herida de bala que tiene su entrada en la región mentoniana y su salida en la región parietal izquierda. No se descarta la posibilidad que se trate de dos trayectorias correspondientes a dos disparos de rápida sucesión”.

Si bien ambos peritajes resultaron coherentes para el fiscal Earlbaum, quien en 1974 estableció que la causa de la muerte de Allende había sido el suicidio, el reciente estudio del Servicio Médico Legal acusó incoherencias entre los peritajes originales al advertir una “discordancia respecto a la trayectoria intracraneana del proyectil disparado”.

Tras la exhumación del cadáver, el equipo a cargo del examen tanatológico deberá resolver las discrepancias entre ambos estudios y contruibuir a cerrar un capítulo de la historia que se arrastra hace casi cuatro décadas.

Inventario de bienes

La siguiente es la lista de bienes encontrados en el Salón Independencia donde murió Salvador Allende. La mayoría se supone perdida.

  • -La espada de O’Higgins.
  • -Bastón estoque de 1903.
  • -Metralleta AK-47 con la inscripción “A Salvador Allende de su compañero de armas Fidel Castro”.
  • -Reloj Jaegger LeCoultre.
  • -Anteojos Mustang.
  • -Pañuelo azul con lunares rojos.
  • -Un telegrama despachada desde Rancagua por el intendente de O’Higgins.
  • -Una carta del 05/09/1973
  • -Papel con número de teléfono (484209).
  • -Un llavero marca Flood.
  • -Un casco modelo NA – iniciales JMF.
  • -Cinturón de cuero.
  • -Dos cargadores.
  • -Dos vainillas.
  • -Una bala.

 

 

26/07/2011 18:05. Publicado por: ciperchile #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Esta misma noche se van para Cuba

20110607023604-cl-cu.jpg

Lunes 6 de junio de 2011

Allende: “Este es un gobierno socialista, mierda, y no entregamos a ningún compañero”

 TRIBUNA POPULAR

En el año 1972, cuando arreciaba las presiones norteamericanas contra el Gobierno de la Unidad Popular en Chile y habiendo decidido ya su derrocamiento, el Presidente Allende se vio enfrentado a la entrega de un grupo de guerrillero argentino. Ante el análisis de la situación con sus colaboradores, el Presidente tomó la decisión, se puso de pié y dando un golpe de puño sobre la mesa dijo con voz clara y determinación. “Así serán las cosas, pero este es un gobierno socialista mierda y no entregamos a ningún compañero… esta misma noche se van para Cuba”.

A continuación el relato de los hechos realizado por el compañero chileno, Roberto Ávila, ante los acontecimiento que está enfrentando el gobierno del Presidente Chávez.

En medio de un mar de conspiraciones, las que llegaron a causar la muerte del general René Schneider jefe del ejército chileno, asumió Salvador Allende la presidencia de Chile el 4 de Noviembre de 1970. Los norteamericanos se habían propuesto su derrocamiento como tarea de Estado. Una de las posibilidades para agredir a Chile era utilizar a Argentina, entonces con dictadura militar. Las cuestiones limítrofes pendientes eran muchas y todos sabemos que Argentina tiene mayores dimensiones que Chile.

El presidente Allende se reunió con el general Agustín Lanusse y llegaron a acuerdos que diluyeron esta relación bilateral como foco desestabilizador para el gobierno de Chile.

El 15 de agosto de 1972 los 114 prisioneros políticos de la base naval Almirante Zar sita en la Patagonia argentina, casi todos ellos guerrilleros, se tomaron el penal. Por descoordinaciones sólo algunos alcanzaron a llegar a Trelew donde se hicieron de un avión de pasajeros y enfilaron rumbo a Puerto Montt en territorio chileno.

Entre los fugados venían: Roberto Santucho, jefe máximo del Ejercito Revolucionario del Pueblo (ERP), Fernando Vaca Narvaja y Roberto Quieto de la Conducción Nacional de Montoneros; Marcos Osatinsky de las FAR, Víctor Fernández Palmeiro una leyenda de la guerrilla argentina, Enrique Gorriarán Merlo y otros de la misma significación política.

De Puerto Montt llegaron a Santiago, la realidad jurídica era que habían entrado ilegalmente al país, venían armados y con un avión secuestrado. Esa era la legalidad formal, lo real era su condición de luchadores por la libertad de su patria.

Depusieron las armas y pasaron a la calidad de retenido en el cuartel central de la Policía Civil chilena, una suerte de huéspedes forzados. La petición de extradición se anunció de inmediato por el gobierno argentino, al que una revolución con tantos enemigos y que luchaba en solitario como la nuestra no podía desatender sin más. Argentina nos había dado hasta un préstamo para comprar trigo.

La derecha chilena tocó de inmediato las campanas del escándalo: “Chile el santuario de los extremistas latinoamericanos”, “se perjudica la relación con Argentina “, “se viola el estado de derecho”.

Una gran manifestación popular en los faldeos del Cerro Santa Lucía expresó la solidaridad revolucionaria de los chilenos con sus hermanos argentinos.

El 22 de Agosto 16 de los prisioneros políticos que no pudieron huir fueron fusilados en Trelew, un vil asesinato.

El presidente Allende se reunió con los abogados de los jóvenes argentinos en el Palacio de La Moneda y pidió a su ministro de Relaciones exteriores su opinión. La relación del ministro fue desoladora: todo el derecho en contra, el nacional y el internacional.

Sólo el presidente del Consejo de Defensa del Estado Eduardo Novoa Monreal dio argumentos a favor de la no entrega. Cada nuevo consultado acumulaba argumentos legales y políticos en Pro de la extradición. Los abogados de los fugados veían venir lo peor. Sorpresivamente el presidente de la República de Chile, el jefe de la Revolución chilena, se puso de pié y dando un golpe de puño sobre la mesa dijo con voz clara y determinación. “Así serán las cosas, pero este es un gobierno socialista mierda y no entregamos a ningún compañero… esta misma noche se van para Cuba”.

Esa noche un avión de cubana despegaba rumbo a La Habana con su libertario cargamento. Estábamos solos en el mundo, solo con la amistad leal de los herederos de Martí, hasta la URSS nos negaba ayuda, rodeados por mil peligros, pero no se conjugó jamás el verbo traicionar.

Revolucionarios venezolanos, ese era Salvador Allende, así actuaba la revolución chilena. Los errores son parte de la vida pero hay que corregirlos.

Publicado por ARGENPRESS en 14:57:00  

 

 

 

Etiquetas: , , ,

06/06/2011 22:38. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Muerte de Allende: Aparece supuesto documento perdido de Fiscalía Militar

20110601013343-allendeak47.jpg
Claudio Leiva Cortés  

Programa “Informe Especial” reveló datos inéditos de la justicia castrense que darían base al supuesto asesinato del ex Presidente. En contraste, la versión del suicidio es avalada por el reporte inicial de la Brigada de Homicidios y la autopsia realizada en el Hospital Militar.

La Nación

Lunes 30 de mayo de 2011

Foto: El ex Presidente Salvador Allende, en la histórica foto en que aparece manipulando el fusil Ak-47 que le regaló Fidel Castro y con el cual se suicidó, según la versión oficial.

El programa “Informe Especial” reveló un supuesto informe de la Fiscalía Militar sobre la muerte de Salvador Allende Gossens, fechado el mismo 11 de septiembre de 1973. Según el reportaje de TVN, es posible que el ex Mandatario no se hubiese suicidado.

“Informe Especial” sometió este documento al peritaje del especialista uruguayo Hugo Rodríguez, experto en el método de la “autopsia histórica”, quien concluyó que además de la herida con el fusil AK-47, hay otra que correspondería a un arma de menor calibre.

Hasta hoy, la versión oficial y aceptada por la familia del ex Presidente es que Allende se suicidó con el fusil que le regaló Fidel Castro. Pero las dudas surgen por las tres heridas de bala que peritos de la Policía de Investigaciones encontraron en el cráneo del ex Mandatario.

En el primer examen al cadáver que hicieron los detectives de la Brigada de Homicidios descubrieron tres heridas de bala: una en el mentón (entrada de proyectil), otra en el arco superior ciliar derecho y una tercera en el parietal izquierdo. Estas dos últimas, de salida de proyectil.

Según expertos, estas dos últimas heridas no pudieron ser provocadas por la misma arma. De acuerdo a otros especialistas, ese modelo de AK-47 no tiene la posibilidad del tiro a tiro, sino que sólo dispara en ráfaga. Por lo mismo, dice la familia, un peritaje al fusil es imprescindible.

¿DÓNDE ESTÁ EL FUSIL DE ALLENDE?

La semana pasada, el comandante en jefe del Ejército, general Juan Miguel Fuente-Alba, comprometió la colaboración de la institución para encontrar el arma de Allende. Supuestamente, ésta fue guardada en los arsenales tras los peritajes en la Fiscalía Militar.

Según Informe Especial, el desconocido documento de la justicia militar tiene 300 páginas y describe el lugar donde murió Allende, las distintas versiones de testigos presenciales de sus últimas momentos con vida y un relato de cómo se realizó la autopsia del gobernante.

De acuerdo a la versión del programa, este documento fue encontrado en la casa de un coronel de Ejército de nombre Horacio Ritz, quien habría sido relator de la Corte Marcial. La vivienda de este oficial fue demolida en 2010 y ese mismo año llegó a manos de los periodistas de TVN.

Hasta el momento, los únicos informes oficiales conocidos públicamente sobre la muerte de Allende son los peritajes que realizó la Brigada de Homicidios el 11 de septiembre de 1973 en el sitio del suceso, esto es, el Salón Independencia de La Moneda, y la autopsia efectuada en el Hospital Militar, el mismo día.

Por inconsistencias en ambos informes, el ministro Mario Carroza -a cargo de establecer la verdad jurídica sobre la muerte de Allende- solicitó la exhumación de los restos del ex Mandatario y una nueva autopsia a los restos, a cargo de un equipo de expertos chilenos y extranjeros.

PERITAJE DE LA BRIGADA DE HOMICIDIOS

El informe de la BH indica que a las 16:20 horas “se constató el suicidio con arma de fuego del Presidente de la República, Excelentísimo Señor Doctor Salvador Allende Gossens. Yacía sentado sobre un diván de terciopelo, de color rojo gránate, adosado al muro oriente del palacio, entre dos ventanales que miran hacia la calle Morandé, con la cabeza y el tronco levemente inclinados hacia el lado derecho; miembros superiores ligeramente extendidos; extremidades inferiores, extendidas y un tanto separadas”.

Añade que “se observó un fusil ametralladora Nº 1651, sin marca visible, extendido en la parte del cañón y el mecanismo de disparo apoyado en el sillón y el resto, culata abatible apoyadas en el antebrazo y en la región abdominal. En la culata de madera, en la tapa izquierda una placa de metal amarillo, de forma rectangular que se lee ‘a Salvador de su compañero de armas. Fidel Castro”.

También señala que “se observó en la región mentoniana una herida erosiva-contusa, estrellada que corresponde a orificio de entrada de proyectil (…). En el arco superior ciliar derecho, otra herida al parecer de salida de proyectil o de esquirla ósea. En la región del parietal izquierdo, herida de salida de bala que produjo estallido en la bóveda craneana”.

LA AUTOPSIA EN EL HOSPITAL MILITAR

Por su parte, la autopsia realizada a las 20 horas del 11 de septiembre en el Hospital Militar, por los doctores José Vásquez y Tomás Tobar, señala una entrada de proyectil en la región submentoniana, inmediatamente a la izquierda de la línea media e inmediatamente por detrás del borde inferior del hueso maxilar.

“El proyectil sale finalmente al exterior por la parte alta y mitad posterior de la bóveda craneana, dejando un gran desgarro del cuero cabelludo de 28 cms. de longitud que se extiende desde la parte interna de la región ciliar izquierda hasta la región occipital de este lado, con una derivación anterior y derecha hacia la región parietal de este lado de 10 cms”, añade más adelante este informe.

La autopsia concluye que la causa de la muerte es la herida de bala cérvico- buco-cráneo- encefálica, reciente, con salida de proyectil, y que el disparo pudo ser autoinferido. Según los médicos, todo el procedimiento fue observado por el fiscal militar a cargo de la causa en la jornada del golpe.

 

 

 

31/05/2011 21:33. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Fusil de Allende desaparecido es clave para aclarar su muerte

20110531014526-ak-47.jpg

Por Claudio Leiva Cortés  

Familia del ex Mandatario insiste en pedir colaboración de Ejército para recuperarlo. El arma, una AK-47, quedó en poder del general Javier Palacios tras el asalto a La Moneda, el 11 de septiembre de 1973.

La Nación.cl Lunes 30 de mayo de 2011

El general Javier Palacios Ruhmann, que encabezó el asalto a La Moneda el 11 de septiembre de 1973, se quedó con el fusil AK-47 que habría usado el Presidente Salvador Allende para suicidarse. Palacios también recibió dos casquillos y un proyectil, al parecer uno de los que le provocó la muerte.

La información al respecto está consignada en el informe que elaboró la Policía de Investigaciones en el sitio del suceso. Peritos de la Brigada de Homicidios inspeccionaron el Salón Independencia del bombardeado Palacio de Gobierno y entregaron estas evidencias al general, fallecido en 2006.

Después de la segunda exhumación de los restos del ex Mandatario y la confirmación de su identidad mediante un peritaje odontológico, ahora la familia está empeñada en recuperar el arma. Esta pieza es fundamental para llegar a la verdad jurídica en torno a la muerte de Allende.

COLABORACIÓN DEL EJÉRCITO

La abogada Pamela Pereira, representante de la familia, espera que el Ejército concrete el anuncio hecho por su comandante en jefe, general Juan Miguel Fuente-Alba, para encontrar el fusil de Allende que, supuestamente, fue guardado en los arsenales de la institución.

“No es fácil obtener la cooperación del Ejército en estas materias y espero que las instrucciones que dio el comandante en jefe se cumplan. El general Fuente-Alba comprometió su colaboración para ubicar el arma en cuestión”, recordó la abogada de derechos humanos.

Un peritaje al fusil aclararía si fueron uno o más los balazos que le causaron la muerte al ex Presidente. Especialistas en armas han dicho que ese modelo de AK-47 no tiene la posibilidad de disparar tiro a tiro, sino que sólo lo hace en ráfaga.

En el primer examen al cadáver que hicieron los detectives de la Brigada de Homicidios descubrieron tres heridas de bala: una en el mentón (entrada de proyectil), otra en el arco superior ciliar derecho y una tercera en el parietal izquierdo. Estas dos últimas, de salida de proyectil.

 

En su descripción, los detectives señalaron que el arma es “un fusil ametralladora Nº 1651, sin marca visible (…) En la culata de madera, en la tapa izquierda una placa de metal amarillo, de forma rectangular que se lee ‘a Salvador de su compañero de armas. Fidel Castro".

“El arma encontrada en el sitio de suceso con su cargador puesto, quedó en poder del general de Ejército don Javier Palacios, para ser remitida a la Fiscalía Militar. Se deja constancia que esta arma no fue descargada por insinuación del perito balístico Sr. Carlos Dávison; de modo que se ignora el número de cartuchos que había en su cargador y si había algún cartucho en su recámara”, añadieron los detectives en su informe.

RESTOS ÓSEOS ESTÁN ÍNTEGROS

Junto con el peritaje odontológico que confirmó su identidad, también se comprobó que los restos óseos se encuentran íntegros, es decir, no hay pérdida de piezas pese a las inhumaciones y exhumaciones realizadas en 1973 y 1990. Esto permitirá al equipo de expertos trabajar sin dificultades en las indagaciones de la causa de muerte.

La primera autopsia de Allende se realizó a las 20 horas del 11 de septiembre en el Hospital Militar, a cargo de los doctores José Vásquez y Tomás Tobar. Ambos concluyeron que el disparo mortal pudo haber sido autoinferido.

Al día siguiente, Allende fue sepultado apresuradamente y con custodia militar en el cementerio Santa Inés de Viña del Mar, con la única presencia de su viuda Hortensia Bussi, su hermana Laura Allende y tres sobrinos.

 

El 17 de agosto de 1990 los restos del ex Presidente fueron exhumados para hacerle un funeral de Estado, el 4 de septiembre de ese año en el Cementerio General. En esa ocasión no se efectuó una autopsia.

El 23 de mayo pasado, el ministro Mario Carroza, quien investiga la muerte de Allende y de otras 726 personas en los días que siguieron al golpe, ordenó exhumar los restos de Allende para hacerle una autopsia y determinar las exactas causas de su fallecimiento.

 

 

30/05/2011 21:45. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

La investigación que obligó a exhumar el cuerpo del ex Presidente

20110525024721-ataud-de-allende.jpg

 Los fantasmas que rondan la muerte de Salvador Allende

Por: Cristóbal Peña

Publicado: 24.05.2011

Además de corroborar su identidad, la exhumación de los restos del ex Presidente pretende establecer una verdad histórica. Ya no sólo se sopesa la versión del doctor Patricio Guijón, sino también la de otros médicos y policías que refrendan el hecho. A esto se suma el reciente hallazgo de una copia del expediente original de la Fiscalía Militar, que incluye una declaración del ex ministro José Tohá recogida desde el Hospital Militar y un inventario de los bienes encontrados en el Salón Independencia. Desde la espada de O’Higgins al fusil AK-47 con el que Allende se habría quitado la vida.

A comienzos de este año, cuando el ministro Mario Carroza se hizo cargo de la investigación por la muerte de Salvador Allende, una de sus primeras diligencias fue pedir el expediente con que la justicia castrense determinó en 1974 que el ex Presidente se había suicidado. La Fiscalía Militar negó tener el original. Carroza siguió entonces la pista de un antiguo aviso publicado en internet que ofrecía el expediente por dos millones de pesos. El oferente resultó ser el propietario de una empresa de demoliciones que aseguró haberlo encontrado mientras echaba abajo la casa de un ex relator de la justicia militar.

Una semana después de que esa copia le fuera embargada al empresario de demoliciones, el fiscal militar que investigó el hecho, Joaquín Earlbaum, apareció en el despacho del ministro Carroza con otra copia. El expediente original, sin embargo, aún está extraviado.

Además del informe de autopsia y de la pericia balística que ya se conocían, el expediente incluye elementos que pueden dar luces sobre la verdad histórica más controversial del siglo XX. Entre ellos, un tercer informe de 1973 titulado “Relación de especies encontradas por personal militar en lugar del suicidio”. El documento que firma el coronel Julio Polloni Pérez, director interino de Inteligencia del Ejército, da cuenta de piezas históricas.

En ese inventario se enumarn bienes como la espada de O’Higgins, el fusil AK-47 regalado por Fidel Castro con el que Allende se habría matado, sus anteojos Mustang, su reloj Jaegger LeCoultre y las dos vainillas de las balas que perforaron su cabeza (ver lista completa). La mayoría de esos objetos se encuentran extraviados y el juez Carroza ofició al Ejército, que debía custodiarlos, preguntando por ellos.

El expediente contiene también las primeras declaraciones recogidas entre 1973 y 1974. Una de ellas es la del ex ministro de Defensa José Tohá, a quien se tomó testimonio mientras permanecía detenido en el Hospital Militar, lugar donde moriría poco después. Contiene también la primera declaración judicial del doctor Patricio Guijón, que reafirmará la tesis del suicidio que permanece hasta hoy.

Testigo accidental

Patricio Guijón era el menos político de los médicos personales de Salvador Allende. También el más distraído e ingenuo. Integró el equipo de médicos de la Presidencia por recomendación de su colega y amigo Arturo Jirón, ex ministro de Salud de la Unidad Popular. Fue el único de ese equipo que no salió al exilio tras el golpe de Estado. Siguió viviendo en su casa en Vitacura como cualquier hijo de vecino. En adelante, quien quisiera dar con su paradero no debía más que consultar la guía telefónica.

Esa jornada de martes 11 de septiembre de 1973, cuando se reunió junto al resto de sus colegas en La Moneda, hizo y dijo cosas dignas de ser destacadas. Lo primero fue permanecer en funciones, aun cuando el Presidente dejó en libertad de acción a sus colaboradores ante la proximidad del ataque aéreo. Lo segundo fue comentar, en medio del bombardeo de los Hawker Hunters, que muy de seguro “esas bombas deben ser chilenas, porque aún estamos vivos”. Así al menos lo recordó treinta años después en una entrevista con El Mercurio. Lo tercero ya es histórico.

Tras el bombardeo aéreo y con La Moneda en llamas, una vez que Allende ordenó a sus colaboradores que se entregaran a las fuerzas golpistas, el doctor Guijón recordará que cuando comenzaba a salir hizo algo “realmente absurdo”: volvió sobre sus pasos en búsqueda de una máscara de gas como recuerdo a su hijo mayor. Según su relato, estaba en eso cuando abrió las puertas del salón Independencia, donde se había encerrado Allende, y lo vio en los instantes precisos: sentado en un sillón, de espaldas a la pared, el Presidente sostenía un fusil cuyo caño presionaba su barbilla, un disparo seco, parte del cráneo y los sesos volaron por los aires.

Con menos detalles, su testimonio transmitido por la televisión pública en septiembre de 1973 acalló dudas y a la vez despertó sospechas de quienes no creyeron en la versión del suicidio, incluida la propia familia del ex Presidente. El hecho es que desde entonces el cirujano Patricio Guijón quedó convertido en el testigo de la muerte de Salvador Allende. Testigo accidental, que parece haber estado en un lugar y un tiempo equivocados.

Empeñado en establecer una verdad judicial de los hechos, que a la larga será histórica, el ministro Carroza ha tomado declaración a una veintena de protagonistas que sobrevivieron al golpe y viven para contarlo. Protagonistas que sin poner en cuestión el fondo del relato del doctor Guijón, lo han situado en un lugar secundario, denotado imprecisiones, si es que no hechos contradictorios.

Guijón no fue ni por lejos el único que vio a Allende muerto inmediatamente después de que uno o dos disparos secos se escucharon tras la puerta del salón Independencia. Tampoco el único que dice haber presenciado el momento exacto en que aparentemente se disparó. De cualquier modo la verdad judicial no está confiada únicamente a testimonios de sobrevivientes del asalto a La Moneda. La reciente exhumación de los restos de Salvador Allende persigue, además de corroborar la identidad de esos restos, probar la trayectoria que habría seguido el o los impactos de bala que provocaron su muerte. Esto último ante un reciente informe del Servicio Médico Legal (SML) que detectó discordancias entre los impactos encontrados en el lugar de los hechos y la trayectoria del disparo descrito en la autopsia realizada en septiembre de 1973 por encargo del fiscal Earlbaum.

Disparos secos

Aunque en La Moneda había casi cincuenta personas, unas pocas asistieron el momento en que el Presidente Allende se despidió de sus colaboradores más cercanos y se encerró en el salón Independencia. Menos aún son las que sobreviven para contarlo. Una de ellas es el ex detective de la Policía de Investigaciones Gustavo Basaure Barrera.

Miembro de la escolta permanente que Investigaciones dispuso para la custodia del mandatario, Basaure fue uno de los 17 policías que ese 11 de septiembre permanecieron leales junto a Allende en La Moneda. Resistieron el asalto en condiciones muy desventajosas, en un gesto más testimonial que efectivo, y cerca de las dos de la tarde su superior directo les informó que el Presidente había dispuesto que salieran en fila india por la puerta de Morandé 80. No había muchas posibilidades. La Moneda ardía en llamas, el ambiente era irrespirable y la mayor parte del grupo se había reunido en ese sector. Entonces Basaure, que permanecía sentado en un corredor del segundo piso del palacio junto a su compañero Pedro Valverde, presenció cuando Allende terminaba de despedirse y cerraba por dentro la puerta del salón Independencia diciendo que tomaría un par de minutos para meditar.

El policía estaba a unos pocos metros de esa puerta, tres o cuatro, y desde ese lugar escuchó “dos disparos secos, sin estampida”, provenientes del salón. Mientras se incorporaba junto a su compañero, tres o cuatro hombres llegaban corriendo desde el ala sur del pasillo y abrían la puerta del salón. Uno de ellos salió gritando que el Presidente se había matado.

-Yo no entré al salón, pero como la puerta quedó entreabierta me asomé a mirar: aunque estaba casi a oscuras, sin luz, vi que el Presidente estaba tendido en un sillón y tenía una herida en el cuello, aunque no parecía tener sangre. Encima tenía un fusil –dice Gustavo Basaure desde su casa en La Florida.

Pedro Valverde Quiñones, el compañero de Basaure, presenció la escena con mayor detención pero no vive para relatarla. Una posición tanto o más privilegiada tuvo el también fallecido policía David Garrido Gajardo. En 1987, en una crónica de la revista Análisis sobre la muerte de Allende firmada por Mónica González, María Olivia Monckeberg y Patricia Verdugo, el ya ex policía Garrido recordó la escena en los siguientes términos:

“Estábamos al fondo del pasillo, casi frente al living privado del Presidente, cuando lo vi acercarse con Enrique Huerta, el doctor Patricio Guijón y otras personas, las que quedaron en la puerta cuando él entró. Entonces escuché la voz del Presidente que dijo fuerte: ‘Allende no se rinde’, y de inmediato, dos o tres balazos. El médico dijo: ‘El doctor se mató’, entró en el despacho y, desde mi posición, vi al Presidente sentado, con la cabeza hacia atrás y el casco botado. Había sangre en el muro”.

En esos minutos Basaure no recuerda haber visto al doctor Guijón rondando en el pasillo del segundo piso, paralelo a calle Morandé. Es más: como muchos ex policías presentes ese día en La Moneda, pone en duda que el médico haya regresado motivado por el rescate de una máscara antigás.

–No resiste ninguna lógica –dice el policía, recordando el temor que cundía a esas horas ante el acecho de los militares y la incertidumbre de no saber lo que les esperaría afuera. – En esas circunstancias, ¿a quién se le iba a ocurrir volver a buscar un souvenir?

El primero de la fila

Cuando se escucharon los disparos en el salón Independencia, los primeros leales que resistieron junto a Allende habían alcanzado la calle. Contrario a las órdenes del Presidente, la fila no era encabezada por su secretaria Miria Contreras, la Payita, sino por el policía Eduardo Ellis Belmar. De bigotes espesos y contextura gruesa, apenas abrió la puerta y puso un pie en la calle un soldado lo abrazó por la espalda y lo usó de escudo para protegerse de disparos provenientes del Ministerio de Obras Públicas. Inmediatamente después salió la Payita.

Ya cuando estaba tendido en la acera de Morandé junto a otros detenidos, escuchó la noticia de uno de sus compañeros que se encontraba en su misma posición: el Presidente se había quitado la vida.

Desde La Reina, donde vive, el ex detective Ellis sostiene que ningún militar alcanzó a ingresar a La Moneda desde la puerta de Morandé antes de que Allende se quitara la vida.

-Cuando yo recibí la noticia, los militares aún no habían entrado a La Moneda. Esperaron a que bajaran todos por la escalera que conectaba el pasillo del segundo piso con la puerta de Morandé –dice.

La misma certeza tiene el jefe de la guardia presidencial de Investigaciones, Juan Seoane Miranda, quien dejó La Moneda una vez que se enteró de la muerte de Allende. Recuerda que el dramatismo fue agudizado por el intento del subsecretario general de Gobierno, Arsenio Poupin, de quitarse la vida con una pistola. Alguien logró arrebatársela. Enrique Huerta, el intendente de Palacio, gritó un viva a favor del fallecido Presidente. Recién nada más se había despedido de él. Poupin y Huerta fueron de los últimos en verlo con vida y los primeros testigos de su muerte. Los dos se entregarían y más tarde serían torturados y hechos desaparecer.

Seoane no pone en duda que Allende se quitó la vida:

-Doy fe de que los soldados no habían entrado todavía. Estábamos únicamente nosotros.

Las versiones de los ex policías son coincidentes. La mayoría de ellos son amigos y suelen reunirse habitualmente. La última vez lo hicieron antes de ser citados a declarar ante el juez Carroza. La única versión discordante es la de Carlos San Martín. Según uno de sus antiguos compañeros, en su reciente declaración judicial dio indicios de la presencia de militares al momento de ocurrida la muerte de Allende. Pese a haber permanecido voluntariamente en La Moneda, San Martín no siente afinidad por la izquierda. Más bien lo opuesto.

Instante fatal

En septiembre de 1984, cuando su versión aún era resistida por la izquierda chilena, Patricio Guijón dio una entrevista a revista Cauce en la que evocó la escena que lo anclará permanentemente al pasado.

Dirá que entró al salón y le tomó al pulso al Presidente, constatando su muerte. Otro absurdo: el cráneo del Presidente estaba abierto y destrozado. La masa encefálica a la vista. Luego, en un acto instintivo, tomó el fusil AK-47 que estaba sobre el cuerpo del Presidente y lo dejó a un lado.

En esos diez a quince minutos que permaneció en el salón hasta la llegada de los militares, Guijón no recuerda haber visto ni escuchado a nadie más. Sin embargo, son varios los testigos que dicen haber visto el cadáver de Allende.

Uno de sus colegas, José Quiroga Fuentealba, testificó hace unas semanas ante el juez Carroza haber presenciado desde el dintel de la puerta del salón Independencia el instante preciso en el que Allende se quitó la vida: “Se escuchan disparos, Huerta abre la puerta y veo la figura del Presidente sentado que empieza a desfallecer”.

Estas contradicciones, unidas a la interpretación de otros hechos y testimonios, no sólo han llevado a cuestionar la tesis del suicidio. Este año, el periodista chileno Camilo Taufic planteó que Allende intentó suicidarse con una pistola pero quedó malherido. La tarea habría sido completada por Enrique Huerta.

La sombra de Allende

Pasada las cinco de la tarde, cuando el cadáver del Presidente Allende fue sacado de La Moneda envuelto en un chamanto boliviano, un suboficial de Ejército entró en acción. Por instrucciones del general Javier Palacios, que dirigió la toma de La Moneda, el subteniente Manuel Vásquez Nanjarí tenía la orden de permanecer en todo momento al lado del cuerpo del Presidente. Ser su sombra, pasara lo que pasara. Por eso subió a la ambulancia que transportó el cuerpo hasta el Hospital Militar, y una vez allá, en el quirófano del Departamento de Otorrinolaringología, le hizo guardia hasta pasada la medianoche.

Horas antes, el almirante Patricio Carvajal había sido instruido por Augusto Pinochet para que un equipo de médicos legistas “certifiquen la causa de muerte del señor Allende con el objeto de evitar que más adelante se nos pueda imputar a las Fuerzas Armadas el haber sido las que provocaron su fallecimiento”.

Vásquez Nanjarí fue testigo del momento en que el cadáver de Allende, ya depositado en el quirófano del Hospital Militar, fue desnudado por completo para un peritaje fotográfico que luego quedó adjunto a la causa que siguió el fiscal militar Joaquín Earlbaum. Y a contar de las ocho de la noche, y por las siguientes cuatro a cinco horas, presenció el procedimiento de autopsia que los peritos médico legistas José Luis Vásquez y Tomás Tobar, apoyados por el perito auxiliar Mario Cornejo, realizaron al cadáver del Presidente. Testigos fueron también los cuatro jefes de sanidad de las Fuerzas Armadas y de Carabineros.

En el informe de autopsia N° 2449/73, que firmaron los peritos Vásquez y Tobar, se concluye que “la causa de la muerte es la herida a bala cérvico-bucocráneo-encefálica reciente, con salida de proyectil” y que “el disparo corresponde a los llamados ‘de corta distancia’ en medicina legal. El disparo ha podido ser hecho por la propia persona”.

Aunque la autopsia entrega detalles del examen interno al cadáver, en su reciente declaración a la policía el ex suboficial Vásquez Nanjarí desconoció que el cadáver haya sido sometido a cirugía. De cualquier modo, lo relevante de su testimonio es que resulta inédito y permitirá recrear con mayor precisión lo que ocurrió con el cadáver de Allende desde que fue encontrado por los militares hasta que fue depositado en una ataúd y conducido en avión hasta el cementerio Santa Inés de Viña del Mar, donde fue enterrado al día siguiente en presencia de Tencha Allende, el edecán naval Roberto Sánchez, unos pocos familiares y cinco sepultureros como únicos testigos.

En 2003, esos mismo cinco sepultureros que participarán de la exhumación de 1990 recordarán en un reportaje de la revista Siete+7 que a las pocas horas de ser enterrado en Viña del Mar el ataúd con los supuestos restos de Salvador Allende fue robado por un grupo de pobladores que abandonaron el féretro en plena carrera al ser sorprendidos por militares. “El féretro llegó de vuelta a la tumba en muy mal estado”, recordará uno de los sepultureros.

El mismo año de la primera exhumación, en un reportaje de revista Análisis, una pobladora llamada Ana Vergara que participó del robó del ataúd dirá que el hecho estuvo motivado por la necesidad de certificar que quien se encontraba dentro era efectivamente Salvador Allende. Aunque la cabeza estaba destrozada, Ana Vergara y otros pobladores no tuvieron dudas de que así era.

Informes contradictorios

La exhumación del lunes último persigue el mismo objetivo con métodos científicos. Certificado esto, el equipo liderado por el médico forense español Francisco Etxeberría se abocará a la tarea de contrastar las pericias originales con lo que evidencien los restos óseos.

Dos informes realizados en 1973 se conocen desde que el año 2000 fueron publicados en el libro La Conjura, de Mónica González: la autopsia y un peritaje balístico. Si bien ambos estudios debieran ser concordantes, el análisis realizado este año por el Servicio Médico Legal por encargo del ministro Carroza arrojó sorpresas.

La pericia balística fue realizada por funcionarios de Investigaciones que se constituyeron en La Moneda la tarde del 11 de septiembre. En sus conclusiones quedó consignado que “la muerte del señor Allende Gossens se produjo como consecuencia de una herida de bala que tiene su entrada en la región mentoniana y su salida en la región parietal izquierda. No se descarta la posibilidad que se trate de dos trayectorias correspondientes a dos disparos de rápida sucesión”.

Si bien ambos peritajes resultaron coherentes para el fiscal Earlbaum, quien en 1974 estableció que la causa de la muerte de Allende había sido el suicidio, el reciente estudio del Servicio Médico Legal acusó incoherencias entre los peritajes originales al advertir una “discordancia respecto a la trayectoria intracraneana del proyectil disparado”.

Tras la exhumación del cadáver, el equipo a cargo del examen tanatológico deberá resolver las discrepancias entre ambos estudios y contruibuir a cerrar un capítulo de la historia que se arrastra hace casi cuatro décadas.

Inventario de bienes

La siguiente es la lista de bienes encontrados en el Salón Independencia donde murió Salvador Allende. La mayoría se supone perdida.

  • -La espada de O’Higgins.
  • -Bastón estoque de 1903.
  • -Metralleta AK-47 con la inscripción “A Salvador Allende de su compañero de armas Fidel Castro”.
  • -Reloj Jaegger LeCoultre.
  • -Anteojos Mustang.
  • -Pañuelo azul con lunares rojos.
  • -Un telegrama despachada desde Rancagua por el intendente de O’Higgins.
  • -Una carta del 05/09/1973
  • -Papel con número de teléfono (484209).
  • -Un llavero marca Flood.
  • -Un casco modelo NA – iniciales JMF.
  • -Cinturón de cuero.
  • -Dos cargadores.
  • -Dos vainillas.
  • -Una bala.

 

 

24/05/2011 22:50. Publicado por: ciperchile #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Reingreso a Chile Auto General Prats.‏

20100926015638-ruta.jpg

El Acto

En Buenos Aires, madrugada del 30 de septiembre de 2010, se realizará un acto de conmemoración y despedida frente al domicilio del matrimonio Prats-Cuthbert (Malabia 3351, Palermo).

Estacionado, un Fiat 125 de color gris, nos retrotrae a 1974. Francisco Cuadrado ocupará el lugar del conductor.

A las 00:40 horas, se comienza a escuchar “Killing me softly with his song” (Roberta Flack, Grammy, mejor canción 1974), mientras el vehículo retrocede lentamente hasta salir de escena.

Luego de 36 años, el automóvil deja Buenos Aires, para recorrer los 1.500 kms. que lo separan de la capital chilena, seguirá la ruta a Mendoza y atravesará el mismo túnel por donde el Gral. Prats salió al exilio, para reingresar a Chile , donde el FIAT será recibido por familiares y amigos para ser acompañado en su descenso y regreso al valle central (Paso Los Libertadores, 2 Octubre 2010, 12:00 hrs.).

           

25/09/2010 21:56. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

A los 37 años del golpe: Partidos de Pinochet gobiernan en Chile

20100911191808-allende-discurso.jpg

Sábado 11 de septiembre de 2010

A los 37 años del golpe: Partidos de Pinochet gobiernan en Chile

Por Hernán Uribe*

“Pinochet era un hijo de puta,

pero era nuestro hijo de puta”.

Vernon Walters, ex Subdirector de la CIA estadounidense

Las fuerzas políticas conservadoras que fomentaron el golpe de Estado del Once de Septiembre de 1973 en contra del presidente chileno Salvador Allende y que luego respaldaron a la dictadura castrense se mantienen intactas tanto que desde marzo 2010 han asumido el Poder Ejecutivo en la persona del presidente Sebastián Piñera militante de una de esas colectividades, el partido Renovación Nacional (RN).

Cuatro decenios atrás, ese ente se denominaba Partido Nacional y era el heredero del antiguo Partido Conservador cuyo nombre ilustra acerca de su ideología. RN fue el más activo, desvergonzado y efectivo en el campo de crear el clima propicio para lanzar la Constitución al papelero, tarea oscura en que fue acompañado por el Partido Demócrata Cristiano (PDC) impulsado éste por el estólido afán de recuperar el poder

Otra entidad partidaria que se formó precisamente para respaldar al régimen de Augusto Pinochet (AP), es la Unión Demócrata Independiente (UDI) creada en septiembre de 1983, “con bombos y platillos y para organizar el apoyo a la dictadura” señala el politólogo Patricio Zapata. Agrega: “En 1988, la UDI fue junto a RN entusiasta partidaria del Si haciendo campaña para que el general Pinochet gobernara otros ocho años más”. Como es conocido, el tirano perdió aquel plebiscito del NO-Si y con ello comenzó a desmoronarse su poder.

UDI y RN constituyeron la oposición durante los 20 años post Pinochet, pero ahora no sólo son gobierno sino que también están prácticamente empatados con la actual oposición en las cuotas de diputados y senadores y además, la UDI conforma el partido con mayor votación en Chile. Anotemos que todavía rige, con leves modificaciones, la Constitución que inventó la dictadura.

Surge un interrogante obligado: ¿Cómo es posible ese respaldo a quienes fueron cómplices de horrendos crímenes y luego que se comprobara que Pinochet aparte de ser el responsable de ellos, fue también un desvergonzado que utilizó fondos del Estado para enriquecerse junto con su familia incluso recurriendo a los gastos reservados?

Otro ángulo oprobioso en la conspiración que el once de septiembre de 1973 llevó a la muerte al presidente Allende es la participación en ella de extranjeros. El golpe fue ordenado, financiado y preparado en las oficinas de la Presidencia, del Departamento de Estado y del Pentágono estadounidenses. La “Operación Track II (ruta), nombre clave del complot “fue abierta por el presidente Nixon el 15 de septiembre de 1970 cuando ordenó a la CIA que desempeñara un papel directo en la organización de un golpe de estado en Chile”.

Lo que usted acaba de leer entrecomillado son palabras de un documento oficial norteamericano: Covert Action in Chile, United Status Senate, U.S Governmente, Washington, 1975. Se trata, pues, de una decisión político-conspirativa adoptada antes de que Salvador Allende asumiera la presidencia, ya que, ratificado por el Parlamento en octubre, asumió el mando el tres de noviembre de 1970. Las maniobras ilegales comenzaron inmediatamente después de la victoria electoral de Allende el cuatro de septiembre. Asesinaron al entonces Comandante en Jefe del Ejército, general René Schneider y se formaron grupos de choque armados y luego vendría el boicot a la economía.

En cumplimiento de la orden presidencial, la Central Intelligence Agency (CIA), organismo de espionaje y conspiración de EE.UU participó directamente en la guerra secreta en contra del gobierno popular de Chile. El contacto clave de los confabulados fue Vernon Walters (VW) a quien se le vincula con los derrocamientos de Joao Goulart en Brasil y del premier Mosadegh de Irán, este último asesinado.

El tres de octubre de 1999, el periódico derechista chileno “La Tercera” difundió una entrevista a Walters a quien caracteriza como “El super espía que más sabe sobre Chile”. Apunta que a él “Se le vincula directamente con el derrocamiento de Salvador Allende” y fue entonces cuando VW a propósito del encarcelamiento de Pinochet en Londres (1998) lanzó su frase que tiene gran poder de síntesis: “Pinochet era un hijo de puta, pero era nuestro hijo de puta”. Efectivamente AP fue siempre un hombre de la CIA desde que estuvo de Agregado Militar en Washington. También confesó “La Tercera” que “Después de septiembre de 1973 la CIA prestó asesoría especializada en Chile a la DINA para realizar la labor represiva en contra de la izquierda chilena”

(DINA: Dirección de Inteligencia Nacional, la GESTAPO chilena, cuyo jefe, el general Manuel Contreras está hoy condenado a unos 300 años de prisión)

¡Qué contraste la de esos miserables personajes con el heroísmo supremo y la alta responsabilidad de Salvador Allende! Estuvimos con él unos días anteriores al golpe. Nos reiteró a un grupo de periodistas y en referencia a los adversarios: “Fracasados en el plano político, incapaces de utilizar las vías legales porque no cuentan con la mayoría, su último y único recurso es el golpe de estado”

Muchos nos retiramos con la convicción de que la traición y las conspiraciones eran inminentes y que el presidente afrontaría la situación con la valentía que lo caracterizaba. Lo último se podía deducir de su discurso del 4-12-71: “Que lo sepan: dejaré La Moneda (sede presidencial) cuando cumpla el mandato que el pueblo me diera. No tengo otra alternativa. Sólo acribillándome a balazos podrán impedir mi voluntad que es hacer cumplir el programa del pueblo”.

En la mañana de aquel día fatal y en medio del destrozo, del ataque aéreo y terrestre de los “valientes” militares en contra de La Moneda escuchamos por la única radioemisora en pie (Radio Magallanes) la voz de Salvador Allende en lo que él mismo llamó Mis últimas palabras: “Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad al pueblo”. ¡Genio y Figura!

*Hernán Uribe es periodista y escritor chileno.

Publicado por ARGENPRESS

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

11/09/2010 15:18. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Septiembre se Llama Allende

20100911184126-allende.jpg

 

 

Opinión 

Escrito por Mario Amorós (*)    

Chile vive estos días tres efemérides y dos dramas profundamente entrelazados. Este mes ha traído ya el 40 aniversario de la histórica victoria de Salvador Allende y la Unidad Popular en las elecciones presidenciales.

Aquel 4 de septiembre de 1970 el pueblo chileno abrió de par en par las puertas de la historia y emprendió un profundo proceso de transformaciones económicas, sociales, culturales y políticas.

La “vía chilena al socialismo” sólo pudo ser derrotada por el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, del que mañana se cumplen 37 años, protagonizado por las Fuerzas Armadas pero estimulado por la derecha, la Democracia Cristiana, la burguesía y Washington.

Estas dos fechas son probablemente las jornadas más relevantes de los dos siglos de historia republicana junto con el 18 de septiembre de 1810, cuando se estableció la primera Junta Nacional de Gobierno, que abrió el camino hacia el proceso de independencia que finalizó en 1818 y que, después de una década convulsa, culminó entre 1829 y 1833 con la imposición de un férreo Estado oligárquico que no se resquebrajó parcialmente hasta la victoria del Frente Popular en 1938, del que Salvador Allende fue un destacado dirigente.

A una semana de la conmemoración del bicentenario de la independencia, 33 trabajadores permanecen sepultados desde el 5 de agosto a 700 metros de profundidad en la mina San José debido a las condiciones de explotación en que desarrollaban su tarea, reconocidas -a posteriori- por los propietarios de la mina y el propio Gobierno de Sebastián Piñera.

Y, además, 34 presos políticos mapuches están en huelga de hambre desde el 12 de julio. Si al movimiento obrero el Gobierno aplica el restrictivo Código del Trabajo, impuesto por la dictadura en 1980, las movilizaciones de los mapuches en defensa de sus territorios y de su demanda de autonomía son brutalmente reprimidas y sancionadas penalmente con el recurso a la Ley Antiterrorista que Pinochet hizo aprobar en 1984.

Asimismo, los últimos estudios confirman que Chile es uno de los países donde la brecha entre ricos y pobres es más acentuada hasta aproximarse a los niveles, por ejemplo, de Haití, producto de unas políticas neoliberales cuyas coordenadas la Concertación mantuvo inalteradas durante 20 años y que desde el pasado 11 de marzo administra su verdadero impulsor, una derecha de nuevo tipo, hija de la contrarrevolución pinochetista y sólidamente implantada en el mundo popular.

Piñera se apresta a vivir su primer 11 de septiembre desde La Moneda y a presidir los múltiples actos del bicentenario con un insistente y retórico llamamiento a la “unidad nacional”.

Mientras tanto, los cuatro partidos que integran la Concertación acaban de renovar sus cúpulas para afrontar el nuevo ciclo electoral que asomará pronto en el horizonte, con las elecciones municipales de 2012 y las parlamentarias y presidenciales de 2013, y el Partido Comunista está inmerso en los debates de su XXIV congreso.

Más allá de la incógnita sobre el próximo candidato presidencial de la Concertación (lo que dependerá esencialmente de la voluntad de Michelle Bachelet, quien conserva una enorme adhesión popular), la encrucijada que deberán afrontar a medio plazo esta coalición y las fuerzas de izquierda estriba en la posibilidad de ir más allá de una alianza puntual, como la que permitió elegir en diciembre tres diputados comunistas por primera vez desde 1973, para tejer un acuerdo político y programático que permita abrir una nueva época.

A veces son los pequeños gestos o resultados los que cambian la historia. El 15 de marzo de 1964 la inesperada victoria de la izquierda en una votación parcial para elegir un diputado en Curicó abocó a la derecha a renunciar a llevar un candidato propio y a apoyar al socialcristiano Eduardo Frei Montalva, quien derrotó a Allende en septiembre de aquel año.

Hace apenas un mes en la ciudad de Penco, en la región del Biobío, los dirigentes locales de la Concertación y el Partido Comunista suscribieron un acuerdo para unirse de cara a los comicios de 2012 a fin de derrotar a la derecha, que actualmente ostenta la alcaldía.

El debate sobre sus proyecciones nacionales está ya instalado en la agenda política. La derecha no ha tardado en exhibir su anticomunismo más rudo y en la Democracia Cristiana seguramente persistirán las dudas hasta el último momento. Mientras tanto, el Partido Socialista se muestra favorable a explorar un pacto, al igual que el Partido Comunista, que propugna una amplia convergencia de fuerzas políticas y sociales para conquistar un gobierno “de nuevo tipo” que deje atrás los dogmas neoliberales y haga posible el pleno desarrollo democrático del país.

A 37 años del bombardeo de La Moneda y del inicio de una cruel dictadura, la memoria de Salvador Allende y la Unidad Popular ilumina este camino. Precisamente, aquella noche inolvidable del 4 de septiembre de 1970, cuando dejó de ser el “compañero Allende” para convertirse en el “compañero presidente”, acabó su discurso en la Alameda de Santiago, ante las miles de personas que festejaban la victoria de la UP, con unas palabras llenas del afecto sincero con el que siempre se dirigió a los trabajadores y que tienen una absoluta vigencia: “Esta noche, cuando acaricien a sus hijos cuando busquen el descanso, piensen en el mañana duro que tendremos por delante, cuando tengamos que poner más pasión, más cariño, para hacer cada vez más grande a Chile y cada vez más justa la vida en nuestra patria…”.

(*) Doctor en Historia y periodista. Autor de ‘Compañero Presidente. Salvador Allende, una vida por la democracia y el socialismo’

 

 

11/09/2010 14:41. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

ALLENDE LA MEMORIA

20100821013625-allende-la-memoria.jpg

 Más allá de la melancolía, la dispersión transitoria de los de abajo, la lluvia sobre mojado.

 Más allá del desaliento, los desesperados y la desesperanza, el poder concentrado, la bala y el golpe.

 Más allá de lo perdido, las traiciones multiplicadas, las sospechas entre hermanos y la desorientación.

 Contra la indecisión, el conformismo, la resignación disfrazada de realismo político y el acomodo sucio.

 Contra las hipotecas políticas, el convenio táctico convertido en estrategia probadamente inútil, y la desdicha del oportunismo.

 Por la memoria resuelta en acción y cabeza colectiva, corazones generosos y atados como un árbol blindado de futuro.

 Porque Allende significa siempre más allá, y más allá vienen las tantas y los tantos alegres y rebeldes y brillantes a cambiar la vida.

 Porque Allende significa siempre más allá, y sólo más allá de la memoria se crea en conjunto la alternativa política de los pueblos y los trabajadores.

 Porque Allende está más allá de la memoria, y está contra la melancolía estéril, por eso, palmo a palmo, maduran las fuerzas que mañana -contra el capital inhumano, depredador y expoliador de asalariados y  naturaleza- gobernarán este territorio nuestro, el suelo acorralado por Los Andes que nos ha tocado por plaza de lucha y unidad popular.   

 El Movimiento de los Pueblos y los Trabajadores convoca e invita a un acto político y cultural para el sábado 11 de septiembre a las 12:00  horas en la Avenida Bulnes con Eleuterio Ramírez.

 Para todo contacto dirigirse a:

<allendelamemoria@gmail.com>

 

20/08/2010 21:36. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Resultado eleciones PS de Chile

20100807195651-ps.jpg

El Tribunal Supremo del Partido Socialista de Chile entregó los cómputos finales de las elecciones internas realizadas el 25 de julio último: 25.358 militantes concurrieron a las urnas para elegir a los miembros del Comité Central, que nominará en las próximas semanas a la nueva mesa directiva y comisión política de la organización.

María Cristina Giménez, presidenta del TS, y Magdalena Álvarez, vicepresidenta, informaron que la lista C, “Por Chile unidad socialista”, que lideraron Osvaldo Andrade y Fulvio Rossi, alcanzó la mayoría absoluta, con 12.754 votos, un 50,29% de las preferencias. La lista A, Convergencia Allendista, encabezada por Álvaro Elizalde (subpacto “Socialistas por el cambio”), y Marcelo Díaz (subpacto “Nuestra revolución”), obtuvo el segundo lugar con 9.157 votos, el 36, 11%. Más atrás quedaron la lista B, “Frente Allendista”, que encabezaron Sergio Salazar y Julián Alcayaga, con 1.098 sufragios, un 4,32%. La lista D, “Recuperación, participación, socialismo”, que lideraron Alfonso Guerra y Cecilia Suárez, obtuvo 972 votos, equivalente a 3,1%.

Acerca de la votación individual, el TS informó que el diputado Osvaldo Andrade logró 5.483 votos. Le siguen el ex superintendente de Seguridad Social Álvaro Elizalde, con 2.351 preferencias, y el senador Fulvio Rossi, con 2.073 votos. El diputado Marcelo Díaz obtuvo 1.910 votos.

Los representantes de las distintas sensibilidades están en plena etapa de diálogo y búsqueda de acuerdos con el objeto de lograr una dirección integrada, representativa y unitaria para el Partido Socialista de Chile. En los próximos días, el TS calificará la elección, tras resolver reclamaciones e impugnaciones y aplicar las acciones positivas de género y jóvenes. Finalmente convocará a los miembros del Comité Central electos, que serán convocados al próximo Pleno que elegirá la nueva Mesa Ejecutiva y la Comisión Política del Partido Socialista.

07/08/2010 15:52. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Museo de la SOLIDARIDAD SALVADOR ALLENDE

Jaime Bergamin Leighton/ ENcontrARTE

 

En este 11 de septiembre (el verdadero, el que solo sirvió de excusa para una larga noche de 17 años y un sombrío amanecer que aún dura), ENcontrARTE se suma a los homenajes que en todo el mundo se le rinden a la memoria del presidente mártir, Salvador Allende y el proceso de liberación que liderara. Difícil misión, por lo masivo de los mismos y la calidad de quienes los ofrecen.

Pero, haciendo honor a nuestros cometidos, queremos ofrecer al lector la primicia, si se le puede llamar así, de una obra, no de su gobierno, sino de la admiración que en los grandes, famosos y solidarios artistas plásticos del mundo y otros no tan grandes ni famosos pero igualmente talentosos y solidarios, su imagen y su revolución despertaran.

Quienes vivimos ese período, recordamos con emoción el momento mágico en que, en medio de los embates de un Nixon enfurecido, los oscuros manejos de Kissinger, su bestia negra, y una oposición implacable, nos llegara el soplo fresco de una solidaridad gestada mas allá de nuestras aisladas fronteras, artistas famosos que entendían el proceso y las dificultades a las que se veía enfrentado y que quisieron manifestar su apoyo con lo mejor que tenían: sus propias obras.

Así nació el Museo de la Solidaridad. Así sobrevivió y se perpetuó esta iniciativa inédita y sorprendente en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende.

Quizás lo más conmovedor de esta institución  (aparte del gesto universal de los artistas del mundo de honrar ese período único e irrepetible como lo fuera el de los llamados Mil Días de la Unidad Popular), es que, por su magnitud, la calidad de su contenido y lo hondo de sus motivaciones, se convierte en el mejor legado que Salvador Allende haya podido dejar como huella indeleble de su paso por la historia y su profunda naturaleza humana, reflejada en una vida dedicada al hombre de a pie, al niño, a la mujer y la defensa, hasta dar la vida, por el derecho a la dignidad que, indeclinablemente, pasa por la educación y la cultura.

Aunque sea por esa razón, vale la pena emprender el viaje para poder apreciar en todo su esplendor la obra gigantesca de cientos de artistas y un objetivo: la solidaridad.

Un monumento multiplicado en 2500 visiones, entregándole al visitante ese mucho de humanidad que Allende sigue repartiendo, más allá del tiempo, más acá de la vida.

Jaime Bergamin Leighton

UN BREVE RECUENTO

La historia de la Fundación Salvador Allende está íntimamente ligada a una de las iniciativas culturales más trascendentes que el Presidente Allende impulsara durante su mandato: el Museo de la Solidaridad.

La increíble historia de la formación de este museo se remonta al año 1971, cuando se realiza enSantiago de Chile un encuentro de intelectuales y artistas de todo el mundo. El tema a debatir, entre otros, era la posición que ocupaban los países del Tercer Mundo en la producción cultural universal, llegándose a la conclusión que Latinoamérica no tenía los medios ni los recursos para hacer adquisiciones museográficas ni para invertir en cultura.

Durante la denominada Operación Verdad, un encuentro internacional convocado en Octubre de 1971 para dar a conocer la imagen real de ese país inserto en un proceso político inédito, ante la agresión de los medios de comunicación que estaban en manos de los sectores más duros de la derecha chilena aupados y financiados por el gobierno norteamericano (Vamos a hacerlos aullar... Richard Nixon). Este hecho de agresión y desinformación provocó el deseo y la necesidad de llevar al mundo la verdad sacando a la luz la agresión que había y materializando este proyecto. La invitación a intelectuales, artistas del mundo de la cultura y la política, tanto de Latinoamérica como de Europa, personalidades de la estatura de Carlo Levi, Mikis Theodorakis, Julio Cortázar entre otros, determina y define el tiempo para la gestación de "este efecto cultural".

José Balmes pintor de vanguardia y Director de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile para ese entonces y José María Moreno Galván destacado crítico de arte español, visitan para proponerle al Presidente Salvador Allende la idea de crear algo más "concreto" que expresara el apoyo de los artistas e intelectuales no solo del país, sino del mundo entero al proceso liderado por Allende. A la idea inicial de José María Moreno Galván y José Balmes se unen otras personas vinculadas al mundo de las artes visuales como Mario Pedrosa, de origen brasilero, quien se encontraba exiliado en nuestro país y trabajaba en la Universidad de Chile.

La puesta en marcha le fue encomendada a la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Chile; estableciéndose las redes para recibir, albergar y difundir las obras que llegarían en el transcurso del año 1972. Fue así como se generó la primera muestra titulada: Solidaridad con el Pueblo Chileno, inaugurada el día 4 de Abril de ese año, la cual contó con la presencia de personalidades y la del presidente Salvador Allende en el Museo de Arte Contemporáneo, en la Quinta Normal de Santiago. Posteriormente se realizará una segunda y última exposición en Octubre del mismo año en la sede del edificio de la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y Desarrollo UNCTAD III, bautizado con el nombre de Gabriela Mistral que, bajo la dictadura, pasaría a llamarse Edificio Diego Portales.

Entre los años 1971 y 1973 se reciben más de 500 obras entre pinturas, grabados, esculturas, dibujos, tapices y fotografías procedentes de artistas de todo el mundo que, inspirados por el proceso que se desarrollaba en Chile, quisieron ser partícipes del proyecto artístico, ético y emancipador del cual, el ámbito cultural constituía un elemento fundamental. Nombres como Rafael Alberti, Giulio Carlo Argán, Dore Ashton, Mariano Rodríguez se incorporan a la cruzada conformando en 1972 el "Comité Internacional de la Solidaridad Artística con Chile" . 

Como consecuencia del Golpe de Estado del 11 de Septiembre de 1973, el Museo de la Solidaridad es demontado lográndose rescatar casi todas sus obras que quedaron bajo custodia de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Chile en las bodegas del actual Museo de Arte Contemporáneo. Contrariamente a lo esperado por los artífices de la dictadura, esta abrupta interrupción de la existencia del Museo en Chile, provocó en el extranjero el nacimiento de nuevos museos, bajo la misma inspiración y ahora llamados Museos de la Resistencia, en los que se continuó con la recepción de obras de artistas de todo el mundo, entre los cuales, los exiliados por las dictaduras militares que durante el decenio 70/80 asolaron Latinoamérica, especialmente los países del Cono Sur.

Es en ese espacio histórico en donde se liga de forma definitiva el nombre de Salvador Allende al Museo de la Solidaridad.

En Chile, mientras tanto, el proyecto fue prácticamente olvidado. No quedó más que el mito, nunca confirmado del todo, de que en las oscuras bodegas del MAC, carcomidas de humedad y abandono, yacían pinturas de incalculable valor artístico, atribuibles a importantísimos pintores europeos.

En 1989 se reinstaura  la democracia en Chile y comienza la recolección de las obras acopiadas hasta ese momento, en especial las provenientes de los países de Europa.  Decisivas son la ayuda del gobierno autonómico de Valencia, la acción del ministro francés, para ese entonces, Jacques Lang y del gobierno de François Miterrand, quienes, junto a Isabel (la hija de Salvador Allende, no la escritora) y su esposa, doña Hortensia Bussi, consiguen el traslado definitivo hasta Santiago de Chile, para que se unieran a la colección original.

Paralelamente, la principal ocupación de la Fundación encargada de la custodia del patrimonio repartido por todas partes, ha sido, durante toda la década de los 90 y de comienzos del siglo XXI, la recuperación de  aquellas obras que originalmente integraban  la colección del Museo de la Solidaridad Salvador Allende. Así fue como se encontraron las piezas que habían permanecido dispersas en dependencias de la Universidad de Chile, en el Museo de Arte Contemporáneo y en otras reparticiones públicas. Simultáneamente se inició la repatriación de las colecciones que habían conformado los distintos museos de la resistencia en el exterior.

En 1991 se reinauguró el Museo de la Solidaridad Salvador Allende con una gran exposición de sus fondos de obra en el Museo Nacional de Bellas Artes, inauguración presidida por el presidente Patricio Aylwin, con el nada despreciable agregado de más de dos mil obras, que se sumaron a las quinientas que habían sido donadas durante los mil días que duró el gobierno de la Unidad Popular. Fue precisamente en ese periodo inicial cuando se hicieron efectivas las donaciones que corresponden a las piezas más emblemáticas de la colección, con obras de artistas como Joan Miró, Victor Vasarely, Alexander Calder, Frank Stella, Equipo Crónica, Roberto Matta, Cruz Diez, Eduardo Chillida, Josep Guinovart, Manolo Millares, Lucio Muñoz, Tomasello entre otros. La segunda partida  corresponde a la época posterior al golpe de estado de 1973, la de los años de extrañamiento del museo con obras que fueron recolectadas tanto en Europa: España, Francia, Italia, Suecia, Finlandia como en Latinoamérica, Cuba, Panamá, México, Colombia. Entonces se incorporan obras de artistas como Antoni Tapies, Saura, Wifredo Lam, Juan Genovés, Rafael Canogar, Julio Le Parc, Pierre Soulages, Valerio Adami, Yoko Ono, Liliana Porter y Niki de Saint Phalle

La tercera parte de la colección se hace efectiva posteriormente en Chile,  sumándose a ésto el retorno desde el exilio del Museo de la Resistencia, Recupera entonces, su nombre original: Museo de la Solidaridad Salvador Allende, reinaugurándose  el año 1991 en el Museo Nacional de Bellas Artes.

Actualmente el Museo cuenta con sede propia, respondiendo a la necesidad de darle el espacio que se merece. Este lugar fue inicialmente la casa habitación de una familia de la alta burguesía,  posteriormente, entre los años 40 y 60, fue la sede oficial de la Embajada de España en Chile para ser adquirida, en los 70,  por la Escuela de Economía de la Universidad de Chile. Durante la dictadura militar, irónicamente pasó a ser el Cuartel General de la Central de Inteligencia Militar. Al recuperarse la democracia fue devuelta al Ministerio de Bienes Nacionales, permaneciendo deshabitada hasta que se instaló la Fundación que custodia las obras pertenecientes al Museo de la Solidaridad Salvador Allende.

Durante el proceso de restauración, en la casa se encontró una serie de objetos abandonados por los militares, en los entretechos, demostrando que el lugar fue un espacio de escucha telefónica desde donde se espiaba a miles de chilenos de dentro y fuera del país. También se ubicaron documentos sobre las operaciones de inteligencia y represión que allí se realizaban y que fueron entregados a los juzgados respectivos como elementos probatorios. Parte de estos rastros se dejaron en la denominada "Sala CNI", que conforma una suerte de Museo de Sitio, compuesto por una muestra de grandes aparatos para interceptar comunicaciones.

En general la colección del Museo Salvador Allende tiene como eje temático el compromiso políticodel arte, haciendo un recorrido especifico por los movimientos artísticos del siglo XX y las vanguardias que pertenecen a las décadas de los 60, 70, y 80, materializándose en las más de 2500 piezas que componen la colección al día de hoy. Entre sus instalaciones, se cuenta con salas de bodegaje, bajo las mejores condiciones técnicas que permiten los conocimientos museográficos actuales y con un formato que posibilita la visita de las obras almacenadas para especialistas del rubro, académicos y estudiantes de artes plásticas, estética, historia del arte, entre otros. 

Se realiza la creación de dos nuevas salas de exposiciones para talentos jóvenes, proyectando la incorporación de artistas de las nuevas generaciones del siglo XXI al fondo de la colección además de un Auditorium subterráneo multiuso con capacidad para 200 personas que permita la ejecución de obras de teatro, seminarios, talleres y jornadas de reflexión.

Museo de la Solidaridad Salvador Allende, único en el  mundo creado en base a donaciones personales de los artistas, los cuales entregaron sus obras en apoyo al proyecto político que que el presidente mártir liderara.

Mención especial, por lo  simbólico (y conmovedor), del esfuerzo de todo un colectivo por hacer realidad este objetivo, se ve reflejado en el discurso pronunciado por el presidente Salvador Allende el 17 de mayo de 1972 en el acto de inauguración del Museo y del cual reproducimos un fragmento: (...) Quiero, finalmente, señalar que en un hombre, que por sus años, por su prestancia y por su vida, merece que en él exprese mi reconocimiento a los artistas progresistas del mundo. Me refiero a Joan Miró, al maestro o a don Joan, como lo llaman los que así tienen derecho a hacerlo.
Él quiso, no entregar un cuadro de los muchos o de los pocos que tiene en su casa, o en su galería de trabajo, él quiso crear algo para Chile. Fue más generoso aún, puso su inteligencia, sus pinceles, su mente a trabajar para materializar este gallo, que como ha dicho el compañero Pedrosa, "canta una nueva alborada a una nueva alborada", que es una vida distinta, en un país dependiente que rompe las amarras para derrotar el subdesarrollo y con ello la ignorancia, la miseria, la incultura, la enfermedad.

En Joan Miró, anciano respetado y respetable, pintor sin fronteras rindo el homenaje agradecido del pueblo de Chile, por la actitud de tantos y tantos que han comprendido lo que aquí hacemos, las metas que queremos alcanzar, nuestra dura lucha, frente a intereses poderosos - nacionales y extranjeros - que quisieran que el pueblo siguiera aherrojado y al margen de la instrucción y la cultura. 

Etiquetas: , , , , ,

05/10/2009 15:47. Publicado por: Luisa Eugenia Toro #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Mario Amorós

20090922204419-dominio.jpg

En el corazón de Santiago de Chile se alza el imponente edificio construido por el Gobierno de Salvador Allende para la Tercera Conferencia Mundial de Comercio y Desarrollo de Naciones Unidas, que en su origen adoptó el nombre de Gabriela Mistral. En abril de 1972, en la inauguración de aquella Conferencia, el presidente Allende pronunció un memorable discurso en defensa del derecho de los pueblos del Tercer Mundo a nacionalizar sus riquezas naturales para ponerlas al servicio de su desarrollo social y económico, tal y como su país había hecho un año antes: el 11 de julio de 1971, el Congreso Nacional había aprobado, por unanimidad, la estatización de la gran minería del cobre, el "sueldo de Chile", en palabras de Allende, que aportaba a la nación más del 70% de sus ingresos por divisas.

Después del 11 de septiembre de 1973, con La Moneda devastada por el bombardeo de la aviación, la Junta encabezada por Pinochet se instaló en este enorme edificio y lo rebautizó con el nombre de Diego Portales, el arquitecto del régimen oligárquico con la Constitución impuesta en 1833. La huella de los golpistas aún persiste allí: las puertas de sus salas de conferencias tenían un elaborado pomo labrado con la forma de un puño alzado, muestra del orgullo de una clase obrera que construía el socialismo en democracia, pluralismo y libertad. La dictadura no dudó en girar esos pomos para colocar los puños hacia abajo, toda una metáfora de la refundación neoliberal del país impulsada por Pinochet y los Chicago boys.

 Chile evoca estos días los 36 años del golpe de Estado con la noticia del procesamiento de más de 130 represores, dictado por el juez Víctor Montiglio, debido a su responsabilidad en la desaparición de centenares de militantes de izquierda entre 1974 y 1976. La memoria de los años más duros de la dictadura se entrelaza con la coyuntura política, condicionada por los comicios del 13 de diciembre, que renovarán la Cámara de Diputados y la mitad del Senado y elegirán al sucesor de Michelle Bachelet.

Después de 20 años de hegemonía indiscutida de la Concertación de Partidos por la Democracia, por primera vez el candidato de la derecha, el empresario multimillonario Sebastián Piñera, encabeza las encuestas, aunque permanece alejado de la mayoría absoluta que evitaría una segunda vuelta, que tendrá lugar el 17 de enero.

El perfil de los cinco candidatos que probablemente le disputarán la Presidencia de la República, todos procedentes de una Concertación en proceso de descomposición, confirma el fin de un largo ciclo inaugurado por la derrota de Pinochet en el plebiscito de 1988 y la victoria de Patricio Aylwin en 1989. El candidato de la coalición gubernamental, el democristiano Eduardo Frei (presidente entre 1994 y 2000), es el único que valora satisfactoriamente el balance de dos décadas de Gobierno. Jorge Arrate (ministro con Allende, Aylwin y Frei y ex presidente del Partido Socialista) es la opción del Partido Comunista, la Izquierda Cristiana y sectores muy representativos procedentes del socialismo y quien plantea un programa de transformaciones más nítido, con la renacionalización del cobre entre sus propuestas más relevantes.

Los senadores Alejandro Navarro (también alejado del PS) y Adolfo Zaldívar (ex presidente de la Democracia Cristiana) aparecen con escaso apoyo en unos sondeos que casi a diario confirman el sorprendente respaldo al diputado Marco Enríquez-Ominami, procedente de las filas socialistas. Enríquez-Ominami, hijo de Miguel Enríquez (el secretario general del Movimiento de Izquierda Revolucionaria muerto en 1974 cuando combatía contra decenas de agentes de la DINA), utiliza hábilmente su juventud (36 años), su aparente distanciamiento de la política tradicional y las nuevas tecnologías, así como un programa muy ambiguo, con guiños tanto a la izquierda como a la derecha (acaba de proclamarse "pinochetista" en relación con una posible salida al mar para Bolivia), para concitar un apoyo social que amenaza ya las posibilidades de Frei de superar la primera vuelta, algo impensable hace unos meses.

La otra novedad de estas elecciones es el "acuerdo instrumental" suscrito por la Concertación con el Partido Comunista y sus aliados para presentar una lista unitaria de candidatos a diputados con la aspiración de conquistar una amplia mayoría frente a la derecha y poner término a dos décadas de exclusión parlamentaria del PC. La ley electoral (impuesta por Pinochet en su Constitución de 1980) exige votaciones próximas al 30% para alcanzar un escaño y concede, de manera calculada, una desproporcionada representación al segundo bloque (la derecha), por lo que garantiza casi un empate técnico en el Congreso Nacional que impide la aprobación de las reformas democráticas pendientes.

A un año de la conmemoración del bicentenario de la independencia, Chile se acerca a una encrucijada trascendental. Sebastián Piñera representa la perpetuación del modelo neoliberal, la persistencia de la herencia pinochetista (código laboral represivo, ley electoral binominal, privilegios de las Fuerzas Armadas, Ley de Amnistía de 1978) y un viraje conservador en política internacional, frente al positivo balance de Michelle Bachelet en este último terreno. Su posible rival en la carrera definitiva hacia La Moneda, Eduardo Frei o Marco Enríquez-Ominami, se decidirá a enfrentar las asignaturas pendientes de la Concertación (nueva Constitución, renacionalización de la minería del cobre, justicia para el pueblo mapuche, una nueva política económica y social que supere el paradigma neoliberal) si la izquierda que encarna sobre todo la candidatura de Jorge Arrate alcanza un significativo apoyo popular que pueda condicionar la segunda vuelta y si el partido de Pablo Neruda y Víctor Jara retorna al Parlamento. Sólo así el puño podrá alzarse de nuevo.

Mario Amorós es Periodista e historiador. Su último libro es ‘Compañero Presidente. Salvador Allende, una vida por la democracia y el socialismo'

Ilustración de Mikel Casal

Hiatori

 

 

Etiquetas: , , , ,

22/09/2009 16:44. Publicado por: Luisa Eugenia Toro #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Presidente Salvador Allende brindó al Tedéum su carácter ecuménico

20090920033523-allende.jpg

La Nación

Ceremonia de ayer marcó el inicio de las celebraciones del bicentenario. Cinco banderas benditas ondearán en el Morro de Arica, Isla de Pascua, el Cristo Redentor, la Antártica y La Moneda.

Foto: El carácter ecuménico de la ceremonia nació en 1971 a petición del Presidente Allende. Desde entonces participan obispos de diversas iglesias cristianas.
Foto: La Nación

Sábado 19 de septiembre de 2009

El Tedéum se celebra en ininterrumpidamente desde 1811 cada 18 de septiembre, cuando la Iglesia accedió a la petición de José Miguel Carrera de celebrar una acción de gracias para conmemorar el primer aniversario de la Junta Nacional de Gobierno.

Su carácter ecuménico nació en 1971, por petición del Presidente Salvador Allende. Desde entonces participan obispos y pastores de diversas iglesias cristianas: ortodoxa, luterana, anglicana, metodista y evangélica, entre otras. Este año, la ceremonia marcó el inicio a las celebraciones del bicentenario de la patria.

Ayer fueron bendecidas cinco banderas chilenas que ondearán durante el bicentenario en el Morro de Arica, Isla de Pascua, Cristo Redentor de los Andes, el Continente Antártico y en La Moneda.

ORÍGENES

El Tedéum tiene sus orígenes en el siglo IV. Es un canto de acción de gracias a Dios devenido en la actualidad en ceremonia litúrgica ecuménica utilizado por la iglesia en circunstancias especiales. Su traducción del latín significa: A ti, oh Dios.

En sus primeros años el Tedéum se cantaba al final de la misa. En 1870, el ministro de Culto, Miguel Luis Amunátegui, solicitó celebrarlo sin misa debido a que los fieles que comulgaban tenían que estar en ayunas desde el día anterior y la espera se hacia demasiado larga.

AUTORIDADES

El Tedéum siempre lo preside el obispo de cada diócesis. En el caso de Santiago, el cardenal Francisco Javier Errázuriz. A la ceremonia son invitadas las máximas autoridades del país, encabezadas por la Presidenta Bachelet, los presidentes del Senado, Jovino Novoa; de la Cámara de Diputados, Rodrigo Álvarez; el de la Corte Suprema, Urbano Marín.

Esta vez también fueron invitados los cinco candidatos presidenciales. El gabinete de ministros en pleno; el contralor general de la República, el presidente del Tribunal Constitucional, el presidente del Banco Central, el intendente de la Región Metropolitana y el alcalde de Santiago.

En la nómina también figuraron los comandantes en jefes de las tres ramas de las Fuerzas Armadas, el general director de Carabineros, el director de Investigaciones y el director de Gendarmería; el nuncio apostólico en Chile, la totalidad de los embajadores acreditados en el país y representantes diplomáticos de distintos organismos internacionales con sede en Santiago.

La lista sigue con los presidentes de partidos políticos, senadores y diputados, alcaldes y concejales de la Región Metropolitana.

Igualmente se invitaron a dirigentes sindicales, gremiales y empresariales; rectores de universidades y representantes del mundo de la cultura y las artes; miembros de organizaciones comunitarias y del voluntariado, a delegaciones de parroquias, capillas, colegios y movimientos apostólicos, entre otros.

 

 

19/09/2009 23:35. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Asamblea Nacional de Quebec aprueba mocion de Mme.Pauline Marois

20090918201315-salvador-allende.jpg

MONTREAL, 16 de septiembre de 2009

El 11 de septiembre de 2009 fue conmemorado en Montreal con la inauguración de una obra de arte realizada a la memoria y en homenaje a nuestro querido Presidente Salvador Allende, con el apoyo de la Municipalidad de Montreal y del conjunto de la comunidad chilena de esta ciudad. Fue una jornada inolvidable, con la participación del alcalde, de otras autoridades, de Carmen Quintana y de Maya Fernández Allende, nieta de nuestro Presidente. Un extracto de la intervención de maya fue dada a conocer, ese mismo día, en el acto del Estadio Nacional, en Santiago.

Además, la Asamblea Nacional de Quebec (Parlamento provincial) rindió ayer un vibrante homenaje a Allende y al aporte importante de los chilenos a esta ciudad, a esta provincia y a este país. Acompaño el texto en francés.

Osvaldo Núñez

Montreal

Asamblea Nacional de Quebec aprueba moción de Mme. Pauline  Marois

«Que l'Assemblée nationale souligne le courage du peuple chilien dans le cadre du 100e anniversaire de naissance de M. Salvador Allende, ancien président du Chili, pour qui un monument a été inauguré à Montréal vendredi dernier »....

 

18/09/2009 16:13. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Allende encarna ejemplo universal

20090914025143-homenaje.jpg

Allende “encarna ejemplo universal”

La Nación Por Equipo Política

Sentidas actividades por el 36º aniversario del golpe de Estado de 1973. Socialistas, comunistas, trabajadores y familiares de víctimas de la dictadura rindieron homenaje al Mandatario mártir.

Foto: En distintos recintos del Palacio de La Moneda, la Presidenta Michelle Bachelet, junto a las hijas y familiares de Salvador Allende, hizo el último acto de recordación de la asonada militar de 1973, siendo Jefa de Estado. El énfasis estuvo puesto en los principios del Mandatario mártir. Foto: Presidencia

Sábado 12 de septiembre de 2009

A 36 años del golpe de Estado en contra del gobierno constitucional de Salvador Allende, la Presidenta Michelle Bachelet no dejó pasar la fecha última en que rendiría homenaje al Mandatario socialista y víctimas de la asonada militar, siendo Jefa de Estado.

En una ceremonia ecuménica efectuada en la sede de gobierno, Bachelet destacó “el ejemplo universal que encarna el Presidente Allende y el símbolo mundial en que se ha transformado La Moneda, ejemplo de consecuencia, símbolo de un pueblo que no renuncia a su libertad”.

La Presidenta aseveró que “lo que aquí ocurrió no fue sólo una gesta histórica, ha sido también un ejemplo y de ese ejemplo se levantó una lucha heroica contra la dictadura”.

Reconociendo a quienes el 11 de septiembre de 1973 defendieron al gobierno democrático en La Moneda, dijo que se trató de “gente valerosa, gente esforzada, gente que sufrió mucho”.

Indicó que son “mártires de la democracia, que la historia les guardará un espacio muy especial, porque es el espacio de la consecuencia, el espacio del compromiso, el espacio de la lucha incaudicable por la justicia social y por la libertad”.

En la ceremonia estuvieron presentes las hijas de Salvador Allende, Carmen Paz e Isabel, colaboradores del Presidente e integrantes del gobierno de Bachelet.

La Jefa de Estado no desconoció que los sucesos de 1973 generan controversia en el país, pero valoró los pasos de reconciliación, e indicó que “ejemplos como el de Allende colaboran a este reencuentro porque la consecuencia, la moral, los valores democráticos, son hoy base de nuestra convivencia y eran los valores que defendió el Presidente hasta el último día”.

Michelle Bachelet, que encabezó por última vez la actividad por el 11 de septiembre en el Palacio de La Moneda, terminó su intervención con las mismas palabras de Allende en 1973: “¡Viva Chile, viva el pueblo, vivan los trabajadores!”.

Durante toda la mañana del 11 hubo actos de homenaje a Salvador Allende y las víctimas del golpe de Estado.

Dirigentes del Partido Socialista, Partido Comunista, el MAS, PC-AP y juventudes políticas de izquierda se desplazaron por calle Morandé hasta el número 80 -por donde salió el cuerpo del Presidente ya muerto- y frente al monumento al dignatario, donde dejaron ofrendas florales.

También se hizo presente una delegación de la Confederación de Trabajadores del Cobre encabezada por Cristian Cuevas y miembros de la Central Unitaria de Trabajadores.

Hubo una marcha de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y, como cada año, un grupo de antiguos integrantes de la escolta del doctor Allende (Grupo de Amigos del Presidente, GAP), llegó hasta La Moneda para recordar la fecha de la asomada militar.

Hubo contingentes policiales en torno de las calles del palacio gubernamental, pero no se registraron incidentes ni detenciones.

El recuerdo de Frei

De visita en Buenos Aires, Argentina, el candidato presidencial de la Concertación, Eduardo Frei, dijo que en “Chile aún hay heridas que no se cierran”.

Dijo que a distancia quería sumarse a los homenajes a las víctimas del golpe de Estado.

“Quiero sumarme a eso haciendo así un recuerdo de los miles de chilenos que fueron torturados, que fueron exiliados, que desaparecieron y el compromiso de todos los demócratas de un nunca más”.

 

Homenaje de Arrate

Frente a la puerta de Morandé 80 de La Moneda, el aspirante presidencial de la izquierda, Jorge Arrate, indicó: “Por esta puerta muchos fueron sacados, muchos están todavía desaparecidos” y sentenció: “Las tareas en materia de derechos humanos que tenemos pendientes son muy grandes y seguimos en la brecha”.

Arrate manifestó que “tuve el privilegio de trabajar los primeros meses en el gobierno (de Allende) y de compartir los avatares de aquel tiempo”.

 

 

13/09/2009 22:51. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

¡Viva Chile, vivan los trabajadores!

20090912012151-presidenmta-e-hijas.jpg

Bachelet: “¡Viva Chile, vivan los trabajadores!”

Presidenta usó emblemática frase de Salvador Allende en su último discurso por el “11” en La Moneda. Antes, se emocionó al recordar a Tencha.

Foto: Bachelet junto a las hijas de Allende esta mañana en La Moneda.

Viernes 11 de septiembre de 2009 | |

La Nación Política

La Presidenta Michelle Bachelet concentró en la figura del extinto mandatario Salvador Allende su homenaje a las víctimas del Golpe de Estado en La Moneda incluso citando la frase de éste al cierre de su discurso desde el Palacio bombardeado en 1973.

¡Viva Chile, viva el pueblo, vivan los trabajadores! ”, señaló la Jefa de Estado al terminar su alocución este viernes en el marco del acto ecuménico en la Sede de Gobierno, el último que encabeza en su gestión como Presidenta.

Bachelet acudió a las emblemáticas palabras de Allende luego de destacar la construcción del Salón Blanco al que definió como “un lugar que dirá con elocuencia que la libertad y la dignidad del ciudadano nunca más se perderá en Chile”.

Ese es el ejemplo del Presidente Allende y de sus colaboradores, el ejemplo que muy especialmente nos dejara con sus últimas palabras. Esas palabras no se han vuelto a escuchar aquí en La Moneda desde 1973 y hoy queremos recordarlas”, agregó.

En el acto se pudo escuchar por primera vez en La Moneda, a 36 años del Golpe encabezado por Augusto Pinochet, el citado último discurso que incluye la frase "mucho más temprano que tarde, se abrirán las grandes alamedas".  

Antes, también se explayó en un emotivo recuerdo de la esposa de Allende, Hortensia Bussi, recientemente fallecida. "Nos falta una gran valiente esta mañana: nuestra querida ´Tencha”, señaló en parte de su discurso.

Falta ´Tencha` de Allende para quien pido vaya un cariñoso aplauso”, agregó, con voz quebrada, provocando el saludo de los asistentes.

Bachelet también destacó la presencia en la actividad “de los amigos más queridos del Presidente Allende", de "quienes fueron sus leales colaboradores” y de los familiares de loslos que aquí (La Moneda) cayeron y de los que aquí fueron hechos desaparecer”.

A todos los calificó como “gente valerosa, gente esforzada y gente que sufrió mucho”, y festejó que hoy puedan entrar “con la frente en alto” a la sede de Gobierno.

 

 

11/09/2009 21:21. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Allende presente en La Moneda

20090912011736-homenaje-a-allende.jpg
Viernes 11 de septiembre de 2009 | Actualizada 00:00 |
La Nación Política
 
 
Política | Una jornada incesante de homenajes al Presidente Salvador Allende se vivió este 11 de septiembre en el sector del palacio de La Moneda. Hasta Morandé 80 y el monumento en honor al líder de la UP, situado en la esquina de Morandé con Moneda, llegó la izquierda a rendir tributo al Presidente mártir. En esta galería, postales de un nuevo aniversario de una fecha trágica para el país.

Fotos: Leandro Chávez

Vea Galería de Fotos Aquí

 

11/09/2009 21:17. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Chile 1973‏

20090912012851-la-moneda.jpg

C H I L E    1 9 7 3

UN 11 DE SEPTIEMBRE

Omar Contreras Flores

A Coruña – España.

            En una ciudad, en que las fuerzas de la naturaleza la han hecho desaparecer dos veces de la faz de la tierra.

            Un joven profesor, después de haber pasado casi toda la noche preparando sus clases y escuchando los últimos comentarios políticos, se duerme preocupado. Las noticias son alarmantes, en cualquier momento se podría dar ese golpe tan temido por él y aquellos, que con ilusión y sacrificios habían asumido la gran responsabilidad de ayudar ha hacer de aquel país largo, desgarbado y de loca geografía, un lugar solidario.

            Como de costumbre, a primera hora de la mañana se dirige a su trabajo de la Universidad, no había transporte público por la huelga y al vivir a las afueras de la ciudad, no le queda otra alternativa que hacer auto stop. Fue  recogido  por el conductor de una camioneta, cuya radio lanzaba al aire los primeros bandos militares, por los cuales, los ciudadanos dejábamos de ser ciudadanos, para pasar a ser prisioneros de los cuatro generales traidores, de los que compran las conciencias y los estómagos de aquellos que se venden.

            En su recorrido apenas se ven coches por la calle, solo algunas patrullas militares...

            Al llegar a la Universidad se encuentra con su hermano, ambos sabían en principio lo que tenían que hacer llegando este momento. Queman todo aquello que llevan encima que pueda ser comprometedor, luego se despiden con un fuerte abrazo en las afueras de la Universidad, para dirigirse cada uno a sus destinos señalados con anterioridad.

            Nuestro joven profesor se dirigió a la sede de su partido que se encontraba a pocos metros, compañeros suyos sacaban documentación y archivos para ser llevados a un lugar más seguro. Al llegar a ese lugar, el edificio estaba tomado por las fuerzas militares, personas contra la pared, otras tiradas por el suelo, algunas eran golpeadas e introducidos en vehículos policiales. Finalmente, llevan la documentación al Instituto donde nuestro profesor también imparte clases y con la complicidad de un auxiliar la queman de inmediato.

            Posteriormente se dirige al lugar de encuentro con los dirigentes de su colectividad, se reúnen unos treinta en un chalet adosado situado muy cerca del Regimiento de la ciudad.

            Los acuerdos son de abandonar la ciudad y dirigirse a la Cordillera de la Costa donde se pasaría a reforzar los contingentes campesinos que estarían dispuestos a defender a su Gobierno.

            Al salir de dicha reunión se encuentra que el toque de queda es a las catorce horas,  imposible llegar al lugar de destino ese día. Se dirige a su casa a recoger sus cosas y sale apenas oscurece a otra a pasar la noche.

            Durante las horas de la tarde,  se tiene que conformar con escuchar a las cuatro alimañas que se han adueñado del país.

            Graves son las noticias que le llegan, el presidente ha sido asesinado, su hermano ha sido detenido por la policía antes del toque de queda.

            A las luces del alba, nuestro joven profesor sale desesperadamente a sumarse a los que creen que todavía, había lugar para la resistencia.

            Al día siguiente se entera que su hermano había sido asesinado la noche del once.

            Fue un once negro, de vergüenza y asco.

 Para que la Memoria no se duerma.

Para que la Memoria no se muera.

 Entra en:    www.memoriaviva.com

11/09/2009 21:14. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

A 36 años del golpe de Estado:

20090912005052-mpt-la-moneda.jpg

MPT RINDE HOMENAJE AL PUEBLO CHILENO Y A SALVADOR ALLENDE EN LA MONEDA

               

 

En la puerta histórica de Morandé 80, desde donde salieron los últimos colaboradores del gobierno de la Unidad Popular el 11  de septiembre de 1973 luego de la resistencia al bombardeo al Palacio de La Moneda que inauguró una de las dictaduras más crueles de América Latina,  se apostó un conjunto de militantes del Movimiento de los Pueblos y los Trabajadores a rendir honores a los caídos durante el golpe de Estado.

 

Alrededor del mediodía, frente a una multitud rodeada de la policía militarizada chilena y junto con dejar una ofrenda floral, uno de los voceros del MPT, Raúl Blanchet, señaló que “estamos aquí para honrar al pueblo que convencido de la justeza de sus anhelos, marchó tras un hombre que encarnaba el liderazgo necesario para lograr esas transformaciones: Salvador Allende, con sus aciertos y errores, pero por sobre todo, el compromiso con su pueblo.”

 

Blanchet, miembro de los Consejos Comunistas, organización federada en el MPT, indicó que “venimos a honrar a millones de hombres y mujeres que celebraron la nacionalización del cobre, a los que celebraron la nacionalización de la banca, a los campesinos que levantaron asentamientos de la Reforma Agraria. Venimos a honrar a los uniformados que se negaron a disparar contra el pueblo o a reprimirlo y pagaron un alto precio por su desobediencia o rebeldía. Venimos a honrar la lucha de los comuneros mapuche por su autonomía y territorio, y a exigir el fin de la represión en su contra.”

 

Refiriéndose al nuevo proyecto político que constituye el MPT, Raúl Blanchet, dijo que “venimos hablar de futuro. Venimos a proclamar que estamos construyendo una unidad de los pueblos y los trabajadores. Que construimos esta nueva unidad en una compleja diversidad, pero determinados a crear un nuevo espacio en que se encuentren los trabajadores que crean con su esfuerzo, toda la riqueza existente. En resumen, a luchar para terminar con el capitalismo, empleando todos los medios y fuerzas que resulten necesarios, pues consideramos que es la única forma de alcanzar la más plena justicia social, económica y política.”

 

Finalmente, Blanchet terminó su alocución llamando a participar en una marcha el mismo 11 de septiembre, a las 19:00 hrs., en Alameda con Ahumada desde donde la gente se dirigirá al Estadio Víctor Jara a realizar un breve acto de memoria por los miles de ejecutados políticos, desaparecidos y caídos en combate durante la dictadura pinochetista.

 

 

Andrés Figueroa Cornejo

Septiembre 11 de 2009

11/09/2009 20:46. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

MPT - CHILE CONVOCA A LOS TRABAJADORES Y LOS PUEBLOS

Con Allende en el corazón, a levantar las demandas populares

 

Contra la explotación, el subcontrato y la cesantía; fin a las AFP; por un sistema de salud digno; educación pública gratuita, estatal  y fin a la municipalización y a la enseñanza particular subvencionada; condonación de deudas a los más pobres. Nacionalización de los recursos naturales estratégicos. Respeto al pueblo-nación mapuche. Juicio y castigo a los culpables de violaciones a los Derechos Humanos.

 

Viernes 11 septiembre. 11:30 hrs. Morandé 80. Homenaje al Presidente Allende.

 

Viernes 11 septiembre. 19 hrs. Ahumada con Alameda. Marcha al estadio Víctor Jara.

 

Viernes 11 septiembre. Protesta Nacional en todas partes y como se crea conveniente.

 

Domingo 13 septiembre. 10 horas. Plaza Los Héroes. Marcha al Cementerio General.

 

MOVIMIENTO DE LOS PUEBLOS Y LOS TRABAJADORES – MPT

 Septiembre de 2009

11/09/2009 20:28. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

EL 4 DE SEPTIEMBRE GANÓ ALLENDE

20090910012554-allende.jpg

El 4 de septiembre de 1970 ganó Allende

  Discurso de triunfo de Salvador Allende desde el balcón de la FECH

Con profunda emoción les hablo desde esta improvisada tribuna por medio de estos deficientes amplificadores.

¡Qué significativa es, más que las palabras, la presencia del pueblo de Santiago, que interpretando a la inmensa mayoría de los chilenos, se congrega para festejar la victoria que alcanzamos limpiamente, el día de hoy, victoria que abre un camino nuevo para la patria, y cuyo principal actor es el pueblo de Chile aquí congregado! ¡Qué extraordinariamente significativo es que pueda yo dirigirme al pueblo de Chile y al pueblo de Santiago desde la Federación de Estudiantes! Esto posee un valor y un significado muy amplio. Nunca un candidato triunfante por la voluntad y el sacrificio del pueblo usó una tribuna que tuviera mayor trascendencia. Porque todos lo sabemos. La juventud de la patria fue vanguardia en esta gran batalla, que no fue la lucha de un hombre, sino la lucha de un pueblo; ella es la victoria de Chile, alcanzada limpiamente esta tarde.

Yo les pido a ustedes que comprendan que soy tan sólo un hombre, con todas las flaquezas y debilidades que tiene un hombre, y si pude soportar -porque cumplía una tarea- la derrota de ayer, hoy sin soberbia y sin espíritu de venganza, acepto este triunfo que nada tiene de personal, y que se lo debo a la unidad de los partidos populares, a las fuerzas sociales que han estado junto a nosotros. se lo debo al hombre anónimo y sacrificado de la patria, se lo debo a la humilde mujer de nuestra tierra. Le debo este triunfo al pueblo de Chile, que entrará conmigo a La Moneda el 4 de noviembre.

La victoria alcanzada por ustedes tiene una honda significación nacional. Desde aquí declaro, solemnemente que respetaré los derechos de todos los chilenos. Pero también declaro y quiero que lo sepan definitivamente, que al llegar a la Moneda, y siendo el pueblo gobierno, cumpliremos el compromiso histórico que hemos contraído, de convertir en realidad el programa de la Unidad Popular.

Lo dije: no tenemos ni podríamos tener ningún propósito pequeño de venganza. sería disminuir la victoria alcanzada. Pero, si no tenemos un pequeño propósito de venganza, de ninguna manera, vamos a claudicar, a comerciar el programa de la Unidad Popular, que fue la bandera del primer gobierno auténticamente democrático, popular, nacional, y revolucionario de la historia de Chile.

Dije y debo repetirlo: si la victoria no era fácil, difícil será consolidar nuestro triunfo y construir la nueva sociedad, la nueva convivencia social, la nueva moral y la nueva patria.

Pero yo sé que ustedes, que hicieron posible que el pueblo sea mañana gobierno, tendrán la responsabilidad histórica de realizar lo que Chile anhela para convertir a nuestra patria en un país señero en el progreso, en la justicia social, en los derechos de cada hombre, de cada mujer, de cada joven de nuestra tierra.

Hemos triunfado para derrocar definitivamente la explotación imperialista, para terminar con los monopolios, para hacer una profunda reforma agraria, para controlar el comercio de exportación e importación, para nacionalizar, en fin, el crédito, pilares todos que harán factible el progreso de Chile, creando el capital social que impulsará nuestro desarrollo.

Por eso, esta noche que pertenece a la Historia, en este momento de júbilo, yo expreso mi emocionado reconocimiento a los hombres y mujeres, a los militantes de los partidos populares e integrantes de las fuerzas sociales que hicieron posible esta victoria que tiene proyecciones más allá de las fronteras de la propia patria. Para los que estén en la pampa o en la estepa, para los que me escuchan en el litoral, para los que laboran en la precordillera, para la simple dueña de casa, para el catedrático universitario, para el joven estudiante, el pequeño comerciante o industrial, para el hombre y la mujer de Chile para el joven de la tierra nuestra, para todos ellos, el compromiso que yo contraigo ante mi conciencia y ante el pueblo -actor fundamental de esta victoria- es ser auténticamente leal en la gran tarea común y colectiva. Lo he dicho: mi único anhelo es ser para ustedes el Compañero presidente.

Chile abre un camino que otros pueblos de América y del mundo podrán seguir. La fuerza vital de la unidad romperá los diques de la dictadura y abrirá el cauce para que los pueblos puedan ser libres y puedan construir su propio destino.

Somos lo suficientemente responsables para comprender que cada país y cada nación tiene sus propios problemas, su propia historia y su propia realidad. Y frente a esa realidad serán los dirigentes políticos de esos pueblos los que adecuarán la táctica que deberá adoptarse.

Nosotros sólo queremos tener las mejores relaciones políticas, culturales, económicas, con todos los países del mundo. Sólo pedimos que respeten -tendrá que ser así- el derecho del pueblo de Chile de haberse dado el gobierno de la Unidad Popular.

Somos y seremos respetuosos de la autodeterminación y de la no intervención. Ello no significará acallar nuestra adhesión solidaria con los pueblos que luchan por su independencia económica y por dignificar la vida del hombre.

Sólo quiero señalar ante la historia el hecho trascendental que ustedes han realizado, derrotando la soberbia del dinero, la presión y amenaza, la información deformada, la campaña del terror, de la insidia y la maldad. Cuando un pueblo ha sido capaz de esto, será capaz también de comprender que sólo trabajando más y produciendo más podremos hacer que Chile progrese y que el hombre y la mujer de nuestra tierra, la pareja humana, tengan derecho auténtico al trabajo, a la vivienda, a la salud, a la educación, al descanso, a la cultura y a la recreación, juntos, con el esfuerzo de ustedes vamos a hacer un gobierno revolucionario.

La revolución no implica destruir sino construir, no implica arrasar sino edificar; y el pueblo chileno está preparado para esa gran tarea en esa hora trascendente de nuestra vida.

Compañeras y compañeros, amigas y amigos: Cómo hubiera deseado que los medios materiales de comunicación me hubieran permitido hablar más largamente con ustedes y que cada uno hubiera oído mis palabras, húmedas de emoción, pero a la vez firmes en la convicción de la gran responsabilidad que todos tenemos y que yo asumo plenamente. Yo les pido que esta manifestación sin precedentes se convierta en la demostración de la conciencia de un pueblo. Ustedes se retirarán a sus casas sin que haya el menor asomo de una provocación y sin dejarse provocar. El pueblo sabe que sus problemas no se solucionan rompiendo vidrios o golpeando un automóvil. Y aquéllos que dijeron que el día de mañana los disturbios iban a caracterizar nuestra victoria, se encontrarán con la conciencia y la responsabilidad de ustedes. Irán a sus trabajos, mañana o el lunes, alegres y cantando; cantando la victoria tan legítimamente alcanzada y cantando al futuro. Con las manos callosas del pueblo, las tiernas manos de la mujer y la sonrisa del niño, haremos posible la gran tarea que sólo un sueño responsable podrá realizar. El hecho de que estemos esperanzados y felices, no significa que nosotros vayamos a descuidar la vigilancia: el pueblo, este fin de semana, tomará por el talle a la patria y bailaremos desde Arica a Magallanes, y desde la cordillera al mar, una gran cueca, como símbolo de la alegría sana de nuestra vida.

Pero al mismo tiempo mantendremos nuestros comités de acción popular, en actitud vigilante, en actitud responsable, para estar dispuestos a responder a un llamado, si es necesario, que haga el comando de la Unidad Popular.

Llamado para que los comités de empresas, de fábricas, de hospitales, en las juntas de vecinos, en los barrios y en las poblaciones proletarias, vayan estudiando los problemas y las soluciones; porque presurosamente tendremos que poner en marcha el país. Yo tengo fe, profunda fe, en la honradez, en la conducta heroica de cada hombre y de cada mujer que hizo posible esta victoria. Vamos a trabajar más. Vamos a producir más. Este triunfo debemos tributarlo en homenaje a los que cayeron en las luchas sociales y regaron con su sangre la fértil semilla de la revolución chilena que vamos a realizar.

Quiero antes de terminar, y es honesto hacerlo así, reconocer que el gobierno entregó las cifras y los datos de acuerdo con los resultados electorales. Quiero reconocer que el jefe de plaza, General Camilo Valenzuela, autorizó este acto, acto multitudinario, en la convicción y certeza que yo le diera de que el pueblo se congregaría, como está aquí en actitud responsable, sabiendo que ha conquistado el derecho a ser respetado en su victoria, el pueblo que sabe que entrará conmigo a La Moneda el 4 de noviembre de este año. Quiero destacar que nuestros adversarios de la Democracia cristiana han reconocido en una declaración, la victoria popular. No le vamos a pedir a la derecha que lo haga. No lo necesitamos. No tenemos ningún ánimo pequeño en contra de ella. Pero ella no será jamás capaz de reconocer la grandeza que tiene el pueblo en sus luchas, nacida de su dolor y de su esperanza.

Nunca como ahora, sentí el calor humano; y nunca como ahora la canción nacional tuvo para ustedes como para mí tanto y tan profundo significado. En nuestro discurso lo dijimos: somos los herederos de los padres de la patria y juntos haremos la segunda independencia: la independencia económica de Chile.

Les digo que se vayan a sus casas con la alegría sana de la limpia victoria alcanzada. Esta noche, cuando acaricien a sus hijos, cuando busquen el descanso, piensen en el mañana duro que tendremos por delante, cuando tengamos que poner más pasión, más cariño, para hacer cada vez más grande a Chile, y cada vez más justa la vida en nuestra patria.

Gracias, gracias, compañeras. Gracias, gracias, compañeros. Lo mejor que tengo me lo dió mi partido, la unidad de los trabajadores y la Unidad Popular.

A la lealtad de ustedes, responderé con la lealtad de un gobernante del pueblo, con la lealtad del compañero Presidente. 

Etiquetas: , , , , ,

09/09/2009 21:19. Publicado por: LUISA EUGENIA TORO #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Nuevos documentos desclasificados de la CIA

20090816200015-nixon.jpg

La gestión de Nixon y dictador brasileño para derrocar a Allende

Por Mariela Vallejos / La Nación 

Domingo 16 de agosto de 2009   

Al publicar los nuevos memos de la CIA, el investigador norteamericano Peter Kornbluh, del NSA, sostiene que debe haber archivos similares en Chile y Brasil. "La historia completa de la intervención norteamericana en América Latina no puede ser contada sin acceso a los demás archivos", aseguró en entrevista con LND.

 Documentos desclasificados de la CIA, publicados hoy en EEUU, revelan que Richard Nixon complotó con el dictador brasileño Emilio Garrastazú Médici para derrocar a Salvador Allende. El investigador Peter Kornbluh, encargado del Nacional Security Archive (Archivo de Seguridad Nacional, NSA en inglés), dijo a LND que "Chile podría solicitar formalmente al Presidente Lula que abra los archivos militares de Brasil para clarificar lo sucedido".

Se trata de tres memos, fechados en 1971, que ilustran conversaciones personales entre Nixon y Garrastazú Médici, sostenidas en la Casa Blanca, y en las que discutieron acerca del rol que le cabría a Brasil en el derrocamiento del Presidente chileno. Durante uno de los diálogos, Nixon preguntó al dictador brasileño si el Ejército de Chile tenía la capacidad para derrocar a Allende. Éste respondió que "creía que sí", y además dejó claro que "Brasil estaba trabajando con ese objetivo".

Durante el encuentro que tuvo lugar en la Oficina Oval, Nixon aprobó la intervención de Brasil en Chile. "El Presidente señaló que era muy importante que Brasil y Estados Unidos trabajaran juntos en este campo. No podíamos tomar una dirección, pero sí los brasileños sentían que había algo que pudiéramos hacer para ayudar en esto, a él (Nixon) le gustaría que el Presidente Garrastazú Médici se lo hiciera saber. Si se requería dinero u otro tipo de ayuda discreta, podríamos ponerla a disposición. Esto se mantendría bajo la mayor discreción", señala el documento.

En la citada conversación, Nixon le dijo a Garrastazú Médici que Estados Unidos y Brasil debían "evitar que hubiese nuevos Allende y nuevos Castro" en América Latina y, al mismo tiempo, tratar de "revertir esta tendencia" donde fuese posible.

Nixon dijo también al brasileño que "esperaba que pudieran colaborar estrechamente puesto que había muchas cosas que Brasil, como país sudamericano, podía hacer y que Estados Unidos no podía" anota el texto de la CIA. La documentación revela que Nixon creía que una relación especial con Brasil era muy importante, al grado que propuso a Garrastazú Médici que ambos establecieran un canal directo y secreto de comunicación "para contactarse directamente fuera de medios diplomáticos".

El brasileño nombró a su ministro de Relaciones Exteriores y asesor privado, Gibson Barbosa, como su representante en dicho canal, pero le dijo a Nixon que en caso de que tuviese que tratar "materias particularmente privadas y delicadas, Brasil usaría al coronel Manso Netto. Por su parte, Nixon nombró a Kissinger como su representante.

Basado en fuentes brasileñas, otro memo de la CIA señala que Garrastazú Médici propuso al Presidente norteamericano que trabajasen juntos para contrarrestar la "expansión izquierdista marxista" y Nixon le prometió asistencia norteamericana "donde y cuando fuera posible". El reporte revela también que el meollo de las conversaciones secretas generó preocupación en los estamentos militares de Brasil. Algunos generales pensaban que la responsabilidad por tales operaciones recaería en las fuerzas armadas brasileñas. El documento cita al general brasileño Vicente Dale Coutinho señalando que "Estados Unidos obviamente quiere que Brasil haga el trabajo sucio" en América del Sur.

Una estimación hecha por la CIA en 1972, predecía que Brasil iba a jugar un rol cada vez más importante en asuntos hemisféricos "llenando cualquier vacío que Estados Unidos pudiera dejar" y agrega que Brasil "no dudaría" en emplear acciones encubiertas para "oponerse a gobiernos de izquierda; mantener gobiernos amigos en el poder o ayudarlos a instalarse en países como Bolivia y Uruguay".

Información

Kornbluh sostiene que Chile tiene el derecho de pedir a Brasil un informe que clarifique lo ocurrido. "Así como el Senado de los Estados Unidos emitió un reporte sobre la intervención norteamericana, uno pensaría, considerando el peso de los documentos revelados en Washington, que Brasil va a acceder a clarificar su propio rol" en el derrocamiento de Allende, subraya el investigador.

Peter Kornbluh es director de los Proyectos de Documentación Chile y Brasil del NSA, una agencia no gubernamental basada en Washington DC que lidera la campaña para desclasificar documentos aún secretos de la CIA en relación con la intervención de Estados Unidos en América del Sur. Kornbluh, autor del libro "Pinochet: los archivos secretos", ha sacado a la luz centenares de documentos que ilustran la intervención norteamericana en Chile.

"Obviamente, documentos como los que comentamos hoy revelan un aspecto multilateral en la intervención para derrocar a Allende. Debe haber más información que se intercambió a través de los canales secretos a los que se refiere la CIA. ¿Qué otras comunicaciones tuvieron después? ¿Qué más revelan esas comunicaciones sobre el rol de Brasil? Estoy seguro de que hay más documentos, muy secretos, de la CIA que aún no hemos visto, y que reflejan esta colaboración", dice Kornbluh.

Él cree que, si los brasileños están adoptando una política de puertas abiertas respecto de la historia, claramente, debieran estar dispuestos a avanzar para que se sepa todo lo ocurrido en ese entonces. "Por ende, vamos a dar a Estados Unidos, a la administración de Obama, todo el permiso para desclasificar cualquier documento que ilustre lo sucedido. Si Brasil lo hace, será un gran avance", concluye.

A su juicio, "Brasil seguía su propia iniciativa y tenía un interés propio, muy similar al de Estados Unidos: no quería que Allende tuviera éxito porque eso tendría un impacto en la región, especialmente en Uruguay".

"Más allá de entender los roles que los países jugaron en la intervención, y la voluntad propia de Brasil, es importante notar que Brasil ha cambiado mucho desde los ’70. La ironía es que la misma nación que eligió a Lula da Silva estuvo previamente involucrada en minar y derrocar un gobierno como el de Allende, que de algún modo pavimentó el camino para que líderes como Lula fueran democráticamente elegidos en las urnas", acota. //LND 

► Acceso a los documentos originales publicados por el NSA (en inglés): http://www.gwu.edu/ nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB282/

 

 

16/08/2009 16:00. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Homenaje a Hortensia Bussi de Allende al inicio de la Semana de Allende‏

20090623015843-hortencia.jpg

Se rendira un homenaje a Hortensia Bussi de Allende el 23 de junio a las 18 horas en el Centro Cultural Paco Urondo al inicio de la Jornada: La semana de Allende y la Unidad Popular Latinoamericana.  

Cronograma de actividades:

La crisis y los ciclos económicos de 1973 y el actual.

La experiencia de la Unidad Popular en Chile

PANELISTAS: Néstor Restivo, Laura Rubio y Alejandro Barrios

Martes 23 de Junio - 18 hs. / Centro Cultural Paco Urondo

25 de Mayo 221 (esq. Perón)

Antes del inicio de la mesa, se rendirá un homenaje a Hortensia Bussi de Allende

  El actual Modelo de producción agropecuario y la política de los Recursos Naturales

PANELISTAS: Alfredo Zaiat, Andrés Carrasco, Alejandro Kaufman y Elsa Bruzzone

Miércoles 24 de Junio - 21 hs. / Facultad de Cs Sociales

Sede Pque Centenario – Franklin 54 - Aula 108

  Proyección del video Allende habla con Debray

Jueves 25 de Junio - 21 hs. / Facultad de Cs Sociales /

Sede Marcelo T. De Alvear 2230 / Sala Kosteki Santillán

  Festival por Salvador Allende

y la Unidad Popular Latinoamericana

Viernes 26 de junio 21 horas / Centro Cultural y Biblioteca Popular ELUNEY Boyacá 927 ( a 1 cuadra de Gaona al 2600)

CALYCANTO, DANIEL BAZÁN LAZARTE Y LOS PAMPAS

Baile, Bebidas y muchas ganas de divertirse para consolidar y avanzar en el cambio.

  Por la Comisión de Organización de la Cátedra Libre Salvador Allende

José Salvador Cárcamo (profesor y economista UBA) , Eduardo Jozami (Director del Centro Cultural Haroldo Conti) , M. Soledad Palomino (consejera directiva FSOC. UBA) , Marta Tenewicki (profesora, economista e historiadora UBA)

  catedralibreallende@gmail.com

http://www.catedralibresalvadorallende.blogspot.com/

 

 

22/06/2009 21:58. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

HORTENSIA BUSSI, UNA MUJER ADELANTADA A SU TIEMPO

20090621211945-tencha.jpg

Domingo 21 de junio de 2009   

 Por Manuel Salazar S. / La Nación 

 La viuda de Allende

Inmensamente culta y enamorada del arte, la profesora de historia fue flechada por el doctor Salvador Allende, a quien acompañó en toda su larga carrera política que terminó con su vida en La Moneda. Fue tanta la pasión, que decidieron vivir juntos, casándose sólo después que ella quedara embarazada de su primera hija. Pese a los vaivenes de su matrimonio y a haber dado una dirección falsa ante el Registro Civil para facilitar la nulidad si llegaba a ser necesaria, nunca se separaron.

 Nace el 22 de julio de 1914 en Rancagua. Hija del marino mercante Ciro Bussi, cuyo abuelo había llegado a Chile desde Liguria, Italia, y de Mercedes Soto García, vinculada a una familia de agricultores de las riberas del río Cachapoal. Los Bussi Soto se habían alejado en busca de mejor fortuna, pero la aventura fracasa y los problemas económicos los obligan a volver a Valparaíso. Allí nacen los hermanos de Hortensia; Adriana, que será maestra, y Renato, futuro agrónomo.

Tencha queda huérfana de madre a los tres años. El papá se casa con Amelia López, quien será su nueva "mamá". Viven en calle Papudo 38, entre los cerros Concepción y Cordillera, a pasos de los paseos Atkinson y Gervasoni. Ciro Bussi se gana la vida como práctico, piloteando los barcos que ingresan al puerto.

Ella y su hermana estudian en el Liceo N 2 de Niñas, en las cercanías de la Plaza Victoria. Leen mucho y aprenden a tocar el piano.

Al terminar las humanidades, Tencha viaja a Santiago con sus hermanos y se instala en la casa de una tía, Olga López, hermana de la madrastra, en calle Picarte, en los inicios del barrio Independencia, al otro lado del río Mapocho. Olga es una profesora con ideas de izquierda. La pequeña Adriana es internada en la Escuela Normal; Renato en el Barros Arana. Hortensia se matricula en el Instituto Pedagógico, entonces en la esquina de Cumming con Alameda, en el concurrido barrio Brasil. Tiene como profesores a connotados académicos: Juan Gómez Millas, Luis Puga, Luis Galdames y Eugenio González, entre otros. Participa en marchas y asiste a las reuniones de la FECh en la Escuela de Derecho, ubicada entonces en la casa central de la Universidad de Chile. En el Pedagógico dominan los socialistas, comunistas y trotskistas.

A través de su tía conoce a Amanda Labarca, Elena Caffarena y otras mujeres que luchan por sus derechos. Lucila Delgado Castillo, se transforma en su mejor amiga.

En 1933, el padre y su conservadora madrastra se trasladan a la capital, adquieren una casa en calle Maruri, muy cerca de la tía Olga.

Su primer amor es el doctor Gustavo Vila. Su padre la expulsa de la casa y se instala en una pensión en calle San Alfonso, en el barrio Estación Central. Termina sus estudios de Pedagogía en Historia, pero no se titula. Hace reemplazos en los liceos de niñas N 1 y N 5, mientras apura un curso de bibliotecología en la Universidad de Chile. Ello le permitirá ingresar como bibliotecaria al Servicio Nacional de Estadísticas, donde trabajará más de 15 años.

 El amor de su vida

 A los 25 años, mientras es cortejada por Manuel Mandujano, conoce una noche al entonces diputado socialista Salvador Allende. ¿Cómo un hombre como usted puede ser masón?", le pregunta y lo descoloca, tras comentar el violento temblor que minutos antes había sacudido a Santiago, pero que más al sur, con carácter de terremoto, destruyó Chillán dejando 25 mil muertos. Era el 21 de enero de 1939.

 Allende contaría años después a su hermana Laura que lo cautivaron sus ojos y el agudo desparpajo de sus comentarios. A los pocos días, ya emparejados, Tencha ingresa a las Milicias Socialistas y marcha codo a codo con el doctor, vistiendo la camisa, la gorra y los correajes del uniforme. La pasión los consume. Deciden vivir juntos en un departamento frente al cerro Santa Lucía.

En septiembre de 1939, Allende renuncia a su sillón parlamentario para asumir como ministro de Salubridad del Presidente Pedro Aguirre Cerda. Tencha lo ayuda a escribir un libro donde revela los problemas de salud que existen en el país.

Tencha se embaraza. Una amiga los increpa: ¡cásense!, les dice. Se casan en Ñuñoa el 17 de septiembre de 1940. Muy liberales para su tiempo, dan domicilios falsos para facilitar una eventual anulación futura del compromiso. Los testigos son Hernán Santa Cruz y el médico Óscar Miranda Rodríguez. Viajan a una breve luna de miel a Algarrobo.

El 10 de enero de 1941 nace la primera hija, Carmen Paz, en la Clínica Santa María, a quien le detectan una hemiplejia parcial. La pareja hace nuevos amigos, entre ellos Eduardo Frei Montalva y los apristas peruanos Manuel Seoane y Luis Alberto Sánchez.

El 8 de septiembre de 1943 nace Beatriz; y el 18 de enero de 1945, María Isabel, la actual diputada. Las tres niñitas son enviadas al Colegio La Maisonette.

Allende compra una casa en Algarrobo. Tencha y las niñas pasan los veranos en la playa, jugando con sus primos Pascal Allende, hijos de la tía Laurita Allende y de Gastón Pascal Lyon; y con Carmen Castillo Echeverría, hija del arquitecto Fernando Castillo y de la escritora Mónica Echeverría.

Tencha nada y juega Scrabble (Dilema), un verdadero vicio que mantendrá durante toda su vida. Conocen a los Morandé, a los Tocornal, a los Braun Menéndez, a los Ossa y a los Valdés Soublette. Los fines de semana llega Salvador, que pasea por la playa con Frei y Gabriel Valdés hablando de política. El padre prepara los mariscos y los asados.

Por ese tiempo, una primera tragedia estremece a Tencha: su padre se suicida de un balazo, solitario en una pensión céntrica, tras un fracasado tercer matrimonio. Ella contrae una rebelde tuberculosis que volverá en los años futuros. En febrero de 1953, los Allende Bussi adquieren una casa en la calle Guardia Vieja 392, en un tranquilo rincón de Providencia. Todo parece mejor, pero un nuevo drama los sacude: Tencha pierde a los seis meses de embarazo a un hijo, el varón tan deseado por Allende.

En agosto de 1954 la pareja viaja a la URSS y de allí a China, donde permanecen casi tres meses. En el mercado del templo de Shanghai, Salvador le compra un collar de perlas rosadas, el que Tencha conservará toda su vida como un preciado tesoro.

 FOTO_02 W:300 H:200 49 kb
 Multitudinario adiós tuvo ayer la "Tencha"

Rumbo a La Moneda

La carrera política de Allende es cada vez más intensa. En 1957 es nominado candidato presidencial. Ella se molesta; no quiere que compita con Frei Montalva y sus amigos demócratas cristianos. Al año siguiente, reaparece la tuberculosis, el marido cumple 50 años y pierde estrechamente las elecciones.

 En febrero de 1959 viajan a Venezuela a la asunción como Presidente de su viejo amigo Rómulo Betancourt. De allí saltan a Cuba para conocer el naciente proceso revolucionario de Fidel, el "Che" y sus compañeros. Al regreso, la hija Isabel, que quiere ser actriz, se casa con Sergio Meza. Tencha recae de su tuberculosis y debe permanecer casi ocho meses en cama. El dormitorio del segundo piso se transforma en lugar de reunión de artistas y escritores, el mundo que ella prefiere. Llegan Manuel Rojas, José Santos González Vera, Pablo Burchard, Nemesio Antúnez, Volodia Teitelboim, José Balmes, Víctor Tevah, Elena Moreno, Pablo Neruda y otros muchos.

A fines de los años 50 se instalan nuevos vecinos a la casa de Guardia Vieja: el matrimonio compuesto por Miria Contreras Bell y Enrique Ropert, con quienes establecen una creciente amistad. Al promediar los ’60, Allende asume la presidencia del Senado y Tencha extiende sus vínculos en la cultura nacional. Acude al cine a ver el neorrealismo italiano y la nueva ola francesa. Allende prefiere los filmes de cowboys y los estrenos de James Bond.

Carmen Paz estudia educación parvularia; Beatriz lee marxismo y quiere ser doctora; Isabel desiste del teatro. La primera se casa con el agricultor Héctor Sepúlveda; la segunda con el estudiante de historia Renato Julio; y la tercera, se separa de su primer marido.

En 1970, Tencha se suma decididamente a la campaña presidencial. A la hora del triunfo, en la recepción que se ofrece en La Moneda a los intelectuales que asisten a la transmisión de mando, ella vive uno de sus momentos más felices. Allí están García Márquez, Julio Cortázar, Manuel Rojas y todos sus amigos. Neruda la llama "Tencha la dulce".

La casa familiar se hace chica para las nuevas responsabilidades. Deben trasladarse a Tomás Moro 200, en Las Condes, una residencia adquirida a la familia Yaconi. En Guardia Vieja se queda Isabel con su segundo marido, el físico Romilio Tambutti.

Tencha soporta estoicamente la relación que Allende mantiene con Miria Contreras, "La Payita", quien se muda a la legendaria "casa del Cañaveral", en los faldeos cordilleranos de El Arrayán, la base principal, además, del Dispositivo de Seguridad Presidencial (DSP) más conocido como los GAP (Grupo de Amigos del Presidente).

En La Moneda, al frente del Cocema, los centros de madres creados por el gobierno de Frei Montalva en todo Chile, Tencha ocupa las oficinas del sector sur oriente, a un costado de Teatinos y de cara a la Alameda. Su asesora más cercana es Ana Cisneros, esposa del senador socialista Aniceto Rodríguez, y sus secretarias son Olga Corssen e Isabel Dubernet. La visitan con frecuencia Irma de Almeyda, Moy de Tohá y Matilde Urrutia. Se retira a Tomás Moro a media tarde y los viernes viaja temprano al palacio de cerro Castillo, en Viña del Mar, con sus hijas y los nietos.

 El golpe

 Tencha ve a su esposo por última vez la noche del 10 de septiembre de 1973, cuando a las 23 horas se retira a su dormitorio dejando a Allende y a algunos colaboradores sumidos en la tensión extrema de aquellos momentos. Habla con él brevemente por teléfono a las 7:40 de la mañana del día 11. Más tarde, logra comunicarse nuevamente con La Moneda. Le responde el detective Quintín Romero. "Voy saliendo de la casa. Cuídeme mucho al Presidente", le pide Tencha.

 La residencia de Tomás Moro es bombardeada. Tencha se refugia bajo un escritorio con los tres perros de la casa. Su chofer, Carlos Tello, logra sacarla hacia el centro de la ciudad y la lleva a la casa de Felipe Herrera, ex presidente del BID, en las inmediaciones del Hotel Sheraton, donde permanece hasta que llega su sobrino Eduardo Grove Allende para acompañarla a la sepultación del cuerpo de Allende en el cementerio Santa Inés, en Viña del Mar.

El 15 de septiembre Tencha sale de Chile con gran parte de su familia rumbo a México, país que le dará asilo en los años siguientes y desde donde viajará hacia los cuatro confines del mundo para reivindicar la memoria de su marido y mantener viva la esperanza de recuperar la democracia en Chile.

Vuelve a su país en septiembre de 1988 para contribuir a la victoria del No en el plebiscito de octubre y a la derrota del dictador. "No traigo ni rencor ni venganza", son sus primeras palabras en el retorno. De allí en adelante, con temple y dignidad, sin aspavientos, se abocará a preservar la memoria de su marido. Será, ni más ni menos, que la viuda del Presidente Salvador Allende. // LND

El último paso frente a La Moneda

La lluvia caía fuerte ayer cuando el féretro de Hortensia Bussi hizo su primera parada frente a Morandé 80, la puerta del Palacio de La Moneda desde donde el 11 en septiembre de 1973 fue sacado el cuerpo sin vida del Presidente Salvador Allende y cuyo monumento, ubicado en la Plaza de la Constitución, obligó a la última parada del cortejo fúnebre antes de enfilar hasta el Cementerio General, donde la Tencha fue finalmente sepultada.

En el trayecto hasta el camposanto, más de mil personas la secundaron mientras las floristas de la pérgola rindieron el último tributo lanzando pétalos de rosas y copihues a su paso, un tributo a su menuda pero potente figura. Así lo había destacado en la ceremonia previa al funeral la propia Presidenta Michelle Bachelet, al reconocer sentirse “emocionada y honrada de despedir junto a la familia Allende Bussi a esta chilena digna y valiente” que se había ganado “un lugar en el corazón del pueblo chileno”. La Tencha falleció en el sueño el jueves a las 13:45 horas, acompañada por sus hijas, la diputada Isabel y Carmen Paz. Tenía 94 años.

 

  

21/06/2009 16:57. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Bachelet: Hortensia Bussi fue una defensora del reencuentro de los chilenos

20090620011644-hortenciavelorio.jpg
  • La Presidenta llegó hasta el velatorio en el ex Congreso Nacional.
  • Patricio Aylwin y Ricardo Lagos también destacaron su figura.

Foto: Aylwin, Lagos y Bachelet, junto a la familia Allende. (Foto: UPI)

Como una mujer "admirable, inteligente y consecuente", recordó la Presidenta Michelle Bachelet a Hortensia Bussi, en el velatorio de los restos de la ex primera dama en la sede del Congreso Nacional en Santiago.

La gobernante sostuvo que Bussi, fallecida el jueves, fue "una defensora de la democracia y los derechos humanos, de las libertades de la paz y también del reencuentro entre los chilenos".

Para el ex Presidente Patricio Aylwin, que también se hizo presente en el Salón de Honor de la ex sede parlamentaria, la viuda de Salvador Allende "se hizo querer por la gente y, en consecuencia, su fallecimiento conmueve a la gente que recuerda su actuación y la de su marido".

Ricardo Lagos, en tanto, destacó la labor de Bussi en el exilio y subrayó que "es muy emotivo lo que estamos viendo; el pueblo de Chile viene a despedirse de 'Tencha' porque ella encarnó tantas voluntades y deseos de tener una voluntad mejor".

Las puertas del ex Congreso Nacional estarán abiertas hasta las 21:00 horas para despedir los restos de Hortensia Bussi, que serán sepultados el mediodía del sábado en el Cementerio General.

 

 

19/06/2009 21:16. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Chávez lamenta muerte de Hortensia Bussi, viuda de Allende, y alaba su dignidad

20090620011221-tencha-y-allende.jpg

Por su parte, el gobierno de Ecuador envió sus condolencias a través de un comunicado del Ministerio de Cultura.

http://www.latercera.com/contenido/674_143757_9.shtml

Por EFE - 18/06/2009 - 22:18

El Mandatario venezolano, Hugo Chávez, lamentó hoy la muerte de Hortensia Bussi, viuda del ex Presidente Salvador Allende, y envió sus condolencias a su familia y al pueblo chileno.

"Nos llegó hoy la noticia triste del fallecimiento de Bussi”, de 94 años, “en su domicilio de Santiago de Chile”, expresó Chávez durante la segunda emisión de su nuevo programa nocturno de radio y televisión "Aló Presidente teórico".

Bussi era una mujer "llena de dignidad", dejó como legado a América Latina "su dignidad de mujer", dijo el Mandatario venezolano, quien envió sus condolencias "a su familia y a todo el pueblo de Chile, que la veneró".

En tanto, el Ministerio de Cultura de Ecuador expresó, en un comunicado, "su sentido de pesar y envía un abrazo al pueblo chileno".

"Graduada como profesora de Historia y Geografía en la Universidad de Chile, estuvo siempre junto a su esposo, recorriendo el país y luchando por las mejoras en las condiciones de vida del pueblo chileno y latinoamericano", precisó el texto oficial.

Además, recordó que Hortensia Bussi, "tras el golpe de Estado en el que muere su esposo" tuvo la "dolorosa tarea de enterrar los restos del ex Presidente, en secreto".

Vivió en el exilio en México por 17 años y luego volvió a Chile, señaló el comunicado y recordó que durante su vida, Bussi fue condecorada por varios gobiernos alrededor del mundo.

En 1977, Bussi recibió el premio "Lenin", de la Paz, y el premio "Ana Betancourt", en Cuba, añadió el texto del Ministerio de Cultura.

 

 

19/06/2009 21:12. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Restos de Hortensia Bussi son velados en ex Congreso

20090620010801-hortenciavelorio.jpg

La Nación

Viernes 19 de junio de 2009  | 10:14   

Mañana se realizará el funeral de la viuda del ex Presidente Salvador Allende. Bussi falleció ayer a los 94 años.

 Foto: Diversas personalidad del ámbito político han homenajeado de la viuda de Salvador Allende. Foto: UPI

 A partir de las 09:30 horas se abrieron las puertas en el ex Congreso Nacional para continuar con el velatorio de Hortensia Bussi viuda del ex Presidente Salvador Allende.

Durante esta jornada el recinto permanecerá con sus puertas abiertas a la espera que quienes deseen puedan acercarse a despedirse de Bussi, quien finalmente será enterrada mañana en el Cementerio General en el mausoleo de la familia Allende.

Ayer pasada las 19:00 horas el recinto recibió la visita de familiares, amigos, autoridades que concurrieron a expresar su pesar por la partida.

La diputada Isabel Allende llegó junto a toda su familia y la directora de la Fundación Salvador Allende, Patricia Espejo. Y junto a ellos arribaron a los pocos minutos el ex Presidente Ricardo Lagos, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza; el presidente del PS, senador Camilo Escalona; la ministra Secretaria General de Gobierno, Carolina Tohá; el presidente del PC, Guillermo Tellier  por citar algunos.

Alrededor de las 20.30 hrs. se hizo presente el senador y candidato presidencial, Eduardo Frei, junto a su esposa Marta Larraechea.

 

 

19/06/2009 21:08. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

A los 94 años murió Hortensia Bussi

20090620010325-hortencia.jpg

Radio FM DUNA 89.7

Por Rodrigo Alvarez el 18 Junio 2009 en Titulares

La esposa del ex Presidente Salvador Allende, Hortensia Bussi, falleció esta tarde a los 94 años en su domicilio en Santiago, en compañía de una de sus hijas, la diputada Isabel Allende.

Según confirmó la Fundación Salvador Allende, el deceso de Bussi -figura emblemática de la izquierda- se produjo a las 13:45 horas.

La "Tencha", como era conocida, contrajo matrimonio el 17 de Marzo de 1940 con el ex mandatario, con quien tuvo tres hijas: Isabel, Beatriz y Carmen Paz.

En julio del año pasado, cuando la viuda de Allende estuvo de cumpleaños, la Presidenta Michelle Bachelet le envió una afectuosa carta de saludo, en la que le transmitió su admiración "por su ejemplo de entereza y de consecuencia", a la vez que alabó "su enorme compromiso, ayer y hoy con nuestra democracia".

El mismo gesto tuvo el ex Presidente Ricardo Lagos, quien estuvo a minutos de perder un avión rumbo a Washington por devolverse a su residencia para escribirle a Bussi un saludo, de puño y letra.

Hortensia Bussi se mantenía alejada de la vida pública y de hecho los últimos tres años no participó en las ceremonias de conmemoración de la muerte de su marido.

La ex primera dama había quedado afectada la última vez que concurrió a un acto en La Moneda, el 11 de septiembre de 2005, y tenía dificultades para caminar -padecía escoliosis, osteoporosis y glaucoma-, por lo que su familia no quería exponerla a la prensa ni a los saludos de los partidarios de Allende.

Su velatorio se realizará a partir de hoy a las 19.00 horas en el Ex Congreso Nacional. Además se efectuará un responso en la Catedral el día sábado 20 al mediodía, tras lo cual sus restos se trasladarán al mausoleo de la familia en el Cementerio General

 

 

19/06/2009 21:03. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Luis Ravanal insiste en que Salvador Allende fue asesinado

20081214193932-allende.jpg

Sábado 13 de diciembre de 2008  | 19:19   

 La Nación / ANSA 

El forense chileno instó a unasegunda autopsia del cuerpo del extinto presidente, para lo cual es necesario que un parlamentario o familiar reclame esta investigación, lo que parece poco probable.

El forense chileno Luis Ravanal, que desató un debate en su país por cuestionar la versión oficial sobre un suicidio del presidente constitucional Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973, cuando fue derrocado por Augusto Pinochet, impartió en Montevideo conferencias en la que desarrolló su teoría, rechazada por familiares del mandatario.

Tras estudiar el informe de la autopsia de Allende, Ravanal concluyó que presenta "falencias y omisiones que no permiten considerarlo certero en sus conclusiones", explicó en declaraciones reproducidas hoy por el periódico La Diaria.

Ravanal impartió conferencias en la capital uruguaya donde recibió el respaldo de sus colegas a su hipótesis desató un debate en su país que alcanzó a la familia de Allende, en especial su hija, la diputada Isabel Allende, quien rechazó la teoría que pone en duda la versión oficial.

En 2005 Ravanal estudió por su cuenta el informe de la autopsia realizada al exinto mandatario y concluyó que es posible que haya sido asesinado durante el golpe de estado que derrocó a su gobierno.

El forense chileno impulsa por ello una segunda autopsia del cuerpo del extinto presidente, para lo cual es necesario que un parlamentario o familiar reclame esta investigación, lo que parece poco probable.

Hasta ahora la versión oficial señala que cuando el palacio presidencial La Moneda ardía tras el bombardeo de los golpistas encabezados por Pinochet, Allende prefirió morir a rendirse y se disparó en la barbilla con un fusil de asalto AK-47 con culata retráctil que le había sido obsequiado por el líder cubano Fidel Castro.

 

14/12/2008 15:39. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

ACTO DE FIRMA DE PROTOCOLO EN MONTREAL

20081112224038-allende.jpg

SE FIRMÓ ACTA DE PROTOCOLO OFICIAL PARA LA REALIZACION DE UNA OBRA COMMEMORATIVA AL PRESIDENTE SALVADOR ALLENDE EN LA CIUDAD DE MONTREAL

César Carrasco Caviedes- Chileinforma.com

En una emotiva y significativa ceremonia , se firmó el protocolo oficial entre el alcalde de Montreal Gérald Tremblay  y el presidente de la Asociación de chilenos de Montreal Nelson Ojeda en representación de la Instancia de Coordinación de Organismos Chilenos en un proyecto conjunto con la Fundación Salvador Allende Montreal.

Con la participación de numeroso público, autoridades y representantes diplomáticos latinoamericanos, en el hall central de la Municipalidad, hicieron uso de la palabra el Presidente de la Fundación Salvador Allende. André Jacob, el cónsul de Chile Patricio Victoriano, el presidente de la Asociación de Chilenos Nelson Ojeda y finalmente el alcalde de la ciudad Gerald Tramblay en un fuerte y emotivo discurso destacó la importancia de preservar y transmitir  los valores del pensamiento de Salvador Allende que deseaba una sociedad mas justa, mas solidaria, mas humana y fraternal para todos los seres humanos.

Además de la destacada actuación del  conjunto musical "Acalanto", también se presento el video "Allende Vive" de César Carrasco director de Chileinforma.

En esta oportunidad la comunidad chilena y latinoamericana en forma generosa compró bonos de cooperación que se editaron para financiar esta obra que marcará la presencia de la comunidad chilena en Montreal,

 Fotos Chileinforma 10 nov 2008

 

 

 

12/11/2008 17:38. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Para EEUU, Salvador Allende era agente pagado por la KGB

20081017020301-cadaver.jpg

Cine | 15.10.2008

Foto: Soldados llevan el ataúd del presidente Salvador Allende. 

La cinta “Henry Kissinger, secretos de una superpotencia”, del cineasta alemán Stefan Lamby, sostiene que EEUU creía que Salvador Allende era agente soviético. El documental será mostrado en la televisión franco-germana.

El gobierno de Estados Unidos intervino directamente contra el entonces presidente chileno Salvador Allende porque éste "era un agente pagado por el KGB" soviético, se había convertido en "una pesadilla personal" para el presidente Richard Nixon y "para evitar que se formara un segundo Cuba" en América.

Las explicaciones las ofrecen varios funcionarios de la administración Nixon en el documental "Henry Kissinger - secretos de una superpotencia", del realizador alemán Stefan Lamby, que se ofrece hoy en el canal de televisión franco-alemán "Arte". Kissinger, en aquel entonces consejero de Seguridad de la administración en Washington y después secretario de Estado, narra en el documental que Nixon tenía una obsesión para evitar que "Allende se convirtiera en un segundo (Fidel) Castro".

Foto: Fidel Castro a su llegada al aeropuerto de Santiago de Chile, el 10 de noviembre de 1971.

Fenómeno Castro

Para Nixon (presidente entre 1969 y 1974), "el fenómeno Castro era una cuestión muy emocional. Creía que había perdido las elecciones presidenciales de 1960 y también las elecciones a gobernador de California (1962) por culpa de Castro", sostiene Kissinger, detallando que "evitar en la figura de Allende un segundo Castro fue una obsesión (para Nixon), ese tema le preocupaba mucho más que cualquier otro", a pesar de la Guerra Fría con la Unión Soviética, el escándalo Watergate y el ataque militar de Egipto a Israel.

Alexander Haig, jefe de gabinete de Nixon que después sería jefe de la OTAN y secretario de Estado del gobierno bajo Ronald Reagan, afirma con vehemencia en el documental de Lamby que "Allende era un zurdo, trabajaba para el KGB, estaba pagado por ellos", refiriéndose al servicio de inteligencia soviético.

Foto: Richard Nixon durante una visita en Alemania.

Acciones encubiertas de la CIA

Para evitar la asunción de Allende a la presidencia en 1970 y después, para desestabilizar su gestión, Estados Unidos organizó, recuerda Haig, "una serie de acciones encubiertas a través de la CIA, similares a otras previas en América Latina, que habían sido muy exitosas incluso bajo administraciones anteriores, por ejemplo evitando la asunción de comunistas en Brasil y Guatemala. Y ese tipo de actividades fueron las que lanzó la CIA contra Allende".

Brent Scowcroft, estrecho asesor de Kissinger entre 1969 y 1975, confirma las acciones de desestabilización: "Apoyamos con dinero a gente que protestaba, para complicarle la situación a Allende. Las acciones encubiertas siempre fueron parte de la política de Estados Unidos".

Kissinger afirma en el documental que "personalmente no tuvo ningún plan" contra el gobierno socialista. "Nixon daba órdenes directas a los servicios de inteligencia, a las que yo por supuesto no me oponía".

Según Haig, existía "un comité en el que se analizaban las acciones contra Allende, y Kissinger era miembro e incluso lo dirigió". Además, "las actividades de la CIA son controladas por el Consejo de Seguridad, en el que estaba Kissinger", añade el ex general. "La CIA apoyaba, también económicamente, a un grupo como alternativa.

Foto: Hace más de 30 años que Henry Kissinger no ocupa ningún puesto político, pero su legado sigue siendo controvertido.

Asesinato de Schneider

Pero secuestraron a uno de sus allegados militares, el general (René) Schneider (jefe del Ejército leal a Allende) y lo mataron, fue una acción muy estúpida. No fue un plan de la CIA, no fue un plan americano, pero realizado por gente pagada por la CIA y, por lo tanto, según muchos de nuestros legalistas, ahí cabía nuestra responsabilidad", analiza Haig en el informe.

El propio Kissinger evade en el informe su responsabilidad directa en los hechos y recomienda al realizador "leer al respecto algún libro serio y no dejarse llevar por las tergiversaciones que se han hecho". A modo de explicación, se retrotrae a la época y defiende lo hecho en Chile:

"Era importante ocuparse porque en 1962 vimos cómo los rusos instalaron cohetes en Cuba y se construyó una base para submarinos en Cienfuegos. En Argentina había prácticamente una guerra civil. Esa política no fue un invento de Nixon, (los presidentes) Kennedy y Johnson también la practicaron, con la diferencia de que fueron más exitosos. Habían hecho lo mismo. Es todo lo que diré al respecto, no voy a hablar mas sobre ese tema".

Foto: Acuerdo de paz de París, que valió a Kissinger y su homólogo vietnamita, el premio Nobel de la Paz en 1973.

Papel de Kissinger

El documental, en el que además se analiza el rol de Kissinger en otros conflictos, como la guerra de Vietnam, y su vigente influencia como asesor del presidente George W. Bush, cita como testimonio la transcripción oficial de una llamada de Nixon a Kisinger cinco días después del golpe del general Augusto Pinochet contra Allende.

Según la transcripción, se produjo el siguiente diálogo:

Nixon: ¿Hay algo de importancia?

Kissinger: Nada que tuviera mayores consecuencias... La cosa en Chile se está consolidando y, por supuesto, los diarios critican porque se derrocó a un gobierno pro-comunista. En vez de festejarlo. En la era de (el presidente) Eisenhower hubiéramos sido héroes.

Nixon: Bueno, como sabe, no lo hicimos. Esta vez, no metimos nuestras manos en el asunto.

Kisinger: Bueno, no lo hicimos, pero ayudamos... a crear las condiciones favorables.

DPA

DW-WORLD.DE

 

16/10/2008 22:03. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

La subterránea disputa por homenajear a Allende

20081003210249-allende1.jpg

3 de Octubre de 2008

El PS versus la Fundación

A cien años de que naciera, su nombre se ha convertido en una codiciada marca que inspira a dos corrientes separadas: la Fundación Salvador Allende, que controla la familia por un lado, y el Partido Socialista, por el otro. Ambas representan las facciones heridas después de las elecciones internas de la colectividad, que llevan el conflicto fuera de la sede y se enfrentan por capitalizar un trozo del ícono más potente de la izquierda chilena. Cada bando hará su propio concierto.

Por Felipe Saleh / Diario elctrónico El Mostrador

Si del Che Guevara quedó la fotografía que tomó Alberto Korda, como la imagen inmortal del guerrillero mirando al horizonte, plasmada en chapitas y camisetas, de Allende los interesados en conmemorarlo rescataron sus anteojos negros de marco grueso para estamparlo en los afiches con los que promocionan dos recitales en honor de su cumpleaños numero cien.

No es difícil confundirse. Mientras el Partido Socialista auspicia un concierto titulado "100 años de Allende, 100 años de Chile", promocionado por un afiche con los anteojos sobre un fondo rojo, la Fundación Salvador Allende (FSA) presentó el pasado miércoles los diseños con que publicitan el evento programado para el 7 y 8 de noviembre en el Estadio Nacional. No hay mucho espacio para darse vueltas, el evento se llama "Cien años, mil sueños", y también usa los anteojos, pero esta vez sobre un fondo de colores y con los ojos dentro de los marcos.

La armada española

Puede que el pueblo se enrede, pero los organizadores tienen bien claro quién es quién. Según la diputada Isabel Allende, quién tiene el control de la FSA, el homenaje de mañana "es parte de lo que el Partido Socialista está haciendo un poquito retrasado, porque nosotros comenzamos las actividades del centenario en enero". La parlamentaria toma distancia del partido dejando al descubierto que las heridas siguen abiertas desde que la facción de las "Grandes Alamedas", a la que ella pertenece, perdiera las elecciones internas de abril, a manos de la "Nueva Izquierda", encabezada por el senador Camilo Escalona. En efecto, el concierto de mañana fue articulado por un equipo encabezado por el "tercerista" Marcelo Schilling y Francisco Aleuy, presidente del directorio del diario La Nación. Según Patricia Espejo, directora de la FSA "hubiera sido muy bueno hacer un concierto juntos pero la razón hay que preguntársela a Marcelo Schilling, por el que tengo mucho cariño". Ahora, el ambiente no es confrontacional como en las "sangrientas" elecciones internas.

Isabel Allende sabe que esta vez tiene todo el poder de su lado. En enero viajó a España para hablar personalmente con Víctor Manuel, que hará de productor del show y también con Miguel Bosé. Ambos cada vez que vienen se juntan a comer con la diputada y visitan a la viuda Hortensia Bussi. Bosé logró el fichaje del colombiano Juanes, una demostración de fuerza para la competencia. La hija del ex mandatario señala relajada que "no puedo evitar que florezcan las flores, pero este homenaje no tiene ningún afán de lucro".

Mientras el partido se asoció con el productor Alfredo Troncoso, para armar una parrilla exclusivamente local (Los Tres, Denisse Malebrán, Manuel García, Chinoy), detrás de "Cien Años Mil Sueños" está la empresa Romero & Cambell, favorita del oficialismo a la hora de la gestión cultural. Dueños de una red inmejorable en el ambiente artístico la agencia de Carmen Romero logró convocar a más de 50 artistas, incluyendo una decena de actores que harán una versión musicalizada del discurso que Allende dio después de asumir el mando.

Cuatro millones de clientes

La última vez que los dos bandos estuvieron juntos fue el 21 de junio de este año en que la formación de Inti Illimani liderada por Jorge Coulon dio un concierto gratuito en la Plaza de la Constitución. La consecuencia natural era que en la producción del evento en el Nacional participara Troncoso, responsable de "Allende, el sueño existe", montado para recordar los 30 años. Pero la fundación por razones "logísticas" según explicó en septiembre la directora de la FSA Patricia Espejo, se decidió seguir con Romero & Cambell. Sin embargo, fuentes cercanas a la producción asocian la salida de Troncoso a su historial de malos manejos consignado en la página del Poder Judicial, que incluye demandas recientes, presentadas el año pasado.

En la superficie hay una separación amistosa. "Nosotros hemos mostrado lo que vamos a hacer a la diputada Isabel Allende y tenemos excelentes relaciones con la fundación, incluso les prestamos el video promocional que grabamos", dicen en Macondo. La versión de la FSA, conserva los buenos modales, pero desmiente que el video disponible en el sitio asociado al evento PS, pero con los artistas que participarán en el concierto de la fundación, sea propiedad del equipo comandado por Troncoso. "Fueron ellos los que nos pidieron nuestra sala de archivo para grabar el video", dice Patricia Espejo. Dejando ver el fondo del asunto que se ve más claro teniendo en cuenta la rentabilidad asociada a Allende en las últimas semanas.

Con 4 millones de votos, el ex presidente fue elegido ganador entre los "Grandes Chilenos" en el concurso organizado por TVN. A eso se suma la elección de Allende como el político más admirado según una encuesta del gobierno que incluyó otros cuatro personajes (Frei Montalva, Pinochet, Alessandri Palma y Diego Portales). En junio Correos lanzó un sello postal para conmemorar el centenario. La presidenta Bachelet restauró el salón donde el ex presidente murió y la fundación planea seguir festejando hasta el próximo año, con el lanzamiento de documentales, libros y un seminario laboral.

Aunque el aparato del PS encargado de homenajear al más ilustre de sus militantes cuenta con algunos medios de comunicación, como The Clinic, para distribuir su propio merchandising, la familia representada en la fundación es la que tiene los aliados más poderosos, empezando por la viuda de Roberto Matta, que donó un cuadro del pintor surrealista, que se suma a los otros 3 mil piezas de arte contemporáneo que Isabel Allende quiere meter en la bodega y los salones que serán construidos con los excedentes del concierto.

Por lo demás hace cuatro años la hija de Allende ganó un round con la galerista Carmen Waugh esposa del senador Ricardo Núñez para decidir si el Estado o la FSA se quedaba con las obras donadas después del ’73. Ganó la parlamentaria. A Waugh no le sirvió su estrecha amistad con Luisa Durán, que consiguió la mediación de Lagos, pero que terminó alejándose de la fundación. Pero si aún es difícil matricularse en algún bando, la FSA en su página web ofrece la posibilidad de escribir: "¿Cuál es tu onda con Allende?

03/10/2008 17:02. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Canción para el "Chicho"

20081002210835-denisse.jpg

La Nación

Jueves 2 de octubre de 2008   

Músicos chilenos escriben sobre Salvador Allende en su centenario

¿Qué imágenes los asaltan cuando piensan en el Presidente? ¿Cómo le contarían el Chile de hoy? o ¿qué le pedirían si se lo encontrasen en sueños? Denisse Malebrán, Manuel García y Chinoy dedican algunas líneas al "Chicho", a días de participar en "Allende 100 años", el concierto que se realizará el 4 de octubre a las 21 horas en el Estadio Víctor Jara.

 Foto:  Denisse Malebrán: "La historia no se olvida, se aprende y se enseña"

Allende guarda un lugar en mi casa desde siempre. Como una animita que obliga a contar a mis descendientes que la historia no se olvida, se aprende y se enseña. A mí me la enseñó mi madre, quien abandonada por la pobreza y el abandono, se escapó de la vida campesina cuando era una nenita. Desde Viluco llegó a vivir a Paine, específicamente a la casa de unos parientes lejanos, la cual fue la sede del PS de esa localidad. Su vida y la de todos se marca a partir de esa suerte de adopción. Conoció al Presidente como un señor amable y generoso.

Y a partir de eso, sin saber nada de política, salió a la calle a pintar la alegría de sentirse parte de un mundo, negado hasta ese entonces, para los más humildes. Cuando me contó su historia, yo ya llevaba meses en manifestaciones contra la dictadura, con apenas 11 años. Ahora imagino a Allende viajando y recorriendo el país en tren, algo que otros políticos parecen nunca haber puesto en marcha. También imagino la gente en la calle, disfrutando del arte y la cultura, con los grandes de la Nueva Canción Chilena cantando para el pueblo. Y los carteles de los hermanos Larrea adornando el gris de nuestro amargo Santiago. Si tuviese la oportunidad de hablarle, le preguntaría si imaginó que el golpe militar duraría tantos años. Y que éste sería tan nefasto para un país completo, con tantos muertos por creer en sus sueños, con tantos desaparecidos sin rastros en 35 años. Acusaría a quienes alzan su misma bandera, pero con fines opuestos a sus ideales. Y le diría que debe estar orgulloso de su hija Isabel, quien ha sido una gran defensora de su obra y destacada mujer política.

FOTO_02 W:200 H:150 9 kb Foto: Manuel García: "Me encantaría lucir unos lentes como los de él"

Cuando pienso en Salvador Allende me imagino un hombre que puede estar en mil partes a la vez: en La Moneda en llamas, conversando con sus amigos, comiendo con su familia, dando un discurso en un país lejano, dentro de un poema, flotando por la historia, haciéndose parte de la sangre de una canción o mirando el suelo con un grupo de obreros. Veo su bigote, sus lentes y sus manos y siento nostalgia por mi abuelo, porque definitivamente su olor era el de Allende.

Si me lo encontrara en sueños, él sería un campesino y yo un pescador. Le pediría que me escuchara, miraría el fondo de sus ojos, trataría de adivinar cosas en su silencio, y le pediría que me enseñara a sembrar la tierra. Le diría que en el Chile de hoy hay hombres que todavía se pierden en las líneas de sus propias manos. Y que me encantaría lucir unos lentes como los de él. Sobre el homenaje que realizaremos este 4 de octubre, siento profunda emoción. No todos los días la poesía cumple 100 años. Y será como asistir al cumpleaños de un amigo. ¿El regalo? Será una sorpresa.

Pero ¿cuándo fue la primera vez que escuché su nombre? Su cara me es familiar desde el año 73. En ese entonces se asomó por la ventana de la casa de cholguán una mujer a muy mal traer. Le decían o se llamaba Loli. Le gritó a mi madre: "¡Vecina!", pero se asomó mi padre y la mujer dijo: "Saquen eso de ahí o van a venir los milicos y se los van a llevar cagando". Por fuera de la casa alguien había pegado un afiche de Salvador Allende. Fue la primera vez que lo vi.

FOTO_05 W:200 H:150 9 kb Foto: Chinoy: "Allende era una especie de superhéroe"

Como no lo conocí directamente me hice de cosas de él: cuentos, cosas que se ven en la tele. En San Antonio, que es donde crecí, viví cerca de cabros que tenían viva la imagen de este caballero. Una especie de mesías, cuyos discursos tocaban la conciencia de todos y que gobernaba desde el corazón, el cual siempre es un buen lugar para vivir y morir. Allende es de esos tipos que no se ven ahora en la política, una especie de superhéroe y de pensador adelantado que imagino divertido y preciso, entre otras virtudes que lo pusieron en la historia como un hombre que flexibilizó los ideales para no alcanzarlos por la vía armada, que construyó un ideal de país de manera amigable. Bajo sus pies cayó el peso de toda una época. Era un pequeño Dios, un artista de la política. Si tuviera la posibilidad de encontrármelo, le pediría que me prestara su chaqueta de cuero. Se la vi en una fotografía y creo que no le molestaría pasármela. Yo le tengo un sobrenombre que esperaría no le molestara: Cara de tapir, esos elefantes pequeños que por lo demás traen buena suerte. Además le contaría que siempre van a estar naciendo pequeños Allende en la Tierra, aunque con una mínima aparición en la historia. Que para vivir en esta mala tierra, hay que ser una planta dura Me invitaron a tocar para los 100 años de su nacimiento y estoy contento. Porque la idea de colaborar con la memoria, ésa que está ramificada en todos nosotros es siempre un buen motivo. Y porque creo que se tiene que seguir cantando a gente como él. Supongo que podría dedicarle una canción: "Ángel de la cuadra".

 

02/10/2008 17:08. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Salvador Allende fue un verdadero revolucionario

20080927182557-allende.jpg

Intervención en la presentación de "Compañero Presidente. Salvador Allende, una vida por la democracia y el socialismo"

 Jorge Arrate

Reflexión y Liberación

Rebelión

Han transcurrido cuarenta años desde mayo de 1968, cien desde el nacimiento de Allende. Pero sólo dos años separan el "mayo francés" del triunfo de la Unidad Popular en septiembre de 1970. Ambos acontecimientos --muy diversos entre sí-- se inscriben en el registro de las luchas de quienes han querido cambiar el mundo y la vida, construir otra convivencia, una nueva humanidad. Son también parte de un mismo tiempo, aquel en que proponer una sociedad distinta, más justa y libre, no pudo ser prohibido o acallado por sistemas políticos excluyentes o por los medios controlados por los dueños del gran capital. Esa fue una época en que la utopía era una tensión indispensable en el ejercicio de la política de izquierda. En esos tiempos emergió Allende y alcanzó las mayores alturas su proyecto político.

Ambos procesos --ese "mayo" con su rebeldía y especialmente Allende y su idea de un Chile popular-- marcaron a mi generación. Aplicar ese legado para diseñar futuro, en un mundo como el actual, es un desafío que aún no hemos sido capaces de superar. Es una deuda política y moral.

He traído a colación el "mayo francés" particularmente para recordar que Sartre atribuyó a aquel movimiento la capacidad de generar lo que él llamó la "expansión del campo de lo posible". En esa expresión nos hizo ver aquello que los mecanismos de disciplinamiento y control social impuestos por los grupos dominantes intentan ocultar: lo "posible" y lo "imposible" son construcciones. Por eso uno de los desafíos a superar es construir "posibles" y vulnerar supuestos "imposibles".

En el Chile del 2008 tratan de convencernos ---y han tenido éxito con una parte sustancial de la ciudadanía--- que estamos cercados de imposibles. Constatamos, sin embargo, que lo que ellos llaman "imposibles", son muchas veces aspiraciones razonables, sensatas, cuando no elementales. Una Constitución consagrada mediante voto popular, ¿no es acaso razonable? ¿No es sensato plantearse políticas de defensa de las riquezas básicas cuando una transnacional del cobre obtiene en un año más ganancias que todas las minas que nacionalizó Allende? ¿No es elemental terminar con las exclusiones en el Congreso Nacional? ¿No es razonable que la ley habilite a la gran mayoría de los trabajadores para negociar colectivamente? ¿No es sensato fortalecer la educación pública --la pública, quiero decir, la auténticamente pública y no la que se afana por el lucro-- y levantar las trabas económicas para ingresar a la educación superior? Sinceramente, esto y más, es razonable y posible en el Chile de 2008.

Amigas y amigos críticos, rebeldes, esperanzados, imaginativos: Creo que Mario Amorós, a quien había leído pero no conocía personalmente, ama a Chile, seguramente desde que nació en 1973. Ha dedicado a nuestro país y a nuestra izquierda mucha reflexión y varios textos. Creo que uno de los motivos principales de su amor por nuestra historia, es Salvador Allende.

En el libro que hoy presentamos Amorós recorre la vida política de Allende con pluma segura y sin dejar escapar ni un instante significativo. Demuestra cómo en su incansable transcurrir vital, desde su iniciación a los textos revolucionarios gracias al zapatero anarquista italiano Juan Demarchi, hasta el instante de su muerte, Allende expandió el campo de lo posible, no se dejó intimidar por los "imposibles" aparentes, construyó un horizonte viable de cambio social radical.

De particular interés es la reconstrucción que realiza Amorós sobre el período de gobierno de la Unidad Popular y sus múltiples conflictos y opciones. Hay en el libro una mirada comprometida pero suficientemente distante como para evitar prejuicios o juzgamientos. En este sentido, Amorós no toma partido definitivo con alguno de los actores de la izquierda social y política, más bien nos expone diferencias, alternativas, reacciones. Encuentros y desencuentros.

Es también apropiada la claridad con que Amorós registra la intervención estadounidense en el periplo político de Allende y luego en su derrocamiento. Nunca será suficiente subrayar cómo la acción del gobierno de los Estados Unidos fue de significativa para el destino de la Unidad Popular. Y --- ¡qué duda cabe! ---- la acción desestabilizadora, ilegal, terrorista en muchos casos, de sectores significativos de la derecha chilena. A ello se suman las debilidades y errores nuestros, de la Unidad Popular, y las vacilaciones y compromisos de la Democracia Cristiana.

La injerencia desvergonzada de la CIA en Chile comenzó su período de máximo vigor luego de la Revolución Cubana. Por una parte, el triunfo revolucionario de Fidel Castro en 1959 impactó fuertemente a Allende. Quizá si el Allende antes de Fidel fuera un político más tradicional, más "reformista", como se usaba decir, con tono peyorativo, en una época en que ser tal era un claro signo de moderación y en que el dilema reforma-revolución continuaba siendo eje de los debates de la izquierda mundial y particularmente de la latinoamericana. En todo caso, más allá del impacto personal, la Revolución Cubana significó un cambio radical en las circunstancias que rodeaban el proyecto allendista y muy especialmente en la percepción que generaba. Me atrevería a decir que el proyecto de Allende en las elecciones de 1952 y 1958 fue percibido más cercano a la idea central que animó al Frente Popular de 1938, que al de un proceso revolucionario destinado a dar inicio a la construcción del socialismo. En cambio, ya en las elecciones de 1964 y 1970 Allende y su programa adquirieron otro significado. El continente estaba conmocionado por la experiencia cubana. Algo ocurría en el "patio trasero" de la gran potencia norteamericana.

El libro de Amorós, por otra parte, contribuye a reponer los términos del debate siempre vigente sobre Allende y la Unidad Popular. La pregunta clave que los detractores eluden es: ¿por qué existió Allende y la Unidad Popular? Algunos han dicho que fue un accidente en la historia de Chile. Eso quisieran. Uno podría coincidir con una cierta interpretación de este aserto, que no es obviamente la de quienes lo formulan: la historia de Chile fue, hasta Allende, la historia del predominio de un pequeño sector de la sociedad sobre la mayoría. Encomenderos, latifundistas y oligarcas, rentistas del salitre y del cobre e industriales protegidos por el estado, condujeron --- con estremecimientos, como el triunfo del Alessandri popular en 1920 y el del noble Pedro Aguirre Cerda en 1938 -- cuatro siglos de historia.

Entonces, el fuerte enfrentamiento social que se produjo durante el gobierno de Allende tiene una explicación primaria: los intereses y privilegios centenarios de los grupos dominantes corrieron, por primera vez, un riesgo serio. La masa allendista, el pueblo de Allende, comunistas, socialistas, radicales, cristianos revolucionarios, sindicalistas, jóvenes, mujeres, pobladores, obreros y campesinos, creyeron que podían mandar, que su opinión y participación tenían un valor irreemplazable, que eran dignos para gobernarse y gobernar, que eran capaces de construir un Chile distinto.

La combinación de esos dos factores, el largo y laborioso desarrollo del movimiento de masas y la radicalización de los procesos sociales en América Latina, dieron lugar a aquel empeño por cambiar el signo del poder económico, social y político en Chile. Es la única oportunidad en nuestra historia en que un proyecto de esa naturaleza ha tenido posibilidades de realizarse. Es, por tanto, un gran momento histórico, pienso que el más importante del siglo XX.

En ese esfuerzo digno y justo creo que, como ya señalé, la izquierda ---el gran protagonista colectivo--- mostró debilidades y cometió errores. Era un camino inexplorado. Todos los actores políticos tuvieron vacilaciones, dudas no resueltas, percepciones no suficientemente afinadas. Incluso Allende, que fue un héroe, un pertinaz elaborador de un proyecto histórico de izquierda, un líder social imbatible y, también --no lo olvidemos--, un ser humano. En el libro de Mario Amorós surgen con claridad aquellos momentos decisivos, cuando algo distinto pudimos hacer para evitar el destino fatal que algunos presagiaban y que la derecha procuraba con afán.

Sigo pensando que la democracia y el socialismo deben complementarse imaginativa y eficazmente, como Allende creyó. Pienso también que Allende fue un verdadero revolucionario, un revolucionario que creía en la democracia. Marxista y revolucionario. Así se consideró a sí mismo, así lo sostuvo mil veces. Fue un revolucionario por la radicalidad de sus objetivos, en la mejor tradición de la izquierda chilena que Eugenio González había sintetizado: "Se es revolucionario por los fines, no por los medios que se emplean".

Al comienzo de aquellos mil días, tuve el privilegio de trabajar como joven asesor económico de Allende en La Moneda antes de ser destinado al sector minero, donde viví con intensidad el proceso de nacionalización del cobre. Compartíamos oficina, a pasos del despacho presidencial, con mi inolvidable amigo Arsenio Poupin, que era el asesor jurídico, hasta hoy desaparecido. Hablábamos con el Presidente varias veces durante la jornada y a veces terminábamos el día escuchando sus reflexiones o comentarios, en ocasiones llenos de humor, sobre los acontecimientos del día. Éramos jóvenes y admirábamos a Allende. Pero, mirados los hechos en retrospectiva, éramos algo presuntuosos, algo impetuosos, también. De allí que concibiéramos la idea de someterlo a la sutileza de nuestro lenguaje. Cuando no concordábamos con sus decisiones nos dirigíamos a él como "Presidente". Cuando no éramos negativos pero tampoco entusiastas nos referíamos a Allende como "Doctor". Y cuando participábamos plenamente de sus ideas o acciones le decíamos "Compañero".

Allende, perceptivo como era, receptivo como era, se dio cuenta de nuestro juego. Nunca nos dijo nada, a veces esbozó una sonrisa irónica. Nosotros llegamos a creer ingenuamente que aquella táctica tenía en él alguna influencia. Pero un repaso de acontecimientos indica que en muchos casos no hizo como nuestro ímpetu hubiera deseado. Y esos recuerdos de juventud me dicen además que Allende tenía razón, que hizo bien. Bien, digo yo, la mayoría de las veces, casi siempre, en aquellos inolvidables mil días. El título que Mario Amorós ha elegido para su texto sobre Salvador Allende es entonces justo y preciso, y es la fórmula que a él lo enorgullecía: "Compañero Presidente".

- Intervención en la presentación del libro de Mario Amorós Compañero Presidente. Salvador Allende, una vida por la democracia y el socialismo (Publicaciones de la Universidad de Valencia, 2008. 372 págs.) en el Instituto de Ciencias Alejandro Lipchstuz (Santiago de Chile) el 24 de junio de 2008.

- Jorge Arrate fue ministro de Minería del Presidente Salvador Allende, secretario general del Partido Socialista de Chile y desde 1990 ministro y embajador de distintos presidentes.

http://www.jorgearrate.cl/

 

 

27/09/2008 14:25. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Allende fue elegido como el chileno más grande de la historia

20080918214107-allende.jpg

Lanacion.cl 

Miércoles 17 de septiembre de 2008  | 23:55   

Con un estrecho 38,81 por ciento, el ex presidente Salvador Allende fue elegido esta noche como el más grande chileno de la historia, secundado por el capitán Arturo Prat, quien llegó al final de la jornada con un 38,44 por ciento.

La vida y obra de la artista y folclorista Violeta Parra cerró la serie de documentales en los que cada uno de los defensores de los diez personajes chilenos expuso en la pantalla de TVN sus razones para elegirlo como el más destacado.

Héroes como Manuel Rodríguez, José Miguel Carrera y Lautaro junto a los poetas Pablo Neruda y Gabriela Mistral, el Padre Hurtado, el cantautor Víctor Jara y la Violeta compitieron junto a Prat y Allende por más de dos meses hasta llegar al cierre de las votaciones, previo el último debate de sus defensores.

Finalmente, el ex mandatario se situó en el primer lugar.

 

18/09/2008 17:41. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Mi pueblo ha sido el más traicionado de este tiempo.

20080916031310-palacio.jpg

De los desiertos del salitre, de las minas submarinas  del carbón, de las alturas terribles donde yace el cobre  y lo extraen con trabajos inhumanos las manos de mi  pueblo, surgió un movimiento liberador de magnitud  grandiosa. Ese movimiento llevó a la presidencia de  Chile a un hombre llamado Salvador Allende, para que  realizara reformas y medidas de justicia inaplazables,  para que rescatara nuestras riquezas nacionales de las  garras extranjeras.

Donde estuvo, en los países más lejanos, los pueblos  admiraron al presidente Allende y elogiaron el  extraordinario pluralismo de nuestro gobierno. Jamás en  la historia de la sede de las Naciones Unidas, en Nueva  York, se escuchó una ovación como la que le brindaron al  presidente de Chile los delegados de todo el mundo.

Aquí en Chile se estaba construyendo, entre inmensas  dificultades, una sociedad verdaderamente justa, elevada  sobre la base de nuestra soberanía, de nuestro orgullo  nacional, del heroísmo de los mejores habitantes de  Chile. De nuestro lado, del lado de la revolución  chilena, estaban la Constitución y la ley, la democracia  y la esperanza.

Del otro lado no faltaba nada. Tenían arlequines y  polichinelas, payasos a granel, terroristas de pistola y  cadena, monjes falsos y militares degradados. Unos u  otros daban vueltas en el carrusel del despecho. Iban  tomados de la mano el fascista Jarpa con sus sobrinos de  "Patria y Libertad", dispuestos a romperles la cabeza y  el alma a cuanto existe, con tal de recuperar la gran  hacienda que ellos llamaban Chile. Junto con ellos, para  amenizar la farándula, danzaba un gran banquero y  bailarín, algo manchado de sangre; era el campeón de  rumba González Videla, que rumbeando entregó hace tiempo  su partido a los enemigos del pueblo. Ahora era Frei  quien ofrecía su partido demócrata - cristiano a los  mismos enemigos del pueblo, y bailaba además con el ex  coronel Viaux, de cuya fechoría fue cómplice.

Estos eran los principales artistas de la comedia.  Tenían preparados los viveros del acaparamiento, los  "miguelitos", los garrotes y las mismas balas que ayer  hicieron de muerte a nuestro pueblo en Iquique, en  Ranquil, en Salvador, en Puerto Montt, en la José María  Caro, en Frutillar, en Puente Alto y en tantos otros  lugares. Los asesinos de Hernán Mery bailaban con  naturalidad santurronamente. Se sentían ofendidos de que  les reprocharan esos "pequeños detalles".

Chile tiene una larga historia civil con pocas  revoluciones y muchos gobiernos estables, conservadores  y mediocres. Muchos presidentes chicos y solo dos  presidentes grandes: Balmaceda y Allende.

Es curioso que los dos provinieran del mismo medio, de  la burguesía adinerada, que aquí se hace llamar  aristocracia. Como hombres de principios, empeñados en  engrandecer un país empequeñecido por la mediocre  oligarquía, los dos fueron conducidos a la muerte de la  misma manera.

Balmaceda fue llevado al suicidio por resistirse a  entregar la riqueza salitrera a las compañías  extranjeras. Allende fue asesinado por haber  nacionalizado la otra riqueza del subsuelo chileno, el  cobre. En ambos casos la oligarquía chilena organizó  revoluciones sangrientas. En ambos casos los militares  hicieron jauría. Las compañías inglesas en la ocasión de  Balmaceda, las norteamericanas en la ocasión de Allende,  fomentaron y sufragaron estos movimientos militares.

En ambos casos las casas de los presidentes fueron  desvalijadas por órdenes de nuestros distinguidos  "aristócratas". Los salones de Balmaceda fueron  destruidos a hachazos. La casa de Allende, gracias al  progreso del mundo, fue bombardeada desde el aire por  nuestros heroicos aviadores.

  Sin embargo, estos dos hombres fueron muy diferentes.  Balmaceda fue un orador cautivante. Tenía una complexión  imperiosa que lo acercaba más al mando unipersonal.  Estaba seguro de la elevación de sus propósitos. En todo  instante se vio rodeado de enemigos. Su superioridad  sobre el medio en que vivía era tan grande, y tan grande  su soledad, que concluyó por reconcentrarse en si mismo.  El pueblo que debía ayudarle no existía como fuerza, es  decir, no estaba organizado. Aquel presidente estaba  condenado a conducirse como iluminado, como un soñador:  un sueño de grandeza se quedó en sueño. Después de su  asesinato, los rapaces mercaderes extranjeros y los  parlamentarios criollos entraron en posesión del  salitre: para los extranjeros, la propiedad y las  concesiones; para los criollos las coimas.

Recibidos los treinta dineros todo volvió a su  normalidad. La sangre de unos cuantos miles de hombres  del pueblo se secó pronto en los campos de batalla. Los  obreros más explotados del mundo, los de las regiones  del norte de Chile, no cesaron de producir inmensas  cantidades de libras esterlinas para la City de Londres.

 Allende nunca fue un gran orador. Y como estadista era  un gobernante que consultaba todas sus medidas. Fue el  antidictador, el demócrata principista hasta en los  detalles. Le tocó un país que ya no era el pueblo bisoño  de Balmaceda; encontró una clase obrera poderosa que  sabía de que se trataba.

  Allende era dirigente colectivo; un hombre que, sin  salir de las clases populares, era un producto de la  lucha de esas clases contra el estancamiento y la  corrupción de sus explotadores. Por tales causas y  razones, la obra de que realizó en tan corto tiempo es  superior a la de Balmaceda; más aun, es la más  importante en la historia de Chile. Sólo la  nacionalización del cobre fue una empresa titánica, y  muchos objetivos más se cumplieron bajo su gobierno de  esencia colectiva.

  Las obras y los hechos de Allende, de imborrable valor  nacional, enfurecieron a los enemigos de nuestra  liberación. El simbolismo trágico de esta crisis se  revela en el bombardeo del Palacio de Gobierno; uno  evoca la Blitz Krieg de la aviación nazi contra  indefensas ciudades extranjeras, españolas, inglesas,  rusas; ahora sucedía el mismo crimen en Chile; pilotos  chilenos atacaban en picada el palacio que durante  siglos fue el centro de la vida civil del país.

 Escribo estas rápidas líneas para mis memorias a sólo  tres días de los hechos incalificables que llevaron a la  muerte de mi gran compañero el presidente Allende. Su  asesinato se mantuvo en silencio; fue enterrado  secretamente; sólo a su viuda le fue permitido acompañar  aquel inmortal cadáver. La versión de los agresores es  que hallaron su cuerpo inerte, con muestras de visible  suicidio. La versión que ha sido publicada en el  extranjero es diferente. A renglón seguido del bombardeo  aéreo entraron en acción los tanques, muchos tanques, a  luchar intrépidamente contra un solo hombre: el  Presidente de la República de Chile, Salvador Allende,  que los esperaba en su gabinete, sin más compañía que su  corazón, envuelto en humo y llamas.

Tenían que aprovechar una ocasión tan bella. Había que  ametrallarlo porque nunca renunciaría a su cargo. Aquel  cuerpo fue enterrado secretamente en un sitio  cualquiera. Aquel cadáver que marchó a la sepultura  acompañado por una sola mujer que llevaba en si misma  todo el dolor del mundo, aquella gloriosa figura muerta  iba acribillada y despedazada por las balas de las  metralletas de los soldados de Chile, que otra vez  habían traicionado a Chile.

 

15/09/2008 23:13. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

- Vota por Allende -

Porque es un granchileno y por La defensa del cobre

www.grandeschilenos.cl

La nacionalización traicionada

Por Hernán Soto Henríquez

En diciembre de 1970, en el mensaje enviado al Congreso para nacionalizar la gran minería del cobre, el presidente Salvador Allende constataba los “niveles increíbles de falta de información” del país en torno al cobre, a su explotación y a su significado. Casi cuarenta años después -tanto con dictadura como con gobiernos democráticos- esa desinformación continúa, porque conviene a los intereses de las transnacionales mineras que intervienen en la explotación y aprovechamiento de los yacimientos de cobre.

La nacionalización del cobre, en julio de 1971, fue la principal medida económica y de cambio estructural del gobierno de Salvador Allende. Para muchos especialistas constituye la principal medida económica adoptada en Chile en el siglo XX. El cobre fue tema central en la vida política de Allende. Estuvo presente en todas sus campañas presidenciales.

La nacionalización constituyó un éxito histórico. En el período posterior, Codelco se ha convertido en una de las empresas más importantes del mundo, con cuyos excedentes desde la nacionalización, de sesenta mil millones de dólares, Chile ha financiado infraestructura, gasto social y hasta armamento y equipos para las FF.AA. Manejada por técnicos chilenos, pasó a ser una empresa de alta eficiencia y tomó en sus manos la comercialización de una producción cuyo valor al momento de ser nacionalizada representaba el 70 por ciento de las exportaciones chilenas.

Sin embargo, y debido al golpe militar y sus secuelas y a la pasividad de los gobiernos de la Concertación, no se convirtió en el centro y motor de la economía, como era la idea original, dinamizando investigación, avance tecnológico, empresas encadenadas y crecientes grados de agregación de valor mediante manufactura del cobre y metales asociados y/o derivados de la explotación.

A partir de los años 90 la penetración de las transnacionales se hizo abrumadora. A la fecha, más de dos tercios de la producción de la gran minería proviene de empresas cupríferas privadas -casi todas transnacionales- que han obtenido enormes ganancias. Sin embargo, produciendo dos veces más que Codelco, pagan menos impuestos que la empresa estatal. Incluso se las arreglan para evadirlos. En estos momentos el Servicio de Impuestos Internos investiga a las mineras que declararon y pagaron un veinte por ciento menos de impuestos que el año 2006.

Uno de los objetivos del golpe militar de 1973 fue recuperar el favor de las compañías norteamericanas del cobre y del gobierno presidido por Richard Nixon. En este afán de “normalización” (y pago de favores conspirativos) se indemnizó a las cupríferas norteamericanas (Anaconda, Kennecott y Cerro Corporation) con varios cientos de millones de dólares. Se vulneró el proceso de nacionalización que había aprobado unánimemente el Congreso en 1971, conforme al cual ni Anaconda ni Kennecott recibieron en su oportunidad pago por la expropiación, debido a rentabilidades excesivas que fueron descontadas del valor de los activos. Estimando utilidades normales hasta de un 12 por ciento, esas empresas norteamericanas las habían excedido ampliamente: Braden (filial de Kennecott) había tenido un promedio anual, entre 1955 y 1970, de 52 por ciento en el conjunto de sus negocios y Anaconda una utilidad media del 21,5 por ciento, en igual período.

Junto con cancelar indemnizaciones a gusto de las compañías, la Junta Militar decidió estimular aún más la inversión extranjera, mediante el Decreto Ley 600 que otorgó privilegios y granjerías que sólo podrían haberse establecido en dictadura, por no existir posibilidad de crítica ni menos de oposición. Sin embargo, ni el pago de indemnización a las empresas mineras norteamericanas ni el nuevo Estatuto del Inversionista Extranjero (DL 600) lograron la anhelada afluencia de capitales foráneos.

Apelando a la memoria

Con la nacionalización del cobre durante el gobierno de Salvador Allende culminó una lucha que se había prolongado por decenios. Se había generalizado la conciencia de que la acción de las compañías norteamericanas que controlaban el cobre era nefasta para Chile. Con un aporte inicial de solamente treinta millones de dólares se habían llevado del país más de 4 mil millones de dólares. Su gravitación en la economía nacional limitaba la soberanía de Chile a tal punto, que en varias ocasiones las compañías y el gobierno estadounidense habían fijado al cobre chileno precios inferiores a los del mercado mundial, como ayuda a Estados Unidos durante la segunda guerra mundial y en los conflictos de Corea y Vietnam.

Las empresas no sólo habían obtenido utilidades muy superiores a las normales en materia minera, sino habían intervenido también en maniobras políticas para impedir el avance de la Izquierda. En los procesos de “chilenización” y “nacionalización pactada” logrados con el presidente Eduardo Frei Montalva, se habían beneficiado preferentemente las empresas. En esas formas de asociación, las compañías terminaron ganando más que cuando actuaban solas, sin tener de socio al Estado chileno. Así, en el caso de El Teniente, Kennecott a través de su filial Braden Copper, con el 100 por ciento de las acciones había obtenido una utilidad promedio entre 1960-1964 de 12 millones de dólares anuales. Desde 1964 a 1968, con el 49 por ciento de las acciones, Braden obtuvo 26 millones de dólares anuales de ganancia. Anaconda (Chuquicamata, El Salvador, Exótica) entre 1960 y 1968 ganó 45 millones de dólares en promedio anual, y entre 1969 y 1970 casi 82 millones de dólares anuales. A pesar de la “asociación”, las empresas siguieron manejadas por ejecutivos norteamericanos y controlando ventas y adquisiciones.

La operación de las minas, al acercarse la posibilidad de una nacionalización -como era evidente desde hacía un par de años, ya que dos de los tres candidatos a las elecciones presidenciales de 1970 se habían comprometido a abordarla-, empezó a desviarse. Había que obtener las mayores ganancias en el más breve plazo. Para ello se empezaron a “florear” las minas, es decir, a explotar las zonas de más alta mineralización, aunque ello dañara la explotación futura. Se dejaron de hacer obras indispensables para los planes de expansión o no se corrigieron las que estaban defectuosas. 

 Al consumarse la nacionalización en 1971, los técnicos chilenos se encontraron ante una situación grave, que fue confirmada por informes técnicos de consultores de especial calificación. A ellos se agregaba el retiro de especialistas extranjeros y chilenos, estimulados por las empresas que abandonaban el país, y la oposición de elementos contrarios al gobierno -especialmente supervisores-, que llegaron incluso a intentos de sabotaje.

Todos los obstáculos fueron superados. Trabajadores y técnicos chilenos se abocaron a una tarea que se vio como un compromiso de la nación. Las minas funcionaron mejor que antes. En tres años, la producción aumentó en un 14%, mientras en los tres anteriores había crecido solamente en un 4,2%. Un nuevo clima laboral favoreció la participación e incluso el trabajo voluntario -muy inusitado en actividades dominadas por el economicismo promovido por las empresas-.

En medio de crecientes dificultades derivadas del bloqueo norteamericano a repuestos e insumos, y en un clima político cada vez más enrarecido, los minerales se mantuvieron en actividad desafiando huelgas de transporte y acciones de sabotaje a oleoductos y línea eléctricas. Fue una verdadera gesta que involucró al conjunto de los trabajadores, incluyendo a muchos que no seguían a los partidos de la Unidad Popular. Fue una hazaña unitaria y patriótica que explica, también, que la Caravana de la Muerte que recorrió el norte en octubre de 1973 haya asesinado en forma especialmente cruel a ejecutivos y dirigentes sindicales de El Salvador y Chuquicamata.

La nacionalización del gobierno de la Unidad Popular se visualizaba como parte de un proyecto de largo plazo. Se nacionalizaban las empresas existentes, pero al mismo tiempo se reafirmaba el dominio “absoluto, exclusivo, inalienable e imprescriptible de todas las minas” por parte del Estado. Eso significaba que respecto de los yacimientos que se explotaran en el futuro, el Estado podía actuar directamente o bien podría entregarlos en concesión, bajo ciertas y determinadas condiciones y plazos, a empresas privadas cuyos planes se integraran al proyecto general de desarrollo de la gran minería como clave de la economía chilena en transición al socialismo. Todo eso quedó inconcluso. Y lo que es peor, fue distorsionado y reemplazado por el predominio de las transnacionales.


La dictadura y la Concertación en el cobre

A pesar de sus esfuerzos, la dictadura no consiguió inversiones significativas en el cobre. Con una excepción, que explica la mayor parte de los 2 mil 400 millones que llegaron a la minería en los diecisiete años de Pinochet. Esa excepción fue la empresa Exxon, que adquirió Disputada, que había sido comprada antes del golpe por la Empresa Nacional de Minería (Enami) a Peñarroya, transnacional francesa. Exxon hizo un ambicioso plan de expansión y elevó considerablemente la producción. Fue la propietaria, durante 22 años, hasta 2002, de Disputada y no pagó nunca impuestos. Nunca. Finalmente, vendió la empresa y el yacimiento a la transnacional anglosudafricana Anglo American en mil 300 millones de dólares.

Aprovechando las disposiciones del DL 600, Exxon durante su gestión aceleró las amortizaciones -lo que permite postergar los impuestos, lo que en los hechos equivale a un préstamo sin intereses que le hace el Fisco- y, además, obtuvo financiamiento con créditos obtenidos en bancos ligados a su casa matriz, que cobraron intereses más altos que la tasa normal y cuyo servicio hizo desaparecer las utilidades, y con ello no hubo impuestos que pagar.

Con todo, la inversión de Exxon fue la excepción. Las transnacionales no querían negocios con Pinochet. Sobre todo por la incertidumbre en que quedarían sus privilegios en caso de un cambio de gobierno. Por ello, la oportunidad se les dio con la dictación de la Constitución de 1980. Repitió la norma sobre el dominio patrimonial del Estado sobre las minas, pero en la Ley Orgánica Constitucional Minera se estableció el derecho real de concesión que, en los hechos, es un verdadero derecho de propiedad, tan absoluto, que sustituye al dominio del Estado sobre las minas. Es transferible, transmisible por herencia, indefinido en el tiempo -a menos que se agote el yacimiento-, imprescriptible y, virtualmente, a salvo de expropiaciones, ya que exige el pago anticipado al concesionario del valor actual del mineral del yacimiento, como si hubiera sido explotado hasta su agotamiento.

La duración indefinida de la concesión es una anomalía que muy pocos países conservan. En América Latina sólo dos o tres; lo general es que las concesiones duren entre 20 y 25 años. Otra anomalía es que en Chile no existe royalty -porque a lo que se llama así es un simple impuesto sobre utilidades-, un derecho que debe el concesionario sobre el valor de la producción, como pago por el uso del recurso natural no renovable.

Con esas garantías y con el cambio a un gobierno democrático los capitales de las transnacionales comenzaron a afluir. Si en 1980 el 94 por ciento de la producción de cobre correspondía a Codelco y a la otra empresa estatal, Enami, en 1990 el 84 por ciento correspondía a Codelco más Enami, y había bajado al 35 en 2000 y al 31 por ciento en 2007. El 69 por ciento restante corresponde a la producción de las transnacionales. Producción que, por lo demás, está constituida en parte muy importante, virtualmente más del 50 por ciento, por concentrados, que es la forma más primitiva de obtención de cobre, con un contenido de solamente un 30 por ciento de fino, lo que hace que más de dos tercios del material sea tierra y piedra chancada, lo que favorece, además, a las fundiciones del exterior y al transporte marítimo, que a menudo es controlado por los conglomerados transnacionales.

El saqueo

Diversos investigadores han dimensionado la magnitud del saqueo que significa la actuación transnacional en el cobre. Orlando Caputo y Graciela Galarce, Hugo Fazio, Manuel Riesco, Julián Alcayaga, Jorge Lavandero y otros, han hecho aportes significativos. Uno de los principales fue la estimación de la pérdida que significó para Chile la exportación de cobre producido por las transnacionales en volúmenes que excedieron largamente a la demanda, y con ello provocaron una fuerte caída de precios. Representó una pérdida para Chile de más de 10 mil millones de dólares, que comenzó a ser revertida cuando Codelco anunció que restringiría su producción. En todo caso, las empresas no perdieron como lo hizo Chile, ya que vendían cobre a precio bajo a sus fundiciones y refinerías: así recuperaban la pérdida en el precio final del metal procesado y en los subproductos.

Fazio fijó la atención en las rentabilidades excesivas de Escondida. “El año 2007, la rentabilidad de Minera Escondida sobre su patrimonio fue de 165,89 por ciento. En 2006 alcanzó a 190,03 por ciento, o sea, en sólo dos años obtuvo el equivalente de más de dos veces y media la inversión realizada, que por lo demás, desde que se inició el boom en el precio del cobre, ya había recuperado”. Manuel Riesco ha destacado que las utilidades de las transnacionales fueron de más de 9 mil millones de dólares a 2005 y de casi 20 mil millones al año siguiente. Ello significa que en sólo dos años, las mineras privadas recibieron utilidades que superan el total de las inversiones extranjeras directas (IED) en la minería chilena desde 1974 a 2006.


Conclusión

El cobre vive bajo una amenaza que tiende a agravarse por la docilidad de los gobiernos frente al poder de las transnacionales. Chile tiene todavía, como riqueza inmensa, un tercio de la reserva mundial de cobre, que debería estar al servicio de su pueblo. Codelco está también en permanente riesgo de privatización y debe ser defendida a pesar de sus defectos, que deben corregirse. La renacionalización del cobre es la tarea patriótica que se perfila en el horizonte.

Entretanto, corresponde la denuncia y el esclarecimiento de la actual situación, la vigilancia ante el accionar de las transnacionales y la movilización por objetivos específicos. El control tributario, la exportación de cobre fundido y/o refinado en vez de concentrado, el establecimiento de un verdadero royalty minero, el control para evitar la sobreproducción que haga caer los precios, son algunos de esos objetivos.

El cobre para los chilenos es el imperativo, que sigue el rastro histórico del gran proyecto de Salvador Allende y la Unidad Popular y marca un rumbo soberano que no debe olvidarse.

 

 

14/09/2008 15:38. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

*Un pueblo llamado Salvador Allende*

En la sierra mexicana de Nayarit, había una comunidad que no tenía nombre. Desde hacía siglos, esa comunidad de indios huicholes andaba buscando uno.

Carlos González, uno de ellos lo encontró de pura casualidad. Este indio huichol había ido a la ciudad de Tepic para comprar semillas y visitar parientes. Al atravesar un basural, recogió un libro tirado entre los desperdicios.

Sentado a la sombra de un alero, empezó a descifrar páginas. El libro hablaba de un país de nombre raro, que Carlos no sabía ubicar, pero que debía estar bien lejos de México, y contaba una historia de hace pocos años.

En el camino de regreso, caminando sierra arriba, Carlos siguió leyendo. No podía desprenderse de esta historia de horror y de bravura. El personaje central del libro era un hombre que había sabido cumplir su palabra.

Al llegar a la aldea, Carlos anunció, eufórico:* ¡por fin tenemos nombre!* Y leyó el libro, en voz alta, para todos. La tropezada lectura le ocupó casi una semana. Después, las ciento cincuenta familias votaron. Todas por sí.

Con bailares y cantares se selló el bautizo. Ahora tienen como llamarse. Esta comunidad lleva el nombre de un hombre digno que no dudó a la hora de elegir entre la traición y la muerte.

*"Voy para Salvador Allende"*, dicen ahora los caminantes.

*Eduardo Galeano. in La memoria del fuego, 1984.

Salvador Allende es un pueblo situado en el municipio de Tepic, capital del estado mexicano de Nayarit*

 

12/09/2008 22:25. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Un pueblo llamado Salvador Allende

20080912214742-allende.jpg

En la sierra mexicana de Nayarit, había una comunidad que no tenía nombre. Desde hacía siglos, esa comunidad de indios huicholes andaba buscando uno. Carlos González, uno de ellos lo encontró de pura casualidad. Este indio huichol había ido a la ciudad de Tepic para comprar semillas y visitar parientes. Al atravesar un basural, recogió un libro tirado entre los desperdicios.

Sentado a la sombra de un alero, empezó a descifrar páginas. El libro hablaba de un país de nombre raro, que Carlos no sabía ubicar, pero que debía estar bien lejos de México, y contaba una historia de hace pocos años.

En el camino de regreso, caminando sierra arriba, Carlos siguió leyendo. No podía desprenderse de esta historia de horror y de bravura. El personaje central del libro era un hombre que había sabido cumplir su palabra.

Al llegar a la aldea, Carlos anunció, eufórico: "¡por fin tene mos nombre!" Y leyó el libro, en voz alta, para todos. La tropezada lectura le ocupó casi una semana. Después, las ciento cincuenta familias votaron. Todas por sí.

Con bailares y cantares se selló el bautizo. Ahora tienen como llamarse. Esta comunidad lleva el nombre de un hombre digno que no dudó a la hora de elegir entre la traición y la muerte.

"Voy para Salvador Allende", dicen ahora los caminantes.

"Eduardo Galeano. in La memoria del fuego, 1984. Salvador Allende es un pueblo situado en el municipio de Tepic, capital del estado mexicano de Nayarit"

 

 

12/09/2008 17:47. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Vote por Allende como el mas grande de los chilenos

20080909193939-allende.jpg

PDTE. ALLENDE A DECIMAS DE LIDERAR PREFERENCIAS EN "GRANDES CHILENOS" DE TVN

El 18 de septiembre concluye programa de TV. Continúe votando en www.grandeschilenos.cl

El Presidente Salvador Allende es uno de los personajes históricos que aparece liderando las preferencias del público en el programa " Grandes chilenos " de Televisión Nacional.

A pocos días de que concluya esta emisión de TVN, el compañero Allende ha mantenido una alta votación entre el público.

Continúe votando en www.grandeschilenos.cl, para asegurar la victoria de nuestro gran líder.

(PRENSA PS)

 

09/09/2008 15:39. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende Hay 1 comentario.
 

Escalona hace recuerdo de caídos

“Estoy seguro que cuando los nuestros en la ex Villa Grimaldi, en una celda, en una cámara de tortura se enfrentaron a sus verdugos, estoy seguro que tenían a Allende en su memoria. Cuando el líder socialista de Iquique, en Pisagua, fue fusilado, estoy seguro que Allende estaba en su memoria.

Cuando Carlos Lorca, el secretario general de la Juventud Socialista, fue ajusticiado en Villa Grimaldi, tenía a Allende en su memoria. Cuando Exequiel Ponce, el jefe de los socialistas en la clandestinidad, fue también torturado hasta morir, sus labios se mantuvieron cerrados, sin entregar a sus compañeros, sin delatar a nadie, porque tenía a Allende en su memoria.

Cuando miles de los nuestros salieron a la calle a protestar contra la dictadura, cuando rompieron el silencio, cuando en la Alameda se enfrentaron con las fuerzas represivas, tenían a Allende en su memoria”, afirmó en su mensaje Camilo Escalona.

 

Correos lanzó sello de homenaje

En una emotiva ceremonia, realizada en su histórica sede de Plaza de Armas, Correos de Chile llevó a cabo el lanzamiento del sello postal en homenaje al centenario del natalicio del Presidente Salvador Allende.

En la ceremonia estuvieron el presidente del PS, Camilo Escalona, la diputada y vicepresidenta del partido, Isabel Allende, junto con su hermana Carmen Paz, así como la directora ejecutiva de la Fundación Salvador Allende, Patricia Espejo, y el presidente del directorio de Correos, Sergio Henríquez. Asimismo, asistieron a la actividad el presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier; la madre de la Presidenta Michelle Bachelet, Ángela Jeria; varios ex colaboradores del Presidente Allende, así como también amigos, compañeros, militantes socialistas y simpatizantes de Allende.

La diputada Isabel Allende destacó que su padre “se ha convertido en un referente universal” y agregó que “los pueblos necesitan tener memoria, es la condición esencial para que puedan proyectarse”.

 

27/06/2008 13:48. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Yo viví en la casa de Allende

Yo viví en la casa de Allende

Por Tito Tricot

Yo viví en la casa de Allende, aunque nadie me crea. Allí en Aldunate, a los pies del cerro y a pasos de la Plaza Victoria que, sin querer, albergaba trofeos de una guerra lejana entre pueblos hermanos. Y dormí en la pieza de Allende, aunque nadie me crea. Allí, al fondo a la derecha, en el corazón de Valparaíso, arropado cada noche por el sempiterno viento porteño y el cántico de gaviotas de plata. Yo estudie en el liceo de Allende, aunque nadie me crea. Allí, en la calle Colón, que se moría de angustia apenas se asomaba el alba en medio de la melancolía de las animitas milagrosas. Eran tiempos antiguos, de aroma a brea y adobe,  que nadie parece recordar y muchos quieren olvidar. Claro, porque se estudiaba gratis en el colegio y en la universidad, en la mañana, en las tardes e incluso en las noches. Tiempos antiguos, entre el cerro y el mar de un puerto que oteaba orgulloso el horizonte sin imaginarse que una invernal madrugada de septiembre se estremecerían inapelablemente la casa, la pieza y el liceo de Allende. Y la sonrisa de aquel hombre a quien le acribillaron sin asco el sueño de un país sin pobres, porque los ricos matan cuando tienen que matar, como lo han hecho desde siempre en la historia de Chile. Porque los ricos generan la pobreza, pero no soportan el olor a pobre, que es el hedor del hambre, la miseria, el frío. Por eso mismo es que el doctor Ramón Allende, abuelo de Salvador, atendía gratis y regalaba remedios, alimentos y ropa a los marginados de siempre. Pero, además, fundó en Valparaíso la Escuela Blas Cuevas, la primera de carácter laico en el país, en los faldeos del cerro Cordillera. Eran tiempos antiguos, donde la ocredad del crepúsculo porteño iluminaba los paseos en la costanera de niños y niñas que estudiaban gratis y con los mejores profesores, cuando nadie pensaba en el lucro, sino que en el derecho de todos a una educación pública de calidad. Aunque nadie me crea. Por lo mismo es que el gobierno de la Unidad Popular consideraba a la educación como fundamental para el desarrollo del país y en su programa explícitamente proclamaba “el derecho de todo el pueblo a la educación y la cultura, con pleno respeto de todas las ideas”. Difícil de creer que haya sido hace apenas treinta años, meros cinco minutos históricos, que un presidente socialista abogara por el derecho a la educación, mientras hoy, otra presidente socialista se alíe con la derecha para realizar modificaciones a la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza para que, al final, todo siga igual. Claro, porque la nueva Ley General de Educación, si bien es cierto incorpora algunos criterios e instrumentos fiscalizadores de la participación de privados en el sistema educacional de los chilenos, no cambia la esencia del sistema que se orienta por la consecución del lucro. Y, no seamos ilusos, ello no es compatible con una educación gratis y de calidad para los sectores sociales marginados del Chile neoliberal. Esto lo tenía muy claro Salvador Allende y, en consecuencia, en el programa de gobierno sostenía claramente que “a  los dueños del capital les interesa ganar siempre más dinero y no satisfacer las necesidades del pueblo chileno…el grupo de empresarios que controla la economía, la prensa y otros medios de comunicación; el sistema público, y que amenaza al Estado cuando éste insinúa intervenir o se niega a favorecerlos, les cuesta muy caro a todos los chilenos”.

Democracia a la fuerza

Y le costó un golpe de Estado y una democracia a la fuerza que actúa sin vergüenza para proteger los intereses empresariales recurriendo  a la violencia policial para reprimir a estudiantes, mapuche, profesores y a toda manifestación social. Abisal diferencia con Salvador Allende quien puntualizaba en su programa que “la policía debe ser reorganizada a fin de que no pueda volver a emplearse como organismo de represión contra el pueblo y cumpla, en cambio, con el objeto de defender a la población de las acciones antisociales. Se humanizará el procedimiento policial de manera de garantizar efectivamente el pleno respeto a la dignidad y a la integridad física del ser humano”. Los centenares de estudiantes secundarios y universitarios golpeados, detenidos y humillados por carabineros son fidedigno testimonio de que la única reorganización de la policía ha sido con el fin de perfeccionar sus técnicas represivas: más motos todo terreno, mejores chalecos antibalas, mejores cascos, más gases, más terror, más programas en la televisión enalteciendo su labor y estigmatizando a poblaciones y sectores sociales cuyo único crimen es ser pobres y marginados del mismo sistema que protege la policía. Como premio por su violenta obsecuencia, el gobierno unge al fallecido general Bernales como santo de la corte de los ricos. Pero, jamás tendrá animitas en las poblaciones, ni en las escuelas públicas ni en las universidades, ni menos aún en las comunidades mapuche que conocen de la falsa santidad del general que instaló el terror en el sur. Es la democracia a la fuerza que no admite críticas ni expresiones de dignidad, menos de un pueblo antiguo que brega por seguir siendo antiguo y, por lo mismo, envían centenares de carabineros a ocupar territorio mapuche.

¡Qué diferencia con Allende que instaló sus ministerios en la provincia de Cautin para acelerar la  implementación de la reforma agraria y entregar tierra a campesinos y mapuche. Los mapuche recuperaron 154 mil hectáreas usurpadas. Pero todo ello nos costó un golpe de Estado y una democracia a la fuerza que parecen ser demasiado similares en algunos aspectos como para hablar sólo de simples coincidencias. Lo que sí es mera coincidencia es que yo viví en la casa de Allende, aunque nadie me crea. Y dormí en la pieza de Allende, aunque nadie me crea. Y estudié en el liceo de Allende, aunque nadie me crea. Sin embargo, aquella alegría de porteño de corazón se me nubla de una feroz ira cuando pienso en su frente orlada de un río de buganvillas el día de su muerte cuando, la verdad, merecía un pueblo en las calles defendiendo el derecho a ser libres. Como lo hizo el pueblo chileno durante la dictadura y como muchos lo hacen hoy: en las calles, en la palabra, en la denuncia, en la memoria, en el movimiento sísmico que, algún día, extenderá su teluridad hasta esbozar la sonrisa de Allende encaramado en un cerro de Valparaíso. Aunque nadie me crea.

 

Tito Tricot Sociólogo, Director Centro de Estudios Interculturales ILWEN Chile

Junio 2008

 

27/06/2008 13:38. Publicado por: Tito Tricot #. Salvador Allende Hay 1 comentario.

Imágenes: Allende vive

20080626233735-isabel.jpg

No es posible comprender la historia del país y de la izquierda chilena durante el siglo XX sin remitirse a la figura del médico Salvador Allende. Sólo así se explica la mística que concitan las diversas actividades planificadas para conmemorar los cien años del natalicio del Presidente que perdió la vida en el cruento golpe militar de 1973. Un acto en la Plaza de la Constitución y el lanzamiento de un sello postal han sido parte de la agenda del centenario allendista.

 Galería de imagenes   Avanzar

 

 

 

 

 

26/06/2008 19:37. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Plaza de la Constitución fue escenario de emotivo homenaje a Salvador Allende

20080626233209-allendistas.jpg

La Nación / UPI 

 Jueves 26 de junio de 2008  | 16:04   

 Con la presencia de los representantes de los partidos de la Concertación, ministros de Estado, el presidente del Partido Comunista (PC), Guillermo Teillier; la madre de la Presidenta Michelle Bachelet, Ángela Jeria, y los familiares del ex Presidente Salvador Allende, se conmemoraron hoy jueves en un emotivo homenaje en la Plaza de la Constitución, los 100 años del natalicio del trágicamente fallecido Mandatario.

En una ceremonia que se extendió por un poco más de dos horas, hubo diversos oradores, música y manifestaciones paralelas en un público que bordeó los mil asistentes.

El primero de quienes dedicaron palabras al fallecido Presidente socialista, fue el timonel del PC, Guillermo Teillier, quien junto con destacar los valores del ex Mandatario y la "plena vigencia de su mensaje" aseguró que su partido continua siendo fiel a Allende "El Partido Comunista sigue siendo leal a Salvador Allende", declaró.

Posteriormente, fue el turno del secretario general del PPD, Alejandro Bahamondes quien recordó las obras del gobierno de Allende entre ellas la nacionalización del cobre y el medio litro de leche que se entregó a los niños más pobres del país.

El siguiente orador fue el democratacristiano Claudio Huepe, quien entre algunas pifias, hizo un llamado a reconciliarse con la historia y recordó que él junto a otros 12 militantes falangistas realizó una declaración dos días después del golpe de Estado de 1973, donde repudiaban el movimiento militar que terminó por derrocar el Gobierno de la Unidad Popular (UP).

Huepe leyó un extracto del documento antes mencionado y manifestó que fueron los votos de la Democracia Cristiana en el Congreso Pleno de 1970 los que ratificaron a Salvador Allende en la Presidencia del país.

El momento más complicado surgió con el discurso del presidente del Partido Socialista, senador Camilo Escalona, quien en medio de gritos y pifias en su contra comenzó sus palabras.

El parlamentario manifestó enfáticamente que "estamos aquí los que queremos que nunca más un Presidente democrático sea avasallado" y agregó "hoy los socialistas chilenos recordamos con gratitud al primero y más grande de los socialistas", sentenció, terminando su alocución entre aplausos.

Además, en el homenaje, el intelectual cubano Eusebio Leal hizo entrega a la Fundación Salvador Allende de documentos que se encontraban en ese país.

Por otra parte, se leyeron escritos del premio Nobel de literatura José Saramago y se recordaron palabras para Allende del general Carlos Prat, el poeta Pablo Neruda y el ex gobernante de Cuba, Fidel Castro.

Un momento particular se dio cuando la viuda del pintor nacional Roberto Matta, Germana Ferrari, hizo entrega a las hijas de Salvador Allende de una chaqueta que este último había regalado al artista.

Asimismo la viuda del pintor regaló un cuadro a la fundación que lleva el nombre del ex Mandatario.

La ceremonia concluyó cuando la cantante Isabel Aldunate entonó "Yo te nombro libertad" y los asistentes sacaron pañuelos de colores los que se mezclaron con los globos que fueron liberados.

 

26/06/2008 19:32. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Bachelet encabeza el principal acto por cien años de Allende

20080626232504-salvador-allende.jpg

La Nación 

26 de junio de 2008   

El Presidente nació el 26 de junio de 1908 en el puerto de Valparaíso

Tanto hoy al mediodía como en la tarde de mañana se realizarán actividades culturales y políticas en homenaje al Presidente Salvador Allende en la Plaza de la Constitución. Ayer la Presidenta de la República recibió a las delegaciones visitantes.

 Foto: La exposición de plástica se abrirá al público desde mañana en el centro cultural asociado a La Moneda. La muestra será inaugurada hoy por la Presidenta Michelle Bachelet a las 19:30 horas. Foto: Ricardo González

Hace cien años, en un desaparecido hospital de Valparaíso, nacía Salvador Allende Gossens, la figura capital de la izquierda chilena durante el siglo XX desde sus cargos de ministro, diputado, senador y Presidente de la República derrocado por un cruento golpe militar en 1973.

La historia reciente del país y la formación de una alianza entre el socialismo y el centro humanista cristiano ha permitido que para el centenario de Allende quien gobierne sea una mujer militante del mismo Partido Socialista al cual Allende entregó su vida.

La inauguración de la exposición "Homenaje y memoria: centenario Salvador Allende. Obras del Museo de la Solidaridad" será la actividad que definirá hoy la conmemoración.

La actividad -organizada por la Fundación Salvador Allende, la Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior de España (Seacex), el Museo de la Solidaridad y el Centro Cultural Palacio de La Moneda- será inaugurada, a las 19:30 horas, por la Presidenta Michelle Bachelet.

La muestra -que permanecerá abierta desde mañana y hasta el 16 de agosto en el Centro Cultural Palacio de La Moneda- está conformada por más de 140 obras de destacados artistas del mundo.

La exposición termina con una estructura compuesta de cuatro módulos, instalada en el hall central del centro cultural, en cuyo interior se exponen los proyectos de los jóvenes artistas españoles Pablo Genovés, Daniel Canogar e Isidro Blasco y de la chilena Concepción Balmes, junto a la obra de Pablo Rivera y Víctor Hugo Bravo.

Además, la exhibición se complementa con una exposición de fotografías y una sala de audio que reproduce discursos del Mandatario.

La jornada comenzará horas antes, cuando a las 10:30 horas, Correos de Chile lance un sello postal en homenaje a Allende. Dos horas más tarde, en la Plaza de la Constitución, junto a su monumento, se realizará el encuentro "Cien años, mil sueños", donde habrá regalos, música y discursos recordando el legado del líder de la Unidad Popular. A esta acción asistirá la izquierda de la Concertación, el Partido Comunista y la Democracia Cristiana.

Para mañana en la tarde la izquierda extraparlamentaria y movimientos sociales tienen programada una nueva concentración de homenaje a Allende en el mismo lugar.

Ayer en el Salón Montt-Varas de La Moneda, la Presidenta invitó a las delegaciones extranjeras que asisten al natalicio. Asimismo participaron los ministros Edmundo Pérez Yoma, José Antonio Viera-Gallo, Francisco Vidal y Paulina Urrutia. Igualmente estaban presentes la senadora y presidenta de la DC, Soledad Alvear, y el presidente del PC, Guillermo Teillier.

Bachelet dijo que La Moneda era la casa de Allende y que para ella es un orgullo ser socialista y tener la misma profesión que Allende.

Asimismo, destacó los innumerables actos de celebración que se están llevando a cabo en Chile y el mundo. La diputada Isabel Allende agradeció las palabras de la Presidenta y manifestó su satisfacción por la presencia de Salvador Allende en el mundo.

Para hoy, en Cuba, se espera la colocación de la tradicional ofrenda floral ante el "Monumento Salvador Allende" de la Avenida de los Presidentes en La Habana. La Casa de las Américas ha organizado para mañana el concierto "Voces por la vida", donde importantes figuras de la Nueva Trova Cubana unirán sus voces a artistas chilenos.

La actividad principal del régimen cubano, en todo caso, será el 8 de agosto y contará con la presencia de la diputada Isabel Allende y las altas autoridades del Estado que hoy dirige Raúl Castro.

Quien también hará un homenaje a Allende será el Gobierno del Presidente venezolano Hugo Chávez. Éste encabezará esta tarde un masivo acto en el Teatro Teresa Carreño, el más grande de Caracas.

Para hoy estaba también fijado un homenaje a Allende en el Congreso brasileño, y a las 10 horas está planificado que legisladores mexicanos del PRI y del PRD depositen una ofrenda floral ante el busto de Allende ubicado en la Universidad Autónoma de Puebla.

En Australia la comunidad chilena ha organizado un acto en el Fairfield Park de Sydney en torno a un monumento que lo recuerda y habrá otra actividad en la central sindical australiana en Melbourne.


Un hombre unido a la historia

No es posible comprender la historia del país y de la izquierda chilena durante el siglo XX sin remitirse a la figura del médico Salvador Allende.

Éste intervino en la fusión que llevó a la formación del PS en los años 30 y ya en la década de los años 50 -con dos postulaciones presidenciales- se convirtió en líder indiscutido de una coalición anclada en el PC y el PS y que en 1970, en su cuarto intento -éste exitoso-, sumó al Partido Radical.

Su Gobierno de tránsito al socialismo duró casi tres años y condujo -a través de una dialéctica con la oposición- a una crisis que estalló con el golpe de Estado y la posterior dictadura militar.

26/06/2008 19:25. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

A cien años del natalicio del Presidente

20080615203845-allende.jpg

La Nación

Domingo 15 de junio de 2008   

 Por Francia Fernández 

Quiso "devolver la cultura al pueblo" y en ese intento Dicap y Quimantú fueron nutrientes para todos. El 26 de junio se celebran 100 años de su nacimiento y José Balmes, Aníbal Palma, Pato Manns, Nissim Sharim y Vicente Larrea recuerdan su visión cultural. Además Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat coronan las actividades que celebran este cumpleaños en Chile y el mundo.

Foto: La foto de Allende acompañará el sello postal que Correos de Chile sacará en su honor

Quienes conocieron a Salvador Allende lo recuerdan como un hombre culto. Un gozador que apreciaba la literatura, la música y, sobre todo, la pintura. Y un "gentleman" con un sentido del humor extraordinario.

La preocupación del Mandatario por la cultura estuvo en el centro de su última campaña presidencial, que los artistas bautizaron con el lema "El pueblo tiene arte con Allende". Comenzaba 1970. Una enorme carpa de circo que Tony Caluga prestó para la ocasión, se desplegó en el Parque Forestal, frente al Museo de Bellas Artes. Allí había debates y exposiciones hasta la madrugada, cantantes y poetas se turnaban para ocupar el escenario; paralelamente, se remataban obras gráficas a beneficio de la campaña.

"Allende estaba al tanto de los movimientos artísticos, estaba al tanto de todo", afirma el pintor José Balmes, quien integraba el comité que lo seguía a todas partes. "Durante la campaña nos reuníamos todos los domingos al mediodía en la Galería El Patio, para programar lo que hacíamos. Los artistas de regiones también se sumaban".

Con Pablo Neruda a la cabeza, los creadores que apoyaban al Gobierno de la Unidad Popular (UP) y a Allende firmaron un manifiesto en el que se comprometían a "devolver la cultura al pueblo". Nunca antes una candidatura a la Presidencia ostentó un sello tan particular.

El programa presidencial también recogía esta responsabilidad. La medida número 40 estipulaba la "creación del Instituto Nacional del Arte y la Cultura". Algo que nunca llegó a cumplirse. Su rol fue suplido en parte por un Departamento de Cultura de la Presidencia.

"Políticas puede haber muchas, pero lo importante son las realizaciones", comenta al respecto Aníbal Palma, ex ministro de Educación de Allende. "Si uno analiza su Gobierno, durante los tres años hubo un auge cultural sin precedentes. Nuestra música siempre existió, pero la proyección internacional de los artistas chilenos, con el respaldo que se le dio a grupos como Inti-Illimani, ocurrió allí. El fomento a la lectura es otro hecho irrebatible", enfatiza.

"El aporte del Gobierno de Allende a la cultura chilena fue crear un nuevo estatus de cosas que permitieran a la sociedad un mejor florecimiento en todos los planos, no sólo de las artes, sino de los seres humanos que habitábamos este país", sostiene el actor Nissim Sharim. "Esto se vio desnaturalizado muy pronto, cuando con el golpe se cortaron sus esencias", agrega. "Es difícil hablar de concreciones específicas, porque fueron literalmente borradas del mapa".

Pero sí las hubo.

 

SABER POPULAR

La Editorial Quimantú fue el mayor logro en materia de cultura del Gobierno popular. Y, por otro lado, "el ejemplo más notable de una empresa estatal y eficiente", según apunta José Miguel Varas en un capítulo del libro "Salvador Allende, presencia en la ausencia", que acaba de lanzar Lom Ediciones.

De acuerdo al escritor, "Allende estaba convencido de que la lectura amplía los horizontes, los conocimientos y la imaginación". Fue así que el 12 de febrero de 1971 se firmó el acta de compra de Zig-Zag, entonces una de las editoriales más importantes del país, con la idea de poner los libros al alcance de todo el pueblo chileno.

Bajo la dirección del escritor costarricense Joaquín Gutiérrez, Zig-Zag pasó a llamarse Quimantú (en mapudungún, sol de saber). Y los libros se comercializaron a precios populares, al punto que un ejemplar llegó a costar lo que un paquete de cigarrillos.

En dos años y medio, la editorial publicó 12.093.000 volúmenes de 247 títulos diferentes. Se vendieron 11.164.000 unidades. "La población no pasaba de 10 millones de habitantes. Prácticamente se agotaron. Se creó una inquietud en la gente que no se ha vuelto a repetir. Si uno observa la realidad ahora, un escritor exitoso apenas alcanza los tres mil ejemplares", destaca Aníbal Palma.

Con tiradas de 50 mil ejemplares, la editorial abordaba diferentes temas a través de distintas publicaciones: "Cuadernos de educación popular", "Grandes obras de la literatura universal", "Quién es Chile. Serie hoy contamos" y revistas como "Ramona", "Cabro chico" y "Paloma".

Los libros se vendían en los quioscos y las gasolineras. "Si Chile hubiera continuado leyendo a ese ritmo, otro gallo cantaría hoy", dice el cantautor Patricio Manns, quien fue uno de los tantos intelectuales que escribieron en Quimantú y que, además, trabajó como periodista en las últimas dos campañas presidenciales de Allende.

TODAS LAS VOCES

A mediados de los sesenta surgieron en Chile diferentes voces. En la Peña de Carmen 340, o De los Parra, cantautores nacionales como Quilapayún o Víctor Jara encontraron un espacio para la canción comprometida con la reivindicación de la clase obrera y del sentir latinoamericano. Entonces surgió la Nueva Canción Chilena, de contenido social y raíces folclóricas.

"Yo llamo a ese tiempo la ‘década prodigiosa’", declara Manns, protagonista y testigo del movimiento. "En todo el mundo veían la luz experiencias nuevas. Aparecieron Los Beatles; la Nueva Trova Cubana, con Silvio Rodríguez y Pablo Milanés; la Nueva Canción Catalana, con Joan Manuel Serrat. Había efervescencia en el aire, se respiraba creatividad. Éramos una patota de locos felices, devorando una suerte de euforia inconcebible".

Allende era entonces senador y asistía con cierta regularidad a la peña. Fue precisamente durante su candidatura presidencial, a la par de los primeros festivales de la Nueva Canción Chilena, que este canto tomó fuerza. Y la recientemente inaugurada Discoteca del Cantar Popular (Dicap) se transformó en su principal vía de difusión.

"Antes de Allende, la música chilena fue censurada, no la tocaban en las radios. Primaba en ellas la Nueva Ola y trataban de proyectar una cosa banal y estúpida", asegura Juan Carvajal, ex director artístico del sello. "Después comenzaron a tocarla, porque tuvo un éxito comercial".

Dicap se convirtió en la segunda discográfica del país, tras RCA (nacionalizada como IRT), en los setenta. Entonces, Tito Fernández, el "Temucano", lideraba los rankings, con ventas que duplicaban a cualquier otro cantante. Le seguían Quilapayún; bastante más atrás, Víctor Jara e Inti-Illimani, y a muchos otros pasos de distancia, los Parra.

"Los opositores se iban a sellos comerciales como Odeón", relata Carvajal. "Pero nosotros, en el ’73, estuvimos a punto de grabar música de Mikis Theodorakis [quien musicalizó el ‘Canto general’ de Neruda], con Gloria Simonetti".

Otra característica de Dicap fue el desarrollo de carátulas que unían música y gráfica. En general, los discos de la época venían con una foto del intérprete y letras sin ningún diseño. De la mano de los hermanos Antonio y Vicente Larrea, y de Luis Albornoz, la compañía lanzó unas cien tapas con estilo propio, durante los cinco años que funcionó. Entre ellas, imágenes emblemáticas, como la de Víctor Jara "con el cigarrito".

Tras el golpe, los militares desmantelaron las dependencias de la compañía y quemaron material irrecuperable. Para siempre se perdió una grabación-homenaje a Neruda, que se hizo en el Estadio Nacional, cuando recibió el Nobel, con discursos de Salvador Allende y Carlos Prats. "La destruyeron en mi casa. Habría sido algo maravilloso tenerla en estos momentos", dice Carvajal. Este barítono y actual profesor de Canto e Interpretación de la Universidad Arcis, estaba en Roma, junto con Inti-Illimani, como parte de una misión cultural de Allende, el 11 de septiembre de 1973. Gracias a que llevó gran parte del catálogo, éste pudo reeditarse más tarde.

 

MUSEO DE LA SOLIDARIDAD

"Cuando vino la última campaña de desinformación de la derecha dura, el Gobierno armó la ‘operación verdad’. Invitó a intelectuales y políticos para que vinieran a ver la realidad chilena", explica José Balmes, quien era decano de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Chile y formaba parte del Consejo de Cultura de Allende.

"Yo le propuse que invitara a José María Moreno Galván, un prestigioso crítico perseguido por la dictadura de Franco". Según recuerda, su invitado y él bajaban por Agustinas, cuando el español le comentó que quería proponerle un proyecto al Presidente. Entonces, Balmes le sugirió que fueran a verlo. A Moreno Galván le sorprendió la facilidad con que entraron por Morandé 80. "Le pareció peligroso... En fin, hablamos con Allende. Moreno le dijo que se podían traer obras del mundo a Chile, de los pintores antifranquistas, formar una gran colección de arte que apoyara al Gobierno popular, con trabajos que los artistas donaran".

Cientos de obras de figuras como Picasso, Miró, Siqueiros y Guayasamín arribaron al país. Y la primera exposición del Museo de la Solidaridad se inauguró en 1972 en el Museo de Bellas Artes, en momentos de gran tensión política.

Le siguió otra en el edificio donde se realizaría una conferencia de la Unctad y que Allende esperaba se convirtiera en un gran centro cultural. La construcción, levantada maratónicamente en apenas ocho meses, con la colaboración de numerosos ingenieros y artistas, se llamaría en el futuro Gabriela Mistral. Pero los planes de Allende acabaron irónicamente. Después del golpe, obras de artistas connotados que decoraban el lugar fueron saqueadas. Y con La Moneda bombardeada, éste se convirtió en el centro de operaciones de Pinochet, bajo el nombre de Diego Portales.

Para "el 11", una muestra del Museo de la Solidaridad se exhibía en el Museo de Arte Contemporáneo, ubicado en la Quinta Normal. Muchas obras se almacenaron en malas condiciones o fueron escondidas en pasillos subterráneos de la Escuela de Bellas Artes (el ahora MAC del Forestal). Recién, a mediados de los ochenta, Balmes, actual director del Museo de la Solidaridad Salvador Allende, y Pedro Miras, las pudieron recuperar.

Hoy, el museo reúne unas 2.500 piezas. "Y aún seguimos recibiendo obras, porque hay gente que quiere aportar", señala Balmes.

 

MURALES Y AFICHES

A comienzos de los setenta había en Chile un clima propicio para la creación y un apoyo a un movimiento de masas fuerte. Mientras la polarización política se gestaba, la participación ciudadana se desbordaba en las calles, cuyos muros amanecían pintados. Esta forma de expresión se había popularizado durante la campaña presidencial de Allende, en que brigadas muralistas, como la Ramona Parra, alcanzaron protagonismo.

La mayoría de los artistas plásticos también estaban involucrados. Junto a los muralistas, que a veces se disputaban los espacios con violencia, pintaron, por ejemplo, muros desde la Estación Mapocho hasta la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile. Todo esto se prolongó a lo largo del país, en las carreteras.

Hasta Roberto Matta, invitado Chile por el Mandatario a fines de 1971, se contagió y se unió a la Ramona Parra para la creación del "Primer gol del pueblo chileno", en la Piscina Municipal de La Granja. El mural, de 25 metros de largo, fue bautizado así en referencia al cumplimiento de un año de Gobierno de la UP.

Los carteles también tapizaban las paredes. Los hermanos Larrea hicieron el afiche "Por ti venceremos", que cerró la campaña de Allende, por ejemplo. "El Gobierno de Allende marcó el período más popular del afiche en Chile", afirma Vicente Larrea. "Cumplía una función plenamente social. La idea era que un afiche fuera entendido por igual por todos los chilenos. No era una comunicación para elites. La gráfica reflejaba el espíritu del Gobierno de Allende, que era sumamente amplio".

Tanto como las anchas alamedas que él vislumbró para el hombre libre, y que, pese al valor de sus ideas, apenas logró pavimentar.

 

15/06/2008 16:38. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

El último suspiro de Allende

20080606004721-allende.jpg

La Nación Jueves 5 de junio de 2008   

Por Gabriel Bahamondes

Habla el director y el actor del filme "1973, Revoluciones por minuto"

La película que ficciona los últimos momentos del Presidente en La Moneda, se inspiró en obra de teatro y se estrena el 19 de junio.

Foto: Rodada en Nueva York, el director dice “que es un filme profundamente chileno”.

 Un actor camina por las solitarias dependencias de un teatro en Nueva York. En tono reflexivo, recrea las últimas horas del Presidente socialista el 11 de septiembre de 1973. Se siente el sobrevuelo de los aviones de la fuerza aérea que bombardearán el palacio de gobierno. Solo y teniendo claro que es su última batalla, Salvador Allende recuerda a su familia, sus amores, el hijo que no tuvo y el complejo momento que enfrenta.

Este es el hilo conductor de "1973, Revoluciones por minuto", la nueva película (rodada en Nueva York) que narra las últimas horas del Mandatario. "Creo que es un filme profundamente chileno, que tiene una reflexión histórica, que apela a la memoria y que muestra sucesos que ocurrieron hace muy poco tiempo. Santiago y Nueva York comparten el 11 de septiembre, una fecha en que ambas ciudades han sufrido, que han pasado por momentos sumamente complejos en su historia", asegura su director, Fernando Valenzuela.

"Si Pinochet quiere verme, que venga a La Moneda", dice Ramiro Sandoval, el actor colombiano que encarna al Presidente en el largometraje inspirado en la obra teatral "La muerte de un Presidente" del argentino Rodolfo Queblen. La idea original del filme parte cuando Valenzuela y el productor Eduardo Larraín se enteraron de ésta realizada en Estados Unidos. "En la cinta, Allende recuerda con mucho cariño a la "Payita" (Miria Contreras), su secretaria y por supuesto a su esposa, la Tencha. Esta película tiene elementos de la tragedia griega que se acompañan con la voz en off encarnada en el Dante, quien lo va preparando para su final. ‘Hace tiempo que huelo la muerte, ¿será que voy a morir?’, dice Allende. Él siente la traición y habla de ella durante toda la película", asegura el director.

AVIONES TRAIDORES

En uno de los momentos más tensos del filme, Allende levanta la cabeza, mira al cielo y dice, "los aviones de Leigh, yo mismo lo condecoré", con un tono de profunda decepción. "En términos políticos, la cinta no ataca, no critica, no enjuicia. Tiene claramente una tendencia de izquierda, pero más que hacer una cinta sobre el ‘73, es una cinta sobre Allende y sus últimos momentos. De hecho, el teatro vacío representa la soledad del Presidente en esos instantes y solo un niño entra y sale de escena como una metáfora del niño que perdió la Tencha por su embarazo fallido", afirma el realizador.

Para el protagonista, Ramiro Sandoval, el filme refleja la soledad de un héroe en un mundo abandonado. "El personaje del doctor Allende nos cuenta conmovedoras historias que cubren importantes temas, la traición es el eje fundamental alrededor del cual tienden a gravitar temas como el amor de padre, de esposo, de amigo o de amante, de servidor público y de profesional (medico)". LN

 

05/06/2008 20:47. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Extraordinario nuevo libro sobre Salvador Allende

20080520005717-libro.jpg

ALLENDE. EL HOMBRE Y EL POLITICO

Memorias de un secretario privado

AUTOR: OZREN AGNIC KRSTULOVIC

 

La memoria colectiva de los pueblos se forma a partir de la suma de las memorias individuales, pero no solo en la simple acumulación de hechos si no que en el significado que se le da a los recuerdos. Ellos, son necesarios porque crean la propia historia y entregan la experiencia necesaria para evitar repetir errores. La memoria colectiva, por tanto, crea un punto de vista particular que de los hechos tienen los individuos y los grupos,  dándoles una identidad o reforzando la que ya existe dando forma a la tradición y a la historia. 

 

En su libro "Allende el hombre y el político: memorias de un secretario privado" Ozren  Nikola Agnic Krstulovic, chileno-croata e ingeniero comercial de la Universidad de Chile,  muestra desde su trabajo como secretario del senador y luego su colaborador por diecisiete años, una descripción intima, personal y coloquial de  la vida de uno de los políticos que más huella ha dejado en la historia de Chile. Agnic, fue secretario privado de Allende entre los años 1957 y 1965, período muy agitado en la historia chilena y como testigo privilegiado nos relata hechos históricos desconocidos hasta ahora como el intento del general Carlos Ibáñez del Campo, en el año 1958, para evitar entregar el mando de la nación al recién electo presidente Jorge Alessandri. El general, trató de convencer a Allende de participar en un Golpe de Estado para que el senador socialista asumiera la presidencia en vez del candidato de derecha. Cabe señalar,  que Ibáñez era enemigo acérrimo de la familia Alessandri desde que en el año 1927 boicoteara el gobierno de Arturo Alessandri en un intento por impedir la consagración de la Constitución de 1925 que establecía un régimen presidencialista en vez del parlamentario. Lamentablemente para él, fue a golpear a la puerta del hombre equivocado y el año de 1958 debió entregar la banda tricolor al presidente constitucionalmente electo.

 

Ozren Agnic, no pretende sin embargo darnos una clase de historia de Chile sino que nos muestra sus memorias individuales, que se entrelazan con la memoria oficial de un país. Estas memorias, no reviven ni odios ni resentimientos sino que forman parte de la larga elaboración del duelo particular de este secretario privado, que durante el gobierno de Allende fue presidente Ejecutivo del Banco Regional de Concepción lo que le valió, en los días posteriores al Golpe de Estado de 1973,  ser encarcelado, torturado e interrogado tanto en el estadio de esa ciudad sureña como en la isla Quiriquina y otros lugares. Nos narra como fue condenado a una pena de diez años, la que fue conmutada por exilio, tras largos 22 meses de reclusión.. En este caso, los recuerdos no niegan la existencia de esa etapa tan dolorosa de su vida en la cual perdió toda su documentación personal, transformándose en un NN sin estudios ni identidad, sin amigos (salvo honrosas excepciones), en una persona a la cual una vez que salió en libertad, había que evitar saludar por miedo a que lo estuvieran siguiendo. Al intentar revisar el pasado, es imposible no caer en la tentación de ahondar en los resentimientos, sin embargo, en  estas "Memorias..." no se evita el dolor ni se dramatiza con él, se lo muestra evitando ahogarse en la pena y en el odio.

El estilo y amenidad de los relatos, cautiva al lector a lo largo de las 322 páginas del libro, incluso en capítulos que señalan la significación para el país de un sistema bancario al servicio de la nación y no de intereses particulares con fines de lucro como es ahora, y la manera como actuaron sectores internos y externos para desestabilizar el mandato de Allende, sólidamente fundamentados en documentacion desclasificada en los EE.UU. de Norteamérica y las investigaciones del Senado de ese país, volcadas en el informe emitido por la denominada Comisión Church de esa corporación , mandatada para indagar acerca de las acciones encubiertas desarrolladas en Chile por compañías transnacionales y los organismos de inteligencia, ordenados por el presidente Nixon y su asesor de seguridad, Henry Kissinger.

 

El 26 de junio del 2008 se cumplirán cien años del natalicio de Allende. Es de esperar que estas memorias contribuyan a la reconciliación chilena, que es  una etapa necesaria en la vida de las personas y de las sociedades, elaborando los duelos necesarios para eliminar los conflictos que surgen. De cara a nuestro bicentenario, estas Memorias  publicadas con el sello de Ril Editores (www.rileditores.cl) aparecen como un camino de encuentro entre los chilenos donde la memoria y el olvido además, de ser vinculantes entre el presente y el futuro actúan y  ordenan como simbolizaciones de la historia.

 

Loreto Soler - Periodista

Santiago de Chile

 

 

19/05/2008 20:57. Publicado por: Loreto Soler #. Salvador Allende Hay 1 comentario.

Cien años, mil sueños para Allende

20080427001549-allende.jpg

La Nación / EFE 

Sábado 26 de abril de 2008   

Actividades culturales marcarán la conmemoración del nacimiento del fallecido Presidente de la República.

El centenario del natalicio del fallecido Presidente Salvador Allende se conmemorará este año con una gran exposición de arte, cine, debates y un concierto con artistas españoles y latinoamericanos, dijo hoy a Efe su hija, la diputada Isabel Allende.

El programa conmemorativo, a cargo de la Fundación Salvador Allende, se denomina "Cien años, mil sueños" e incluye la emisión de un sello postal en memoria del extinto mandatario (1908-1973).

Las actividades comenzarán el próximo miércoles, con la exhibición de un documental sobre la esposa de Allende, Hortensia Bussi.

"Pensamos que en el centenario hay que partir dedicándole una filmación a Hortensia Bussi, que fue una figura clave en lo que fue la restauración de la democracia en Chile y que a sus 93 años, corresponde hacerle un homenaje", señaló su hija.

Asimismo, en junio se inaugurará una gran exposición de las obras del Museo de la Solidaridad, que reúne importantes pinturas contemporáneas, muchas de ellas de destacados artistas europeos y cuyo curador será el crítico de arte español Mariano Navarro.

La muestra, que será inaugurada el 26 de junio, día del natalicio de Allende, se exhibirá durante dos meses en el Centro Cultural Palacio de La Moneda.

Ese mismo día se hará la tradicional romería al Cementerio General de Santiago, donde están sepultados los restos de Salvador Allende y se emitirá un sello postal en homenaje al gobernante socialista (1908-1973), que murió en La Moneda durante el golpe militar que perpetró el 11 de septiembre de 1973 el dictador Augusto Pinochet.

"Nos parece muy importante que este sello se difunda y que la gente lo conserve como recuerdo", dijo la diputada, que destacó el gran apoyo de España a las actividades del centenario.

El homenaje a Allende seguirá en julio con un seminario sobre temas laborales, en el que participarán delegados de España e Italia y terminará con un gran concierto en el Estadio Nacional, en el que actuarán los españoles Víctor Manuel, Joaquín Sabina, Ana Belén e Ismael Serrano, el uruguayo Jorge Drexler y el colombiano Juanes, entre otros.

"Estamos muy orgullosos, son artistas muy solidarios y creemos que esto va a ser muy masivo", afirmó Allende.

Añadió que Colombia, México y otros países se sumarán a este homenaje, mientras en España diversos municipios harán actividades relacionadas con la fecha.


26/04/2008 20:15. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

A propósito del articulo: Para una movilización efectiva: Unidad y organización

20080418012046-allende.jpg
17-04-2008
Respuesta al dirigente sindical Manuel Ahumada Lillo
Jorge Gálvez Iturra

Sr. Manuel Ahumada Lillo Presidente de la CGT , primero que todo tenga mis saludos por defender el sindicalismo clasista y no someterse a los mandatos de los que tranzan con el gobierno  y la derecha.

Sin embargo, creo necesario hacer algunas reflexiones respecto a sus continuas opiniones (entiéndase estas reflexiones y criticas desde la fraternidad revolucionaria) en relación a la lucha e iniciativas de variadas organizaciones populares. Creo que sería muy bueno que aparte de las criticas que ha realizado permanentemente a las convocatorias como el 29 de marzo del 2007, Primero de Mayo Alternativo, las actividades de la Coordinadora por la Matanza de la Escuela Santa Maria (Pampa Rebelde en Iquique y la de Santiago), y la del 28 (estudiantil) 29 (poblacional) de marzo 2008, pudiera además aportar a este “desfiles de siglas” que llama usted (por cierto critica injusta y poco objetiva), la creatividad, la capacidad de los dirigentes y trabajadores que dispone su Confederación, sería sin lugar a dudas un buen aporte al avance de una alternativa. Ya que llamar a no participar de las actividades que desarrollamos con otras organizaciones sociales, sindicales, estudiantiles y políticas populares, alternativas todas ellas al sindicalismo burocrático y reformista y al gobierno de la Concertación , produce a nuestra consideración el efecto contrario al que desea usted de buena fe implementar, es decir sólo desmoviliza a los trabajadores, papel que más bien le corresponde y le interesa al Estado capitalista  neoliberal.

  Por otro lado su frase “se necesitan organizaciones vivas y activas y no una suma de siglas y consignas”  tiene mucho de soberbia, pienso que usted tiene claro  que no es el único representante de los trabajadores, pero también estoy seguro que sabe que la clase trabajadora no sólo se organiza en sindicatos, sino también en comité de allegados, deudores habitacionales, los hijos de la clase en organizaciones estudiantiles y juveniles y tantas otras, pero también la clase se constituye en organizaciones políticas y partidos populares, ¿acaso piensa usted que todos nosotros somos empresarios? La clase es diversa y por tanto diversas la forma como se organiza, ninguna de estas formas organizativas es menos o más que las otras. Sin embargo la clase obrera en estas expresiones multilaterales lo es todo, por sus intereses debemos combatir, incluso perder la vida si es necesario.

  Dentro de estas "siglas" hay organizaciones con un gran arraigo social como CONFESIMA una confederación de igual o mayor tamaño que la CGT , la federación Fesin, el Sindicato Nacional ACHP, variados sindicatos de base de la salud, profesores, subcontratistas, etc,  todas esta organizaciones parte de la Coordinadora Sindical Clasista, además organizaciones poblacionales de allegados que aglutinan a cientos de familias, también organizaciones estudiantiles como La Unión Patriótica estudiantil UPE en la actualidad la más sólida organización secundaria en el país, como el proceso de construcción que es la Coordinadora Nacional de Estudiantes Populares, igualmente organizaciones políticas de carácter territorial, regional y nacional (como es la realidad de los revolucionarios) pero lo más importante compuesta por hombres y mujeres que merecen todo el respecto, ya que han emprendido y se han mantenido (lo cual en estos tiempos es un gran merito) por la opción revolucionaria a diferencia de muchos que hoy se acomodan a la sombra  del poder, estos compañeros hace mucho tiempo al igual que la CGT están en el camino de la lucha y no el de la conciliación.
  Creo que es necesario por lo demás que actualice sus conocimientos de la realidad de las organizaciones populares, usted indica “El mérito de las federaciones universitarias es que son capaces de convocar a miles de jóvenes y movilizarlos en procura de sus demandas... De esa capacidad de aglutinamiento y organización carecen quienes convocan a las jornadas del 28 y 29” . La movilización de la CONFECH (Concertación y PC) del 26 de marzo en Santiago, tenia sólo como objetivo desmovilizar la protesta estudiantil del 28 convocada por la Coordinadora Nacional de Estudiantes Populares compuesta por la Unión Patriótica Estudiantil, los estudiantes del Colectivo Pueblo Pobre Organizado, etc. La diferencia que ve usted entre ambas convocatorias es que la primera supuestamente es una organización con arraigo social y la segunda son “siglas”. Fue equivocada esa afirmación, la movilización en Santiago de la CONFECH aglutino a 80 personas en el Frontis de la U. de Chile, esto fue un castigo de los estudiantes a quienes tratan de manipular y desmovilizar al movimiento estudiantil, en cambio la movilización del 28 tuvo expresión nacional varios miles de estudiantes se movilizaron en varias regiones del país, y en Santiago los combativos estudiantes populares fueron golpeados y detenidos unos 300 jóvenes según cifras del gobierno de un universo de más de mil quinientos estudiantes de la enseñanza media que participaron en la marcha de Estado con Alameda. El movimiento estudiantil secundario se recompone, pero ahora con una mirada más estratégica, antineoliberal, antisistémica y ese es un merito de los que usted llama sólo “siglas”.
  Usted en su reproche dice “Al menos yo vi en imágenes de televisión, a un dirigente cuyo Sindicato no tiene idea de lo que él está haciendo. Así no avanzaremos mucho”. Sin embargo, creo que ya es un merito que un dirigente asuma un compromiso político, pero concuerdo con usted que es necesario que esos dirigentes ganen a sus sindicatos y de ellos emanen la voluntad de lucha. Pero también es bueno que dejemos de ver los acontecimientos sociales a través de la televisión. Como dije anteriormente respeto las iniciativas suyas, pero dónde está una de las premisas básicas del marxismo, es decir la autocrítica, ¿Cuál a sido la movilización masiva nacional y confrontacional al sistema que haya surgido de su organización en los dos últimos años? Para construir hay que arriesgar, sino sólo nos transformamos en opinólogos de lo que hacen otros. Todo esto me recuerda la Fábula del gato...“Por culpa...de un gato...Los ratones pasaban hambre... esto no puede seguir... haremos un congreso y pensaremos en una solución... Acudieron cientos, miles, millones de ratones al congreso ratonil, pero...no encontraban solución al grave problema del gato. Hasta que un ratón con fama de listo pidió la palabra... un momento, yo tengo la solución, sí, pondremos un cascabel al gato y así sabremos siempre cuando se acerca...cuantas felicitaciones recibió el ratón listo. Los ratones se felicitaban unos a otros ...se acabaron los problemas...en adelante a comer y a engordar...Entonces habló el ratón mas anciano; "... pero yo tengo que hacer una apreciación, ¿quién será el valiente que le ponga el cascabel al gato?. Los ratones siguieron viendo los manjares "desde lejos" (sin poder comerlos)... "DECIR" resulta fácil pero "HACERLO" es otra cosa.” Los compañeros de la Coordinadora Por la Protesta Popular , la Coordinadora Sindical Clasista, La Coordinadora Nacional de Estudiantes Populares, etc., intentan poner el cascabel al gato, tal vez fracasen, el gato quizás los comerá, pero lo habrán intentado, habremos corrido el riesgo, pero más allá del resultado, lo importante es que habrán salido de la especie de roedores, en la cual otros permanecerán por siempre.

Usted indica “No hemos logrado mucho en nuestra pelea contra el sistema pues hemos carecido de unidad y de organización...” Bueno esa es una verdad enorme, pero creo que descalificando a las diversas organizaciones sociales, sindicales, poblacionales, políticas, etc, no contribuye a esa unidad, la soberbia no es buena en ninguna ocasión, pero menos cuando quien critica sufre de las mismas debilidades del resto de las organizaciones populares. Por nuestra parte hemos abierto un camino, equivocaciones y errores sin lugar a dudas que cometeremos, pero es un honesto intento de unidad y organización.

  Trataré de explicarlo en un simple párrafo con el peligro de ser esquemático. Lo que ve usted como “un intento por colgarse de acciones de protesta... (como) la conmemoración por la muerte de los hermanos Vergara Toledo” Mas bien responde aun proceso que busca cualificar y cuantificar dichas movilizaciones, haciendo por lo demás lo que harían sin duda los hermanos Vergara si estuvieran vivos, es decir, no haciendo conmemoraciones de efemérides, sino generando movilizaciones y protestas en la calle por las demandas populares, pero además actualizando el contenido de dichas fechas, que sean una mirada hacia el futuro, ese es el mejor homenaje que podemos hacer a todos los caídos. Además le recuerdo algo de historia, los hermanos Vergara Toledo murieron en el contexto de la primera conmemoración del día del Joven combatiente (ese mismo día es asesinada otra militante del MIR Paulina Aguirre Tobar) pues este día lo instauro el MIR por la muerte de su militante Mauricio Maigret Becerra que cayo en combate en la comuna de Pudahuel 1984, si lleváramos su argumento hacia esos años usted los acusaría (a los hermanos Vergara) de colgarse de la fecha de la muerte de Mauricio para protestar contra la dictadura, ese argumento cae por su propio peso, se parece mucho al que usa el gobierno respecto al 29 de marzo y al 11 de septiembre. Entonces ¿Qué hacer? ¿protestar o hacer un actito sin molestar a nadie?. Si somos capaces, como lo hemos logrado en cierta medida, de que estas fechas conmemorativas (29 de marzo, 1 de mayo, 11 de septiembre) transformarlas en acciones por dichas demandas y no en simples desmanes sin objetivo, estaríamos despertando conciencias y permitiendo organizar a los sectores sociales, como en parte ocurre, porque las organizaciones populares incluyendo las políticas revolucionarias cada día están más insertas, hace rato que paso el momento de la dispersión (al menos para algunos) es un proceso incipiente, pero lo importante que ya comenzó. Igualmente hay que ser plenamente sincero, estos llamados responden también a ciertas debilidades de nuestras organizaciones, por que por ahora no existe la fuerza para convocar fuera de estas fechas. Pero sólo por ahora, tenemos la decisión de convocar a una gran Protesta Nacional previa a las elecciones municipales de octubre. Lo que se trata que toda esta lucha por las demandas populares se sitúen como antagónica a la clase política en su totalidad, y luchar por las demandas signifique en la subjetividad del pueblo el rechazo a la vez de los que gobiernan y dominan, si logramos esa asociación, se habrá dado un gran paso en la lucha contra el sistema . Este nuevo momento de lucha esperamos que se transforme en un hito más en este largo camino de construcción. Por cierto todas estas acciones que podríamos llamar por arriba deben tener su correlato por abajo, es decir más allegados organizados, mas sindicatos, más estudiantes concientes, para nosotros es un proceso dialéctico.

  Para ir terminando creemos que en la actual coyuntura se aprecian notorias señales de que estamos a las puertas de un cambio de período, demostración de esto es la crisis política del Bloque en el Poder, en particular de la Concertación y el Gobierno, relacionada ésta con el creciente aumento de la inestabilidad económica del capital a escala nacional y internacional. Cifras oficiales indican que el 62,1% se encuentra profundamente decepcionado con la clase política que gobierna el país, llámese Concertación o derecha. El gobierno ha descendido de un 39,1 a un 25,4%, mientras que la derecha de un 22.6 a un 19,3%. Lo más probable que en el 2008 y 2009 se profundicen los cambios en la correlación de fuerzas políticas y sociales, acelerando la incipiente recomposición del movimiento social, donde todo indica que a las contradicciones propias del modelo neoliberal chileno, se agrega la inestable situación de la economía mundial .
  Vivimos momentos en que las masas se hacen cada vez más receptivas a propuestas distintas a las del gobierno y la derecha, aunque esto por si mismo no indique un desplazamiento hacia la izquierda, pero sí indica un camino importante por donde conseguir la complicidad entre la organización revolucionaria y el mundo social. De nosotros y de los sectores populares dependerá que las masas no vean como alternativa a derecha o a los sectores que buscan mostrar cierta independencia política e ideológica de la Concertación , pero que finalmente están subordinadas siempre al sistema.
  La cualidad distinta en la combatividad y subjetividad de franjas importantes de trabajadores, pobladores y estudiantes en la lucha reivindicativa sobre todo el anterior año, muestra como los sectores sociales rompen con los mecanismos estrictamente legales e institucionales, y comienzan a recoger los mejores legados de confrontación del movimiento popular chileno. Hay sectores sociales que están virando instintivamente hacia posiciones que cuestionan el sistema, pero no son aún una movimiento fuerte y cohesionado en torno a contenidos de escala nacional, o con la suficiente conciencia e independencia política de clase, y por eso pueden verse infiltradas por intentos de manipulación de parte de proyectos reaccionarios, reformistas o revisionistas que desarman ideológicamente al pueblo y nada tienen que ver con sus necesidades e intereses.

Creemos que la Organización y Conducción del futuro movimiento social son dos fenómenos que se irán definiendo simultáneamente. No es posible esperar la existencia de movimiento social y luego luchar por su dirección, los movimientos populares siempre son a imagen y semejanza de los proyectos que lo construyen.

Finalmente para terminar quiero recalcar que algunas de estas “siglas” han logrado instalar durante estos dos últimos años varias iniciativas y  procesos interesantes como la gran protesta popular del 29 de marzo del 2007 que movilizó a gran parte del país, que incluso para la prensa oficialista fue un hito inédito durante estos 17 años de gobiernos civiles, debemos agregar a esto el primero de mayo alternativo que ha marcado un camino y que en el 2008 sin lugar a dudas tendrá un salto desde el punto de vista cualitativo y cuantitativo, el 21 de diciembre en Santiago, la Serena y principalmente en Iquique donde la Coordinadora Pampa rebelde de la cual somos parte como FPMR junto a la multisindical y variadas organizaciones poblacionales y estudiantiles de Iquique no sólo lograron disputar la conducción y contenido al acto oficialista de la CUT , del PC y del Gobierno de la Concertación que a pesar de los millones destinados por el gobierno se diluyo y básicamente no lo hicieron.

Podríamos seguir mencionando otros hechos, pero lo verdaderamente importante es que la recomposición del tejido social que se está produciendo del cual ustedes y nosotros somos parte también ha significado una mayor inserción y dirección de las organizaciones revolucionarias, tanto en el ámbito de trabajadores, estudiantil y pobladores. De todas estas iniciativas extrañamente parte de la CGT ha estado ausente, pero hay que reconocer que dirigentes de los CGT por iniciativas particulares han colaborado y sumado a este proceso de construcción, quisiéramos ver al conjunto de la CGT en este camino, pues haría más liviana la carga y como decía el CHE mas cercano el futuro.

SALUDOS

Jorge Gálvez Iturra (Dirigente Nacional Frente Patriótico Manuel Rodríguez, FPMR)

Vea esto es interesantes

 

17/04/2008 21:20. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

El Partido Comunista promueve un masivo y unitario homenaje a Allende en su centenario

20080406202436-allende.jpg

Santiago de Chile, 26-28 de junio

Rebelión

Esta jornada internacional se propone aprovechar el cumplimiento de los 100 años del natalicio de Salvador Allende, para homenajear su figura y obra. Se trata de desarrollar una jornada donde se fusionen las actividades de homenaje, con el debate político e intelectual, y la realización de diversas iniciativas tanto artísticas como culturales.

Las actividades de homenaje y la mayor parte de las iniciativas culturales, se desarrollarán a partir del 26 de junio. Las actividades de este día culminarán con un masivo acto político y cultural, que busca realzar la figura de Allende.

Durante los días 27 y 28 de Junio se desarrollará el Seminario "ALLENDE Y EL SIGLO XXI". El objetivo de este seminario es producir un debate de carácter internacional, acerca de la obra y legado político de Salvador Allende, a la luz de los desafíos que enfrentan las fuerzas democráticas, progresistas y revolucionarias de la Humanidad.

Se trata de impulsar un debate que si bien tenga base en la trayectoria de Allende y en las realizaciones del gobierno de la Unidad Popular, también tenga una mirada de futuro. Es decir, un debate que se proyecte hacia las luchas actuales que enfrentan los pueblos en medio de la ofensiva reaccionaria que desarrolla el neoliberalismo en todo el mundo, en especial, su versión más militarista y agresiva, que es representada por Estados Unidos de Norteamérica.

Las temáticas a tratar girarán en torno a los siguientes temas ejes:

- Obra y vigencia del gobierno de la Unidad Popular especialmente en materia de políticas sociales y avances en el mundo del trabajo.

- La Unidad Popular, el desarrollo y la creación artístico y cultural.

- El nuevo orden mundial, la ofensiva militarista de EE.UU. y la emergencia de nuevos actores. ¿Hacia un resurgir de los No-Alineados?

- La soberanía nacional, la defensa de los recursos naturales, y la nacionalización de las riquezas mineras (La nacionalización Cobre, Petróleo, Gas, etc).

- La democracia y el socialismo. Las experiencias de la construcción del socialismo dentro del marco institucional democrático (Caso de la Unidad Popular y otros).

- El movimiento popular, los partidos de izquierda y los nuevos actores. (los pueblos originarios, movimiento sindical, el altermundismo, entre otros).

- Los gobiernos de salida del neoliberalismo, y la construcción de las alternativas posibles. El socialismo del siglo XXI.

La idea este seminario tenga alcance nacional y un carácter descentralizado. Se propone que el día Sábado 28 de junio, se desarrollen algunos paneles en regiones, en concreto en las ciudades de Antofagasta, Valparaíso y Concepción, al menos.

En el centenario de Salvador Allende invitamos a todas las organizaciones y personas que en sus territorios quisieran realizar actividades de homenaje, a generar un calendario convergente de iniciativas a nivel nacional e internacional.

Organizadores:

Partido Comunista de Chile.

Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz, ICAL.

Escuela Latinoamericana Estudios Universitarios, Universidad Arcis.

Fundación Rosa Luxemburgo de Alemania.

Fundación Gladys Marín.

Instituto Latinoamericano de Altos Estudios Sociales, ILADES.

Cultura en Movimiento.

Si adhieres a esta convocatoria escribe a allendevivehoy@gmail.com

www.allendevive.cl

 

06/04/2008 16:24. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Armand Mattelart revive la Unidad Popular en colores

20071116224626-gonzalez.jpg

Viernes 16 de noviembre de 2007   

 Por Rodrigo Alvarado E. / La Nación 

Desde 1973, Mattelart sólo había vuelto a Chile en una ocasión, el año 2005. "Estoy emocionado de volver a estos lugares", dijo el destacado pensador belga.

Desde hace unos días, el destacado pensador belga Armand Mattelart está en Chile mostrando "La espiral", documental presentado en el Festival Cannes en 1976 y hasta hoy inédito en Chile, que detalla la cadena de acciones y actores que complotaron contra el Gobierno de Salvador Allende.

"No es una película de la Unidad Popular (UP) sino la espiral de explosión que terminó con el golpe de Estado. Tampoco lo que pasó después, pues se necesitarían muchas horas para contarlo", explicó a modo de introducción el miércoles en la Cineteca del Centro Cultural Palacio de La Moneda, el mismo lugar que en 1973 ocupaba el búnker de la casa presidencial, donde falleció su amigo, el periodista Augusto Olivares.

Los conspiradores

De hecho, la génesis de "La espiral" está relacionada con la promesa que le hizo al "Perro", el autor del popular libro "Para leer al Pato Donald" y en ese tiempo miembro del departamento de comunicaciones de la UP. "Es emocionante estar frente a un pueblo que estimé tanto...", dijo antes de derramar unas lágrimas.

En 140 minutos el sociólogo expone, riguroso en argumentos y fino en los registros, la tesis del complot que derrocó a Allende, planeada mucho antes del golpe en Estados Unidos por la CIA, con apoyo económico de la ITT para la campaña de Jorge Alessandri en 1964; y ejecutado más adelante y gradualmente por la derecha, la Democracia Cristiana, el sector productivo y los transportistas.

En medio de la elaboración del filme, en 1974 Mattelart recibió de un chileno que estudiaba en Berkeley, un "juego" encargado por el Pentágono y que se usaba en las universidades estadounidenses: "Política", un simulador -tipo Metrópolis- que dividía a un país "imaginario" llamado Cupria (cobre) en 11 categorías sociales para que los estudiantes analizaran su comportamiento e interacciones en caso de crisis revolucionaria. El juego, entonces, se convierte en hilo conductor de "La espiral".

Patrimonial

El documental posee una buena cantidad de registros en color, nunca antes vistos en Chile, sobre la Unidad Popular. "La película llega en un momento oportuno porque permite plantear la recuperación de la memoria de un periodo muy rico. Para nuestra generación, es un redescubrimiento de símbolos", sostiene el sociólogo, quien seleccionó fragmentos de filmes de Patricio Guzmán, Saul Landau, del sueco Jan Linqvist y del cubano Santiago Álvarez, además de noticiarios de Chile Film que estaban en el Instituto Cubano de Cine.

El año pasado la productora francesa Galatée films ("Los coristas", 2004), dueña de los derechos, autorizó a la Corporación Parque Por la Paz Villa Grimaldi (CPPVG) difundir la cinta en Chile.

Según la encargada de prensa de CPPVG, "la idea es que se exhiba en muchos lugares y hacer una edición en DVD para venderla en Villa Grimaldi, antes de fin de año. Y una tercera etapa, de acercamiento a los canales de televisión para que lo transmitan, pero ellos tendrán que determinarlo".

 

16/11/2007 18:46. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

37 Aniversario asuncion Salvador Allende a la Presidencia

IVITACION

Al cumplirse el 37º aniversario de la asunción de Salvador Allende como Presidente de la República de Chile, le invitamos a participar en un Acto Solemne que tendrá lugar el domingo 4 de noviembre    a las 11 hrs. en el Salón de Honor del Ex Congreso Nacional, Catedral 1158,  Santiago.

En esta oportunidad se dará inicio a las actividades del Consejo  Nacional   del Centenario del Presidente Allende,    entidad  en la que participan personas e instituciones  que  se   comprometan  a  impulsar  iniciativas  destinadas   a evocar la limpia trayectoria de Salvador Allende como luchador social y su legado histórico  en  pro  de  la  emancipación popular y nacional, por   la   unidad  e   integración   latinoamericana ,   en   el   marco   del centenario de su natalicio, el próximo 26 de junio de 2008.

Agradeceremos confirmar asistencia a: hmartones@hotmail.com    

Fono 480 5901

Comisión Organizadora Centenario Natalicio Presidente Allende

Santiago, octubre de 2007

01/11/2007 20:41. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Isabel Allende Bussi: Salvador Allende estaría fascinado con Bachelet

20071016203057-isabel.jpg

Candidata a la presidencia del Partido Socialista

Domingo 16 de abril de 2006

La parlamentaria desempolva sus fantasmas, dispara contra Escalona y admite haber optado por no hacerse más líos cuando la confundan con su prima, la famosa escritora

Isabel Allende Bussi, la hija menor del ex presidente Allende, la mesurada diputada a la cual jamás se le ha escapado un improperio, se decidió a sacar sus garras y se lanzó a la conquista de la presidencia del Partido Socialista, elección en la cual el próximo domingo 23 deberá enfrentar al amo y señor por excelencia de tal colectividad: Camilo Escalona.“Estoy convertida en toda una celebridad”, cuenta. “El otro día me llamaron de la revista Cosas para una entrevista de mujeres líderes o algo así y me encontré con la tremenda producción: me maquillaron, me peinaron, parecía modelo. Y yo que era así, tan simplecita, con suerte un poquito de rimel”, cuenta, mientras patalea porque al lado de su casa de Guardia Vieja -la eterna residencia de los Allende en Providencia- le están construyendo un feroz edificio.

Prisionera de la figura de su padre, cosa que no reconoce en absoluto, Isabel ha dedicado toda una vida a cualquier asunto, menos a sí misma.

“No lo creas. Si yo también tengo mi vida. No soy sólo hija de . Claro que tengo mi perfil propio. Aunque mi padre me ha legado experiencias que difícilmente pude tener con otra vida, me ha permitido hacer cosas que nunca hubiera hecho, he viajado por todos los continentes y conocido a cientos de personas. No lo sé. Será que tengo la sangre que tengo y eso es parte de mi vida”, suspira resignada.

-¿Qué pensaría él de este Chile modelo 2006?

-Estaría muy orgulloso y fascinado con Michelle Bachelet, como mucha gente que aún no dimensiona este gran impacto. Los ideales de justicia social están presentes. Finalmente, compartiría ese desafío de proteger a los más vulnerables.

Isabel salió de Chile en septiembre de 1973 y no volvió sino hasta 1988, después de tres lustros de exilio en México junto a su madre Hortensia Bussi. Pero su principal herida quizás no sea el destierro ni la muerte de su padre, sino el silencioso suicidio -cuatro años después- de su hermana Beatriz “Tati” Allende en Cuba (casada con Luis Fernández Oña, agente de inteligencia cubana), quien, según Isabel, nunca resistió la simbolización que hiciera de ella el régimen de Fidel Castro.

“Era distinto. Yo, como símbolo, terminaba en México. Salía a la calle y era cualquier persona. En Cuba era más complicado. Beatriz era un símbolo las 24 horas del día. Cada vez que iba un jefe de estado, obviamente estaba Beatriz Allende. Cuando salía la gente de las cárceles, los torturados, ¿a quién iban a ver? A Beatriz Allende. Todos llegaban a hablar con Beatriz Allende. Todo era Beatriz Allende, Beatriz Allende, Beatriz Allende. Fue demasiado. Se fue cargando y cargando hasta que se rompió. Y ése es el dolor más fuerte que uno puede tener”, explica emocionada.

-¿Cuántas veces la han confundido a usted con su prima Isabel Allende, la escritora (hija del diplomático Tomás Allende, hermano del ex presidente)?

-Ya perdí la cuenta. Una vez iba por Barcelona con un amigo y una persona se me acercó y me pidió que le firmara un libro. Le expliqué que no podía, que yo no era la escritora. Y mi amigo se enojó y me dijo que por qué no me dejaba de tonteras y firmaba nomás. ¿Qué le voy a hacer yo? Cada una tiene su vida. Aunque a mí me hubiera fascinado escribir.

-¿Cree usted que a ella le favoreció tal confusión?

-Sí. En su origen. Cuando salió el primer libro (“La casa de los espíritus”) todo el mundo pensó que era la hija del “Chicho” y eso la ayudó.

-Tampoco se preocupó mucho por aclarar la situación.

-Eso le corresponde a ella, no a mí. No es un tema mío. Tampoco nos juntamos mucho. Nos vemos muy poco. Ella vive en Estados Unidos y tenemos mundos muy distintos. Cuando estaba en México, una vez me escribió una carta: vengo llegando de un largo viaje, donde más de alguna vez se sentían decepcionados al esperar ver tu alta y espigada figura y, bueno, aparecía yo ...ella es bien bajita y más bien gordita. Yo le contesté y firméIsabel Allende, la otra . Eso nos ha acompañado toda una vida. Pero la confusión en algún minuto fue total.

-¿Tanto así?

-Sí, pues. Una vez casi me muero en un vuelo de American Airlines: tomo la revista del avión y veo un reportaje de cinco páginas a todo color de Isabel Allende. Y la foto de la portada era mía. Otra vez en Francia, en un programa famosísimo de literatura, publicitaban en las calles con mi foto. Yo me preguntaba cómo gente tan profesional se equivocaba de esa manera. Por eso, ahora opto por hacer como dice mi amigo de Barcelona: cerrar la boca y firmar los libros calladita.

Desafiando al barón

Cómo será de estelar el momento que vive el PS, que Mega transmitirá mañana lunes un debate de media hora entre Isabel Allende y Camilo Escalona, a partir de las 21.30 horas.

“Claro que me sorprendió. Es un horario importante y me parece estupendo. Felicito a Mega, pero creo que esto debió haber sido iniciativa de un canal público como Televisión Nacional. Pero, bueno. Mega fue más audaz”, dice.

-¿Y qué tienen de atractivas las elecciones del PS?

-A ver. Mega no es precisamente una sociedad de beneficencia. Los medios le han dedicado bastante espacio a todo esto, estamos en el marco de un gobierno que está empezando y hay tres partidos de los cuatro de la Concertación que cambian su directiva. Tiene bastante importancia política. Además, por primera vez, una mujer puede asumir la presidencia del PS.

-¿No estaremos exagerando con tanta mujer?

-Es razonable que algunos lo sientan así. Somos el 51% de la humanidad y no corresponde discriminación alguna: ganamos el 30% menos, se sigue practicando la doble jornada...

-Existe la posibilidad de que Soledad Alvear asuma en la DC, Lily Pérez en RN y usted en el PS. ¿No será mucho?

-Podría darse. Pero, ¿por qué va a ser mucho? Es un dato de la causa y, aunque a usted le moleste, hoy soplan nuevos vientos. Nada es fácil para las mujeres. La política sigue teniendo códigos de hombre. La concentración de los partidos siempre ha estado en las manos de varones. Esa es la realidad. No hemos logrado entrar en esa realidad, acumulando poder o liderando tendencias. La ciudadanía está diciendo algo: quieren otro estilo.

-¿Qué relación tiene usted con Michelle Bachelet?

-Yo no soy su amiga íntima ni mucho menos, pero hemos coincidido en el partido y en la campaña. Tengo una tremenda admiración por ella y lo que simboliza. Me gusta ella, su historia y estas compuertas que ha abierto. Me gusta muchísimo. Es un cambio cultural mucho más profundo de lo que la gente sospecha. Sólo esa imagen de las mujeres con las bandas es muy reveladora. Una de nosotras está ahí.

-¿Por qué da la impresión de que estas elecciones le importan tanto al Gobierno?

-Somos un partido dentro de la Concertación, pero una cosa es el partido y otra el Gobierno. Ellos deben cumplir con sus compromisos y contarán con todo nuestro apoyo. Tenemos un ministro del Trabajo (Osvaldo Andrade) y tres ministras (Paulina Veloso, en la Secretaría General de la Presidencia; Clarisa Hardy, en Mideplán, Soledad Barría, en Salud) y vamos a colaborar. Pero ahora estamos en un proceso eleccionario y esto es algo distinto. La mejor forma de colaborar es con un partido mucho más fuerte, de cara a la sociedad, haciéndose cargo de los temas. Para eso estoy convencida de que debemos hacer reformas.

-¿Usted cree que la Presidenta se mantendrá al margen?

-Puede cumplir con su rol de votar como militante, pero en esto será absolutamente prescindente. Ella lo ha dicho, lo ha reafirmado públicamente. Lo dijo el otro día, en Cerro Castillo, en frente de todos los diputados. Cuando habló de las elecciones: dijo “la más absoluta y total prescindencia”. No tengo ninguna duda de que será así.

-Pero tampoco dudará de que ella votará por la mesa de Escalona.

-Esa es su opción. Es la libertad de cualquier militante.

-Se ha visto mucha virulencia en el ambiente. ¿Tiene usted algún problema personal con Camilo Escalona?

-Para nada. Aunque no soy su amiga personal, tenemos orígenes distintos y roles diferentes, no tenemos diferencias reales. Es la artificialidad de mantener estas corrientes. Yo con Camilo no tengo nada personal e incluso lo respeto como líder. En esta vuelta, reconozco, tuve una reacción que pudo haber sido dura, precisamente cuando él metió a Michelle Bachelet, diciendo que lo atacaban a él porque no se atrevían a atacarla a ella.

-Lo trató de “delirante”. No es poco.

-A sus declaraciones, no a él. Pudo haber sonado duro y no tengo problemas en retirar la palabra. Pero es de una enorme imprudencia decir algo así porque es una acusación al voleo. No sé a quién alude. Camilo fue el primero en enrarecer el ambiente.

-Pero fue usted la que...

-Terminemos lo que estábamos hablando. Meter a nuestra Presidenta en algo así, no corresponde. Lamento también que hayan tratado de generar una discusión totalmente artificial. No entienden que si seguimos así, nos va a ir mal. Camilo Escalona y Ricardo Núñez se han turnado el partido durante 16 años. Ahora, Camilo apareció como una víctima de ataque, porque también habían existido unas declaraciones del diputado Aguiló que yo no comparto.

-Donde Sergio Aguiló lo trató de “estalinista”, lo cual tampoco es poco.

-Claro. Esa es una descalificación. No hay nadie en este partido que ocupe esos métodos. Eso sirvió para que Camilo apareciera como víctima. Yo, lo único que dije, es que sus declaraciones eran delirantes.

-El asunto es que el estalinismo o el delirio de Escalona no se comparan con las acusaciones que usted hizo y que me parecen aun más graves: habló de llamados a militantes y ofrecimientos de cargos en el Gobierno.

-Hablo de un tema de transparencia. Lamentablemente, en el ambiente en que estamos, se presta para eso. Jaime Gazmuri lo decía el otro día: hubo militantes que querían apoyarnos y reconocían que justo ahora están a punto de anunciarse nombramientos y que hay temor a expresarse. Eso no ayuda a la total limpieza del partido. No estoy haciendo acusaciones directas. Pero lo hemos escuchado y percibido.

-Usted lleva toda una vida en el PS. ¿Qué fue lo que le pasó ahora? ¿Se choreó de Escalona y sus amigos?

-He tenido la experiencia de vivir en una mesa que excluye y no quiero repetirlo.

-Finalmente, un partido de amigotes, ¿no?

-No sé si de amigotes, pero está bastante tendenciado. Es un partido de barones, así, con “B” larga.

Mañana a las 21.30 horas, Mega transmitirá el debate

entre Isabel

Allende y Camilo Escalona por el control del PS

“No sé si el PS es un partido de amigotes, pero está bastante tendenciado.

Es un partido de barones, con “B” larga”

 

16/10/2007 15:27. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende Hay 1 comentario.

Qué gran general era tu Padre

20071016191037-payita.jpgCarta de la Payita a la hija de Allende 

En una larga misiva, Miria Contreras, la Payita, le relata a la hija de Salvador Allende lo ocurrido en Chile tras el golpe militar. La cruenta narración entrega un listado de hechos que, sin duda, reflejan el clima de vilencia que se vivía en el país y la cercanía que había entre ambas mujeres. En una parte de la carta, la Payita le dice: "Qué gran general era tu padre. Si hubieses oído cómo daba las órdenes y con que tranquilidad y valentía hacía frente a los acontecimientos. Todos estábamos admirados. Él dirigió toda la operación bazooka y cuando le voló la parte superior al tanque fue su mejor momento". 

 (FUENTE: THE CLINIC)

Querida Tati (1):

Han pasado ya dos meses desde aquel terrorífico día, pero para mí han sido como años. No sé si estás enterada de la muerte de mi hijo Enrique (2). A él junto con Bruno (3) y los otros compañeros del GAP que venían conmigo desde Cañaveral a La Moneda me los tomaron prisioneros en la Intendencia, y a pesar de todos los esfuerzos que hicimos para que los libertaran, fue imposible, pues ya en esos momentos Mendoza (4) se había apropiado de la radio y tomaba el mando de Carabineros. Todavía no me explico cómo fue que me dejaron correr hacia el garage para llamar pidiendo ayuda. Cuando corrí a la puerta de calle Moneda venía llegando el edecán Grez (5), a quien le pedí que me acompañara a la Intendencia, pero no quiso hacerlo (Hoy está de edecán de Merino). Tampoco pudo hacer nada el general Sepúlveda (6) y tu padre le pidió al Gral. Urrutia (7) que fuera personalmente a tratar de sacarlos, pero fue imposible. Días después supe que desde ahí los habían trasladado al garage del subterráneo de la Plaza de la Constitución para trasladarlos después al Estadio Chile. En una de las casas en que me alojaron durante el primer mes, supe por uno de los vecinos, un médico que también estuvo detenido allí -el pobre estaba bastante mal, casi trastornado por todo lo que le había tocado ver allí-, que las torturas y brutalidades que le hicieron a un grupo del GAP ahí presente eran algo horrendo. Isabel (8) me escribió contándome que Enriquito había muerto peleando (tenía 3 balazos), pues algunos habían podido arrancarse de la Intendencia. Ojalá que así haya sido, pero casi estoy cierta de que lo mataron en el Estadio junto con los demás. A Max (9) yo lo había dejado en Tomás Moro para que ayudara en la defensa allí. Menos mal que Rubén lo vio cuando ya todos se iban y lo alcanzó a sacar.

Algunos amigos lo estuvieron escondiendo durante más de un mes, hasta que un tío lo metió a la Embajada Francesa, donde está esperando el salvoconducto para salir. Yo creí que eso resultaría luego, pero parece que han puesto muchos inconvenientes. Isabel no quiere de ninguna manera irse, dice que su obligación es quedarse aquí. Les han allanado el departamento varias veces y les robaron todo. Hacían grandes bultos y les ponían el título de "Allende", para explicar a los vecinos que eran armas que sacaban de allí. Esto lo supe también por una de las personas que me alojó y que tenía unos amigos en el mismo edificio. No alcanzaron a salvar casi nada, apenas la guagua. A Enrique padre (10) lo llevaron al Estadio Nacional y después lo trasladaron a la Cárcel pública. Le quitaron todo, hasta la camioneta. La acusación peor es por el taller de Las Cañas, donde encontraron el túnel con todos sus accesorios. Nosotros no hicimos nunca ningún recibo de arriendo. Si yo supiera a ciencia cierta que entregándome lo dejarían en libertad y lo mismo con mis hijos&, pero con ellos es imposible esperar una cosa así, pues lo único que quieren es exterminarnos a todos. A mí me quieren para poder inventar las historias más extravagantes; están convencidos que sé donde están o que tengo millones de dólares que, según ellos, robó la UP.

Esta semana salieron como 600 detenidos del Estadio Nacional y fueron trasladados a la Oficina Salitrera Chacabuco (110 kilómetros al interior de Antofagasta). Entre ellos iba Manuel Cabieses (11); otros han sido llevados a Pisagua y a la Isla Quiriquina, y otros serán llevados a la isla Santa María. En Iquique fusilaron a tu amigo Freddy Taberna (12). Arnoldo Camú (13) murió en una balacera con los tiras en la calle. Cada día aparece una lista en los diarios de 5 a 10 extremistas a quienes se les aplicó la ley de la fuga. Los allanamientos han sido monstruosos, especialmente porque el objetivo que persiguen es amedrentar a la gente para que no nos ayude. Gente buenísima con deseos de cooperar, no pegaban ni un pestañeo durante las noches en que se me ocurría llegar cerca del toque de queda (para que no me fueran a dejar en la calle). Lo peor era que tampoco me dejaban dormir a mí. A la gente que me alojó, salvo a tres, no los había visto nunca en mi vida, pero la persona que me conectó era masón, de la misma logia de tu padre, y por cariño y respeto a él se hizo cargo de mí llevándome todas las noches a un lugar distinto para que no me ubicaran. Al fin, cuando ya no teníamos donde hacerlo, empezó a tratar de conseguirme una embajada. Menos mal que Isabel pudo hacer el contacto, de modo que ya debes imaginarte dónde estoy. La idea es que nadie me ubique, así que no me dejan ni asomar la nariz. Acuérdate lo que sufría con el toque de queda, imagínate como será esto. No sé cuántos meses durará. Dile a la Chica (14) que he estado varias veces con Eugenio (15) y que hemos compartido dormitorio. Tratamos de acompañarnos y consolarnos mutuamente. Les echa mucho de menos, pero está tranquilo de saberlos bien. Mitzi (16) se asiló. Estaba muy metida, pues no sólo tenía su JAP, de modo que los comunistas la escondieron, pero la allanaron varias veces. Además, la muerte de Enriquito terminó con su resistencia. Tú sabes que quería a mis hijos igual como a los propios. Ojalá si puede salir la ayudes y le busques la forma de que pueda seguir ayudando desde fuera o alguna forma de volver. No olvides que de todas nosotras, las hermanas, ella es la mejor.

Toda esta explicación como prólogo es para que conozcas mi estado de ánimo. Trato de seguir adelante y sacar fuerzas de mi flaqueza. Es difícil, pero lo conseguiré. El sábado de tu cumpleaños, tu padre se reunió al almuerzo con el Gral. Prats (17) y Flores (18) hasta las 8 PM. y me hizo citar para el domingo a las 10:30 al PC, y a las 12 del día a Pinochet y a Urbina (19) ( me hizo pedirles que fueran de civil) en Tomás Moro. La noche del sábado hizo ir a Bartulín (20) a buscar un documento a casa de Adonis Sepúlveda (21) con el resultado de las reuniones que desde el jueves tenía la U.P. con el objeto de votar por

1.- Acuerdo con la DC (Publicación Proyecto Hamilton (22) de inmediato)

2.- Plebiscito

2.- Un Gobierno de Seguridad y Defensa Nacional.

En caso de no ponerse de acuerdo de inmediato en cuál de estas líneas seguir, el Presidente solicitó que le dejasen a él decidir. En la carta de Adonis él explicaba a tu padre que después de varias reuniones no habían llegado a ningún acuerdo entre los Partidos y que tampoco estaban de acuerdo en que el Presidente decidiera.

El lunes 10, a mediodía, el PC me entregó una carta (según supe por Víctor (23) se trataba de una solución respecto al punto plebiscito, para, en vez de ello, acortar el plazo presidencial a 4 años) traída por Rodrigo Rojas (24), quien me hizo el comentario de que ahí estaba la solución a todos nuestros problemas y que se la entregara de inmediato a tu padre. No supe si lo había aceptado o no, pero cuando se retiró de La Moneda cerca de las 10 P.M. iba tranquilo y de buen humor y tenía citados en T. Moro al Perro (25) y a Garcés (26), pues pensaba hacer una intervención al día siguiente. Poco después de que él se había retirado me llamó Ariel Fontana (27) para explicarme que había proyecto para esa noche de un gran atentado y que necesitaba hablar con el Presidente. Como se encontraban allí Joignant (28), Máximo (29) y el Coco (30), lo hice venir a La Moneda, aunque después tuvieron que ir a verlo a T. Moro, pues necesitaban su consentimiento para partir de inmediato fuera de Santiago, ya que se trataba de la voladura del puente de FFCC que traslada el mineral de El Teniente. Estaban allí conmigo Víctor, Jorquera (31), Uranga (32) y Maxito. Nos ofrecimos para quedarnos en espera de noticias suyas. Como a las 12 empezaron las llamadas por teléfono avisando que habían movilizaciones de tropas desde Los Andes. Llamé a Flores a su casa para que él me confirmara antes de avisarle a tu padre. Le pedí que llamara a Pinochet si era necesario. Me dijo que iba a llamar a otras personas y que yo llamara al subsecretario de Guerra, Valenzuela (33), ya que lo conocía. Estaba durmiendo, pero le expliqué lo que pasaba y le pedí que averiguara. Me llamó una media hora después comunicando que había hablado con el Coronel Ibáñez (34) (el que estuvo en Rancagua), quien estaba de turno en el Estado Mayor, confirmando que era cierto, pero que no se trataba del Regimiento entero, sino solamente de dos compañías que venían a reforzar la guarnición de Santiago, porque ese día (martes 11) sería un día "crudo". Al preguntársele qué significaba la palabra "crudo", explicó que ese día se sabría sobre la acusación de Altamirano (35) y Garretón (36) y los trabajadores podían tratar de tomarse caminos, fábricas. Llamé por citófono de inmediato al Presidente, agregándole además la noticia de la orden de acuartelamiento general hasta las 6 A.M. El Presidente solicitó el número telefónico del Gral. Brady (37) y habló personalmente con él, quien le dio toda clase de seguridad. Tu padre volvió a llamarnos por citófono y nos dio la orden de irnos a descansar, quedando Uranga en La Moneda para recibir noticias de Ariel. Eran las 2:30 de la madrugada del martes. A las 5 me avisó por teléfono Uranga que la operación de los terroristas P y L. habían sido postergada (evidente su contacto con las FFAA., ya que el golpe sería ese mismo día). A las 7:45 nos avisaron desde T. Moro que la Marina se había sublevado, que el Presidente partía a La Moneda. Yo traté de hablar por teléfono a tu casa para pedirle a Luis que no te dejara ir a La Moneda, pues tu padre así me lo había pedido. Lo mismo tu madre y tus hermanas. No quería sacrificarlas y esto fue lo único que siempre me pidió. Pero no pude comunicarme ni tampoco con Víctor, en quien pensé para que les avisara y los ayudara. Por supuesto, ese día tuvimos que bajar como sardinas en el auto y en la renoleta. Menos mal que también estaba la camioneta, pero se quedaron arriba sin movilización muchos compañeros. Mi apuro era llegar, según las órdenes, primero a Tomás M., para después llevar ayuda a La Moneda. Tu padre había partido ya a La Moneda y estaba Mariano (38) a cargo de T.M. Había orden de quedarse allí, pero yo les rogué que me dejaran llevar a Bruno y a un grupo para ir a ayudar. Partimos con bastante suerte, pues a la salida de allí nos encontramos un motorista Carabinero quien nos escoltó hasta Ahumada con Moneda y, al llegar a la esquina de la Intendencia, empezó lo espantoso que ya te conté. De la gente que allí había, tú conoces los nombres. Después de Uds. se fue el resto de la Guardia de Palacio, a quien tu padre les obligó a dejar máscaras, cascos y por supuesto sus armas. De allí el gran "arsenal" que encontraron. Fuimos quedando pocos. Después se fueron los dos Tohá (39) con Briones (40) a entregarse al Ministerio (el único que goza de libertad en estos momentos es Briones.) Qué gran general era tu padre. Si hubieses oído cómo daba las órdenes y con que tranquilidad y valentía hacía frente a los acontecimientos. Todos estábamos admirados. Él dirigió toda la operación bazooka y cuando le voló la parte superior al tanque fue su mejor momento. Después del bombardeo aéreo, el Perrito se suicidó. Llamó por teléfono a T. Moro para saber de tu madre y de ustedes. Ese fue el único momento que vi en su cara una muestra de dolor, cuando le contestaron que también había sido bombardeado. No sé quien sería el que contestó. Después se fue al 2do piso y desde la oficina nuestra y de Jorquera descargó su metralleta hasta que le dio puntada. Nosotros, con Máximo y Bartulín, tratábamos de sacarlo de allí, pues la balacera era espantosa y lo único que queríamos era conservarlo. Corrí todo el tiempo detrás de él. Cuando ustedes salieron y no llegaba el jeep a buscarlas, tu padre volvió a llamar a Badiola(41) diciéndole que a causa de la enorme balacera que había afuera ustedes podían ser heridas y que se pusiera los pantalones aunque fuera una vez en su vida y lo apurara. Al terminar la conversación con él, tu papá volvió a tomar el citófono para llamar a T.M., pero había quedado interceptado con el del Estado Mayor y oímos claramente a Baeza (42) diciendo: "tenemos que matarlos como hormigas, que no quede ni rastro de ninguno de ellos, en especial de Allende". Al salir al Patio de Invierno tu padre les pidió a los generales de Carabineros que se retiraran, lo mismo que a la Escolta de Carabineros y de Investigaciones. Mientras esperábamos el bombardeo aéreo seguían los tanques disparando, el ruido era espantoso. Tu padre no creyó nunca que se atreverían a bombardear La Moneda. Estaba convencido de que por mucho odio que existiera, las Fuerzas Armadas no se atreverían a tocarla y destruirla, por el símbolo que ello significaba. Flores le solicitó que lo dejara ir a parlamentar con los milicos, junto con Vergara (43) y Puccio (44). Tu padre les contestó que fueran sin darle mayor importancia, creyendo, yo pienso, que así podía salvarse Osvaldo. Trataron de salir, pero no pudieron. Entonces volvió Daniel V. (45) y le pidió a tu padre que le dijera claramente qué les iban a proponer ellos a los militares, si no él no salía de allí. Tu padre les pidió que le trajeran por escrito una serie de condiciones que él les enumeró: seguridad para la continuidad de los Sindicatos de los Trabajadores, ninguna represión contra la izquierda, completo respeto a todas las conquistas de los Trabajadores, etc. Les ratificó que se lo trajeran por escrito y aceptado por las FFAA, pero que ellos no fueran a firmar nada, pues él debía revisarlo. Este grupo ya no volvió más.

Como el incendio seguía avanzando e iba a seguir el bombardeo aéreo, tu padre pensó pedir 5 minutos más de tregua con el fin de ver la posibilidad de cruzar al garage y pasar al Min. Obras Públicas, pues desde allí había más visibilidad para seguir peleando. Coco y J. Barrios (46) le dijeron que él ya no podía seguir pidiendo minutos de tregua, pero él, riéndose, les dijo que sabía lo que hacía, pues en 5 minutos podían pasar muchas cosas. Esto no se hizo, pues disparaban por todos lados y era muy peligroso. Después nos fuimos al comedor y allí, de guata en el suelo, tratamos de comunicarnos con los compañeros que estaban al frente y mirar hacia el Min. de Defensa, pero empezaron a largarnos bombas que nos obligaron a salir de allí y buscar las máscaras. Recuerdo las caras de asfixia de Cacho (47), de Juan Seoane (48) (éste se quedó con 6 compañeros más hasta el final). Nos pasábamos las máscaras unos a los otros. Recuerdo que en esos instantes los médicos trajeron a la enfermera totalmente asfixiada y tu padre se sacó su máscara de inmediato para que se recobrara. Juan Seoane contestó el último citófono del Estado Mayor, donde avisaban que seguiría el bombardeo, para que antes de que entraran las tropas nos rindiéramos. Tu padre nos reunió a todos en el pasillo al lado del salón Toesca en los mismos momentos en que subía Cacho avisando que ya estaban las tropas en la puerta de Morandé, y nos dijo que antes de rendirnos quería que juntos le rindiéramos homenaje a Augusto Olivares, primer mártir de la revolución. Cacho partió adelante con un trapo blanco, pero en la mitad de la escalera lo vi arrojarlo al suelo con furia&no sé qué le gritaron desde abajo en esos instantes. Yo volví al pasillo donde había quedado tu padre y sentí los disparos de metralleta que venían desde el living, hacia donde corrí. Allí estaba Máximo, quien me hizo salir y me llevó escaleras abajo hacia la salida. Yo creo que él volvió a pesar de que ya todo había terminado, pero en la puerta nos dieron tantos culatazos& ( en esos momentos cuando me registraban no recuerdo haber visto ningún oficial; creo que el general Palacios (49) entró mucho después). En la calle nos hicieron ponernos contra la pared, manos en la nuca; pensé que allí nos fusilarían a todos. Recuerdo haber estado al lado de Enrique Huerta (50), quien no podía dominarse y sollozaba como un niño por la muerte de tu padre. Nos volvieron a revisar enteros. Coco, en esos momentos, me daba ánimos para que los dejara hacer, pues ya le parecía que me iban a meter una bala. En esos momentos empezaron de nuevo los aviones con sus metralletas, por lo que los milicos nos hicieron poner de cara al suelo en medio de la calle. Como los compañeros trataban de protegerme con sus cuerpos, un cabo que estaba a cargo nuestro se condolió y me hizo ponerme pegada a la muralla tendida en el suelo. Con cada descarga de los aviones pensaba que había llegado nuestro último segundo. En un momento que se descuidaron levanté la cabeza y vi la Intendencia envuelta en llamas. Cómo explicarte mi angustia de esos momentos; pensaba que allí podían estar encerrados Enriquito, Bruno y compañeros. De repente siento que me tocan con un zapato y me dicen: Paya, ¿qué estás haciendo aquí? Miro y veo a Jaime P (51). En esos momentos venía llegando una ambulancia que venía a buscar unos heridos. Me dijo que me hiciera la muerta y pidió al enfermero que me llevara. En eso se acercó un milico y preguntó qué tenía, pero ya me habían metido dentro como un saco de papas. Pensé salirme antes de llegar, pero era tal la balacera que estos se fueron como rediablos y casi no me di cuenta cuándo llegamos. Allí tuve la suerte de encontrar los pocos médicos de izquierda juntos quienes me ayudaron y me prestaron ropa y me llevaron a un lugar donde estuve hasta el tercer día (52). Supe de algunos de los compañeros que quedaron allí que parece que pudieron escapar, como Cacho, el Dr. Ruiz (53), Bartulín: éste último creíamos que estaba escondido, pero acabo de saber que hace pocos días lo pescaron y lo metieron al Estadio. Parece que ha sido bastante duro y lo ha pasado muy mal; en la historia que han publicado del GAP lo ponen a él como médico jefe y muy adicto a tu padre. Yo había hablado con gente para que lo ayudara, lo mismo que a Víctor, pero no había podido tener noticias de ellos. Hoy me avisó Eugenio que parece que éste último está seguro. Apenas sepa te avisaré. El encargo que le hicimos a las compañeras ese día, no pudo llegar, pues las asustaron con que estaban también bombardeando allí. Yo quedé prácticamente pilucha, pues la blusa y el pantalón con que salí de La Moneda quedaron totalmente rotos. Isabel no es mucho lo que pudo salvar tampoco. Estoy tratando de sacar algún provecho, pues afuera los compañeros necesitan mucho dinero para empezar a prepararse. Algo hemos conseguido, pero la gente está re dura y cuesta. Uds. ya deben saber que los precios se fueron a las nubes y, por supuesto, con ello se acabaron las colas, pues nadie puede comprar. Arsenio (54) y Enrique Paris (55) están muertos. Jaime Barrios estaba al principio en el Estadio, pero después no se encontró más y se cree lo peor. Hay tantos compañeros que no hemos podido ubicar. De Klein (56) y Claudio Jimeno (57) tampoco hemos podido averiguar. Tantos muertos y tantos presos. Hoy las noticias sólo hablan del atentado frustrado al Regimiento Tucapel de Temuco por más o menos 15 compañeros, de los que 7 resultaron muertos, 2 presos y al resto los busca todo el ejército.- La Kika Zanzi (58) está presa en un estancia en las afueras de Punta Arenas y Carlos (59) con un ataque al corazón. No sabemos nada de ellos. Los helicópteros siguen volando sobre nosotros. Tu madre tiene locos a la Junta y fascistas en general con sus giras mundiales en busca de solidaridad. No hay día que no salga una foto y un artículo respecto a ella. Para qué te cuento lo que le inventan, pero la verdad es que los saca de quicio. Vayan para ella nuestros más sinceros agradecimientos y felicitaciones por su trabajo, lo mismo para ustedes todos. Imagínate que los Tribunales Militares empezarán a funcionar en el edificio nuevo del Clarín, lo expropiaron; no sé que hicieron con toda la maquinaria nueva que Víctor había allí instalado y lo ridículo es que la construcción del edificio además estaba especial para ello. No quieren aprovechar nada de lo hecho por tu padre.

Bueno, vienen a buscar la carta. Montones de cariños para todos.

Dile a Luis que nos avise del nacimiento del niño

NOTAS PIE DE PAGINA

1- Tati: Beatriz Allende Bussi,hija del Presidente Allende. Médico, militante del Partido Socialista, colaboradora del Presidente en La Moneda, casada con Luis Fernández Oña, diplomático cubano en Chile. El día del golpede estado, con un embarazo de siete meses, estuvo en La Monedajunto a su padre, a su hermana y a las más de 100 personas que llegaron al palacio presidencial a defender el gobierno de la UP, hasta que fue conminadapor el Presidente para que abandonara La Moneda antes del bombardeo aéreo junto a las demás mujeres.Salió de Chileen el avióndispuesto para el personal de la embajada cubana, juntoa su marido e hija, exiliándose en Cuba. A raíz del golpe de estado, se enfermó de depresión y se suicidó en 1977 en La Habana.

2- Enrique: Enrique Ropert Contreras, 20 años, estudiante de economía en la U. de Chile. Detenido en la esquina de Morandé y Moneda, por Fuerzas Especiales de Carabineros -cuyo cuartel se encontraba en la Intendencia- cuando va llegando a La Moneda junto a su madre y un grupo de 9 miembros del GAP, entre los cuales se encontraba el jefe del dispositivo de seguridad, Domingo Blanco, "Bruno".Antes del bombardeo, el grupo es conducido en un bus de Carabineros a la Sexta Comisaría y desde allí al Cuartel de Investigaciones, desde donde se pierde su pista. El 20 de septiembre, el cuerpo de Enrique Ropert, apareciódebajo del Puente Bulnes del Río Mapocho, acribillado abalazos, y el 3 de octubresu tía Mitzi lo encontróen la morgueentre cientos de cadáveres. De este grupo de detenidos sólo Enrique Ropert y un GAP, pudieron ser identificados por sus familias y sepultados. Otros seis, todos miembros del GAP, fueron sepultados clandestinamente como NN en el Patio 29 del Cementerio General (identificados a partir de 1993 luego de las exhumaciones del Patio 29); y dos de ellos, entre los cuales se encuentra "Bruno", permanecen hasta la fecha desaparecidos (en el listado que las FFAA entregaron a la Mesa de Diálogo se les menciona como "lanzados al mar frente a San Antonio").

3- Bruno: Domingo Blanco Tarrés, jefe del GAP, militante del Partido Socialista. La prensa de derecha lo había acusado de ser el autor del asesinato del Edecán Naval del Presidente Allende, Arturo Araya, cometido en julio de 1973 pormiembros de Patria y Libertad, los que se entregaron a losdías siguientes del golpe militar a la Fiscalía Naval de Valparaíso yposteriormente fueron indultados por Pinochet. Algunos miembros de este grupo conformaron posteriormente el Comando Conjunto.

4- Mendoza: General César Mendoza. Se proclama Director General de Carabinerosy miembro de la Junta Militar. Estaba en el décimo lugar del escalafón de Carabineros y era director de bienestar. El día del golpe copó la Central de Comunicaciones de Carabineros y desde el décimo piso del Edificio General Norambuena, codirigió junto al principal instigador del golpe en Carabineros, el general Arturo Yovane,las operaciones de los carabineros alzados,desconociendo el mando del directorMaría José Sepúlveda y del subdirector Jorge Urrutia quienes se encontraban en La Moneda junto a Allende. Por primera vez, Carabineros integraba una Junta Militar de Gobierno, ya que hasta entonces Carabineros era una fuerza de servicio público, dependiente del Ministerio de Interior y no formaba parte de las FFAA.

5- Edecán Grez: Capitán de navío... Grez (voy a buscar el nombre). Edecán naval del Presidente Allende. Reemplaza al edecán naval Arturo Araya, asesinado pocos meses antes pormiembros Patria y Libertad. Y por la Fuerza Aérea, el comandante de escuadrilla Roberto Sánchez,único leal a Allende e inmediatamente después del golpe exonerado de las FFAA.

6- Gral. Sepúlveda: Director General de Carabineros José María Sepúlveda destituido por Mendoza el 11 de septiembre de 1973. En la mañana de ese día, se encontraba en La Moneda junto al Presidente Allende y se retiró junto a la guardia presidencial de Carabineros antes del bombardeo aéreo.

7- Gral. Urrutia: General Jorge Urrutia, subdirector de Carabineros. Destituido por Mendoza.

8- Isabel: Isabel Ropert Contreras. Hija mayor de Payita, tenía 21 años, casada y un hijo de 9 meses al momento del golpe. Exiliada en Francia y Cuba.

9- Max: Max Ropert Contreras. Hijo menor de Payita, tenía 18 años. Temprano en la mañana del 11 de septiembre, sale de la casa de su madre denominada "El Cañaveral", yjunto aella ya su hermano Enrique,se dirigen a la casa presidencial de Tomás Moro. Al ver que el Presidente Allende y algunos miembros de su escolta ya habían partido hacia La Moneda, le pide a miembros del GAP y a su hijo Enrique que vayan con ella a reforzar la guardia del Presidente a La Moneda, y a Maxque se quede en Tomás Moro pues ahíse encuentraTencha, esposa del Presidente Allende. Poco después, Max intenta llegar a La Moneda pero el cerco militar se lo impide y regresa a Tomás Moro en donde vive el bombardeo aéreo a la residencia. Exiliado en Cuba, estudia medicina.

10- Enrique padre: Enrique Ropert Gallet. Ex esposo de Payita, ingeniero civil, militante del Partido Socialista. Durante el gobierno de la UP trató de formar la Empresa Nacional de la Construcción en el Ministerio de Obras Públicas, lugar de donde es detenidoel 20 de septiembre de 1973 y trasladado al Estadio Nacional y luego a la Cárcel Pública. En julio de 1974 es expulsado a Francia.

11- Manuel Cabieses: Director de la revista Punto Final. Redactor y presidente del sindicato del vespertino Noticias de Ultima Hora. Consejero del Colegio de Periodistas. Militante del MIR. Fue detenido el 13 de septiembre de 1973 en la vía pública y conducido al Ministerio de Defensa, al Estadio Chile y Estadio Nacional. En noviembre de 1973, junto a los demás detenidos del Estadio Nacional, lo trasladan en el barco salitrero Andalién a Antofagasta y recluido en el campo de concentración de Chacabuco hasta que fue cerrado en 1975. Trasladado al campo de concentración de Puchuncaví, en la V Región y luego a Cuatro Alamos. A fines de 1975 es expulsado y se exilia en Cuba.

12- Freddy Taberne: Geógrafo y director de Odeplan en Iquique. Secretario Regional del PS de Iquique. El 11 de septiembre al no responder al bando militar que lo conminaba a presentarse ante los militares, su esposa Jinny Arancibia es detenida como rehén. Detenido el 16 de septiembre en el Regimiento de Telecomunicaciones de Iquique, luego en la cárcel pública y a fines de septiembre fue trasladado a Pisagua. Luego de un irregular consejo de guerra, a cargo del general Carlos Forestier, el 30 de octubre de 1973 es ejecutado, junto a otros tres detenidos. Su esposa e hijos recibieron un certificado de defunción pero jamás sus restos. En el listado de las FFAA a la Mesa de Diálogo aparece como lanzado al mar.

13- Arnoldo Camú: Abogado y asesor del Intendente de Santiago. Miembro del Comité Central del Partido Socialista. El 11 de septiembre de 1973 estuvo detenido en la Intendencia y luego llevado al Ministerio de Defensa y al Estadio Nacional. Posteriormente fue dejado en libertad y detenido nuevamente el 16 de septiembre 1973, apareciendo su cuerpo dos días después en la vía pública.

14- Chica: Patricia Espejo. Una de las cuatro personas que conformaban la Secretaría Privada del Presidente Allende en La Moneda, junto a Payita, Tati Allende e Isabel Jaramillo. Casada con Eugenio Leyton. Sale exiliada a Cuba en el avión junto al personal de la embajada cubana en la noche del 11 de septiembre de 1973.

15- Eugenio: Eugenio Leyton. Militante del MIR y marido de Patricia Espejo. Se quedó en Chile en la clandestinidad hasta que salió al exilio en Cuba.

16- Mitzi: Mitzi Contreras Bell. Hermana de Payita. Exiliada en Cuba. Siguiendo la voluntad de Tati se hizo cargo de sus hijos, Maya y Alejandro, luego de su muerte.

17- Gral. Prats: Ex Comandante en Jefe del Ejército, general Carlos Prats. Renunció a la comandancia en jefe en agosto de 1973 y fue reemplazado por Pinochet el cual asumió el 30 de agosto de 1973. Asesinado junto a su esposa Sophia Cuthbert en Buenos Aires en septiembre de 1974 por agentes de la DINA y por orden de Pinochet.

18- Flores: Fernando Flores. Ministro Secretario General de Gobierno del Presidente Allende. Detenido el 11 de septiembre de 1973 en el Ministerio de Defensa cuando sale desde La Moneda por orden de Allende junto a Osvaldo Puccio, padre e hijo, y Daniel Vergara, subsecretario de Interior a parlamentar con los golpistas. Trasladado a la Isla Dawson hasta mayo de 1974. Exiliado en EEUU.

19- Urbina: General Orlando Urbina, jefe del Estado Mayor del Ejercito y la segunda antigüedad después de Pinochet. Urbina fue uno de los generales que tenía una actitud engañosa. Aparecía ante Allende y Prats como constitucionalista. Tenía fama de militar allendista pero había sido compañero de curso de Pinochet e incluso su confidente durante la UP y después del golpe. Acerca de él, Orlando Letelier, escribirá: "Urbina también se plegó al doble juego de Pinochet y actuó en términos de un gran traidor".

20- Bartulín: Danilo Bartulín. Médico y colaborador del Presidente Allende. El 11 de septiembre se encuentra en La Moneda junto al Presidente Allende y sale por la puerta de calle Morandé junto al grupo detenido allí. Liberado junto a los demás médicos inmediatamente, es detenido posteriormente y trasladado al campo de prisioneros de Chacabuco. Exiliado en México.

21- Adonis Sepúlveda: : Senador hasta el 11 de septiembre de 1973. Miembro del CC del Partido Socialista.

22- Proyecto Hamilton: Se trataba de la promulgación del proyecto sobre las tres áreas de la economía llamado proyecto Hamilton-Fuentealba, por los senadores DC Juan Hamilton y René Fuentealba.

23- Víctor: Víctor Pey Casado. Ingeniero civil de nacionalidad española, gran amigo y hombre de confianza del Presidente Allende. La noche anterior al golpe, estuvo hasta las 2 de la mañana en La Moneda junto a Payita, Max Ropert y Uranga. Luego de un llamado de Allende, se dirigió temprano a Tomás Moro y salió poco antes del bombardeo aéreo para dirigirse al diario Clarín (de su propiedad) pero los militares ya habían ocupado el local. Tampoco logró llegar a La Moneda debido al cerco militar. Requerido por los bandos militares, se asila y sale exiliado a Venezuela. -Víctor Pey llegó a Chile el 3 de septiembre de 1939 en el legendario Winnipeg que organizó Pablo Neruda, como cónsul especial de Chile, nombrado para esos efectos por el Presidente Pedro Aguirre Cerda al término de la Guerra Civil española. Durante 23 años fue profesor de la Escuela de Ingenieros Industriales de la ex Universidad Técnica del Estado, hoy Universidad de Santiago. Dueño del diario Clarín, cuyo local de calle Dieciocho en Santiago fue ocupado por la Dicomcar (Dirección de Inteligencia de Carabineros) y más adelante fue centro de operaciones, de detención y de tortura del Comando Conjunto. Actualmente, Víctor Pey tiene un juicio contra el Estado chileno por indemnización de los bienes incautados del diario Clarín.

24- Rodrigo Rojas: Periodista, miembro de la dirección nacional del Partido Comunista. Fue director del diario del PC, El Siglo. Detenido en el Estadio Nacional. Exiliado en Cuba.

25- El Perro: Augusto ""Perro" Olivares. Periodista y el más cercano asesor del Presidente Allende. Director de Televisión Nacional. Consejero nacional del Colegio de Periodistas. Miembro del consejo de redacción de la revista Punto Final y columnista del diario Clarín. Murió en La Moneda el 11 de septiembre de 1973, quitándose la vida.

26- Garcés: Juan Enrique o Joan Garcés. Abogado de nacionalidad española, asesor y amigo del Presidente Allende. El 11 de septiembre se dirigió a La Moneda desde la casa presidencial de Tomás Moro junto al Presidente Allende, Augusto Olivares y miembros del GAP. Se retira del palacio presidencial antes del inicio del bombardeo aéreo por pedido de Allende. Se exilia en Francia. Junto a Víctor Pey y Gonzalo Martner (padre) creó la Fundación Presidente Allende en España, la cual en julio de 1996 presentó una querella en Madrid contra Pinochet y otros por el asesinato, desaparición y tortura de ciudadanos españoles en Chile, la que fue acogida por el juez García-Castellón, prosiguiéndola el juez Baltasar Garzón, y cuyo desenlace más importante fue la detención de Pinochet en Londres durante un año y medio.

27- Ariel Fontana: Max Marambio. Primer jefe del dispositivo de seguridad de Allende (GAP). Militante del MIR hasta 1971. Asesor del Presidente Allende en materias de seguridad y defensa contra los actos de terrorismo y sabotajes de la ultraderecha. El 11 de septiembre de 1973, ingresa a la embajada cubana y participa en su defensa. Hasta julio de 1974, la Junta Militar no le da el salvoconducto para salir del país y permanece en la embajada cubana que está bajo bandera sueca hasta esa fecha. Sale a Suecia junto a Payita, que estaba en las mismas condiciones, y se exilia en Cuba..

28- Joignant: Alfredo Joignant. Profesor, militante socialista. Fue el último Director General de la Policía de Investigaciones del gobierno de Allende.

29- Máximo: Ricardo Pincheira. Médico, 28 años, asesor de informaciones del Presidente Allende y militante del Partido Socialista. Detenido en La Moneda ytrasladado al Regimiento Tacna junto a todo el grupo. Detenido desaparecido durante 18 años, su cuerpo fue exhumado en octubre de 1991 desde el Patio 29 del Cementerio General en donde había sido enterrado clandestinamente bajo la inscripción NN. La autopsia correspondiente dice que su cuerpo fue encontrado el 22 de septiembre de 1973 en la calle Departamental con Macul.

30- El Coco: Eduardo "Coco" Paredes. Médico, asesor del Presidente Allende y militante socialista. Ex Director de la Policía de Investigaciones. Detenido en La Moneda y trasladado al Regimiento Tacna. El 14 de septiembre de 1973, el diario El Mercurio publicó la noticia de que el doctor Eduardo Paredes había fallecido en un enfrentamiento con la policía en los jardines de las Torres San Borja. Desaparecido durante 22 años, su cuerpo fue identificado en 1995 entre las osamentas exhumadas del Patio 29 y en uno de los cajones que contenía dos cuerpos(para ahorrar según Pinochet). La autopsiade 1973 correspondiente a ese cuerpo enterrado como NN, señala que fue encontrado el 20 de septiembre de 1973 debajo del Puente Bulnes con varias heridas a bala.

31- Jorquera: Carlos Jorquera. Periodista y secretario de prensa del Presidente Allende. Fue detenido cuando el grupo sale de La Moneda después del bombardeo aéreo, trasladado al Ministerio de Defensa, a la Escuela Militar y luego a la Isla Dawson. Exiliado en Venezuela.

32- Uranga: Alberto Uranga. Arquitecto y asesor profesional en La Moneda. La noche del 10 de septiembre se quedó en La Moneda por encargo de Payita. A eso de las 6 a.m. se levantó, salió del palacio y se fue a su casa, sin percatarse de que estaba habiendo un golpe de estado.

33- Valenzuela: Subsecretario de Guerra.

34- Coronel Ibáñez:

35-Altamirano: Carlos Altamirano. Secretario General del Partido Socialista.

36- Garretón: Oscar Guillermo Garretón. Secretario General del Mapu.

37- Gral. Brady: General Herman Brady. En 1973 era comandante de la II División del Ejército y jefe de la Guarnición de Santiago. Brady, así como Pinochet y Urbina, aparentó ser constitucionalista y leal a Allende. Sin embargo, fue uno de los principales conspiradores golpistas. El día del golpe estuvo a cargo de las tropas del "plan Santiago" junto a Arellano Stark. En la madrugada del día 11, Brady responde a las llamadas telefónicas de Allende y de Letelier entregándoles falsas informaciones para no alertarlos de las maniobras golpistas.

38- Mariano: Francisco Argandoña. Miembro del GAP, militante socialista.

39- Los dos Tohá: José Tohá, ex ministro del Interior y de Defensa, y Jaime Tohá, Ministro de Agricultura. Durante el bombardeo aéreo se refugian en el sector del Ministerio de RREE en el palacio presidencial junto a Carlos Briones, ministro del Interior y a Aníbal Palma, ministro de Educación. Detenidos por los militares que ingresan a La Moneda, son trasladados al Ministerio de Defensa, luego a la Escuela Militar y finalmente deportados a la isla Dawson. En marzo de 1974, José Tohá debió ser trasladado a Santiago por el grave estado de salud que se encontraba y murió en el hospital militar en extrañas circunstancias. En mayo de 1974, desde la Isla Dawson, Jaime Tohá fue enviado al Regimiento Buin y al campo de Ritoque y finalmente salió exiliado a Mozambique.

40- Briones: Carlos Briones, abogado, ministro del Interior. Detenido en La Moneda es trasladado al Ministerio de Defensa y luego a la Escuela Militar. Con arresto domiciliario, finalmente sale exiliado a Venezuela.

41- Badiola: Sergio Badiola, edecán de Allende por el Ejército, teniente coronel,se suma a los golpistas el mismo 11 de septiembre y asume como ayudante del general Ernesto Baeza, en laDirección General de Investigaciones, institución que fue copada e intervenidapor el Ejército desde ese mismo día. Al igual que Carabineros, la policía civil de Investigaciones dependía del Ministerio del Interior y no era miembro de las FFAA.

42- Baeza: General Ernesto Baeza, uno de los principales instigadores del golpe. El 11 se encontraba en el Ministerio de Defensa y habló en varias ocasiones con Allende. El mismo día del golpe de estado, el Ejército intervino Investigaciones, nombrando a Baeza como director general, hasta 1981 cuando se involucra en el caso Covema y asume en su reemplazo el general Humberto Gordon.

43- Vergara: Daniel Vergara, subsecretario del Interior. Detenido el 11 en el Ministerio de Defensa cuando sale desde La Moneda junto a Osvaldo Puccio, padre e hijo, y Fernando Flores, como delegados de Allende a parlamentar con los militares. Trasladado a la Isla Dawson hasta mayo de 1974. En Santiago, fue llevado por Carabineros a Las Melosas, en el Cajón del Maipo, en grave estado de salud. Expulsado a la RDA en donde murió.

44- Puccio: Osvaldo Puccio.

45- Daniel V.: Daniel Vergara.

46- J. Barrios: Jaime Barrios, ex gerente del Banco Central, militante socialista y asesor de Allende en materias económicas. Su esposa, Nancy Julien, sale de La Moneda junto al grupo de mujeres. Detenido a la salida de Morandé 80 junto al grupo, trasladado al regimiento Tacna. El 13 de septiembre, los detenidos en La Moneda son amarrados con alambre, tirados en un camión militar y llevados a los terrenos militares de Peldehue, en donde fueron ejecutados, empujados a una fosa a la cual lanzaron granadas para rematarlos. En 1978, los restos fueron exhumados clandestinamente por orden del Ejército, y lanzados al mar. A finales de 2002, se encontró la fosa en la cual habían quedado piezas óseas lo que permitió la identificación de varios detenidos de La Moneda, entre ellos Jaime Barrios. Durante 29 años fue un detenido desaparecido. El listado de las FFAA a la Mesa de Diálogo lo consignaba como lanzado al mar.

47- Cacho: Oscar Soto, médico cardiólogo del equipo médico del Presidente Allende y del Hospital San Borja, militante socialista. Sale junto a los detenidos por Morandé 80 pero es liberado de inmediato junto a otros médicos. Llamado por los bandos a presentarse ante los militares, se asila y sale exiliado a España.

48- Juan Seoane: Jefe de la escolta presidencial de la Policía de Investigaciones. Fueron 17 los detectives que se quedaron en La Moneda hasta el final. Detenidos a la salida de Morandé 80, trasladados al Regimiento Tacna. Al día siguiente funcionarios de Investigaciones los fueron a buscar para liberarlos y llevarlos al cuartel general, quedando sólo en el Tacna Juan Seoane hasta el día siguiente. Exonerado de Investigaciones a los pocos días.

49- General Palacios: General Javier Palacios. El 11 de septiembre dirigió el sitio y ataque de los blindados contra La Moneda. Comandó las tropas que ingresaron al palacio presidencial y se hizo cargo de la situación después que encontraron el cuerpo del Presidente Allende.

50- Enrique Huerta: Intendente de Palacio, militante socialista. Detenido junto a las demás personas al salir de Morandé 80, trasladado al Regimiento Tacna y ejecutado en Peldehue en las mismas condiciones que Jaime Barrios.

51- Jaime P: Jaime Puccio, hermano de Osvaldo Puccio, era oficial de sanidad dental del Ejército y dentista del personal de La Moneda. Había llegado temprano a La Moneda el día del golpe, y por petición de Allende salió a su casa, se puso el único uniforme que tenía y regresó a La Moneda en los momentos en que los detenidos salían por Morandé 80. Fue dado de baja del Ejército al día siguiente del golpe de estado. El 15 de septiembre fue detenido en su domicilio y trasladado a la cárcel pública en donde fue incomunicado durante diecinueve días y detenido durante cuatro meses. El decreto de exoneración fue firmado por el general Arellano Stark, bajo el cargo de Alta Traición a la Patria. Salió exiliado a Estados Unidos.

52- Primeros 3 días después del golpe.

53- Dr. Ruiz: Doctor Hernán Ruiz, médico cardiólogo del Hospital San Borja y del equipo médico de Allende. Expulsado del hospital el mismo día y con prohibición de trabajar en la salud pública, finalmente tuvo que exiliarse en Suecia.

54- Arsenio: Arsenio Poupin, Subsecretario de Gobierno, abogado y asesor político de Allende, militante socialista. Sufrió la misma suerte que los demás detenidos conducidos al Tacna y ejecutados en Peldehue. Desaparecido durante 29 años.

55- Enrique Paris: Médico siquiatra, asesor de Allende y militante del Partido Comunista. Profesor de filosofía y miembro del Consejo Normativo del Consejo Superior de la Universidad de Chile. Detenido a la salida de Morandé 80 junto a todo el grupo, conducido al Regimiento Tacna de donde desapareció. En agosto de 1994, el cuerpo de Enrique París fue identificado de los restos rescatados del Patio 29. El protocolo de autopsia de 1973 indica que ingresó a la morgue el 24 de septiembre de 1973 y que había sido encontrado en el Puente Bulnes. El 3 de octubre fue enterrado en el Patio 29 como un NN de sexo masculino.

56- Klein: Jorge Klein, médico siquiatra, asesor de Allende y militante comunista. Nacionalidad franco chilena. Tuvo la misma suerte que los demás detenidos de La Moneda, llevados al Tacna y ejecutados en Peldehue.

57- Claudio Jimeno: Sociólogo, asesor del Presidente Allende y militante socialista. Tuvo la misma suerte que los demás detenidos de La Moneda, llevados al Tacna y ejecutados en Peldehue.

58- Kika Zanzi: Kika González de Zanzi. Consuegra de Payita. Militante socialista de Punta Arenas. Detenida en la cárcel pública de Punta Arenas durante un año, muy torturada. Salió exiliada a España.

59- Carlos: Carlos Zanzi, Presidente de la Corporación de Magallanes (Cormag), militante del Partido Socialista y amigo de la familia Allende. Casado con Kika Zanzi. Detenido y enviado a la Isla Dawson durante un año. Salió exiliado a España.

elperiodista.cl

 

16/10/2007 15:10. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Kalashnikov: Si (Allende) Hubiera Tenido Otro Fusil, El Resultado Habría Sido El Mismo

20070927172706-ruso.jpg

Inventor ruso se confiesa con primeraplana.cl

Quintín Oyarzo Leiva, director de primera plana.cl / Santiago / Moscú

El creador del AK 47 habla de su arma legendaria y de la muerte de Salvador Allende en La Moneda. Pero también destaca las ventajas de este fusil de asalto que ha inspirado canciones, ganado sobrenombres como "Cuerno de Chivo" en manos de los narcotraficantes y hoy se vende masivamente, incluso en América Latina. 

Los primeros contactos se hicieron en la última versión de la Feria Internacional del Aire y el Espacio (FIDAE). Recientemente se logró la meta: Hablar, a través de Internet, con Mijail T. Kalashnikov, quien a sus 86 años es admirado mundialmente por haber creado una de las armas más populares: El mítico AK 47 El mismo que tenía Salvador Allende en sus manos cuando murió violentamente en La Moneda el 11 de septiembre de 1973. Se lo había regalado Fidel Castro y hay más de una foto donde el ex mandatario aparece con esta arma en las manos.

¿Alguna vez conoció al Presidente chileno Salvador Allende (1970 - 1973) que murió en el Palacio de Gobierno (La Moneda) con un AK-47 en la mano que era un regalo que le hizo Fidel Castro?, le consultamos.

Si, claro lo sé. Pero con la muerte del Presidente de Chile esta arma no tiene ninguna relación. Si hubiera tenido en las manos otro fusil de asalto, los resultados de aquellos hechos, lamentablemente, habrían sido los mismos.

¿Acepta las críticas que se hacen a los fabricantes de armas?

El arma no es tractor, ni maquina combinada, no es sembradora, ni arado. Con el arma no se puede arar ni cosechar cereales. Pero es imposible proteger su tierra y su pueblo sin su ayuda".

¿Cuanto influyó su experiencia en la Segunda Guerra Mundial para pensar en fabricar un arma más eficiente?

La experiencia de mi participación personal en la guerra me ayudó comprender que para el soldado ruso hubiera sido útil el arma automática. El fusil de Mosin, con el cual estaba equipado el soldado ruso del Ejercito Rojo, tenía potente acción destructiva, exactitud y penetración pero efectuaba solo tiro individual. Es decir tenía pequeña cadencia de tiro y así que era bastante incómodo usarlo en trincheras. Y lo que se refiere a los soldados alemanes estaban equipados por completo con fusiles de asalto. Estas circunstancias me ayudaron dedicarme a crear una simple arma automática y que fue creada, pero - por diferentes causas - no llegó a las manos de los soldados que combatían en el frente.

¿Pensó alguna vez que estaba haciendo algo que se iba convertir en un ícono bélico a lo largo de los años?

Nunca tuve un pensamiento en ese sentido cuando se me ocurrió crearlo y trabajar en su fabricación. La idea era hacer simple fusil automático, que pudiera producirse en pequeñas fábricas mecánicas y suministrarse al ejército lo más pronto posible.

¿Cuando se disparó el primer prototipo de AK-47 y que significó eso para usted?

Efectué muchos primeros disparos del prototipo de AK-47 cuando era algo desconocido por completo. Mi tarea era asegurar el funcionamiento seguro de los mecanismos en las condiciones complicadas (lluvia, pólvora, frío, caída sobre hormigón y etc.) y la precisión conforme a las normas determinadas por los militares. Cuando estás creando un arma y compites con muchos otros diseñadores aparecen diferentes sentimientos y el principal es la inquietud. Estás inquieto al escuchar la precisión de la ráfaga interrumpida del fusil automático, cuando el tirador - probador efectúa los disparos. Por los sonidos de disparos determinas si la ráfaga cesó porque se hubieran terminado los cartuchos o a causa del una falla.

¿Podría describir las principales y positivas características del AK-47?

Es la sencillez y seguridad, que sirven para conservar lo principal que es la vida del soldado.

¿Que puede decir de los modelos de fusil que se han derivado del AK-47 original?

Los fusiles que hoy día se producen pertenecen a la última familia de los fusiles, como se dice, y que se trata de la serie 100. Los modelos de esta serie están hechos para los cartuchos de los calibres: 5,56 x 45 mm. (AK 101, AK 102), 7,62 x 39 mm. (AK 103, AK 104), 5,45 x 39 mm. (AK 74M, AK 105). Los modelos AK 102, AK 104 y AK 105 tienen la longitud del cañón más pequeña. Estos fusiles automáticos se utilizan para equipar la tripulación de los vehículos de combate, tropas de desembarco, fuerzas de orden público.

"La diferencia principal de los nuevos fusiles automáticos es la tecnología moderna de la producción, empleo de los materiales y soluciones técnicas nuevos, uso de las piezas más sólidas, aumento del período de vida, posibilidad de montar los visores y lanzagranadas bajo el cañón", describe.

¿Puede profundizar en las ventajas de estas armas?

Los fusiles automáticos rusos tienen muchas ventajas que son inaccesibles para otra arma portátil es decir funcionamiento sin fallas en las condiciones duras (con las temperaturas bajas y altas, suciedad etc.), vida útil prolongada, sencillez del mantenimiento técnico y reparación, intercambio de las unidades de montaje y piezas, buenas índices de precisión y tiempo de la puntería al blanco lo que en las condiciones de combate salva la vida del soldado.

"Es necesario mencionar que el fusil automático durante la producción pasa numerosas pruebas; lo sacuden, calientan, hunden. En la cámara de pólvora con la temperatura alta el fusil automático se sopla con la pólvora de arena, después lo meten en la cámara de lluvia y se hunde por completo en el agua; lo congelan y tiran al hormigón. E incluso después de eso el fusil AK continua disparando", revela sin ocultar su orgullo.

¿Le molesta que otros países con el correr de los años, hayan copiado el modelo original y fabricado sus propias versiones de AK-47?

¿Que puedo pensar de eso? La entrega y la venta de la licencia para la producción extranjera del arma de mi nombre se hacía sin que yo lo supiera. Esta decisión la tomaba el gobierno. Mi opinión y deseo es que estas ventas no traigan consigo extensión ilegal del arma y no caigan en manos de delincuentes y terroristas.

¿Tampoco le molesta que el AK-47 se haya convertido en un símbolo de los ejércitos irregulares del mundo?

Si se trata de que el fusil AK-47 se usa en los ejércitos irregulares o en el mundo criminal, yo lo lamento mucho, porque yo hice mi fusil automático para la protección de la Unión Soviética, mi Patria. Ahora, que el arma se difunda por todo el globo terráqueo y con otros fines, es responsabilidad de los políticos.

Por último, ¿a qué adjudica el éxito de su proyecto?

El camino para el éxito fue muy largo y espinoso. Pero pienso que no hay ningún diseñador que encuentre un camino ligero. Por este trabajo fui condecorado con mi primer orden. A veces se elevan las voces, que no puede ser que el simple sargento pudiera hacer esta invención. Mi invención fue adoptada pero yo no tuve mi propia oficina de diseñadores, por eso me enviaron a Izhevsk, donde empezaron la fabricación en serie de AK. Tuve suerte desde mis primeros pasos. Siempre me acompañaba la fortuna, así como la ayuda desinteresada de mis amigos y personas desconocidas.

 

27/09/2007 13:27. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende Hay 1 comentario.

Bachelet rinde homenaje a Salvador Allende junto a hija y nieta de ex Presidente

20070912204009-homenaje.jpgPor Cristián Chandía /  latercera.cl

 Foto: Marcia Tambutti, Carmen Paz y Michelle Bachelet depositan rosas rojas y blancas en el memorial a Allende.

Un solemne homenaje rindió la Presidenta Michelle Bachelet al fallecido ex gobernante Salvador Allende al cumplirse 34 años de su muerte durante el golpe de Estado de 1973.

La Mandataria bajó de su despacho en La Moneda y se dirigió hasta el memorial en honor a Allende, ubicado en el segundo piso del Ministerio del Interior, donde depositó una ofrenda floral en compañía de una de las hijas del fallecido ex Presidente, Carmen Paz, y de una de sus nietas, Marcia Tambutti.

La jefa de Estado dejó rosas rojas y blancas, marcando así el inicio de la conmemoración por parte del gobierno de los 34 años del golpe militar, fecha que por primera vez se recuerda sin la figura de Augusto Pinochet, quien murió en diciembre del 2006.

Tras depositar la ofrenda floral, Bachelet destacó que "el mejor homenaje que podemos hacerle a todos aquellos que perdieron la vida luchando por la democracia y por la patria es construir una sociedad y un país que garantice oportunidades, derechos a cada uno de nuestros compatriotas".

La Presidenta enfatizó que "hoy es un día en que todos los chilenos nos podemos sentir parte e identificados, pensando en cómo cada uno de nosotros puede aportar y contribuir para que ese nunca jamás, que siempre decimos compartir, sea una realidad para que nunca jamás nadie tenga que pasar por lo que muchos pasaron y por eso es que hacemos cada 11 de septiembre un homenaje, porque esa es la manera de que efectivamente ese nunca jamás sea una realidad"

"Yo invito entonces a este día a transformarlo en día de conmemoración de los valores más importantes que tiene la patria, el valor de la dignidad, de la justicia, de la solidaridad, del compromiso profundo por su país y el valor de servidores públicos como muchos otros que perdieron la vida en su momento", añadió.

"Hoy 11 de septiembre es un día de conmemoración, un día de reflexión, hace 34 años nuestra patria tuvo trágicos sucesos que terminaron con la democracia y con la vida de muchos compatriotas. Hoy estoy acompañada de Carmen Paz y de Marcia, hija y nieta del Presidente Salvador Allende, quien entregara su vida por la dignidad , por la democracia y por la patria", declaró.

"Que este 11 de septiembre sea nuevamente un compromiso de todos nosotros para ese Chile mejor, más democrático, más justo, más humano, más libre que todos queremos", concluyó la jefa de Estado.

Tras rendir honores al fallecido Mandatario, Bachelet se dirigió hacia el Patio de Las Camelias, en La Moneda, donde pasadas las 10.15 comenzó el tradicional oficio religioso en recuerdo de los caídos el 11 de septiembre del 73.

OFICIO RELIGIOSO

En el patio de Las Camelias se desarrolló la ceremonia con la presencia de los ministros de Estado, familiares de Allende, presidentes de partidos de la Concertación y representantes de agrupaciones de Derechos Humanos.

El acto fue oficiado por el capellán católico Percival Cownley y por la capellana evangélica Juana Albornoz, y al iniciarse la ceremonia el coro interpretó la canción Run Run se fue pa'l norte, de Violeta Parra.

Cownley hizo un llamado a que en Chile "nos miremos con respeto y responsabilidad", al tiempo que pidió recordar a los que han partido, pero "mirando hacia el futuro".

Una intervención más política fue la que hizo la capellana evangélica, quien destacó la figura de Allende afirmando que él alcanzó "un estilo superior de vida digna de los grandes hombres de la historia".

"El no vivió solamente para él y los suyos, sino que para los demás, su vida la puso al servicio de la paz, la igualdad y la justicia, él vivió para hacer de Chile un país más justo", afirmó la representante evangélica.

Además, afirmó que "esta lucha que el Presidente Allende dio por los suyos lo llevó a dar su vida, ya que las fuerzas de la muerte no podían dejar que un constructor de la justicia pudiera seguir avanzando y había que silenciarlo y así lo hicieron, sin pensar que al cometer tan horrible crimen el nombre de nuestro querido Presidente trascendería las fronteras de nuestra nación y se alzaría como ejemplo de consecuencia y amor por su pueblo".

"Al recordar al Presidente Allende tenemos que agradecer de haberlo tenido entre nosotros", dijo Albornoz, agregando que "constructores como Allende son los que se necesitan en nuestro país".

Las actividades en La Moneda se desarrollaron en medio de un fuerte despliegue policial que mantiene cercado el perímetro que rodea al Palacio de Gobierno.

 

12/09/2007 16:40. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Escaramuzas aisladas e insultos a Escalona marcan conmemoración del 11

Algunos incidentes se registraron en el frontis de la casa central de la Universidad de Chile, dejando un saldo de 32 detenidos.

Tercera Online

 Fecha edición: 11/09/2007 16:10

Hasta esta tarde la jornada de conmemoración del 11 de septiembre se desarrollaba con relativa tranquilidad, tras una mañana marcada por ofrendas florales en la puerta de Morandé 80, las palabras de homenaje de la Presidenta Michelle Bachelet a Salvador Allende y una misa en honor a Augusto Pinochet en su parcela de Los Boldos en Bucalemu.

Sólo algunos incidentes aislados se produjeron después del mediodía en las inmediaciones de La Moneda, luego que por orden del gobierno carabineros restringiera el libre acceso de los manifestantes a calle Morandé, a un costado de la sede del Ejecutivo.

Fue precisamente uno de estos grupos, el que increpó al presidente del Partido Socialista (PS), Camilo Escalona, cuando daba un discurso frente al monumento de Allende en la Plaza de la Constitución.

"¡Michelle aprende la dignidad de Allende!", gritaban los manifestantes, entre los que se encontraban representantes de los pueblos originarios y militantes del Partido Comunista que lanzaron monedas al dirigente.

Cuando terminó su alocución, Escalona se retiró por calle Morandé hacia Agustinas y miembros de los grupos de izquierda se abalanzaron sobre él. En ese momento, los militantes del PS concurrieron a defenderlo y comenzó un violento altercado.

La policía montada, que se mantenía a unos 50 metros de distancia, debió apostarse junto al monumento para contener a ambos grupos.

32 DETENIDOS

De acuerdo al balance de la Intendencia Metropolitana, 32 personas resultaron detenidas luego de los desórdenes vividos en el frontis de la casa central de la Universidad de Chile y en la intersección de Alameda con Ahumada. De estos, 20 son adultos (10 hombres y 10 mujeres) y 12 menores de edad (8 hombres y 4 mujeres).

"Tenemos 32 personas detenidas, no sé en estos momentos cuántos hombres ni cuántas mujeres que fueron problemas de desorden, pero tiene que ver con el paso por calle Morandé, más bien en la Alameda con Ahumada de una marcha no autorizada que intentó hacer el Frente Patriótico Manuel Rodríguez pero que fue disuelta", informó la intendenta Adriana Delpiano.

Por ello, la autoridad se mostró satisfecha con los resultados de la jornada que hasta ahora ha sido relativamente pacífica en comparación con años anteriores, como el año pasado cuando un encapuchado lanzó una bomba molotov contra La Moneda.

"Todas las organizaciones que quisieron pasar a rendirle un homenaje al Presidente Salvador Allende de los caídos el 11 de septiembre lo pudo hacer en orden, con tranquilidad, todo el mundo pasó, a esta hora ha terminado prácticamente todo, está restituído el tránsito por la calle Moneda, también por La Moneda ya hace muchas horas que está funcionando y, por lo tanto, creo, salvo pequeños incidentes, casi sin importancia, todo funcionó debidamente", fundamentó Delpiano.

En el mismo tono, aprovechó de destacar "la actitud de los dirigentes, de la gente que pasó, que tuvieron plena conciencia de la importancia que tenía este acto, que este día de conmemoración tuviera ese carácter normal".

Para el resto del día, la intendenta reiteró que carabineros está trabajando en los dispositivos de seguridad para las poblaciones más conflictivas y así evitar desmanes como los vividos la noche del domingo tras una marcha al Cementerio General. "Carabineros está atento a esa situación, pero en este momento la ciudad está tranquila", subrayó la intendenta.

 

 

11/09/2007 21:47. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Allende no se suicidó con metralleta regalada por Fidel Castro

20070911195717-valiente.jpg

Por CAMILO TAUFIC / La Nación 

LIBRO DE PINOCHET DESTRUYE VERSIÓN DE GENERAL PALACIOS

El fusil AK-47 regalado por el líder cubano a Salvador Allende nunca estuvo el 11-S-73 en manos del Presidente. Lo guardaba en El Cañaveral. Los asaltantes de palacio fabricaron una placa con la dedicatoria de Fidel para pegarla a otra metralleta, que sí usó efectivamente el Mandatario socialista en su último combate.

 A ningún director de cine fantástico se le ocurriría juntar en una misma película, singlando para el mismo lado, al general Augusto Pinochet Ugarte, a Joan Garcés, el abogado que lo metió a la cárcel en Londres, en 1998; al amiguísimo de Allende, Víctor Pey, dueño de "El Clarín", expropiado por la Junta Militar, y a dos cineastas de la ex Alemania comunista, que filmaron el golpe en septiembre de 1973.

Todos ellos, sin embargo, aportan pruebas y testimonios que destruyen definitivamente el mito o embuste de que el Presidente de la República Salvador Allende Gossens combatió en defensa de su investidura y luego se disparó bajo el mentón, utilizando un fusil ametralladora que le había regalado Fidel Castro, con su dedicatoria. Fue otra el arma que usó; probablemente muy similar.

Sostener la prueba es duro. Durante 34 años, cualquier chileno medianamente informado ha visto centenares de veces los videos de TV 13, el canal de los golpistas en septiembre del 73, y luego los difundidos por TVN, CNN, y "ene" cantidad de documentales cinematográficos, fotografías y grabaciones, donde aparece el general Javier Palacios Ruhmann, a la sazón jefe de Inteligencia del Ejército, mostrando al mundo una metralleta AK-47 de metal negro, con su correa portafusil negra, que tendría una lámina del mismo color pegada al arma (que no se exhibe), donde se podría leer: "A Salvador, de su compañero de armas, Fidel Castro".

Se puede ver todo lo anterior en Internet en el video de Canal 13 titulado "El cuerpo de Allende sin vida es retirado de La Moneda", en el siguiente link: http://teletrece.canal13.cl/html/11chile/bombardeo/128444.html

En el video, filmado el 11-S-73 al atardecer, frente a Morandé 80 primero, cuando ya ha partido la ambulancia que lleva los restos del Presidente de la República, y luego al interior de La Moneda, se aprecia al general Palacios recibir de pie junto a la muralla algo que parece un bastón en un primer momento, pero que luego se transforma en un "fierro", es decir, un arma. La recibe de un ayudante, que ha venido caminando desde la semipenumbra, sin casco, a diferencia de los restantes soldados que participaron en el combate y que se alinean junto al general.

La escena no es clara y las miradas a la cámara del alto oficial y del recién llegado revelan molestia y una cierta confusión en ese instante, al ser enfocados. Segundos después (en el video), el arma -de estructura completamente metálica y de color negro- es exhibida a los periodistas preconvocados, en medio del Patio de los Naranjos. El alto oficial afirma que se trataría del arma suicida utilizada por Salvador Allende.

Se produce entonces el siguiente diálogo, registrado nítidamente en la grabación de Canal 13:

General Palacios: "Esta subametralladora aparece regalada por Fidel Castro directamente al Presidente... Ignoro cuándo... Con la que, al parecer, se suicidó... Dice textualmente... Perdón (aclara la voz)... "A Salvador, de su compañero de armas, Fidel Castro".

Pregunta en off de un periodista: -¿En qué lugar exacto apareció?

General Palacios: "En manos del señor Allende, en los momentos en que entramos a su oficina, cuando ya estaba muerto".

 

MADERA Y CORREA BLANCA

Aparte de las dudas sobre la forma misma en que murió el Presidente Allende en La Moneda (¿asesinato o suicidio?), que duraron más de una década entre la opinión pública, y las que aún subsisten hasta ahora, nadie ha osado probar -salvo el autor de esta crónica, en La Nación Domingo, 10 septiembre 2006- que el AK utilizado por el líder de la Unidad Popular en el combate de La Moneda, era distinta a la que le había regalado en 1971, durante su visita a Chile, el comandante Fidel Castro Ruz. Incluso, éste todavía sostiene la primitiva versión, por evidentes razones políticas (ver más adelante).

Pero sucede que la auténtica arma obsequiada por Castro (según los testimonios recogidos por este autor de boca de los íntimos de Allende, Víctor Pey y Joan Garcés), estaba montada sobre una estructura y culata de fina madera, como corresponde a un obsequio entre jefes de Estado. Tenía una correa portafusil blanca, y estaba expuesta como un trofeo, permanentemente, en una pared del living de la mansión que Allende compartía con la Payita en El Cañaveral. La dedicatoria de Fidel no estaba estampada ni en la culata ni en la empuñadura -dijeron ambos, en nuestras conversaciones del 2003 y el 2006-, pero sí la habían leído, no recordaban en qué parte del arma.

 FOTO_05  W:404  H:174  18 kb
  Primer plano de la verdadera dedicatoria de Fidel Castro estampada en la correa portafusil, exhibida en la Escuela Militar.

Sólo a mediados de 2007 descubriríamos que la dedicatoria de Fidel Castro estaba manuscrita con un plumón de punta fina (!) sobre la correa del AK-47. Pero tanto Víctor Pey como Joan Garcés fueron enfáticos en señalar entonces que "sólo esa" era la mítica metralleta donada en forma personal a Salvador Allende, y ninguna otra, y que "esa misma" permaneció como pieza de exhibición, adosada al muro, durante todo el 11-S-73. Desapareció luego del golpe militar, confiscada por las FFAA, al igual que la "otra", usada presumiblemente por el Presidente Allende en La Moneda, en defensa de su mandato, el 11-S-73. (Los asaltantes eficientes no dejan evidencias).

 

PINOCHET Y LOS ALEMANES

Una prueba irredargüible llegó a mis manos en mayo pasado, cuando el escritor Eduardo Labarca, actualmente funcionario de las Naciones Unidas destacado en Viena, me remitió un singular hallazgo: la edición militar para uso interno, del libro "El Día Decisivo: 11 de Septiembre de 1973" de Augusto Pinochet Ugarte -cito textualmente-, Capitán General, Comandante en Jefe del Ejército, Presidente de la República, Edición del Estado Mayor del Ejército, Departamento de Relaciones Internas, Memorial del Ejército de Chile, Biblioteca del Oficial, Volumen LXVII, 1982.

Y, ¡oh, sorpresa!, a todo lo alto de la página 142 figura el "Fusil Ruso AK del Ex-Pdte. S. Allende G.", de culata de madera, correa blanca dispuesta en exhibición, donde con lupa y mucha paciencia se pueden ver algunos trazos manuscritos: la verdadera dedicatoria de Fidel Castro.

 FOTO_04  W:440  H:218  33 kb
  La verdadera metralleta regalada por Fidel Castro a Allende, que figura en el libro de Pinochet .

Más aún, la misma foto, que corresponde a una exhibición en la Escuela Militar posterior al golpe de 1973 de armamento supuestamente confiscado a los allendistas en Tomás Moro y El Cañaveral, puede encontrarla cualquiera en la edición comercial del mismo libro, también de 1982, editorial Andrés Bello. El autor de esta crónica adquirió un ejemplar en una feria de libros usados de Valparaíso por dos lucas. ¡Cómo se nos puede haber escapado por tantos años un desmentido tan abrumador al "cuento" del general Javier Palacios, hecho polvo por su propio comandante en jefe, en años en que nos preocupaban otras cosas!

Para los que aún conserven dudas sobre cuál era la verdadera metralleta obsequiada por Fidel Castro a Salvador Allende, hay una segunda prueba que pesa una tonelada. La filmación en los jardines de la Escuela Militar de los cineastas alemanes de la RDA (que se hicieron pasar por occidentales), Peter Hellmich y Manfred Berger, del mismo "arsenal" confiscado por los golpistas en El Cañaveral y Tomás Moro estampado en la foto de Pinochet.

En su documental "Más fuerte que el fuego", que dura 76,17 minutos, editado en 1978 y actualmente exhibido en Internet, se ve exactamente la misma metralleta "blanca" difundida mundialmente por el Estado Mayor del Ejército de Chile en el libro citado, pero en movimiento. Exhibida a la prensa internacional por un soldado en tenida de combate, primero en toda su extensión, con la culata de madera y la correa alba, y luego un primer plano del portafusil, en que incluso se puede hasta distinguir (con alguna dificultad) la palabra "Allende" -ignorada en la plaquita del general Palacios- y la firma (rúbrica) del propio Fidel Castro, no su nombre, integrando su dedicatoria manuscrita.

Interesados pueden obtener gratuitamente una copia del documental alemán, solicitándola por email a: comunicación@arcoiris.tv, o ver en directo la versión completa de la película, de 1 hora 16 minutos, en el siguiente link: http://es.arcoiris.tv/modules.php?name=Unique&id=1159

LA VERSIÓN DE FIDEL CASTRO

Quizás las pruebas que se aportan en este reportaje tarden en ser aceptadas en Cuba, donde el Presidente Fidel Castro se vanaglorió desde el primer momento, tras el golpe militar en Chile, de que el AK-47 utilizado por Salvador Allende en la defensa de La Moneda era el mismo que él le había regalado. Es lo que repiten millones de personas en el mundo, hasta el día de hoy, incluso los niños pequeños en Cuba. Castro tenía sus razones para hacerlo, aunque objetivamente cohonestó la historia urdida sobre la falsa metralleta puesta en La Moneda por los astutos hombres del Servicio de Inteligencia Militar golpista. La tesis sobre un supuesto complot al respecto la formula Robinson Rojas, periodista chileno residente en Londres, en su polémico libro "Estos mataron a Allende", que se puede encontrar en su sitio de Internet www.rrojasdatabank.org, en inglés y en español.

En el homenaje póstumo a su amigo Salvador Allende, efectuado en la Plaza de la Revolución José Martí de la capital cubana, el 28 de septiembre de 1973, ante un millón de personas y junto a Tati Allende, la hija mayor del Presidente chileno, Fidel Castro aprovechó para "pasar su aviso", sobre el arma de la discordia. Dijo en su discurso fúnebre, que escasamente se conoce en Chile: "Incluso los fascistas han sacado a relucir el fusil con que combatió Allende, el fusil automático que nosotros le obsequiamos, tratando de hacer propaganda burda y ridícula con eso. ¡Pero los hechos han demostrado que ningún obsequio mejor al Presidente Allende que ese fusil automático para defender al gobierno de la Unidad Popular! "Fue mucha la razón y la premonición que tuvimos al obsequiarle ese fusil al Presidente. ¡Nunca un fusil fue empuñado por manos tan heroicas de un Presidente constitucional y legítimo de su pueblo! ¡Nunca un fusil defendió mejor la causa de los humildes, la causa de los trabajadores y los campesinos chilenos! Y si cada trabajador y cada campesino hubiesen tenido un fusil como ese en sus manos, no habría habido golpe fascista en Chile".

¿ERAN 3.000?

Desde otro plano, nunca se sabrá cuántas metralletas rusas AK-47 llegaron desde Cuba al territorio nacional durante los años de la Unidad Popular, pero evidentemente la dedicada a Salvador Allende por Fidel Castro era la punta de un iceberg de grandes dimensiones. Todos los miembros del GAP, el grupo de protección y seguridad del Presidente, para empezar, tenían una cada uno, donadas por el gobierno de La Habana "para defensa personal", como lo ha reconocido hace pocas semanas el líder socialista de la época Carlos Altamirano, en entrevista a "La Tercera".

El escritor disidente cubano Norberto Fuentes, residente en EEUU, publica en su blog que a Chile se trajo numeroso armamento mediante cargamentos "hormiga", que viajaban ocultos dentro de la valija diplomática, hasta sumar unos 3.000 (!) fusiles ametralladoras AK-47. Dentro de ese cuadro, el hecho de que Allende pudiera tener dos o más metralletas de origen cubano a su disposición parecería no tener mayor importancia. Pero que se haya engañado con una de ellas a todo el mundo, por más de treinta años, es un hecho de la mayor gravedad.

Incluso la revista "El Periodista" publicó en 2003 el testimonio de un conscripto del Regimiento Tacna, que penetró hasta el mismo Salón Independencia, donde yacía el Presidente de la República muerto, y recogió con sus manos una ametralladora alemana Rheinmetall, que estaba apoyada en un muro, a poca distancia del cuerpo sin vida del líder de la Unidad Popular.

Será el objeto de nuevas investigaciones, después de ésta, determinar hasta qué punto se realizó un montaje post mortem en relación al arma mortal que terminó con los días de Salvador Allende Gossens. LN

 FOTO_06  W:420  H:666  87 kb
  Croquis oficial que incluye metralleta metálica muy diferente a la de Fidel.

 

 

11/09/2007 15:57. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende Hay 1 comentario.

Salvador Allende

20070911195200-allende.jpg

Familia y Juventud

Fuente: Wikipedia.org 

El origen de los Allende es vasco. Sus antepasados llegaron a Chile durante el siglo XVII, y empieza a destacar entre las familias aristocráticas a partir de la primera mitad del siglo XIX. El más destacado de la familia fue su abuelo Ramón Allende Padín, «El Rojo», radical y gran maestro de la masonería. Su hijo Salvador Allende Castro fue también radical y masón. Trabajó como funcionario público y como notario del puerto de Valparaíso. Se hizo conocido por su ingenio, dotes poéticas (al igual que su padre), y su fanatismo por la chilenización de Tacna y Arica. Contrajo matrimonio con Laura Gossens Uribe, mujer de gran belleza y mucha religiosidad,  hija de un inmigrante belga y una dama de la ciudad de Concepción.

Los hermanos Allende Gossens fueron seis: Alfredo, Inés, Salvador y Laura, y por la muerte de los dos últimos hubo dos nuevos Salvador y Laura.

La familia de Allende era burguesa, su padre viajó y trasladó a su familia a lo largo del país, a causa de diferentes cargos que tenía que asumir en la administración pública. Por este motivo los primeros 8 años de vida de Allende se desarrollaron en Tacna, a la sazón en poder de Chile, llegando a la ciudad apenas cumplidos unos meses.

Salvador Allende Castro debió asumir como abogado de la Corte de Apelaciones y secretario de la Intendencia Regional, instalándose con su familia en la propiedad arrendada en la calle San Martín 238.

Allende inició sus estudios en la Sección Preparatoria del Liceo de Tacna, dirigido por el profesor Julio Angulo. Se mostraba como un niño travieso y energético, según cuenta Zoila Rosa Ovalle, la «mamá Rosa», la nana que cuidó a Allende en la niñez y adolescencia, y que alcanzó a verlo convertido en presidente. Ella le apodaría de «Chichito», pues el pequeño Allende no podía pronunciar su diminutivo correspondiente, Salvadorcito. De allí el origen del apodo, el «Chicho Allende».

Tras 8 años en Tacna, la familia se trasladó por un pequeño período a Iquique, en 1918. Valdivia sería el próximo destino, instalándose el padre como abogado del Consejo de Defensa del Estado, en 1919. Siguió sus estudios en el Liceo de Valdivia, ganando los apodos de «pije» y «pollo fino», por su alta posición social y su preocupada vestimenta, en comparación con sus congéneres.

El regreso a Valparaíso se produjo en 1921, al ser el padre abogado de la Corte de Apelaciones de dicha ciudad. Allí Allende, mientras continuaba sus estudios en el Liceo Eduardo de la Barra, conoció a Juan Demarchi, viejo zapatero anarquista, y según las confesiones del mismo Allende, tendrían una influencia fundamental. Le infundó durante largas conversaciones en las que también jugaban ajedrez, muchas de las futuras banderas de lucha social que legaría el futuro presidente de Chile. Algunos creen sin embargo, que esta relación está demasiado embellecida y que la influencia del zapatero habría sido menor.

Finalizó sus estudios secundarios en 1924, y decidió hacer el servicio militar, que realizó por un año en el Regimiento de Lanceros de Tacna.

Ingresó a la Universidad de Chile a estudiar medicina, a pesar de que tenía dudas entre seguir esta carrera o Derecho. Vivió con su tía paterna, Anita, para después llevar una vida e inestabilidad residencial, recorriendo de pensión en pensión para poder sobrevivir. A pesar de esta relativa precariedad, siguió siendo el «pije». Obtuvo de promedio general al finalizar sus estudios una nota cinco.[7] Su tesis doctoral de 1933, "Higiene mental y delincuencia", ha sido publicada en 2005 por Editorial CESOC, de Santiago de Chile.

Vida política

Para 1929 se había iniciado en la política, entrando al grupo Avance, llegó a ser vicepresidente de la FECh en 1930, pero su oposición a ciertas posiciones del grupo, durante los meses previos a la caída de la dictadura de Carlos Ibáñez del Campo, fue expulsado del grupo. A pesar de eso siguió actuando como líder estudiantil, lo que le valió su detención. Mientras se encontraba encerrado se enteró que su padre agonizaba debido a un caso avanzado de diabetes. Le permitieron salir, y alcanzó a verlo en sus últimos instantes.

Tras estos dramáticos hechos de su vida, Allende se abocó a terminar su memoria Higiene mental y delincuencia y a conseguir trabajo estable, pero tuvo que pasar largo tiempo pasando de hospital en hospital, hasta convertirse en ayudante de anatomía patológica del Hospital Van Buren.

En 1933, participó en la fundación del Partido Socialista de Chile, organizando la sede de su ciudad natal, manteniéndose en este partido toda su vida. Dos años después se uniría a la masonería. La etapa política de Allende daba inicio, y no se detendría hasta el 11 de septiembre de 1973. Paralelamente a su vida militante era director de la Asociación Médica de Chile en Valparaíso y miembro del Directorio Nacional de esa organización, se convirtió en 1935 en editor del Boletín Médico de Chile y organizador de la Revista de Medicina Social de Valparaíso.

Se comprometió fuertemente con el proyecto del Frente Popular, integrándose los socialistas al pacto tras un Congreso general realizado en 1936. Allende pronto se convirtió en presidente del Frente Popular en Valparaíso. Dentro del Partido fue jefe de núcleo (1933), secretario seccional (1934) y secretario del comité regional de Valparaíso (1937-39).

Su partido le proclamó candidato a la 6ª agrupación departamental de Quillota y Valparaíso, resultando electo junto a otros dos socialistas. Inició su vida parlamentaria con la petición al presidente de la Cámara que los 17 diputados socialistas prometieran y no juraran, petición que fue aceptada. Como diputado participó principalmente en la realización de diferentes proyectos de leyes relativas a problemas sociales

Durante la campaña presidencial de Pedro Aguirre Cerda, Allende fue elegido para dirigir la campaña en Valparaíso. Dejó su escaño parlamentario para unirse al nuevo gobierno de Aguirre Cerda como ministro de Salubridad, desde octubre de 1939, con 31 años. Ese mismo año se publicó su texto llamado la realidad médico social, obra señera de la salud pública con énfasis en la medicina social, en la que se señalaba claramente que el principal condicionante del nivel de salud de una población es su nivel socioeconómico. Al iniciar su vida ministerial, en 1940 contrajo matrimonio con Hortensia Bussi Soto.

Entre los logros en su época de ministro, según su cuenta al Congreso en 1940, se cuentan la producción y distribución de medicamentos contra enfermedades venéreas, reducciones de las muertes por tifus, presupuesto de dos millones de pesos para centros de higiene públicas, expansión del servicio dental en las escuelas y entrega de alimentos para los estudiantes. Unos meses después de que el Partido Socialista dejó el Frente Popular, Allende se retiró del Ministerio, asumiendo como vicepresidente de la Caja de Seguro Obrero Obligatorio.

En 1943 se convirtió en secretario general del Partido Socialista, ocupando el cargo hasta junio de 1944. El año 1945 fue senador por Valdivia, Llanquihue, Chiloé, Aisén y Magallanes. El año 1953, por Tarapacá y Antofagasta. En 1961, por Aconcagua y Valparaíso. El año 1969, nuevamente por Chiloé, Aisén y Magallanes.

Su arrastre popular fue increíble. Sus enemigos dentro del Partido intentaron sacarlo de la vida política enviándolo a las circunscripciones de Valparaíso y Aconcagua, donde era imposible que ganara, porque los votos de la izquierda los controlaba Jaime Barros, comunista y médico de los pobres, que detentaba el sillón. Allende triunfó sobrepasando a su compañero y le dio suficientes votos para que salieran los dos electos. Lo enviaron entonces nuevamente a un «matadero electoral»: Chiloé, Aisén y Magallanes, donde nadie le atribuyó ninguna oportunidad. Pero resultó fácilmente elegido. Era el símbolo nacional del socialismo moderado, llegando a ejercer desde 1966 como Presidente del Senado, de una forma tan ecuánime que cuando la abandonó le rindió un homenaje el diario El Mercurio, de tendencia conservadora.

Se postuló por primera vez a la Presidencia de Chile en 1952, consiguiendo un magro 5,45%, lo que se debió en parte a la escisión de un sector del socialismo que apoyó a Carlos Ibáñez y a la proscripción del comunismo.[

En 1958 se presentó nuevamente como candidato de la alianza socialista-comunista FRAP (Frente de Acción Popular), consiguiendo el 28,5% de los votos. Esta vez se atribuyó la derrota de Allende a la participación de un candidato populista, Antonio Zamorano, que le habría quitado votos de sectores populares.

Se postuló a la Presidencia por tercera vez en el año 1964, nuevamente representando al FRAP. La elección devino en una competencia entre Allende y Eduardo Frei Montalva. Por temor a que triunfara Allende, el electorado de derecha se volcó hacia Frei, en lugar de al radical Julio Durán, que era su candidato inicial. Enfrentado a dos de los tres tercios de la política chilena, Allende fue derrotado por tercera vez con un 38,6% de los votos contra el 55,6% de Frei.

 

11/09/2007 15:52. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Consecuencias inmmediatas post-golpe

20070911194419-quema.jpg

Fuente: Wikipedia.org 

Foto: Quema de libros, revistas y periódicos políticos después del golpe militar

Se declaró el toque de queda en todo el territorio nacional a partir de las 15 horas del 11 de septiembre de 1973, se permitió a los civiles previo control abandonar el centro de la ciudad y dirigirse a sus casas. Inmediatamente las instalaciones de Radio Agricultura y Magallanes fueron silenciadas y sus operadores detenidos. Los diarios El Clarín y otros fueron allanados y sus prensas destruidas.

En las zonas rurales se detuvieron a muchos dirigentes de la Reforma Agraria, muchos fueron ejecutados en el lugar de detención. La colonia alemana benefactora Villa Baviera, ubicada en la zona central, sirvió como centro de detención y lugar de desaparición de muchos activistas de la UP.

Cientos de miles de pro-allendistas tomaron aquellas especies, registros, carné de partidos, libros y propaganda comprometedora y se deshicieron de ella enterrándolas, quemándolas o botándolas a los cauces de ríos. Se declaró ilegal y proscrito al Partido Comunista y Socialista; los partidos Nacional, Democratacristiano y Radical fueron suspendidos cuando se disolvió el Senado. Se conminó a todos los ciudadanos a entregar sus armas de fuego en las comisarías de Carabineros.

Se instó a denunciar a aquellos traidores a la Patria, como decía el comunicado militar denunciándolos ante las comandancias y cantones. Se publicaron bandos que instaban a la población a delatar a los líderes más prominentes de la U.P .tales como Carlos Altamirano, Claudio Orrego, Volodia Teitelboim, José Tohá y otros.

Se llamó a aquellos que tuvieran cargos y representatividades de grupos sociales a entregarse a las comisarías para regularizar sus situación. Se detuvieron a miles de personas y fueron conducidas el Estadio Chile y luego al Nacional, a aquellas personas que fueron llamadas a viva voz y respondieron de entre la multitud fueron ejecutadas en el mismo lugar, como es el caso de Victor Jara.

En la Universidad Técnica del Estado, militares hicieron allanamientos y ejecutaron a decenas de estudiantes combatientes en las mismas aulas. Muchas ejecuciones fueron hechas a la bala en fila. Fueron allanadas las fábricas, las reparticiones públicas y las mineras forzando a los trabajadores a seguir laborando y manteniendo la producción en marcha. En muchas fábricas se realizaron detenciones de todos los sindicalistas y representantes de gremios de la Unidad Popular.

Comerciantes y dueños de supermercados pro-golpistas abrieron sus negocios y entregaron mucha mercadería retenida y que había provocado el desabastecimiento en los últimos meses de la UP. Las poblaciones populares tales como La Legua, La Victoria y San Ramón fueron allanadas y sus pobladores detenidos en masa. En la Villa La Reina se produjeron ejecuciones sumarias a aquellos líderes que se sorprendieron ocultos. Durante todo el día y la noche y toda la semana se escucharon disparos de ametralladoras en distintos puntos de la capital.

Miles de perseguidos políticos corrieron a asilarse a las embajadas de gobiernos amigos de la Unidad Popular, como es el caso de Suecia, Italia, Canadá, Australia, Dinamarca, URSS y Cuba.

Como un hecho curioso, Radomiro Tomic, segundo candidato con mayoría de votos en las elecciones de 1970, se ofreció en repetidas oportunidades a Pinochet para que lo instalara en el sillón presidencial vacante; fue discretamente rechazado. De este modo empezaba una política de represión en la sociedad chilena que duraría por 17 años.

 

 

11/09/2007 15:44. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

El 11 de septiembre

Fuente: Wikipedia.org 

El 10 de septiembre, a las 16:00 horas, zarpa la escuadra, tal y como estaba previsto, ya que debe participar en las maniobras navales internacionales UNITAS. Mientras el Ejército se acuartela. La razón dada: el probable desafuero de Altamirano y Garretón el día 11. Este desafuero, según explicó Pinochet al Ministro de Defensa Orlando Letelier, podía causar disturbios, por lo que se hacía necesario el acuartelamiento.

En la madrugada del 11 de septiembre, la escuadra reaparece en Valparaíso y las fuerzas armadas toman la ciudad. El prefecto de Valparaíso, Luis Gutiérrez, realiza una llamada por el único teléfono que funciona en el puerto, el suyo (línea dejada libre a propósito por los golpistas), para avisar al subdirector de Carabineros, General Jorge Urrutia, que la infantería de marina está en las calles y ha empezado a tomar posiciones de combate. Urrutia telefonea al presidente, que se encuentra en su residencia de Tomás Moro. Allende, calmado, pide ubicar a Pinochet y a Leigh, pero son inubicables.

A las 7.15, Allende, en su Fiat 125, y el GAP se enfilan hacia la Moneda, llegan veinte minutos después.

Viste Allende una chaqueta de tweed y un pantalón marengo. Carga con un fusil AK-47 Kalashnikov y el GAP ingresa al palacio de gobierno dos ametralladoras y tres RPG-7, además de sus armas personales.

Paralelamente llega a esas hora Pinochet al comando de comunicaciones, un poco retrasado en la hora. Se organizan las redes de comunicaciones con las demás ramas de las Fuerzas Armadas, especialmente con Leigh, que se encuentra en la Academia de Guerra Aérea, y con Patricio Carvajal, que será el coordinador de todo el golpe.

Allende trata de obtener información sobre el movimiento, al no poder contactar a Pinochet exclama, "Pobre Pinochet, debe estar preso" . Sepúlveda, director general de Carabineros llega a la Moneda, y le asegura que Carabineros le seguirá fiel al gobierno. Lo ignora, pero Carabineros ya estaba controlado por los generales Mendoza y Yovane.

Allende emitirá a continuación su primer mensaje del día a la nación, en el que advierte la sublevación de un sector de la marinería. No llama al pueblo a las armas ni a la violencia, sino que a la prudencia.

A las 8.42, la "Cadena Democrática", formadas por las radios Minería y Agricultura, emite la primera proclama militar. Allende debe hacer entrega inmediata de su cargo a la junta de gobierno, integrada por los jefes supremos de las fuerzas Armadas: Pinochet, Leigh, Merino y Mendoza (los dos últimos recién acaban de tomar las jefaturas supremas de sus ramas, Armada y Carabineros respectivamente).

La proclama decía:

"A partir de este momento damos paso a una red provincial y nacional de radiodifusión de las fuerzas armadas. Se invita a todas las radioemisoras libres a conectarse a esta cadena.:"

Santiago, 11 de Septiembre de 1973. Teniendo presente:
1°.- La gravísima crisis económica, social y moral que está destruyendo el país;
2°.- La incapacidad del Gobierno para adoptar las medidas que permitan detener el proceso y desarrollo del caso;
3°.- El constante incremento de los grupos armados paramilitares, organizados y entrenados por los partidos políticos de la Unidad Popular que llevarán al pueblo de Chile a una inevitable guerra civil, las Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile declaran:
1°.- Que el señor Presidente de la República debe proceder a la inmediata entrega de su alto cargo a las Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile.
2°.- Que las Fuerzas Armadas y el Cuerpo de Carabineros de Chile están unidos, para iniciar la histórica y responsable misión de luchar por la liberación de la Patria del yugo marxista, y la restauración del orden y de la institucionalidad.
3°- Los trabajadores de Chile pueden tener la seguridad de que las conquistas económicas y sociales que han alcanzado hasta la fecha no sufrirán modificaciones en lo fundamental.
4°.- La prensa, radiodifusoras y canales de televisión adictos a la Unidad Popular deben suspender sus actividades informativas a partir de este instante. De lo contrario recibirán castigo aéreo y terrestre.
5.- El pueblo de Santiago debe permanecer en sus casas a fin de evitar víctimas inocentes.
Firmado: Augusto Pinochet Ugarte, General de ejército, Comandante en jefe del Ejército; Toribio Merino Castro, Almirante, Comandante en jefe de la Armada; Gustavo Leigh Gúzman, General del Aire, Comandante en jefe de la Fuerza Aérea de Chile; y César Mendoza Durán, General, Director General de Carabineros de Chile

Se le da también al presidente un ultimátum: si la Moneda no es desalojada antes de las 11, será atacada "por tierra y aire". El ambiente en la Moneda es de tristeza, lo peor que podía ocurrirles estaba pasando. Carabineros retira las tanquetas apostadas frente a La Moneda y el personal se retira. Muchos reaccionan de forma violenta la proclama, la CUT llama los trabajadores a ocupar fábricas y fundos, organizar la resistencia y esperar instrucciones, con la esperanza de poder detener el "golpe fascista", por medio de los cordones industriales. Allende, que da otro discurso, por el contrario no hace ninguna referencia a la lucha armada ni instrucciones a los líderes de la UP. Mientras un séquito de ministros aparecen y entran a conversar con el presidente para conocer su opinión. A pesar de las ideas de sacarlo, él es tajante con su idea de defender su puesto hasta el final. Los militares se contactan con la Moneda y le hacen la proposición de sacarlo del país, pero reciben una respuesta clara, Allende no se va a rendir. Pinochet se contacta con Carvajal, que le indica la negativa del presidente a rendirse:

Carvajal: yo hablé personalmente con él, le intimé rendición en nombre de los comandantes en jefe. Eh... Contestó con una serie de garabatos, no más.
Pinochet: O sea, quiere decir que a las 11, cuando lleguen los primeros pericos... Vai a ver lo que va a pasar. ¡A las 11 en punto se bombardea!
Carvajal: Cuando se evacue la Moneda va a ser más fácil asaltarla.
Pinochet: Una vez bombardeada la asaltamos con el Buin y con la escuela de infantería. Hay que decirle a Brady.
Carvajal: Conforme. Vamos a esperar no más que evacúen los edecanes y los carabineros.
Pinochet: Conforme.

A las 9.55 los tanques del general Palacio ingresan en el perímetro de La Moneda, hacia poco que se desató el fuego. Francotiradores apostados en los edificios aledaños los tratan de repeler, y se inicia la balacera, pero La Moneda aún no era atacada. A las 10.15, a través de Radio Magallanes (la única pro-gubernamental aún no silenciada), Allende emite su último mensaje a la Nación:

Estatua de Salvador Allende frente al Palacio de la Moneda Estatua de Salvador Allende frente al Palacio de la Moneda

"...Colocado en un trance histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que entregáramos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza.
La historia es nuestra y la hacen los pueblos.
¡Trabajadores de mi Patria!: Quiero agradecerles la lealtad que siempre tuvieron, la confianza que depositaron en un hombre que sólo fue intérprete de grandes anhelos de justicia, que empeñó su palabra en que respetaría la Constitución y la ley, y así lo hizo. En este momento definitivo, el último en que yo pueda dirigirme a ustedes, espero que aprovechen la lección.
El capital foráneo, el imperialismo, unidos a la reacción, crearon el clima para que las Fuerzas Armadas rompieran su tradición: la que les señaló Schneider y que reafirmara el Comandante Araya, víctimas del mismo sector social que hoy estará en sus casas esperando, con mano ajena, reconquistar el poder para seguir defendiendo sus granjerías y sus privilegios...
...Seguramente Radio Magallanes será acallada y el metal tranquilo de mi voz no llegará a ustedes. No importa, la seguirán oyendo. Siempre estaré junto a ustedes. Por lo menos mi recuerdo será el de un hombre digno que fue leal con la Patria.
El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse.
¡Trabajadores de mi Patria!: Tengo fe en Chile y en su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo donde la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, se abrirán de nuevo las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor. ¡Viva Chile! , ¡Viva el pueblo!, ¡Vivan los trabajadores!
Éstas son mis últimas palabras, teniendo la certeza de que mi sacrificio no será en vano. Tengo la certeza de que, por lo menos, habrá una sanción moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición."

A las 10.30 los tanques abren fuego contra la Moneda, les siguen las tanquetas y los soldados, fuego que es respondido por los miembros del GAP y francotiradores apostados en los edificios aledaños.

Carvajal se comunica nuevamente con Pinochet, informándole de la intención de parlamentar:

Carvajal: me acaban de informar que habría intención de parlamentar.
Pinochet: no, se tiene que ir a la Moneda él con una pequeña cantidad de gente.
Carvajal: ...se retiraron, pero ahí...
Pinochet: ...al ministerio, al ministerio...
Carvajal: que se está ofreciendo parlamentar.
Pinochet: Rendición incondicional, ¡nada de parlamentar!, ¡Rendición incondicional!
Carvajal: Bien, conforme, rendición incondicional, y se le toma preso, ofreciéndole nada más que respetarle la vida, digamos.
Pinochet: La vida y la integridad física, y en seguida se le va a despachar a otra parte.
Carvajal: Conforme. Ya... O sea que se mantiene el ofrecimiento de sacarlo del país.
Pinochet: Se mantiene el ofrecimiento de sacarlo del país. Pero el avión se cae, viejo, cuando vaya volando.
Carvajal: Conforme... conforme. Vamos a proponer que prospere el parlamento.

A las 11.52 los aviones Hawker Hunter inician su ataque a La Moneda, disparando en cuatro oportunidades sus cohetes sobre la casa de gobierno, el daño causado es devastador. Otros dos aviones bombardean la residencia presidencial de Tomás Moro, a la sazón defendida por los miembros del GAP que no alcanzaron a llegar con Allende.

El ataque prosigue al palacio de gobierno con el uso de gases lacrimógenos, pero al ver que La Moneda todavía se negaba a rendirse, el general Palacios decide tomarla y envía a un grupo de soldados a derribar la puerta del palacio, son las dos y media de la tarde.

Dentro le gritan a Allende: ¡Presidente!, ¡el primer piso está tomado por los militares! ¡dicen que deben bajar y rendirse!.

El presidente dispone rendirse: ¡Bajen todos! ¡dejen las armas y bajen! Yo lo haré al último.

Entonces, según el testimonio de uno de sus doctores, Patricio Gijón, que regresó para llevarse su mascarilla antigas ("de recuerdo", dice), con el fusil AK-47 que le había regalado Fidel Castro durante su estadía en Chile, dijo: ¡ALLENDE NO SE RINDE MILICOS CULIADOS! se dispara en la barbilla, explotando la bóveda craneana y muriendo al instante.

Palacios entra en el salón Independencia, y se encuentra con Allende y el doctor Girón. Reconoce al presidente por su macizo reloj Galga Coulde. Llama al oficial de radio y entrega su escueto informe: "Misión cumplida. Moneda tomada, presidente muerto".

A las 14.38, Carvajal le informa a Pinochet y a Leigh: "Hay una comunicación, una información de personal de la Escuela de Infantería que está ya dentro de La Moneda. Por la posibilidad de interferencia, la voy a transmitir en inglés: They say that Allende commited suicide and is dead now."

A las 18 se reunieron y se abrazaron en la Escuela Militar los cuatro comandantes máximos de las Fuerzas Armadas, eran la nueva junta militar. A excepción de unas pequeñas escaramuzas en sitios aislados de Santiago, la junta toma el poder del país. La Unidad Popular y su presidente habían muerto, se iniciaban los 17 años del régimen militar.

 

 

11/09/2007 15:36. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Preparativos del golpe

Fuente: Wikipedia

Las Fuerzas Armadas estaban preparadas para dar un golpe militar mucho antes de pensar en él. El ejército tenía «planes de contrainsurgencia», para el caso de que una subversión sobrepasase a las Fuerzas de Orden (Carabineros). Este plan consistía en dividir al país en diferentes secciones, estableciendo para cada una un plan de acción, dirigido en contra de la posible insurgencia. Este plan es la base prima de los golpistas, quienes sólo tuvieron que adaptarlo a las nuevas circunstancias.

El problema era el General Prats, que mantenía su lealtad al presidente y tenía a la guarnición de Santiago y al comando de institutos militares en manos de gente cercana (Generales Sepúlveda y Pickering).

Se tenía que adelantar el golpe para antes de fiestas patrias, porque si se retardaba mucho podía ocurrir otro tanquetazo, que permitiría limpiar de oficiales golpistas la plana del ejército. Pero cayó Prats, y Sepúlveda y Pickering renunciaron en un gesto de solidaridad. El nuevo comandante en jefe es Pinochet, del cual no se sabe si es o no golpista.

El día viernes 7 de septiembre los generales fijan el día D, el 11 de septiembre, y la hora H (6:30 horas en Valparaíso y 8:30 horas el resto del país).

El sábado se envía al general Arellano a hablar con Pinochet, le explica la situación y le dice que va a haber golpe va con o sin su apoyo, a lo que Pinochet responde: "¡Yo no soy marxista, mierda!" y golpea el sillón en que estaba sentado. El general Arellano interpreta su gesto como apoyo al golpe, y se lo comunica a Leigh y a Merino, mas todavía no hay nada claro con Pinochet.

El domingo en la mañana Allende se reúne con el comandante en jefe y otros generales. Allí les explica que pretende anunciar un plebiscito. Sería la última vez que se verían los dos protagonistas del golpe. Pasada la tarde, Leigh visita a Pinochet, quien (según el testimonio de Leigh) todavía vacilaba. Llegaron a la casa de Pinochet el contralmirante Sergio Huidobro y el capitán de navío Ariel González, venían para saber la posición del ejército.

Huidobro sacó un papel firmado por Merino que ratificaba el día D y la hora H, dirigiéndose a "Augusto" y "Gustavo".

"Los saluda con esperanzas de comprensión. J.T. Merino."

Y al reverso:

"Gustavo: es la última oportunidad. J.T."
"Augusto: Si no pones toda la fuerza en Santiago desde el primer momento, no viviremos para ver el futuro. Pepe"

Leigh y Pinochet firmaron el documento. El Comandante en Jefe del Ejército se acababa de plegar al golpe, la suerte estaba echada.

 

 

11/09/2007 15:31. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Sucesos anteriores al golpe de estado

Fuente: Wikipedia.org 

En esos días, muchos militares creen que la única solución posible cabe en un golpe de estado. Ya anteriormente se había producido una intentona golpista, el «Tanquetazo», ocurrido en junio. Las razones del por qué los militares intervinieron es un tema polémico, que va desde los que hablan de la defensa que debían hacer ante el peligro de una guerra civil abierta, de larga duración, cuestión que pretendían evitar con ese golpe de estado, a modo de ataque preventivo contra las fuerzas leales al gobierno de Allende; unido al temor probable de un descalabro económico mayor. Hasta los que hablan de la influencia ejercida sobre los militares por los grupos económicos, afectados por las expropiaciones acaecidas bajo el gobierno de la UP y/o por la CIA. A pesar de todo, ambos grupos argumentativos no son excluyentes. Y la discusión se centra finalmente en determinar que es lo que primó en la decisión de actuar.

Independiente de la opinión, ya a mediados de 1973 los oficiales de las FFAA que se hayan a favor de un golpe, se encuentran en mayoría respecto de los que no. De igual forma son favorables de un golpe en forma mayoritaria los civiles que cuentan con algún grado de influencia política o bien que poseen recursos económicos estimables, y que desean una solución rápida y de fuerza, manifestandose ya desde 1971 con los cacerolazos, que incitan a los militares a la acción, arrojándoles maíz y plumas de gallina frente a sus puertas, en alusión a la supuesta condición de «gallinas» que mostraban.

CandidatoVotos%
Allende1,066,372 36.29% 
 Alessandri 1,050,86335.76%
Tomic821,35027.95%
Total   2,943,561   Fuente: PDBA

El golpe, en agosto, era planeado prácticamente por la totalidad de la plana superior de la Armada de Chile, salvo por el Almirante Raúl Montero y alguno que otro oficial constitucionalista, que no representaba peso alguno dentro del estamento castrense, o bien, se encontraba aislado de las bases. La cuestión es que la Armada obedecía de facto al Vicealmirante José Toribio Merino. Algo similar sucedía en la Aviación, donde la excepción la marcaba el General César Ruiz, cabeza de la entidad. Mas, al retirarse este último del Ministerio de Obras Públicas y Transporte (que había asumido como consecuencia del «tanquetazo»), Allende lo obliga a renunciar a ambos cargos, el de Ministro y Comandante, asumiendo en su lugar ese cargo militar, el General Gustavo Leigh, opositor al gobierno. El Ejército estaba dividido, pero la balanza tendía cada vez más a favor de aquellos que propugnaban la opción del golpe, siendo la posición contraria la llevada por su comandante en jefe, Carlos Prats. En Carabineros, por último, no estaban a favor del golpe más que dos o tres generales de baja antigüedad, entre ellos el General César Mendoza, quién al 11 de septiembre ocupaba el cargo de Director de Bienestar en la institución.

Finalmente cae el General Carlos Prats. El día 21 de agosto, una manifestación de esposas de generales se produce frente a su casa, a la que llegan a protestar también varios oficiales de civil contra él. Es insultado y agredido. Al ser deshecha la manifestación por Carabineros, ésta se vuelve a organizar con más fuerza. Llegan al lugar Augusto Pinochet (considerado el segundo de Prats), Allende y sus ministros. Todos son abucheados. Deprimido y desilusionado, pide a los generales que reafirmen su lealtad para con él; como sólo unos pocos lo hicieran, resuelve renunciar a la comandancia en jefe. Recomienda pues a Allende que el cargo sea ocupado por Augusto Pinochet Ugarte, quien tenía una hoja de vida estimada como limpia, siendo caracterizado como un soldado profesional y apolítico.

El 22 de agosto es aprobado en el Congreso chileno el Acuerdo de la Cámara de Diputados sobre el grave quebrantamiento del Orden Constitucional y legal de la República; causada por la negativa del ejecutivo a promulgar la reforma constitucional de las tres áreas de la economía, a pesar de haber sido aprobadas por el Congreso, y actuando en contra de la constitución, según el contralor. El texto deja en claro que es responsabilidad de los ministros militares terminar con la situación de ilegalidad. El texto reza así:

"Primero - Representar a S.E., el Presidente de la República y a los señores Ministros del Estado miembros de las Fuerzas Armadas y del Cuerpo de Carabineros, el grave quebrantamiento del orden constitucional y legal de la República; Segundo- Representarles, asimismo, que les corresponde poner inmediato término a todas las situaciones de hecho referidas, que infringen la Constitución y las leyes, con el fin de encauzar la acción gubernativa por las vías del Derecho y asegurar el orden constitucional de nuestra patria y las bases esenciales de convivencia democrática entre los chilenos; Tercero- Declarar que, si así se hiciere, la presencia de dichos señores Ministros en el Gobierno importaría un valioso servicio a la República. En caso contrario, comprometerían gravemente el carácter nacional y profesional de las Fuerzas Armadas y del Cuerpo de Carabineros, con abierta infracción a lo dispuesto en el artículo 22 de la Constitución Política y con grave deterioro de su prestigio, y Cuarto - Trasmitir este acuerdo a S.E., el Presidente de la República y a los señores Ministros de Hacienda, Defensa Nacional, Obras Públicas y Transportes y Tierras y Colonización".

Más leña era echada al fuego. Algunos marinos se juntan con Altamirano para advertirle de los intentos golpistas, siendo estos marinos los primeros procesados por la Armada. Altamirano lanza el discurso que le ha hecho fama, catalogado de incendiario por los sectores favorables al golpe. En este discurso reivindica su derecho a recibir informes de cualquiera que denuncie conspiraciones, "Si pudiera hablaría de nuevo con ello". Si se intenta un golpe, Chile será un segundo "Vietnam heroico", dice. No dejando lugar a interpretaciones.

Se dice que Allende se angustió tanto al conocer ese discurso que permaneció con el rostro entre las manos por varios minutos. Por su parte, la Corte Suprema resuelve responder a la petición de desafuero de Altamirano (pedida por la Armada) el día 11 de septiembre.

 

 

11/09/2007 15:20. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Chile antes del golpe

 Fuente: wikipedia 

La victoria de Salvador Allende, obtenida el 4 de septiembre de 1970 con un 36,3%, se alcanzó proponiendo transformar a Chile en un régimen socialista, pero siguiendo un curso distinto al común de los otros regímenes que alcanzaron el socialismo, y al cual se ha dado a llamar «vía chilena al socialismo, con olor a empanadas y vino tinto». Esta nueva vía al socialismo, por medios pacíficos y democráticos, tuvo inicialmente el visto bueno de gran parte de la Democracia Cristiana, que también tuvo parte en procesos de cambio históricos como la reforma agraria. El apoyo inicial que se reflejó en un 49% de los votos en la elección municipal de 1971, se fue perdiendo por el deterioro de la situación económica.

La violencia, desatada primeramente por grupos extremistas de ambos lados del espectro político, como el MIR de izquierda o Patria y Libertad de derecha, provocó un clima de confrontación, que se fue expandiendo a todos los ámbitos de la sociedad, llegando incluso a los sectores de elite de la sociedad, que siempre se habían encontrado al margen de las convulsiones sociales, económicas y políticas del país. Sin embargo, esta cuestión terminó afectando principalmente (producto del desabastecimiento) a los sectores medios y modestos. A raíz de esto, dos grandes bloques se forman, la Unidad Popular (UP) y la Confederación de la Democracia (CODE), que obtuvieron respectivamente el 43.3% y 55% de los votos.

Los grupos de derecha estructurados en el Partido Nacional, o en los movimientos Patria y Libertad y Poder Femenino, intentaron por diferentes medios terminar con el gobierno, algunos de ellos apoyados o financiados por la CIA, que también conspiraba para terminar con el gobierno de la UP, debido a que lo consideraban una amenaza para los intereses estadunidenses en la región. Los métodos democráticos para sacar a Allende fracasaron. Una posible salida plebiscitaria no llegó a tiempo, y aún con ella tampoco se puede decir que hubiese resuelto el conflicto de manera tajante, pues la violencia social, política y hasta económica llegaba a tales extremos que auguraba necesariamente una guerra civil abierta.

Este estado de confrontación precipitó los acontecimientos que culminarían con el quiebre de la democracia y el golpe de estado.

 

11/09/2007 15:17. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

El golpe de Pinochet, según The History Channel

www.lanacion.cl  

A 34 años del aniversario del Golpe de Estado, The History Channel emitirá el próximo martes un documental en que repasa esta etapa negra de la historia del país.

El documental, que se emitirá a partir de las 20:00 horas, revisa los hitos que marcaron el golpe de Estado y el derrocamiento de Salvador Allende, el Presidente fallecido durante el asalto militar al Palacio de Gobierno.  

Luego, el trabajo analiza las actividades represivas de la dictadura de Augusto Pinochet y se centra en el trabajo de los tribunales para enjuiciar al ex dictador.  

Mediante entrevistas efectuadas a sobrevivientes de los centros de torturas y a personas que tuvieron contacto con  cada uno de los hitos de la historia reciente del país, la producción ofrece una mirada desde el extranjero sobre el régimen de facto que gobernó el país por 17 años.  

The History Channel es una subsidiaria de A&E Ole Networks y es distribuido por HBO Latin America Group.

 

 

08/09/2007 14:13. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende Hay 2 comentarios.

SALVADOR ALLENDE... HACIA SU NACIMIENTO CENTENARIO

20070726191011-chile-allende-guevara.jpg

Por Vicente Painel S.

El  26 de Junio del 2008 se cumplirán 100 años del nacimiento de Salvador Allende, ya comienzan a esparcirse por Chile iniciativas para su conmemoración, algunos buscarán dividendos electorales para las elecciones municipales, otros lo harán con limpias intenciones.

Es de nuestro interés profundizar en una temática en esta ocasión; y es que un crisol de versiones se han desplegado al intentar explicar la obra de Allende. Cada una de las mismas a su vez intentan refortalecer la ideología propia del autor diciendo de una u otra manera que Allende se inscribía en tal y cuál línea política, algunos inclusive intentan decir directa o indirectamente que si Allende viviera, habría estado o estaría en cual o tal posición contemporánea. Incluso hay quienes han planteado, más responsablemente,  que Allende es una síntesis entre las tradiciones laicas y la doctrina socialista, no logrando explicar acabadamente al presidente y su gestión, en todo caso.

Quizás ahora más vale abordar reflexivamente y o investigadamente aquellas consideraciones y hechos no conocidos y o considerados del honorable sujeto histórico. Es que vale la pena cuestionar algunas afirmaciones más bien oportunistas que son simplemente errores interpretativos ingenuos; vale la pena hacerse preguntas no hechas.

¿Son cuestionables aquellos planteamientos que por uno u otro camino intentan ubicar a Salvador Allende como precursor o adherente de tal o cual postura de génesis foránea?. Que Allende estaba por la vía pacifica y la revolución democrática intentan algunos plantear para apropiarse de la figura petrificándola y revivir una teoría muerta sin aplicación efectiva en Chile. Lo cierto, es que Salvador Allende dio innumerables luces de su lejanía con la burocratización que a esa altura ya tenía toda gangrenada a la URSS, decir que Allende estaba por la vía pacifica y la revolución democrática es decir que Allende era obediente a la línea rusa de "coexistencia pacifica" lo cual es una deshonestidad tremenda. Salvador Allende no solo repudió los tanques pisando las flores abiertas de la primavera de Praga, también califico a la URSS como el hermano mayor de la revolución chilena y quien sabe de historia de Chile comprenderá que como O'Higgins, Allende siempre quiso superar "los mayorazgos" en todos los aspectos. Por otro lado, se intenta incorporar a Allende a los lineamientos de la socialdemocracia internacional, pero tampoco resulta creíble, mas allá de servir para justificar la postura actual del PS chileno, poco tiene que ver con la realidad. Como decían los democratacristianos en sus sediciosas giras europeas de la época: los socialistas europeos deben entender que Allende nada tiene ver con el socialismo europeo, y estaban absolutamente en lo cierto, si no Allende no hubiese sido presidente de OLAS (la internacional política del Che Guevara), si no Allende no hubiese tenido como sus primeros guardaespaldas a militantes del MIR.

El proyecto de Salvador Allende, nos referimos a: la Revolución de las empanadas y vino tinto, las 40 medidas, la nacionalización del cobre, la leche para los niños, el área social y la permanentemente convocatoria al poder popular, son de clara factura original, no hay de foráneo en su teoría practica, desarrollada al calor de la política en si...y el conocimiento-practico tiende a ser real y sabio. Mientras importantes personeros de los sectores conservadores de la izquierda chilena llamaban al Che aventurero e irresponsable, Salvador Allende como presidente del senado en 1968, rescataba a los guerrilleros sobrevivientes llevándolos hasta el caribe mismo; en el periodo UP mientras en la izquierda conservadora se deseaba reprimir al MIR (e inclusive en la dictadura misma proclamaron cobardemente que los miristas eran caballo de Troya del imperialismo), Allende no dudo en decir por una conversación telefónica desde la Moneda bombardeada a Miguel Enríquez que ahora era su turno conducir el combate antidictatorial.

Allende no fue un blandengue como por ahí denomino recientemente un díscolo académico de prensa, su táctica de ganar tiempo al golpismo que al final devino en casi una estrategia obedecía seguramente a un hecho concreto, real y cruel: ¿Cuantos estaban en disposición de combatir? ¿cuántos combatieron el día 11 de Septiembre?.

Desde un enfoque científico social, el golpe de estado venía con Allende, con Tomic, o Alessandri, pues para algo crearon los Norteamericanos la escuela de Panamá (gran promotora del concurso de las fuerzas armadas en los gobiernos de América Latina vía golpes de estado), por algo todos los países de América latina, a pesar de que ninguno excepto Chile tenían gobernantes de izquierda[1], fueron sometidos a dictaduras militares y por algo la operación Cóndor. A estas alturas, queda claro que luego de la derrota político militar que iban sufriendo en Vietnam los norteamericanos, se convirtió en necesidad vital geopolítica para estos: 1) reprimir internamente, 2) garantizar  su patio trasero por la fuerza.

Salvador Allende lejos estuvo de la estrategia de colaboración de clases en sus versiones reformistas y socialdemócrata, o  sino: ¿Por qué Salvador Allende no participa con los demás socialistas en la campaña presidencial de Ibáñez y decide reafirmar principios lanzándose solo, cuando su primera campaña electoral presidencial? o ¿por qué no abandona ni una coma de su programa  en función de un acuerdo la Democracia Cristina en 1973, optando por el plebiscito? La verdad es que Salvador Allende supo ser universal y a la vez original en variados aspectos de un momento justo de la historia, eso es ser revolucionario. La verdad es que Salvador Allende es más hijo de los componentes vivos del  laicismo chileno que de alguna doctrina forastera estática y podrida. Parece haber causado mucho más resplandor en él, su abuelo masón Ramón Allende Padín y el zapatero anarquista Juan Demarchi, que Bresnev o Mao Tse Tung. La revolución de empandas y vino tinto suena más a retoma y continuidad histórica del proyecto de las logias lautarinas de O'higgins que un calco y copia de algún formato importado. Si es precursor de algo Salvador Allende, es de pregonar la sustitución de importaciones políticas en América del Sur.

Alguna vez el compañero presidente Dr. Salvador Allende dijo: ¿Hasta cuándo no vamos a ver nosotros que tenemos derecho a trazar nuestro propio camino, a recorrer nuestro propio sendero, a tomar las banderas libertarias de los próceres de este Continente para convertirlas en realidad, porque esa es la tarea que nos entregaron?.[2]

Notas:

[1] En todo caso es importante registrar que además de que América Latina vivía convulsiones significativas con poderosos movimientos sociales, representaciones electorales importantes de los sectores progresistas y en algunos países potentes movimientos guerrilleros con claro apoyo popular, también  había cierto movimiento a niveles gubernamentales con el corto gobierno de Campora en Argentina, la victoria electoral de Liber Seregni en Uruguay y el gobierno de Juan Velesco Alvarado en el Perú.

[2] Plancha pronunciada por Salvador Allende, presidente de Chile, durante la Tenida  del Gran Oriente de la Gran Logia de Colombia, con sede en Santafé de Bogotá, el día 28 de agosto de 1971. (Fuente: http://personal.telefonica.terra.es/web/logiahermes13/allende.htm)

 

 

26/07/2007 15:10. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Una calle Salvador Allende ... en el mundo

20070713190720-centenario.gif

Una calle Salvador Allende

http://www.abacq.org/calle/

Una calle, una avenida, una plaza, un parque, un teatro, un centro cultural, una escuela, un recinto deportivo … que llevan el nombre de Salvador Allende, Pablo Neruda o Víctor Jara, existen en una gran cantidad de países.

Una fotografía de la calle Salvador Allende

Envíenos una o varias fotografías de la calle S. Allende que queda cerca de su casa, en el camino a su trabajo, a su lugar de estudios. O que descubrió durante un paseo.

Agregue una descripción, los datos del lugar, eventualmente su historia, la fecha (y lo que quiera )

Y envíelas a : calle.allende@gmail.com

... Un barco llamado Salvador Allende

... Un barco llamado Víctor Jara

... Un barco llamado Pablo Neruda



Sitio web, más información:

http://www.abacq.org/calle


Gracias por hacer circular y difundir esta información.


 

13/07/2007 15:07. Publicado por: Una calle Salvador Allende #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Homenaje al Natalicio de un Glorioso Presidente

20070614230619-homenaje.jpg
VENCEREMOS
VENCEREMOS
VENCEREMOS

14/06/2007 18:59. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Salvador Allende No hay comentarios. Comentar.

Hacia el centenario del natalicio de Salvador Allende (1908 – 2008)

20070614225646-allende.jpg

“Son los pueblos, todos los pueblos al sur del Río Bravo, que se yerguen para decir: ¡Basta!” (Discurso ante las Naciones Unidas, 1972)

El próximo 25 de junio, a las 19 hrs., en el Palacio Ariztía, celebraremos el 99º aniversario del natalicio de Salvador Allende, símbolo universal de la conciencia democrática y libertaria del pueblo chileno.

Con esta convocatoria, los abajo firmantes reafirmamos hoy el compromiso de contribuir a la celebración del Centenario del gran líder popular (26-6-08) impulsando múltiples iniciativas que permitan evocar su limpia trayectoria de luchador social y su legado histórico en pro de la emancipación popular y nacional y por la unidad e integración latinoamericana.

Aspiramos a que estas actividades contribuyan al estudio y difusión de todo el ciclo histórico de construcción democrática del siglo XX - que tuvo en Salvador Allende a uno de sus principales precursores - y que estimulen, además, la unidad de todos los sectores que, en el siglo XXI, luchamos por la recuperación de la soberanía popular,  la democracia participativa y la libertad.

Nota.- Agradeceremos a los nuevos adherentes, personas u organizaciones, inscribir su nombre respetando el orden alfabético:

Aníbal Palma                        ex Ministro de Educación

Arturo Jirón                        ex Ministro de Salud

Carmen Gloria Aguayo                        ex Ministra de la Familia

Fernando Flores                        ex Ministro de Hacienda.

Hernán del Canto                        ex Ministro del Interior.

Humberto Martones                        ex Ministro de Bienes Nacionales

Jacques Chonchol                        ex Ministro de Agricultura

José Cademártori                        ex Ministro de Economía

Juan Carlos Concha                        ex Ministro de Salud

Julio Stuardo González,                        ex Intendente de Santiago

Luis Matte                        ex Ministro de Vivienda

Mario Astorga Gutiérrez                        ex Ministro de Educación

Mireya Baltra                        ex Ministra del Trabajo

Orlando Cantuarias                        ex Ministro de Minería            

Pedro Felipe Ramírez                        ex Ministro de Minería

Roberto Cuéllar                        ex Ministro de Bienes Nacionales.

Rolando Calderón                        ex Ministro de Agricultura

Sergio Bitar                        ex Ministro de Minería  Pdte. Partido por la Democracia

Sergio Sánchez                        ex Embajador en Yugoeslavia

Alberto Jerez,                         ex Senador.,

Alejandro Navarro,                         Senador, miembro CC. del P. Socialista

Alejandro Sule Fernández,                         Diputado, P. Radical Socialdemócrata

Bosco Parra,                         ex Diputado.,

Carmen Lazo                            ex Diputada, miembro CC.. del P. Socialista

Carolina Tohá,                         diputada, PPD.

Enrique Silva Cimma,                        ex Presidente Tribunal Constitucional

Fernando Meza Moncada,                         Diputado, P. Radical Socialdemócrata

Fulvio Rossi,                         Diputado, P. Socialista

Hugo Miranda Ramírez,                        ex Senador, P. Radical Socialdemócrata

Jonás Gómez Gallo,                         ex Senador.,

Jorge Ibáñez Vergara,                       ex Presidente Cámara de Diputados

José Antonio Gómez Urrutia,                         Senador, Pdte. Partido Radical Socialdemócrata

Luis Corvalán Lepe,                         ex Senador,

Mario Hurtado Chacón,                         ex Diputado, PRSD.

Nelson Ávila,                         Senador,  PRSD.

Rogelio de la Fuente,                        ex Diputado.,

Sergio Aguiló,                         Diputado,  P. Socialista

Tomás Irribarra de la Torre,       ex diputado PR de Chile

Vicente Sota Barros,                         ex Pdte. Cámara Diputados,

Armando Uribe                        Abogado, Premio Nacional de Literatura

José Miguel Varas,                         Escritor, Premio Nacional de Literatura

Raúl Zurita, poeta,                         Premio Nac. de Literatura

Volodia Teitelboim,                         Premio Nacional de Literatura.

José Balmes                        Premio Nacional de Artes

Giorgio Bocardo                        Presidente Fed. De Estudiantes de la U. De Chile

Nicolás Grau,                         Ex Pdte. de la Fed. de Estudiantes de la U. de Chile

Néstor Marín,                         Ex Pdte. de la Fed. de Estudiantes de la USACH

Sebastián Valdivia,                        Ex Pdte. de la Fed. de Estudiantes de la UTEM

Agrupación Nacional de Ex Presos Políticos de Chile

Agustín Holgado, Ingeniero Civil de Minas

Alejandro Yáñez, Ingeniero, Ex presidente FEUTECH.

Alfredo Jadresic, Prof. Emérito, Universidad de Chile.

Alicia Muñoz, dirigente ANAMURI

Alvaro Escobar, Presidente Asoc. De Funcionarios Superintendencia Electricidad y Combustibles

Alvaro Ramis, Centro Ecuménico Diego de Medellín

Ana María Álvarez Gerenta Fábrica de Producción de Vacunas-INIA

Anacleto Juliao, Dirigente PSD, Recife, Brasil

ANDES, Acuerdo Nac. Por la democracia, soberanía y solidaridad

Andrés Colque C., Secretario General Manque, Chile

Andrés Henríquez Reyes, Agrupación Regional de ex presos políticos del Bio Bio
Angélica Gimpel Smith, economista.

Trabajadores Bolivarianos Unidos por el Conocimiento, Venezuela

Aníbal Reyna, Actor

Antonio Freire, Periodista.

Asamblea Nacional de Derechos Humanos

Atilio Barrios Miranda, Ex Ger. Administrativo de CODELCO.

Atricio Perales C.  Dirigente Metropolitano PRSD

Aurora Araos Cabezas, Pdte FEMESAM

Axel Rivas, Camarografo

Bosco MartÍnez, Asamblea Valentín Letelier, PRSD

Carlos Díaz González, académico.

Carlos Opazo, Plataforma Rural

Carlos Soto González, Concejal por Lo Espejo

Carlos Valenzuela - Presidente Instituto IATA

Carmen Paz Allende Bussi, Psicopedagoga

Carolina Figueredo, Fundación Acacias, Colombia.

Cecilia Gutiérrez Rojas, Licenciada en Artes

Celsa Parrau, dirigente del Colegio de Enfermeras

CENDA, Centro de Estudios Nacionales por un desarrollo alternativo.

Central Unitaria de Trabajadores, Federaciones, Confederaciones y Sindicatos  Nacionales afiliados.

César Fernández, Ex Secretario General IFM-SEI América Latina

CETES: Centro de Estudios sobre Trasnacionalización, Economía y Sociedad

Christián Trampe, Profesor de Estado y Actor

Claudia Agurto-Concejo Coordinador

Colectivo Esopo

Colectivo Izquierda 21

Colectivo Oveja Negra

Comisión Nac. de Desarrollo Social - PRSD.

-Hernán Rodriguez Lopez, Ingeniero Forestal

-Juan Antonio Matta 

-Pelayo Fuentes Riquelme, Ingeniero

-Sergio Jerez Arriagada, Ingeniero.Agrónomo

Comité de Defensa del Cobre

Comité Reencuentro chileno boliviano

Compañía de Teatro del Cuerpo de Chile

Comunidad para el Desarrollo Humano

Confederaciòn Unidad Obrero Campesina de Chile (U.O.C.)

Congreso Bolivariano de los Pueblos Chile

Coordinadora de solidaridad con cuba

Coordinadora Nacional de Ex presas y Ex presos políticos de Chile

Corporación de Retornados

Corporación Urracas - Emaús

Cristina Chacana, académica ex UTE

Cultura MIR

Daniel Bravo, Ing. sonido

Daniel Yáñez Allende, Periodista.

Demetrio Hernández, Sec. Gral. MIR., Movimiento Izquierda Revolucionaria

Digna Zambrano-Concejo Coordinador

Dispositivo de Seguridad del Presidente Allende.

Alejando García

Arinaldo Muñoz

Benigno Puebla

Carlos Mecía

Elena Araneda

José  Valiente

José Díaz

Juan C. Valderrama

Manuel Cortés

Mario Farias

Milton Silva

Pedro Plaza

Rodrigo Toledo

Edison Barria Brevis, Profesor, Comisón DD.HH. del PPD.

Eduardo Alata Gogoy, Pdte. Concejo Nacional Quechua

Eduardo Miranda Diaz
Rosa Maria Diaz Cormatches
Andrea Paz Miranda Santander
Lucas Miranda Loyola

Eduardo Purán, Sec. Comunicaciones de la FEUTEM

Eduardo Salum Yazigi, Sociólogo.

Efren Osorio, Pdte. Partido Humanista.

El Sindicato & Nuestro Canto

Elena Díaz, dirigente ANAMURI

Elizabeth Henríquez, Concejal por Lo Espejo

Elsa Páez Morales, 2ª Vice Pdta. ANEF NACIONAL.

Emilio Oñate Vera, Ex Vicepresidente Juventud Radical de Chile

Enrique Díaz Valderrama, abogado

Ernesto Carmona, periodista.

Ernesto Navarro Guzmán. Profesor Investigador, UAM-México

Estudiantes Rebeldes de Ciencias Políticas

Etiel Moraga, dirigente nacional de la CUT

Faruk Jadue Jadue, ex Gerente General de CODELCO. 

Fed Nac. de Sindicatos Metalúrgicos e Industriales., FENAMET.

Felice C. Besostri, académico, Universidad Estatal de Milan.

Felipe Guerra Perez Secretario General Juventuda Radical  Metropolitana

Fernando Henríquez, ex Vice Pdte. de IUSY para A. Latina  

Fernando Requena V.,  Pulan Manque, Chile

Festival Salvador Allende de las Artes por la Paz - Toronto, Canada.

Fidelma Allende, profesora.

Francisca Rodríguez, Dirigente Nac. ANAMURI

Francisco González Puente, Ex Gobernador de Cohaique

Fresia Urrutia, Ex Presidenta Mujeres del PRSD.

Frente Radical de Trabajadores de la Educación, FRATE

Juan Osorio - Presidente

Gabriel Romo - Vicepresidente

Ana María Oyarze - Directora

Ivar Robles - Director

Jaime Tobar - Director

Fuerza Social y Democrática

Germán Jiménez Borraz, Dirigente Juvenil APRA Perú 

Gilberto Müller, Dirigente CUPEMCHI.

Gladys Corral, Pdta. Colegio de Enfermeras

Gladys Mora   - Presidenta Regional Mujeres PRSD

Gloria Donoso A. - Presidente Nacional Mujeres PRSD

Graciela Galarce Villavicencio, Economista

Gregorio Olavarría Valdivia, Ex Consejero de CONICYT

Guillermo Chinchón Cabrera¨Sociologo, Ex Subdirector Nac. de Pesca y Caza 

Guillermo Tellier, Pdte. Partido Comunista de Chile

Gustavo Martin Montenegro, Master en Español y estudios latinoamericanos, Australia.

Harry Cabrera, ULAJE, Chile

Héctor Quintana - Asamblea PRSD  San Miguel

Hellmuth Stuven Lira, ingeniero
Julio Herrera Ibañez, Arquitecto

Hellmuth Stuven Lira, Ingeniero civil, Valparaíso V región

Hermes Valenzuela - Presidente PRSD Isla de Pascua

Hernan Barahona, Periodista

Hernán Uribe, Periodista

Hugo de la Fuente, Profesor, UAM, México.

Hugo Fazio, economista.

Humberto Brante Aqueveque, Pdte. Exonerados PRSD.

Humberto Vargas Montenegro, Brigada ex P.P. - PS - Estocolmo

Humberto Vergara, Plataforma Rural

Inés Enríquez Espinoza, México.

Isabel Margarita Morel, artista.

Iván González, Centro de Estudios Alcides Leal

Iván Gutiérrez Lozano, Periodista, Crónica Digital.

Jacobo Schatan, economista.

Jaime Ahumada Pacheco, académico UAHC.

Jaime Nazar Riquelme, ecólogo.

Jaime Ramírez Faundes, Profesor Investigador, UAM, México

Jairo Carrillo - Ex Vicepresidente IFM-SEI América Latina

Jorge Arrate M., Ex Presidente Ejecutivo de Codelco

Jorge Chamorro - Dirigente VI Región PRSD

Jorge Chocair Santibáñez, dirigente PRSD.

Jorge Gomez-Aracena Dep. Salud Pública Univ. de Málaga, España

Jorge González, dirigente nac. CUT.

Jorge Mendoza U., Ex Vicepresidente Colegio de Profesores

Jorge Pavez, Pdte. Colegio de Profesores

Jorge Torrealba Santander, Ingeniero Agrónomo.

José Balmes, Pintor.

José Carvajal Ex Dirigente PRSD Vº Región

José Galiano H., abogado, académico U. Arcis.

José Osorio, Cultura en Movimiento

Josseph Jaimes-Concejo Coordinador

Juan C. Larrañaga - Comunal Santiago Partido Socialista

Juan Cuevas Cerda, Comando Amplio de Solidaridad con Cuba

Juan del Canto Labarca, Ingeniero Agrónomo.

Juan Forch, ciudadano chileno

Juan Luarte Morales - Presidente Corporación Millantú

Juan Luis Castro, Presidente Colegio Médico de Chile.

Juan Luzanto  C. Consejero Nacional PRSD

Juan Meza Pacheco, Vicepdte 8ª Asamblea PRSD, Santiago.

Juan Pablo Cárdenas, Periodista, Director Radio U. Chile

Juan Recabarren Rivas, Ex Concejal por Santiago

Julia Álvarez R. Investigadora-INIA-MCT

Julio Jiménez Alquinta, Pde. Nacional Colegio de Contadores

Julio Silva Solar, abogado.

Leda