Facebook Twitter Google +1     Admin

Centros Chilenos en el Exterior


http://centroschilenos.blogia.com

Bienvenidos al sitio Centros Chilenos en el exterior. Estamos construyendo un espacio para que ustedes puedan mostrar sus actividades culturales y sociales o anunciar la concreción de las mismas. Por favor, envíen sus notas a esta dirección: arischar@yahoo.com.ar. Los saludas cordialmente Arístides Chamorro Rivas.

SUBE TU CURRICULUM VITAE a este Blog utilizando el comando "Publicar Artículo"

"El hombre no puede ser separado de Dios, ni la política de la moral": Santo Tomás Moro

Cel. de Contacto 54 9 2966 557877 (Argentina)

Temas

Archivos

Enlaces


Bicentenario de Pérez Rosales

20060411003443-don-vicente.jpg

 Las autoridades y los cultores de la historia, la literatura y las artes tienen la palabra

Por Sergio Millar Soto  www.diariollanquihue.cl

Don Vicente Pérez Rosales, agente de colonización, intendente de Llanquihue, fundador de Puerto Montt y Puerto Varas

 Al menos en alerta amarilla debieran estar, a partir de esta fecha, las autoridades y, en general, el mundo de la educación y la cultura, ahora que estamos a escasos doce meses del Bicentenario del nacimiento de Vicente Pérez Rosales.
De lo que se trata es que, en el año que nos queda a partir de hoy, se organice y se lleve a cabo como corresponde el homenaje que se merece el colonizador, el fundador, el forjador de la idiosincrasia del sur de Chile, de esta Región de Los Lagos.
Es la oportunidad-que por ningún motivo debe dejar pasarse- para que se promueva la creación, dirigida en ese sentido, por los cultores de la historia, la literatura y las artes.
Ello, en gran parte, está en manos de las autoridades nacionales, regionales, provinciales, o municipales, que tienen las facultades de promover y canalizar el uso de dineros suficientes para el financiamiento de obras que exalten la figura de este prócer nacional y a la vez padre de nuestra identidad regional.
Hijo de José Joaquín Pérez y Mercedes Rosales, nació Vicente Pérez Rosales en Santiago, hace 199 años, el 5 de abril de 1807. A los once años, después del desastre de Cancha Rayada, parte al exilio, con su familia, a Mendoza, donde le toca presenciar el fusilamiento de los hermanos Juan José y Luis Carrera. Estando por cumplir los 15 es embarcado en un velero inglés, cuyo capitán tuvo la crueldad de dejarlo abandonado en una playa solitaria. Poco después se le encuentra en Europa donde intima con San Martín, Egaña, Bello, Irizarri y otros americanos ilustres.
De regreso en Chile, en 1830, recorre el país ejerciendo de minero, agricultor y comerciante, se las ingenia también como contrabandista. Luego parte en busca de oro a California y vive, además, en Oregon, Sierra Nevada y Monterrey.
Regresa en 1848, y en 1850 es nombrado Agente de Colonización en Valdivia e Intendente de Llanquihue. Aquí explora y funda ciudades y pueblos: Puerto Montt y Puerto Varas son la máxima expresión de esa actividad creadora; promueve la colonización alemana, y en 1852 instala a los primeros colonos.
Después se va a Europa, marzo de 1855, con los títulos de Agente de Colonización y Cónsul de Chile en Hamburgo. Allá es presidente de la Sociedad de Historia Natural de Nuremberg y de la Real Sociedad de Anticuarios de Conpenhague.
De regreso al país es designado intendente de Concepción (1859). Después es electo senador por Llanquihue en el período 1876-1881. Fallece a los 78 años y 5 meses, el 16 de septiembre de 1886.
Don Vicente publicó sus "Recuerdos del Pasado" por primera vez en las columnas del diario "La Epoca" de la capital, cuando el autor se encontraba ausente (1855). La segunda edición vio la luz en 1882 y la tercera en 1866. Además publicó "Diccionario del Entrometido", "Cartillas del Opositor a la Moda", "Ensayo sobre Chile", y "Manual del Ganadero Chileno". También escribió una novela, "El Huaso Rodríguez", y algunos versos: odas, epitalamios, quintillas y octavas. Fue, además, dibujante; y como bien nos lo recuerda Emilio Rodríguez Mendoza en su libro "Pérez Rosales", publicado por Editorial Ercilla, Santiago, 1934: "Sentado sobre un poncho indígena y su caja de colores al frente, era algo único porque se trataba de un hombre que venía avanzando a machetazos o incendiando bosques; que dormía sobre una champa o en el hueco de un árbol; que fundaba puertos y ciudades y que enseguida sacaba sus lápices y sus colores y empezaba a copiar lo que nadie había visto ni interpretado porque a Pérez Rosales le gustaba descubrir y pintar lo inédito".

10/04/2006 20:34. Publicado por: Arístides Chamorro Rivas #. Diario El Llanquihue

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
www.webstats4u.com